“La muerte no debió haberte tomado, héroe.” Oír tales líneas de ese RPG amado por todo el mundo una y otra vez fue uno de mis puntos iniciales.

Para la mayoría de ustedes, esta es probablemente nuestra primera vez conociéndonos. Soy CHIROLU, y quisiera agradecerte sinceramente por leer esta obra, el quinto volumen de Uchi no Musume no Tame Naraba, Ore wa Moshikashitara Maō mo Taoseru Kamoshirenai.

En términos de personalidad y de hábitos, no soy bueno con la clase de juegos donde eres presionado por el tiempo. Como resultado, prefiero jugar las cosas como RPGs y juegos de aventura poco a poco. Soy del tipo que prefiere hacer las cosas a mi propio ritmo, así que me cuestan trabajo los juegos online, los cuales nunca se sienten del todo bien para mí. Pero aun así, gracias a que la escritura consume todo mi tiempo hoy en día, es difícil para mi tener algo de tiempo para jugar, así que se ha vuelto un problema más realista.

Uchi no musume es una historia que empecé a escribir con el tema de tratar de extraer solo las partes esenciales y llegar directo al grano. Sin embargo, no estaba satisfecho con la manera en la que, aunque el ambiente era similar a ese amado RPG, no había conseguido que el rey le hiciera una petición al protagonista, o hacer que el héroe emprendiera una peligrosa travesía, arriesgando su vida por la princesa que acaba de conocer.

Y así, pensé que iría construyendo las cosas, para que el protagonista de esta obra pudiera arriesgar su vida para salvar a una “princesa.” Pero mientras escribía más y más, se convirtió en algo diferente a la heroica fantasía de directo-al-grano, transformándose en algo que no era lo que planee en un principio, pero… bueno, considerando que yo soy el que la escribe, tal vez no hay mucho que hacer al respecto.

Muchas gracias a todos los que ayudar a hacer de este libro una realidad. Dibujaste una adorable “hija” que finalmente se convirtió en una adulta, Kei. Y más que todo, gracias a aquellos que escogieron leer este libro de entre muchas opciones, tienen mi más profunda gratitud.

Siempre en cuando este libro te haya traído al menos un poco de alegría, entonces me sentiré verdaderamente bendecido.

Noviembre 2016,

CHIROLU