Cuando abrí la puerta doble con bisagras, me encontré en un cuarto que era completamente blanco hasta donde los ojos podían ver. La Cámara de Convocación es lo que llamarías una dimensión de bolsillo1 y cuenta con un vasto radio de unos kilómetros, aunque esté contenido en un santuario.

Di algunas docenas de pasos hacia el interior del cuarto y me detuve para sacar una tiza dorada del escote de mi vestido. Luego, dibujé un círculo mágico en el suelo y comencé a leer el nombre del héroe en voz alta. Viendo que esto es mi sexta vez, me estoy volviendo bastante buena, aunque yo misma lo diga. Después de un tiempo, el círculo mágico se iluminó, y un hombre fue convocado desde los reinos terrenales.

¡Oh… Oh no…! ¡É-el es…! ¡Es de ensueño!

Mide unos 180 centímetros de altura con una apariencia juvenil, mechones negros colgando sobre su cara masculina. Está usando una camisa y unos jeans, un atuendo común para la mayoría de las personas en su mundo, pero no parece haber nada común en él. Incluso el aura que irradia su cuerpo es tan impresionante como los dioses del mundo espiritual.

¡Oh, como desearía por una vez poder enamorarme profundamente con un hombre como este y — ¡Ack! ¡¿Qué pasa conmigo?! ¡El amor entre una diosa y un humano está prohibido!

Mentalmente me sacudí la cabeza. En cualquier caso, este humano es tan atractivo que casi pierdo todo sentido de disciplina como una diosa.

Pero noté algo. El hombre estaba mirándome fijamente en silencio y comprensivamente. Después de todo, ¿quién no estaría sorprendido después de aparecer de repente siendo arrancado de la vida que una vez conocieron y convocado en un cuarto completamente blanco? Le dije al hombre con un aire de autoridad en mi voz.

“Es un placer conocerte finalmente. Soy Ristarte, una diosa de este mundo espiritual unificado. Te he convocado a esta dimensión para cierta misión. Seiya Ryuuguuin, deberás convertirte en el héroe que salvará el mundo paralelo de Gaeabrande de las malvadas garras del Señor Demonio.”

 Confiadamente dije eso.

Como esperaba, Seiya continuó mirándome fijamente en silencio. Parece más encantado por mí que sorprendido. Es comprensible, supongo. No pretendo presumir, pero soy una diosa. Y francamente soy muy atractiva: preciosa, cabello rubio brillante, vestido blanco puro con un amplio pecho, escote algo revelador, una delgada cintura acompañada de piernas esbeltas. Mi belleza debe haberlo dejado sin habla. Dudo que esta persona, Seiya, haya visto una mujer tan perfecta en su vida. Estaba divagando para mí misma… hasta que Seiya finalmente habló en un tono bajo.

“Y pensar que soltarías una bomba como esta a un completo extraño… Eres una rara, ¿verdad?”

“¿¡Rara!?” ¿¡Estás hablando de mí!?”

Uh-oh… La auténtica yo se escapó por un momento. ¡E-esto no es bueno! ¡Dignidad! ¡Debo mantener mi dignidad como una diosa!

Después de aclarar mi garganta, traté de hablarle con calma.

“No soy rara. Permíteme repetir lo que dije. Soy una diosa — una diosa de los cielos que te ha convocado a ti, héroe.”

“¿Una diosa, huh? Si de verdad eres una diosa, entonces ¿por qué no solo salvas ese mundo paralelo tú misma?”

“Ha- hay reglas. Los dioses crean incontables mundos para florecer en las manos de los humanos. Es por eso que solo los humanos por si mismos pueden salvar los mundos humanos.”

Seiya soltó un profundo suspiro.

“¿Siquiera tengo opción?

“No.”

Al oír esto, Seiya me lanzó una mirada de disgusto.

“Me estás pidiendo demasiado.”

La sensación de ¡él es maravilloso! que tuve antes desapareció de inmediato con esa actitud suya.

Q-qué hombre tan peculiar. La mayoría de la gente está en éxtasis cuando les digo que han sido elegidos para ser héroes… O-oh, bien. Él probablemente solo está confundido después de ser convocado tan de repente. ¡Lo bueno es que tengo el remedio perfecto para este tipo de situaciones! Solo debo acercarme a Seiya así, y…

“¡Hey, Seiya! Quiero que grites ‘status’, ¿ok?”

¡Heh-heh-heh! ¡esto! ¡esto es! ¡esto es perfecto! ¡los japoneses maman este tipo de cosas!

“¿Por qué?”

“¿Huh? Espera. ¿No sabes? ¿no estabas tan metido con los videojuegos? Ah, no importa. ¡Cuando grites ‘status’ serás capaz de ver tus habilidades expresadas en forma numéricas! ¡De cualquier forma, has el intento! ¡Ver es creer!”

Como sea, después de un momento de silencio…

“… Propiedades.”

“¿¡Propiedades!?”

Estoy bastante segura de que le dije que dijera “status”, así que ¿¡Por qué dijo eso!? ¿¡Qué se supone que significa eso!?

Seiya observó la información que apareció ante él y susurró.

“Ya veo. De hecho, hay información aquí que solo yo sabría. Supongo que eso hace tu ridícula historia un poco más creíble.”

… ¿¡Acaso no se da cuenta de lo irrespetuoso que está siendo con una diosa!?

“D-de cualquier forma, olvídate de “propiedades”. Solo di “status”, ¿ok?  Vamos. ¿por favor? ¡Te lo suplico!”

Seiya murmuró “status” a regañadientes en respuesta a mi súplica sincera. Luego, una pantalla tridimensional apareció justo como antes. Miré sobre su hombro para leer su estado junto a él.

“¿Y bien? ¿Qué crees? ¡No sé si lo sepas, pero tus estadísticas son increíbles! ¡Son mucho más altas que los héroes promedio! ¡Escucha, tu talento es de uno en mil millones! ¡Tú, Seiya Ryuuguuin, eres el único que puede derrotar al poderoso Señor Demonio de Gaeabrande!”

Dije todo lo que pude para entusiasmarlo, pero no se ve feliz. De hecho, se ve pensativo, como si su mente estuviera en otro lugar.

“Por cierto, ¿qué sucede si muero en ese mundo?”

“B-bueno, esa es una observación pesimista… ¡Pero no hay necesidad de preocuparse! ¡Simplemente regresarás al mundo del que procedes! Aun así, nunca serás capaz de regresar a este mundo después de eso…”

Seiya dio un despectivo resoplido como sugiriendo que todo lo que yo diga o haga no tiene nada que ver con él. Tuve una ligera sospecha desde que empezamos a hablar: él es el tipo de persona que debe ver para creer. ¡Eso es!

“¡Seiya! ¡Te lo explicaré luego! ¡Pero por ahora, vayamos a Gaeabrande!”

Inmediatamente lancé un hechizo, abriendo un portal hacia Gaeabrande delante de nosotros. Con el portal abierto, lo llamé.

“¡Seiya Ryuuguuin! ¡Únete a mí! ¡El destino de Gaeabrande está en tus manos!”

“Me niego.”

“Ahora bien, apuesto a que estás muy entusiasmado de ver qué tipo de mundo es Gaeabrande, ¿Verdad? … Espera, ¿huh? ¡E-espera! ¡Espera, espera, espera! ¿Qué acabas de decir?”

“Dije que me niego. ¿En serio piensas que voy a ir a un mundo tan peligroso sin siquiera prepararme?”

“P-pero tus estadísticas son considerablemente mayores que las de la mayoría de la gente. Además, tomaré la forma humana mientras estemos en Gaeabrande, y siempre estaré contigo para ayudarte. Así que no te preocupes por na—”

“¿No dijiste que el mundo humano debía ser salvado por humanos? Dudo que seas muy útil.”

“¡Q-qué grosero! ¡Soy una diosa, sabes! ¡No moriré, e incluso puedo curarte con magia cuando te lastimes!”

“¿Ves, qué te dije? Tienes un rol de retaguardia, haciéndote esencialmente inútil cuando hay que salvar el mundo.”

¡Ugh! ¡C-como se atreve a hablarle así a una diosa! ¡M-me encantaría partirle la cara ahora mismo!

Como sea, Seiya envió otra fría y punzante mirada.

“Si no tengo opción en este asunto, al menos déjame prepararme.”

“¿P-prepararme? ¿Haciendo que exactamente…?”

  1. NT: Para explicarlo que se entienda, imaginen un aula promedio desde que vista desde afuera se ve pequeña, pero una vez que entras tiene el tamaño de un estadio de fútbol. Es eso, básicamente.