“¡Ah, entonces estás aquí!”

Me grito eso una chica del tamaño de mi palma de la mano que voló hacia mí en el balcón del palacio.

Se llama Hani. Una chica perteneciente a la raza de las “Hadas”.

Era lo suficientemente pequeña como para caber perfectamente en mi mano, con hermosas alas en la espalda. El cabello rosado está atado en una doble cola de caballo, y los grandes ojos redondos están llenos de encanto.

“¡Vamos a comer, ven al lobby! ¡No puedo esperar!”

Hani movió su cuerpo de manera divertida.

“Así que es hora de cenar”.

Respondí y me preparé para ir con ella.

“¡Ah, no! Aunque no puedo esperar para comer, hay una cosa más importante…”

Hani voló suavemente hacia mi cara.

“No puedo esperar por esto…”

“¿Qué?”

Sus pequeños labios se movieron hacia los míos. Los cariñosos labios de color rosa pálido estaban a punto de presionar ligeramente contra mi piel… Pero otra voz sonó en ese momento.

“── ¿Esperarías un momento?”

Una corriente de agua rodó en la esquina de la habitación, y otra chica apareció en la ola.

Ella pertenece a la raza de las “Sirena”, se llama Ariana.

El cabello largo y ligeramente rizado le llegaba a la cintura, y los pechos regordetes envueltos debajo del traje de baño parecían enfatizar su propia existencia, sacudiéndose hacia arriba y hacia abajo de acuerdo con sus movimientos.

“¿Por qué besas a tu maestro tan  casualmente? En serio… ¡No puedo ser descuidada, y no puedo dejarte tener la oportunidad! ¡Tienes prohibido hacer cosas sucias con tu maestro sin autorización!”

“Ariana, ¿por qué me dices eso? Lo que es más… um!”

“¡Hmm!”

Las dos personas que estaban discutiendo hace un momento, sus bocas se amordazaron instantáneamente con un paño blanco.

“¡Oh, no está permitido escabullirse! ¡Mi corazón es un pervertido!”

La entrometida, Nusumi, extendió su mano para tocar mi mejilla. También es una mujer hermosa, pero con un turbante en la cabeza, parece querer ocultar algo.

“¡Puff! ¡Por favor, no uses tu ropa interior para tapar la boca de otras personas!”

“Todo lo que pude usar es ropa interior, así que no puedo evitarlo. De acuerdo, Shinta, ¡bésame!”

“¡Oye, no te robes tan fácilmente un beso!”

Hani, Nusumi y Ariana se pelearon.

“Escuché un ruido, vine a ver la situación… ¿Qué están haciendo? La comida se va a enfriar.”

En este momento, apareció una chica, vestida con un traje blanco y verde. La piel de la chica es más blanca y translúcida que la ropa de su cuerpo, sus cejas son claras y su nariz es alta, es muy hermosa. Las largas orejas eran apenas visibles debajo del brillante cabello rubio. Ella es de la raza de los “Elfos”.

“¡Eru, escúchame! Hani quería besar a Shinta, ¡pero ellas salieron corriendo para interponerse en mi camino!”

Ariana inmediatamente refutó la acusación de Hani.

“No puedo hacer oídos sordos a estas palabras. ¿Sabes que me estás impidiendo casarme con Shinta?” (nota: se refiere a actividades como las relaciones sociales y las citas a ciegas con el propósito de casarse)

“No, no, ¡la culpa es de Shinta! ¡Mi corazón es demasiado pervertido!”

Mientras Eru escuchaba su discusión, con una sonrisa preocupada en sus rostros, dio un paso adelante.

“Oh, dios mío.”

La voz de Eru era tan suave que todos se centraron en ella.

“Todas, ese tipo de pensamiento está mal.”

“¿Qué……?”

Las tres se sorprendieron.

“Esta persona con gran corazón no le pertenece a nadie, ¡nos pertenece a todas nosotras!”

Esa frase me hizo muy feliz por un momento, y luego sentí un poco de miedo.

“¡Es decir! ¡Entonces, unámonos! ¡Todas tenemos que besarlo al mismo tiempo!”

Hani dijo con una sonrisa en su rostro.

“Así, todas estaremos felices…”

Ariana continuó.

“¡Bésame, dame un beso!”

Nusumi estiró la lengua para lamer sus labios y se acercó a mí.

“Oh… Oh, ¿cómo es que esto está pasando?”

“¡Espera! ¿Eh?”

Estaba rodeado por ellas frente a mi amante en pánico, y constantemente me besaban en la mejilla. Parecía que estaba en un harem. (nota: lo de amante en pánico se refiere a Eru, ya que fue la primera en enamorarse de él)

Hace tres meses, ¿imaginaba que estaría en una situación así?

No, sin duda, ¡Nunca imaginé ser el rey de un harem!

Todo comenzó en esa clínica psiquiátrica.

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!