—Me llamo Saikawa Yui; soy una Idol.

De un problema a otro

Los problemas se reúnen dónde está el detective.

Fin de semana, frente a la estación por la tarde. No sé de en dónde escuchó de mí, pero la nueva clienta se enteró de los rumores que rondan sobre mí y nos dijo esas palabras.

Saikawa Yui —— Actualmente en el centro de atención de Japón, una estudiante de secundaria idol que canta y baila.

Se dice que debutó cuando estaba en el sexto grado de la primaria. Desde ese entonces teniendo un excepcional sentido para cantar y bailar y, sobre todo, su lindo rostro la ha hecho popular sin dudas entre hombres y mujeres de todas las edades. Siempre ha sido el CD número uno en ventas de los tops semanales y su imagen puede ser vista en las portadas de revistas y en los comerciales.

……Aun así. Saikawa Yui…

Hey, Siesta, ¿Es esta otra coincidencia? O ——

Sin embargo, esas respuestas solo las sabe nadie más que ella.

La idol Saikawa Yui respiró hondo y gritó —¡Quiero que impidas el robo de un zafiro que está valorizado en tres mil millones de yenes!

Vuelvo a decirlo, estamos en un fin de semana, frente a una estación al atardecer.

Era fácil adivinar cuánta gente estaba cerca a nosotros, pero si una chica de secundaria dice algo como “un zafiro que vale 3 mil millones de yenes va a ser robado”, es natural que la atención de la multitud se concentré en nosotros.

Y se puede decir que lo que hice a continuación también era algo natural

—Entiendo, mantente callada.

Le cubrí la boca a la estudiante frente a mí, a la idol que conocí por primera vez, con ambas manos tan fuerte como pude.

—¡Uh! ¡Mm~~~~~~~~! ¡Mmmm~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~!

—Está bien, buena chica. Tranquila.   (Aca está haciendo ver como si la estuviera raptando, incluso en sus pensamientos está haciendo pensar en eso)

Sostuve a la inquieta Saikawa y luché por mantener su boca cerrada.

Después de todo, recién acabo de terminar un trabajo. Sí, estoy cansado. Así es, muy agotado.

No existe ninguna ley en todo Japón que me acuse por usar ambas manos para mantener la pequeña boca de una popular idol o ya sea de una chica menor cerrada.

—No dijiste nada como 3 mil millones de yenes, ¿verdad? Auch… hey, no huyas.

Sin embargo, la chica me mordió la mano, y con un rápido movimiento, se alejó de mí.

—Que, que- ¿qué estás haciendo? ¿Quién crees que soy? ¡Soy Yui Saikawa, la idol más “Saikawa” del mundo! ¡Como puedes hacer algo así contra mí!

—Cálmate, Saikawa. Es cierto que tu saliva se quedó en mis manos, pero no es como si fuera a guardarla para divertirme más tarde. Sólo estoy cansado y quería que te quedes callada.

—¡Uwaaa! ¡Pensé que eras un detective, pero eras un pervertido! ¡Ah! ¿No eres tú el criminal que cometió el delito del aviso? ¡Uwaaa! ¡Pensé que eras un pervertido, pero eras un ladrón! ¡A un policía! ¡Por favor, alguien llame a un policía!

—Ja, ja. Es una pena, pero la policía y yo tenemos una relación muy íntima

—¡Im-imposible! ¿Acaso este país ya está contaminado desde los de abajo hasta los que están arriba? ¡La policía, los abogados, los políticos, todos están del lado de un ladrón de ropa interior!

—Espera, ¡no hagas que piensen que además de ladrón y pervertido también soy un ladrón de ropa interior! ¡No des un motivo para que, si en algún momento llego a ser un prisionero, sufra abuso por esa razón! Mas bien, tampoco soy un ladrón ni un pervertido

—La condena por ser un agresor sexual es de 2000 años.

La fría voz me hizo recobrar la calma.

Me di cuenta de que no había nadie alrededor de nosotros tres, como si un pequeño agujero habría aparecido alrededor.

—……Natsunagi, no es mi culpa.

—Todos los culpables dicen eso. Al parecer mi nueva compañera es alguien difícil de tratar también.

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!