—Acá…tampoco

—Vayamos a siguiente lugar.

Con los hombros caídos, después de investigar un comedor, fueron al siguiente lugar.

Estábamos caminando por el barco buscando el legado de Siesta… no, buscábamos a Natsunagi.

—Maldición, que clase de trampa están usando…

—Estoy usando mi ojo izquierdo, no debería haber pasado nada por alto…

—……Sí, tienes razón.

Me pellizqué ambas manos con mis uñas. El dolor hará que mi cerebro se active.

El mensaje escrito en ese marcador. Su demanda era “Si quieren salvar la vida de Natsunagi, entreguen el legado de Siesta”

Pero no sabemos cuál es ese tan importante legado. Solo escuchamos por parte de Charl de su existencia, a qué se refiere todavía no lo sabemos. Y posiblemente Charl tampoco sepa quien es el culpable esta vez. Es por eso que, utilizando a Natsunagi como rehén, nos están haciendo buscarlo.

……Sin embargo, hay algo que si he entendido con todo lo que ha pasado.

—No hay duda de que el culpable esta vez es “SPES”, ¿verdad?

—Que estén pidiendo el legado de la detective es suficiente para probar que son ellos.

Ayer, Charl y yo hablamos sobre de que existe la posibilidad de que “SPES” estuviera tras el legado de Siesta, pero este secuestro confirmó las sospechas.

“SPES” temía de las semillas que Siesta había sembrado en este barco y se infiltraron en este crucero para cosecharlas. Sin embargo, no pudieron encontrar nada importante y, nosotros que tenemos relación con Siesta, fuimos atacados.

—Pero desafortunadamente, nosotros tampoco ninguna idea…

Así que cambiamos a buscar directamente a Natsunagi en vez de buscar el legado de Siesta. Revisamos uno a uno las instalaciones del crucero……e incluso a los cuartos de los pasajeros, dónde no podíamos entrar, usamos el ojo de Saikawa para buscar si Natsunagi estaba allí.

—Ahora sigue aquí.

Llegamos a un gran teatro.

Los musicales son en la noche, pero por las tardes a estas horas se llevan a cabo los ensayos. Normalmente estaría prohibido entrar, pero usando las influencias de Saikawa pudimos entrar.

—Que tal, ¿puedes ver algo?

Saikawa empezó a ver desde los asientos de atrás. A través del parche de su ojo miraba debajo del suelo, detrás de las puertas, en cada lugar que ella puede estar. Si el asesino o el culpable estaban escondidos en este teatro, Saikawa sería capaz de encontrarlos sin problemas.

Y el resultado fue……

—Aquí tampoco, Natsunagi tampoco está aquí.

—……Ya veo.

Si Saikawa lo dice, no hay de otra.

Aún hay muchas habitaciones que no hemos revisado. Antes de que esto se vuelva un problema sin salida, debemos movernos.

—Vamos al siguiente lugar, no tenemos mucho tiempo.

—……Esto, Kimitzuka-san. ¿No puedes calmarte un poco?

—No puedes decir algo así en una situación como esta. Debemos encontrar a Natsunagi cuanto antes…

—¡Kimitzuka-san!

Cuando me estaba girando, Saikawa me agarró del brazo.

—……Kimitzuka-san, te cara da mucho miedo. —dijo y me miró.

Esta es la primera vez que vi una amable sonrisa amarga.

—……Desde mucho antes tengo esta cara.

—Eso es mentira. El verdadero Kimitzuka-san tiene una cara amable.

“Las mentiras no funcionan conmigo” dijo y me soltó el brazo

—Y también, lo siento. El usar este ojo izquierdo…consume mucha resistencia física

—……Ya veo, disculpa.

No pensé en eso. De ser así, puede que la haya estado forzando un poco. Para calmarme, cerré mis ojos y masajeo mi frente.

—Está bien, cálmate… Sostén tus manos. Mueve los hombros. Respira profundamente. Cierra los ojos una vez, inspira y exhala. Deja tu sangre circular. Cuando abras los ojos tu nublada visión se volverá clara.

—¿Qué es eso?

—Es un hechizo para aliviar mi nerviosismo antes de cualquier concierto.

Acepté la propuesta de sentarnos por un momento y lo hicimos en los asientos del vacío teatro. El ensayo era de la obra “El fantasma de la Ópera”.

—Perdón, te he causado problemas.

“Qué patético” murmuré a la chica menor que yo bajando la cabeza en mi mente.

—¿Patético? ¿Tú?

—Sí, ¿verdad? Cuando escuché que Natsunagi había desaparecido, perdí completamente la compostura…y abusé de tu poder sin tener consideración sobre ti.

Si Siesta estaría viva, no sé cuánto se habría enojado. Habría sido descalificado como asistente y despedido inmediatamente. No tendría cara para verla.

—Dices cosas interesantes, Kimitzuka-san.

—……En esta situación, no tendría el coraje para salir con una broma.

Pero Saikawa si rió de corazón mientras que su cuerpo temblaba.

—Kimitzuka-san, parece que sientes un gran sentido de culpa y arrepentimiento cuando sientes que no has cumplido con las expectativas de las personas, pero…

Puso fin a su oración rápidamente y con un gran respiro 

—¡Para empezar, no tenía tantas expectativas de ti! —dijo y me señaló con su dedo índice.

—……Soy yo, o, ¿acabo de ser subestimado?

¿Qué raro? Pensé que teníamos una relación de confianza mutua. 

—No es así.

—Por eso no entiendes nada —dijo, sacudió la cabeza y apuntando su mano hacia arriba. Así que en verdad te estabas burlando de mí, ¿no?

—Escucha, en este momento el “no esperaba nada de ti desde el principio” es en el buen sentido.

—¿Piensas que se te pueda perdonar toda si dices que fue en el buen sentido?

—Dejemos de lado eso

Hey, no huyas. Chica de secundaria.

—Yo también era así.

—…… ¿Igual?

Esa palabra me hizo recordar la conversación con Natsunagi.

—Al igual que Kimitzuka-san, era alguien que no podía vivir sola.

Alguien que no puede vivir solo. Cuando escuché esas palabras, algo golpeó mi corazón

—Para mi eran mis padres, para Kimitzuka-san era Siesta-san… existencias que no debían de desaparecer.

Pero las perdimos.

—Perdí el rumbo de mi vida y me quedé atada con las promesas del pasado……como resultado, hice cosas que no pueden ser revertidas.

Promesas del pasado, cosas irreversibles.

No eran cosas extrañas para mí. Sí hubiera estado en su situación, no sabría que hubiera hecho. Así de grande es la existencia de la siesta para mí…

—Pero el que me salvó, fue Kimitzuka-san, que estaba en la misma situación que yo, …o tal vez fue Natsunagi-san.

—Ya veo, es por eso que tú…

—Sí. Natsunagi-san y el incompleto Kimitzuka-san me salvaron. Se pusieron en mi lugar y me dijeron que siguiera adelante. Es por eso que pude tomar sus manos sin dudar.

En su camerino después del ataque. Pasó de sostener un arma a sostener nuestras manos y esos fueron sus sentimientos. Al final, nunca entendí nada……era incompleto y una decepción de humano. 

Parece que mis fútiles engaños no funcionaron con su ojo izquierdo.

—Es por eso que, lo siento, pero no espero más de Kimitzuka-san que lo necesario. De la misma manera, Kimitzuka-san no esperes más de mí de lo necesario… Ya que somos ese tipo de compañeros, ¿no?

Saikawa tocó suavemente el parche en su ojo izquierdo.

Ese azul – un profundo y transparente azul que no tenía ninguna pizca de falsedad, lástima o engaño

—Sí, eso está bien. Eso es lo mejor.

En mi mente, le envío gracias a la Siesta de hace dos años.

La idol de Japón que le pusiste el ojo, ahora mismo protegiendo tu voluntad, está a mi lado.

—Si Kimitzuka-san dice que es un asistente, entonces tal vez estaría bien que yo sea el asistente del asistente.

—El asistente del asistente del detective.

—Sí, así es. Como si fuéramos una muñeca rusa. 

No sé si puedo convertirme en tu mano derecha, pero sé que por lo menos puedo ser tu ojo izquierdo. —dijo después de reír.

Eso es de mucha ayuda.

Incluso si no veía la luz al final del túnel, sentí que podía seguir avanzando.

Reanudamos la búsqueda y al fin terminamos de investigar todos los cuartos.

—……No la encontramos.

Antes de que me diera cuenta, el sol se ocultaba y faltaba poco para la hora acordada.

Al final, no obtuvimos ningún resultado.

—Pero, Kimitzuka-san

—Sí

Obtuvimos el resultado de que no descubrimos nada.

Sólo hay una respuesta que se puede extraer de esto.

Desde este punto, no sé necesitan ni la lógica ni las tácticas.

—Esto es la guerra, idiotas.

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!