Capítulo 11: Entrenamiento riguroso

En el primer día, Seiya y Cerceus entraron en la Cámara de Convocación juntos.

Como siempre, se me dijo que no fuera hasta que me llamaran, así que decidí respetar sus deseos y los dejé solos. Aun así, cerca de la tarde, encontré a Cerceus almorzando solo, en una mesa en el comedor. Tomé asiento a su lado y le pregunté tímidamente:

“Hola, Cerceus. ¿Qué tal le va a Seiya?”

Inmediatamente, abrió la boca y masculló.

“¡Mm! Tiene mucho espíritu de lucha en él. ¡No es todo palabras después de todo! ¡Mucho más rudo de lo que esperaba! ¡No hay muchos que puedan mantener el ritmo desde el primer día!”

“¿¡E-en serio!?”

“¡Aunque tiene un largo camino que recorrer si quiere derrotarme!”

Verlo de tan buen humor me alivia. Parece que se están llevando muy bien.

“¡Muchas gracias! ¡Por favor, continúa con el buen trabajo!”

Me incliné ante Cerceus antes de dejar el comedor.

¡Wow! ¡Suena a que realmente todo va bien! ¡Buen trabajo, Seiya!

Entonces llegó el día dos.

Encontré a Cerceus en el comedor cerca de la tarde otra vez, pero esta vez tenía una apariencia más sombría en su rostro mientras pinchaba el pescado en su plato con un tenedor. Tomé asiento junto a él una vez más y lo saludé.

“Hola de nuevo, Cerceus. ¿Cómo va el entrenamiento?”

“G-genial. E-estamos trabajando duro.”

… ¿Huh? ¿Por qué está tartamudeando?

Cerceus dio un profundo suspiro.

“Tsk. Se ha vuelto horriblemente fuerte es solo dos días.”

La habilidad Potenciador de EXP de Seiya estaba ya en nivel 10 la última vez que la revisé, así que eso debe ser lo que contribuye a su periodo de crecimiento. Incluso aunque es algo para estar entusiasmado, Cerceus murmuró con desdén:

“Si solo pudiera desatar mis verdaderos poderes…”

“Si… Nosotros las deidades no podemos usar el cien por ciento de nuestro poder con los humanos después de todo…”

“Y ese es el problema. Con la excepción de casos especiales, nuestros poderes están suprimidos grandemente por las reglas del mundo espiritual. Probablemente sería capaz de derrotarlo si fuera capaz de usar mis poderes reales…”

“¿Disculpa? ¿Dilo otra vez?”

“¡N-nada! ¡No te preocupes por eso!”

¿¡Acaba de decir que “probablemente” sería capaz de derrotarlo!? ¿¡Acaso Seiya ya sobrepasó a Cerceus!? Pero solo han sido dos días… ¡No, debo haber estado oyendo cosas! Absolutamente no hay manera de que eso haya pasado.

“¡E-en cualquier caso, es un buen rival! ¡Wah-ha-ha-ha! ¡*Tos*! ¡*Resoplido*!

Parece que estaba riendo tan fuerte que se ahogó. Ver a la Hoja Divina actuar diferente de ayer me dio un poco de ansiedad.

Entonces llegó el tercer día.

Cerceus estaba sorbiendo algo de agua en el comedor. No se ve muy bien, especialmente con esas mejillas hundidas.

“Cerceus ¿acaso has perdido peso?”

La Hoja Divina habló con un toque letárgico…

“No… estoy bien…”

“Oh, me alegro. Uh… Así que, ¿qué tal le va a Seiya?”

“Oh, ya sabes…”

“¿Está progresando?”

“Más o menos…”

“¿Qué quieres decir con ‘más o menos’?”

“Ya sabes, más o menos significa más o menos.”

“Seguro, pero, como que, ¿podrías ser un poco más específico? Él es mi responsabilidad –”

Golpeó su puño contra la mesa antes de que pudiera terminar.

“¡¡Suficiente!! ¡¡Dale un descanso!! ¡¡Estoy en mi descanso para el almuerzo ahora!! ¡Para de hablar de entrenamiento!”

“¡Eek! ¡L-l-lo siento!”

Nuestros gritos atrajeron la atención de los otros dioses en el comedor. No esperando ser el centro de atención, Cerceus se calmó…

“Lo siento. No debí haber alzado mi voz.”

Y con esas palabras, cansadamente se arrastró fuera del comedor.

Día cuatro. Cerceus no está en el comedor durante el descanso del almuerzo. Últimamente no se veía muy bien, así que ¿quizás está tomando un descanso en su habitación? Reflexionando, le hice algo de comer a Seiya en la cocina del mundo espiritual, ya que está encerrado en la Cámara de Convocación. Mientras iba a la esquina de la cocina para coger las algas para las bolas de arroz…

“¡¡Ahhh!!”

Grité por instinto. Agachado bajo un mantel cerca de las algas, estaba Cerceus.

“¿¡Cerceus!? ¿¡Qué estás haciendo aquí!?”

“¡Shhh! ¡Silencio!”

“¿P-pasa algo? Te ves casi como si te escondieras de alguien.”

Me hizo una seña para que me acercara, entonces me agaché y me susurró al oído.

“Ristarte, escucha cuidadosamente. Ese héroe tuyo… está enfermo.”

No tengo corazón para decirle que ya lo sabía. Solo escuché en silencio mientras él tenía una expresión pálida y hablaba con una voz temblorosa.

“Le dije que su entrenamiento estaba completo. Aun así, él insistía en que necesitaba más y no me dejaría ir. A decir verdad, he estado entrenándolo casi sin poder dormir desde el primer día.”

“O-oh, así que por eso es que te veías tan exhausto…”

“Incluso después de decirle que ya era tres veces más fuerte que yo, dijo que no sería capaz de relajarse hasta que fuera al menos cien veces más fuerte que yo. Hay algo mal con él – él hace que los berserkers se vean lindos. Un súper berserker es lo que es.”

En medio de su escalofriante relato…

“Hey.”

Cerceus y yo lentamente miramos en la dirección de esa voz profunda. Ahí, parado firme con sus piernas separadas y sus brazos cruzados, estaba el súper berserker en persona.

“¡Uwaaa!”

No pude evitar gritar.

“¡Ooo-eek!”

Cerceus dejó salir un llanto distinto a cualquier cosa que haya escuchado antes.

“Cerceus, el almuerzo terminó. ¿Qué haces sentado junto a unas algas?

“Oh, yo, uh…”

Él parecía estar perdido hasta que un rayo de esperanza brilló en sus ojos.

“¡Oh, cierto! Estaba sentado aquí… ¡Pretendiendo ser un alga!”

Incluso yo me sorprendí.

“¿¡Pretendiendo ser un alga!?” ¡Nunca había escuchado una excusa más bizarra en mi vida!

Pero Seiya escogió no entrometerse, simplemente dándole a Cerceus una fría mirada.

“¿Es eso cierto? ¿Bueno, terminaste?”

“A-aun no. Voy a necesitar un poco más de tiempo para realmente convertirme en un alga y –”

“No. Nos vamos.”

Entonces Seiya lo agarró por el cuello y murmuró para sí mismo:

“Tomando en cuenta el tiempo que hemos desperdiciado, vamos a entrenar por el resto del día sin ningún descanso más.”

“¿N-no más descansos…?”

Cerceus estaba temblando de miedo.

“¡Nooooooooooooooooo!”

Estaba paralizada por verlo dar un aullido de terror.

“¡Cerceus! ¡¡Estás rompiendo tu personaje!! ¡¡Recomponte, hombre!!”

“¡Estoy harto de espadas! ¡No quiero ver otra espada de nuevo!”

“¿¡Queeeeeé!? ¿¡La Hoja Divina está cansado de espadas!? ¿¡Qué está pasando aquí!?”

“¡Las odio! ¡Odio esos pedazos de metal alargado con un extremo puntiagudo!”

“¿¡Ya ni siquiera las llama espadas!?”

Seiya no prestó atención a la rabieta infantil de Cerceus mientras lo llevaba fuera de la cocina por el cuello

“¡Alguien ayudemeee!”

Mientras lo veía ser llevado con lágrimas en los ojos, supliqué:

“¡S-Seiya! ¡Déjalo! ¡Él no quiere ir!”

Ahí fue cuando la puerta de la cocina se abrió y aria llegó corriendo con su cara roja ardiente.

“¡Rista! ¡Ahí estás! ¡Ishtar te ha estado buscando!”

“¿¡Qué!?”

A juzgar por lo alterada que estaba Aria, claramente esto es serio.

“¡Cerceus! ¡Por favor quédate con Seiya un poco más!”

Dije mi despedida…

“¡No puedes dejarme así! ¡Nooooooooo!” … y dejé la cocina y me dirigí hacia el cuarto de la Gran Diosa Ishtar, dejando los gritos de Cerceus en el fondo.

Capítulo 12: Listo para partir

“Perdone la intrusión”

Cuando entré al cuarto, Ishtar estaba sentada en una silla y tenía una cálida sonrisa mientras tejía. Sería extremadamente grosero de mi parte decirlo, pero es la personificación perfecta de una dulce ancianita en este momento. Ella habló con su usual tono confortable.

“Ristarte, ¿qué tal va el entrenamiento de tu héroe con la Hoja Divina?”

Primero me disculpé por el tratamiento especial que estábamos recibiendo.

“Realmente siento todo esto. No solo Seiya ha permanecido en el mundo espiritual, sino que además está siendo entrenado por un Dios…”

“No es problema. Por supuesto, esta es la primera vez que un héroe ha pedido la guía de la Hoja Divina antes de luchar contra monstruos. Aun así, esto todavía entra en el rango de asistencia. No viola nuestra ley divina de ayudar excesivamente a los humanos. Este simplemente es el primer caso.”

“O-okey…”

“Así que ¿el entrenamiento de Seiya Ryuuguuin está progresando?”

“Um… Acerca de eso… De hecho, hizo que Cerceus quisiera renunciar, diciendo que nunca quería ver otra espada de nuevo o algo.”
“Hoh-hoh-hoh.” Ishtar reía.

Cerceus era un hombre tímido cuando era humano después de todo.”

“¡Espera! ¿¡Solía ser humano!?”

Hay dos tipos de dioses: aquellos que originalmente comenzaron a existir en el mundo espiritual y humanos que hicieron incontables buenas acciones y fueron reencarnados como dioses. Asumí que Cerceus era de los primeros, pero…

“Si, Cerceus fue una vez un caballero. Por supuesto, aquellos recuerdos desaparecieron cuando se convirtió en Dios. Aun así, las cosas arraigadas en el alma de la gente rara vez cambian. Se forzado a pasar por tan duro entrenamiento debe de haber despertado este lado débil suyo. Pero, bueno, esto terminó siendo una buena experiencia de aprendizaje para él.”

A-aunque el entrenamiento se suponía que era para Seiya…

En el pasado, una vez le pregunté a Ishtar si era el tipo de Diosa que comenzó a existir en el mundo espiritual unificado o si solía ser humano, pero educadamente evadió la pregunta. “Te lo diré cuando sea el momento justo”, dijo. Pero entre más lo pienso, no hay mucha diferencia entre los dos tipos, ya que los que fueron humanos no recuerdan nada de sus pasadas vidas de todas formas. Desde entonces, dejó de importarme.

Ishtar puso su tejido en la mesa, entonces me miró con una mirada gentil.

“Ahora, Ristarte. Desafortunadamente, no te llamé aquí hoy para conversar. Siento decirte esto en medio del entrenamiento de tu héroe, pero necesitas ir al siguiente pueblo inmediatamente.”

Como estaba deseosa de empezar con este recorrido hace tiempo, no perdí tiempo para responder.

“¡Okay!”

Pero entonces empecé a preguntarme…

“E-espera… ¿Pasó algo en Gaeabrande?”

Su expresión era gris para cuando me di cuenta.

Originalmente, la aldea del inicio que escogí para ustedes dos era un lugar relativamente seguro. Aun así, el Señor Demonio sentía que habíamos empezado a tomar acción, y parece que el próximo pueblo está en peligro inminente.”

Ishtar tiene la habilidad de dar un vistazo al futuro. La precisión de sus visiones pone a mi intuición de diosa en vergüenza, así que lo que sea que ella dice que va a pasar, pasará.

“Como el tiempo en el mundo espiritual se mueve más despacio, necesito que te embarques en un viaje de inmediato. Ristarte, ¿Puedes hacer eso por mí?”

“¡Por supuesto! ¡De inmediato! ¡Partiré de inmediato!”

Después de salir del cuarto de Ishtar, caminé determinadamente a través del espacioso santuario.

¡Puede quejarse y gruñir todo lo que quieras, pero me lo voy a llevar incluso si es lo último que haga!

Abrí la puerta de la Cámara de Convocación.

“¡Seiya! ¡Vamos a Gaeabrande! … ¿¡Pero qué–!?”

Me esforcé por darle sentido a la horripilante vista. Seiya estaba sobre Cerceus y le lanzaba puñetazos.

“¡Oof! ¡Gwah! ¡Ow! ¡Urgh!”

Cerceus defendía su cabeza con sus manos mientras gruñía.

“¡¡H-hey!! ¿¡Qué crees que estás haciendo!? ¡Detén eso!”

Seiya finalmente se detuvo luego de que corriera hacia él.

“¡Seiya! ¿¡Por qué estás torturando a Cerceus así!?”

Confrontado por mi ira, fingió ignorancia.

“¿De qué estás hablando? Esto es parte de nuestro entrenamiento.”

“Oh… ¿Eso es cierto…?”

Fui sorprendida porque parecía que Seiya estaba dándole una paliza… p-pero supongo que eso fue estúpido de mi parte. Él nunca haría algo tan cruel…

Sonreí hacia Cerceus mientras él yacía sobre su espalda.

“¡Estaba preocupada por un segundo! Eso seguramente no se veía como entrenamiento.”

“…”
Pero él no dijo una palabra y seguía con las manos sobre su cara.

“¿¡…!? ¡Cerceus no dice nada! ¿¡De verdad estaban entrenando ustedes dos!?”

“¿Por qué estás aquí?”

“¡Oh sí! ¡Casi lo olvido!”

Fui directo al punto.

“¡Gaeabrande está en problemas! ¡Tenemos que irnos ahora mismo! Sé que probablemente aún estás entrenando, ¡Pero te voy a llevar conmigo!”

Seiya se secó el sudor con una toalla.

“Bien por mí. No tengo nada más que ganar de entrenar con este tipo de todas formas.”

Cerceus se sentó. Enterrando su cara en sus rodillas sin decir una palabra. Ignorando esto, Seiya galantemente se vistió con su armadura de acero, entonces se peinó hacia atrás su brillante cabello.

“Estoy perfectamente preparado. Vamos, el próximo pueblo espera.”

“Seguro… Pero… ¡Al menos dale a Cerceus una disculpa apropiada antes de irnos!”

Lancé un hechizo, creando un portal que nos llevaría a las afueras del pueblo de Seimul. Con este método, puedo viajar instantáneamente a cualquier lugar de Gaeabrande que Ishtar haya explorado por mí de antemano. Personalmente, desearía que pudiéramos empezar en algún lugar más lejano del pueblo para que pudiéramos luchar con monstruos para ganar puntos de experiencia, pero no puedo permitirme ser quisquillosa ahora.

Seiya i yo avanzamos hacia Seimul e inmediatamente vimos gente corriendo fuera del pueblo en pánico, cargando sus muebles y bienes. Agarré a uno de los hombres que huían y le pedí que nos dijera lo que ocurría.

“¡El Castillo Krain en el noroeste ha sido atacado y destruido por un ejército de no muertos! ¡Es solo cuestión de tiempo que esos monstruos vengan a este pueblo! ¡Salgan de aquí mientras aún pueden!”

Después de que el hombre saliera corriendo, Seiya se giró hacia mí con una pregunta.

“Hey. ¿Qué son los no muertos?”

“Los no muertos son monstruos que esencialmente son cadáveres que se mueven. Puedes pensar en ellos como zombis si eso ayuda. Por cierto, es bastante difícil detenerlos con solo puñetazos y golpes con la espada.”

“¿Oh? ¿Entonces qué clase de ataques son efectivos?”

“Magia de fuego. El objeto ‘agua bendita’ también es efectivo.”

“¿Agua bendita, dices? Entonces vamos primero a la tienda de objetos.”

De acuerdo a Ishtar, el primer aliado de Seiya aparentemente va a estar esperando por nosotros en la iglesia del pueblo, así que aunque me gustaría ir allí directamente, probablemente sería de ayuda si tuviéramos agua bendita para combatir a los no muertos.

“Okay, pero apresurémonos.”

Corrimos hasta encontrar la tienda de objetos y entramos.

 Un fornido dueño estaba detrás del mostrador del edificio cerrado.

“Menos mal que aún hay alguien aquí”

“¡Ha-ha-ha! ¡Por supuesto que aún estoy aquí! ¡Mi negocio lo es todo para mí, después de todo!” dijo el dueño riendo.

“Estás aquí por agua bendita, ¿verdad? La vas a necesitar para los no muertos, y nunca puedes tener demasiada. Asegúrate de abastecerte, viajero.”

Seiya asintió mientras sacaba una bolsa llena de monedas de su bolsillo.

“Haré justo eso. Dame mil.”

El dueño hizo una mueca.

“… Sé que dije que nunca puedes tener demasiadas, pero en realidad hay un límite, y creo que esta alrededor de mil – eso es definitivamente demasiado. Para principiantes, aunque el agua bendita es mantenida en pequeñas botellas, no serás capaz de cargar con tantas. Incluso si pudieras, estarías tan cargado que no serías capaz de moverte. Además, mi tienda ni siquiera tiene tantas para empezar.”

“¿No tienes suficiente? ¿Y llamas a esto una tienda de objetos? Haz una orden de mil. Ahora.”

“¡L-lo siento! ¡Llevaremos diez! ¡Diez deberían ser suficientes!”

Ordené el agua bendita desde detrás de Seiya.

“…Esto no está siquiera cerca de ser suficiente.”

Seiya aún parecía estar de mal humor incluso después de que dejamos la tienda, pero lo ignoré y me apresuré hacia la iglesia. A corta distancia de la tienda de objetos está una iglesia con puertas dobles masivas que crujen cuando las abres. Siguiendo la larga alfombra roja había cuatro personas de pie ante el altar: un sacerdote, una monja, un chico de apariencia animada vistiendo una armadura plateada con cabello marrón oscuro y una chica vestida con una túnica con una cola de caballo roja rizada. Después de que nos notaran, la sacerdotisa me miró con lágrimas en sus ojos.

“¡Qué divino! ¡Incluso en tu forma humana puedo darme cuenta! ¿Eres una diosa, cierto? ¡Hemos recibido la iluminación de los dioses y hemos estado esperando por ustedes dos!”

Señaló hacia el chico y la chica.

“¡Estos dos son descendientes de los dragonkin1 y se unirán a su viaje para derrotar al Señor Demonio!”

La pequeña chica de cabello rojo rápidamente bajó la cabeza, pero el chico de cabello marrón arrogantemente puso una mano en su cadera.

¡Descendientes de los dragonkin! ¡Estos dos niños serán aliados de Seiya!

No puedo esperar para hablar con ellos… Aun así, mi intuición de diosa empezó a sonar violentamente las campanas de alarma en mi cabeza. Es imposible describir con los cinco sentidos que tienen los humanos, pero puedo sentir el hedor de la carne podrida. No puedo decir cuál de ellos es, pero…

Susurré a Seiya.

“Ten cuidado, Seiya. Tengo un mal presentimiento de esto. Estoy segura de que uno de esos cuatro es un no muerto.”

“Hmph. Yo me encargo de esto.”

“E-espera. ¿Seiya…?”

Resopló y luego empezó a aproximarse a los cuatro en el altar.

Capítulo 13: Sorpresas no bienvenidas

Con Seiya avanzando rápidamente, el sacerdote de pelo blanco se inclinó respetuosamente.

“¡Oh, héroe! ¡Me disculpo por no presentarme! Soy Marth, un sacerdote –”

Mientras el viejo sacerdote Marth se presentaba, Seiya sacó algo de agua bendita de su bolsillo y la echó sobre la cabeza del hombre sin siquiera advertirle.

Sploosh… Sploosh… Sploosh… Sploosh…

“… ¿Qué…?”

El sacerdote estaba atontado mientras el agua bendita goteaba de su cabeza. Entonces vino el usual chillido de terror.

“¿¡S-S-Seiya!? ¿¡Qué estás haciendo!?”

Aunque no era yo quien estaba en pánico.

“¿¡Q-qué crees que haces!?” el joven Dragonkin gritó.

“¿¡Por qué le está echando agua bendita!?”

Los ojos de la joven chica se abrieron en sorpresa justo cuando el último del cuarteto reaccionó al espectáculo.

“¡¡Padre Marth!!”

La monja puso su mano en su boca como si se fuera a desmayar. Aunque es comprensible. ¿Quién no estaría sorprendido de verlo realizar tan barbárico acto sobre un anciano que acababa de conocer?

Pero una persona gritó incluso más alto que el resto – la persona que tenía agua bendita en su cabeza, el Padre Marth.

“¡Gwaaaaaaaaaaah!”

Dejó salir un rugido que un anciano debería ser incapaz de producir. Pronto, humo comenzó a levantarse de la cabeza del sacerdote.

¿¡Huh!? Espera… ¿¡E-esto significa que…!?

“¡H-hey, hey!”

El joven parecía haberse dado cuenta también.

¡Esta es la reacción que consigues por echar agua bendita en un no muerto!

“¿¡E-en serio!? ¿¡Esto quiere decir que el héroe sabía que él era un no muerto desde el principio!?”

“¡W-whoa! ¡Increíble!”

Incluso mientras los dos niños jadeaban de admiración, el no muerto disfrazado como sacerdote continuaba aferrándose a su cabeza en agonía.

Pero no mucho después, el no muerto miró en esta dirección – su cara estaba inflamada como si se hubiera quemado por el agua bendita. Su vil risa hizo eco a través de la iglesia.

“¡Geh-heh-heh-heh! ¡Impresionante, asesino de Chaos Machina! ¡Estaba planeando matarlos a todos juntos en el momento en que bajaran la guardia, pero me atrapaste!”

Entonces se puso en una posición medio sentado como para arremeter contra nosotros.

“¡Pero no es un problema! ¡Solo los mataré a todos ahora con los inmortales poderes que recibí del general Deathmagla del ejército del Señor Demonio! ¡Prepárense para morir!”

“¡A-adelante, estúpido!”

El joven dragonkin sacó su espada.

“¡Heh! ¡No te olvides de mí!”

La joven alzó su vara de mago. Aunque, en lugar de unirse a ellos en la batalla, el siempre-muy-cuidadoso Seiya comenzó una conversación con la monja por alguna razón.

“¿Desde cuándo ha estado trabajando ese sacerdote en esta iglesia?”

“E-él vino a este pueblo hace dos días desde el Castillo Krain como misionario…”

“Ya veo. Así que no es originario de este pueblo…”
“¡S-Seiya! ¡Ahora no es el momento para una pequeña charla! ¡Ayúdalos a luchar!”

“Ya está resuelto. Ya he neutralizado al enemigo.”

“¿Huh?

Tan pronto como dijo eso, la cabeza del sacerdote no muerto, sus brazos y sus piernas colapsaron, cayendo en el suelo de la iglesia. Después de rodar por unos segundos, su cabeza finalmente se dio cuenta de lo que le había ocurrido a su cuerpo y gritó.

“¿¡Queeeeeé!?”

Seiya calmadamente observó al sacerdote.

“No sangra después de que sus extremidades hayan sido removidas. Ni siquiera está herido. Ya veo. Así que esto es un no muerto.”

Los ojos de los dos descendientes dragonkin casi se salían de sus órbitas.

“P-pero ¿cómo…?”

“Y-yo no lo vi desenfundar su espada…”
Ni siquiera yo vi lo que pasó – incluso con mi visión dinámica, la cual sobrepasa a la de los humanos. Seiya debe haberse vuelto más fuerte durante su entrenamiento con la Hoja Divina. Realmente tengo que revisar sus estadísticas tan pronto como sea posible.

“Hey, Seiya, solo dime una cosa: ¿Cómo supiste que el Padre Marth era el no muerto?”

“Mi razonamiento fue simple.”
“¿Serías tan amable de explicar ese razonamiento tuyo?”

“Supongo. La primera pista era que el sacerdote era el más viejo y débil aquí. De cerca, se veía bastante no muerto, así que decidí echar el agua bendita en él.”

“O-oh… ¡Espera! ¿Por eso lo elegiste? ¿¡Qué clase de razonamiento es ese!?”

Algunos dirán que su razonamiento es medio cierto, mientras que otros dirán que lo que hizo es inhumano. Algunos incluso lo llamarán abuso de mayores, pero el hecho de importancia es que tenía razón. Decidí mirar al resto.

La cabeza del no muerto rodaba por el suelo mientras gritaba frustrado.

“¡M-maldición! ¡No te emociones solo porque me venciste! ¡El ejército del general Deathmagla destruyó el Castillo Krain y se dirige a este pueblo mientras hablamos! ¡Geh – heh – heh – heh! ¡Son diez mil soldados no muertos! ¿Sorprendidos? ¡Cuando lleguen mañana en la mañana, este pueblo será reducido a cenizas! ¡Disfruten el resto de sus cortas vidas!”

¿¡D-diez mil soldados no muertos llegarán mañana!?

Tirité horrorizada, pero, como siempre, Seiya estaba completamente calmado y asintió después de que el sacerdote dejó de hablar.

“Bueno, he conseguido toda la información que quería. Hora de limpiar. Y como es un no muerto, necesito ser incluso más cuidadoso que de costumbre…”

En el momento en que esas palabras llegaron a mis oídos…

“¡Todos, corran!”
Grité, tiritando, hacia el joven dragonkin y la monja desde atrás .

“¿Huh? ¿Por qué tenemos que correr? Quiero decir, el enemigo está inmovilizado.”

“¡Ese no es el problema! ¡¡Lo que ocurre después es el verdadero problema!!”

“¿Q-qué quieres decir?”

“Escucha, ese héroe de ahí de hecho desata todo su poder después de que la batalla haya terminado, cuando está ‘limpiando’. ¡Urgh! ¿¡Ves – qué te dije!?”

Una honda rompe oídos hizo eco en el fondo. Seiya debe haber usado magia explosiva. En el segundo en que abrí las puertas de la iglesia, la onda expansiva de la magia de alto nivel nos hizo volar hacia afuera.

Las explosiones sonaron una y otra vez mientras las llamas explotaban de las ventanas destrozadas. En solo unos minutos la iglesia de Seimul se derrumbó.

“L-la iglesia… ¡La histórica iglesia de Seimul…! ¡Ahhh!”

Presenciando la caída de la casa de culto, la monja calló débilmente sobre sus rodillas y se desmayó. Mientras tanto, desde el fuego apareció el mismísimo Ifrit2, y las primeras palabras que salieron de su boca fueron:

“No hay necesidad de preocuparce. El monstruo se ha ido.”

“¡Y también la iglesia! ¡Incluso la monja se ha ido!”

Una vez más, Seiya ignoró completamente mi crítica. Fue entonces que el chico vistiendo una armadura plateada se aproximó tímidamente a él.

“B-bueno… eres un poco raro… pero no hay dudas acerca de tu fuerza. De acuerdo, pasaste.”
Extendió una mano a Seiya para que la chocara.

“¡Gusto en conocerte, héroe! ¡Soy Mash, guerrero de los dragonkin!”

A su lado, la chica con el pelo rojo rizado con cola de caballo y capa de mago saludó a Seiya también.

“¡Heh – heh! ¡Soy Ella! ¡Crecí con Mash en la misma aldea y soy una maga dragonkin! ¡Estoy esperando trabajar contigo!”

La amigable chica Elulu se aproximó a Seiya en silencio.

“Hey, ¿Cuál es tu nombre?”

“… Seiya. Seiya Ryuuguuin.”

Mientras se presentaba, Seiya a tuvo la audacia de rociar agua bendita en la cabeza de Elulu.

“¡Hey!”

Alarmada, saltó.

“Hmmm… parece que es humana.”

Seiya asintió para sí mismo antes de echar agua bendita en la cabeza de Mash, también.

“¡H-hey! ¿¡Que demonios crees que estás haciendo!?”

“Este también es humano.”

Incluso vertió algo de agua vendita en la cabeza de la monja inconsciente.

“Perfecto. Todos humanos.”

“Dale un descanso… Ella ni siquiera está consciente…”

Después de mi crítica a Seiya por obvias razones, echó agua bendita en mi cabeza también.

“¡Heeey! ¿¡Por qué yo!?”

“Podrías haber sido cambiada con un no muerto mientras no prestaba atención.”

“¿¡En serio crees que hubo suficiente tiempo para que pasara eso ¡?”

Viendo nuestro intercambio…

“P-pero, ¿Qué tan poca confianza tiene este héroe… con otra gente…? ¡Es demasiado cuidadoso!”

“S-si… Está enfermo…”

Mash y Elulu parecían desalentados por Seiya. No ayuda que ahora esté viéndolos fijamente sin decir una palabra.

“¿Q-qué estás mirando?”

“S-sí, ¿qué? ¿Por qué solo estás mirándonos así? ¡Es escalofriante!”

Fue entonces que me di cuenta. Seiya está usando Escáner en ellos, ¿Verdad? ¡B-bien, entonces! ¡Supongo que tomaré la oportunidad de revisar sus estadísticas por mí misma!

Mis ojos brillaron como los de Seiya mientras los miraba fijamente.

“¿¡Eek!? ¡El héroe y la diosa me están asustando!”

Elulu gritó y empezó a llorar. Sin embargo, concentré todo en mis ojos y, poco después, fui capaz de ver sus estadísticas.

… Oh. Son mucho más… promedio de lo que esperaba. No tienen ni siquiera un 1% del nivel de habilidad de Seiya. Supuse que serían más fuertes, como tienen sangre de dragonkin. P-pero, ¿Supongo que serán más fuertes con el tiempo? Mientras trataba de pensar de forma optimista, le di un vistazo a Seiya a mi lado y un escalofrío bajó por mi columna – porque él los estaba mirando con la mirada más intensa que haya visto.

Capítulo 14: Crisis

“¡Hey! ¿¡Cuánto tiempo planeas quedarte mirándonos, fenómeno!?”

De pie en frente de las ruinas de la iglesia, Mash le gritó a Seiya. Después de notar su mirada, Seiya frunció un poco el ceño antes de decir:

“Si… No, gracias.”
“ ¿… Huh? ¿Qué acabas de decir?”

“Dije que no, gracias. No los necesito. Sus atributos son muy bajos. Son inútiles para mí.”

“¿¡P-perdona!? ¡Te reto a que digas eso de nuevo, bastardo!”

Siempre con una fuerte voluntad, Mash se enfureció, pero Elulu se las arregló para poner una sonrisa.

“Ah… ¡Ah-ha-ha-ha! ¡Bueno, aún estamos en desarrollo después de todo! Así que apreciaríamos si pudieras pensar las cosas a largo plazo. ¿Okay?”

Aun así, Seiya solo le devolvió la mirada a la chica pelirroja.

“Por cierto, tu magia de fuego es solo una versión más débil que la mía. Es completamente inútil.”

¿¡Completamente inútil!? ¡Q-qué cruel!”

“¿y aún están en desarrollo? Me pregunto qué tan útiles pueden ser dos niños, quienes ni siquiera notaron que el sacerdote con el que andaban era un no muerto, en el futuro.”

Frustrados, ellos rechinaron sus dientes, incapaces de responder. No pude solo quedarme callada después de eso.

“A-aunque, ¿puedes culparlos? Ese sacerdote estaba completamente camuflado, así que ningún humano podría notarlo. Es natural que ellos no –”

“Eso no es de lo que estoy hablando. Digo que su habilidad para sentir el peligro es bajas. Estar con ellos me pondría en peligro. Para ponerlo simple, solo se meterían en mi camino.”

Como si fuera incapaz de resistir por más tiempo, Mash se irguió.

“Hey, héroe, no te pongas engreído ni subestimes a la gente solo porque eres un poco rudo.”

Se colocó de frente a Seiya y se puso en guardia.

“¡No te atrevas a juzgarme basado solo en mis atributos! ¿¡Quieres lanzarte!? ¿¡Quieres ver de lo que estoy hecho!? ¡No me importa si eres una especie de héroe elegido por Dios o lo que sea! ¡No me llamaban el Héroe Mash en la aldea Nakashi por nada!”

“Muy bien. Solo debería tomarme un segundo para mostrarte la diferencia entre nuestras habilidades.”

En un intento para calmar la situación explosiva, me paré entre Mash y Seiya.

“¡C-chicos, calma! ¡Especialmente tú, Seiya! ¡Has sido extremadamente grosero con Mash! ¡Discúlpate!”

“¿Por qué? No tengo razones para disculparme.”

Seiya miró a Mash como alguien que ve a un plebeyo a un lado del camino.

“Lo diré una última vez. No te necesito. Ahora regresa a la aldea Namaste.”

“¿‘Namaste’…? ¡N-no, es Nakashi –! ¡Ugh! ¡Imbécil! ¡Esa fue la gota que colmó el vaso!”

Elulu se aferró a Mash antes de que pudiera lanzarse hacia Seiya.

“¡Mash, no! ¡Pelear no es la respuesta!”

Le susurré a Seiya, dejando a Mash y a Elulu a un lado por el momento.

“H-hey, Seiya, escucha. De acuerdo a la gran diosa Ishtar, hay lugares sellados a los que no podremos llegar sin las crestas de dragón en sus manos. Lo que estoy tratando de decir es que no seremos capaces de salvar Gaeabrande sin ellos.”

“¿Así que, me estás diciendo que debería traerlos conmigo como llaves en lugar de como aliados?”

“Bueno, supongo que podrías pensar así por ahora…”

Una medida desesperada para una situación desesperada – necesitaba convencerlo de alguna manera para traerlos con nosotros. Como sea, había algo de lo que no me había dado cuenta: Mash se había soltado del agarre de Elulu y estaba escuchando nuestra conversación detrás de nosotros.

“¿¡Llaves!? ¿¡Así que ahora solo somos objetos para ti!? ¿¡Es eso!?”

“¡N-no! ¡Eso no es lo que quería decir!”

¡Oh no, oh no, oh no! ¡Acabo de echar leña al fuego! ¿¡C-cómo voy a arreglar esto ahora!? Entré en pánico, hasta que…

“¡Mm…!”

Volteé en la dirección de la voz suprimida para encontrar enormes lágrimas bajando por las mejillas de Elulu. Entonces, como una represa abriéndose, en ese mismo momento, ella gritó histéricamente.

“¡Waaaah! ¿‘Inútiles’? ¿‘Llaves’? ¡Ya es suficienteeeeee! ¡He entrenado realmente duro desde el día en que nací! ¿¡Por qué tienes que ser tan crueeeel!?”

“¡S-sí, lo sé…! ¡Sé cómo te sientes, así que por favor no llores, Elulu!”

“Hmph. ¿Qué es esto, una guardería? Ridículo.”

“¡Seiya, cierra la maldita boca por un segundo!”

Un héroe que mira para otro lado, una joven chica llorando, un chico apretando los dientes…

¡Ahhhhh! ¿¡Cuándo fue que todo se volvió tan desastroso!? ¡Esto es lo peor! ¡E-espera! ¡Soy una diosa! ¡Es mi deber arreglar esto!

Miré alrededor, intentando encontrar una solución, hasta que eventualmente vi un grupo equipado con armaduras pesadas aproximándose a nosotros. Lo señalé.

“¿¡O-oh!? ¿¡Qué es esto!? ¡Chicos, miren! ¡Alguien viene hacia acá! ¡Me pregunto por qué!”

¡Perfecto! Finalmente podemos cambiar el estado de ánimo… o eso pensé. Mi alegría fue breve. Cinco caballeros se detuvieron ante nosotros con expresiones solemnes. Cada uno habló por turnos.

“Nos dijeron que había algún tipo de problema en la iglesia, pero… ¿¡Qué pasó aquí!? ¡Está completamente carbonizada!”

“¡Miren allá! ¡Monja caída!”

“¡Hey, ustedes de allí! ¡Explíquense! ¿¡Qué pasó aquí!? ¡Dependiendo de cómo respondan, tal vez debamos llevárnoslos con nosotros!”

¡Uuugh! ¿¡Por qué yo!? ¡Las cosas están incluso peor ahora!

“¿Oh, esto…? Ah-ha… Bueno, verán, es de hecho una historia divertida –”

Justo cuando trataba de crear una excusa, la monja despertó.

¡¡¡Oh, vamos!!! ¡Las cosas no se pueden poner peor que esto! Si descubren que Seiya fue el que destruyó la iglesia, ¡Todos iremos a la cárcel!

Pero contrario a mis expectativas, la monja nos apoyó.

“Oh, caballeros… A decir verdad, un no muerto se disfrazó como un sacerdote. Si no fuera por esta gente, hubiera sido asesinada.”

“¿A-así que la razón por la que la iglesia fue destruida fue porque…?”

“Si… Mi cabeza aún está algo confusa, así que no puedo recordar todos los detalles… pero… Estoy segura de que el no muerto le prendió fuego a la iglesia y la destruyó.”

Ella afirmó con una expresión seria, como si tratara de recordar lo sucedido. No parece que esté mintiendo para encubrirnos. Quizás se convenció a sí misma de que el no muerto quemó la iglesia, incapaz de creer que un héroe podría cometer tal herejía.

“Aun así, hay una cosa que recuerdo claramente. El sacerdote no muerto dijo que un ejército de diez mil no muertos llegaría a esta ciudad mañana en la mañana.”

“¿¡Q-qué!?”

“¿¡D-diez mil…!? ¡Imposible!”

“Escuché que el ejército de no muertos que destruyó el Castillo Krain se está moviendo al sur… ¡pero no tenía idea de que fuera tan grande!”

Los caballeros estaban desmoralizados por el reporte de la monja. Aun así, la monja sonrió.

“No hay nada que temer. Dios no nos ha abandonado. Esta gente es la prueba: una diosa que descendió del cielo para salvar Gaeabrande, un héroe que ha recibido la revelación divina y dos niños descendientes de los dragonkin – la legendaria raza que ha estado protegiendo Gaeabrande desde tiempos ancestrales.”
Los ojos de los caballeros se iluminaron cuando escucharon nuestra presentación y había revuelo entre ellos. El viejo caballero con una barba de chivo se inclinó hacia nosotros.

“¡Por favor acepte mis más humildes disculpas! ¡Somos los Caballeros Imperiales de Roseguard! ¡Hemos sido enviados como un equipo de avanzada a Seimul, territorio del imperio, para proteger el pueblo de los no muertos! ¡Por favor perdónenos por nuestro rudo comportamiento de antes!”

Los cinco caballeros se inclinaron a la vez.

“¡Oh, héroe! ¡Por favor…! ¡Te lo suplico! ¡Sálvanos del ejército de no muertos!”

Inusualmente, Seiya dio un paso al frente y habló con el caballero más viejo.

“¿Cuánto me darán si destruyo ese ejército de no muertos?”

“¿Perdón…? ¿D-darte… qué?”

“Dinero. ¿De qué otra cosa podría estar hablando?”

“¿¡Seiya!? ¿¡Ahora es realmente el momento para estar hablando de dinero!? ¡Eres un héroe, no un mercenario!”

“Aprendí una habilidad recientemente, pero necesito una cantidad de dinero decente para practicarla.”

¿Qué…? ¿Una nueva habilidad? ¿Qué clase de habilidad requiere dinero?

“P-por supuesto, serás generosamente recompensado por el imperio una vez que la tarea se haya completado. Deberías esperar unos pocos miles de monedas de oro al menos…”

“¿Es así? Entonces necesitaré eso por escrito. Me aseguraré de que pagues la cantidad que merezco.

Con una sonrisa, el caballero ofreció palabras de reafirmación después de firmar el contrato que Seiya le impuso.

“¡El resto de caballeros debería llegar pronto! ¡Aunque no es mucho, dos mil caballeros imperiales estarán luchando a tu lado3!”

Aun así…

“Si… eso no será necesario.”

“¿¡Quéee!? ¿¡No quieres nuestra ayuda!?”

Los caballeros estaban desconcertados por su repentina réplica.

“P-pero…”

“No necesito su ayuda. Aún hay gente que no ha dejado el pueblo, ¿correcto? Quédense atrás y protéjanlos.”

Seiya cambió su mirada de los caballeros desconcertados y miró a Mash.

“Hey, tú. Mushroom6. Espérame en la taberna del pueblo.”

Y así, sin más, Seiya salió volando, dejándome sola en las afueras del pueblo.

“E-esto no puede estar pasando… ¿Él incluso dijo que no me necesita a mí – Una diosa? ¿E-estoy soñando…?”

Después de quedarme ahí en shock por unos momentos, mi ira explotó.

¡E-ese egoísta, arrogante pequeño…! ¡No lo voy a dejar salirse con la suya! ¡Seiyaaaaaa!

Grité al aire:

“¡Orden!”

Entonces ofrecí una plegaria a Ishtar en el reino espiritual unificado.

“Por favor, otórgame la habilidad Vuelo.”

Los poderes de las deidades están limitados grandemente cuando descendemos al mundo humano en forma humana – debido a que estamos atados por la ley de no tener permitido ayudar a los humanos demasiado, incluso si es para salvar su mundo. Aun así, hay excepciones. Durante emergencias, las restricciones pueden ser suavizadas por el bien de apoyar al héroe. Eso es lo que Orden es: una medida de emergencia del mundo espiritual para desbloquear los verdaderos poderes de diosa. Por supuesto, para hacer esto, necesitamos permiso de Ishtar. Aun así, solo estoy solicitando la habilidad Vuelo esta vez para alcanzar a Seiya, así que debería ser capaz de conseguir permiso bastante rápido…

Como esperaba, como si tuviera fiebre, sentía que mi espalda comenzaba a calentarse mientras aparecieron repentinamente unas radiantes alas blancas.

Hee-hee. ¡Ha pasado tiempo desde que tuve estas! ¡Qué hermosas alas, aunque yo misma lo diga! Ese Seiya, apuesto a que pensaba que no podía volar. ¡Bueno, solo espera! Una vez que te encuentre, voy a… ¡Voy a pensarlo7! Heh.

“¡Ala Rista8!”

Abrí mis alas como un cisne y despegué hacia los cielos, persiguiendo a Seiya conforme iba desapareciendo en la distancia. “¡¡No te atrevas a subestimar a una diosa!!”

Capítulo 15: Uno contra diez mil

Volando a máxima velocidad, finalmente empecé a acercarme a Seiya, quien se veía como una hormiga hace un momento. Parece que tengo la ventaja cuando hablamos de volar. En la actualidad, su habilidad Vuelo no era de tan alto nivel cuando lo comprobé antes, comparado con mi nivel 14. Si lo pongo en kilómetros por hora, yo sería capaz de volar a cualquier lado de sesenta a ochenta kilómetros por hora. Alcancé a Seiya enseguida.

“¡Te tengo!”

… Traté de agarrarlo por detrás, pero me esquivó.

¡Tsk! ¡Esos reflejos! Es como si tuviera un ojo detrás de la cabeza.

“¿Qué, me seguiste? Te dije que no te necesito.”

“¡Hmph! ¿Cuál es tu problema? Tengo ventaja mientras vuelo, ¿sabes? ¡Así que mejor cuida lo que dices a menos que quieras comer tierra!”

Seiya dejó caer sus hombros ante mi confiada afirmación y murmuró para sí mismo.

“De acuerdo, eso fue suficiente calentamiento. Es hora de empezar a volar en serio.”

Y luego se fue en un instante.

“Um…”

Para cuando me di cuenta, él ya estaba volando tranquilamente docenas de metros adelante.

¿¡C-cómo llegó tan rápido!? ¡M-maldición!

Batiendo salvajemente mis alas, comencé a perseguirlo. Volar es una de las cosas en las que no quiero perder. Quiero decir, tengo unas alas tan hermosas. Seiya, por otro lado, ni siquiera tiene alas. Solo está flotando. Tengo que derrotarlo cueste lo que cueste.

Pero… ¡es rápido! Incluso aunque estoy volando a máxima velocidad, la brecha entre nosotros solo se amplía.

¡V-vas a caer! ¡Raaaaaaah! ¡Poder de Diosa activado! Voy a concentrar todo mi poder en estas alas y – ¡¡¡owwwwwww!!! ¡Mi espalda se siente como si estuviera en llamas! ¡Ahhhhhh! ¡Mis alas se sienten como si se fueran a derretir! ¡Soporta el dolor, Ristarte! ¡No te rindas! ¡¡¡Vas a ser una Gran Diosa un día!!!

Di todo lo que tenía, hiriendo seriamente mi espalda y alas en el proceso. Pero Seiya se desvanecía de mi vista al final. Habiendo drenado toda mi energía, me detuve en el aire mientras intentaba recuperar el aliento.

I-incluso usando la medida de emergencia del mundo espiritual… No puedo derrotarlo incluso con mis poderes divinos…

Deprimida, finalmente levanté mi cabeza, solo para ver a Seiya flotando en frente de mí.

“Es por esto que te dije que no te necesitaba. Ugh. Que dolor en el trasero. Bueno, venga. Nos vamos.”

Seiya entonces me agarró por la cadera antes de partir.

… Estaba molesta de que me dejara atrás. Estaba cansada de lo extremadamente cuidadoso que fue desde el momento en que lo conocí. Pero, aunque pudo haber sido por un capricho – la amabilidad que mostró al esperar por mí, su calor cubriendo mi cadera – cuando miré a sus rasgos cincelados mientras su cabello ondeaba estrepitosamente en el viento, me dio mariposas en el estómago.

¡D-d hecho es realmente apuesto de cerca! ¡Hff! ¡Hff! Y está sosteniendo mi mano… ¡E-espera un segundo! E-es como… ¡Es como si estuviéramos en una cita!

Seiya repentinamente volteó hacia mí.

“Hey, Rista.”

¡Oh mi –! ¡Dijo mi nombre por primera vez! ¡Usualmente solo grita “hey, tú” o algo para llamar mi atención!

“¿S-s-si?”

Mi corazón se aceleró violentamente.

¡Quiero decir, estamos volando realmente rápido, así que nadie puede vernos desde abajo! ¿¡N-no me digas que Seiya quiere tontear aquí!? ¡N-no podemos! ¡No debemos! ¡El amor entre una diosa y un humano está estrictamente prohibido! Pero… bueno, supongo que un poco de amor nunca hirió a nadie. Como mínimo, un beso debería estar bien, ¿cierto? Si, definitivamente estaría bien. De hecho, quiero que me bese. Espera. ¿Tal vez debería besarlo yo a él?

Dejando que mi imaginación correr salvajemente, puse los labios como un pulpo, cuando de repente…

“Voy a acelerar.”

“… ¿Huh?” 1

Apretó su agarre en mi cadera y fui trasladada a una velocidad extrema.

“¡Gyaaaaaaah!”

Una increíble cantidad de aire bajó por mi garganta9. Difícilmente podía respirar apropiadamente. Aunque no puedo ver por mí misma, sé que mi cara es un desastre justo ahora.

Incidentemente, Seiya por sí mismo está bien, como está usando su magia para volar, pero ser arrastrada por el aire así es bastante terrible. Para ponerlo simple, si Seiya estuviera sentado en el asiento del piloto de un jet, entonces yo estaría afuera, atada a una de las alas con una soga. Así es como se siente.

Mientras era golpeada por la resistencia del aire, finalmente me di cuenta de algo impactante. El tirante de mi vestido blanco favorito estaba completamente abierto, ¡Exponiendo mi sostén! ¡Incluso estoy empezando a salir por un lado10!

“¡Nooooooooo! ¡Para! ¡¡Falla del guardarropa inminente!!”

Pero no se detuvo, y seguí siendo arrastrada por el cielo por un brazo mientras mi sostén resistía y se aferraba a la vida.

Seiya finalmente desaceleró después de más o menos media hora. Después de ajustar mi vestido, murmuré:

“Pensé que iba a morir…”

“¿Qué? Las diosas no mueren.”

Dijo eso justo antes de voltear. Entonces vio que mi cabello es un desastre, mi cara es un destrozo y que mi ropa estaba estropeada.

“… ¿Siempre te viste así?”

“¡Es culpa que me vea así, imbécil! ¡Solo mírame! ¡Mis alas son un desastre! ¡Incluso puedes ver algo de piel aquí y allá porque íbamos tan rápido que mi vestido se desgarró!”

“Entonces usa esa magia curativa de la que estas tan orgullosa. Ahora has silencio. ¿Qué vas a hacer si nos escuchan?”

Desesperadamente quería jalarlo de las orejas, pero me calmé en el momento en que miré en la dirección en la que apuntaba… porque un enorme ejército de no muertos, que avanzaba a través de las vastas planicies de Gaeabrande, saltó a la vista.

Desde alrededor de dos mil metros en el aire, se veían como batallones de hormigas formando líneas, pero como yo tengo mejor visión que los humanos, podía verlos claramente cuando estrechaba los ojos. El ejército de no muertos consistía principalmente de zombis y caballeros esqueleto. Aunque lentos, avanzaban de forma constante hacia el sur.

“A-así que, ¿qué planeas hacer? No me digas que vas a cargar hacia ellos…”

Sin responder, Seiya me tomó del brazo una vez más.

“Aún no estamos lo bastante alto.”

“¿¡Qué!? ¿¡Vas a volar más alto!?”

Mientras ascendíamos, miré hacia abajo. El ya pequeño ejército de no muertos se hacía incluso más pequeño.

Me pregunto qué tan alto estamos. Para cuando Seiya finalmente se detuvo, el ejército comenzaba a verse como un triángulo invertido en movimiento.

“Hmph. Están marchando juntos para intimidar a través de los números. Es una vista impresionante, pero también es estúpido. Yo los hubiera dispersado para evitar el riesgo, porque un bombardeo los despedazaría en un instante.”

“C-cierto, pero las bombas son algo de tu mundo, ¿verdad? No hay aviones de combate o bombas en este mundo.”

“Pero supongo que los poderes que he ganado son más o menos equivalentes a la fuerza destructiva de los aviones de combate y las bombas.”

Seiya alzó sus brazos en el aire antes de cerrar los ojos.

“… Quédate callada.”

Esperé en silencio por un minuto, antes de que una sombra repentinamente pasara sobre nosotros.

¿Huh? ¿D-de donde vino esta sombra?

Cuando miré arriba, estaba tan impactada que casi olvido seguir volando…

… porque un objeto colosal estaba flotando sobre nuestras cabezas.

“¿¡Q-q-q-qué es eso!?”

“¡Golpe Meteoro!”

A su llamado, el meteoro comenzó a descender del cielo. Pasó justo junto a nosotros – bueno, con unos cientos de metros de distancia.

“Es un meteoro pequeño con un radio de solo unas docenas de metros, pero la energía que posee por caer a tal velocidad es increíble. Probablemente aniquile el ejército de no muertos de un tiro.”

Antes de que siquiera pudiera decir algo, ¡el brillante meteoro procedió a estrellarse dentro del marchante triángulo invertido de no muertos, seguido de una ensordecedora explosión! Las llamas se alzaron como fuegos artificiales.

Realmente fue menos como un impacto de un meteoro y más como un bombardeo. El increíble poder térmico rápidamente cambió el terreno conteniendo a los no muertos en un infierno ardiente.

“Ajusté la velocidad de caída del meteoro para los no muertos. Una colisión lenta solamente habría dejado un cráter, pero un descenso rápido crea una explosión al elevar la temperatura del suelo a un grado ultra alto al impactar. Al menos un kilómetro cuadrado del terreno fue afectado.”

“¡W-wow…!”

Eso fue lo único que pude decir mientras miraba al mar de llamas que se extendía bajo nosotros. Quiero decir, ¡Este hombre en serio derrotó un ejército de diez mil por su cuenta! Y lo hizo alterando la órbita de un pequeño meteoro para que aterrizara donde él quería. ¡Solo un alto mago puede usar magia de un nivel extremadamente alto de esa forma!

“Aunque poderoso, este hechizo viene con muchas restricciones. Solo puedes usarlo en áreas abiertas sin gente, y necesitas silencio y algo de tiempo para concentrarte para lanzarlo. No es muy práctico normalmente.”

“P-pero, ¿cómo pudiste si quiera aprender un hechizo así de poderoso?”

“De vuelta en la Cámara de Convocación, cuando estaba sobre Cerceus mientras practicaba mis ataques cuerpo a cuerpo, tuve una visión. Y esa visión se convirtió en Golpe Meteoro.”

¡O-oh! ¡Eso fue cuando los interrumpí! Espera un segundo… Él estaba entrenando con la Hoja Divina, ¡pero eso no es para nada una habilidad con la espada! Ah, como sea. Ese no es el punto. Más importante…

Mirando a las planicies calcinadas, pensé para mí misma.

Me siento mal por Mash y Elulu, pero la diferencia de nivel entre ellos y Seiya es abismal. Honestamente, este héroe probablemente podría salvar Gaeabrande por sí mismo.

“Creo que destruí alrededor del noventa por ciento de ellos, pero estoy un poco preocupado… probablemente debería lanzar otro, por si acaso,” Seiya remarcó casualmente antes de levantar los brazos al aire para prepararse para otro Golpe Meteoro. Las esquinas de mi boca se curvaron secretamente.

Heh-heh-heh… ¡Ha-ha-ha-ha! ¡Perfecto! ¡Esto es demasiado perfecto! ¡Apuesto a que ese General Deathmagla o cualquiera que haya sido su nombre murió en la explosión también! Seiya puede que esté un poco ido, ¡pero sus talentos realmente son uno en mil millones! ¡Hey, tal vez incluso podamos usar Golpe Meteoro en el castillo del Señor Demonio y acabar con esto! ¡Ha-ha-ha! ¡Esto va a ser sencillo!

Estaba tan eufórica por los poderes divinos de Seiya que olvidé completamente que tan aterrador podía ser este mundo de rango S, Gaeabrande. Por desgracia, pronto recibiría un doloroso recordatorio… … y vendría con un precio.

  1. Raza que cuenta con los poderes, el valor u otra cualidad de los dragones, tenga o no la apariencia de uno.
  2. Ifrit es un genio de la mitología árabe que posee un carácter dual, o sea, es bipolar. Es representado principalmente por una figura humanoide envuelta en llamas y capaz de convocar las mismas. También es conocido como el emperador de las llamas.
  3. Aquí se refiere a que el número de caballeros es poco comparado con el número de no muertos, que son cinco veces más que ellos.
  4. Hongo. Lo dejo así para que tenga sentido la broma: Mash-Mushroom.4 de la aldea Namaste.”

    “No puede ser en serio… ¡Es Mash! ¡De la aldea Nakashi! ¡Entiéndelo de una vez, imbécil!”

    “Cállate y respóndeme. ¿Puedes hacer algo acerca de esta situación?”

    “¿Qué quiere decir eso?”

    “Te estoy preguntando qué puedes hacer contra diez mil soldados no muertos.”

    “Yo-yo…”

    Se detuvo, y el dúo dragonkin intercambió miradas. Entonces Seiya fue directo al grano.

    “Escucha y escucha bien. No hay nada que ninguno de ustedes pueda hacer que pueda ayudar en esta situación, pero no será un problema para mí. Ahora regresa a la aldea Namaste.”

    “¡Deja de llamarla aldea Namaste! ¡Y no vamos a regresar!”

    “Entonces quédate con los caballeros y protege el pueblo. Puedes hacer eso al menos, ¿verdad?”

    Nerviosa, Elulu se acercó a Mash.

    “¿M-Mash, que deberíamos hacer? ¿Quieres proteger el pueblo?”

    “¡Cállate! ¡No hay forma de que reciba órdenes de ese tipo!”

    Mash giró sobre sus talones.

    “¡He tenido suficiente de esto! ¡Vamos a involucrarnos con nuestras propias manos!”

    “¡M-Mash! ¡Espera!”

    “¡H-hey…! ¿¡Mash!? ¿¡Elulu!?”

    Pero Mash me ignoró y continuó alejándose. Elulu se inclinó a modo de disculpa antes de salir tras él.

    Después de separarnos de los caballeros, Seiya y yo esperamos a las afueras del pueblo juntos.

    “Hey, Seiya… No crees que Elulu y Mash tratarán de enfrentar al ejército de no muertos solos, ¿verdad?”
    “No son tan estúpidos. Además, voy a destruir ese ejército por completo antes de que ellos tengan una oportunidad de hacer algo. No hay nada de que preocuparse.”

    Le di una mirada de reproche.

    “¿Vas a ‘destruirlos’? No hay nada que ellos puedan hacer para ayudar, ¿pero no será un problema para ti? Escucha, eres extremadamente fuerte. Incluso te volviste mejor espadachín entrenando con Cerceus, La Hoja Divina, ¿verdad? Pero las cosas son diferentes esta vez. Te superan en número. Hay diez mil no muertos viniendo. Diez mil. Deberías entender esto más que nadie. Seiya, aún no es tarde. Regresemos a pedir la ayuda de los caballeros y Mash y Elulu.”

    “No los necesito.”

    “¡Ugh! ¡Seiya! ¿¡Qué pasó con el antiguo tú – el anormalmente cuidadoso tú!? ¡Pensé que estarías aliviado de tener al menos un aliado!”
    “Tener un millar de aliados más o dos contra diez mil no muertos no hará ninguna diferencia. Además, esos niños dragón y los caballeros no son deidades inmortales como tú. Ellos no tienen que morir sin sentido.”

    ¿Q-qué…? Creo que acabo de oír algo… inusual. ¿Seiya está preocupado por esos niños su manera?

    Miré a Seiya fijamente en asombro… e inmediatamente me llevé una sorpresa. Seiya empezó a flotar en el aire. ¿¡E-es esta la habilidad Vuelo!?

    “¿¡S-Seiya!?”

    Miró hacia abajo.

    “Por cierto, tampoco te necesito a ti.”

    “… ¿¡Perdón!?”

    “Dijeron que los no muertos iban al sur, así que yo iré al norte5Desde donde están los no muertos, el pueblo queda al sur. Por lo tanto, desde el pueblo los no muertos están al norte. Sé que algunos verán esta nota como innecesaria pero puede haber quien no haya entendido.

  5. Aquí hay un juego de palabras para un chiste que hizo Rista que no puedo llevar al español, porque pierde sentido. En inglés dice “I’m going to wing it!” aquí se sustituye el think de pensar por wing de ala ya que suenan de forma similar y ella acababa de sacar un par de alas en ese momento. Es un chiste sumamente malo, lo sé…
  6. Es evidente que Rista es la Diosa de la Curación y no la Diosa de los Chistes…
  7. Cuando se alcanza una cierta velocidad, comienza a haber una gran presión sobre el cuerpo, denominada Fuerzas g. Búsquenlo para más información.
  8. O sea, que uno de sus senos está saliendo del vestido…