No me propuse ser un héroe.ei

No quería que me llamaran héroe.

No buscaba riqueza o fama.

No esperaba nada a cambio.

Sólo quería salvar a todos.

Pensé que si derrotaba a todos los malos, el mundo se salvaría.

Pensé que derrotar al Rey Demonio traería la paz al mundo.

Sólo quería proteger a la gente.

Tengo el poder de hacer justamente eso.

Por eso el salvar el mundo.

Había un chico en este mundo que tenía un deseo tan puro.

El nombre del chico – Sion Tarlesk.

Un genio.

Demasiado genio.

Un genio hasta el punto de ir demasiado lejos, hasta el punto de sobrepasarse.

Bendecido con un talento para la magia y las artes marciales, surgió a una edad temprana y fue anunciado como un niño prodigio en la capital real de la nación más grande del continente – el Reino de Logana.

Antes de alcanzar los dos dígitos de edad, era más fuerte que cualquier adulto de la capital. El rey le concedió el título de “Valiente”, la prueba de la fuerza del reino, a la edad de sólo 10 años.

Era demasiado poderoso para su corta edad, pero tenía una mente directa. Entrenó duro y no dejó que su talento se interpusiera en su habilidad, sino que se lanzó a la batalla para salvar a la gente.

Sion creía de todo corazón que su poder era para salvar el mundo.

De hecho, eso no sería un error.

La derrota de Sion del Rey Demonio, la raíz de todo mal, puso fin a la larga guerra entre humanos y demonios con la victoria de la raza humana.

Sion tenía 10 años en ese momento.

Este mundo fue salvado por un niño genio que fue demasiado precoz.

El chico realmente protegió este mundo.

Sin embargo.

El mundo no salvó al chico.

El mundo que protegió no lo protegió.

Fue tomado.

Al chico – le quitaron todo.

El título de valentía, la posición que se le prometió, el honor de salvar el mundo, fue todo apropiado por otros.

Debería haber sido llamado héroe de la salvación y venerado como un ser divino – pero cayó en una existencia despreciada, aborrecida, perseguida y apedreada.

Habiendo perdido todo y convertido en nada, el chico se ve obligado a vivir una vida solitaria en un bosque remoto.

Se despierta solo y duerme solo en una mansión que sólo es lo suficientemente grande para él.

No sabe si está vivo o muerto, vive como un cadáver.

Quería hablar con alguien, pero no podía bajar al asentamiento humano.

Pensé en morir, pero no podía morir.

La maldición de la soledad eterna, donde ni siquiera la muerte está permitida.

Entonces, supongo.

— Ustedes.

Un año después de comenzar mi reclusión——

Sion le dijo esto a las cuatro mujeres que visitaron la mansión.

— ¿Les gustaría venir a vivir conmigo aquí?

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!