“Fufufu. Bienvenido, Tenma-kun.”

“¡Te he estado esperando, Tenma-senpai!”

“Te-Tenma…… ¿por qué me miras demasiado…?”

Cuando abrí la puerta, tres voces me saludaron.

Estamos en unas aguas termales de cierta región.

Es un baño al aire libre. El agua caliente cae constantemente por las rocas y el área está llena de vapor. En la parte de atrás, se puede ver un hermoso paisaje de montañas forradas de color verde, apreciándose la digna madre naturaleza.

Y frente a mí, tres hermosas chicas. Las tres hijas de la Familia Jinguuji con quienes comencé a vivir por alguna razón.

Todas están casi desnudas. Solo llevan una toalla cubriendo sus pechos y sus traseros, pero su hermosa piel queda expuesta.

“Oye, Tenma-kun. Ven aquí. ¿Quieres que lave tu cuerpo?”

Yukine-san, la hermana mayor de las tres, abrió sus manos y sus enormes pechos se sacudieron.

“Antes de eso, por favor lava el cuerpo de Karin. ¿O no quieres, Tenma-senpai?”

La hermana mejor de las tres, Karin, dijo eso con una inocente voz mientras sus pechos pequeños a duras penas eran visibles a través de la toalla.

“Te-Tenma… bañémonos juntos…”

La hermana de en medio, Tsukino, se sonrojó a diferencia de las otras dos.

Esta situación es casi el paraíso. La belleza de estas tres chicas es fascinante.

Pero, esto es malo.

Me envolví la toalla alrededor de mi cintura e hice la pregunta más obvia de todas.

“¿¡Por qué están aquí!? ¡Este es el baño de hombres!”

No lo sé.

Claramente afuera tiene el letrero de ‘hombres’. ¡Por eso es extraño que ellas estén aquí!

“Es que nosotras somos las esposas de Tenma-kun, es natural tomar baños juntos.”

“¡Este también es un entrenamiento para ser buenas esposas a futuro! Tengo que acostumbrarme a esto.”

“¡E-Es un entrenamiento especial…! ¡E-Es necesario para mí…!”

No tienen miedo ni vergüenza.

“No, no, no, ¡aunque fuéramos pareja real esto está mal visto! ¡Alguien podría venir!”

“Todo está bien~~~ nadie vendrá aquí. Esta es nuestra propiedad.”

Yukine-san lo dijo como si nada. Sus grandes pechos se movían debajo de la toalla.

“¡De todos modos! ¡Esto es demasiado tentador!”

“¡Vamoooos! ¡No te hagas del rogar!”

“¿¡Ubhhuu!?”

Yukine-san se acercó de repente. Y me abrazó.

Sentí como su cuerpo se pegaba al mío. Sus pechos elásticos quedaron frente a mi cara.

“Fufufu. Tenma-kun, buen chico.”

“¡Nhhh……!”

Sentí como presionaba mi nuca y mi cara era aplastada por sus pechos.

La sensación de sus suaves pechos, cálidos… es abrumadora.

“Todo está bien~ Tenma-kun. Solo lavaré tu cuerpo. (Te daré el servicio que todo chico necesita).”

Yukine-san se rio despreocupadamente. Pero, en el fondo de sus ojos, podía sentir una extraña intención.

Además, Karin y Tsukino también están cerca.

“¡Tenma-senpai! ¿Puedes lavar primero a Karin? (¡Quiero que me veas desnuda!)

“¡Si haces algo extraño, me enojaré mucho…! (Quiero hacer cosas eróticas contigo, Tenma).”

¿Todas están calientes? ¡Las tres hermanas están calientes!

Si esta situación continúa, ¡los fetiches de las tres quedarán revelados! Tengo que evitar esto.

¡Ahhhh! ¡Las tres están excitadas!

“¡D-Deténganse! Chicas, ¡aléjense de miiiiiiiooooh!”

Grité desesperadamente para mantener la calma y la castidad y sobre todo…… el secreto de estas tres chicas.

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!