—-Ahh, me duelen los dedos. No importa que sea, si lo hacemos mucho tiempo cansa…..

Mientras Shigure va preparando la tina, yo estoy en la entrada tratando de acuñar toda la basura que se pueda en una bolsa, para asegurarle un espacio a Shigure en la habitación de papá.

Me dijeron que botara todo excepto las pertenencias de mamá, así que hice eso, sin piedad todas las cosas de papá las metí en la bolsa de basura, exceptuando sus prendas de vestir.

Esas ropas podrían pasar como basura inflamable, pero hay una regla por esta zona, la cual es que si es posible que sean partes pequeñas de ropa.

Usando la tijera de mamá, una de sus pertenencias, voy cortando en pedacitos los polos de papá, que tenían dibujados dinosaurios. Para este trabajo se necesitaba una fuerza tremenda en los dedos y paciencia, cuando estaba apunto de perder los dos, al fin había terminado.

Pero lo finalizado solo era una parte del todo el trabajo de hoy. Termine la parte de la ropa.

—¿aún queda la cortina, no?

En el armario había un juego de instrumentos para excavación.

Si trato de desmantelar esto o cortarlo en pedazos, lo más seguro es que termine con huesos rotos.

Mis dedos me dolían por el arduo trabajo con la tijera, así que me doy un respiro, me quedo viendo la piscina de basura que hay en la entrada.

Basura inflamable, basura no inflamable, basura de gran tamaño, entre otros.

También están las figuras de dinosaurios de papá que coleccionaba.

Para esta bolsa, lo mejor sería pedirle ayuda a Shigure e irnos hacia una tienda de reciclaje, ¿no?

Hasta podría ser que recibamos una gran suma de dinero, y la podamos usar para gastos en el hogar.

Estaba parado, sacando mis cuentas, cuando Shigure, quién estaba limpiando la tina, me pasa la voz.

—Oniisan Oniisan. Ayuda!

—¿qué  pasó? ¿No sabes hervir la agua de la tina?

—No. En mi anterior casa también tenía el sistema de bañera de equilibrio, ese de botones. Así que allí no está el problema.

—¿Entonces?

—Eeh,el problema es que, oniisan, recién me doy cuenta pero, en esta casa no hay vestidor!

Ah.

Ahora que lo dice, tiene razón. En mi casa, el baño está conectado directamente con el piso de madera de la cocina.

No hay un umbral entre mi ¨vivienda¨ y la cocina, ¨mi vivienda¨ en sí es el piso de un lado de la cocina, es decir que el baño está directamente conectado a ¨mi cuarto¨.

Hasta ahora no me había preocupado por esto, porque había vivido solo con mi papá y los dos somos hombres. Cielos, este es un gran problema.

No, espera. Tengo una idea.

—Al frente de la tina, en el techo, ¿hay un riel de cortina, dónde se puede poner una? Creo haberlo visto.

—Haber……ah. Si. Si hay, si hay. Pero ahora no hay ninguna cortina puesta.

—Perfecto, entonces ¿qué tal si usas este?

La cortina que tenía intención de desechar y había traído hasta la entrada, la recojo.

Si le podemos dar uso, me ahorraré el tiempo y esfuerzo para cortarlo. Pero, realmente ¿cómo será?¿encaja el tamaño?

Regreso a “mi vivienda”, verificó si encaja y lo cuelgo en el riel para cortinas.

Hmm, como que salió un poco corto.

No hay problema por los costados pero desde la punta de la cortina hasta el suelo son unos 40 centímetros.

Pero yo creo con este tamaño es suficiente.

—Al menos te puede tapar hasta las rodillas, el color es oscuro así que no se verá desde afuera, ya que no es transparente ni nada parecido. ¿Por hoy podrías conformarte con este?

—Para mi no hay problema pero ¿está seguro que oniisan, estará bien?

—¿Hmm? Yo soy hombre, no me preocupo por esas cosas.

—Jojooo¿uhm?

En un instante, la expresión de Shigure cambio de nuevo como antes a la de una diablilla.

Esa sonrisa que jamás  Haruka hubiera puesto.

Al ver esa sonrisa, sentí unos escalofríos circulando por mi espalda.

—¿por qué pones esa cara? Pareciera que estuvieras tramando algo.

—No para nada. Si no tienes problema, pues esta bien. Bueno, la tina ya esta caliente asi que con su permiso, me adelanto.

—Como gustes.

Sacudo la mano despidiéndome, regreso a ¨mi vivienda¨ y prendo la televisión.

Aww, que suertudo soy.

No tuve que cortar la cortina, ya con esto, la limpieza ha acabado.

Ahora solo falta que entre a la tina, y luego a dormir.

Con esto se da terminado por fin el día más cansado de mi vida.

Aún faltan muchísimas cosas en las que tengo que pensar pero por ahora a relajarse.

Me doy un respiro, y sentado como siempre en ¨mi vivienda¨, me quedo viendo una variedad de canales de cable.

Haciendo esto, de pronto, una esquina de mi línea de visión proyecta debajo de la cortina, unas piernas desnudas al frente del baño, pude ver con claridad el momento en el que se quitó las medias, y sus piernas quedaron como vinieron al mundo.

—……..

Hey, ¿qué pasa?¿por qué me excito con esto?

¿Que acaso nunca he visto unas piernas? Si, están sin medias, pero igual no es la gran cosa. Cualquier mujer muestra sus tobillos y rodillas exceptuando sus pies. Es algo normal, los pies desnudos no le agregan nada.

Tanto en las calles, como en el colegio, no es nada extraño ver tobillos y rodillas.

¿Desviar la mirada con vergüenza? Nah, ¿por qué  haría eso, si no he visto nada de gran valor?

Vamos, mejor concéntrate en la tele, concentrate—-cuando estaba tratando de desviar mis pensamientos hacia otro lado.

De pronto,

Se escucha un sonido de deslizamiento, la falda de Shigure pasa por todas sus piernas, y cae al piso.

—uh……..!!!

En ese momento, maldije mi propia imprudencia.

Desde el suelo son solo unos 40 centímetros.

Cierto, no he visto nada super resaltante. Si me pongo a pensar en las chicas del colegio que suben sus faldas muy arriba y muestran sus muslos, ellas quedan mucho más  expuestas.

Sin embargo, los movimientos de sus piernas blancas, la ropa cayéndose en el piso, toda la ropa, prenda por prenda, detrás de la cortina, y para agregar, una chica con una cara igual a la de Haruka, ahora se está desnudando en mi cuarto.

….cielos, esto estaba totalmente fuera de mis cálculos, todo esto.

Es decir, que solo bastaron 40 centímetros para hacer volar mi imaginación, solo viéndola desde este ángulo no es difícil imaginar todo su cuerpo completo.

Demonios, ¿qué  debo de hacer? ¿Debería de irme directo hacia una esquina del cuarto de papá?

No, eso no sería correcto. Porque ahora ese cuarto es de Shigure.

Después de la merienda, ella estaba ordenando sus cosas, está claro que no debería de entrar sin su consentimiento.

Mou, ¿y si me quedo haciéndome bolita en el toilet?

Mientras pensaba en eso, de pronto, desde una esquina de la cortina, las dos manos de Shigure se deslizaban lentamente por sus dos piernas.

Pude ver el momento en el que se quitó sus bragas, son blancas.

Me recosté sobre una mesa. Me faltaba el aire.

Mis tímpanos por dentro querían reventar, solo podía escuchar los latidos de mi corazón, y eran demasiados altos.

—Ya lo decidí. Lo juro. Mañana si o si.

Mañana definitivamente iré al supermercado y comprare una nueva cortina.

Uno que llegue hasta el piso, que no se pueda ver nada ni la sombra. Definitivamente. Sin importar que estén extintos, lo buscare y lo comprare.

—Disculpe, ¿Oniisan?

—Uwa! ¿Dime?

Asustado, levantó la cara, y veo la cara saliendo de Shigure por una esquina de la cortina, tiene una cara de sospechar de mí.

—¿Por qué estas sonrojado?¿Nervioso?

—No, no, para nada. ¿Por qué  estaría nervioso? Solo me asuste porque estaba a punto de conciliar el sueño y me llamaste! ¿Qué sucede?

—Oh, disculpe por molestarlo mientras descansaba pero ¿podría sacar de mi maleta de ruedas, shampoo y acondicionador, y pasarmelos? Me olvide de traerlos conmigo, cuando entre.

—¿Puedo abrirlo?¿tu maleta?

—Sip, no hay problema. Ya saque mi ropa interior y la guarde en el cuarto, no se preocupe, no me molesta.

—Com-Comprendo.

Escapando de la mirada de Shigure entró en su cuarto, y de la maleta de ruedas que estaba junto a la pared de un lado, sacó dos pomos de color rosado.

Luego de tomarme mi tiempo para exhalar y transpirar, me armo de valor, y con todo mi fuerzas trato de actuar con naturalidad mientras vuelvo a la sala, llegó, y le doy en su mano a Shigure. Ella me da las gracias y lo recibe, por último, dice ¨nimaaaa¨ y agrega una sonrisa picara.

—Hmmm fu. Muchisimas gracias. Oniisan *aquí va un corazón*

—¿Por-por qué, digo, de donde viene esa cara?

—¿Hmm? No es nada. Nada de nada *corazón*

Shigure termina de hablar, y se adentra de nuevo en la cortina.

Al segundo despues, se escucha que abrió y cerró la puerta de donde esta la tina.

Yo vuelvo a la mesa pequeña, y suspiró profundamente.

……¿qué  quería decir esa cara?

Es la misma dulce cara de Haruka. Sus facciones, todo.

Pero, esa extraña cara definitivamente no lo haría Haruka.

La sonrisa que vi hace unos momentos, me hizo recordar las palabras de antes de Shigure.

“—Para mi no hay problema pero ¿está seguro que oniisan, estará bien?”

¿Acaso puede ser que esa tipa, Shigure, sabía que yo iba a terminar de esta forma?

¿Acaso lo que hizo fue aproposito? Sabiendo de antemano por mi revista que soy débil ante esas interacciones, ella lo sabía y por eso no me detuvo.

……siento escalofríos por mi espalda.

Dentro de mi esta sonando la campana de que es hora de poner la guardia alta contra ella.

Wow, no me lo creo, ella de verdad……

—No, no, no. No te precipites a juzgar.

Esta mal juzgar a una persona, alucinando cosas que podrían no ser ciertas.

Así es.

¿Acaso Shigure no planeaba acercarse y darle confianza a un desconocido para que sea su nuevo hermano a partir de hoy?

Estos pensamientos son solo alucinaciones exageradas mías.

Trato de no pensar en el mal presentimiento que tengo acerca de Shigure, y para distraerme decidí estudiar un rato.

Mata el tiempo estudiando. Sin importar cuánto estudies no hay consecuencias.

La única enseñanza buena que me dijo ese viejo de mierda.

Si te centras en el cuaderno, podrás seguir adelante sin pensar en cosas que no vienen al caso.

Al estar inmerso en el estudio, regresa mi paz interior.

Pasó el tiempo volando, y Shigure, quien había salido de la tina, había vuelto a la sala.

—Jaaa. Hoy anduve de un lado para otro, estaba empapada de sudor, me relajo bastante esa tina. Ya puedes entrar, si gustas. Está libre.

—Ah, si, ahi voy.

Si Shigure no me hubiera pasado la voz de que había salido de la tina, probablemente ni me hubiera dado cuenta.

Lo sabía, estudiar es lo mejor.

Debo agradecerle a papá después, me estiro, agarro fuerzas y me levanto.

Y entonces—-me quedo congelado.

De repente, en solo un segundo, toda la sangre acumulada dentro de mi cuerpo, pierde el movimiento.

Pero, de inmediato, como si estuviera ardiendo, me quemaba la cara.

Eso era obvio. Por supuesto que me iba a pasar esto, a cualquiera.

Porque, en bien levanté la cara, me encuentro a Shigure sin ninguna prenda a la vista solo enrollada en una toalla de baño parada.

—¿qué  queeeeeeeeeeeeee, qué rayos, por qué estás solo con una toalla, oe!!?

Era de esperarse que se me salieran los gritos.

Pero Shigure se quedó con una cara de ¿oh?, y inclinó su delgado cuello hacia un lado.

*imagen de Shigure solo con una toalla de baño*

—¿qué tiene de malo?, ¿eso es normal, no? Recién acabo de salir del baño¿hasta Oniisan hace esto, o no?

—Bueno si, pero eso se hace en la casa de uno!

—pero si esta ya es mi casa.

—Eso es cierto! Okey, si! Aún  así aunque no te guste ponte ropa, rápido! Y aún si fuéramos hermanas de sangre, no estamos en la edad como para hacer estas cosas. Ahí estás mal, tú. Se supone que nos vayamos agarrando confianza poco a poco. Pero lo que tú hace es exagerar, te pasaste completamente de confianzuda!

—Pu—-kuku, ajaja, ajajaja!

Shigure de repente dobla su cintura y comienza a matarse de la risa.

¿Qué le pasa a esta mujer?

—¿qué es tan gracioso?!

—No, nada. Todo bien. Sino que, bueno míralo por ti mismo, debajo tengo ropa.

—….¿je?

Shigure sin vergüenza se desata de frente la toalla de baño.

Debajo de ella, oh, era cierto. Tiene puesto una camiseta y unos pantalones cortos.

Yo me quedo aturdido. Shigure al ver la cara que puse, revienta de la risa.

—Ajajajaja. Lo normal era que salga con ropa debajo. ¿O me quería ver desnuda?¿oniisan? Jajaja creo que ve demasiado ero mangas. Mire le hago saber, no existe chica en el mundo real, que salga del baño solo cubriéndose una toalla, menos enfrente de un hombre que recién acaba de conocer, sin importar que sea su hermanastro, no existe.

Mientras tiemblan sus hombros, Shigure sigue riéndose.

Yo tenía razón. Ella se parece a Haruka pero solo en el físico, por dentro ella es un monstruo, esa sonrisa de antes era una de maldad.

Esta tipa, es una……!

—Oe…..¿acaso no conoces los límites para hacer una broma?

—¿eh? ¿Pero acaso no fue gracioso? solo fui una gata coqueta,nada más y te mordí dulcemente. Hasta oniisan lo disfruto, ¿verdad? Lo veía excitado y emocionado.

—….¿yo, excitado y emocionado? ¿Y qué hubiera pasado si hubiera terminado mal, ah? Yo tengo confianza que soy un descuidado y una gallina pero no te puedo dar un seguro que sere asi todo el tiempo.

—ajaja *una estrella* ¿No tiene confianza que se mantendrá cuerdo? que honesto, bueno si te llegas a dejar llevar por tus impulsos igual no pasara nada.

—¿cómo sabes eso?¿Alguna prueba?

—Es que,

Shigure agarra una hoja bond sobre la mesa pequeña  que estaba usando para apuntar mis notas, y la tira al aire.

En ese momento,

Ella con una patada recta, perfecta y aguda parte a la mitad la hoja bond que estaba planeando en el aire.

—Tal vez yo soy mucho más fuerte que oniisan *corazon*

—………

—Si le interesa, puede atentar contra mi cuando quiera. Yo con todas mis fuerzas, no tendré piedad.

Shigure levanta sus pantalones cortos, dejando a la vista aún más sus muslos, y como si estuviera queriendo centrar la atención en ellos, se da una palmada.

PAM, suena una palmada suave, pero fue suficiente como para entender lo entrenadas que estaban sus músculos de esa zona.

Cualquiera sin ninguna duda, se hubiera dado cuenta de lo que quería decir esta persona y la fuerza destructiva que poseía.

Es decir, ehm, es decir.

Shigure—sabiendo de antemano que posee la fuerza de pelea como para hacerme trizas, me provoca.

Los escalofríos se elevan, tengo que concentrarme para evitar temblar. El presentimiento de antes no estaba errado del todo, ahora lo puedo confirmar.

—Como que estás forzando las cosas. Tranquilízate, no eres un gato como para hacer este tipo de actuaciones. Además lo gatos no harían eso.

—Nop, si las hacen, nyan.

—Claro que no!

Aah, no tengo ninguna duda.

Cierto por donde la veas, es la viva imagen de la dulce, tierna y inocente Haruka pero por dentro, es otra cosa.

Desde hace rato dice que se considera a ella misma una gata coqueta pero tal vez no sea tan ilógico como se escucha.

Se dice que los gatos cuando encuentran a un ser vivo más  débil que ellos, no lo matan, si no que tienen la costumbre de jugar con ellos y coquetearles hasta la muerte.

Sin levantarles las uñas, les pegan, sin usar los dientes, los muerden dulcemente.

Ahora lo entiendo. Si se parecen.

—Yo siempre quise un hermano mayor. Una hermana o hermana mayor que me acepte como su linda hermana menor. Así que por favor hágame sentir en casa. ¿Si? Oniisan.

Jamás la inocente Haruka podría hacer esto, una sonrisa mezclada con maldad consciente.

No hay ninguna duda. Esta tipa es de las que les gustan hacer bullying.

Esto es de mal gusto. Insípido.

¿Qué pasará si se llega a enterar Haruka que vivo con esta sádica, y para colmo tiene su misma cara?

Definitivamente no creo que termine en nada bueno.

Vamos debe de haber algo bueno……..en que se parezca a Haruka, al menos alguna cosa. Debe de haber un final bueno……..Tal vez si le voy agarrando el ritmo pueda ver la luz en este problema! No bastó tratar de imaginar un buen futuro como para esfumar los escalofríos de mi cuerpo.