“¡Él está por encima de raro!”

“… ¿Y qué terminó pasando?”

Busqué a Ariadoa en su cuarto para quejarme. Aria, una diosa pelirroja y mi superiora, es más alta que yo y tiene cierto encanto maduro y sensual en ella, a pesar de estar en el inicio de su juventud. Ella es una diosa popular, habiendo convocado héroes a más de trescientos mundos.

“¡Dijo que tenía que prepararse, pero solamente comenzó a ejercitarse en la Cámara de Convocación! ¿Puedes creerlo? Si yo fuera él, quisiera salir de ese cuarto blanco cegador tan rápido como fuera posible. Quiero decir, ¿la mayoría de la gente no estarían emocionados por ver otro mundo? ¡No tiene sentido!”

Aria soltó una risita.

“Rista, vas a ir a salvar un mundo de rango S. Probablemente sea algo bueno que tu héroe sea así de cauteloso.”

“Si, pero él está, ya sabes, desperdiciando su tiempo, ¿sabes? Quiero decir, subiría de nivel mucho más rápido si solamente fuera a Gaeabrande y comenzara a pelear contra monstruos.”

“¿Cuál es la prisa? El tiempo se mueve más lento en el mundo espiritual, y eso incluye la Cámara de Convocación. También deberías dejarlo quedarse aquí hasta que esté mentalmente preparado.”

“… *suspiro*. Solo quería ir a una aventura normal.”

Aria calmadamente sorbió su té. Siendo más madura y experta que yo, sonrió y dijo:

“Escucha, Rista. Solo necesitas apoyarlo. Si está entrenando en la Cámara de Convocación justo ahora, entonces necesitas estar ahí para él.”

“… ¿Cómo?”

“Bueno, ¿Recordaste poner un retrete, una ducha, y una cama en esa habitación deprimente? Y también le va a dar hambre, ¿sabes?”

“¡Ah…! ¡Ahora que lo mencionas…!”

Cuando comencé a correr fuera del cuarto, Aria me detuvo una última vez.”

“Una cosa más, Rista. A la gente como él probablemente no les guste que le digan que hacer, así que trata de abrirte a él y hablarle como lo harías con un amigo.”

Esa es Aria para ustedes — una auténtica pro. Después de agradecer rápidamente, cerré la puerta e inmediatamente corrí por el corredor de mármol.

“¡Seiya! Lamento dejarte solo por tanto tiempo. Yo…”

Cuando abrí la gran puerta de la Cámara de Convocación, encontré a Seiya sin camisa y haciendo sentadillas. Gotas de sudor corrían por su cuerpo. Es tan sexy que no puedo apartar la mirada. Y entonces fue que me vio.

“Hey. ¿Podrías al menos tocar antes de entrar la próxima vez?”

“L-lo siento.”

¡Espera un momento! Esta es la Cámara de Convocación, ¡no tu propio gimnasio particular!

Tenía la urgencia de darle una muestra de lo que tenía en mente, pero en vez de eso, le mostré las bolas de arroz que había traído.

“Y-yo, uh… pensé que podrías tener hambre. Así que hice estas para ti.”

“… ¿Qué son?”

Mostré una sonrisa animada.

“¿Eres japonés, cierto? ¡De hecho sé mucho acerca de Japón! ¡Mira, bolas de arroz! Esta es de ciruela encurtida, y esta es de salmón. También—”

Antes de que siquiera terminara mi oración, Seiya miró fijamente las bolas de arroz que hice y resopló en disgusto.

“Comida sospechosa hecha por una persona sospechosa, ¿huh?”

“¿¡…!? ¡Qué grosero!”

“Cómete una tú primero.”

“¿¡Qué!?”

“Podrían estar envenenadas.”

… Tomé el consejo de Aria y traté de ser amable, así que le hice unas bolas de arroz. Y, aun así, aquí estoy, esperando para estrangularlo.

“¡No están envenenadas! ¿¡Qué tan estúpido puedes ser!? ¿¡Por qué intentaría envenenarte!?

Molesta, mordí la bola de arroz de salmón.

“¿¡Ves!? ¡No hay veneno! ¿¡Contento!? ¡Ugh! ¡Increíble! ¿¡Tienes idea de lo duro que trabajé para hacerte estas!?”

“Hmm… No parece haber un veneno de acción rápida en ellas.”

“¡Porque no están envenenadas, maldita sea!”

Le grité a Seiya, usando un lenguaje impropio de una diosa.

“¡Y solo para que lo sepas, ejercitarse haciendo flexiones y sentadillas en este cuarto no va a elevar tus habilidades tanto!”

Después de gritar a todo pulmón, usé mi poder divino para crear un retrete portátil, una ducha portátil y un catre instantáneamente. Luego puse un timbre en la mano de Seiya.

“¡Dame una señal cuando me necesites! ¡Tendrás tres comidas diarias y se te entregarán por debajo de la puerta! ¡No voy, bajo ninguna circunstancia, a volver a venir aquí hasta que presiones ese timbre!”

“Bien.”

Después de cerrar la puerta de golpe cuando salí, regresé a mi cuarto, pisando fuertemente con mis pies todo el camino.

¿¡Qué pasa con él!? Lo que sea. Solamente lo dejaré solo por ahora. ¡No es como si alguien pudiera vivir en ese cuarto vacío por siempre! ¡Le doy dos, tres días máximo antes de que haga sonar el timbre!

… Pero Seiya nunca hizo sonar el timbre. Después de cuatro días, empecé a dudar que siquiera estuviera vivo, pero parecía estar comiendo las bolas de arroz que le dejaba. Aunque había dicho que no lo visitaría sin importar qué, no pude evitar visitar frecuentemente la Cámara de Conjuración y poner el oído en la puerta para asegurarme de que estuviera bien.

… Entonces, después de una semana, Seiya finalmente hizo sonar el timbre. Corrí alrededor de la cámara y abrí la puerta, solo para ser recibida por el agradable aroma del jabón saliendo de su cuerpo. Debe de haber salido de la ducha justo ahora.

“¿E-entonces? ¿Cómo fue tu entrenamiento?”

Seiya simplemente dijo “status y abrió una ventana tridimensional. Jadeé apagadamente en el momento que la vi.

Vamos a echarle un vistazo al primer candidato.

“¿¡G-ganó tantos niveles solo entrenando en su cuarto!?”

Estoy segura de que su Potenciador de EXP está ayudando, pero ni siquiera en mis sueños más salvajes esperaría un crecimiento como este. Con estadísticas como estas, honestamente tendría una oportunidad contra un Señor demonio en el mundo de rango D que acabo de salvar. Mientras estaba aturdida, Seiya casualmente dijo:

“Idealmente, me hubiera gustado elevarme a mí mismo hasta el nivel máximo, pero…”

“¿¡Planeas vivir en este cuarto por el resto de tu vida!? Si, el tiempo es más lento mientras estás en esta dimensión, ¡Pero morirás antes de que hayas alcanzado el nivel máximo! ¡Ya has subido de nivel lo suficiente! ¡Movámonos! ¡Gaeabrande nos espera!”

Seiya murmuró calladamente después de mi exclamación.

“Si, probablemente tengas razón…”

Mientras fijaba la vista en la distancia de esta completamente blanca Cámara de Convocación, dijo:

“Estoy perfectamente preparado.”

¿!P-pero qué…!? ¿¡Ahora está tratando de actuar genial!? ¡Dame un descanso!

“Ugh. Lo que sea. Solo vamos.”

Lancé el hechizo, convocando una vez más el portal al nuevo mundo. Entonces agarré la mano de Seiya y la atravesé.

Y así es como terminé yendo a Gaeabrande una semana después.