Yo, Hiiragi Taiyo, era un chico normal de secundaria hasta hace poco.

Estudiante de último año de secundaria, nacido en verano, dieciséis años, club de bienvenida, trabajo a tiempo parcial.

¿Ves? Esta es la única manera de presentarme.

La única otra cosa que vale la pena mencionar es que mis padres murieron por diversas razones cuando yo era muy joven, y me quedé con mi tía.

Hubo momentos en que me sentí en el lado corto, pero nada interesante para hablar. Estaba agradecido por el simple hecho de que me dejaran vivir aquí, y no me quejaba de nada. Así que me ahorraré la explicación aquí.

Lo importante es no perder nunca de vista la actitud positiva ante la vida, sea cual sea el entorno. Ten siempre el sol en tu corazón. Mis padres aparentemente me llamaron Taiyo porque así lo esperaban.

De hecho, es mi política. Sin embargo, todos somos humanos, y la vida puede ser agotadora. Ese día, el último que estuve en la Tierra, fue el mismo.

(Aah, estoy cansado…)

La hora era después de las ocho de la noche, creo.

Estaba excepcionalmente cansado ese día. La causa era un trabajo a tiempo parcial.

Así que, queria irme a casa lo antes posible.

Queria irme a casa y curarme. Queria sumergirme en mi afición. Y queria dormir.

Iba caminando por el centro, pensando en estas cosas.

Hay algunos pubs alineados alrededor de la zona donde no se permite la entrada de menores, y hay algunas vistas que buscan clientes, pero nadie está tan borracho como para hablar con un estudiante de secundaria que lleva el uniforme de la escuela. Habría sido una molestia que me arrestaran por merodear, así que tenia que dirigirme a casa a paso rápidamente.

Por cierto, una de mis pocas aficiones es leer manga y novelas ligeras. Todos los chicos de secundaria de mi edad han leído algunos, ¿verdad?

No soy una excepción a esa regla, y he estado leyendo todo tipo de cosas con mi propio dinero ganado. Porque sólo cuando estaba absorto en mi afición, podía olvidarme de muchas cosas…

Tal vez por eso noté las similitudes en las historias contadas en el manga y las novelas ligeras.

Eso…

Que el comienzo de la historia sea siempre abrupto e ininteligible.

Al menos eso crei.

Sigo pensando eso, incluso ahora que he empezado a vivir en otro mundo.

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!