Una y otra vez.

Mire hacia atrás una y otra vez.

La distancia se extendía y el tiempo transcurría.

Llegue al punto en el que ya no puedo regresar.

Para que finalmente pueda mirar hacia atrás y recordarme a mi mismo lo que era correcto.

Incluso mientras sabia que esto era un error, me convencí a mi mismo que esta era la única respuesta.

Una y otra vez.

Mire hacia atrás una y otra vez.

Ante la primera luz del amanecer. 

Ante el chubasco y el rocío del atardecer.

Ante la ligera nevada danzando mientras se esparce en el ocaso.

Ante la luna sombría que temblaba en medio de la noche.

Siempre había un lugar y una oportunidad para responder, y esa vez intentamos llegar a la solución ideal.

Sin embargo, nunca parecía como si se fuera a mencionar la respuesta correcta.

Probablemente, quizás, seguramente. 

Había pensado que esto era probablemente lo mejor.

Había tomado una decisión ambigua y gris que no era correcta ni tampoco lejana.

Manteniendo una distancia razonable, sin herir a nadie, correcta o incorrecta, verdad o error no es nada seguro.

No era como si no pudiera decir lo que quería, es solo que no entendía lo que quería decir.

Qué derecho tenía alguien así para hablar.

Es por eso, que al menos.

Esta vez quería estar en lo correcto.

No quería perdonar mis errores o equivocaciones.

Porque ya no puedo darme el lujo de equivocarme
1También puede ser “soportar” o “permitirme”2.


El objetivo de “Einherjar Project” es traer traducciones al español de obras literarias japonesas con una mentalidad sin ánimo de lucro. Todo el material aquí presente en esta página web no tiene el fin de generar ganancias económicas o publicitarias. El equipo de “Einherjar Project” no se hace responsable del mal uso de nuestro contenido por parte de páginas ajenas. Repudiamos el uso de un “acortadores de links” o cualquier otro método que su fin sea generar ingresos económicos por visita.