Dos mil años atrás… El Bosque de los Grandes Espíritus Aharthern.

Bajo una lluvia incesante, había un dragón de agua enfurecido el cual poseía ocho cabezas.

Los espíritus poseen una forma temporaria y un cuerpo real. Si aparecen con su cuerpo real, es decir su verdadera forma, ganan una enorme cantidad de poder mágico. Por otra parte, no es raro que su forma temporal sea completamente diferente.

Los espíritus son criaturas extrañas. Se dice que su existencia llega a ser por los corazones de incontables personas. Leyendas, mitos, rumores, aspiraciones, miedo, esperanza…..Los espíritus son la encarnación de todas esas cosas.

Si el miedo de las personas hacia el fuego puede traer a la existencia un espíritu de llama extremo, también es posible que por adoración (como fe) al agua, nazca un espíritu del agua.

Cuenta la leyenda que la lágrima derramada por un dios en Aharthern dio origen al agua de este mundo. Y así la leyenda dio vida al dragón de agua de ocho cabezas enfurecido, el verdadero cuerpo del gran espíritu del agua Rinyon.

Rinyon también la deidad guardiana de los grandes espíritus está descargando su ira en intrusos que tienen la intención de quemar el bosque.

Y sin temer al aterrador poder del orgulloso Rinyon, la persona que invadio el bosque Aharthern es nada más y nada menos que el Rey Demonio de la Tiranía, Anos Voldigoad.

—Hm. ¿Acabaste con la mitad de mis subordinados de un solo golpe? Tu poder es más similar a lo que se relata en las leyendas de lo que pensaba-

Anos dio un paso adelante con la intención de entrar al campo de batalla. Pero como para evitar que eso ocurra un demonio se adelantó. Vistiendo armadura y una espada colgando en su cintura. Cabello blanco y ojos sin color, a pesar de estar en un campo de batalla su expresión no denotaba emoción alguna.

Se arrodilló frente al Rey Demonio y bajó la cabeza.

—Mi señor, le pido permiso para dar mi opinión-

—concedido-

—Mi señor no debe molestarse con debiluchos como este. De ordenarmelo, acabaré con él en un instante-

Al escuchar esas palabras, Anos sonrió.

—En ese caso, ¿quieres apostar? Si tienes problemas y demoras más de un instante dejarás de hablar con esa formalidad. Pero si como tu dices, lo derribas en un instante, te daré cualquier recompensa que me pidas-

Y el demonio le respondio

—Habla en broma. Seguramente sabe que no es una apuesta-

“Kin”, resonó el sonido de una espada al ser envainada. Al momento siguiente, el descontrolado dragón de agua de ocho cabezas se desvaneció como si hubiera sido cortado en innumerables pedacitos y la lluvia que no paraba de caer se detuvo. Al rato, el bosque de los grandes espíritus estaba despejado.

—¿Qué le pareció?

—Como de costumbre, eres hábil para la espada, Shin.

El aun permanecia arrodillado y con la cabeza gacha. En esa forma, exterminó al gran espíritu del agua Rinyon y detuvo la incesante lluvia.

La mano derecha del Rey Demonio, Shin Reglia. Poseedor de mil espadas demoniacas, el espadachín más fuerte de los demonios. Colgando en su cintura había una espada de hierro, ni siquiera desenvainó una espada demoniaca para derrotar a Rinyon.

—Si peleara contigo ahora, incluso yo estaría en peligro-

—está siendo modesto. Por más que posea mil espadas, no le llegó ni a los talones-

A causa de la excesiva lealtad en las palabras de Shin, Anos dijo riendo.

—y si fuera solo un duelo con espadas?-

—mucho me temo que tal vez solo sea capaz de herirlo levemente-

—qué dices. Tu eres la mano derecha del Rey Demonio. Estaría en problemas si no fueras capaz de tomar un brazo mio-

Manteniendo la cabeza gacha Shin dijo en voz baja.

—si me lo ordena-

Al escuchar eso, Kukuku, Anos se rió desde el fondo del estómago. A pesar de todo, el Rey Demonio sabía que su subordinado en extremo leal no tomaría su brazo. Por ejemplo, incluso si estubieran bromeando, antes de apuntar con su espada a su amo Shin elegiría la muerte. Esa es la clase de hombre que es Shin Reglia.

—Hey, Shin. Si algún día llega una era de paz, quisiera cruzar espadas contigo sin reservas-

—como desee-

Anos pensaba que esa era no se encontraba lejos.

—por cierto, yo perdí la apuesta. Como recompensa deseas algo?-

—mi deseo es, que me otorgue permiso para reencarnar-

—luego de contruir el muro?-

—Estas mil espadas están dedicadas a usted mi señor. Si bien digo que quiero reencarnar, luego de su muerte, no sería capaz de seguir viviendo como si nada hubiera pasado-

La disposición de este hombre es de lo más problemática, pensó Anos.

—tu no eras malo con la magia de raíz?-

La magia que afecta a la raíz es magia de raíz, la magia de resurrección “Silica” ocupa la máxima posición entre esas magias. Si hablamos de Anos, él puede traspasar su poder actual y recuerdos al cuerpo en el que va a reencarnar pero, si la magia de raíz fuera a ser utilizada por alguien que no es hábil en ella no podrá reencarnar por completo. Alguna deficiencia en el poder o en sus recuerdos aparecería.

—no estaría mal empezar de nuevo con la espada en una nueva era-

Shin ha recorrido con determinación el camino de la espada. A pesar de ser llamado el espadachín demonio más fuerte, una vez fue derrotado por el heroe Kanon quién de la misma forma se dedicó a la espada. Puede que sienta que su cuerpo ha alcanzado el límite.

Puede que la reencarnación no resulte completa, pero si le da la vuelta a la situación puede terminar ganando un poder aún más grande. Tal parece que quiere apostar a eso.

—muy bien-

—Estoy sumamente agradecido por su benevolencia mi señor. Aun si en la reencarnación perdiera los recuerdos, esta raíz no lo olvidará-

—no te pongas tan rígido. Haz lo que quieras-

Luego de decir eso, Anos se dirigió a todo el area de Aharthern usando “Leaks”.

—¿Hasta cuándo van a seguir fingiendo estar muertos, mis subordinados? Quemen el bosque y hagan que aparezca la Gran Espíritu Reno-

Respondiendo al llamado de Anos, los subordinados que habían sido asesinados por Rinyon comenzaron a moverse todos a la vez. Habían sido revividos con “Ingal”. Y en un parpadeo se elevaron llamas oscuras en todas partes del bosque esparciéndose rápidamente.

—Entonces-

Anos miró hacia el frente. Dentro del bosque envuelto en llamas, había la silueta de una persona que se dirigía hacia ellos en linea recta.

—Viniste, héroe Kanon-

A una distancia aproximada de diez kilometros. El héroe Kanon se dirigía corriendo hacia el lugar con la espada sagrada en la mano.

—Uno no pensaría que ayer exterminaste su raíz —dijo Shin.

No importa quién sea si destruyes su raíz, esa persona morirá. Ni siquiera “Ingal” funciona. De haber una excepción, ese sería el heroe Kanon.

El revive una y otra vez. La razón de eso es que normalmente una persona tiene una raíz pero Kanon posee 7 de ellas. Y si al menos una de ellas permanece, entonces es posible reconstruir las otras.

Si hay una magia en la cual Anos, que practicamente domina todos los tipos de magia, no es rival para el héroe, entonces esa es la magia de raíz. Esa también es la razón por la que Shin palidece en comparación con Kanon. Ese tipo revive una y otra vez no importa cuantas veces pierda. Y si destruye nuestra raíz solo una vez, ganaría.

Un enfrentamiento completamente injusto, pero si no fuera así no sería suficiente para ser el enemigo del Rey Demonio.

Anos piensa que, si incluso repitieran sus enfrentamientos por toda la eternidad, él no tiene pensado perder ni una sola vez.

—Shin, yo seré el oponente de Kanon. Tú ve a buscar a la Gran Espíritu Reno-

—Como ordene-

Tan pronto como respondio, Shin desapareció.

—Entonces, héroe Kanon, ¿cuántas veces debo matarte hoy para que mueras?- Anos desplegó 60 círculos mágicos y, apuntándole al héroe que se venía acercando, disparó todos los “Jio Graize” a la vez.

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!