La nueva vida que obtuve por parte de Kimitzuka empezó como una “gran detective”

Pero no una detective normal.

Sino una detective que pelea contra “humanos artificiales”.

…Pero de alguna manera, sentía una especie de ansiedad en algún lugar de mi corazón.

Pero es obvio, ya que no era nadie y de repente tuve que tener un papel tan grande.

Aunque sea solo una persona más, si nadie más acepta mi nuevo papel, la nueva yo, no podría serlo.

Y el día en que decidí que iba a volver a nacer como mi nueva yo, la noche de ese día… Yo tuve un sueño.

Uno donde veía a un antiguo gran detective luchando contra los enemigos del mundo.

En mi sueño, ella…Siesta-san, tenía una personalidad completamente opuesta a la mía.

No sé si ella era así en verdad, pero…no, de acuerdo a lo que dijo Kimitzuka se podía decir que en general si era así, ¿no? De cualquier forma, la analítica ella y la instintiva yo.

Nosotras que teníamos actitudes completamente distintas, en mi sueño, tuvimos una gran pelea seguida de otra… fue una escena que no puedo expresar en palabras. 

Pero la que ganó al final fui yo (aunque es cierto que Siesta-san era más madura y eligió por si misma dar un paso atrás…. Dejaré de pensar en que pasó, principalmente por mi honor) y al final dijo que dejaría a Kimitzuka en mis manos. (No es como si hubiéramos peleado por Kimitzuka, pero dejaré de dar más detalles por el honor de Siesta) 

Puede que haya sonado como un cuento, pero es muy importante para mí.

Con eso, ya puedo sentir y llamarme como una gran detective.

Al fin pude convertirme en algo.

Dicho de otra forma, los errores no serán tolerados.

Odio a la yo que no es nada.

No quiero volver a esa época donde no era nada.

A esa oscuridad, solo a esa no…

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!