—Que dice de repente asistente-san.

Su expresión cambió por un momento, pero luego volvió a su habitual sonrisa de idol.

Ese profesionalismo hace incluso que recuerde algunos miedos.

—¿Quieres decir que estaba intentando matarlos? Jajaja, asistente-san parece ser más adecuado para un escritor de novelas de misterio.

Es una línea que quería decir al menos una vez dijo Saikawa y sonrió.

—Hey, Kimitzuka ¿Saikawa-san ya no confesó su secreto? No escuché nada más de ti con respecto a eso…

La que estaba más confundida entre los tres era Natsunagi.

—Los criminales no iban tras el zafiro de la casa Saikawa, sino por su ojo izquierdo. Por eso no fuimos a vigilar sino vinimos al domo… eso fue lo único que…

Así es, no le había dicho a Natsunagi toda la verdad del asunto todavía.

Esperaba que Saikawa lo dijera por cuenta propia, pero al parecer debo rendirme sobre eso.

—Es como dices Natsunagi, Saikawa habló sobre su secreto con nosotros, pero…no ha dicho nada sobre su mentira.

—¿Mentira?¿Qué quieres decir?

Saikawa, que estaba en el otro lado, escuchaba mis palabras atentamente con una sonrisa.

—Saikawa Yui……desde el principio tu y los criminales iban a unir fuerzas y matarnos, ¿verdad?

—¿Eh? —dijo Natsunagi congelándose.

—No, en verdad, Natsunagi hubiera sido de pasada. Probablemente el objetivo del enemigo soy yo.

—Eso…… ¿tienes algo que pruebe lo que dices?

Natsunagi que se supone que es la detective habló como si fuera la sospechosa, mientras que Saikawa no mostraba ninguna agitación.

Prrrrrrrrrrr……

En ese momento recibí una llamada.

—Aló, soy Kimitzuka……Si, si…….ya veo. No, siento haberlo molestado. Muchas gracias, hasta luego.

Que bueno, parece que allí todo terminó sin problemas.

—Kimitzuka, ¿quién fue?

Sí, fue Fuubi-san. Dijo que pudieron retirar los explosivos del cuarto del tesoro de la residencia Saikawa.

Como era de esperarse del equipo de desactivación de bombas de Fuubi-san. Al parecer todo avanzó sin inconvenientes.

—¡……! Pero el objetivo de los criminales debía haber sido el ojo izquierdo de Saikawa-san…… ¿Por qué hicieron eso a su casa?

—Como dije, tenían dos objetivos. Uno era, como mencioné antes, el ojo izquierdo de zafiro de Saikawa. Y el otro… eran nuestras vidas al estar cuidando la residencia de los Saikawa.

—¿Qué quieres decir? ¿El asesino no iba tras el zafiro del cuarto de tesoros sino nosotros que estábamos en el cuarto del tesoro?

—Eso es.

Sin saberlo, el enemigo había planeado matarnos con una bomba temporizada. Como con la pistola de flechas de antes, parece que el enemigo no quiere ser visto directamente.

—En otras palabras, esa es la mentira que Saikawa nos dijo. Saikawa conocía el plan de los criminales desde el principio, no, le dijeron y nos guío hasta el cuarto de tesoros.

—Eso… ¿Y las pruebas?

Natsunagi me hacía preguntas porque no quería creer lo que decía.

—Fuubi-san dijo que no sabía nada sobre el asunto.

—¿Ehh?

—La policía nunca recibió ni un solo reporte sobre la amenaza que hicieron a la casa Saikawa.

—Eso… ella dijo que habló con la policía y no le hicieron caso. Por eso es que confió en nosotros, en un detective…

Natsunagi miró a Saikawa. Sus ojos azules nunca vacilaron ni un milímetro.

Esa fue la extraña sensación que sentí el primer día que la conocí. Esa única extrañez era eso.

Teniendo tanto dinero. Una policía que no se mueve con todo eso, sea para bien o para mal, no es la policía.

Así que después de vernos, llamé a Fuubi-san por si acaso, y mi presentimiento era cierto. La policía no tenía el más mínimo conocimiento sobre la amenaza a la residencia Saikawa.

Eso significa que Saikawa se puso en contacto con nosotros primero específicamente y no con la policía, eso no significa otra cosa más que tenía algún asunto especial con nosotros

Es cierto que con ese punto no puedo decir que el asunto se trataba de nuestras vidas, pero, dejando de lado a Natsunagi, si hay razones para ir tras mi vida. Y sobre los criminales… el enemigo, tengo una idea de quienes son.

—Pero es extraño, ¿no? ¿Cómo una idol como Saikawa-san hacer tal cosa……no puede ser…

Lo que dijo Natsunagi después de eso estaba lejos de la realidad.

Ella no es miembro de “SPES”.

—Probablemente la amenazaron. 

Por primera vez en ese momento su cuerpo tembló.

—Si no quieres que te roben ese ojo, debes de acabar con la vida de Kimitzuka Kimihiko o algo así.

Esa fue la condición que le dieron.

Saikawa seguramente más importante que su vida es ese ojo izquierdo que tiene. Por lo que para protegerlo vendió nuestras vidas al enemigo.

—Sin embargo, Saikawa. Ellos no son de fiar. Iban a tomar nuestras vidas y también tu ojo izquierdo.

No, más que robarlo seguro lo destruirían.

La flecha que la pistola disparó estaba destinada a su ojo izquierdo. Y su propósito era…

—¿Pero por qué? —interrumpió Natsunagi.

—Los culpables… esa organización de la que hablaste, ¿por qué irían tras el ojo de Saikawa-san? No importa que tan bonito sea, llegar hasta esos extremos…

—Esa prótesis ocular no es tan simple como crees…

—¿Eh?

Había una buena razón por la que apuntaban a eso.

—¿Verdad, Saikawa? ¿Qué es lo que ves con ellos ahora?

Saikawa, en un instante, dirigió su vista a la bolsa de mano que tenía.

—¿Para la defensa propia?

El sonido de su voz es gentil y lindo como siempre.

Así que es así

Como era de esperarse de una idol. Aún sabiendo el contenido de la bolsa puedes hacer esa sonrisa.

—¿Defensa propia? Ahh, es porque desde mucho antes me he encontrado en situaciones donde mi vida estaba en peligro.

Rápidamente empujé a Natsunagi detrás de mí con mi mano libre mientras la otra la metía en el bolso.

Y entonces saqué la pistola y la apunté hacia delante…

—No les entregaré mi ojo izquierdo.

De la misma forma, Saikawa Yui nos apuntaba con un arma.

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!