Capítulo 6: As bajo la manga

“¡De acuerdo, abriré un portal hacia el centro de la aldea!”

Cuando estaba a punto de lanzar el hechizo, Seiya me golpeó por detrás de la cabeza.

“¡Ouch! ¿¡Ahora qué!?”

“¿Eres estúpida? ¿Cómo es que eso suena como una buena idea para ti? Haz que el portal se conecte con algún punto más lejano.”

“P-pero si no nos damos prisa y los salvamos…”

“Te digo esto para salvarlos. Su personalidad es cruel, ¿correcto? Ella probablemente mate a ese hombre en el momento en que me vea. No necesitaría más rehenes después de todo.”

H-huh, eso tiene sentido. Pero…

“Seguro, pero ¿¡Podrías no golpearme la cabeza la próxima vez!?”

Parecía tener algunos remordimientos cuando me molesté, lo cual es inusual.

“De acuerdo, me aseguraré de ser cuidadoso de ahora en adelante.”

¿P-pero qué…? ¿Está de acuerdo?

“B-bien…”

La mirada gentil de Seiya casi hace que mi corazón se salte un latido. Miró lo mano con la que me había golpeado con una mirada de gran preocupación en su rostro.

“Debería ir a lavarme cualquier germen raro que me hallas pegado.”

“¿¡…!? ¡No tengo ningún germen raro!”

¡Quería golpearlo justo en su estúpida boca, pero no puedo…! ¡No lo haré! ¡Soy una diosa!

Después de tranquilizarme, lancé el hechizo  para abrir el portal veinte metros más lejos, solo por precaución. Me asomé desde las sombras de la tienda para ver que Chaos Machina estaba haciendo.  Estaba de pie en el centro de la plaza del pueblo  con su espada gigantesca en la garganta del padre de Nina. No había nadie más a la vista. Tal vez todos temen por sus vidas. Solo Nina lloraba al lado de su padre. Después de un bostezo exagerado, Chaos Machina dijo:

“Hmm… Diez minutos son un poco largos, ¿no?”

Su lengua salió juguetonamente de entre sus labios.

“De acuerdo, suficiente de esa regla. La voy a cambiar a cinco minutos, lo que significa que se acabó el tiempo. Este tipo se marcha.”

Mientras Nina gritaba incluso más alto, impacientemente sacudí los hombros de Seiya.

“¡D-date prisa! ¡Lo va a matar!”

Justo cuando empecé a correr fuera de las sombras hacia Nina…

“Espera.”

Seiya me detuvo. Él ya tenía su espada desenfundada y la sostenía a media guardia en el momento en que volteé.

“¿Q-qué estás haciendo?”

“Retrocede.”

¿Qué planea hacer desde esta distancia?

Retrocedí dos pasos, entonces lo miré de nuevo. De la nada, el aire alrededor de su espada se distorsionó.

“¡Hoja de Viento!”

De repente, Seiya blandió su espada horizontalmente en dirección a Chaos Machina desde una distancia de veinte metros. La distorsión se disparó de la espada y fue elevándose.

¿¡Es algún tipo de habilidad de corte aéreo que usa el mismísimo aire como una espada!? ¿¡A-acaso Seiya tenía un movimiento como ese!?

La hoja de viento se movió con una velocidad relampagueante hacia Chaos Machina, pero como estaba muy cerca del suelo, creó una nube de polvo por todo el camino. Notando esto inmediatamente, ella esquivó moviéndose ligeramente a un lado. Como sea, el suelo junto a ella se abrió violentamente. Chaos Machina siguió el camino con la vista para encontrarnos y reírse.

“Hee-hee-hee-hee. Sabía que vendriiiias. ¿Qué fue eso, por cierto? Saliste corriendo y luego tratas de apuñalarme por la espalda – ¿Qué tipo de caballerosidad1 es esa?”

“No tienes el derecho de hablar de caballerosidad1.”

Arremetí contra la cobarde por tomar rehenes. Como sea, simplemente se rio en burla.

“Muy mal que tu ataque sorpresa no funcionara. Fallaste completamente.”

“… No te apuntaba a ti.”

Seiya y yo avanzamos hasta estar parados cara a cara con Chaos Machina. Nina y su padre se abrazaron detrás de nosotros.

“¡Papá! Sniff. ¡Estoy tan feliz de que estés bien!¡Waaah!”

“¡M-muchísimas gracias por salvar mi vida!”

1: en este caso, aunque puede que se dieran cuenta, se refiere al honor y no a los modales.

Sin siquiera voltear, Seiya agitó la mano, alejándolos. Como si no hicieran falta las palabras, el padre se inclinó ante nosotros antes de coger a Nina y salir corriendo.

“Oh, así que eeeso es lo que tratabas de hacer. Ya veo, ya veeeo. Sip. Me atrapasteee.”

Incluso tras darse cuenta de que estábamos priorizando la seguridad de los rehenes, Chaos Machina solo se rio… pero cambió completamente su tono después de mirar bien a Seiya.

“¿Qué…? ¿Qué te pasó en estos pocos minutos? Pareces una persona diferente.”

Sus ojos rojo sangre miraron a Seiya.

“Increíble. Tus atributos exceden incluso a los míos. ¿Qué está pasando…?”

Hablé en medio de su desconcierto.

“Oh, ¿así que tú también puedes usar Escáner? ¡Heh! Las estadísticas de Seiya son bastante impresionantes, ¿huh? ¡Bueno, considera esta como tu última oportunidad para rendirte!”

Me sentí tan bien que casi quise gritar ¡te lo mereces! Pero esta euforia no duraría mucho. Chaos Machina sonrió confiadamente como si nada hubiera cambiado.

“¡Supongo que solo tengo que aumentar mi poder un poco, también!”

“¿Huh?”

“¡Liberar…!”

Un aura negra comenzó a fluir por su cuerpo mientras una cresta demoniaca rojo sangre aparecía en su frente.

“Hee-hee-hee. ¿Pensaron que iban a ganaaaar? ¡Awww, eso es muy maaaalo! Pero les diré un pequeño secreeeto. Los verdaderos maestros de la guerra siempre guardan un as bajo la manga.”

¡T-tengo un muy mal presentimiento sobre esto! Cuando finalmente reuní el coraje para usar Escáner…

¿¡Q-qué!? ¡Su ataque, defensa y velocidad exceden todos los 1000 puntos ahora! ¡Incluso su HP es sustancialmente mayor! ¡D-después de todo…!

“Ahora, ¿qué tal si tenemos un poco de diversión real? ¿Qué dices, Héroeee?”

En un momento, Chaos Machina blandió su gigantesca espada y entonces cargó hacia Seiya con una velocidad cegadora.

“¡S-Seiya!” grité casi en el momento exacto en que la espada se dirigía hacia su cuello. Como sea, Seiya estaba perfectamente preparado. Él inclino su torso hacia atrás, evadiendo completamente el golpe. Aunque mi alivio duró poco.

“¡No te confíes demasiado! ¡Solo estoy calentando!”

Chaos Machina agitó su espada como si no fuera nada, tratando de partir a Seiya en dos. Solo podía mirar con el corazón palpitante como ella cortaba y estocaba. Pero su arma no lo alcanzó.

“¿Hmmm? Así que puedes mantenerte a mi ritmo. Tienes muy buena intuición, ¿verdaaad?”

Ella detuvo su arremetida y creó un poco de distancia entre ellos. Tenía el sabor de la victoria en la boca.

¡S-si! ¡Esto no es un juego! ¡Tener estadísticas más altas no necesariamente significa que ganarás! ¡Intuición, estrategia – muchos factores influyen en una pelea!

“Hmmm… Que molesto. Muy, muy molesto. Pero supongo que nunca se puede ser muy cuidadoso…”

Chaos machina giró su espada como si fuera una sombrilla mientras se dirigía a mí.

“Hey, Diosa, viste mis estadísticas, ¿Verdad?”

“¡Si, lo hice! ¿Y qué?”

“Permíteme mostrarte mi habilidad Maldición Demoniaca.

¡R-recuerdo haber visto una habilidad con ese nombre!

Le grité a Seiya:

“¡Seiya! ¡Cuidado! ¡Va a usar una habilidad especial!”

Cuando lo alerté, Chaos Machina alzó su espada hasta media guardia y revertió el agarre por alguna razón.

“¿¡Huh!?”

Me quedé sin palabras. La hoja de la gigantesca espada de Chaos Machina apuntaba ahora hacia su propio estómago.

“Ha pasado mucho, mucho, muuuucho tiempo desde que le mostré a un humano esto… Te diré otro secreto mientras estoy en ello. Los verdaderos maestros de la guerra siempre guardan un segundo as bajo la manga…”

¡Y entonces enterró la espada profundamente en su abdomen y se abrió el estómago! Sangre negra salía de la herida.

“¡¡¡Ahhh!!! ¿¡Q-q-qué estás haciendo!?”

“Esta es… la Maldición Demoniaca. Hee-hee-hee… ¡Hee-hee-hee-heeee! ¡Este inconmensurable poder … traerá muerte al Héroe…!

Tosió violentamente y más sangre salió de su boca. La luz de sus ojos se desvaneció como si estuviera muerta y su cabeza cayó.

“¿¡Q-qué acaba de pasar!?”

Chaos Machina no se movió, pero parece haber actividad en su herida. De repente, enormes brazos brotaron de su estómago. Los apéndices negros como tinta abrieron aún más el estómago como antes de intentar sacar algo desde el interior.

“Oh mi…”

Mi corazón estaba en mi garganta. Es una vista enfermiza. Incluso aunque Chaos Machina es casi del mismo tamaño que yo, una criatura de tres metros de altura salió arrastrándose desde sus interiores. Tenía una cabeza con tres cuernos, colmillos visibles aún con la boca cerrada un musculoso físico negro, una larga cola y alas negras.

No hay error. La criatura que está ahora ante nosotros es un demonio increíblemente grande.

Capítulo 7: Completamente enfermizo

“¡Así que esta es… la verdadera forma de Chaos Machina!”

Se sentía como si estuviera siendo engullida por el aura siniestra de la criatura.

¡N-necesito calmarme! ¡Las apariencias pueden engañar después de todo!

Usé Escáner… y mis ojos casi se salen de mi cabeza mientras miraba la tabla de estadísticas negra como el carbón del demonio.

… Mis piernas comenzaron a temblar.

¡E-e-esto tiene que ser alguna clase de error! Estas estadísticas… ¡sobrepasan las de los Señores Demonios de los mundos de rango D!

Me sumí en la desesperación. Nuestra ya vaga posibilidad de ganar se desvaneció, por completo. Hace solo un minuto había empezado a creer que tener estadísticas más altas no necesariamente garantiza la victoria… pero eso es solo cuando la brecha entre los atributos es razonable. El ataque de Seiya, su defensa y su velocidad están todos por debajo de 1,000. Las estadísticas de Chaos Machina, por otro lado, exceden los 3,000 puntos en esas tres categorías. No importa que tan buena sea la intuición de alguien o que tan excepcional sea su intelecto para pelear. Si su velocidad es un tercio de la de su oponente, entonces van a ser golpeado – sin fallar. Para ponerlo simple, si Seiya es golpeado, va a morir.

Chaos Machina – No, el Demonio Mayor arrogó sus ojos dorados hacia mi como si notara lo pálida que me había puesto.

“¿¡Lo entiendes ahora!? ¡La diferencia entre nuestras habilidades es obvia! ¡No puedes derrotarme!”

Su voz seductora fue reemplazada por un rugido grotesco. Alzó sus garras como cuchillos de su mano derecha hacia arriba.

“¡Solo un ataque! ¡Todo lo que tomará será un ataque para separar tu cabeza de tus hombros!”

¡Entonces bajó su cuerpo al suelo antes de inmediatamente patear con un poderoso boom! ¡En un parpadeo, ella está justo en frente de Seiya con su brazo alzado sobre su cabeza!

Tuve que cerrar los ojos. ¿Qué clase de diosa querría ver a su héroe ser asesinado?

Lo siento Seiya. Fuiste verdaderamente talentoso. Desafortunadamente, parece que incluso los subordinados del Señor Demonio en este mundo de rango S tienen poderes que rivalizan con los Señores Demonio de los mundos de rango D. Nunca soñé siquiera con que este sería un lugar tan aterrador. Nunca tuve oportunidad de salvarlo…

Desesperación, remordimiento, resignación… Abrí mis ojos – y me quedé impactada. Seiya aún estaba de pie, calmado como siempre. No solo aún conserva su cabeza, sino que no hay un solo corte en su cuerpo. Solo parece aburrido… como siempre.

“¿¡E-esquivaste eso!? ¿¡C-cómo!? ¡Eso es imposible!”

Chaos Machina estaba tan sorprendida como yo lo estaba. Al enfrentarse a una fuerza misteriosa, ella parece dudar en hacer su próximo ataque. Usé ese tiempo para especular.

¿¡C-cómo hizo eso!? ¡Ese no era un ataque el cual pudieras evadir usando solo tu intuición!

… En ese momento me di cuenta. Pensé en cuando Seiya salvó al padre de Nina usando Hoja de Viento. Esa habilidad – pensé que me había saltado algo cuando miré sus estadísticas antes. Pero ¿y si no lo hice? ¿Y si Seiya usó un movimiento no mencionado en su pantalla de estadísticas? ¡Eso solo puede significar una cosa! ¡Las estadísticas que chaos machina y yo vimos cuando usamos Escáner no eran sus verdaderos atributos! Para ponerlo simple…

¡Él debe tener la habilidad especial Falsificar!

Enfoqué mi visión en Seiya. Luego usé todo mi poder divino en mis ojos antes de usar Escáner. Aun así, en lugar de sus estadísticas, vi una oración:

Sin espiar.

¿P-pero qué…? ¡Oh…! ¡Si la habilidad Escáner es menor que el nivel de Falsificación, entonces sus estadísticas estarán bloqueadas y no podrán ser vistas! ¡P-pero al menos eso prueba que está usando Falsificar! Enfoqué mis ojos y me concentré incluso más fuerte. Otra oración apareció.

Dije “sin espiar”. Eso va para ti, Rista. Espiar es un crimen, mirona depravada.

¡Ack! ¡Incluso especificó mi nombre! ¿¡S-sabía que esto pasaría!? ¡Espera! ¿¡A quién llamas “mirona depravada”!? ¡Ahora lo hiciste! ¡Voy a mirar tus estadísticas incluso si eso me mata! ¡Hora de subir el nivel de Escáner!

Puse todo mi poder en mis ojos.

¡Ven a mí, Poder de Diosa! … ¡Espera! ¡Waaahhh! ¡Mis ojos…! ¡Queman! ¡¡Queman…!! ¡Mis ojos se sienten como si fueran a salirse de mi cabeza! ¡C-combátelo, Rista! ¡Puedes hacer lo que sea si pones tu mente en ello!

En el momento en que liberé todo mi poder divino, escuché un crujido como cristal rompiéndose dentro de mi cabeza. Parece que finalmente rompí el Falsificar de Seiya. Mientras trataba de recuperarme, di un vistazo en su pantalla de estadísticas real.

(NT: ¡DAME TU FUERZA PEGASOOOOOO! :v)

… ¿¡Queeeeeeeee!? ¿Qu…? ¿Qué…? ¿¡Qué demonios es estoooooooo!? ¡Sus atributos son cinco, no, diez veces mejores que la última vez que los revisé! ¿¡Eso es siquiera posible!? También tiene más habilidades y habilidades especiales que antes… ¡Espera! ¡No hay manera de que haya elevado sus estadísticas tan alto en un periodo de tiempo tan corto! ¿¡Entonces qué demonios está pasando!? ¿A caso ha estado usando Falsificar desde su primera sesión de entrenamiento? Espera. ¿¡Pero eso significa que ya era más fuerte Chaos Machina cuando nos encontramos por primera vez, y aun así huyó porque quería ser extra cuidadoso!? ¿¡Y entonces regresó a la Cámara de Convocación para entrenar más!?

Miré al hombre ante mi mientras temblaba violentamente, incluso más que cuando vi por primera vez las estadísticas del Demonio Mayor.

¡Está enfermo…! ¡Este hombre está completamente enfermo!

Pero a diferencia de mí, la Demonio Mayor parecía desconcertada. Abrió sus alas negras antes de elevarse. Poco después, se detuvo y rugió:

“¡Ahora bien, permíteme mostrarte algo que no serás capaz de evadir! Concentraré todo mi maná en mi puño y te aplastaré con mi ataque definitivo – Eliminación Demoniaca. El pueblo será convertido en cenizas junto contigo, pero…”

Pero el Demonio Mayor se detuvo… porque Seiya ya no estaba ahí. Entonces notó a Seiya flotando junto a ella, y sus ojos se ampliaron.

“¿¡Q-qué!? ¿¡Puedes Usar Vuelo!?”

Mientras el Demonio Mayor miraba asombrada a Seiya desde su posición en el cielo, no pude evitar hablar un poco de basura. (No en voz alta, por supuesto.)

General Chaos Machina, eres fuerte. Increíblemente fuerte. Eres una verdadera de la guerra, fuertemente preparada para la batalla, incluso ocultando cartas de triunfo. Si fuera un héroe ordinario, lo hubieras aplastado, y estaría acabado. Pero… tu oponente está fuera de tu liga. Quiero decir… quiero decir….

Seiya igualó perfectamente su altitud perfectamente mientras empuñaba su espada. Esta se envolvió en llamas brillantes. La habilidad de alto nivel, Espada Mágica, había sido activada.

“Permite que mi hoja ardiente reduzca todo a cenizas… ¡Arremetida de Fénix!”

La velocidad vertiginosa del ataque de Seiya dejó imágenes residuales en el aire y en un instante, brillantes líneas rojas iluminaron el cuerpo del Demonio Mayor como una rejilla. Ella se congeló. Entonces Seiya enfundó su espada antes de alejarse flotando un poco. Las incontables líneas en su cuerpo brillaron aún más, seguidas por una explosión tan poderosa, que dejó mis oídos zumbando. Bañada por el viento caliente de la onda expansiva, pensé para mí misma: Okey, en serio… este héroe es demasiado poderoso, ¡pero es demasiado cuidadoso!

Capítulo 8: Un ataque final explosivo

Pedazos del Demonio Mayor llovieron desde los cielos. El descartado cuerpo de Chaos Machina también se convirtió en cenizas oscuras y se desmoronó. Después de que el héroe descendiera majestuosamente, corrí hacia él.

“¡Seiya…!”

Mientras volteaba con su apatía característica, avancé en su dirección y puse mis brazos a su alrededor.

“¿…Qué, estás tratando de estrangularme?”

“¡Por supuesto que no! ¡Solo estoy feliz! ¡Quiero decir, pensé que este mundo estaba acabado!”

Grité de la emoción y enterré mi cara en su pecho. La armadura estaba en el camino, pero podía sentir el calor de Seiya.

¡Sniff! ¡Sniff! ¡Oh no, huele muy bien! ¡Oh hombre! ¡Esta es la cosa! ¡Sniff! ¡Sniff!

“Para ya. Quítate de encima. Me vas a contagiar cualquier enfermedad extraña que tengas.”

“¡No! ¡No voy a parar!”

No voy a perder sin importar cuantas cosas rudas diga. ¡De hecho, voy a darle todas las enfermedades que tengo! Me aferré firmemente a él con ese pensamiento… no tengo ninguna enfermedad, por supuesto.

Después de disfrutar el momento, aflojé mis brazos y lo miré con un mohín1.

(NDT: mohín: mueca, gesto)

“¡Pero Seiya…! ¡Aún estoy un poco molesta contigo! Conocías la habilidad Falsificar, pero no me dijiste. ¿Cuánto tiempo has estado escondiendo eso de mí?”

Seiya dejó salir un suspiro mientras hablaba.

“Si mis atributos fueran completamente visibles para un aliado como tú, entonces eso significaría que el enemigo, también. La primera vez que me encontré contigo en la Cámara de Convocación, pensé: necesito hacer algo acerca de esto, y empecé a entrenar.  No mucho después, aprendí la habilidad Falsificar.”

Como pensaba – él ya estaba escondiendo sus atributos reales después de la primera sesión de entrenamiento.

Forcé una expresión lastimosa y miré a Seiya

“Entiendo que no quieras que los enemigos conozcan tu verdadero poder, pero, como que, podrías habérmelo dicho al menos. Incluso bloqueaste mi visión y dejaste un mensaje diciéndome que no espiara. Eso hirió mis sentimientos. Quiero decir, somos compañeros ¿no?”

Hizo una especie de expresión de pena.

“Incluso si mantienes tu boca cerrada, si hubiera un monstruo que pudiera abrirte el cerebro y leer tus recuerdos, entonces conocerían mis estadísticas. Solo estaba siendo extra–cuidadoso.”

“¡Eso es muy aterradooooor! ¡Será mejor que me protejas para que eso nunca pase!”

Apreté fuertemente a Seiya entre mis brazos una vez más.

“Una diosa no moriría por eso. No hay necesidad de que te proteja.”

“¡Nooo! ¡Protégemeeee!”

“Apártate de mí a menos que quieras ser hecha pedazos.”

No lo dejé ir incluso entonces. El momento en que Seiya mató instantáneamente al Demonio Mayor estaba quemado en mi mente. Estuvo tan genial en ese momento, justo como un verdadero héroe. Solo pensar en eso hace que mi corazón se acelere.

Con una agradable sonrisa, miré hacia su esculpido perfil.

Tee-hee. Ni siquiera puede hablar. ¿Acaso está avergonzado? ¡Puede que actúe genial, pero aún es joven después de todo!

Pero fue ahí cuando me di cuenta. Seiya estaba levantando la barbilla como si me dijera que mirara detrás de mí.

“¿Huh…?

Me volteé para encontrar a docenas de aldeanos rodeándonos – mirándonos fijamente en cilencio.

“¡Hyaaah!”

Sobresaltada, inmediatamente me aparté de Seiya. Entonces los aldeanos comenzaron a hablar como si esperaran este momento.

“¡Héroe! ¡Gracias, gracias por salvar nuestra aldea!”

“¡Muchísimas gracias por asesinar a ese aterrador demonio!”

Hombres y mujeres de todas las edades nos bañaron con saludos y aplausos. Incluso puedo escuchar a algunas mujeres cotilleando:

“Que hombre tan apuesto…”

“Es tan alto y encantador…”

Las mujeres parecían estar cautivadas por la buena apariencia de Seiya. Hubo incluso quien nos dio muestras gratis de su tienda.

“¡Hola! Mi nombre es Jaimie y me dedico a vender fruta. ¡Por favor tomen esto! ¡Espero que lo disfruten!”

Con una sonrisa, acepté la fruta color naranja del simple y joven hombre con el pelo marrón oscuro. No mucho después, un hombre bajo y rellenito se abrió paso, sonriendo de oreja a oreja.

“¡Permítanme presentarme! ¡Soy Graham, el alcalde de este pueblo! Me gustaría invitarlos a quedarse para una fiesta de bienvenida.”

“¡Una fiesta de bienvenida! ¿Qué te parece, Seiya? ¿deberíamos ir?”

Sonreí hacia él, pero sacudió su cabeza.

“No. Aún hay trabajo que hacer.”

¡Wow! ¡Qué héroe tan disciplinado es Seiya! ¡Apuesto que ya quiere ir al próximo pueblo para que pueda salvar el mundo! ¡Realmente me estoy enamorando de él!

Pero como suele hacer, Seiya rápidamente traicionó esa noción. Desenvainó su espada y comenzó a usarla como una escoba para barrer las cenizas del Demonio Mayor y apilarlas en un solo lugar.

“Qué… ¿qué estás haciendo?”

“Solo por si acaso.”

Seiya apuntó su mano izquierda hacia las cenizas y dijo…

“¡Fuego Infernal!”

Un torrente de llamas brotó de su mano, sorprendiendo no solo a mí, sino también a los aldeanos. Incluso escuché un grito: “¡Whoa! ¡Eso es caliente!” Deben de haber sido atrapados por el viento caliente. Todos se apartaron inmediatamente de Seiya.

Como si tomara esto como una señal, puso incluso más poder en sus llamas.

“Fuego infernal… Fuego Infernal… Fuego Infernal… Fuego, fuego, fuego, fuego, fuego, fuego, fuego, fuego, fuego.”

Un gigantesco pilar de llamas se alzó en el centro del pueblo mientras él continuaba con su encantamiento. Pero habiendo alcanzado mi límite, grité:

“¿¡Qué crees que es esto, algún tipo de festival!? ¡Para ya!”

Pero Seiya no se detuvo. Continuó quemando las cenizas meticulosamente.

“Ella es uno de los cuatro generales del Señor Demonio. ¡Ella podría ser capaz de regenerarse si queda incluso una célula! ¡Debo reducirla a nada!”

“¡S-Seiya, eso es suficiente! Además… mira a tu alrededor. Estás asustando a los aldeanos. Ella puede ser un general del Señor Demonio, ¡pero no hay manera de que regrese después de eso!”

“… Eso debería bastar.”

El asalto mágico de Seiya finalmente llegó a su fin.

Phew, se acabó…

… o eso pensé. Seiya apuntó ambos brazos al polvo que quedó.

“Hora de acabar con esto… Ataque Final: ¡Infierno Máximo!”

Un poderoso estallido de llamas, incluso más poderoso que Fuego Infernal, se disparó de sus manos y golpeó el fino polvo como una serpiente golpeando a su presa, culminando en una catastrófica explosión. Las devastadoras llamas arrasaron la tierra, creando un rastro de fuego de diez metros alrededor de las cenizas.

“¿¡Qué demonios crees que estás haciendo!?”

Olvidando momentáneamente que soy una diosa, perdí mi filtro otra vez. Quiero decir, ¿¡quién usa su ataque final en una pila de cenizas!? ¿¡Está de mente!? ¡Tiene que haber algo mal con su cerebro!

… Por un segundo, pensé que era genial. Estaba muy emocionada, lo abracé. Me vi seriamente casi enamorándome de él. Pero lo olvidé… Este tipo está totalmente arruinado.

La magia explosiva de alto nivel convirtió el pueblo de Edona en un infierno.

“¡P-por favor para! ¡El fuego se está esparciendo hacia mi tienda!”

Veo que el joven hombre que nos dio fruta está ahora prendido en llamas, rodando por el suelo, así que violentamente sacudí los hombros de Seiya.

“¡¡PARA, PARA!! ¡¡JAIMIE ESTÁ EN LLAMAS!!”

Pero no se detuvo. Dejé ir a Seiya, el emperador de las llamas, y corrí hacia Jaimie. Fui capaz de alejar las llamas de su ropa con varios azotes. Entonces lancé magia curativa en su espalda para tratar sus quemaduras.

… Un poco después, después de terminar de curar a Jaimie, me giré y vi que Seiya sigue quemando las cenizas como si su vida dependiera de ello.

“¡¡SEIYA, PARAAAA!! ¿¡Cuánto tiempo vas a seguir con esto!?”

Completamente ignorando mis gritos, Seiya miraba la pequeña pila de cenizas como un halcón mirando a su presa.

“¡No es suficiente! ¡No puedo relajarme hasta que se haya ido por completo!”

Eventualmente, incluso el alcalde comenzó a gritar plegarias hacia Seiya. “Por favor… ¡Por favor solo váyanse! ¡Sal de este pueblo…! ¡¡Te lo suplicoooooo!!

Capítulo 9: Después del viaje

“¿¡En qué estabas pensando!?”

En las afueras de Edona, ventilé mi ira hacia Seiya. Después de eliminar las devastadas cenizas de este mundo, nuestras únicas recompensas fueron las miradas resentidas de los pueblerinos. Incapaz de soportar el incómodo silencio, forcé una sonrisa y empujé a Seiya desde atrás hasta que estuvimos lejos de la plaza del pueblo.

“¡Nos estaban agradeciendo y lo arruinaste! ¡Fuiste de Héroe a Señor Demonio en un parpadeo! ¡un niño pequeño incluso me lanzó una roca!”

La expresión de Seiya no cargaba con ningún remordimiento. Con un tono distante, murmuró:

“Los salvé a todos de Chaos Machina. La gente de este mundo parece ser desconsiderada.”

“¡Tú eres el desconsiderado!  ¡Jaimie se prendió fuego gracias a ti! ¡Mira las frutas que nos dio! ¡Están completamente quemadas! ¡No podemos comer esto!”

“No es mi problema.”

Bruscamente siguió adelante.

¡No puedo creerlo! ¡El pueblo literalmente se prendió en llamas por su culpa, y todavía tiene el descaro de actuar así! ¿¡Qué fue lo que vi en él!? Quiero decir, si, está súper bueno, ¡pero su personalidad es una basura!

Frustrada, me aproximé a la salida del pueblo hasta que escuché a alguien corriendo en nuestra dirección. Me volteé para encontrar a Nina y a su padre. Recuperando el aliento, el padre se inclinó ante nosotros.

“L-lamento lo que sucedió. Trabajaste tan duro para salvar nuestro pueblo, pero terminaste con una orden de marcharte. Creo que todos estaban un poco sorprendidos por el fuego…”

Sacudí mi cabeza, dejándolo saber que no era su culpa.

“Nosotros provocamos esto. Quiero decir, quemamos una tienda… y una persona.”

De hecho, ponerlo en palabras me deprime. Esto no es lo que hace un héroe. Esto no es ni siquiera lo que una persona cuerda haría.

“¡D-de cualquier manera, quería agradecerles por salvarnos! ¡Estoy muy contento de alcanzarlos antes de que se fueran!”

El padre de Nina le alcanzó una bolsa a Seiya.

“¡No es mucho, pero espero que ayude!”

Cuando Seiya, que estaba con la mirada perdida, ve la bolsa, sus ojos se iluminan.

“Oh, dinero. Siempre es bueno tener dinero para comprar objetos y equipo. Lo tomaré.”

“¡S-Seiya! Eres un héroe, ¿recuerdas? Muestra algo de modestia.”

Como sea, el héroe puso una moneda de plata en su mano y arrugó las cejas.

“Hmm… Hay menos de lo que pensé. Estoy seguro de que tienes más que esto. Vacía esos bolsillos”

“¿¡…!? ¡Eso no es lo que hace un héroe! ¡Ahora parece que lo estas asaltando!”

Le grité, pero el padre de Nina alcanzó sus bolsillos con una expresión maligna y sacó algo de cambio para darle a Seiya. Nina, entonces, me lanzó una sonrisa inocente.

“¡Ha-ha-ha! ¡Puede estar enfermo de la cabeza, pero es una buena persona! ¡Eso lo sé!”

Puse una mano en el hombro de Nina y, de alguna manera, forcé una sonrisa.

“Bueno, tienes razón a medias. Mientras está enfermo de la cabeza, definitivamente no es una buena persona.”

“¿Perdón? No estoy enfermo.”

“¡Una persona mentalmente estable no le prendería fuego a la gente y extorsionaría dinero de otros! ¡Ugh! ¡Estoy tan avergonzada! ¡Vamos – nos vamos al siguiente pueblo!”

Después de inclinarme hacia ellos, rápidamente tomé a Seiya de la mano y empecé a caminar. Escuché a Nina gritarnos desde atrás.

“¡Gracias, señorita agradable! ¡Gracias, hombre enfermo! ¡Muuuchas gracias!”

“¡N-Nina! ¡No digas eso!”

Incluso después de ser regañada por su padre, Nina continuó agitando la mano con una enorme sonrisa en su cara. Nunca habiendo sido tan avergonzada en mi vida, dije adiós al pueblo de Edona.

Después de caminar en silencio por un buen tiempo, Seiya intentó contar el dinero recibido en su bolsillo. Mirándolo desde atrás, noté algo que calló de su pecho.

… Era la flor que Nina le había dado.

“Wow, Seiya, ¿Aún tienes eso? ¿No dijiste que era un objeto maldito que atraía enemigos?”

“Pensé acerca de eso y llegué a la conclusión de que sería ventajoso. Es mucho más fácil controlar una situación cuando el enemigo hace el primer movimiento.”

“…Mm-hmm, seguro.”

“¿Qué?”

“Oh, nada.”

No tengo idea de lo que está pensando. Es impredecible. Pero… bueno, lo que sea.

Después de que mi ira menguó, me recompuse y puse una agradable nota en mi voz.

“¡Vamos – apresurémonos al siguiente pueblo! De acuerdo a la información que la Gran Diosa Ishtar me dio, deberíamos llegar a Seimul si seguimos dirigiéndonos al norte. ¡Tu primer aliado debería estar ahí! ¡Oh, no puedo esperar!”

Como sea, Seiya se detuvo y declaró claramente:

“No gracias. Es demasiado pronto para eso.”

“¿¡Qué!? ¿¡Q-q-qué quieres decir con ‘demasiado pronto’!?”

“Me dirijo de vuelta al mundo espiritual.

“¡Tienes que estar bromeando! ¿¡Por qué!?”

“¿Por qué crees? Para entrenar.”

“¿¡En serio!? ¿¡Vas a entrenar en la Cámara de Convocación de nuevo!?”

“Si. Después de pensarlo seriamente, creo que una vez que el Señor Demonio sepa que derroté al general Chaos Machina, solo enviará a alguien más fuerte. Debería prepararme antes de llegar al siguiente pueblo, por si acaso.”

“Probablemente tengas razón acerca de que el Señor Demonio eventualmente enviará a alguien más fuerte, pero con estadísticas como las tuyas, no puedo imaginar que eso sea una amenaza.”

“No hagas asunciones. No hay garantía de que ganaré la próxima vez, así que debo estar seguro de estar siempre en mi mejor forma hasta entonces.”

“P-pero si no vamos al siguiente pueblo, no conocerás a tu siguiente aliado, y no serás capaz de comprar equipo más fuerte. ¿No crees que eso sería un problema?”

Seiya sostuvo su mentón mientras daba un profundo pensamiento.

“Sería agradable tener nuevas armas y armaduras. ¿No puedes solo hacerlos? Hiciste mi cama en la Cámara de Convocación, después de todo.”

“Mis poderes divinos para crear solo pueden ser usados en el mundo espiritual. Naturalmente, también está prohibido traer algo que haga allí a otro mundo. Darle a los humanos ayuda excesiva va en contra de las leyes de los dioses.”

Seiya arrugó las cejas.

“Eres inútil.”

“¿Qué? ¡Cómo te atreves! ¡Soy un apoyo excelente! ¡Viste mi magia curativa! ¡Curé completamente las quemaduras de Jaimie cuando le prendiste fuego!”

“Yo pude haber hecho eso con una hierba medicinal. En otras palabras, tu valor para la sociedad solo está al nivel de la hierba medicinal.”

“¡No me compares con hierba medicinal!”

“En cualquier caso, regreso al mundo espiritual a entrenar. Si tienes algún problema con eso, puedes ir al siguiente pueblo por tu cuenta.”

“I-ir al siguiente pueblo sin ti no tendría sentido. ¿Qué estás diciendo…?”

“Entonces apresúrate y abre un portal al mundo espiritual, mujer hierba.” “B-bien… ¡Espera! ¿¡Qué me acabas de llamar!?”

Capítulo 10: La hoja divina

“… Veo que regresaste otra vez.”

“Es demasiado cuidadoso, en serio. Quiero decir, es paranoico – enfermizo incluso.”

Una vez más, me quejé con Aria en su cuarto. Hay muchas diosas diferentes en el mundo espiritual; algunas de ellas son derechas y rudas, pero Aria siempre es muy agradable. Ha sido agradable conmigo desde que comencé a existir. Si la Gran Diosa Ishtar fuera mi madre, entonces Aria definitivamente sería mi hermana mayor.

Vistiendo un vestido sexy con su escote expuesto, Aria elegantemente sorbió su té, como siempre. Disimuladamente miré a sus pechos – que asumo son – de copa G y mordí mi labio en frustración. Nunca falla en capturar la atención de los dioses masculinos que se cruzan con ella. Quiero decir, soy copa D y soy sexy a mi manera, pero, aun así…

Ella se ve mejor que yo y tiene más experiencia. Todo lo que hago, ella lo puede hacer mejor.

No se puede evitar, realmente. Ella nació en el mundo espiritual unificado hace miles de años y ha salvado incontables mundos con los héroes que ha convocado. Ella es una diosa popular. Y luego estoy yo: una diosa novata que ha estado por aquí por solo un poco más de cien años con apenas cinco mundos salvados majo mi cinturón.

Sigh. Quiero apresurarme y salvar Gaeabrande para que pueda convertirme en una diosa de alto rango como tú, Aria.”

“No deberías sobrevalorarme.”

“¿De qué estás hablando? ¡Has convocado héroes a trescientos mundos, y has salvado a cada uno de ellos! ¡Eres una legenda!”

Traté de bromear con Aria, pero pude detectar un rastro de sufrimiento en su sonrisa.

“No los salvé a todos.”

Sí que escuché que había un mundo que incluso Aria no pudo salvar. Pero…

“Solo fue un mundo de trescientos, ¿verdad? No puedes salvarlos a todos.”

Mientras sonreía, la expresión de Aria se volvió gris.

“No es tan simple, Rista. Para la gente que vivía ahí, ese era el único mundo – la única vida – qué tenían. Ellos no tendrán otra oportunidad. No puedes solo decir, ‘no puedes salvarlos a todos’ y luego moverte al siguiente.”

“N-no, entiendo eso. Lo entiendo, pero… todavía creo que es increíble que solo hayas fallado en uno de trescientos.”

Aria sacudió débilmente la cabeza.

“Era un mundo de rango B. No era una misión difícil, pero… cometí un error… Esta es la cruz que debo aguantar, y debo cargarla por el resto de mi vida.”

“U-uh…”

Traté de regresar al tema anterior para aligerar el humor.

“¡P-por cierto, ese héroe extremadamente cuidadoso mío ha estado en la cámara de convocación todo el día desde que regresamos! ¿Puedes creerlo?”

“… ¿Más entrenamiento con pesas?”

“¡Sí! ¡El cabeza hueca solo vive para entrenar!”

Mientras continuaba bromeando, la dulce sonrisa de Aria regresó.

Phew…Parece que se siente un poco mejor…

Aria agarró su taza de té vacía y se levantó.

“Voy a ir a traer más té. ¿Quieres un poco, Rista?”

“Oh, seguro. Gracias.”

… Fue entonces cuando la puerta se abrió violentamente.

Sorprendida, eché un vistazo y solo creció mi sorpresa… ¡porque Seiya estaba de pie allí en ropa interior! Incluso Aria se sorprendió. En el momento en que lo vio, dejó caer la copa y esta se rompió contra el suelo. Aun así, Seiya indiferentemente miró hacia mí.

“Ahí estás. Te estaba buscando.”

Casualmente se aproximó hacia mí y grité.

“¿¡S-Seiya!? ¡Esta es la habitación de una dama, sabes! ¡Sal de aquí! Quiero decir, mira lo que hiciste. Asustaste a Aria y la hiciste romper su taza de té.”

“E-está bien… todo está bien, Rista…”

Entonces Aria caminó hacia Seiya, con sus ojos brillando.

¿¡Pero qué…!? ¿¡Acaso Aria acaba de enamorarse de él, también!? ¡Q-qué no te engañe! ¡Eso es todo lo que tiene! ¡Si pone un dedo sobre ella, lo voy a matar! ¡Ese mujeriego! ¡No, ese diosariego1!

1 (en inglés sería womanizer, que es algo así como un mujeriego, alguien que constantemente busca tener relaciones sexuales con mujeres. Aquí, Rista convierte esa palabra en godessizer, que sería lo mismo, pero con diosas… tipo con suerte… y lo peor es que no lo aprovecha…T_T)

En la niebla de mi ira, Aria miró apasionadamente a Seiya.

“Así que tú eres el héroe que Rista invocó…”

“¿Quién eres tú?”

Una mirada de disgusto cruzó rápidamente la cara de Aria como si hubiera sido sorprendida por la descortesía de Seiya, pero casi inmediatamente aclaró su garganta y puso su usual sonrisa rica en compasión.

“Soy Aria. La Diosa del Sello, Ariadoa. ¿Qué te trae aquí?”

Seiya parecía dudar, como si estuviera inseguro acerca de si seguir hablando con una diosa que acababa de conocer, pero eventualmente habló calmadamente.

“No estoy subiendo de nivel tanto como antes no importa cuántas flexiones o sentadillas haga…”

Seiya parecía preocupado, pero yo estoy gritando de alegría en mi cabeza.

¡Si! ¡La experiencia conseguida por su entrenamiento con pesas por fin comienza a decaer! ¡Heh-heh-heh! ¡Ahora tendrá que luchar contra monstruos para subir de nivel! ¡Lo que significa que por fin podemos comenzar nuestro viaje!

Puse una expresión seria antes de decir cualquier cosa.

“Seiya, esto es solamente como son las cosas. Hay un límite en cuán lejos puedes llegar con solo entrenamiento con pesas. Así que ¿Qué tal si vamos a Gaeabrande y comenzamos a luchar contra monstruos?” 

“¿Luchar contra monstruos de verdad, huh? Es demasiado arriesgado.”

“No… bastante seguro que es lo normal para cualquier héroe.”

“En lugar de luchar contra monstruos, ¿no puedes solamente crear algunas pesas más pesadas y equipo de entrenamiento más rudo para mí?”

 “¡N-no…! ¡Absolutamente no! ¡No, no, no! ¡Eso no es más que un lastre!”

“¿Entonces qué debería hacer…?”

Seiya está a punto de enfrentarse a un cambio. Verlo así de preocupado hace que sea difícil gritar ‘¡Ve a pelear contra monstruos, estúpido!’ sin sentirse terrible.

Fue entonces cuando Aria intervino, como si fuera incapaz de seguir viendo.             

“Seiya, hipotéticamente hablando… ¿qué opinas acerca de ser entrenado por un dios o diosa de aquí?”

Su propuesta me tomó por sorpresa.

“¿¡A-Aria!? ¿¡Q-q-qué te picó!?”

“No tendrá que preocuparse de ser asesinado por un dios en el mundo espiritual unificado. Es más, recibirá muchos más puntos de experiencia de lo que alguna vez recibiría de un monstruo. Hee-hee… es un pequeño truco del negocio.”

Aria hizo un guiño. Seiya asintió, sugiriendo que estaba completamente a bordo.

“Ya veo. Esa no es una mala idea.”

“¡A-Aria! ¿puedo hablar contigo por aquí?”

Llamé a Aria al lado de la ventana y le susurré al oído.

“¿¡Estás segura de estar prometiéndole eso!? Quiero decir, ¿¡Es incluso posible entrenar con un dios!?”

“No será problema. Le concederé permiso y le diré a Ishtar de antemano.”

“¿P-pero quien en el mundo va a entrenarlo? Yo soy la Diosa de la Curación y tú eres la Diosa del Sello. Ninguna de nosotras está orientada a la lucha.”

Aria sonríe mientras apunta a la ventana.

“¿Qué hay del dios que siempre está entrenando por ahí?”

Fuera de su ventana está el vasto y magnífico jardín del mundo espiritual unificado. Un dios practica técnicas de esgrima alrededor de una agraciada fuente esculpida.

Él es un dios rudo. Otros dioses se quejan, diciendo que arruina la bella vista con su práctica, pero no se detiene.

Él es Cerceus, la Hoja Divina.

Aria caminó hacia la puerta.

“Voy a preguntarle a Cerceus si está dispuesto a ayudar.”

Mis hombros cayeron, y luego dejé escapar un suspiro.”

Sigh… El sueño de finalmente empezar nuestro viaje una vez más se deslizó entre mis dedos.

Y así nos dirigimos al jardín para encontrarnos con Cerceus.

En el momento en que nos vio, pausó su entrenamiento y nos dio una sonrisa incómoda. Como un individuo intimidante, Cerceus está esculpido como un dios en todos los sentidos – alto y musculoso, con cabello corto que es acentuado por su bigote y una barba de cabra.

“Bueno, pero si es Ariadoa, Ristarte y… ¿oh? ¿es eso un humano?”

Juntó las cejas.

“Un héroe invocado, ¿sí? Lo mejor sería si ustedes, humanos, se abstuvieran de andar vagando por el mundo espiritual unificado.”

Justo cuando Seiya estaba por decir algo, Aria dio un paso al frente.

“Cerceus, tengo una petición. Me gustaría saber si puedes entrenar a este héroe.”

Pasaron unos momentos de silencio hasta que…

“No me importaría hacerle un favor a una diosa de alto rango como usted. Aun así…”

Cerceus se aproximó despacio hacia Seiya y frunció el ceño.

“Humano, ¿Estás preparado para entrenar conmigo? No va a ser fácil, y no hay garantía de que tu cuerpo pueda siquiera soportarlo.”

Su sonrisa incómoda se transformó en una expresión hostil mientras se acercaba a Seiya, pero Seiya ni siquiera interrumpió el contacto visual y continuó hablando en su tono usual.

“Oh, tienes agallas, pero no me vengas llorando cuando alcances tu límite. No te dejaré renunciar.”

Cerceus retrocedió.

“H-hey. ¿Por qué parece que serás tú el que me entrene? Esa es mi línea.”

“Suficiente palabrería. Reúnete conmigo en la Cámara de Convocación cuando estés listo. ¿Lo entiendes?”

“S-sí, seguro… ¿¡Q-quién es ese tipo!?”

Después de que Seiya se volteó y comenzó a alejarse, Cerceus pronto corrió tras él de inmediato. Solo ver esto envió un escalofrío por mi espina vertebral.

¿¡C-cómo es que revirtió sus roles así!? Seiya Ryuuguuin – ¡qué hombre tan aterrador! ¡P-pero Cerceus no es llamado la Hoja Divina por nada! ¡Va a hacer más humilde a Seiya! ¡Entonces finalmente empezará a comportarse y quizás se convierta en un héroe decente! … Yo realmente creí eso una vez.