—¿Eh? ¿Qué son esos diálogos? 

Espera…Sobre todo, esas últimas líneas. 

Entiendo que hablarías desde lo que pasó hace mucho tiempo, pero… ¿tenía que ser desde una escena vergonzosa? ¿En verdad estamos viendo esto para saber la verdad sobre la muerte de Siesta? No parece más que una trampa para avergonzarme……

—¡Ah! Me equivoqué de proyección.

—¡Eso lo hiciste a propósito!

Aún manteniendo su inexpresión, Siesta, proyectada en la grabación, solo inclinó su cabeza.

Rayos…Aun después de un año sigues con esas bromas…

Aunque, pensándolo de nuevo, empezamos una cooperación de beneficio mutuo, pero al final se convirtió en nosotros dos viajando por el mundo.

—¡Kuh! Porque Ma’am no me eligió a mí sino a este malvado hombre……

— Cálmate Charl. Que ganas teniéndole envidia al yo de hace 4 años. Además, deja de hablar mal de mí.

—¡Kuh! Cómo es que desde hacer 4 años ustedes ya habían hecho la promesa de matrimonio……

—Cálmate Natsunagi. No veo ningún punto que te haga sentir celosa.

—Ahh, Kimitzuka-san todavía es un niño. Todavía no entiendes el corazón las doncellas.

Puedes dejar de hacer sonar como que, si yo hiciera el tonto, podría hacer reír a todo el mundo…… No me alcanzarían las fuerzas para contestarte todas…

—Bueno, esta vez si les mostraré un importante episodio que pasamos relacionado con la verdad de mi muerte……Por eso, creo que antes de pasarlo, tengo que darles una pista a ustedes cuatro. —dijo como introducción.

—Piensen bien cada cosa una por una para no confundirlas. Descubran quien es el que dice la verdad y, siempre, duden sobre lo que van a ver proyectado.

“Quiero que estas 3 cosas las recuerden de ahora en adelante por siempre” nos advirtió.

—Dudar sobre lo que vemos…… —susurró Natsunagi y miró en mi dirección.

—¿Eh? Es posible que él no sea Kimitzuka……

—No pongas cara de como si por no verme por un día ya te has olvidado de mí, ¡no tienes que seguir con las cosas que hacía la detective hasta ese punto!

—Teniendo eso en consideración, mostraré la siguiente proyección.

Habiendo dicho eso, la imagen de Siesta desapareció para ser cambiada por el episodio.

—Estoy segura que Asistente todavía se acuerda. 

Eran tomas de la ciudad en Londres.

Y aparecían dos personas entrando a un edificio, que el exterior estaba terminado en ladrillos, éramos Siesta y yo…

—Ese lugar es… 

Había pasado un poco más de un año. Entrabamos a un edificio de doble uso, no había duda que era una oficina. Y si hablábamos de lo que pasaba en ese momento……

—Entonces, empecemos. —Siesta dio la señal de inicio.

—Desde ahora, traten de esclarecer la verdad sobre mi muerte.