Capítulo 1: Me rehúso

Cuando abrí la puerta doble con bisagras, me encontré en un cuarto que era completamente blanco hasta donde los ojos podían ver. La Cámara de Convocación es lo que llamarías una dimensión de bolsillo1 y cuenta con un vasto radio de unos kilómetros, aunque esté contenido en un santuario.

Di algunas docenas de pasos hacia el interior del cuarto y me detuve para sacar una tiza dorada del escote de mi vestido. Luego, dibujé un círculo mágico en el suelo y comencé a leer el nombre del héroe en voz alta. Viendo que esto es mi sexta vez, me estoy volviendo bastante buena, aunque yo misma lo diga. Después de un tiempo, el círculo mágico se iluminó, y un hombre fue convocado desde los reinos terrenales.

¡Oh… Oh no…! ¡É-el es…! ¡Es de ensueño!

Mide unos 180 centímetros de altura con una apariencia juvenil, mechones negros colgando sobre su cara masculina. Está usando una camisa y unos jeans, un atuendo común para la mayoría de las personas en su mundo, pero no parece haber nada común en él. Incluso el aura que irradia su cuerpo es tan impresionante como los dioses del mundo espiritual.

¡Oh, como desearía por una vez poder enamorarme profundamente con un hombre como este y — ¡Ack! ¡¿Qué pasa conmigo?! ¡El amor entre una diosa y un humano está prohibido!

Mentalmente me sacudí la cabeza. En cualquier caso, este humano es tan atractivo que casi pierdo todo sentido de disciplina como una diosa.

Pero noté algo. El hombre estaba mirándome fijamente en silencio y comprensivamente. Después de todo, ¿quién no estaría sorprendido después de aparecer de repente siendo arrancado de la vida que una vez conocieron y convocado en un cuarto completamente blanco? Le dije al hombre con un aire de autoridad en mi voz.

“Es un placer conocerte finalmente. Soy Ristarte, una diosa de este mundo espiritual unificado. Te he convocado a esta dimensión para cierta misión. Seiya Ryuuguuin, deberás convertirte en el héroe que salvará el mundo paralelo de Gaeabrande de las malvadas garras del Señor Demonio.”

 Confiadamente dije eso.

Como esperaba, Seiya continuó mirándome fijamente en silencio. Parece más encantado por mí que sorprendido. Es comprensible, supongo. No pretendo presumir, pero soy una diosa. Y francamente soy muy atractiva: preciosa, cabello rubio brillante, vestido blanco puro con un amplio pecho, escote algo revelador, una delgada cintura acompañada de piernas esbeltas. Mi belleza debe haberlo dejado sin habla. Dudo que esta persona, Seiya, haya visto una mujer tan perfecta en su vida. Estaba divagando para mí misma… hasta que Seiya finalmente habló en un tono bajo.

“Y pensar que soltarías una bomba como esta a un completo extraño… Eres una rara, ¿verdad?”

“¿¡Rara!?” ¿¡Estás hablando de mí!?”

Uh-oh… La auténtica yo se escapó por un momento. ¡E-esto no es bueno! ¡Dignidad! ¡Debo mantener mi dignidad como una diosa!

Después de aclarar mi garganta, traté de hablarle con calma.

“No soy rara. Permíteme repetir lo que dije. Soy una diosa — una diosa de los cielos que te ha convocado a ti, héroe.”

“¿Una diosa, huh? Si de verdad eres una diosa, entonces ¿por qué no solo salvas ese mundo paralelo tú misma?”

“Ha- hay reglas. Los dioses crean incontables mundos para florecer en las manos de los humanos. Es por eso que solo los humanos por si mismos pueden salvar los mundos humanos.”

Seiya soltó un profundo suspiro.

“¿Siquiera tengo opción?

“No.”

Al oír esto, Seiya me lanzó una mirada de disgusto.

“Me estás pidiendo demasiado.”

La sensación de ¡él es maravilloso! que tuve antes desapareció de inmediato con esa actitud suya.

Q-qué hombre tan peculiar. La mayoría de la gente está en éxtasis cuando les digo que han sido elegidos para ser héroes… O-oh, bien. Él probablemente solo está confundido después de ser convocado tan de repente. ¡Lo bueno es que tengo el remedio perfecto para este tipo de situaciones! Solo debo acercarme a Seiya así, y…

“¡Hey, Seiya! Quiero que grites ‘status’, ¿ok?”

¡Heh-heh-heh! ¡esto! ¡esto es! ¡esto es perfecto! ¡los japoneses maman este tipo de cosas!

“¿Por qué?”

“¿Huh? Espera. ¿No sabes? ¿no estabas tan metido con los videojuegos? Ah, no importa. ¡Cuando grites ‘status’ serás capaz de ver tus habilidades expresadas en forma numéricas! ¡De cualquier forma, has el intento! ¡Ver es creer!”

Como sea, después de un momento de silencio…

“… Propiedades.”

“¿¡Propiedades!?”

Estoy bastante segura de que le dije que dijera “status”, así que ¿¡Por qué dijo eso!? ¿¡Qué se supone que significa eso!?

Seiya observó la información que apareció ante él y susurró.

“Ya veo. De hecho, hay información aquí que solo yo sabría. Supongo que eso hace tu ridícula historia un poco más creíble.”

… ¿¡Acaso no se da cuenta de lo irrespetuoso que está siendo con una diosa!?

“D-de cualquier forma, olvídate de “propiedades”. Solo di “status”, ¿ok?  Vamos. ¿por favor? ¡Te lo suplico!”

Seiya murmuró “status” a regañadientes en respuesta a mi súplica sincera. Luego, una pantalla tridimensional apareció justo como antes. Miré sobre su hombro para leer su estado junto a él.

“¿Y bien? ¿Qué crees? ¡No sé si lo sepas, pero tus estadísticas son increíbles! ¡Son mucho más altas que los héroes promedio! ¡Escucha, tu talento es de uno en mil millones! ¡Tú, Seiya Ryuuguuin, eres el único que puede derrotar al poderoso Señor Demonio de Gaeabrande!”

Dije todo lo que pude para entusiasmarlo, pero no se ve feliz. De hecho, se ve pensativo, como si su mente estuviera en otro lugar.

“Por cierto, ¿qué sucede si muero en ese mundo?”

“B-bueno, esa es una observación pesimista… ¡Pero no hay necesidad de preocuparse! ¡Simplemente regresarás al mundo del que procedes! Aun así, nunca serás capaz de regresar a este mundo después de eso…”

Seiya dio un despectivo resoplido como sugiriendo que todo lo que yo diga o haga no tiene nada que ver con él. Tuve una ligera sospecha desde que empezamos a hablar: él es el tipo de persona que debe ver para creer. ¡Eso es!

“¡Seiya! ¡Te lo explicaré luego! ¡Pero por ahora, vayamos a Gaeabrande!”

Inmediatamente lancé un hechizo, abriendo un portal hacia Gaeabrande delante de nosotros. Con el portal abierto, lo llamé.

“¡Seiya Ryuuguuin! ¡Únete a mí! ¡El destino de Gaeabrande está en tus manos!”

“Me niego.”

“Ahora bien, apuesto a que estás muy entusiasmado de ver qué tipo de mundo es Gaeabrande, ¿Verdad? … Espera, ¿huh? ¡E-espera! ¡Espera, espera, espera! ¿Qué acabas de decir?”

“Dije que me niego. ¿En serio piensas que voy a ir a un mundo tan peligroso sin siquiera prepararme?”

“P-pero tus estadísticas son considerablemente mayores que las de la mayoría de la gente. Además, tomaré la forma humana mientras estemos en Gaeabrande, y siempre estaré contigo para ayudarte. Así que no te preocupes por na—”

“¿No dijiste que el mundo humano debía ser salvado por humanos? Dudo que seas muy útil.”

“¡Q-qué grosero! ¡Soy una diosa, sabes! ¡No moriré, e incluso puedo curarte con magia cuando te lastimes!”

“¿Ves, qué te dije? Tienes un rol de retaguardia, haciéndote esencialmente inútil cuando hay que salvar el mundo.”

¡Ugh! ¡C-como se atreve a hablarle así a una diosa! ¡M-me encantaría partirle la cara ahora mismo!

Como sea, Seiya envió otra fría y punzante mirada.

“Si no tengo opción en este asunto, al menos déjame prepararme.”

“¿P-prepararme? ¿Haciendo que exactamente…?”

Capítulo 2: Perfectamente preparado

“¡Él está por encima de raro!”

“… ¿Y qué terminó pasando?”

Busqué a Ariadoa en su cuarto para quejarme. Aria, una diosa pelirroja y mi superiora, es más alta que yo y tiene cierto encanto maduro y sensual en ella, a pesar de estar en el inicio de su juventud. Ella es una diosa popular, habiendo convocado héroes a más de trescientos mundos.

“¡Dijo que tenía que prepararse, pero solamente comenzó a ejercitarse en la Cámara de Convocación! ¿Puedes creerlo? Si yo fuera él, quisiera salir de ese cuarto blanco cegador tan rápido como fuera posible. Quiero decir, ¿la mayoría de la gente no estarían emocionados por ver otro mundo? ¡No tiene sentido!”

Aria soltó una risita.

“Rista, vas a ir a salvar un mundo de rango S. Probablemente sea algo bueno que tu héroe sea así de cauteloso.”

“Si, pero él está, ya sabes, desperdiciando su tiempo, ¿sabes? Quiero decir, subiría de nivel mucho más rápido si solamente fuera a Gaeabrande y comenzara a pelear contra monstruos.”

“¿Cuál es la prisa? El tiempo se mueve más lento en el mundo espiritual, y eso incluye la Cámara de Convocación. También deberías dejarlo quedarse aquí hasta que esté mentalmente preparado.”

“… *suspiro*. Solo quería ir a una aventura normal.”

Aria calmadamente sorbió su té. Siendo más madura y experta que yo, sonrió y dijo:

“Escucha, Rista. Solo necesitas apoyarlo. Si está entrenando en la Cámara de Convocación justo ahora, entonces necesitas estar ahí para él.”

“… ¿Cómo?”

“Bueno, ¿Recordaste poner un retrete, una ducha, y una cama en esa habitación deprimente? Y también le va a dar hambre, ¿sabes?”

“¡Ah…! ¡Ahora que lo mencionas…!”

Cuando comencé a correr fuera del cuarto, Aria me detuvo una última vez.”

“Una cosa más, Rista. A la gente como él probablemente no les guste que le digan que hacer, así que trata de abrirte a él y hablarle como lo harías con un amigo.”

Esa es Aria para ustedes — una auténtica pro. Después de agradecer rápidamente, cerré la puerta e inmediatamente corrí por el corredor de mármol.

“¡Seiya! Lamento dejarte solo por tanto tiempo. Yo…”

Cuando abrí la gran puerta de la Cámara de Convocación, encontré a Seiya sin camisa y haciendo sentadillas. Gotas de sudor corrían por su cuerpo. Es tan sexy que no puedo apartar la mirada. Y entonces fue que me vio.

“Hey. ¿Podrías al menos tocar antes de entrar la próxima vez?”

“L-lo siento.”

¡Espera un momento! Esta es la Cámara de Convocación, ¡no tu propio gimnasio particular!

Tenía la urgencia de darle una muestra de lo que tenía en mente, pero en vez de eso, le mostré las bolas de arroz que había traído.

“Y-yo, uh… pensé que podrías tener hambre. Así que hice estas para ti.”

“… ¿Qué son?”

Mostré una sonrisa animada.

“¿Eres japonés, cierto? ¡De hecho sé mucho acerca de Japón! ¡Mira, bolas de arroz! Esta es de ciruela encurtida, y esta es de salmón. También—”

Antes de que siquiera terminara mi oración, Seiya miró fijamente las bolas de arroz que hice y resopló en disgusto.

“Comida sospechosa hecha por una persona sospechosa, ¿huh?”

“¿¡…!? ¡Qué grosero!”

“Cómete una tú primero.”

“¿¡Qué!?”

“Podrían estar envenenadas.”

… Tomé el consejo de Aria y traté de ser amable, así que le hice unas bolas de arroz. Y, aun así, aquí estoy, esperando para estrangularlo.

“¡No están envenenadas! ¿¡Qué tan estúpido puedes ser!? ¿¡Por qué intentaría envenenarte!?

Molesta, mordí la bola de arroz de salmón.

“¿¡Ves!? ¡No hay veneno! ¿¡Contento!? ¡Ugh! ¡Increíble! ¿¡Tienes idea de lo duro que trabajé para hacerte estas!?”

“Hmm… No parece haber un veneno de acción rápida en ellas.”

“¡Porque no están envenenadas, maldita sea!”

Le grité a Seiya, usando un lenguaje impropio de una diosa.

“¡Y solo para que lo sepas, ejercitarse haciendo flexiones y sentadillas en este cuarto no va a elevar tus habilidades tanto!”

Después de gritar a todo pulmón, usé mi poder divino para crear un retrete portátil, una ducha portátil y un catre instantáneamente. Luego puse un timbre en la mano de Seiya.

“¡Dame una señal cuando me necesites! ¡Tendrás tres comidas diarias y se te entregarán por debajo de la puerta! ¡No voy, bajo ninguna circunstancia, a volver a venir aquí hasta que presiones ese timbre!”

“Bien.”

Después de cerrar la puerta de golpe cuando salí, regresé a mi cuarto, pisando fuertemente con mis pies todo el camino.

¿¡Qué pasa con él!? Lo que sea. Solamente lo dejaré solo por ahora. ¡No es como si alguien pudiera vivir en ese cuarto vacío por siempre! ¡Le doy dos, tres días máximo antes de que haga sonar el timbre!

… Pero Seiya nunca hizo sonar el timbre. Después de cuatro días, empecé a dudar que siquiera estuviera vivo, pero parecía estar comiendo las bolas de arroz que le dejaba. Aunque había dicho que no lo visitaría sin importar qué, no pude evitar visitar frecuentemente la Cámara de Conjuración y poner el oído en la puerta para asegurarme de que estuviera bien.

… Entonces, después de una semana, Seiya finalmente hizo sonar el timbre. Corrí alrededor de la cámara y abrí la puerta, solo para ser recibida por el agradable aroma del jabón saliendo de su cuerpo. Debe de haber salido de la ducha justo ahora.

“¿E-entonces? ¿Cómo fue tu entrenamiento?”

Seiya simplemente dijo “status y abrió una ventana tridimensional. Jadeé apagadamente en el momento que la vi.

Vamos a echarle un vistazo al primer candidato.

“¿¡G-ganó tantos niveles solo entrenando en su cuarto!?”

Estoy segura de que su Potenciador de EXP está ayudando, pero ni siquiera en mis sueños más salvajes esperaría un crecimiento como este. Con estadísticas como estas, honestamente tendría una oportunidad contra un Señor demonio en el mundo de rango D que acabo de salvar. Mientras estaba aturdida, Seiya casualmente dijo:

“Idealmente, me hubiera gustado elevarme a mí mismo hasta el nivel máximo, pero…”

“¿¡Planeas vivir en este cuarto por el resto de tu vida!? Si, el tiempo es más lento mientras estás en esta dimensión, ¡Pero morirás antes de que hayas alcanzado el nivel máximo! ¡Ya has subido de nivel lo suficiente! ¡Movámonos! ¡Gaeabrande nos espera!”

Seiya murmuró calladamente después de mi exclamación.

“Si, probablemente tengas razón…”

Mientras fijaba la vista en la distancia de esta completamente blanca Cámara de Convocación, dijo:

“Estoy perfectamente preparado.”

¿!P-pero qué…!? ¿¡Ahora está tratando de actuar genial!? ¡Dame un descanso!

“Ugh. Lo que sea. Solo vamos.”

Lancé el hechizo, convocando una vez más el portal al nuevo mundo. Entonces agarré la mano de Seiya y la atravesé.

Y así es como terminé yendo a Gaeabrande una semana después.

Capítulo 3: Hacia el pueblo de Edona

Caminamos a través del portal y nos encontramos en una pradera. Además, también podía ver un pacífico pueblo solo a unas pocas docenas de metros adelante. Nuestro viaje comienza en la ubicación ideal gracias a que la Gran Diosa Ishtar afinó el portal para nosotros. Seiya, por otro lado, se quedó mirando el portal mientras desaparecía. Así que le di una palmada en la espalda para ponerlo en marcha.

“¡Vamos! ¡Dirijámonos al pueblo de allá y compremos equipo nuevo!”

Seiya parecía querer decir algo, pero lo tomé de la mano para guiarlo al pueblo.

El cartel de la entrada decía ¡Bienvenidos a Edona! Pasamos bajo el cartel y seguimos por el camino sin pavimentar hasta que nos cruzamos con algunas personas vistiendo ropa de campo. La atmosfera rural hacía que Edona se viera más una aldea que un pueblo.

“Oh, un par de viajeros, ¿eh? Bienvenidos, bienvenidos.

Sin titubear, me incliné hacia el granjero con una sonrisa, pero Seiya se veía sospechoso. Después de que el granjero se fuera, me susurró:

“Hey, ¿eso era un monstruo?”

“E-eso era solo un aldeano. ¿En serio no te diste cuenta…?”

“Pensé que podría haber sido un monstruo transformado en un aldeano.”

“Estás pensándolo demasiado…”

Después de avanzar un poco, se nos acercó una jovencita que tenía el pelo recogido en dos trenzas. En el momento en que la niña de unos cinco o seis años de edad me vio, sonrió alegremente de oreja a oreja.

“¡Wow! ¡Eres muy bonita! ¡Como una diosa!”

“Tee-hee. Los niños inocentes seguro reconocen la perfección cuando la ven ¿no?”

Eufórica, acaricié la cabeza de la niña. Entonces ella miró a Seiya.

“¡Hey, señor! Tus ropas son raras, ¡pero te ves bien también!”

La pequeña niña se alejó de mí y se aferró a sus jeans. Hay algo acerca de la rara expresión problemática de Seiya que me complacía mucho.

“Vaya, vaya. Si hay una niña pequeña alrededor, supongo que incluso puedes ser agradable”

Seiya simplemente respondió con un resoplido “hmph” mientras la niña seguía mirándolo.

“Hey, señor, ¿cuál es tu nombre?”

“…”

“Heeey, ¿cuál es tu nombre?”

“…Seiya.”

“¡Oh, genial! ¡Yo soy Nina! ¡Encantada de conocerte!”

Desearía tener más tiempo para ver su intercambio, pero no lo podemos desperdiciar.

“Hey, Nina, ¿podrías decirnos donde está la tienda de armas?”

“Um… “¡Está justo adelante!”

“¡Ya veo! ¡Muchas gracias!”

Después de despedirnos de Nina, seguimos sus indicaciones y caminamos en línea recta. Después de un rato, nos encontrábamos en una calle llena de tiendas. Seiya y yo nos detuvimos delante de un letrero con una espada pintada en él. Le di una pequeña bolsa.

“Aquí, este es mi regalo para ti. Con este dinero, deberías ser capaz de comprar el mejor equipo que este pueblo tenga para ofrecer.”

Esta es, de hecho, la moneda de este mundo, la cual le pedí a la Gran Diosa Ishtar que preparara para nosotros. Después de caminar alrededor de la tienda, Seiya sacó todas las monedas de oro de la bolsa y se las entregó al dueño gordo y de mediana edad.

“Tomaré tres conjuntos de armadura de acero.”

“¡Enseguida

Mientras el dueño de la tienda buscaba las tres armaduras…

“¡Whoooa! ¡Espera un segundo!”

Desesperadamente convencí al dueño de la tienda que esperara antes de regañar a Seiya.

“¡No necesitas tanta armadura!”

“Si la necesito. Una para usar, un repuesto y otro repuesto en caso de que pierda el repuesto.”

Esto ya no es solo ser demasiado precavido. Definitivamente es raro. No me importa de qué mundo viene. ¿¡Quien en su sano juicio gastaría todas esas monedas de oro en tres conjuntos de la misma armadura!?

“¡Solo quédate por ahí! ¡Voy a Escoger lo que vamos a comprar!”

“Bueno, ¿no eres controladora?”

Compré una espada de acero y un (repito, un) conjunto de armadura. Forcé a Seiya a equiparse los objetos en el acto, y terminó viéndose afilado, en parte gracias a su altura, físico muscular, apariencia, de hecho se ve como un guerrero medio decente. Después de dejar la tienda de armas, Seiya se fue por su cuenta a la tienda de al lado.

Entonces, después de escuchar la explicación del encargado acerca de los objetos…

“Tomaré diez bombas de humo y veinte hierbas. También veinte antídotos, gracias.”

Seiya tomó todos los objetos que podía comprar con el dinero que quedó. No sentí la necesidad de detenerlo, como estos eran relativamente baratos con respecto a las armas y armaduras. Como sea, aún no puedo evitar preguntarle algo después de que dejamos la tienda.

“Hey, uh… ¿De verdad necesitas tomar tantas precauciones?

“No tengo idea de qué tipo de terribles monstruos se ocultan en las sombras. Por supuesto  que voy a tomar precauciones.”

“No te preocupes tanto. Puede que no lo parezca, pero soy una navegante experimentada, sabes. Arreglé nuestro comienzo cerca de un pueblo que podría serte de utilidad. Todos los monstruos de los alrededores son débiles.”

“Me pregunto si eso es así.”

Entonces…

“¡Si, estará bien! ¡Ni siquiera me preocuparía por eso!”

De repente escuché una voz familiar viniendo desde abajo. Bajando la vista vi a Nina, la niña de antes, sonriéndome alegremente.

“¡Incluso yo puedo caminar alrededor del pueblo sin preocuparme por los monstruos! ¡Solo hay slimes por aquí!”

Ella debe haber escuchado nuestra conversación. Acaricié la cabeza de Nina mientras le daba a Seiya una mirada de reproche.

“¿Ves? Incluso una niña pequeña no está preocupada por los monstruos de aquí. ¿Te sientes mejor ahora?”

“¿Señor, está preocupado por dejar el pueblo? Aunque pareces realmente fuerte…”

“Este señor de aquí es un gato asustado grande y gordo.”

Pensé que Nina y yo podríamos hacer equipo y abusar verbalmente de él juntas, pero su inocencia excedió mi imaginación. Sacó una bolsa con flores, hecha de cuero, de su bolsillo, luego sacó algo y se lo entregó a Seiya.

“¡Toma, es para la buena suerte!”

Seiya miró duramente hacia la flor en su mano.

“No me diste un objeto maldito, ¿o sí?”

“¿Huh?”

Puse un mano sobre la boca de Seiya.

“¡N-no te preocupes por él! ¡Está un poco mal de la cabeza! ¡Solo un poco de enfermedad mental! ¡Eso es todo!”

Fue entonces cuando un hombre llegó gritando el nombre de Nina desde atrás.

“¡Nina! ¿¡Qué estás haciendo!?”

“¡Ah!¡Papá! ¿ya terminaste de comprar?”

El padre, de apariencia gentil, se inclinó ante nosotros.

“L-lo siento. Espero que mi hija no haya dicho o hecho nada grosero.”

“Fue un perfecto angelito. ¿Verdad?”

Mientras me volteaba hacia Seiya, me evitó y dio su propio murmullo rápido…

“Si, ella está bien” Huh, quizás no es un tipo tan malo después de todo… es algo que podría decir si estuviera borracha.

Capítulo 4: Primer monstruo

Dejamos el pueblo después de conseguir equipo de alta calidad y dimos vueltas alrededor buscando monstruos para que Seiya peleara. No estaba a gusto con la idea al principio, pero quizás su orgullo no le permitiría rechazarlo después de escuchar que incluso Nina viajabasola fuera el pueblo de vez en cuando. Ahora me está siguiendo sin una sola queja. Pronto, encontré exactamente lo que estaba buscando. Una bola gelatinosa de color azul cielo se escurría en las sombras de la hierba alta delante de nosotros.

“¡Seiya, mira! ¡Es un monstruo!”

“Huh, que criatura tan bizarra. ¿El resultado de la manipulación genética, quizás?”

“¡Es una criatura mágica! ¡Un slime! ¿No los has visto en los videojuegos antes?”

Estaba impactada de verlo sacudir la cabeza. ¿É-él no sabe lo que es un slime? Pensé que todos en Japón lo sabían…

“Seiya, los slimes te saltarán encima y te atacarán en cuanto te vean. Su mucosa puede derretir tu piel, pero no hará mucho daño si lo haces pedazos enseguida. Son tan débiles que la mayoría de los adultos puedes derrotarlos con un mazo de madera. Pero — ¿qué de…?”

Mis ojos se abrieron como discos. Seiya sacó la espada de acero de su funda, y exhaló silenciosamente. La hoja comenzó a brillar como si reaccionara a su respiración. El aire alrededor de nosotros vibró.

“¡Cómete esto…! ¡Corte Atómico!”

En un momento, Seiya apuntó su espada al slime e hizo un corte en el aire. ¡La onda expansiva sonó como una explosión, partiendo el suelo donde una vez estuvo el slime!

“¡¡Eeeeeeek!!”

Mientras el vendaval arruinaba mi cabello, le grité a Seiya.

“¿¡Q-qué pasa contigo!? ¡Solo es un slime! ¡Te estás excediendo!”

Pero apuntó su mano izquierda hacia el pedazo de tierra destrozado que estaba claramente vacío.

“¡No…! ¡Aún podría estar vivo!”

Después de eso, la mano izquierda de Seiya se envolvió con rugientes llamas.

“¡Fuego infernal!”

Entonces, llamas mágicas salieron disparadas de su mano, carbonizando el campo. Y en un parpadeo, todo el campo de hierba fue reducido a cenizas.

“¡Ya está muerto, maldición! ¡No estás peleando con nada! ¡Nadaaaaaaa!”

Pero mis gritos no tuvieron efecto.

“No… es muy arriesgado bajar mi guardia…”

Seiya tomó posición con su espada una vez más.

¿¡Qué de…!? ¡Pero solo tiene dos habilidades! ¿¡Q-qué planea hacer ahora!?

Como respondiendo a mi angustia mental, tomó otro respiro profundo y su espada se envolvió con tal poder que el aire mismo temblaba.

“¡Corte Atómico!”

“¿¡Estás usando Corte Atómico otra vez!?”

El eco de la explosión resonó en todo el campo. Hubo una explosión, un fuerte temblor, y el suelo se dividió de nuevo. Mi cabello fue sacudido por otra fuerte brisa de viento.

… Después de un rato, comenzó a verse como si estuviera parada sobre un cráter dejado por el impacto de un cometa. Y al fin, después de que el héroe enfundó casualmente su espada, le grité:

“¿¡Por qué demonios atacas a un slime con todo lo que tienes!? ¡Arrasaste en el segundo en que usaste tu ataque de lo-que-sea-Atómico la primera vez!

“La falta de cuidado es el enemigo más grande.”

“¡Hay un límite para todo, sabes! Además, ¿¡acaso no tienes la habilidad Escáner!? ¿¡no revisaste sus estadísticas!?”

“Lo hice para estar seguro. Su ataque y defensa tenían un solo dígito.”

“¿¡Entonces por qué fuiste con todo contra él!?”

“No es suficiente confiar solo en lo que puedes ver delante de ti. Incluso si ya no podemos ver al slime, eso no significa que esté muerto.”

“¿¡…!? ¡¡Ten más fe en tus habilidades!!”

Solté un profundo suspiro mientras arreglaba mi cabello.

“De todas formas, debes sentirte un poco más confiado ahora, ¿verdad? Eres extremadamente fuerte, así que dirijámonos al próximo pueblo de acuerdo a la información de la Gran Diosa, deberíamos encontrar a nuestro primer aliado allí…”

Justo cuando puse mi mano en el hombro de Sieya, sentí una presencia maligna que hizo que los pelos de mi nuca se erizaran.

“¿Q-qué?

Volteé y me encontré a una mujer caminando despacio hacia nosotros. Su cabello era tan negro como las plumas de un cuervo y vestía una especie de bikini revelador del mismo color. Con una mano cargaba un mandoble que era tan alto como ella, haciéndolo parecer fácil. Parecía ser una guerrera, pero su siniestra aura era prueba de que no era humana. La mujer le dio a Seiya una sonrisa seductora.

“Esa fue una impresionaaante demostración de esgrima. Eres el elegido, ¿verdad? Nooo, estoy segura de que eres tú.”

“¿Q-quién eres?” pregunté en lugar de Seiya, haciendo que los labios de la mujer se curvaran en una mueca diabólica.

“Es un placeeer darte la bienvenida a esta dimensión, Oh Héroe elegido por la diosa. Soy Chaos Machina, uno de los cuatro generales del  ejército del Señor Demonio.”

La impactante revelación envió un escalofrío por mi columna.

¡E-esto un puede estar pasando! ¿¡Qué está haciendo uno de los generales del Señor Demonio tan cerca del pueblo de inicio!? ¡Eso es imposible! Ishtar nos envió a un cielo seguro para empezar el viaje, ¡y aun así!

Pero la siniestra y bestial aura que emanaba de cada uno de sus poros me hacía dolorosamente consciente de que ella estaba diciendo la verdad. Chaos Machina contenía la risa como si pudiera sentir mi inquietud.

“¿Sorprendiiida? El Señor Demonio vio señales de que el héroe iba a ser convocado antes de que siquiera llegaran. Aunque aparentemente no fue capaz de predecir el lugar exacto donde aparecería. Pero, pero, peeero si vas a convocar a un héroe, vas a querer que empiece en un lugar donde los monstruos sean débiles, ¿verdaaaad? Es por eso que decidí investigar aleatoriamente las aldeas y ciudades así, hasta que encontré rastros de una persona poco familiar… ¡Y aquí estoooooy!

Ella parecía estar feliz consigo misma, pero empecé a sudar frío.

B-bueno… ¡ese es el mundo de rango S Gaeabrande! ¡Cualquier cosa considerada de sentido común en un mundo de menor rango no aplica aquí!

“El Señor Demonio estaba muy preocupado acerca de ti, pero es posible que solo estuviera exagerando, ¿Verdaaad? Pero, pero, peeeero después de conocerte, me doy cuenta. Tienes el potencial de volverte increíblemeeeente poderoso. No, no, no, no. ¡No podemos permitir eso! Debemos lidiar contigo inmediatamente”

Chaos Machina sacó su lengua juguetonamente, y entonces empuñó su gran espada.

¡E-esto es malo! ¡Ella va en serio!

Me armé de valor antes de usar Escáner para ver sus estadísticas y… bueno… estamos perdidos.

¿¡Q-q-qué!? ¡Estas no son las estadísticas de un enemigo que te encontrarías al inicio del viaje!

“¡S-Seiya…!”

Aunque fuera una diosa, estaba en pánico ante la aparición de un oponente tan aterrador y desvergonzadamente giré hacia Seiya buscando ayuda.

…Pero de repente, él no estaba en ninguna parte.

“¿¡Estás bromeando!?”

Dejé salir un llanto histérico, porque encontré al héroe… huyendo en la distancia como un conejo asustado.

“¡H-hey! ¡C-cómo te atreves a dejar a una diosa atrás y salir corriendo! ¡Vuelve aquí!”

Mientras lo perseguía, pude escuchar a Chaos Machina riendo detrás.

“¿Qué clase de héroe deja a su diosa atrás y sale corrieeendo? ¡Aunque tomaste la decisión correcta! ¡La mayoría de la gente no puede emitir un juicio tan rápido de la situación y actuar inmediatamente de acuerdo a este! ¡Este héroe es muy, muy, muy interesaaante!”

No había señales de que viniera tras nosotros. Llamé a Seiya mientras corría con todo lo que tenía.

“¡P-por favor! ¡Solo espera un momento!”

Fue entonces cuando Seiya redujo su velocidad y miró atrás… antes de lanzar inmediatamente algo hacia mí.

¡Boom!

“¡Eek!”

Algo explotó cerca de mi pie, envolviendo toda el área con una niebla gruesa.

“¿¡Cuál es tu problema!?”

Mientras dejaba salir mi rabia, escuché un whoosh y el aire fue desplazado por una gran espada. Pensé que no nos estaba siguiendo, pero Chaos Machina de alguna manera estaba detrás de mí. Ella agitó su colosal espada justo cerca de mi cuello.

“¡Ha-ha-ha! Una pantalla de humo, ¿huuuh? ¡Una vez más, tu juicio es impecaaaable!”

Chaos Machina rio de nuevo mientras daba tumbos por la gruesa nuve de humo, sentí una mano que me agarró por el brazo. Antes de que me diera cuenta, estaba siendo jalada por  Seiya. Él me habló en su usual voz calmada, completamente fuera de lugar en nuestro dilema.

“Hey. Nos estamos retirando. Apresúrate y abre un portal al mundo espiritual unificado o lo que sea.”

“¡B-buena idea! ¡Okay!”
corriendo tan rápido como podía, lancé el hechizo, creando un portal a unas pocas docenas de metros adelante. Corrimos hasta que solo quedaban unos centímetros, pero una voz demoniaca hizo eco desde atrás…

“¡¡No escaparaaaaaán!!”

Cuando miré atrás, el general demonio hizo un poderoso corete desde el humo y balanceó su espada. Dejé salir un grito apagado y miré a Seiya buscando ayuda… pero él ya se estaba dirigiendo hacia Chaos Machina con su mano izquierda  en el aire, envuelta en una llama carmesí. Entonces las llamas de Fuego Infernal fueron expulsadas, como si fluyeran de su mano. En lugar de un ataque, Seiya parecía estar usando las llamas como una distracción para ralentizarla. Envuelta en el Inferno, Chaos Machina chasqueó la lengua, con una expresión oscura en su rostro. Y así, tomamos la oportunidad de abrir el portal y escapar.

Capítulo 5: El peor héroe

“E-eso estuvo cerca, ¿huh?”

Después de caer fuera del portal, inmediatamente lo cerré. Estaba apurada, así que no tuve tiempo de escoger un destino, que es por lo que ahora estaba agachada en la Cámara ce convocación blanca como la nieve tratando de recuperar el aliento. Seiya, por otra parte, tenía su respiración bajo control.

“Por suerte terminamos aquí. Mejor empiezo a entrenar de inmediato.”

Entonces él empujó mi espalda mientras yo seguía jadeando.

“¿P-perdón?”

“Serás una distracción. Sal.”

“¿T-tú vas a seguir entrenando?”

“Si. No seré capaz de derrotarla si no lo hago. Y por cómo se veía, ella es mucho más fuerte que un slime.”

“S-sí, quiero decir… ella es uno de los generales del ejército del Señor Demonio…”

“No voy a dejar este cuarto hasta que logre los resultados deseados. Te timbraré cuando esté listo. No me molestes hasta entonces.”

Viendo sus ojos brillar con determinación me quedé sin palabras. Y así, Seiya me sacó y se encerró en la Cámara de convocación una vez más.

… Dos noches han pasado. Mientras deslizaba el desayuno de Seiya bajo la puerta, de repente tuve un mal presentimiento. Llámalo intuición de diosa. Después de tomar prestada la bola de cristal de Aria, capaz de desplegar una vista sin obstrucciones del mundo humano, y traerla a mi habitación, la puse frente a mí y lancé un hechizo.

“Oh, omnisciente cristal, si hay un peligro inminente en el mundo, que sea revelado…”

De pronto, una imagen del pueblo de Edona apareció dentro de la bola de cristal — centrándose en el corazón de los negocios de la ciudad…

… cuando de pronto…

“Heeeey, ¿puedes verme?”

“¡Ahhh!”

La siniestra cara de Chaos Machina apareció en la bola de cristal, casi dándome un ataque al corazón. Con una maldad seductora, gritó:

“Alguien está espiando, ¿verdad? ¿Podrían ser la diosa y su héroe? Solo para que lo sepan, si ustedes dos no se aparecen pronto, voy a destruir este pueblo, ¿okaaay?”

Luego, como si Chaos Machina supiera exactamente desde donde estaba mirando, agarró a un hombre inocente por la cabeza con una mano y lo forzó a girarse en mi dirección, mientras él lloraba aterrado.

“Por cada diez minutos que no se aparezcan, le voy a cortar la cabeza a un aldeano.”

Sin siquiera un momento de duda, la espada colosal se deslizó a través del aire y separó limpiamente la cabeza del hombre que estaba llorando de sus hombros. Sangre fresca chorrearon en todas direcciones y tuve que mirar a otro lado.

“Las fuentes de rojo que salen de los humanos son muy, muy, muy hermooosas.”

Incluso a través de la bola de cristal, pude escuchar el éxtasis en la voz de Chaos Machina.

¡WHAM!

Me lancé a abrir la puerta de la Cámara de Convocación, atrapando a Seiya a la mitad de su entrenamiento. Me lanzó una mirada penetrante.

“Te dije que no vinieras aquí hasta que sonara el timbre.”

“¡Es una emergencia! ¡Tenemos que regresar a Edona! ¡Ahora!”

“¿Por qué?”

“¡Porque Chaos Machina está ejecutando aldeanos y no se detendrá hasta que aparezcamos! ¡Ahora apresúrate y prepárate!”

Le supliqué a Seiya, pero no dejó de entrenar.

“No. No me he preparado por completo aún.”

“¡Pero…! ¡Chaos Machina está matando aldeanos mientras hablamos!”

“Relájate. ¿No fuiste tú la que dijo que el tiempo se movía más lento aquí?”

“¡Eso no significa que se detenga por completo!”

“¿Entonces podrías decirme la diferencia de tiempo exacta entre este espacio y ese?”

“… El tiempo se mueve casi cien veces más lento aquí. Diez minutos allá son sesenta horas aquí.”

“Entonces no hay problema. Aún tenemos bastante tiempo antes de que maten al próximo tipo.”

…Bueno si, pero, ¿¡la mayoría de los héroes no querrían apresurarse para salvar la vida de los aldeanos tan rápido como fuera posible!? ¿¡Qué pasa con él?

Impacientemente regresé a mi habitación, pero empecé a sentirme intranquila y miré dentro de la bola de cristal otra vez.

… ¿Cuántas horas habían pasado?

Pronto, Chaos Machina hizo su movimiento y agarró a otro rehén por el cuello.

“Parece que este tipo es el proooximo”

Conocía a ese hombre, pero no estaba completamente segura como lo conocía hasta que escuché cierta voz a través del cristal.

“¡¡PAPÁ!! ¡¡NOOO!! ¡¡SUELTALOOOO!!”

Una niña pequeña que tenía su pelo recogido en dos coletas estaba gritando y llorando. En el momento en que la vi, agarré la bola de cristal y corrí hacia la Cámara de Convocación. Cuando abrí la puerta, Seiya me miró como si estuviera harto.

“¿Cuántas veces debo decirte que te quedes fuera?”

“¿¡A quién le importa eso!? ¡Mira esto! Sabes quién es, ¿verdad? ¡Es Nina! ¡Su padre está a punto de ser asesinado!”

Pero Seiya ni siquiera se tambaleó. En su logar, empezó a hacer flexiones con una mano.

“¡H-hey! ¿Siquiera estás escuchando?”

“Aún no me he preparado por completo.”

En ese momento, sentí como si hubiera echado un vistazo en la mente de Seiya mientras entrenaba. Decidí tener un debate con él.

“Seiya, sé que es terrorífico. Pero con tus estadísticas, realmente tienes una posibilidad contra ella y me aseguraré de apoyarte tanto como pueda. Mi magia de curación no es tan mala, aunque yo misma lo diga. ¿Y…? ¿Qué dices?”

Pero su mirada prácticamente gritaba ¿Eres estúpida?

“¿De qué estás hablando? No estoy asustado.”

“Lo dice el tipo que huyó de ella.”

“Eso fue una retirada táctica.”

Su testarudez hizo que mi furia explotara.

“¡Nos vamos! ¡Ahora! ¿¡Okay!? ¡Incluso si mueres, solo serás devuelto al mundo del que viniste! ¡Pero esos aldeanos no! ¡Una vez que mueran no hay vuelta atrás!”

Incluso después de eso, Seiya aún se rehusaba a escucharme. El único sonido que se podía escuchar era el llanto desgarrador de Nina mientras un silencio pesado caía sobre la Cámara de Convocación.

“¡Papaaá! ¡No! ¡Por favor no…! ¡Por favor no lo mates!”

Chaos Machina le dio una sonrisa retorcida a Nina.

“No te preocuuupres, pequeña. No estarás sola. ¡No estarás sola para nada! Porque después de cortarle la cabeza a tu papá, tú sigues, ¿Okaaay?”

Sostuve la bola de cristal en frente de la cara de Seiya.

“¡Seiya! ¿¡Acaso no sientes nada!? ¡Esta pequeña niña te dio una flor! ¡Estaba preocupada por ti, así que te dio su amuleto de buena suerte!”

El sacó la flor aplastada de su bolsillo y le dio un vistazo.

“Hmm… parece que esta flor si era un objeto maldito. Probablemente nunca me hubiera encontrado con esa mujer si no la tuviera.”

Estaba en shock.

“¡Fallé… soy un fracaso…!

Seiya reaccionó a las palabras que salían de mi boca.

“¿Por qué?”

“¡Porque yo te invoqué! ¡Podrás tener buenas estadísticas, pero eres un héroe terrible! ¡El peor!”

Lágrimas salieron de mis ojos. Era tan frustrante que no podía contenerme. Mientras caminaba hacia la puerta, Seiya me detuvo.

“¿Qué vas a hacer? ¿Hay alguien además de mí que pueda vencer a Chaos Machina?”

“¡Encontraré a alguien más! ¡Voy a buscar un héroe que te remplace!”

“Dijiste que mis talentos eran uno en mil millones cuando viste mis estadísticas por primera vez, así que dudo mucho que seas capaz de encontrar un remplazo tan fácil.”

“¡Encontraré a alguien más incluso si eso me mata! ¡Hay muchos héroes que pueden remplazar a un cobarde como tú!

“No soy un cobarde.”

“¡Cobarde! ¡Solo admite que tienes miedo de morir! ¡Por eso estás siendo tan cauteloso y preparándote tanto! ¿¡Me equivoco!?”

“No tengo miedo de morir. Solo no permitirlo, porque si lo hago, esa villa será destruida. Y no mucho después, ese mundo entero será destruido también.”

… No puedo creer lo que estoy oyendo.

E-él está pensando con los intereses del mundo en men— ¡Espera! ¡No, esso no puede ser! ¡No puedo caer en sus palabras! ¡Solo está inventando escusas y tratando de sonar genial para esconder el hecho de que es un cobarde!

Le lancé una mirada distante, pero él ya estaba en movimiento. Removió sus pesas de entrenamiento y se equipó la armadura de acero.

“¿Q-qué estás haciendo?”

“¿Qué parece que estoy haciendo?”

“E-espera… ¡No me digas que estás…!”

Usé Escáner para ver sus estadísticas.

¿¡C-cómo se hizo tan fuerte en un periodo de tiempo tan corto!? ¡Sus estadísticas incluso superan a las del General Demonio Chaos Machina…!

Un hombre cuyos talentos son uno en mil millones — Seiya Ryuuguuin, vestido con una armadura de acero, me lanzó una mirada penetrante. “Estoy perfectamente preparado.”

  1. NT: Para explicarlo que se entienda, imaginen un aula promedio desde que vista desde afuera se ve pequeña, pero una vez que entras tiene el tamaño de un estadio de fútbol. Es eso, básicamente.