—¿Cuántas veces había sido derribado contra el suelo?

Sintió el duro y plano suelo debajo de él. Una mezcla entre sangre y tierra1hicieron un caos en su boca. Todo su cuerpo ardía como si estuviese en llamas. Después de tantos golpes en la cabeza, sus pensamientos se sentían confusos y desenfocados. Su ojo izquierdo se había hinchado.

Oyó una voz, de algún lugar alto y lejano, de alguien que lo miraba.

“—Creo que sería inútil el llevar esto más lejos.”

Subaru permanecía en el suelo, con sus extremidades extendidas, mientras miraba en la dirección de la voz. Vio al joven de cabello violeta balanceando el extremo de la espada de madera con su mano.

Su uniforme ceremonial, en su mayoría blanco, no tenía una sola mancha de polvo, no se encontraba agitado, ni siquiera sudaba. Sólo el arma manchada con sangre que tenía le quitaba su elegante aspecto.

“Si retiras lo que dijiste e inclinas tu cabeza delante de mí, lo dejaré aquí. ¿Aceptas?”

Era el joven que había infligido tanto dolor en el cuerpo de Subaru, golpeándolo implacablemente hasta que sin misericordia condujo Subaru al suelo. Cada vez que lo hacía, pronunciaba de nuevo su orden de rendición, como si alguna regla se lo exigiera.

Pero la respuesta de Subaru estaba grabada en piedra2.

“… No estoy equivocado… no estoy… inclinando la cabeza.”

Incluso con la sangre que salía de su nariz de una manera desagradable, Subaru se apoyó en su espada de madera y se levantó otra vez. Tosió violentamente para escupir la sangre que estaba obstruyendo su garganta.

La diferencia de fuerza era clara. Todo el mundo sabía quién sería el ganador y el perdedor. Sería un milagro para Subaru el conseguir darle un solo golpe, y mucho peor el ganar.

Pero pensó Claro, como si me importara.

“… ¡Deberías retirar lo que…!”

Subaru se tragó el dolor que sentía en la bocae interrumpió aquellas últimas palabras mordaces antes de avanzar de manera muy tardía y lenta. Vertió todas sus fuerzas en un golpe desesperado.

“Puedes poner todo en juego3y nunca será suficiente. Esta es la diferencia entre nosotros, sin cambios desde que hemos nacido.”

Suavemente paró aquel golpe inminente, y, después de que Subaru perdiera el equilibrio, el joven lo golpeó fuerte en el pecho. El aliento de Subaru lo abandonó, y al momento siguiente, cuando su visión parpadeó, un golpe en el rostro le hizo caer hacia atrás sobre el suelo.

El dolor fue tremendo. En medio de una agonía tan fuerte que incluso olvidó respirar, Subaru miró hacia el cielo a través de su ojo derecho. Vio el cielo azul, tan alto y lejano, pero nada más allá de ello.

Era tan azul que le hacía enfermar. Subaru se obligó a ponerse de pie de nuevo y miró hacia delante, soportando un horrendo dolor con nada más que su inagotable ira.

Pero era como si esa ira fuese solo una distracción de sobre si estaba en lo correcto o equivocado en primer lugar.

  1. N.T: La traducción literal es ‘grava’, que es un conjunto de tierra y piedras pequeñas.
  2. N.T: Su respuesta permanecía firme.
  3. N.T: Arriesgar todo.