—Haruki kun, ¡mira, mira!

Cuando salieron de casa, solo caminaron unos metros y Roka ya miraba a los alrededores con gozo.

—… ¿Qué cosa?

Sin embargo, no sabía a qué estaba señalando, Haruki inclina el cuello.

—Ver el uniforme desde hace mucho tiempo, te excita, ¿verdad?

—Nop, yo no tengo ese fetiche. Además, ese “hace mucho tiempo” solo fue unos pocos días atrás.

Le respondo a una sonriente Roka. En lo personal no lo siento nostálgico ni nada. Porque cuando Haruki las conoció vestían uniforme así que de hecho la impresión de ellas eras más fuerte cuando ellas estaban en uniforme.

—Mou, sí que no sabes nada, Haruki kun. Cuando las chicas decimos así, es la señal para que nos digas “te queda bonito.”

—Sí, sí. Te queda bonito, muy bonito.

—Lo sabía ese trato tan salado! ¡A Haruki kun ya no le interesa mi cuerpo!

—Oe, no digas cosas desde la mañana tan escandalosa.

—Entonces en la noche está bien?

—Esa forma de decirlo invita a que alguien mal entienda la situación.

Así eran siempre las charlas entre Haruki y Roka.

—Hakua, hay mucha gente así que vayamos de la mano, ¿sí?

—Muu……Ionee, yo no soy una niña pequeña.

Iori le estira la mano a Hakua, pero ella se enoja y fruñe el ceño.

—Ya veo…, es cierto.

—Ah…

Iori retira su oferta, por la forma que le contesto Hakua, pero de la nada ella misma se acerca y le agarra la mano a Iori.

—……pero, igual vamos de manos.

Y sin mirarla a la cara, murmura.

—Fufu. Ya veo. Entonces vamos.

—Uhm.

La sonriente Iori y Hakua con una expresión de satisfacción caminaban juntas.

Termina el descanso de primavera, y para los estudiantes hoy empieza su nuevo año. Para Haruki los días siguen normales, pero ir al trabajo con las tres con uniforme, si se le hizo refrescante.

(…espero que nadie mal piense esto)

Por dentro, un malestar despertó.

(Es obvio que nos vemos como hermanos con diferencia de edad…… ¿no?)

Nos tratamos todos con confianza, así que no creo que nos veamos como desconocidos entre nosotros.

Era lo que pensaba y sin querer reduje la velocidad de mi paso, y al frente mío me quedé viendo a las tres hermanas ordenadas en fila.

—… Por cierto, onee, como que esa camina te está quedando más apretada que antes de las vacaciones de primavera.

—¿Je? No, no. Claro que no.

—Desde mi vista puedo confirmar el crecimiento de los pechos de Ionee en estas vacaciones.

—Hakua, en frente de Haruki no!

Debería hacer algo para detener esa charla.

—… ¿Qué les paso a las tres?

Haruki le lanzo esa pregunta.

—¿? X3

El cuerpo de las tres tiembla.

Luego de un tiempo de silencio, las tres se juntan y voltean.

—Haru-nii, ¿a qué se refiere? Esa manera de preguntar es muy rara.

—Ah pues…bueno si tienes razón…

Ni yo sabía que estaba preguntando realmente, dude al responderle a Hakua.

—Nijij, lo sabía, Haruki kun está interesado en los pechos de onee.

—Nah, no es eso…

Sin embargo, tampoco le pareció muy natural la broma de Roka.

—Es por el nuevo año escolar, seguro son los nervios. Hasta para Roka es un nuevo año.

—Bueno igual recibí mi uniforme en las vacaciones y desde entonces me lo pongo. Así que me he acostumbrado a ponérmelo.

—Yo también estoy nerviosa porque he subido de grado, debo de actuar como alguien de mi edad.

—Ya veo…

¿Nerviosas? Entiendo, ahora que lo dicen puede que sea verdad. Pero por alguna razón Haruki siente que es diferente a como siempre ellas actúan. Es como que si quisieran ocultar algo…

…bueno tal vez sea eso y punto.

(Pero porque siento este presentimiento…)

Cuando se dio cuenta, Haruki se había quedado parado.

(Puedo ver la sonrisa de siempre de ellas……pero porqué siento que ocultan algo detrás)

Es un presentimiento, pero no puedo formularlo en palabras.

—Haruki-san, ¿paso algo?

—Si no nos apuramos llegaremos tarde.

—El tren ya va a llegar.

Las tres pararon, para esperar a Haruki.

—No……nada, no es nada. Lo siento, vamos de una vez.

Llegar tarde solo por tener una intuición, es algo malo. Haruki reinicia la caminata.

Siento que me he pierdo de algo importante……ansiedad tal vez tengo ahora.

***

La terminación de las vacaciones de los estudiante no tiene ninguna influencia en los días de Haruki.

Así es ni en el propio Haruki,

Ni dando ningún cambio en la vida de Haruki.

—Tadaima…

El interior de la casa estaba oscuro. ninguna luz estaba prendida, saludo mientras abro la puerta, pero no siento que haya gente.

—… Parece que fui el primero.

Después de hablar solo me quito los zapatos, primero me voy a mi cuarto. me cambio y me dirijo a la cocina.

y entonces algo en la mesa, me robo la atención. en una esquina había una nota.

“Haruki-san, adelántese comiendo. Iori.”

Había unos platos envueltos.

Parece que regreso del colegio. y dejo esto listo. luego se fue al trabajo de medio tiempo. ya que Haruki salió hoy temprano, seguro ella entra en el siguiente turno.

—No debiste haberte molestado…

Mientras veo la nota, murmuro.

—De verdad ya es hora de aprender a cocinar por mí mismo…

Si Haruki aprende a cocinar, la carga de Iori se redujo, es de esperarse que no todas las veces haga arroz con huevo. cuando vivía solo no tenía ganas, pero creo que, si aprendo de Iori, recordare las recetas más rápido.

—… Lo único difícil es convencer a Iori-chan.

Puedo imaginar a Iori nerviosa rechazando, sacudiendo la cabeza.

—Tadaima.

Era lo que pensaba cuando desde la entrada escuche la voz de Hakua.

—Okaeri, Hakua-chan.

Salgo de la cocina y me voy a darle la bienvenida a Hakua.

—Tadaima, Haru-nii —nuevamente, Hakua saluda, pero su cara se veía triste…

—… ¿Pasó algo en el colegio?

—¿Colegio…?

Pregunto, Hakua por alguna razón fruñe las cejas.

Luego, su expresión se calma.

—No, para nada. un día normal de colegio. nada de nada. todo muy corriente. toda la sociedad se encuentra tranquila

y entonces me responde muy rápido.

—Ya veo… Entonces, supongo que está bien.

Esa actitud se siente algo rara.

(Bueno las chicas de su edad deben de tener cosas difícil de decir…)

Por ahora, hare como que comprendo.

—Si te paso algo, no dudes en decirme. porque yo me esforzare por hacer lo que pueda.

Sonrió para demostrarle que puede contar conmigo, y le digo lo que pienso desde mi corazón.

—Haru-nii…

y entonces veo los ojos de Hakua, su luz se oscurecía………es lo que sentí.

—Está exagerando, solo es que hubo mucho estudio. estoy algo cansada.

Pero ese desapareció en un momento, volvió a la normalidad. y Hakua se encogió de hombros y dijo “yare yare”.

—Para cambiar ese mal humor, ¿qué tal una partida?

—Mmmm…suena genial pero primero debo de terminar mi tarea.

Hakua lo rechaza sacudiendo la cabeza, Haruki acepta.

—Haru-nii, puedo pedir prestado su computadora?

—Aaa, la tarea era una que tienes investigar algo para la clase?

—Uhm.

Esta no es la primera vez que Hakua pide prestado la compu de Haruki, de hecho, después de que termino las vacaciones fueron días consecutivos. luego de cenar paraba en su cuarto.

—Como siempre, obvio puedes usarlo.

—Gracias.

Hakua sonríe y da las gracias y esa sonrisa se vio cansada.

(¿Una tarea de investigar tan ardua……?)

Mientras Haruki ve como Hakua se lleva la laptop, piensa.

(Espera, qué raro que regrese a estas horas siendo de secundaria…)

Trato de recordar cuando yo iba, pero eso fue hace 15 años.

Mis recuerdos están algo borrosos, así que no salió ninguna respuesta.

Desde que llego Haruki a casa había pasado unas cuantas horas, ya era la hora que se le conoce como noche.

—Tadaima…

Haruki que estaba en su habitación, escucha la voz de Roka y sale para darle la bienvenida.

—Okaeri, Roka-chan.

—Buenas Haruki kun, me dio la bienvenida.

Ese tono irrespetuoso digno de Roka.

Que ella regrese toda cansada, no era la primera vez, después que termino las vacaciones también volvía a estas horas consecutivamente. tal vez tiene un club de deporte o algo por el estilo.

—¿Hoy también tocó club?

—¿ja?

Ante la pregunta de Haruki, Roka pone una cara de “¿qué dice este?”.

—… ¿Ah? ¡Ah, uhm! ¡Sí, sí! ¡El club!

Con una actitud como si se hubiera dado cuenta, sonrió felizmente.

—Todos los días llegar a esta hora, debe ser pesado.

—Bueno, pero es así el club.

—Lo sabía, si es muy estricto.

—Si bueno es porque así es el club.

—Pero, aun así, ¿el club es divertido?

—Bueno, pero es así el club.

Tal vez su cabeza no estaba trabajando porque repetía lo mismo que antes.

—Por cierto, Roka-chan, ¿a qué club perteneces?

—Hmmm. Club de shougi. Es por hobby.

Tal vez solo sea yo, pero su manera de responder es muy random.

—… ¿Club de shougi? ¿No son muchas horas?

—Ah…

Ante la pregunta pesada, Roka hace una expresión de “ya la fregué.”

—¡Es que mi colegio es de gran alcance! Espera mucho de mí… para en un futuro un torneo.

—¿Pero que no era por hobby?

—Aunque sea un hobby, no es tal mal participar en torneos.

—¿no es muy cansado el shougi?

—Se dice que un pro del shougi con una partida adelgaza, así que si te desgasta físicamente.

Hablo rápido sin trabarse.

—Bueno si eso es todo. Me voy.

Levanta la mano, y pasa por el costado de Haruki y sube por las escaleras.

—… ¿Qué estará escondiendo?

Con una ansiedad Haruki suspira.

—Ojalá que no sea nada grave…

Sin poder forzarla a decirle, solo le quedo a Haruki deseas que no sea nada malo.

Luego de unos horas de la llegada de Roka.

La aguja del reloj ya estaba señalando casi la media noche.

—Tadaima…

Cuando Haruki escucho la voz de Iori era la hora en la que el venia hace mucho. Esa es la hora cuando tomas el último tren para venir a casa.

—Okaeri, Iori-chan.

—Haruki-san, tadaima.

Haruki sale a saludar, y Iori le responde con una sonrisa cansada.

—¿quieres comer ya? Ya pensaba que será hora de que vinieras así que la calenté.

—¿me esperaba?

Esa cara de tristeza se me hacía familiar.

—Le escribí que vaya comiendo.

—Cuando yo les dije eso, ustedes ¿qué me dijeron?

—Iguu…

Haruki se ríe, Iori quería esconder la cara.

—Pero Haruki-san es el dueño de la casa……nosotras Solo somos huéspedes.

—Yo solo hago lo que quiero.

Trato de enfriar las palabras de disculpa de Iori, inflo el pecho.

—… Por cierto, Iori-chan. Si vas a llegar tan tarde todos los días, entonces mejor deberías reducir tus horas de trabajo…

Y le pregunto.

El regreso a estas horas de Iori han sido por días consecutivos. Hasta ahora a parte del sistema de programas también está haciendo documento. Haruki no lo escucho directamente pero luego de que termino las vacaciones de primavera, escucho que Iori había pedido eso.

—No, yo fui la que pedí esto así que……seguiré. Además, se me subió la tarifa de hora. Es divertido de que ahora tengo mucho trabajo.

Iori sonríe parece que no está mintiendo.

En esas palabras… se ve algo.

—Hey, Iori-chan.

Haruki mira seriamente a Iori.

—Si dígame.

Las mejillas de Iori se sonrojan.

—¿qué me estas ocultando?

La pregunta de Haruki fue la causa de que Iori se ponga azul. Ella es muy mala mintiendo, con verla detenidamente se ve claro………es lo que pensaba.

—………

Iori lo mira los ojos como si estuviera resistiendo su mirada.

—… ¿A qué se refiere?

Cerró los ojos, los abrió nuevamente y sonrió.

—A Haruki-san no le oculto nada.

Ella es realmente malísima mintiendo, su voz tiembla y se ve de lejos que su sonrisa es falsa.

Esas señas hicieron que se notara que había un secreto.

—… Ya veo.

A Haruki solo le quedo asentir.

—Lo siento me pregunte algo raro. Bueno comamos.

—Si por favor. Me estoy muriendo de hambre.

Por fuera sonreía, y ahora cambia de tema.

(Con que no cuenta conmigo……bueno, es verdad, igual yo no soy de ayuda…)

Por dentro Haruki sintió impotencia.

***

Al día siguiente.

—Este……gerente, ¿me da un. poco de su tiempo?

Haruki al llegar al trabajo, se acercó a la carpeta de Momiyama.

—Si dime.

El gerente Momiyama, inclina el cuello que tenía mucha carne y grasa.

—Es sobre Kozakura san, podría reducirle un poco su trabajo, es que últimamente ha estado llegando muy tarde.

—Jo, jo. Hitomi-kun, ¿cómo sabias sobre eso si tú todos los días sales temprano?

—Me contaron.

Sus ojos lo miraban fijamente, y continuo.

—Bueno dejando eso de lado.

La expresión normal de Moimiyama regreso.

—No quiero que lo malinterpretes, pero ella misma ha pedido esto fuertemente.

—… Conque así era.

Haruki sintió de nuevo impotencia. Haruki también era de esas personas que hacían mucho trabajo, pero comparándolo con Iori tanto su posición como personalidad es diferente. Pero ya que Iori aparte de ser bonita era la menor de grupo, la trataban de manera especial, así que ya de por si imaginaba que la posibilidad de que le estén obligando a trabajar más era muy baja.

—¿y usted sabe la razón?

—Bueno, bueno. Bien sabes de que no soy de preguntar y entrar a la zona privada.

—Si me lo imaginaba…

Me esperaba esa respuesta, solo me quedo asentir.

—Entiendo, muchísimas gracias.

Le doy las gracias al gerente Momiyama y me retiro hacia mi asiento.

—… Senpai, ¿sucede algo? Lo veo con una cara bajoneada…

En el proceso en el que volvía, Kanna me paso la voz.

—Nop, solo es la falta de sueño.

No gano nada diciéndole a ella mis problemas, será mejor que la evite.

—Ya veo. Pero si es senpai de quien hablamos, sé que estará bien. Cuide su salud.

—Aah, gracias.

Kanna conocí al Haruki que se amanecía jugando con sus consolas y viendo animes y series, así que comprendió.

—… Por cierto, senpai.

Y allí, Kanna puso una expresión como si se hubiera acordado de algo.

—Ayer, fue el día de fundación de la preparatoria de Kozakura san, ¿hubo descanso?

—Nop…, ella fue como un día normal de escuela…

Por alguna razón le lanzan esa pregunta y Haruki se queda con la duda.

—… Lo sabía, ¿usted conoce muy bien los horarios de colegio de Kozakura san?

—Nop, no. Claro que no. Es mi vecina nada más, así que pasamos mucho tiempo en la mañana caminado hacia la estación.

Caí en la trampa, rápido trato de arreglarlo con excusas.

—Muy encima de eso, ¿por qué de repente dices eso?

—… Bueno ya no importa.

Con una actitud no haber comprendido, a Kanna solo le queda suspirar.

—Es que en la tarde ayer, la vi en una cafetería, era día de la semana, pero como no estaba imaginaba que era porque era día de la fundación de su instituto.

—Eso puede ser porque en su hora de almuerzo se fue a la cafetería, ¿no crees?

—No creo eso. Porque no era medio día. Además, no vestía su uniforme, sino que vestía el uniforme de esa tienda.

—¿eso significa que tiene otro trabajo de medio tiempo? ¿estas segura que era ella?

No tiene intención de dudar de Kanna, porque Haruki salió en la mañana con Iori y ella vestía su uniforme. Al contrario, ahora que lo piensa eso explica algunos datos…… O sea que Iori tiene un trabajo de medio tiempo más.

—Puede ser que me haya confundido después de todo la vi desde afuera.

—Por cierto, Hitomi-san, yo también la vi.

Justo pasaba un junior mío y me paso la voz. Anteriormente estas escenas no le sucedían, pero de un momento a otro ahora todo el mundo se le acerca con más naturalidad para hablar.

—¿Viste… a Kozakura san?

—Pues sí, pero a otra Kozakura san.

Con las palabras de la nueva, Haruki se queda en signo de interrogación.

—Ayer, si o no que me fue mi descanso. Ya pues decidí ir a comprarme mi Ropita. Cuando vi a su hermana menor, la que parece una gal. Ella estaba de cajera en esa tienda.

—Oh, si se trata de eso. A mi también me paso. Con otra hermana la que es enana. Desde la tarde estaba repartiendo panfletos. Algunos anuncios sobre computadoras.

—¿eh?

El siguiente testigo con información hicieron que Haruki entrara en confusión.

(Ósea que fingían ir al colegio, pero se iban a su respectivos trabajos de medio tiempo…)

Claro si es que los testigos son de fiar.

Haruki deseaba con su fuerza crear hasta las últimas en Iori y sus hermanas.

(Pero, desde que termino las vacaciones de primavera, pareciera que algo me escondieran, tendrá que ver eso……por ejemplo…Iori-chan haciendo trabajo de empleada…Roka-chan también desde la mañana, qué cansado… Hakua-chan pues panfletos y parece ser que recolectaba información para otra cosa y la apuntaba en la noche en mi computadora, ¿de qué será?… Como que todo se conecta…)

De hecho, siento como que todo esto si encaja.

(Nono, está mal dar por hecho cosas que no he verificado)

Primero estos son solos pensamientos nada más.

(…pero por si acaso, tendré que ir a la hora de almuerzo a ver)

Haruki dentro de sí, decidió su siguiente paso.

***

Luego de una mañana con la mitad de concentración en su trabajo y la otra en ellas, llego al fin el descanso de la tarde.

—…… ¿Aquí era?

Haruki estaba al frente de la cafetería que le había dicho el testigo Kanna. parece ser nuevo, es pequeño casi tiene el ambiente de un bar. para Haruki entrar le costaba mucho ya que solo visitaba la cafetería Chen.

—…Yosh.

Alentándose con la voz, Haruki se decide y abre la puerta.

Al mismo tiempo la puerta soltó un sonido rico para el oído.

—Bienvenido…

Una empleada le dio la bienvenida vistiendo un traje muy apretado en la zona de sus pechos.

—-………se-

Al ver la cara de Haruki, su sonrisa decae.

—… Oh, ouu.

Por cierto, Haruki también se quedó paralizado.

y así los dos se quedaron por un rato viéndose despertando un por qué en la escena.

Un hombre sin entender se acerca hacia ellos.

Luego de unos minutos.

—…… Ya veo. O sea que en la hora de descanso vienes aquí a trabajar.

—Si…también cuando la empresa descansa, yo vengo aquí.

Se fueron a una mesa para dos. Iori mirando hacia abajo mientras Haruki la interrogaba. No había clientes así que el ambiente estaba por debajo de la tierra, pero el señor de la tienda les dio su aprobación así que normal. Haruki pensó “esta tienda está un poco …” pero luego de eso se guardó su comentario.

—Desde que se acabó las vacaciones has estado trabajando aquí?

—Sí, sí… De día aquí y en la noche voy a su casa, Haruki-san.

Las palabras eran como flechas, hacían saltar a cada rato y temblar a Iori.

—No tienes que ponerte así. Solo te pregunto que está sucediendo no es para que te asustes.

Sacudo las manos para calmarla, pero Iori se queda con una expresión de que ya quería llorar.

—Sí…, yo entiendo.

Después e dudar por un momento, asintió con gracia.

—Le he contado el accidente con mi madre antes, ¿no es cierto?

—… Sí.

Cierto, la historia más o menos iba que justo después de nacer Hakua su madre murió.

—Después de que madre muriera. Papá nos crio a nosotras. Papá podía ser firme y parecía muy ocupado, pero si nos dedicó mucho tiempo y nos trató muy bien.

Su expresión se hunde. Según su tono puedo sentir el amor que tiene hacia su padre.

—Pero el año pasado, fallo en su trabajo de comercio……y tal vez pidió dinero de más a una organización mala, pero aun así su empresa quedo en quiebra…y dejando una gran deuda…

Después de esa última oración, más o menos ya imagino por donde irán los hilos.

—Padre para recuperar ese dinero, agarro un bote de atún de maguro y se fue solo al extranjero.

O era lo que pensaba, pero de pronto cambio el rumbo de la historia.

—¿Magu… qué?

Sin querer le pregunto.

—Es un bote de atún maguro. Sea malo o bueno, era persona que se le ocurría algo y como sea quería iniciar…

Iori habrá entendido la pregunta de Haruki?, igual forzó una sonrisa.

—Pero, también tenía una buena forma de afrontar todo. Yo creo que cuando padre vuelva hará algo. También lo cree Hakua y Roka.

Así como sus palabras dice, sus ojos reflejan confianza hacia esa persona.

—… Pero ninguno piensa eso, la gente.

Y allí una gran sombra tapo su luz de sus ojos.

—Piensan que papá se escapó. Ese día, nos dijeron que tomarían la casa……de repente nos echaron, habíamos perdido casa y rumbo……salíamos con lo que teníamos puesto no teníamos mucho dinero……así que primero buscamos donde pasar la noche ese día.

—Y allí me encontraron?

La historia al fin se comprime……era lo que pensaba Haruki hasta que una pregunta salto en su mente.

—ósea que trabajas para regresar ese dinero?

—… Sí…

A la pregunta de Haruki, Iori asiente varias veces.

—Lo siento por lo que voy a decir, pero si estamos hablando de una empresa que presta dinero, entonces no creo que se pueda resolver haciendo trabajos de medio tiempo……

—Pero, aun así…

Su voz tembló y levantó su cuerpo, luego Iori se dio cuenta de su actitud y vuelve a la normalidad y se sienta.

—Pero aun así……al menos debo de ir juntando dinero.

Su voz entrecortada, tembló un poco.

—… Eso significa que estas apresurada, ¿no?

Le pregunto nuevamente y Iori asiente un poco.

Luego de un silencio.

—…… Hasta la fecha limite debo de devolver una parte del préstamo.

Luego de mostrar duda al hablar, empieza a contar.

—Nos dicen que paguemos para que nos devuelvan la casa.

Una esquina de un ojo se le había acumulado una marea de lágrimas.

—Esa casa fue la última donde vivió mama… Es la casa donde padre al regresar irá… Nosotras no queremos perder esa casa… Por eso es por lo que…

Y entonces allí exploto las lágrimas y se derramos en su cachete.

—Lo sé muy bien que trabajar de medio tiempo es como apagar un incendio con un vaso de agua. Pero aun así debo de hacerlo……yo…Roka también…hasta Hakua…tal vez por ser de secundaria ella no pueda trabajar, pero al menos puede entregar panfletos y recibir un poco de dinero… se esfuerza…, pero igual no creo que lograremos…está muy cerca la fecha limite … es imposible…nosotras…

—Lo siento…dije algo muy insensible.

A la disculpa de Haruki, Iori niega con la cabeza.

Luego, Haruki decidido entro en acción.

—…… Este… ¿Cuándo es la fecha límite del pago del préstamos?

Al final, tiene que pisar este tema.

—… Es hoy.

—¿Hoy? ¿Hoy?

Sin querer dejo salir un susto debido a que la situación está peor de lo que imaginaba.

—Por qué……

Quería decir por qué no me dijiste antes, pero me tape la boca.

(Que estoy pensando, era claro que no iban a decir ellas. Yo tenía que haber preguntado)

El propio Haruki había decidido no tocar el tema de sus vidas de ellas. Por otro lado, trataba de darles asilo. Las tome como si fueran mi familia. Que contradictorio era mi forma de pensar, no trate de caminar e ir acércanos mejor. Yo después de todo estaba feliz de parecer una familia, solo con esa estaba satisfecho.

(…yo)

Este punto es un puente sin retorno.

Si lo digo directamente, yo desconozco todo sobre ellas. Particularmente no sabía que ellas tenían un pasado con deudas, por dentro sé que no me conviene esta relación. Y, aun así, si les regresaran su casa, ¿ellas seguirían yendo a mi casa?

Seguro me volvería solo un desconocido, pero para mí es suficiente.

Eso era lo que pensaba.

(Yo soy de estas chicas…)

Haruki aprieta el puño.

***

—Disculpen el atrevimiento, pero ha salido una tarea que tengo que resolver así que me tomare la tarde un de………

Haruki volvió a la empresa, y al mismo que abre la puerta grita.

Pero…

—Oe, el sistema está fallando.

—Por alguna razón está muerta la línea…

—Jaja, todo mi trabajo si es afectado entonces esta semana lo tendré muy mal.

—Mierda, tengo que llamar ahora.

El bullicio de la oficina hizo que la presencia de Haruki desapareciera. La escena está muy desordenada, hasta una persona ajena a esto podría entender de que algo ha fallado.

Debe de ser un error de sistema, para resolver esto todos deben de quedarse con una mente que se desvelaran.

—Ah, senpai. ¡Regresó!

Kanna con su talento de darse cuenta rápidamente de la presencia de Haruki, se acerca corriendo.

—Hitomi! ¡Rápido, necesito una mano!

—Hitomi-kun, te necesitamos, el sistema está dando fallos.

—Hitomi-chan, llegaste como los héroes justo a tiempo.

—Hitomi-san, un cliente quiere sacar una cita.

Lo siguientes fueron sus compañeros.

(¿Que debo de hacer?)

Empiezo a sudar, era tanta que empieza a gotear al suelo.

(Este es un problema que si no los vemos todos juntos…no lo resolveremos, después de todo yo soy el que ha creado este sistema)

Anteriormente, el Haruki de antes hubiera decidido arreglarlo sin dudar.

Aun si hubiera algo importante que hacer, él hubiera decido por el trabajo.

Sin embargo,

(… Esto no es algo para pensar, ya está decidido)

Cuando me volvió un oficinista, pensaba darle siempre prioridad al trabajo.

Pero ahora he conseguido algo mucho más importante que eso.

(Ellos me deberán disculpar, pero yo…)

Aunque Haruki dentro de sí sufría por ser tan descarado como para lanzarles todo el trabajo a ellos, levanto la cara.

Y doblo las rodillas.

—…………

Por alguna razón, todos se quedaron viéndole, Kanna pardeaba sin parar.

—…… Ja, ja. Era lo que pensaba, pero creo que me equivoque.

—… Ahora que lo pienso mejor, si hago esto e ingreso el comando…

—Verdad Haruki chan ya había ordenado estos papeles, yo puedo hacerlo.

—Lo siento, yo misma le voy a explica al cliente, este será mi experiencia.

Todos seguían hablando, Kanna se quedó al lado.

—… ¿Sí?

Haruki quien se quedó paralizado, pregunto.

—Senpai, yo me encargo… Usted vaya, por favor.

Kanna quien estaba a su costado por fin hablo y toco su hombro.

—Pero…

—Tranquilo no necesita dar explicaciones viendo su cara, lo sé. Tiene que hacer algo muy importante, ¿no?

Kanna sonríe dando una expresión de como “no hay de otra”

—Primera vez que le veo tener esa mirada, que envidia.

Luego dio un cambio a una traviesa.

—… De verdad que te gusto mucho, ¿no?

—… S…

Le respondo con una broma y la hago suspirar.

—Bueno No importa yo lo que soy por iniciado no lo dejo a medias, pero estaba lo dejaré pasar.

Kanna mostró una expresión de haberse rendido.

—¿y si se apura l? Senpai tiene que correr por eso importante, ¿no?

—Bueno Eso es cierto, pero estarán bien sin mí.

Antes quería desearles lo mejor e irme, pero ahora que me han dado su permiso siento un poco de culpa.

—Por favor no me subestime, yo no soy la perra de su grupo, senpai. Puedo ser mejor que usted, eso es seguro.

Kanna pone una sonrisa retadora.

—… Era lo que quería decir.

Pero al instante cambio a una triste.

—Este es un logro de Kozakura san. Ya que gracias ella usted cambio y mucho de nosotros también lo hicieron.

Otra vez su sonrisa vuelve alegre.

—Por eso es por lo que, si es por Kozakura san, todos comprenden.

—Eh…

Haruki no creía que había sido tan fácil de leer.

—Lo dije antes, senpai es fácil de leer.

Con una sonrisa repite lo que dijo hace unos días.

—Por fin todos ya también se dieron cuenta de eso.

Es cierto, anteriormente…Antes de vivir con Iori todos excepto Kanna no podían leer mis movimientos. Es por eso por lo que todo han notado el cambio para bien que ha dado Haruki.

—Además todos queremos devolverle todos los favores a senpai.

—Devolver favor?, están exagerando…

—Nop, es la verdad porque usted es el que siempre los ha ayudado aceptando nuestros favores. Hace un rato hablé del equipo y eso. Pero sin usted en realidad no hay equipo por lo grande que es su forma de ser y trabajar. Además, es una buena oportunidad para afilar nuestros atributos.

Kanna mientras hablaba encogía sus hombros.

—Como dije antes, esta es una oportunidad para ayudarle en esta emergencia a senpai. Para balancear esto, senpai debe de por favor irse.

—Entiendo…

Por alguna razón por fin Haruki había entendido tardío Gracias a Kanna.

—Entonces bueno yo me…

Y entonces allí Kanna y Haruki sintieron una mirada.

—Hitomi-kun.

Lo que veíamos era el cuerpo grande y robusto de Momiyama, el gerente de dirigía hacia aquí.

—Tienes un problema.

Haruki entendió solo viendo su cejas en su cara lo que quiso decir. Aunque él deseo con todo su corazón ayudarla a Iori. Tiene que primero pasar por este voluptuoso oponente. Haruki por darse seguro este trabajo le tomará toda la noche.

…o era lo que pensaba, pero,

—Hitomi-kun, el año pasado no uso ninguno de sus descansos, ¿no?

—Je?

Un inesperado tema salió de la nada, dejó sin palabras a Haruki.

—Los de contabilidad me lo dijeron el otro día. Así que preferiría que uses esos días lo más pronto posible ya sabes se acerca los meses difíciles.

—Sí, disculpe…

Momiyama, el gerente pone su mano encima de su hombre de Haruki.

—Lo que quiero decir es que si te vayas esta tarde entonces mejor también tomaré el día de mañana.

—Ehh. Pero…

Haruki nervioso le da la cara, Momiyama al contrario le da la espalda y levanta un dedo.

—Tú eres mejor ingeniero que yo, así que espero no perderte cuando más te necesitemos, pero más adelante, ¿sí?

Su espalda se vio mucho más grande que antes.

—Muchísimas gracias!

Al gerente Momiyama y todo mis compañeros les dirijo mi agradecimiento agachando la cabeza. Y mucha gente como respuesta hicieron con un gesto de la mano “para que ya me vaya”. Me sentí contento.

—Lo siento, se los encargó.

—Déjanos.

Kanna le da sus últimas palabras y Haruki corriendo se retira.

***

Por otro lado, en la casa de Hitomi.

—…Tadaima.

A pesar de la reluciente entrada, la cara de Iori era oscura.

La casa que siempre se veía cálida ahora se siente fría.

—Okaeri, onee.

—… Okaeri.

Eso es porque sus hermanas con caras oscuras le dieron la bienvenida.

—¿y Haruki-san?

—Ahora no está en casa.

—Hay rastros de que ha regresado una vez, pero luego ha salido de nuevo.

¿O será que eso es lo que ellas quieren creer?

—¿Y las dos como van… con el dinero?

Me duele el corazón el que tener que estar conversando con mis hermanas sobre este tema, pero aun así pregunto.

—Parece que los que prestaron el dinero anteriormente……a pesar de tener trabajo de medio tiempo, sin conexión con ellos como que se enteran.

—Yo también a veces pareciera que hay un espía que nos sigue.

Las dos han conseguido un monto, les debió haber costado mucho. Hasta hoy, Iori ha estado trabajando el doble para conseguir lo que le pidieron.

(Haruki-san…)

Abrazo el paquete, y pensó en esa persona.

La última vez que nos vimos fue hoy en la tarde.

—Espérame.

Él dijo esas palabras y salió de la tienda.

(Aun así, Haruki-san nos ayude no cambiara nada…)

Pero si él hubiera estado aquí entonces tal vez pude haber estado más tranquila a su lado.

Sin embargo,

Ping pong. El timbre sonó.

Si fuera Haruki ya hubiera entrado, entonces eso significa que el momento ha llegado.

—…… Sí.

Con miedo Iori abre la puerta.

—Buenas, buenas. Buenas noches.

Y entonces he allí, un hombre sonriente. Más grande que Iori en tamaño, por lo menos dos cabezas más grande, eso con su musculatura lo hacía ver gigante, en vez de transmitir gentileza daba miedo. Y la cicatriz en su cachete no ayudaba para nada. Y con esos lentes, esa cicatriz resaltaba mucho más.

Tal vez, lo han elegido a esta persona por estas características.

—Hoy esperemos que podamos conversar con libertad.

El en realidad es el jefe del contrato del prestamos que hizo papá……Ashida.

—… Sí, por favor.

El lugar cambio de la entrada a la sala, Iori le da un té a Ashida.

—Perdona, no debiste haber molestado.

Como siempre Ashida en su tono burlón, por fuera parece ser un hombre amable, o bueno es la imagen que quiere dar, pero no le sale.

—Bueno dejando eso de lado, pasemos al tema en cuestión.

Sus ojos rasgados se abrieron un poco. La intimidación de este hombre incrementó.

—¿pudieron juntar el dinero?

—… Sí.

Después de sentir la presión, Iori pasa la saliva y le alcanza la maleta con el dinero.

—Lo que hemos podido recolectar hasta hoy esta aquí.

Y entonces agacha la cabeza.

Demoraron u segundo, Roka y Hakua también inclinaron la cabeza.

—Lo que falta definitivamente le devolveremos, por favor al menos podrían devolvernos nuestra casa.

Ashida empieza a revisar la maleta.

—…… Mmh.

Lo siguiente fue un suspiro. Eso hizo temblar a Iori.

—Primero levante la cabeza, princesa.

—Sí…

Con miedo levanta la cara, Ashida se había quitado los lentes y les pasaba un trapo.

—Por donde debería empezar…

Su sonrisa asquerosa y burlona seguía.

—Como empresario…y como persona. Yo las entiendo. Tener un padre que pide un gran monto de dinero y escapa…muy difícil.

Esas palabras hicieron que   Hakua lo mirara con odio a Ashida.

—Papá no escapo ni nada……!

—Hakua, por favor guarda la calma.

Hakua que se había levantado, fue calmada por Roka, quien le agarro de la mano.

—Otto, disculpa. Me equivoqué en mi elección de palabras. Por supuesto, nosotros también creemos que vuestro padre regresara. Creemos, pero…

Allí en medio de las palabras, Ashida quito su sonrisa.

—Nosotros no estamos jugando.

Hasta ahora este había sido la presión más grande que habían vivido las tres hermanas, tanto que temblaron al escucharlo.

—El dinero…lo consiguieron por medio de trabajos de corto tiempo, ¿me equivoco?

—No, así es…

Iori como un bastón firme no desvió la mirada.

—Usted, princesa si lo quisiera pues…

Ashida luego limpiarlos, se pone los lentes.

—Podría trabajar en una profesión que le diera mucho más dinero. Si tanto desea su casa, ¿por qué no eligió ese camino? Sabe a lo que me refiero, ¿no? Si me dijera que no conoce donde encontrar ese tipo de trabajo, yo con gusto le enseñaría. Y si ese fuera el caso, no tendría ningún problema en alargar la fecha límite.

Con una mirada de subestimación las mira en orden.

No siento que sea fea su mirada, sino es fría como si fuéramos solo objetos.

—Eso es…

Hasta Iori no es que no lo haya pensado antes. De hecho, cuando las botaron de casa, había pensado definitivamente en trabajar en ellos. De hecho, la persona que le diera casa, ella estaba preparada en dar todo de sí.

Pero,

—Yo prometí que no haría eso.

(Ya no hagas más esa cosas, como ayer…)

Al recordar las palabras de esa persona, Iori sonríe.

—Mantener esa promesa es más importante que su casa?

—……

Sin poder responder al instante se abrió un silencio.

—… Sí, así es.

En el último momento, Iori sonrió asintiendo.

Y Roka y Hakua imitando también pusieron esa expresión. Seguro que todos ellas saben que Haruki se pondría muy triste si las viera haciendo eso.

—Ya veo…

En la cara de Ashida volvía la sonrisa asquerosa.

—Si esa es la decisión de usted, princesa. Entonces no tengo ningún problema.

Ashida se levantó.

—Bueno prosigamos con los documentos de entrega de casa.

Esas palabras chocaron en el pecho de Iori. Ella había decidido ser valiente, pero al escuchar esas palabras fue más duro de lo que imaginaba.

—Esto viene con intereses así que disculpen, pero será insuficiente, aunque ustedes consigan todo el dinero que se les pide, porque habrá aumentado……bueno cuento con ustedes, será una larga relación.

Esa voz de Ashida es difícil saber cuán honesto es, no cabe en mi cabeza.

Dentro de mi cerebro se empieza recordar el pasado.

Cuando era muy pequeña, los recuerdos con mi madre. El día que llegamos a una nueva casa con mis hermanas. Allí cuide mi hermana pequeña, allí hubo peleas entre hermanas. Allí hubo una noche en la que vimos a madre llorar. Los días en cuatro paredes de casa. Siempre en la entrada esperándonos nuestro padre con una sonrisa.

Siento como si todos ese recuerdos se derritieran, de los ojos de Iori se derramos lágrimas.

Y entonces,

Esas gotas caen al piso, al mismo tiempo, que…

¡Gacha! ¡Bata-bata!

El sonido de la puerta abrirse, y acto siguiente los sonidos de unos pies acercándose corriendo.

Y…

***

—Zee……ja… ¡Espe… re… nn!…

Haruki veía la sala abrazando su maleta y con corta respiración, la figura del hombre quien se seguro prestó el dinero……la lagrima derramada de las hermanas Kozakura, primero verificar.

—… Buenas, oniisan. ¿Quién eres?

Lo siguiente el hombre lo miro de manera afilada, lo hizo saltar un poco del susto.

—Yo… soy… se…

Mientras trataba de recuperar el aliento, dude que soy para ellas, pero, al final…

—¡Yo soy… la persona a cargo de estas niñas!…

Infló el pecho, y digo con fuerza.

—… Comprendo, el apoderado.

Con una sonrisa asquerosa, el hombre se acercó para verme mejor.

—Yo soy Ashida, o bueno el hombre al que le deben plata para simplificar.

Mira un momento a las hermanas, y luego de nuevo vuelve su mirada a Haruki…Ashida.

—Si usted dice que es el apoderado entonces supongo que ayudara a estas niñas, ¿no?

—Si!

Haruki sin dudar asiente.

—Jo?

La expresión de Ashida no cambio a pesar de la respuesta.

Al mismo tiempo, las hermanas se quedaron viéndome paralizadas.

—Con esto es insuficiente?

Ashida sintiendo la mirada de las hermanas, voltea y agarra el maletín de Haruki. Saca lo de adentro y lo pone sobre la mesa, lo primero que encontró billetes de 10000 y luego unos billetes de 5000 y 1000.

Lo quedo del día, Haruki había recolectado todo ese dinero.

—… Funnn.

Ashida sonríe, pero se agarra la frente.

—¿entonces usara todo este dinero, correcto?

—Si

Ora vez Haruki sin dudar asintió.

—Pero Haruki-san…

—-todo bien, guarda silencio.

Iori se levanta la detengo con una señal con la mano.

—Entonces…es suficiente?

Otra vez, pero esta vez con miedo, le pregunto Ashida.

—Lo siento, pero con esto no se podrá pagar todo el monto prestado.

Ashida niega con la cabeza, y se muerde el labio.

—Pero.

De nuevo volvió la sonrisa. A Ashida.

*imagen de Haruki sudando*

—Es lo suficiente para detener la adquisición de su casa.

—¿de verdad?

Sin querer pregunto de nuevo.

—Por supuesto, yo trabajo en esto del comercio, como regla tengo no mentir.

Ashida dijo eso, pero su sonrisa no era un. asquerosa sino una normal

—En vez de adquirir la casa sería mejor tomarlo a usted como nuestro banco, ¿no?

—Ja, ja… Me esforzaré…

Haruki le regresa sonriendo, era de esperarse que se fuera para atrás pero no lo hizo.

—Jaja es broma.

Su sonrisa se hizo firme y Ashida le toco el hombro a Haruki.

—Nosotros también odiamos hacerle esto a niño, pero, aunque usted no lo crea hay muchos padres que venden a sus hijos para liberarse de sus deudas.

—Ja, ja…, ja, ja.

De repente que está hablando piensa Haruki.

—Por eso es por lo que al final terminamos lamentablemente haciendo esto.

—…?

Haruki se empieza a preguntar qué quiere decir y Ashida cambia su sonrisa a una traviesa.

—Era de esperarse que hasta no devuelvan todo el dinero prestado no podemos regresarles los derechos de su casa a ustedes……pero lo restante, que lo pague su padre cuando regrese.

—¿eh? Bueno gracias…

Haruki quería dar las gracias hasta que se da cuenta.

—Disculpe, pero ¿eso significa que los intereses aumentaran?

—No, ya que he dicho que esperaremos entonces, ya no llevara intereses.

—¿Ehh?…

Es algo muy bueno y que se debe de agradecer lo que está diciendo, pero suena tan bien que empezamos a sospechar.

—Como dije antes, estamos en el mundo del comercio y aquí uno no puede mentir. Es decir que es nuestro valor más grande, ya sabe valores que uno no puede romper. Hay cosas así en estos días.

—Ya veo…

Mientras lo escuchaba volteo a ver a Iori, y me responde asintiendo.

Parece ser que al menos es una persona un poco de fiar.

—Además, antes que venga usted joven, mientras hablaba con la princesa. Yo dije que creo. Yo confío de que su padre regresara con el dinero faltante…

Ashida lanza su mirada a las hermanas Kozakura y ellas juntas asienten.

—Entonces esperemos con expectativas altas. Seguro que vendrá de pescar algo grande.

Luego de una broma, se encoge de hombros y Ashida se levanta.

—Como ya terminamos nuestra conversación entonces permítanme retirarme.

Se despide y nuevamente mira a los ojos a. Haruki.

—Joven, si algún día esta de falta de dinero, nosotros le ofrecemos nuestros servicios.

—Jaja…

Sin poder saber si era una broma o hablaba en serio, Haruki trata de sonreír amablemente.

—Les deseo lo mejor.

Al último en su cara volvió la sonrisa asquerosa de antes, y Ashida salió de la sala.

Kacha, patan. Se escucho la puerta abrirse y cerrarse silenciosamente.

—… Fu…

Al fin los nervios se fueron, Haruki suspiro aliviado.

Y luego, dirigió su mirada hacia al lado.

—Haruki-san…

—Haruki-kun…

—Haru-nii…

Una escena de la cara de las tres iluminadas como si fueran ángeles entro en mi visión.

—Ja, ja, ja. ¿Qué sucede? ¿No están felices? ¿Tienen hambre? YOSH, arroz con huevo, estará bien? ¿O todavía no?

Me esfuerzo por comportarme alegre pero no puedo alegrar la expresión de las muchachas.

—De verdad, de verdad, muchísimas gracias. Gracias a Haruki-san nuestro hogar……el lugar donde padre regresara sigue intacto. Este favor jamás en mi vida la olvidare.

—Jaja, estas exagerando…

Iori se tira al piso y agachando la cabeza da las gracias, trate de aliviarlo sonriendo.

—Nop, esto no es una exageración. Muchísimas gracias, Haruki kun.

Hasta Roka con una cara seria agacho su cabeza, es la primera vez que la escucho hablar con ese tono.

—¡Gracias, Haru-nii……! Esta historia la contare a mis hijos y a los hijo de ellos.

Hakua presiono su puño y sin querer dejo salir una sonrisa.

—Hoy el dinero que ha dado por nosotras, se lo regresaremos poco a poco.

—Uhm, bueno cuando regrese su padre, todos hablaremos y poco a poco no hay problema.

—Por cierto, Haruki kun, ¿cómo conseguiste esa cantidad de dinero? No me diga que Haruki kun se prestó dinero……si es así nosotras no podremos sentirnos contentas…

—No subestime a un esclavo del trabajo, ¿acaso sabes cuánto dinero había juntado con todas la horas extras que hice? Ya no tengo tiempo como para usarlo, así que había almacenado muchísimo.

Cuando digo una broma, tengo el gesto de rascarme el pelo.

—……?

Y allí en una esquina de la sala la expresión de Hakua cambio a pregunta.

—Significa que disminuirán los juegos…?

—Hmmm…igualmente no tenía tiempo como para jugar.

Haruki por un momento duda que decir, pero al final sonríe y es honesto.

—¿de verdad…?

Con una expresión que se había dado cuenta, Hakua sale corriendo.

—Hakua…?

—Que sucede?

Después de verse las caras, Roka y Iori siguen a Hakua.

—… Al final me han atrapado. Bueno tampoco prepare algo para que al menos no se den cuenta. Tampoco tuve tiempo para idearlo así que ya fue.

Haruki termina de rascarse la cabeza y las sigue.

—¡No está!… ¡No esta!… La edición especial, la primera edición tampoco, ¡el papel de color con la firma!…

A donde todos fueron fue a la habitación otaku de Haruki.

—Tampoco está el disco de cuando Koeda-chan era una idol…!

Hakua se encontraba rebuscando en las cajas desesperada.

—Haru-nii! ¿Dónde esta toda la colección de Koeda-chan?, ¿qué paso?

Hakua voltea con una cara pálida.

—No pasa nada, tengo la edición en mi celular, así que no hay problema podré seguir escuchándola…jaja…

—Eso no es a lo que me refiero!

Qué extraño… Es la primera vez que Haruki escucha que Hakua levanta la voz.

—A bueno, ……este…

Hubiera querido sonreír y evitar sonreír, pero esa cara seria de Hakua no me lo permitía.

—Todo lo que podía generar dinero, todo lo vendí. Es que no sabía si con todo lo que había juntado sería suficiente.

—¡¿Cómo pudo…?!

Con la respuesta de Haruki, Hakua se queda boquiabierta.

—¡Pero…! Haru-nii. ¡Era tu tesoro…! ¡Usted hablo como si fuera su gran tesoro…!

Boro-boro… De sus ojos salían charcos de lágrimas.

—Per-perdón! ¡Perdóname…Haru-nii! ¡Era su cosa más importante…! ¡Por nuestra culpa…! ¡Perdóname! ¡Perdón!…

—En eso estás un poco equivocada.

Haruki se acerca, pone su mano en su cabeza de Hakua y la acaricia.

—Para mí ese ya no es mi tesoro más grande.

—¡Pero, Haru-nii, usted mismo lo dijo!…

—Cierto era importante pero antes.

La realidad es que nunca vi ninguno de esos discos como una colección sino como elementos que mejoraban y agrandaban mi vida.

—Pero ahora es diferente.

Pero no dude ni un segundo en usarlos.

—Para el yo de ahora lo más importante es,

Y eso es porque…

—Por encima de todo, están ustedes.

Ya encontré algo mucho más importante para mí.

—¿nosotras?

Mientras se sonaba los mocos, Hakua levantaba su cara.

Primero ella sonríe las siguen Roka y Iori en orden.

—Es que nosotros…

Las siguientes palabras me dan un poco de vergüenza decirlas más por timidez, pero…

—Somos familia, ¿no?

Lo dije finalmente.

—¡Haru-nii!…

—¡Haruki-kun!…

—¡Haruki-san! …

Y entonces ya no era sólo Hakua sino tanto Roka como Iori tenis charcos de lágrimas cayendo de sus iris.

Hakua quien tenía la mano de Haruki en su cabeza se acerca y muestra un comportamiento de desea ir a abrazar el pecho de Haruki.

(Yosh, venga dámelo tomo que aquí con gusto lo recibiré)

Haruki estira sus brazos y muestra un comportamiento de soportar su amor de Hakua.

—¡…! ×3

Pero por alguna razón las tres se quedaron impactadas.

(… ¿Ja?)

Haruki justo cuando quiso poner fuerza, Hakua dio un paso atrás.

—…… x4

Ninguna de las tres mostraba intención a moverse.

(¿Eeh? ¿Esto era solo una finta?)

Haruki quien mantenía los brazos abiertos se había quedado en shock…las tres al frente de él se quedaron murmurando y viéndose.

(… ¿Podrá ser que…?)

Al ver sus figuras entendí.

(¿Al decirles que somos familia se han puestos tímidas?)

Tenía intención de darme cuenta.

(Si de repente digo cosas como esas. Supongo que es normal hasta a mí me dio cosa decirlo. Bueno las entiendo…chicas)

Haruki asintió como si hubieran entendido.

***

Tokun, tokun, tokun: el corazón de las tres bombeaba fuertemente.

El sentimiento que ellas abrazaban de una familia…tal vez solo eso o tal vez no solo ese sentimiento…

(¿Ahre?… ¿Por qué yo me detuve?… Mi corazón de repente palpito muy rápido……me dio vergüenza. ¿No? Pero siento que no era vergüenza… Es otro sentimiento, pero es la primera vez que siento uno así… ¿Este será…? No me digas que puede ser…)

(¿Hmmm?… Hasta ahora, siempre había bromeado y lo abrazaba sin problemas, pero ¿por qué ahora me he detenido?… Ah, ¿este puede que sea…? Yo… Puede que esté… ¿En serio… con él? Es la primera vez que me siento así…lo siento por onee, pero yo creo que estoy……)

(¡Casi terminó abrazándolo…! Ahre, pero él había hecho esa señal! ¡Puede que hubiera sido buena idea haber ido con fuerza hacia su cuerpo! Haruki-san, así lo hubiera querido! Y si voy ahora… No, ya es muy tarde. Antes lo conseguí muy bien pero ahora……)

La cara que Haruki no podía ver,

Era la de una doncella encontrando su primer amor.

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!