Han pasado algunos días desde que inició la vida con las hermanas Kozakura.

Fueron días en los que Haruki como siempre se quedaba hacer horas extras, y no fueron pocos en los que se quedaba hasta las últimas.

Ese punto no ha tenido ni un milímetro de cambio.

Lo que si no sería exagerado de decir es que cuando vuelve a casa, todo ha cambiado a diferencia de como era antes.

—Tadaima〜

Hace mucho tiempo que al volver a casa no saludaba.

—Okaerinasai.

—Oka—

—…..Okaeri.

Al instante, las tres le dieron la bienvenida.

Iori sonreía de oreja a oreja, Roka sacudió la mano en forma de saludo, Hakua se escondía detrás de Roka…….pero pude detectar apenas  de que estaban las tres juntas.

(Lo sabía…..no creo que me acostumbre a estas escenas. Es como que vieran dentro de mi.)

La casa que había sido de un solo habitante, ha pasado a ser también de tres chicas con uniforme.

Ahora siento como que la realidad está jugando conmigo.

—Haruki kun, ¿qué sucede…..te has quedado mirando a la nada?¿será que por fin captó nuestros encantos? Okyakusan, me puedes tocar si deseas, cuando qui-e-ras.1

Roka, con su sonrisa traviesa, acerca su cuerpo cerca de Haruki y le abraza el brazo.

(Como siempre, esta chica me sorprende con lo fácil que se le hace hacer contacto físico……)

Son muy suaves, por dentro puedo sentir sus latidos que se hacen más fuertes cada vez.

—Nah, solo me quede pensando, no importa.

Respondí con una cara fresca.

—Funnn, ¿en qué  estarás pensando? Ya sé……..¿estabas pensando en mi?

—¿y por qué  pensaría en ti?………..ehm, algo del trabajo.

—¿ehm, de verdad? Pareciera como si lo estuvieras ocultando.

—Jaja, ¿qué podría ocultar, yo?

La realidad es que Roka si tiene razón, porque estaba pensando en ellas y las demás, pero debo tratar de no mostrar gestos para que no se de cuenta.

……….pensando eso, de repente, siento que me miran.

—…….Siento como si estuvieras pensando algo ecchi.

Dirijo mi visión hacia hacia donde venía la voz, y resulta que la que no paraba de dejarme de ver era Hakua. Cruzamos miradas.

—¿qué cosas dices, Hakua chan?

Cierto puede ser que haya reaccionado al contacto físico de Roka, y por eso mi voz fue en tono ligero. Pero quiero pensar que solo fue una casualidad.

—…..que extraño.

Hakua no apartaba la vista de Haruki como si tratara de leer sus pensamientos.

(Parece ser que Hakua chan aún tiene la guardia alta………hmmm, pero bueno es normal después de todo solo han pasado unos días, y aparte el acompañante es hombre, es claro que va a desconfiar)

Veo un rato a Hakua, y finjo una sonrisa para que ella también se relaje.

—……..¿?

Hakua inclinó un poco hacia un lado el cuello, ¿tal vez porque le pareció curioso la mirada de Haruki?

—…..Haruki kun…

Entre eso, de la nada Roka empezó a no apartar la vista de Haruki.

—¿no me diga, que le gusta las chicas de la edad de Hakua?

—¿qué dices tan de repente, qué te pasa?

Haruki respondió con una mirada de protesta, debido al repentino daño que le lanzó Roka.

—Es que ustedes dos, no paran de verse.

—Roka nee, eso es un malinterpretación. Exijo una corrección. Yo solo estoy poniendo a prueba al oniisan.

—¿Me estas poniendo aprueba?….

Haruki esta vez se deprime un poco debido a las cosas sin corazón que dice Hakua.

—Entonces yo también pienso lo mismo.

—¿ya veo? Pero igual siento como que tu mirada cambia como cuando nos ves a mi y onee.

Agrega esas últimas palabras, mientras se ríe, porque seguro que sabe la respuesta a eso.

—Si pensamos nuevamente, tal vez ahora ya tiene sentido el porque no te aprovechaste de mi y de onee.

—Roka, ¡Habíamos prometido de que ya no hablamos sobre eso!

—¿a qué sí? No me acuerdo.

Roka inclina la cabeza fingiendo la duda, mientras que Iori desesperada y sonrojada mueve las manos.

—Es cierto puede ser que al ver a Hakua chan, mi mirada cambie a una de un padre con su hija.

O puede ser que este algo paranoico porque desde que entró a la casa ha estado con la guardia alta y encima pasó el accidente de la cama, así que quiero tener mas cuidado para que no piense que soy depravado. Eso es lo que pienso pero obviamente no lo diré en voz alta.

—Exijo una corrección. Yo no soy tan pequeña como para ser la hija de usted, oniisan. De hecho, yo al igual que Rokanee, y Ionee, soy una mujer.

Hakua protesta pero ya que está inflando los cachetes, eso deja una impresión más aniñada que de adulta.

—Jaja, si si. Lo siento.

Me disculpo mientras carcajeo, Hakua se queda mirándome.

—……para Haruki kun, ¿con Hakua se le hace más fácil hablar?

—¿hmmm? Maaa, puede ser que si…….

La verdad es que aún me pongo nervioso al hablar con Ione y Roka debido a lo de la otra noche.

—¿hmmm? Ya veo.

Roka sonríe como una diablilla, y Haruki con toda la experiencia que ha tenido tratando con ella, sabe que cuando sonríe así. Va a pasar algo. Es por eso que despertó en él un mal presentimiento.

—Ya, entonces será mejor que me ponga las pilas para que el dueño de la casa se le facilite hablar conmigo.

Y entonces, Roka agarra el brazo de Haruki nuevamente y lo abraza entre sus pechos.

—¿neee? ¿Pa pa?

—¡¿espe……?!

Los latidos del corazón de Haruki se aceleraron, mientras miraba a Roka debajo del hombro.

La mitad de la razón del porqué se acelero es por contacto y por apretado que eran sus pechos.

—Detente, Roka chan, ¡si dices esas cosas suena como si estuviera cometido un delito!

Y la otra mitad de la razón era porque sentía un inexplicable peligro.

—¿EH〜? ¿Por qué? Si entre Hakua y yo no debería de haber diferencias de trato.¿qué tal si me ves con esos mis ojos que ves a ella, padre e hija?

—¿hablando sobre eso……..? ¡Está claro que esa diferencia de un año de edad hace la diferencia entre ustedes, dos!

En un instante lo entendí, así que me lance con todo. En esta situación la diferencia no es la edad, sino lo diferente que son ellas en personalidad, es como que una fuera el opuesto de otra.

—Iya iya, pa pa, usted no es igualitario.

—¿igualitario? Creo que estas exagerando.

—Pa pa, es el que está exagerando, solo es un año.

—Desde mi edad, ustedes son……….digo antes de eso, ¿puedes dejar de llamarme papa?

—Nee, pa pa, estoy algo corta este mes de dinero……¿me puedes adelantar mi propina?

—Te fuiste perfectamente por otro lado.

En las casas, el que tenga el poderío es aquella que pueda manipularlo a uno.

—¡Muchachos! ¡Hasta cuando seguirás conversando aquí, vamos a comer!

Iori, quien estaba hasta ahora solo viéndonos a nosotros tres, de la nada aplaudió fuerte.

—¿Haruki san, seguro tienes hambre, no es cierto? Ya aliste todo, solo falta sentarnos.

—Hmm, maaa…….¿hoy también me esperaron las tres para comer?

Esta es una de las cosas que han tenido en común todos estos días. Hasta que Haruki no haya regresado a casa, las chicas no dormían ni comían la cena. Sin importar cuánto se demore, sin importar que tenga que esperar hasta medianoche.

—Anteriormente, ya lo había dicho. No es necesario que me esperen. De verdad.

Haruki sintió que había hecho mal, en venir tarde.

—Nono, cómo cree.

—Siii, siiii. Igual ya nos acostumbramos a este ritmo de vida.

—No se preocupe.

Sin embargo, no importa cuantas veces lo diga. Ellas siempre me responde con esas mismas palabras.

(¿Cómo hago para hacerlas entender……?)

Pensaba pero no me ocurrió ninguna buena idea.

—…..fu.

Cuando caminaba dentro de la cocina, sin querer suspire. Eso fue porque no se me ocurrió una buena forma de hacerlas entender…….pero no solo eso, también es por el cansancio acumulado de hoy. Es normal a pesar de que te acostumbres igual la pasas mal cuando haces el trabajo de dos.

—….¿?

Estaba mi mente en blanco, cuando vuelvo a sentir que alguien me está mirando. Y he allí, Iori miraba a Haruki fijamente. Sus ojos tenían un color de preocupación en Haruki.

—aaaah, ¡que rico huele! ¡Hoy,¿cuál es el menú?!

Haruki nuevamente alzó la voz alegremente.

Por supuesto se vio tan fingido el intento de ocultar su cansancio, que Iori no cambio su expresión, ni dejo de mirarlo.

***

—Gochisousamadeshita.

Todos juntos juntamos las manos y dimos por terminado la cena.

—Hoy estaba delicioso, Kozakura san.

—Me alegra mucho que haya sido de su agrado.

Esa clase de charlas, ya están previstas siempre después de comer.

(Yosh, hoy pude decirlo sin tartamudear……..poco a poco me convertiré en un protagonista apuesto que pueda alabar a las chicas, con naturalidad)

Haruki aún se pone nervioso cuando habla así, y es porque no ha tenido experiencia hablando con chicas. Casi nada.

—Ya, yo voy a poner los platos en el lavadero.

—Yo me voy al ofuro.

Hakua se dirigió para el baño, Roka empezó a lavar los platos. Y como siempre, Iori seguro ayudaría a las dos muy aparte de que ella también se encargaría de la limpieza o cocina de la casa.

—…..Haruki san.

Pero hoy siguió a Haruki hasta la sala.

—¿uhm?¿qué  pasó?

—Este…….es que yo……

Por alguna razón, se trabo un rato con las palabras y luego….

—¿está cansado, verdad?

—Jaja, ¿qué sucede, de la nada me preguntas si estoy cansado?

Después de hablar, Haruki se rió ligeramente. Alegre para no demostrar su cansancio.

—Yo, desde la mañana hasta la tarde trabajo con usted, pero yo vuelvo más temprano……….en cambio, Haruki san, todos los días se queda hasta muy tarde. Usted, es el que más se esfuerza……..yo no sabia de eso…….pero ahora que lo se, quisiera ser su fuerza.

—Nah, Kozakura san, ahora ya haces mucho. Aparte, no puedo dejarles todo a los de medio tiempo.

—Ah, claro. Por supuesto, en el trabajo también quiero ser útil……….pero en casa, tambien quiero serle de ayuda.

—….¿?

Haruki inclina la cabeza, ya que no entiendo el significado. “¿En qué puede serle de ayuda?”

—Es por eso que…………

Después de dudar por un momento, niega con la cabeza, derecha a izquierda. La expresión de Iori cambia una decidida.

—¡Por favor!

Iori se sienta encima de sus rodillas imitando la forma de sentarse del Japón antiguo, y estira su manos enfrente de Haruki.

—……..¿eh?

Haruki sin entender lo que pasaba, se confundió mucho más.

—¡Hizamakura!

—………¿cómo??

Ahora lo entiendo, es por eso que está sentada encima de sus rodillas.

Entendí el significado pero no la razón, dentro de la cabeza de Haruki saltaron muchas dudas.

—……..¿qué?

¿Qué raro?, me quede viéndola por un rato, y ahora Iori inclinó el cuello en señal de duda.

—¡Hizamakura!

Y entonces, de nuevo como si le hubieran dado repetición a la escena, dijo la misma palabra con la misma pose.

—No es que no haya escuchado a la primera.

La boca de Haruki sin querer formo una sonrisa a medias.

—¿por qué hizamakura?

—¡Los efectos de mi hizamakura son excepcionales! ¡Tienes como testigos a Hakua y Roka!

Le lanzo una pregunta pero Iori nuevamente me ofrece su servicio, dándose una palmada en la rodilla.

—ah…….te agradezco tus intenciones pero……

—……..¿esta mal que sea yo la que le de una hizamakura?

Trató de rechazarlo, y ella pone una cara muy triste.

—……………….ok, esta bien. Solo un rato.

Al final, Haruki fue el que se ablando.

—¡Si!

Por otro lado, Iori pone una sonrisa que le llena toda su cara.

—……..bueno, aqui voy. Disculpa.

—…..si si, ¡por favor!

Trato de terminar esto lo más pronto posible, me agacho y pongo mi cabeza encima de los muslos de Iori.

(¿Uohhh?)

Lo primero que me topé fue una sorpresa.

(No veo su cara……)

Debido a un muro elevado, no permitía ver la cara de Iori.

—¿Cómo se encuentra?

—aah, aah, sugoi……

Esas dos enormes cosas parecían como si estuvieran hablando, por lo sorprendente de este acto hizo que dijera lo que pensaba.

—Fufu, yo se lo dije.

Iori recibió las alabanzas de Haruki por su hizamakura, sonriendo alegremente.

—Yosh yosh, eres un buen niño.

¿Esa respuesta le habrá gustado tanto?, porque Iori empezó a hacerle caricias en la cabeza a Haruki.

—Eres muy responsable, todos los días, esforzándote.

El trato de bebé, hizo que Haruki hiciera mueca.

—Hasta muy tarde, debe ser difícil.

Pero,

(…….que inesperado, esto no es tan tonto como pensé……)

Poco a poco fui pensando así.

—Todos contamos con usted, Haruki san.

Debajo de la parte posterior de la cabeza se sentía muy suave, y era acompañada por una dulce voz. No me habían hecho caricias en la cabeza desde que era un niño……….es por eso que lo sentí cruelmente nostálgico. Me percato que mi cuerpo se va relajando.

—Será increíble cuando superes todas nuestras expectativas, yo sé que puedes.

No sé, siento como si el tiempo se hubiera detenido.

—………pero, por favor nunca te sobreexijas. ¿Si?

Esas palabras me regresaron a la realidad de una.

(Ella……está……preocupada por mi….)

Dentro de mi cabeza, ese hecho se expandió.

—……,Gracias, me ayudó muchísimo.

—….ah.

Digo las palabras desde mi corazón y al mismo tiempo me levanto, Iori responde con un sonido como si estuviera lamentando mi decisión.

—Si deseas puedes echarte más tiempo, no seas tímido……

—Nah, ya me relaje lo suficiente. Gracias a ti, podré esforzarme como nunca mañana.

La realidad es que quería estar por un poco más de tiempo.

Sin embargo, pensando también en Iori, está mal hacer que ella cargue con mis cosas……y otra cosa es que algo aquí abajo duro me decía que no podría aguantar más si seguía.

—…….Ya no te preocupes así.

Le mostró una sonrisa a Iori, quien aún no estaba convencida en mis palabras.

—Además, yo disfruto haciendo horas extras porque me gusta en parte.

—…..¿de verdad?

Iori inclina la cabeza por las palabras de Haruki.

—Aah. La empresa en la que trabajamos, el significado aún de las horas extras es muy blanco por decirlo así. De hecho el trabajo, si lo haces ordenado, cualquier puede irse en la primera salida. Pero si quieres avanzar lo de otros días, pues es bienvenido.

Estas palabras no son mentira. Pero Haruki no se anima a organizarse como se debe. Y al final termina saliendo tarde excepto los días en los que tiene un quehacer importante. Pero por supuesto, si no aparece un problema repentino, entonces la salida sería normal. Solo con esa condición.

—Yo ya tengo 6 años trabajando en este trabajo. Entiendo perfectamente cómo uno debe de cuidarse la salud en el trabajo.

Estas palabras al menos son 100% reales. Entiendo lo que debo de hacer para salir temprano, pero simplemente no me animo hacer las cosas y me tomo mi tiempo. Solo eso. Además la realidad es que no abrazo ninguna incomodidad en el trabajo, de hecho es porque estoy cómodo que sigo trabajando.

—Entiendo……Si, usted tiene razón.

Finalmente, las expresiones de Iori dejan ver que ha captado la idea.

—Discúlpame, he propuesta algo inútil.

—No no, de hecho me siento alegre por tu aprecio.

Iori nuevamente se disculpaba, agacha la cabeza y cuando estaba levantando la cara. Allí, yo “POM”, le puse la mano encima de la cabeza.

—Gracias.

—No, ¡como cree!

Mientras que le doy las gracias, sobo su cabeza, dio como efecto de que Iori se sonrojara.

—Onee, ¿hay otro detergente?

Y entonces, Roka viene desde la cocina.

—………..to.

Al ver a Haruki y Iori, pegados, Roka puso una expresión inesperada.

—OYAOYAOYA….¿estoy estorbando?

Y al instante, su expresión cambió a una sonrisa traviesa.

—¡Mo, Mou! ¡No molestes!

Iori con la cara roja protestó contra Roka.

—hmmm, ¿el detergente, verdad? Entonces creo que………..oh, disculpe, Haruki san.

Después de eso, una vez más agacho la cabeza se paró y se fue hacia la cocina.

(……..Rayos. Todo paso tan natural pero perfectamente lo que hice, puede ser tomado como un acoso sexual……..Ya deja de actuar como un protagonista cool, en serio que no va conmigo…..)

Me quedo viendo la mano con la que agarre la cabeza de Iori, ahora me pregunto porqué no se defendió.

—neeee neee, Haruki kun. ¿Acabas de probar una hizamakura?

Roka quien por alguna razón se acercó a Haruki quien se había quedado solo en la sala.

—¿Cómo estuvieron las reliquias de Onee?

Acto siguiente, sonriendo sigue preguntando.

—…….No digas cosas que se puede malinterpretar.

Haruki trata de corregir esa manera de hablar que no le gustaba. Y luego,

—Maaa, estuvo bueno.

Respondo, desvío la mirada y me rasco el cachete.

—Nihihi, ¿si o no? Muy bueno a que si. Esos atributos de Onee. Perfectamente te podrían robar la plata.

Porqué será que al pensar en la idea de ver a Iori poniendo un negocio dando como servicio su hizamakura, hizo que me molestara.

—Pe-ro.

Roka se acercó a Haruki, y con un tono hechizante le habló cerca de su oreja.

—El mío también es muy bueno. Y si fuera Haruki kun, el que me lo pidiera. Gratis, se lo dejaría……Okyakusan, ¿ahora me toca a mi?

—Oye……

Iba hacer un comentario cuando de repente empiezo a dudar. Y,

—…….¿están hablando cosas ecchi?

Hakua pasaba por la zona, y se me queda viendo.

—Fufunn, la verdad es que…..

—No, Roka Chan. ¡Sera malo para la educación de Hakua!

—Lo sabía, estaban hablando cosas muy malas……

—¡Es un malentendido!

—¿Roka?¡Por favor, no dejes a medias el lavado de la ropa!

—Si, si. ¡Ahí voy!

Y así son,

Todos las noches desde que llegaron a la casa de Hitomi, las hermanas Kozakura han cambiado la rutina.

***

Después de eso eventos,  al día siguiente. Ya había pasado la primera hora de salida.

—Hitomi kun.

El gerente Momiyama agitando su barriga, visitó el escritorio de Haruki.

—Disculpa pero, ¿crees que puedas adelantar los documentos para la presentación con el cliente que tenemos en la siguiente junta? Ese donde explica el procedimiento del nuevo sistema. En una hoja completa, bastará.

—Si, enseguida.

Haruki recibe el pedido del gerente Momiyama con un tono ligero.

Dentro de su cabeza, alinea este proyecto en su agenda, calculando el tiempo que le tomará.

(Ahora lo último que tenía agendado para hoy era la review de…..Momoi, luego de ese el nuevo proyecto. Y así creo que sí alcanzó para última salida.)

Llegó a esa conclusión y me pongo a recordar lo acontecido anoche.

—“Pero, por favor nunca no te sobreexijas.¿si?”

La voz de Iori resuena en mi cerebro.

—………Este, esos documentos, ¿también puedo hacerlos mañana, no? Es que pienso retirarme en estos momentos.

—….¿je?

Pregunto y la voz de un sorprendido gerente Momiyama resuena en la oficina.

—Aah, uhm. Por supuesto, como gustes……..

Esa reacción sorprendida y blanda a de ser porque no esperaba que Haruki dijera esas palabras.

Lo habitual era que Haruki decía si a todo, y termina acumulándose de trabajo pero hoy no ha sido así.

(La otra noche me pidió que ya no me esté matando trabajando, no puedo hacer que se vuelva a preocupar. Volviendo a llegar tarde)

Ayer me dije a mi mismo esas palabras, las recuerdo y me pongo en acción.

—Momoi, ¿cierto que esa review que me encargaste, no es con prisa, verdad? Lo siento, pero lo postergó para mañana, ¿Si?

—Eh, Sí, claro. No hay problema.

Justo pasaba caminando Kanna, así que verificó si puedo postergar la tarea, ella se queda parpadeando parada por la sorpresa.

—……..Senpai, ¿hoy hará esa “una tarea algo tonta”?

Acto siguiente, usa la palabra que anteriormente había usado Haruki para preguntarle a este.

—Si……ah, digo….

Haruki primero asiente pero luego niega con la cabeza.

—No es una tarea tonta, es una importante y grande………..y serán todos los días, creo.

—………¿?

Dije básicamente lo que pensaba y Kanna se quedó con la duda.

***

Así claro como le dije al gerente Momiyama, al instante agarré mis cosas y me fui a casa.

—Tadaima.

Haruki entró a su casa pero esta vez no con tanto peso sobre los hombros.

—¡¿qué? ¿La voz de ahora, no es la de Haruki kun?!

—…….acaba de llegar, en el peor de los momentos.

Desde la sala, se escucha el sonido de pasos acelerados.

—……..¿pasó algo?

Haruki puso su mano sobre el cerrojo de la puerta de la sala, mientras que en la cabeza solo tenía preguntas.

—Ah….ah….¡Haruki san, espe…..!

Dentro se escucha a una nerviosa Iori pero fue muy tarde, la puerta ya se había abierto.

—……¡¿Uoo?!

Haruki se despojó sin querer de su vista debido a la alta proporción de color de piel en la escena que saltó a sus ojos.

—kya….!

—¡Esp-Espera, Haruki kun……..!

—……..pervertido.

Parece que estaban justo cambiandose, las tres estaban medias vestidas con uniforme. Iori y Roka trataban de cubrir sus pechos con sus manos pero por los nervios no tenían éxito. Y de hecho, por el lado de Iori , ella los presionaba y lo hacía resaltar aún más. Hakua relativamente logró tapar sus partes privadas, pero no paraba de mirar molesta a Haruki.

—¡Lo si-siento!

Desesperado doy media vuelta, y afuera cierro la puerta sin ver atrás.

(Hubiera sido bueno haber llamado para avisar de que iba a venir más temprano…….)

Haruki ahora que era tarde pensaba.

(Ahora que me doy cuenta, ¿acaba de ocurrir un evento ecchi de un típico eroge, en la realidad?……me siento suertudo pero a la vez siento que he hecho algo ilegal y creo que el sentimiento ilegal es mayor.)

Me dirigía hacia mi habitación con el pecho doliente cuando,

—…….¿ya llegó esto?

Al frente del cuarto, me di cuenta que estaba una caja con una etiqueta que tenía escrito un logo de un sitio web de pedido a correo. Parece ser que cuando no estaba presente Haruki, una de ellas lo dejó al frente de su cuarto.

—……..Será mejor, que me haga cargo de esto.

Haruki dirige sus piernas hacia el cuarto que se encontraba al fondo para abrir la caja, también como para relajarse a sí mismo.

Haruki llama este cuarto “El cuarto otaku”, el cual como su nombre indica, es un espacio específico para hacer cosas otakus. Pero ahora solo es un lugar donde habré cajas de ese tipo.

—¿qué es esto?¿ Un blu ray?”niña reina Demonio da su primer beso que da comienzo a todo”, ……..Aaah, Koeda chan hizo de la heroína principal en este anime de madrugada.

Mientras abro la caja se me cae la sonrisa porque ya ni yo sé que he pedido.

—Está bien, es algo que me gusta pero…….¿lo llegaré a ver?……ya vi el resumen que había por internet, así que creo que no…….igual no tengo el tiempo como para estar viendo.

Haruki hablaba consigo mismo mientras que al mismo tiempo suspiraba. Por tener vida de un esclavo del trabajo, no le alcanza el tiempo para hacer cosas que le gusta como las otakus, así que dentro de su habitación hay muchas cajas no abiertas, que tampoco tienen fecha para abrirse, solo están tiradas. Cuando conseguí trabajo me excite y compré un monitor gigante y caro, pero ahora solo está lleno de polvo.

Esos días sin sentido, sin tiempo para gastarlos en sus hobbys y vacíos, era la rutina de Haruki.

Sin embargo, eso………era antes.

—iyaaa. Jaja. Haruki kun, has tenido suerte para poder haber apreciado el espectáculo de antes.

Los pensamientos de Haruki estaban en el fondo Del Mar, por eso que olvidó que había más personas presentes en su casa, al escuchar la voz que venía detrás, su cuerpo tembló.

—¿O puede ser que………ese era tu objetivo? ¿Oyó?

Haruki estaba hecho piedra, giró un poco la cintura y vio que Roka había ingresado en el cuarto.

—¿a que fue espectacular? Ohhh.

Al escuchar la voz más cerca, hizo que la espalda de Haruki goteara un desagradable sudor.

Me pongo a recordar, los sucesos de hace más de 10 años atrás. Cuando se burlaban de mí, mis compañeros de clase.

—Ah, este lo conozco. ¿Es ese que trataba de una heroína que cuando besaba al protagonista obtenía poder, no?

Me esperaba que se burlara de mí, pero no lo hizo.

—Cierto, ¿creo que así se hacía, no? Así……

—¡¿Esper…….?!

Roka acercó su cara con una expresión de una diablilla, y Haruki nervioso trato de dar media vuelta. 

—¡Owa!

—¡kyaa!

Por tratar de voltear así como así, perdí el balance, he instantáneamente me sostuve de los hombros de Roka.

El resultado fue “DOM”, el sonido fuerte de los dos al caerse en el pasadizo.

—me dolió…….¿qué es esto?……

Trato de pararme y estiro mi mano, cuando me topo con algo muy suave.

—Har-Haruki kun, tu mano……

Siento un mal presentimiento pero aún así abro los ojos, y veo a mi mano agarrando fuerte el seno de Roka. Subo un poco más  mi vista, y observo la cara de Roka roja como un tomate.

—¿Roka?¿El ruido de antes de que era?

Iori llegó desde la sala y asoma su cabeza.

—………

Entonces mira a Roka y Haruki, y se queda hecha piedra.

—¡Roka, tú de nuevo………!

—Onee, ¡¿qué acaso para ti no existe la palabras “posiciones de los cuerpos”?!¡Por donde sea que lo veas, en esta ocasión soy yo la víctima!

—¿cómo? ¿Haruki kun?…….

—Espera, ¡Fue un accidente, ni saques conclusiones!

Los ojos de duda de Roka y los ojos de pena de Iori hacia Haruki, se hicieron más fuertes.

—………Esto es….

Hakua quien iba caminando toda tranquila, se acercó rápidamente y miró el blu ray que tenía en la mano Haruki.

—Kisumahou……y encima es de primera edición.

Los cambios en su expresión son pocos pero se ve como sus ojos brillan.

—-…….Hakua chan, ¿lo conoces?

—Si, es el que más me gustó de esta temporada.

Hakua que se había agachado para ver el estuche, se levanta y asiente haciendo un sonido por la nariz.

—Ahora que lo dices, Roka chan, también parecía conocerlo…….

—Cuando pasaba tiempo de calidad  con Hakua, veíamos los animes de temporada. Ese fue el  más divertido de todos.

Haruki se demoró en pararse, Roka desvío la mirada porque aún tenía la cara roja.

—Ya, ya, ¿entonces usas esta habitación para ver ………esas cosas…….?

—¿esas?, ¿cómo a qué te refieres ?

Iori sin entender nada inclina la cabeza al lado, y pregunta con miedo.

—Nosotras bueno más Hakua se toma en serio estos animes.

—Yo, me lo tomo en serio.

Roka acaricia su cabeza de Hakua con una expresión que pensé que no tenía, y por alguna razón, Hakua saca pecho como si estuviera orgullosa.

—Pero, Roka nee también es increíble. Ella me cose disfraces para cuando hago cosplays.

—Jee, ¿de verdad?

Me sorprendí muchísimo, por el hecho de que Hakua haga cosplays y Roka se encargue de sus disfraces. Hechos que ni en mi vida me había imaginado.

—Fufun. Ya con todo eso, soy una mujer hecha y derecha.

Después de señalarse con el dedo a sí misma, Roka sonríe como nos tiene acostumbrados, traviesamente y se acerca a Haruki.

—¿y en las noches……..? Ya puedes ir a atacarme, cuando quieras, Ha-ru-ki kun.

—Mou,¡Roka! ¡No lleves la conversación a esos temas!

En esta ocasión, en vez de molestar a Haruki, las palabras provocativas de Roka molestaron a Iori.

Roka se mata de la risa al ver la cara sonrojada de Iori.

(Verdad, Roka chan suele decir muchas cosas pero en realidad es muy inocente……)

Recordó lo acontecido antes, cuando se sonrojo por lo que hice, y me crucé de brazos.

—Oniisan……¿puedo entrar?

—¿hmm? Aah, si, como gustes.

Le respondo asintiendo, Hakua con una actitud curiosa pisa rápidamente dentro del cuarto.

—¡Fuoooo…..!

Y entonces levanta la voz exclamando su sorpresa.

—¡Este es una montaña de  tesoros…….!

Sus ojos brillaban más que antes, y caminaba dentro del cuarto como si no tuviera nada que hacer, y se quedaba mirando.

—Particularmente, esta parte. La mercancía de Koeda chan……desde la canción con la que debutó…….hasta la última  canción que ha sacado, todos estan y encima están ordenados por fechas…………..y además, todas son primeras ediciones………¿hasta esta su firma que solo se puede ganar si ganas en un lotería?………..si alguien se pusiera las ganas para coleccionar todo lo que está aquí, se quedaría sin dinero antes de conseguir la mitad……

—Ohh, ¿con qué te has dado cuenta de su valor?

Las alabanzas de Hakua sacaron el lado otaku de Haruki.

—Haber, Hakua chan, ¿conoces el ranking?

—Yes…..aunque sea joven, estoy en el último puesto del top 10 de Koedan

Cierto, es el diminutivo que nos damos como fans de Kuzumaki Koeda.

Hakua y Haruki se quedan viendo por un rato.

—………..,mucho gusto.

Entonces los dos al mismo tiempo estiran las manos, y se dan un fuerte apretón de manos.

—Esos dialectos, no lo entendemos nosotras.

—Ah, jaja…….

Justo cuando Roka y Iori ponían unas sonrisas infelices, Hakua desvía la mirada hacia a otro punto que alcanzó su atención.

—….¿este es? ¿No lo puedo creer, tienes un disco de Unit?…..

Los ojos de Hakua chan se fueron para la cómoda donde estaba toda la mercancía de Koeda, y se dio cuenta del valor del single song CD.

—ojo, para que te des cuenta de eso, muestra tus grandes conocimientos.

Haruki saca el CD, y se lo pasa a Hakua. En el estuche, habían fotos de muchas mujeres, a la primera mirada te das cuenta que es un estuche de una canción de unas idols sin nada en especial. Este diseño no se ve mucho en los CD de las seiyu, pero es porque no es uno. Estas chicas del estuche, no son seiyus. Es una esquina esta Kuzumaki Koeda, cuando aún no era una seiyu.

—Este CD es cuando Koeda chan pertenecía al grupo idol Unit, antes de pasarse a trabajar como seiyu.

—…….es la primera vez que escucho. ¿Koeda chan, tuvo ese historial?

—No me sorprende. Hasta la propia Koeda ha demostrado que siente que esa parte de su historial es oscura. Porque aunque fueron idols, no llegaron a ser tan conocidas. Es porque que este CD solo vendieron unas cuantas copias.

—Eso significa….¿que es legendario?

—Si, algo así. Yo lo compre cuando adquirí el disco con el que hizo su debut Koeda chan, así que en ese  tiempo su precio del disco idol estaba por el piso. Su precio ahora es muy diferente, llegando a costar más de 100 000 yenes.

—¿más de…..? ¿Waaa…?

Hakua levanta la voz en exclamación, y se le resbala el CD, pero nerviosa lo atrapa con las dos manos antes de que vaya al suelo.

—Bueno, igual aunque siga subiendo el precio, no creo que lo venda……

—¡Se lo……devuelvo!

Recibo el CD que unas a manos temblorosas me lo pasan, luego, Hakua suspira aliviada.

Haruki se queda observando el CD, y cierra un poco pero no todo el párpado de sus ojos.

—A pesar, de ser la primera vez de Koeda chan en este mundo, de verdad que fue increíble. Se me pusieron los pelos de gallina al verla. Comparándola con las otras chicas, ella sola parecía que volaba en el espectáculo, desesperadamente se hacía  notar……….Es por eso que yo, cuando paso por problemas, cuando creo que no puedo seguir adelante, tengo la manía de escuchar esta canción. O sino, me quedo viendo la imagen del estuche. Y entonces, me rellena de energía para seguir esforzándome. Como fan de esta exitosa seiyu, saber que ella dio todo de sí para llegar a donde está ahora, hace que yo mismo no quiera quedarme atrás. Bueno algo así. La cosa es que este es mi más grande tesoro.

Es verdad que gracias a esta costumbre he podido salir adelante en muchas ocasiones difíciles.

Sin hablar de metáforas, este CD ha salvado de muchas a Haruki.

—Oniisan…..

Haruki regresa al presente porque Hakua lo llama.

—Lo siento, dije algo vergonzoso……

Pongo una cara triste y me rasco la mejilla.

—Claro que no.

Hakua negó con la cabeza.

—Es gracias a todo el esfuerzo que le pones usted, oniisan. Que nosotras podemos vivir sin ningún problema. Yo, estoy muy agradecida contigo, oniisan…….gracias por todo y por tanto.

Y agacha la cabeza.

—Iyaa, Hakua, si que dices buenas cosas. Yo también todos los días pienso lo mismo.

—Rokanee…….deberías avergonzarte de robarle los comentarios a tu imouto.

Roka se mataba de la risa mientras le da unas palmadas a Hakua, y ella le responde deprimida.

—Yo, Yo, ¡Yo, por supuesto, también le estoy agradecida por todo!

Iori nerviosa agacha la cabeza mientras da las gracias, ¿tal vez porque era la única que estaba callada?

—Nah, no es necesario que de nuevo me digan gracias……

Haruki fuerza una sonrisa y sacude las manos.

—Por cierto, ¿oniisan?

Hakua nuevamente levanta la cara.

Y entonces, la veo debajo del hombro que me pregunta.

—¿Yo puedo venir de vez en cuando a este cuarto?

—Por supuesto, cuando desees.

—¡Gracias………!

Haruki asiente y Hakua sonríe.

Esta es la sonrisa más sincera que la he visto hacer dentro de los pocos días en los que hemos estado viviendo juntos.

—Oniisan, una cosa más…….

Hakua hablaba normal pero de la nada cambió, ahora como que le costaba decir lo que pensaba.

—¿Qué sucede?No seas tímida, dime lo que quieras.

—Ok…….

Haruki la convence y ella levanta su cara algo sonrojado.

—¿Puedo llamar a Oniisan……Harunii?

—¿Hmm? Así como lo dije el primer día, ustedes me pueden llamar como quieran, no tengo problema alguno.

Sinceramente, hizo saltar el corazón de Haruki las palabras de Hakua pero igual asintió con calma.

—Ooh…….

—Hakua, tú………

—……….oigan las dos, no se han irrespetuosas. Solo le estoy mostrando mi respetos a mi camarada.

Hakua calla a las los dos, quienes  se exclamaban por lo que dijo, en un dos por tres.

—Aaah, pero, a cambio……….digo, si puedes. En otra ocasión, quisiera ver a el cosplay de Hakua chan. Estoy seguro que debe verse muy Kawaii.

—¿ka-kawaii? Obvio, que………no.

Primera vez que veo su lado avergonzado.

—Haruki kun, lo sabía. Eres un lo……..

—No, no….la veo solo como padre a una hija,………,bueno, tal vez……

Susurro para que mi voz no alcance a escucharse por sus oídos.

—Pero, discúlpeme. Es imposible que le muestre algún cosplay…….porque no traje ningún vestuario…..

—Nah, no es algo para que te disculpes. De hecho, lo siento por pedir algo raro.

Hakua agacha la cabeza pidiendo su perdón, y Haruki sonríe y sacude las manos.

—Verdad, ahora que lo dices. Desde que llegaron a esta casa, no trajeron consigo ninguna ……….ma….leta.

En medio del palabreo, Haruki se da cuenta de algo importantísimo.

Mira a Hakua de pies a cabeza.

Viste un uniforme.

Voltea y mira a Iori y Roka.

Por supuesto, también visten sus uniformes.

—……….¿? x3

Las tres reciben la mirada de Haruki y se quedan con un signo de interrogación……..todas ellas vestían uniforme.

***

—¡Haruki san! ¡Por favor, ya basta!

—¡Nop, permitirme hacerlo! ¡De lo contrario, no podré dormir tranquilo!

Haruki se encontraba discutiendo con Iori y al costado estaban Roka y Hakua.

—¿las mujeres también necesitan un rizador o no? Y ya que estamos aquí, mejor compro también un secador de pelo. Ah, verdad. Lavar los cubiertos y platos de 4 personas, debe ser difícil. Comprare objetos para el lavado de estos.

Los cuatro juntos fuimos a visitar el shopping mall.

Haruki se había dado cuenta de que las hermanas Kozakura habían venido a su casa solo con lo que tenían puesto, así que decidió resolver eso a toda prisa. Y encima cuando descubrí que ellas lavaban su uniforme y esperaban a que se secara en el cuarto desnudas……………y ya que estamos aquí, compremos todo los que necesitamos, así con ese espíritu nos dirigimos al mall. Ahora estamos en la zona de electrodomésticos, y Haruki ve las etiquetas que indican los productos y lo va escogiendo.

—Cierto, ¿ya estamos a mitad de las vacaciones de primavera? Eso significa que próximamente necesitaremos hojas bond y otras cosas escolares……verdad, ¿y cómo están haciendo con los cepillos de dientes?

—Para eso si trajimos con nosotras esas cosas individuales……..¡porque sino lo hubiéramos pasado mal!

Iori se para de frente de Haruki, quien caminaba a ritmo ligero.

—¡Para nosotras es suficiente con que nos dejes vivir…..!

—Eso dices, ¿pero seguro que lo han estado pasando mal por la falta de algunos objetos?

—Eso, eso, bueno, si……..

Iori, quién no tiene la costumbre de mentir, desvía la mirada.

—Perdón, por no haberme dado cuenta antes.

—No, ¡Haruki san no se disculpe! Usted ha hecho mucho por nosotras, ¡Por favor es suficiente…..!

—yaaa, yaaa, onee, tranquilízate. Está saliendo de él la idea de comprar, después de todo.

Roka se mete entre la discusión entre Iori y Haruki, y se encoge un poco de hombros.

—¿Haruki kun?……¿Esto se paga, con el cu-er-po, no?

—¡Ent-Entiendo, con el cuerpo……!

Roka le guiña un ojo a Haruki, Iori al ver y escuchar esto asiente y se sonroja.

—……….¿Te refieres a ponerse las pilas en los quehaceres del hogar, no?¿Roka chan?

—Saaaa, eso depende de Haruki kun.

Roka sonríe hablando en doble sentido, como si estuviera apuñalando con una aguja fina.

—¡Entonces, onee, ya no seas tímida! Además, ¿el otro día no dijiste que con el cuchillo de casa es difícil cortar?¿qué  más?¿no querías una olla más grande?

“POM” Roka pone su mano encima del hombro de Iori.

—¡Es-Espera Roka………!

—No, no, ¡Escúchame, rechazar esta generosidad es faltarle el respeto!, ¿si o no, Haruki kun?

—Bueno si algo.

Me lo pregunto informalmente pero la realidad es que Haruki piensa que no debería de ser tímida.

—Ok, entonces……..este, si es verdad de que quiero una nueva olla y un nuevo cuchillo pero Me alegraría que la próxima vez me pueda llevarme a una ferretería de segunda. Ehm, también no nos sobran esponjas, los ganchos y entre otras cosas están severamente degradados, por lo que me gustaría comprar una variedad de artículos alrededor de 100 yenes………..y también…….ah, y eso que el otro día……..

Parece que hacía falta muchas cosas porque Iori miró hacia arriba y empezó a contar con sus dedos la lista de lo más necesario.

—Okok, vamos por orden. Si recuerdas a mitad de camino alguna otra cosa que necesitemos, no seas tímida y dímelo. La elección de ropa puede que les tome tiempo así que dejémoslo para el final, ¿está bien?

—Si, no hay problema. Muchísimas gracias por su amabilidad.

Y así se decidieron los planes, nuevamente todos volvimos a caminar………….cuando Haruki se dio cuenta que no todos caminábamos, Hakua se había quedado parada.

—¿Hakua chan?

—…….Ah, perdóneme. Ahora voy.

La llamo y se acerca enseguida, pero lo que ella estaba viendo fijamente era….

—……..¿Web camera? ¿Tienes interés en esto?

—¿Hmm……….?

Hakua asiente vergonzoso ante la pregunta de Haruki.

—Tengo interés en lo que hacen los Streaming …subir a la red, mis Cosplays, sería divertido……

—Jeee, ¿de verdad?

Si me lo hubiera dicho antes me hubiera sorprendido mucho pero ahora que conocí que Hakua tiene un lado otaku, y rivaliza conmigo en conocimientos, ya no me parece tan fuera de lugar.

—Ya, entonces también compramos este. ¿Te falta el headset? Y la computadora, pues estará bien con la mía…….verdad, creo que si tiene un programa para editar vídeos justo para esto.

Haruki relajado coge la webcam y un headset.

—¡Ha-Harunii, sería demasiado……..!

—Está bien, igual no está tan caro.

Pongo mi mano,que no sostiene nada, en la cabeza de Hakua, quien estaba intranquila, y le doy caricias.

—Haruki kun, lo sabía tú eres……

—Es de padre a hija……..ok, padre e hija.

Las mayores estaban susurrando entre ellas, hago como que no las escucho.

***

Terminamos de comprar todo lo necesario para el día a día en un solo recorrido, y nos encontrábamos todos enfrente de la entrada de una tienda de ropa para mujeres.

—Ya miren, aquí les doy la tarjeta, compren lo que deseen.

Dijo, Haruki. Sacó del bolsillo su tarjeta de crédito y les dio.

Esta tienda era una común, así que sabiendo de antemano de que no encontrarán una prenda de vestir cara, y porque creo en ellas por el poco tiempo que hemos pasado de que no gastarán cosas en vano.

—Ah, si……

Iori hasta ahora se había esforzado por rechazar pero parece que por fin se rindió y lo aceptó con una cara honesta.

Pero,

(…….cómo decirlo, ¿su expresión lucia triste……?)

Haruki no logro entender el significado de esa expresión.

—Nono, Haruki kun. Aquí es donde entras tú.

Roka puso sonrisa que por donde sea que se vea decía que otra vez pensaba en una travesura, y me golpeó con su codo por un lado.

—¿Por qué?…………si la ropa no es tan pesada, ¿obvio que no es necesario un hombre?

—Mou, Haruki kun, tú no entiendes el corazón de las mujeres, ¿verdad?. Si nosotras vamos a elegir ropa entonces quisiéramos escucharla opinión directa de un chico.

—¿Ganan algo escuchando mi opinión?

—……….ja.

Haruki inclina la cabeza a un lado y Roka suspira.

Al lado, Hakua se encoge de hombros y murmura “yareyare”

Por otro lado, Iori mira con estrellas en los ojos a Haruki.

—¿qué sucede, chicas…….?

—Ya no importa, ¡igual ven!¡Podrás ver en primera fila el desfile de modas de unas hermosas hermanas!

Roka le jala el brazo, y al final, Haruki termina entrando a la tienda.

(¿Ser arrastrado por una chica hacia una tienda de ropa para mujeres…..? No puedo creer que esta clase eventos se estén dando en la vida real…….el mundo 2D no está tan lejos de la realidad, creo…….)

Me quedo atrolandado pensando.

Y así se dio inicio al desfile de modas dentro de la tienda.

—Mira Haruki kun, ¿este es el bueno creó? Hace resaltar los encantos de Onee, ¡sus pechos!¡muy sexy!

—A Ionee le va mejor algo más cubierto…….¿tú también piensas eso, Harunii?

Sin embargo, desde antes la única que está haciendo de modelo es Iori. Entramos a la tienda y rápidamente, Hakua y Roka empezaron a competir por encontrar la ropa más atractiva para Iori. Aunque a Haruki no le importaba mucho eso. Lo único fastidioso era,

—………¿Por qué me preguntan a cada rato mi opinión para todo?

Ese era el único punto que no llegaba a entender.

—Eso es porque………

—¿Nee…….?

Las dos se miraron por un rato y parecían que se entendían y todo, ¿será que inventaron un dialecto para usar como hermanas?

—Kozakura san, seguro también debe de odiar de que yo esté opinando.

No hay de otra, trató de lanzarle una escapatoria a Iori.

—¡No! ¡Yo quiero gustarle a Haruki kun!

En cambio, me responde fuertemente, con algo que no me espera. Me hace entrar en confusión.

—…….Ah, ah,¡no eso no! ¡Me equivoque!

Se demoró un poco, pero la cara de Iori se pintó de rojo.

—¡Sino que quiero encajar con los gustos de los hombres! No, eso suena como si fuera una chica fácil, ¡Eso también está mal! ¡Quiero decir que quiero gustarle a un hombre en especial! ¡Dije un hombre en especial pero no es que tenga uno en mente digo ósea si existe pero……….!

—Ok, ya entendimos, ¿qué tal si te tranquilizas?

Los ojos de Iori empezaron a dar vueltas así que tocó su hombro para que se calme. Oh no, la mirada de los demás clientes se fijan en mi. Para empeorar, los clientes dentro de la tienda en su mayoría eran mujeres, siento que no encajo aquí, es incomodo.

—Cierto, Onee. Por ahora relajémonos, ¿si?

—Ionee, con calma.

Hakua y Roka se añaden en la ayuda y logramos regresar al modo normal a Iori.

—Lo-Lo siento mucho. Me deje llevar…….

—Ajaja…….está bien. No pasa nada.

Haruki ya se había acostumbrado a este tipo de charlas de reconciliación debido a lo mucho que había visto esta escena.

—Cambiando de tema, ¿Ustedes dos aún no han elegido sus ropas? Por favor vayan de una vez, porque tampoco hay que hacerlo esperar mucho a Haruki san. Eso sería malo, ¿entienden?

—Si x2

Roka y Hakua asienten a lo dicho por Iori y se dispersan dentro de la tienda.

—……Por cierto, Haruki san.

Luego de verlas cómo se iban alejando, Iori aún sonrojada trata de ocultar su cachetes rojos levantando los dos conjuntos de ropas.

Esos eran los dos conjuntos que habían seleccionado tanto Roka como Hakua.

—¿Cual le gusta más?

—………..si tuviera que elegir uno sería el que eligió Hakua chan.

Después de un momento de silencio, Haruki señaló la ropa con menor exposición de piel.

—¡Comprendo! ¡Entonces elijo este, voy a comprarlo!

“PAM” Iori sonríe y sus ojos brillan al ver la ropa que Haruki señaló y abraza el conjunto de ropa.

—Nah, de verdad. No deberías de tomar en serio mi opinión, apesto para esto…….

—Nop, ¡De hecho, yo desde un principio ya me había gustado este!

—¿de verdad?……Entonces, todo bien, si a ti te gusta……..

A Haruki no le quedó otra que asentir al inexplicable cariño que ahora Iori le tenía a esa ropa.

—Una cosa más, seguro se le hace incómodo estar dentro de la tienda, así que si se va a esperar afuera, no hay ningún problema.

—¿Hmm……? Pero ya que ya llegue hasta aquí, mejor me quede hasta el final.

—Ah, no, es que……

Iori mira hacia otro lado, sus palabras se vuelven fangosas……..esa mirada es hacia al frente, Haruki también voltea para ver.

—Es que después, también quisiera comprar uno nuevos de esos……..

A dónde se refería era la sección de ropa interior.

—¡oh, claro. Sisi por supuesto! ¡Ya me voy, los espero afuera!

Siento que me voy a poner colorado en los cachetes, y  doy media vuelta…………y entonces en una esquina se escucha,

—……..¿acabo de escuchar la voz de senpai?

Dentro de la tienda, encontré una cara conocida.

(¡¿Geee, Momoi?! ¡Si me encuentra con Kozakura san, será mi fin! ¡Debo esconderme!)

Pienso eso y miro a Iori a los ojos, ella asiente como si hubiera entendido lo que trataba de decirle con señas.

Es como si hubiéramos  desarrollado una comunicación solo con el contacto visual, por haber vivido en la misma casa estos días.

Haruki rápido se agacha y se esconde detrás del estante de exhibición.

Por otro lado, Iori,

—¡Buenas tardes, Momoi san!

Avanzó hacia Kanna y dobló la cintura.

(¡¿Qué hace, por qué acaba ella misma de ir a buscarla?! ¡¿Qué pasó con lo que acordamos con el contacto visual? !

Es como si NO hubiéramos desarrollado una comunicación solo con el contacto visual, por haber vivido en la misma casa estos días.

—Ara, Kozakura san, qué casualidad encontrarte aquí.

—¡Si pura casualidad! ¡Que suerte! ¡Qué fortuito encuentro!

—¿Por qué te tomas la molestia de usar palabras complicadas de diccionario……?

(Oh mierda, acaba de salir recién al ring y Momoi ya empezó a dudar.)

Sin verla directamente, solo con escuchar el tono de su voz, lo ayudó a darse cuenta. Los cachetes de Haruki se enfriaron y empezó a sudar.

—¡Es que estaba practicando lo aprendido en clase de comunicación!

—Eso es muy bueno. Que aplicada eres. Por cierto, ¿has visto por algún lado a senpai……..Hitomi san ? Antes, sentí como si hubiera escuchado su voz.

—¡Por ningún lado lo he visto! ¡ No he tenido el privilegio de ver Haru……Hitomi san!

—¿Por qué ahora hablas muy formal? Bueno está bien. Parece ser que fue cosa mía. Me lo habré imaginado. Últimamente, la sombra de senpai……huele a que está saliendo con alguien. Así que pensé que estaría con su novia aquí.

—Eso no lo creo. Haru…..Hitomi san todos los días regresa de frente a casa.

—…….¿cómo sabes eso?

El tono de Kanna cambia a uno severo.

(¡Ibas bien hasta la mitad y al final cómo puedes arruinarlo así…..! ¡Y Momoi, ¿por qué preguntas tanto por mi?! ¡¿Acaso estás enamorada de mi?!)

Haruki sin ser guiado llegó por sí solo a la verdad pero no había nadie que le pudo haber dicho que había acertado.

—Este, no…….¡mi casa esta cerca a donde se hospeda Haruki san! ¡Es por eso que lo veo mucho!

(¡Yosh, nice, Kozakura san. Lo hiciste genial!)

—¿qué de verdad?……..por cierto, Kozakura san. Desde antes como que te trabas y te corriges pero ahora perfectamente acabas de decir “Haruki san”, ¿no?

(¡Pensaba que todo había salido bien, pero me confié!, ¡ya me había acostumbrado a que me llamara así que ni me di cuenta!)

—¡Eso es porque…….! ¡Por eso! ¡Es que esa esa forma por la cual quisiera llamarlo, así que de vez en cuando se me escapa!

(¡¿Qué diablos es esa excusa?¿Con eso a quién engañarías?!)

—-…….Ya veo.

(………¿cómo?)

—Esas cosas siempre hay, no te culpes.

(¿Qué?  ¿Eh? ¿Funcionó…….? ¿Por qué……?)

—Este…..¿Momoi san también piensa lo mismo?

—………..obvio, de vez en cuando me lo planteo.

(¿Ehh……? No entiendo como pero funciono, ¿debe ser cosas de mujeres?)

—Por cierto, Kozakura san, ¿qué estás buscando?

—Ehm, ropa interior.

—Ohh, ya entonces ¿puedo acompañarte? Deseo escuchar la opinión de una chica más.

—¡Si, para mi sería un gusto!

(Ufff, uffff, por ahora la ha engañado…….debo de escapar antes de que me encuentren.)

Haruki da comienzo a su escape, doblando las rodillas, rodeando la estantería de exhibición.

—…….hablando de eso, Kozakura san. ¿Esos son talla F?

—Ah, este, nop……últimamente, uso talla G…….

A un instante después, sin querer escuche la conversación y detengo mis pies.

Si se refieren al alfabeto, y son chicas, entonces solo pueden referirse a una sola cosa.

(A, B, C, D, E, F……..)

Haruki contaba con sus dedos, cuando de pronto regresó a la realidad.

(Ahora no, primero tengo que escapar de aquí…..)

Y justo cuando comenzaba a avanzar.

—No lo puedo creer, son talla G…..a senpai les gusta las tetas grandes, será mejor que no baje la guardia…..

(¡¿Cómo sabes eso, oye?! Y ¡¿cómo que “será mejor que no baje la guardia”?! ¡¿Estás pensando de que yo le pondría una mano encima a una chica de preparatoria que trabaja medio tiempo?!)

La voz de Kanna asustado por el peligro hiere mi corazón.

***

Dejando eso de lado, al final pude salir de la tienda de ropa sin que Kanna se diera cuenta.

Haruki estaba al frente de la tienda, sentando en una banca, esperando que salieran las hermanas Kozakura.

(Sate, ¿cuánto tiempo les tomará………?)

Para matar el tiempo se fue a dar unas vueltas por donde estaba sus “quehaceres importantísimos” y todavía nada. Saco mi smartphone, y empiezo a ver algunos sitios webs.

Y cuando ya estaba concentrado leyendo alguna noticia.

—¡…..waaa!

—¿?

Porque le gritó muy cerca, Haruki tiembla y sin querer casi deja caer su smartphone.

—jeje, ¿te sorprendiste?

Levantó la cara y me encuentro de frente la cara de Roka.

—¿Roka chan……?

Haruki al darse cuenta que sus latidos aún están apresurado, fuerza una sonrisa.

—Has sido muy  rápido. ¿Y las demás o solo ha terminado Roka chan?

Luego, al darme cuenta la falta de dos individuos, pregunto.

—Hmm, yo fui la primera en ir a caja y comprar lo mío.

Dice, y Roka levanta la bolsa que tenía en manos.

—Pensaba que Haruki kun se sentiría solitario.

Y entonces sonríe y acerca la parte superior de su cuerpo hacia mi.

—¿Cómo estuvo la espera?¿me extraño?

En ese momento, pude ver su sostén porque su camisa estaba audazmente abierto hasta el pecho.

—¡Ro-Roka chan, se ve tus…….!

—¿…….hyaa!?

Haruki nervioso desvía la mirada, y Roka deja salir un lindo gemido.

—………fu, fufu. Yadaaa, Haruki kun. Jaja es obvio que esta así, para que solo tú….puedas verlo.

Roka mostrando un gesto, tira del cuerpo hacia atrás  como un reflejo pero no paraba de sonreír. Cuando me di cuenta, se volvió a cercar mucho más que antes.

—¿así………?

Haruki se esforzó aún más para no ver el espectáculo de  al frente.

—Yadda, Haruki kun, ¿Te has puesto tímido? Jaja sip, se nota. Haruki kun, eres muy inocente. Es como si no estuvieras acostumbrado a tratar con mujeres.

—Uhm, un poco…….

—Pero, pero. Haruki kun, desde el primer día que nos conocimos, ya habías visto todas mis zonas privadas, ay qué vergüenza. Es extraño, que te avergüences de ver esta pequeñez, si ya me has visto todo.

—Uhm, un poco……..

Mientras regresa a estar derecho, Haruki mira la cara de Roka mientras conscientemente trata de no bajar la mirada.

—Si te da vergüenza, entonces no lo hagas.

—…………..Si.

Roka sonreía pero estaba sonrojada, y cuando Haruki le dijo eso, ella se calmó, dejó de sonreír y cerró los botones de su camisa.

—…….Ah, aaah, verdad.

Haruki trata de arreglar el ambiente pesado, cambiando de tema de conversación.

—Esto, Si te gusta, quédatelo.

De su bolsillo sacó, una bolsa de papel con accesorios de marca.

Después de salir de la tienda de ropa, uso el tiempo de espera para ir a comprar solo.

—……..Eh. ¿Qué? Haruki kun, ¿enserio piensas que me puedes comprar así?

Tal vez porque lo sacó de la nada, Roka sorprendida parpadea. Y tampoco usó un tono serio. Porque ella ya sabe que Haruki no es esa clase de persona.

—Antes de venir a esta tienda, te quedaste viendo eso. Así que pensé, querías. Si me equivoqué, lo siento.

—……Haruki kun, me sorprende de que te des cuenta de esos detalles.

Por ahora, no ha malinterpretado la acción, Haruki dentro de sí, suspira aliviado.

—Lo siento pero ya compraste todo lo quería, así que no aceptaré más regalos. Ya estoy satisfecha.

La verdad es que cuando caminábamos por el mall, Roka caminaba y señalaba que quería esto, el otro y así estaba.

Sin embargo,

—Pero todas esas cosas eran necesarias para la vida diaria, ¿no? En todo el día no has dicho algo que te guste a ti.

Hoy, ella se ha convertido en el soporte de Iori, lo que Iori necesitaba pero le costaba decir, Roka lo señalaba y así siguió todo el día.

—¿a qué estamos jugando, Haruki kun?

Roka arqueo las cejas. Seguro no quiere darse cuenta.

—Nada de juegos. La cosa es que……tú, siempre te estás suprimiendo.

—¿jaaa……..?

Sin embargo, las palabras de Haruki la hicieron de nuevo parpadear.

—Primero haces de soporte a Iori, luego tomas como prioridad a Hakua chan antes que a ti. Y ahora que seguro querías tomarte más tiempo eligiendo tu ropa, en vez de eso lo hiciste rápido porque pensabas que yo me iba a aburrir.

Roka se ve desesperada y aturdida—pero la realidad es que todo lo que dije es verdad—Haruki sabe que ella es una persona que toma acciones para otros. Como al principio, para proteger los cuerpos de sus hermanas ella se iba a sacrificar, esos recuerdos aún están frescos.

—Es por eso que…….este es más que un recado………¿un premio?, diría pero suena algo creído de mi parte.

En medio del palabreo, le da un poco de vergüenza, entonces, Haruki fuerza una sonrisa y se rasca la mejilla.

—………Haruki kun, por fa.

Roka recibe la bolsa de papel que le regalaba Haruki y la levanta para esconder su cara.

—Ya no sigas, esas cosas…….no van conmigo……

Detrás de esa bolsa de papel se escondía una cara teñida de rojo.

—¿qué pasa?

Haruki se encoge ligeramente los hombros.

—Está bien pensar también en tus hermanas, pero de vez en cuando se honesta y haz lo que a ti te gusta. Porque Roka chan también aún es una niña pequeña.

“POM, POM”, le hago caricias en la cabeza a Roka.

—………pero yo no soy una niña pequeña.

La voz de protesta esta vez la escuche más débil que lo normal.

—Puedo verme como una niña pequeña, pero soy tan madura como cualquier adulto.

Prosigue hablando mientras la sigo acariciando.

—Eso es bueno, sinceramente, eso te hace genial y ayuda mucho que seas así pero, ahora, hay un Adulto……..presente de verdad aquí enfrente tuyo. Así que déjate engreír.

—…….Haruki kun, hacerte el cool, no te sale.

—Gumu…….

Sabía de antemano que esta forma de ser no iba conmigo, así que no proteste.

(Lo sabía, esto fue un error……..bueno, era obvio……..dar regalos, acariciar la cabeza, yo solo vendría a ser un NPC en un juego, era claro que me iba a ver ridículo…..)

Haruki por un lado, dentro de sí, reflexiona.

—……..pero.

Abre la bolsa de papel, Roka saca de la bolsa el accesorio. Lo que salió fue collar con diseño de flores. Roka levantó la vista y luego de bajarlo suavemente sobre su propio cuello.

—Gracias, me haces feliz.

A diferencia de su tono travieso que siempre muestra, acaba de poner una sonrisa tímida……..pareciera como que por primera vez, esta sonriendo honestamente. Cuando actúa así, por unos minutos se ve más aniñada.

(Con que esta chica también puede sonreír así……)

Sin nada oculto, pienso eso.

(Aunque vivamos juntos, aún hay muchas caras que desconozco de ella………)

Nuevamente pienso cosas que eran obvias. Pero me doy cuenta tarde.

—……..ne, Haruki kun.

Roka murmura, agacha la mirada mientras manosea la cabeza del collar.

—¿Hmm?¿qué sucede?

—¿a ti, Onee te…….?

Una voz que se desvanece en el aire, es lo suficientemente grande como para llegar apenas a los oídos de Haruki.

—……..iya, ¡mejor nada!

De repente, el volumen de su voz vuelve a cómo era antes.

—¿qué? No escuche. No me dejes con la duda.

—Hmm fufu, las chicas tienen sus secretos…..¿ok?

La sonrisa que pone en su cara se ha vuelto a cómo nos tiene acostumbrados, una traviesa.

—Por cierto, Haruki kun, ¿me imagino que tendrás listo un regalo para onee, verdad?, a Hakua le compraste su conjunto para que empiece en el mundo del stream, pobrecita mi onee, no recibirá nada.

—Aah, el otro día me dijo que estaban tensos sus hombros, así que le compré por si acaso artículos para masajes…..

—Ooh, nice choice. Jiji……..es que a onee, le deben de pesar esas dos enormes bolsas de carne que le cuelgan.

—¿por qué hablas como un viejo pervertido…….?

—Pero solo trataba de congeniar con su edad, Haruki kun.

—Nah, yo aún estoy en la categoría de “Oniisan”……….

—………….uhm, sisi. Haruki kun aún es un oniisan.

—Oe, ¡No lo digas con esos ojos de pena! ¡Me duele!

—Ajaja, ¡es broma, broma! ¡Todo bien, Haruki kun aún califica para ser un oniisan! ¡Hasta yo no tendría problema en salir con Haruki kun!

—Para mi, eso es imposible………..

—¡¿qué es ese trato? Todavía que lo alabó y le digo que saldría con usted!

Y así, otra vez como siempre volvimos a la normalidad como si lo acontecido antes nunca hubiera pasado.

(……..no entiendo a las mujeres, y creo que jamás lo lograré. ¿Cuántas caras puede tener una?)

Haruki dentro de sí, toma una pose de guardia.

***

Terminamos las compras, era la noche y habíamos regresado a casa.

—Fuu……estoy cansadísimo.

Haruki murmuró, mientras se bañaba en la ducha.

—……..Ah, el jabón del cuerpo se acabó.

Cuando extiendo mi toalla alrededor de mi cintura para lavar mi cuerpo, noto ese hecho.

—Verdad, Roka chan creo que había dicho en la tarde…….

Roka, quien había sido inteligente por tener en mente eso, nos hizo acordar de que compremos una reserva para el jabón corporal. Y a pesar de eso igual me olvide de traerlo conmigo al baño, me maldigo a mi mismo por ser tan despistado.

—Haruki kun, traje otro body soap.

Sin embargo, desde el vestidor, escuché la voz de Roka.

—aah, lo siento. Me salvaste.

Una voz ligera traspasa la puerta, le respondo con un tono aliviado.

(“Déjate engreír”, ni siquiera ha pasado mucho desde que dije eso, ahora con esto así ya no me veo cool.)

Después, fuerzo una sonrisa ligera.

—Jonya, ahí entro〜

—Uhm.

La puerta del baño se abrió suavemente. Deja una brecha abierta y de ahí se estira una mano sosteniendo la un nuevo paquete de recarga para el Japón corporal. Haruki también estira el brazo, lo recibe…………..y entonces, por alguna razón la puerta fue abierta completamente.

—¡Ojamashimasu!

Allí, saltaron a los ojos de Haruki un color de piel muy saludables.

Es Roka.

Tenía puesta una toalla de baño, esa tela era la única que me separaba de sus lugares privados.

—Espera, ¿qué diablos haces?!

Una situación inesperada, jamás imaginada por Haruki, hizo que se quedará sin más opciones que desviar la mirada. La toalla envuelve mi cintura, tengo que agradecer de que gracias a eso mi parte más privada no está siendo expuesta.

—Ya estamos aquí, así que hoy toca lavar su espalda.

—¿qué es eso de “ya estamos aquí”?, ni te llame.

—Mira, esto es como un agradecimiento por cómpranos muchas cosas hoy. Ya, ya. No seas tímido.

—¡Nah, esto no es timidez……,!

Estamos discutiendo cuando……….slop. La toalla que estaba enredada en el cuerpo de Roka se deslizó.

—Ah, rayos……..

Roka SOLO dejo salir un gemido.

La gravedad hace que la toalla caiga al suelo.

Haruki por defecto trata de atrapar su toalla de ella  pero Roka ni siquiera mostró algún interés.

—¡hya, estoy desnuda..!

No está desnuda.

La proporción de la piel ha aumentado aún más, pero, los lugares más importantes están cubiertos por otras telas.

—¡Ohh, me olvide que vestía un bikini! ¡¿Te asuste?! ¡¿A qué sí?!

Jijiiji, se ría Roka. Como si fuera un niño pequeño que le había salido perfecta su broma.

—Pensé que comprar en secreto una ropa de baño, haría feliz a………..Haruki kun.

La voz disminuyó gradualmente y por alguna razón la sonrisa desapareció, ella había puesto una cara seria.

Y entonces la cara sería poco a poco se tiñó de rojo.

—……..¿?

¿Qué pasa?, se pregunta Haruki y sigue la mirada de Roka.

—¿?!

Esa iba hacia la toalla que se veía que estaba por caerse al suelo, la cual se supondría que debería de estar amarrada a su cintura—-¿cuando trate de agarrar la toalla de Roka, se me resbaló la mía?—cuando me di cuenta hacia donde ella estaba viendo, torcí en grande mi cara.

—¡¿Ge…….?!

Por moverme, la toalla termina cayendo al suelo.

—¡¿to?!

Al instante después,

Haruki alcanza a una velocidad milagrosa de reacción, recoger la toalla.

El resultado fue lograr con éxito no haber expuesto mi parte privada……..tiene que haber sido así.

Creo que no lo vio. Quiero confiar que no lo expuse.

—………¿no viste nada?

—……s..! ……n..! ……i..!

Verificó, y Roka asiente muchas veces a una velocidad demencial.

—……….¡¿n,nnnnnno he visto nadaaaaaaaaaaaaa?!

Dijo eso pero siguió furiosa, dio media vuelta y salió corriendo del baño. “Aaaaaaaaaa……!.” El grito con efecto Doppler continúa llegando al oído de Haruki por un tiempo.

—……..¿Qué se supone que quería hacer esa niña?

Haruki murmura mientras cierra la puerta. Después de que se haya cortado el sonido de su llanto.

Tengo una perfecta defensa asegurada, pero me pregunto si la condición mía, será un dato perjudicial. Han pasado muchas cosas en poco tiempo y me he confiado.

(¿Cómo pude permitir que se cayera mi toalla?)

—………Bueno por ahora, lavaré mi cuerpo.

En el presente, Roka ha escapado pero al menos dejó el pomo de body soap, le quitó la tapa.

Pienso en hablar con ella cara a cara en la hora de la cena después, pero siento que será hiper mega incomodo.

***

Luego, en la cena,

—¿Roka………? ¿Por qué desde hace rato estás mirando a la nada…….?

—Uhm, está rico. Onee.

—No te hablo sobre eso…….

—Uhm, está rico. Onee.

—¿Roka me escuchas?

—Uhm, está rico. Onee.

—…….¿No me estás escuchando?

—Uhm, está rico. Onee.

Haruki con todas sus fuerzas desviaba la mirada, y seguía vaciando su plato con sus palillos. Roka se había vuelto una máquina y solo repetía, “Uhm, está rico. Onee.”

—Disculpa, Haruki san……….¿puede ser que algo ha pasado entre usted y Roka?

—Por fa no me preguntes……..

Iori preocupada pregunta, le respondo forzando una sonrisa.

—……siento un aura ecchi.

¡¿Biku?!

Las palabras de Hakua que murmura hacen reaccionar descaradamente a Haruki y Roka.

—¡Mugumugumugu……….! ¡Gochisousama! ¡Estaba riquísimo, onee!

Roka se come rápidamente las sobras que le quedaba en el plato y desesperada se levanta de la silla y sale de la cocina. Al final en toda la cena ni siquiera una vez miró a los ojos a Haruki.

Pasó un rato después de que vimos todos como su espalda se iba.

—……..¿Haruki san?

Iori dirige su cara hacia Haruki.

—¿Ha hecho un acto ecchi con Roka?

Ella estaba poniendo una sonrisa pero allí se encontraba una extraña aura de intimidación.

—Jaja, verdad, me olvidé que había comprado chocolate para el postre.

Desgraciadamente cambio el tema de conversación, Haruki también se para de su asiento y se dirige hacia la refrigeradora.

—¿a ustedes les gusta lo dulce, no?

Poniendo una sonrisa inocente, sacó la caja de chocolates, y luego de abrirla, la ponga encima de la mesa.

—Si cree que puede engañarnos dándonos un trato de niñas pequeñas, me sorprende viniendo de usted.

Iori continúa liberando una aura de intimidación con su sonrisa.

—Bueno, Bueno, no digas eso. ¿Primero un bocado, si? Estos son muy ricos. Di, aaaaaah.

Haruki agarra una barra de chocolate y le alcanza uno hacia ella, su expresión de Iori cambia de repente.

—N-No hay de otra. Si Haruki san me ofrece de esa manera, no podré permitirme no comerlo.

Se sonroja su cara y abre la boca. “Aaaaah”

“Joi”

En ese instante, se llevó consigo un gran bocado de la barra de chocolate.

—Mugu………..muchísimas gracias……..mugu…..pero, no piense que por recibir este postre……se ha……mugu…librado de mi pregunta….gokun…..kudasa……

Iori mastica con una expresión como si estuviera apretando con fuerza.

—…………

O eso era lo que pensaba, cuando de repente por alguna razón cierra la boca y guarda silencio.

—…¿Kozakura san? ¿Te encuentras bien? ¿Se te obstruye la garganta? ¿Quieres agua?

Haruki que estaba perplejo por el repentino cambio. Se da prisa y le alcanza un vaso de agua.

Sin embargo, Iori no mostró intención de recibirlo.

—…………

Luego de un rato, sin decir nada, ella levantó la cara.

—……….Ufu.

La boca se le afloja.

—¡Ufufufufufu!

Entonces empieza a reírse levantando la voz.

—¡ajajaja! ¡¿Por qué estaba enojada?! ¡Si el mundo es tan brillante, lucecitas! ¡Vamos, todos juntos! ¡Ríanse! ¡Ajajajajajajajajajajaja!

—¿qué sucede?¿por qué actúas así tan de repente? Eh, ¡¿puede ser que este chocolate tenga alguna droga o algo?!

Solo los que han ingerido algún tipo de sustancia pueden ver la estrellas en el aire con los ojos vacíos mientras se ríen. Haruki nervioso toma la caja de chocolates. Claro tenía escrito lo que contenía, pero por donde sea que lo vieras es un chocolate corriente.

—Ah…….

Hakua parece que ya entendió………o puede que haya dejado salir una voz de “ya la malogramos”

—Harunii. ¿Ese chocolate tenía incluido sake?

Acaba de formular la pregunta, pero su forma de hablar se escuchaba como si lo estuviera confirmando.

—………ehm, sip. Si tiene.

Veo la parte trasera de la caja, entre los nombres de la materia prima: encontré escrito “alcohol”, eso era lo mismo que sake.

—Pero la cantidad es mínima, casi nada……

La condición de ahora de Iori, si me dijeran que está “ebria” pues si le creería. Pero no puedo pensar en eso porque la cantidad de alcohol aquí es muy poca.

Haruki arquea las cejas.

—Ionee tiene un organismo débil al alcohol. Sin importar la cantidad mínima, se pone así.

El tono con el que lo contaba Hakua era uno para rendirse.

—¿De-De verdad………? ¿Ya entonces cuando está así, que debemos de hacer?

—Gochisousama.

Haruki intenta preguntar la forma de solucionarlo y Hakua junta las manos, da gracias por la comida y se para de su asiento.

—Cuando Ionee se pone así es imposible de detenerla hasta que se duerma. La persona que le dio en la boca alcohol a Ione fue Harunii, así que tome responsabilidad y acompáñala hasta el final.

—¡¿Espe……?!

Y sin tiempo de poder detenerla, salió de la cocina.

—…….Se me escapó.

Viendo como Hakua se fugó, muestra que tan problemática será Iori en ese estado.

—¡ajajajaja! ¿Qué sucede Haruki san? ¡Riámonos! ¡Ajajajaja!

Y si, la realidad era que ahora era el tipo de borracha más molesta con la cual puedes toparte.

—………….

Era lo que pensaba hasta que Iori paró de reírse y guardó silencio.

—……..¿Kozakura san?

¿Puede ser que se haya dormido temprano?,me abrazo a esa esperanza, y por eso la llamo para asegurarme.

—¡Haruki hyan!

Sin embargo, al instante levantó la cara. Sus ojos estaban como cuando una borracha esta furiosa.

—¡Haruki hyan! ¡Siéntate allí por fis!

—Ah, ok……..

Haruki relaja la cintura que estaba en el aire y se sienta en la silla donde le habían señalado.

—¡Quiero que me escu-hyu-ches, Haruki hyan! ¡”Proque yoooo estoy-estoy enojada!

Iori señala con el dedo a Haruki, pero lo iba sacudiendo de arriba a abajo, además de gritar con una articulación de palabras extraña.

(Con que ella también tiene un patrón de ira…..)

Sin querer se me escapaba una sonrisa a medias.

—¡Haruki hyan! ¡¿Sabes proque yoooo, yo estoy enojada?!

Sin embargo, la ira de Iori era como ver a un chihuahua ladrando así que tuve que aguantar mi risa.

—No, desconozco……..

Por ahora, le seguiré el hilo.

—¡Usted siempre es malooo, muy injuto!

Lo que me respondió, casi y no lo comprendo.

(Bueno, son palabras de ebriedad…….)

Solo la mitad es verdad……….es como que…..ya bueno,  básicamente mejor no me preocupo por lo que dice.

—¿yo, malo?¿por qué?¿qué piensas que es injusto?

Le pregunté siguiéndole el juego.

—¡Haruki hyan, es malo!

—¿por qué soy malo?

—¡Es que no me llama por el nombre!¡solo a Hakua y Roka!

—Eso no es cierto. Yo también llamo a Kozakura san……

—¡ve, otra vez lo hizo! Hyu.

El dedo con el que me presionaba, le metió más fuerza.

—¡¿por qué yooo, nada más soy llamada por el apellido?! ¡Nombre, nombre, Haruki hyan!

—……ok, entiendo.

Sorprendentemente, a pesar de estar ebria, señala con rudeza sus puntos, así que Haruki sin querer asintió. Hasta ahora había tenido como costumbre llamarla “Kozakura san” pero si solo la llamo a ella así, es normal que se queje. Puede ser que Iori cuando está en este estado sea más honesta que cuando está sana.

—Ok, Iori chan.

Allí, cambié la forma en la que la llamó naturalmente.

—¡Ahora si hyu!

La expresión de Iori decía que está satisfecha.

—……Nah, mejor no.

Pero, de nuevo cambió y ahora era una cara insatisfecha.

—¡Si es así, es igualito como mis hermanitas! ¡Mejor crea una nueva forma de llamarme! ¡Una con la que solo la uses conmigooooooo!

—¿una especial? ¿Cómo cual…..?

—¡Eso tiene que pensarlo Haruki hyan!

—¿Eeh…….?

Este cambio tan repentino, seguro que ha estado aguantando no decirme esto, será mejor que piense en uno rápido.

—……..Iori.

Cuando pensaba, encontré la solución.

—¿Este que tal? ¿Iori?

—mumumumu………

Pregunto y Iori pone una cara tensa.

(¿Me habré equivocado……?)

Haruki empezó a sentirse intranquilo, pero.

—…….nijejejejejeje.

Al instante, la expresión de Iori cambio a la más contenta de hoy.

—¡Haruki hyan, Te hiciste una! ¡Está genial! ¡Haruki hyan si se lo propone, lo logra! ¡Yooo, lo sebia! ¡Siempre lo sebia!

—jaja, un placer……

Ante unas alabanzas inesperadas, Haruki pone una sonrisa extraña.

—¡ahora, Haruki hyan! ¡Bebamos!

—No hay alcohol….

—¡Si hay! ¡Mira!

Iori levanta otra barra de chocolate, Haruki reacciona y trata de quitárselo estirando la mano.

—No, Kozakura san, no coma más…….

—¡Mu !

Sin embargo, Iori me miró con odio, y inconscientemente detuve mi mano.

—¡Estas Haruki hyan, te equivocaste!

—Aah……..Iori, ¿dejémoslo a un lado, si? Esos chocolates.

—mufufu. Esta bien. Hyu.

Iori de nuevo puso una cara satisfecha. Haruki suspira aliviado.

—amu……..mugumugu…….¡cierto, estos están deliciosos!

Pero cuando baje la guardia un poco, Iori se llevó a su boca unos cuantos chocolates.

—¡saaa, Haruki hyan! ¡La noche es joven!

Esa frase hizo que Haruki se preparará para el tramo largo que aún le faltaba recorrer…….sin embargo,

—……..kuu.

Iori solo hace un rato se escuchaba como si se tratara de un signo de exclamación, pero se quedó en su asiento y se queda dormida. Aunque espere un tiempo, no muestra intención de levantarse.

Esas son muy buenas noticias.

—……..cuando esta chica sea mayor de edad, en absoluto tratare de no llevarla al bar.

Haruki dentro de sí, jura firmemente.

—Haruki hyan……

En ese momento, me llama. Pienso dentro de mi cabeza, que la he levantado, así que alejo mi cara.

—Nijejeje……..

Sin embargo, Iori con los ojos cerrados, solo sonreía felizmente.

Me alivio al saber de que no la desperté……….y pienso.

—Si la ves así, solo es una niña……

Esa cara sonrojada, da una impresión de ella de ser de menos edad.

—tú también deberías de dejar que te engría.

Lo mismo que le dije a Roka, le digo a la dormilona.

—……cuando se despierte, le haré saber que puedo contar conmigo.

Digo eso pero decirlo cara a cara es algo vergonzoso. Hoy, Haruki le dijo eso a Roka porque él espero el momento oportuno y se decidió a hacerlo.

—Muy pronto, ¿si?

Al final, solo termino en palabras para sí mismo.

—Por ahora, habrá que llevarla hasta su cuarto………

Cambio mis pensamientos. Es obvio que no la dejaré aquí votada en el cocina, me pongo de pie cargando a Iori en mi espalda………y entonces siento algo suave en mi espalda y estrujable.

(¡¿está sensación…….?! ¡No me digas que no lleva puesto…….!)

Mis pensamientos se fueron hacia esas cosas suaves y elásticas.

(¡Nop, no pienses ahora en esas cosas…….! Aún son niñas, ¡tienes  que nuevamente replanteartelo……! ¡El yo de ahora es, una máquina que transporta al niño! ¡Siii, solo una máquina…….!)

Mientras sentía una talla imposible para una niña pequeña, Haruki luchaba contra la aflicción.

***

A la siguiente mañana.

—¡Ohayougozaimasu, Haruki san!

Da la cara en la cocina, y Iori le saluda con una sonrisa. Esa hermosa sonrisa no mostraba ningún cambio como si lo de anoche hubiera sido una ilusión.

—Aaah, ohayou. Iori.

Haruki, quien recordaba perfectamente lo acontecido anoche y sabía que eso no fue una ilusión, responde el saludo.

—………fuuuu?!

Pasó un rato, como si el tiempo se hubiera congelado y Iori levantó la voz.

—Este, este este este este, Haruki san, ahora ¿cómo me había llamado?….

Ella muestra malestares y Haruki analiza la situación.

(Con que es del tipo que se olvida……)

Parece ser que dentro de sus recuerdos de ella de verdad no existe lo acontecido anoche.

—Aah…….eso es porque siempre te llamaba “Kozakura san”  pero  eso no sería igualitario con los demás. Así que probé en llamarte de otra forma.

Sin hacerle acordar, me invento una excusa.

—Si te molesta, mejor te llamo como antes……..

—No, no me molesta para nada. De hecho, por favor que así sea.

Iori habla rápido como si todas sus palabras estuvieran superpuestas.

—Ya veo. Ya entonces desde ahora te llamaré por tu nombre, Iori chan.

—…….¿ahre?

Le respondo sonriendo y Iori pone una impresión de como que algo se ha perdido.

—Lo siento, es como que lo escucho diferente al de antes…….

—Nah, te parece no más, Iori chan. Es igualito ni un milímetro de diferencia, Iori chan.

La verdad es que es muy vergonzoso llamarla por su nombre sin usar el “Chan”, Haruki trata de presionarla para cambiarlo.

—Ya, ya veo……..

Haruki sin mostrar ninguna fisura en su sonrisa, y Iori que acepta por fin el cambio.

—Fufu. Se siente más fresco el ambiente solo con un cambio de nombre, ¿no?

Y sonrió felizmente.

—Ohayou, onee…..

Entonces, Roka entró a la cocina, y saludo mientras bostezaba.

—Aah, ¡¿Haruki también está…..?!

Cuando vio la cara de Haruki, los ojos soñolientos de Roka se abrieron de par en par.

—Ha-Haruki kyun también está, oha, ohanyaa, viste ese estilo de saludos………

Después de murmurar, desvía la mirada porque su cara se tiñó de rojo completamente.

Al contrario de Iori, parece que a Roka lo acontecido anoche detiene su paso.

—Ufufu, Roka. Más te vale no estar evitando a Haruki san, me oyes.

A diferencia de anoche, Iori sonríe como una santa madre y reprueba los actos de Roka.

—¡No es que lo esté evitando!

Roka se enoja y con su cara sonrojada, se queja.

—…..¿qué pasa con este ambiente?

Hakua hace su aparición, entra y de frente dice una de sus memorables pero pocas frases. Y Haruki pues…..esta vez, estaba en las mismas que ella. Opino lo mismo.

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!
  1. Okyakusan es cliente