¡Quiero una novia!

Seguro que cualquier hombre a cierta edad piensa en ello, ¿o no?

Hasta yo, Satou Hiromichi, desde segundo de secundaria lo he estado pensando todos los días.

Pero la realidad es otra.

Estilo: debajo del promedio.

Físico: debajo del promedio.

Talento destacable: ninguno en particular.

Lo único destacable serían mis notas en el colegio, pero, de hecho, soy bastante lento para aprender, por ello simplemente aumenté mis horas de estudio.

Y así pasé mi tercer año de secundaria, llegué al final sin conseguir una novia.

Para agregar, en primer lugar, ¿alguna vez he hablado con una chica aparte de por medio de mensajes?

Obvio, en primaria sí tenía amigos del sexo contrario.

Cuando pase a quinto de primaria, me empezó a dar vergüenza hablar con chicas, lo que dio como resultado que tomara distancia de ellas. Cuando me di cuenta, ya era muy tarde.

¿A esto se le llamaría “descuido”?

Sí, fui descuidado. Y seguí siendo descuidado hasta después de terminar la secundaria.

Al ponerme a recordar estos tres años totalmente grises, era de esperarse que me sintiera impaciente.

Me hizo preguntarme, ¿no será que acabarán mis días de estudiante sin poder tener ni una sola novia?

Eso no quiero. No me gusta.

Sin importar cómo, ¡¡quiero tener una novia!!

No es que ahora me guste alguien en especial, pero igual quiero una.

Tampoco es que haya un tipo de chica que prefiera, pero, aun así, quiero una.

Es decir, si hubiera una chica que gustara de mí, ¡¡tengo la certeza de que esa chica sería la que más me guste en el mundo!!

Yo amo a las chicas que gustan de mí.

Todos somos así, ¿o no?

Es por eso que, para encontrar a esa cenicienta, al ingresar a la preparatoria, entusiasmado, me dije a mí mismo que ahora sí lo lograría.

Pero ese desproporcional entusiasmo no continuó más allá del primer mes.

Lo primero desde el saludo hasta empezar una conversación, las que me escuchaban me miraban con unas caras de signo de interrogación, como si pensaran que buscaba algo de ellas, es decir que fue suficiente dos miradas del tipo de chicas que expresan con facilidad lo siguiente, “¿y este tipo quién es?¿qué tiene?”como para dejar de intentarlo.

Luego intente pidiéndole a un amigo que me añada a su círculo social en una salida de grupo, pero al no tener una decente conversación en tres años con el ser vivo más conocido como “chicas”, me hizo pasarla mal, no sabía cómo proponer temas interesantes, así que solo anduve dando la razón y riendo de lo que sea que dijeran para tratar apenas de encajar.

Parece ser que para entablar una relación con las mujeres, se necesita nacer con esa skill. Oh my god. Pero que mierda de juego. Por mi que se mueran todos.

Bueno—, maso menos asi fue.

Al final, mi primer año de preparatoria se terminó con el mismo color gris de siempre.

—funnn funnn fufufu, tututu, titiri

Pero, todo lo que les he contado hasta ahora ya es pasado.

Ahora, estoy de camino a la escuela, ya me encuentro en segundo de preparatoria, ¿y la temporada? Pues obvio que primavera, mientras tarareo una canción, pisó fuerte cada paso.

Las flores Sakura se dispersan, es en esta zona que se nota más que nos vamos acercando al verano, los bordes del cielo empiezan a tomar un color cálido a la vista, con el rocío de la mañana que se fuga, se combinan formando un brillo, el cual difícil de ignorar es.

Ahora no puedo creer, que haya pensado más de una vez que este hermoso mundo sea de color gris.

¿Se estarán preguntando “pero qué clase de cambio apareció”? Por supuesto que ese es—

Porque conseguí novia.

Porque conseguí novia, maldición siii!

Porque al fin, yo, osea repito yo, conseguí una novia!!

Ya que es un dato muy importante, tuve intención de decirlo dos veces pero creo que exagere un poco.

Espero que me comprendan, es la primera vez que me pasa algo así.

Obvio, yo no fui él que se declaró.

No es por presumir, sino que no tengo las agallas para ello.

Luego del fallo al inicio de la preparatoria, me rendí y todo lo que quedaba del año escolar me la pase con mis amigos, pero justo cuando pase a segundo, una chica se me declaró.

La chica, tiene mi misma edad, fuimos a la misma primaria, pero nos separamos en secundaria, ella fue a otra escuela, ahora nos volvimos a encontrar en la preparatoria, estamos en el mismo año ( es lo que quisiera decir, pero yo ni estaba enterado de su existencia en el colegio hasta que se me declaró. Tampoco ayudó mucho que yo esté en curso especial y ella en el ordinario).

Cuando nos conocimos en la guardería, recuerdo haberle pasado la voz porque la veía sola, pero no puedo creer que solo por esa razón se halla quedado enamorada de mi desde primaria.

Así que cuando se me declaro, dio comienzo a una vida en 4K full HD.

Y no solo por el color.

Ese día del mes anterior, le dio un giro a mi mundo, tremendo.

Hasta ahora el aire que olía mientras iba a la escuela, me sabía a gas pasado, pero eso ha cambiado, ahora se siente tan limpio, poco contaminado, que me llena de vida, y no solo eso cambió, hasta el sombrío timbre que le daba inicio a mis grises días en el aula, paso a ser el timbre de un maravilloso día de escuela con mi novia. Luego, el caldo de las sopas lo siento diferente desde que lo tomo con ella en el comedor.

—Y entonces la porrista, me digo “por favor, haré lo que sea” y fui a su cuarto.

—jee jee! ¿Y luego que? ¿Igual lo hicieron, no?

—Me atrapaste. Soy culpable, quien diría que tuviera tan buen cuerpo.

Hasta ahora yo había escuchado estas charlas muriendo de envidia, como el personaje extra que soy del aula, pero ahora las oyó con una sonrisa.

Uhm, uhm. Ya lo se. El amor es lo mejor. Ese es verdadero placer de la juventud. Esforcémonos juntos, hermanos.

Se transformó en un fresco sentimiento.

—¿ahre? Pero Aizawa, ¿tú no salías con la porrista iimura Mao? ¿Terminaron?

—¿Iimura?¿qué no era Sogabe?

—Con ninguna. Porque esas dos chicas no llegan a mi nivel.

—¿eh? ¿Pero las dos tienen una buena apariencia?

—¿saben lo que significa pescar, no? Pues yo sería el mejor pescador. Ya de por sí la tengo difícil escribiéndole a muchas chicas a la vez por line, como para que pesadas me escriban que me quieren volver a ver ¿y si damos el siguiente paso?, todas esas son bobadas, no thanks.

Retiro lo dicho anteriormente. Ojalá que se mueran estos tipos.

…..bueno pero qué le vamos hacer, de vez en cuando me enfadó pero a diferencia de antes, todo este mes, me la he pasado genial en el colegio, mis días no paran de brillar.

Eso seguro que es porque al fin vivo lo que las demás personas me han dicho que es alucinante, el amor.

Mi forma de ver la vida, mi felicidad, todo es por obra y gracia de mi novia.

Es porque ya hay una chica que me acepta a mi, que yo poseo el valor para aceptar a otros.

Quiero presentar a partir de ahora, a esa chica quien me dio valor.

Ahora yo estoy solo en la biblioteca, ya terminaron las clases de hoy, espero la llegada de ella.

Porque a diferencia de mi, ella esta en un club, y para volver juntos a casa, debo de esperar a que termine su actividad del club.

Mientras voy terminando mi tarea, volteo para ver la entrada de la biblioteca entre ratos.

Y así pasó el tiempo, cuando me di cuenta de que se hacía tarde, revise en mi celular la hora.

La hora era 18 con 10 minutos……..¿10 minutos?

Estoy seguro que la hora de encuentro era definitivamente a las 18 en punto.

Pero la puerta de la entrada no está abierta.

Lo que quiere decir que todavía no ha venido ella. ¿Por qué?

No me digas que todo solo ha sido un sueño de un hombre sin suerte—-

—Hi—ro Michikun.

—Uwahya?

De repente siento por detrás un objeto helado, que me produce escalofríos.

Sorprendido, me doy la vuelta, allí estaba la chica a quien esperaba con ansiedad, estaba parada con una sonrisa inocente, y en cada mano sostenía un lata de jugo.

Sus ojos, nariz, cejas, todo en ella tenía buen aspecto.

Un cabello mojado corto hasta sus hombros.

Un poco más  pequeña que yo en altura, un cintura muy bien formada.

Es como si hubiera salido de una revista de modelos, una joven hermosa de un nivel muy poco visto.

Ella es, ella es mi novia, Saikawa Haruka.

……..que, que bien. No era una ilusión ni nada por el estilo.

Soy tan descuidado en mi aspecto, y he estado tanto tiempo deseando esto, que de vez en cuando, me entra la ansiedad de pensar de que en realidad todo es un sueño, de que en verdad no hay posibilidad de que yo esté saliendo con una chica tan hermosa como Haruka.

—ajaja. ¿Te asuste?, disculpa te hice esperar. Es que el entrenamiento se prolongó un poco más de lo inesperado. Este es tu premio por esperar. Toma, bebe por favor.

—No hay problema. Porque igual recién llegó.

*imagen de saikawa haruka con los jugos*

—………¿estas mintiendo verdad? con solo ver el escritorio, me doy cuenta. No me mientas.

Haruka le da un vistazo a los objetos encima de la carpeta.

Encima estaban mis cuadernos con mis libros, dispersados con naturalidad,

gua—

Es verdad. Es imposible que uno piense que he llegado recién si ve todo este desorden.

Con solo pensarlo poquito, es obvio.

¿por qué demonios siempre trato de hacerme el guay en estos momentos?

Ay qué vergüenza. Ya trágame tierra. Siento como mis mejillas arden en fiebre.

¿Siempre que estoy en frente de Haruka, me pongo nervioso y tanto mi cerebro como mi cuerpo no trabajan bien? Parece que si.

Pero,

—Que amables eres. Hiromichi kun.

Haruka no se burla de mi forma de ser.

Es amable. Me gusta.

Es bonita y su personalidad es de 10.

¿Por cuánto  habrá tenido que pasar mi anterior yo de otra vida, para que yo del presente tenga la fortuna de salir con una chica tan hermosa y perfecta como ella?

Gracias yo de mi vida anterior, te lo debo todo.

—¿ya nos vamos?

—Oh, ouh. En un instante guardo todo esto. Dame unos segundos!

—Ah. No te apresures, de poco en poco. ¿Si?

—lo se. Lo se.

Mientras hablábamos, a toda velocidad, guardaba mis libros, cuadernos  y lápices en mi maleta.

Aun incluso con Haruka a mi lado, no tengo tiempo que perder con estos libros.

Porque—-hoy después de esto, tengo una promesa con ella de suma importancia.

Salimos juntos del espacio de estudio, y caminamos por el pasadizo en fila.

Nuestra tema de conversación era sobre lo que pasó en el colegio, también sobre lo que vimos ayer por televisión.

También Haruka me contaba sobre el último manga de mi gusto que le había recomendado, como ella lo había buscado en una tienda de segunda y lo había alquilado, sobre las partes que más la sorprendieron.

Últimamente, nosotros con dos amigos más , formamos un grupo de 4, “Supura 2”, de allí salen muchísimos temas para hablar.

Esto es lo único que no ha cambiado en mi relación con mis amigos varones, aunque por supuesto que de vez en cuando cuando Haruka no esta, les preguntó sobre algunos consejos para citas y algunos planes para el fin de semana.

Por cierto, hoy el tema o consejo era preguntar sobre como Haruka la pasaba en su club.

—ah verdad, últimamente, Buchou y sensei se llevan bien. Tanto que sensei la alabo más que antes.

—¿y eso?¿por qué?

—Es que dice que le añadió profundidad a su personaje. Pero lo único que hizo fue pintar su cara de marrón para que su cara se notara menos en su personaje el cual es un árbol.

—……¿y por eso la alaba?

—ajaja. Bueno ahora está metida en su personaje, ¿no? Literalmente jajaja.

—Ya veo. Es verdad por lo marrón, ¿verdad?

Haruka está en el club de actuación o obra teatral, como se llame. Parece ser que recibió una influencia de su madre actriz  quien se divorció. (Ella no lo acepta, pero está más que claro)

Hasta ella misma, dice que no es su pasión, solo hace para distraerse. Y a parte que no es para nada buena.

Pero yo la vi en una presentación, yo la vi maquillada con su cabello mojado, vi la figura de ella en sus entrenamientos, y la pasión con la cual lo hizo me dejaron ciego por lo ardiente que ella es, dejando de lado de que si es buena actuando o no, pude sentir que no solo es un gusto como hobby, sino que ella en verdad lo hace por amor.

Es por eso que a mi me gusta preguntar sobre como le va en su club a Haruka.

Es como que las personas que se esfuerzan hasta sus límites, son las más brillantes que existen.

Y encima si ella es mi bonita novia, pues me deja ciego.

Yo puedo escuchar a Haruka hablar por horas sin cansarme de escuchar, y es gracias a Haruka que yo también puedo hablar fluidamente de mis gustos y todo. Tenemos muchísimo en común, alguna veces siento como si el tiempo me quedara chico, que si el tiempo fuera infinito entonces podríamos hablar nosotros infinitamente.

Pero—hoy es diferente,

Nos acercamos al portón de salida del colegio, y de manera natural dejamos poco a poco a dejar de hablar.

Y cuando tuvimos en frente de nosotros, el portón, nos quedamos callados……y detuvimos nuestro paso.

Ayer lo conversamos, nuestra promesa de suma importancia.

Es que a partir del portón para afuera, está la frontera.

Haruka me da un vistazo, y coincidimos miradas.

Pero las miradas se dispersaron.

Porque Haruka desvió la mirada por la vergüenza.

Pero a cambio de eso, Haruka estira su mano derecha a mi mano izquierda que estaba a su lado.

Si.

Acabamos de cumplir un mes.

Los dos nos esforzamos en este mes para volvernos más cercanos el uno al otro—y hoy decidimos tomarnos de la manos por primera vez!

No fue por presión de parte de ninguno, los dos lo decidimos.

Es por eso que ahora es mi turno, respiro, reúno valor,…….y entrelazo mis dedos con los dedos de ella, y presionó su mano!

Fuuu….!

En bien sentir sus dedos, mi corazón dio saltos.

¿Este es la mano de una chica?

Es mucho más suave y delgado que los de los hombres, por sobre todo, delgado.

La diferencia de sensaciones hizo que mi corazón bombeara sin un mañana.

¿Que estará sintiendo Haruka en estos momentos?

Doy un vistazo al lado, Haruka tenía sus mejillas sonrojadas.

—ejejeje……. lo sabía, si da un poco de vergüenza. ¿No?

—¿tú no más ? (Sarcasmo y también se le salió un gallo)

Ya veo. ¿Haruka tiene un poco de vergüenza?¿pero solo un poco?

Obvio yo también, con la minúscula diferencia que no solo “un poco”.

Estoy tan nervioso que hasta me salen gallos de la nada al hablar.

Ya de por sí en este mes con solo estar juntos ya supera por mucho los límites de mi corazón de gallina, pero poco a poco lo fui entrenando para no trabarme en charlas y poder fluir naturalmente al hablar con ella sin problema. Esto está fuera de lo imaginable, así que es lógico que mi cerebro y agallas se hagan polvo.

Que clase de resistencia mental debe tener los introvertidos que al tener novia pasan de la noche a la mañana a ser bastante cariñosos, abrazándola en frente de todos. Yo solo puedo pensar que ellos son de otra galaxia.

Mientras pensaba en todo esto.

—Perdón, ¿si? Lo sé, es muy extraño que recién al mes nos tomemos de las manos. Pero es que yo, esta es la primera vez que tengo una relación así con un chico. Me pongo nerviosa…

La cara de Haruka se nubló, como si estuviera apenada.

Parece que al ver que mis palabras disminuyeron, lo tomo como si estuviera enojado.

No, así no es! Solo que estoy tan nervioso que no sé ni de qué hablar!

Por supuesto, de manera inmediata le respondo.

—No, sino que yo me siento igual. De hecho, si no fuera a esta velocidad a la que vamos, me sentirá exhausto. Si, puedes ser que para tomarnos de las manos haya tomado un mes pero, estamos hablando de UN SOLO MES! Yo pienso que es un gran avance! ¿No has escuchado ese mito de que al tomarse las manos, las vidas de la parejas se unen para siempre?!

—………

En un parpadeo, los ya sonrojados cachetes de Haruka, como si les hubieran prendido fuego, se pusieron aún más rojos.

También la temperatura de su mano, está que arde.

Maldición…..¿acabo de decir algo fuera de lugar?¿creo que si? Ah, si lo dije! Dije “se unen para siempre.”

Ya eche todo a perder! ¿Qué demonios pensaba, al decir algo tan apresurado? aún estamos yendo a preparatoria, rayos!

—Me equivoque! No quise decir eso! Digo, osea si quise pero me apresure demasiado! Lo de ahora por supuesto solo es mi sentir, y lo del “para siempre.” no tiene ningún significado profundo ni nada por el estilo! Okey. Pero, si llegara a ser así, sería genial. Solo es un egoísta pensamiento!

Aah, ya lo arruine todo.

No importa lo que diga, por más que me esfuerzo por explicar el malentendido, suelto otra comentario absurdo.

¿Cómo  arreglo esto?

Si esto sigue así, Haruka pensara que soy un salvaje y propenso a convertirse en su acosador, si me deja.

Era lo que yo pensaba que pasaría, pero solo fue mi imaginación.

—Nop, de hecho me pareció lindo.

La mano de Haruka me aprieta con más fuerza, y ella acerca su cuerpo a mi brazo izquierdo, y allí, a mi lado, me regala una sonrisa diferente.

Esa no es la sonrisa inocente y tierna que muestra a sus amigos.

Esta sonrisa es una especial que solo me muestra a mi, su novio.

—¿Recuerdas cuando te dije que últimamente, me alaban por mi actuación en el club? Yo creo todo es gracias a ti, Hiromichi kun.

—¿a mi?

—Siii, es que desde que empecé a salir contigo, todos mis días son más felices.

    El mundo ahora es brillante y colorido, no se puede comparar con otra cosa, y dentro de mi desborda un sentimiento que jamás  pensé que se sentiría tan bien. Es como si estos sentimientos por ti, me dieran el valor que me faltaba.

………yo no lo sabía.

Yo desconocía que había una persona que pensara y se preocupara por mi en este gigantesco mundo, no sabía lo bien que se siente ser querida, no sabía lo bien que se siente contar con alguien……por todo eso, gracias, Hiromichi kun. Gracias por quererme. A mi también me gusta todo de Hiromichi kun, yo te amo!

—………..

…ahora entiendo todo .

Yo nací en este mundo para encontrarme con Haruka.

No existe otra chica que me acepte y me ame como lo hace ella.

Y no es posible que exista otra chica que ame y respete a parte de Haruka.

Ay, ya no puedo dejar de pensar en Haruka.

Ese día, Haruka no me soltó hasta que llegamos a la estación.

Ambos estábamos nerviosos, no pudimos entablar una conversación, pero el contacto directo fue suficiente para expresarnos, tanto los latidos míos como los de Haruka que podía sentir iban en sincronía, acelerados pero en sincronía.

Solo fueron 15 minutos.

Estos 15 minutos sin ninguna duda, han sido los mejores 15 minutos de toda la vida de Satou Hiromichi en sus 17 años de edad.

Luego, aaaah,……..es después de esto que todo se echó a perder.

Confirmó que no puedo dejar de pensar en algo que no sea o tenga que ver con Haruka.

Pensaba en nuestros planes a futuro, yo y Haruka, confiaba de corazón que los planes de mi juventud serían solo con ella.

Pero apareció esa tipa y puso todo boca abajo.