Ese gran ataque fue comparable a un asalto terrorista. La información estaba enredada y complicada ya que incluso se difundían rumores de muertes. Entonces, por fin, una voz llevada por el viento llegó a los oídos de cada Cuasi-Espíritu en la novena región Yesod.

──Banouin Mizuha y Kirari Rinemu estaban sanas y salvas.

──Las Cuasi-Espíritus atacantes huyeron, pero serán capturadas pronto.

──La Dominion sería la misma y continuaría con su trabajo diario.

La voz de Mizuha estaba llena de una absoluta sensación de seguridad.

El centro de la región volvió a llenarse con el ruido del canto. Después de confirmar esto con sus oídos, Mizuha finalmente respiró aliviada.

—Este tipo de cansancio es…… Afortunadamente puedo recuperarme cantando.

—Bueno, no se puede evitar desde que lo prometimos~~

—¡No queríamos prometer eso!

La manager de Mizuha le gritó a Rinemu, quien estaba disfrutando de una bebida deportiva. Mizuha agitó su mano para detener su comportamiento.

—No, en cualquier caso, fue un acto necesario. En este momento, solo creemos en Tokisaki Kurumi.

—Un~~pero algo no se siente bien desde hace un tiempo.

Rinemu susurró mientras leía discretamente la atmósfera.

Y lamentablemente, Mizuha se sintió satisfecha en acuerdo con ella.

La agudeza de la percepción de Mizuha fue una de las razones por las que se convirtió en Dominion. Podía transmitir susurros a cada Cuasi-Espíritu en el área central de la novena región Yesod y, naturalmente, sentir cosas que ocurren en la distancia.

Esto era especialmente cierto para situaciones peligrosas. Rinemu pensó que esta cobardía era un elemento indispensable de la novena región Yesod.

Entonces, se sintió tentada a dejarla atrás.

De ninguna manera ella dijo esto en voz alta. La razón no era porque ser Dominion era demasiado problemático, tal vez.

Por cierto, Rinemu también pudo sentir más o menos la misma premonición siniestra. Por lo tanto, si Mizuha se encuentra con algún problema, es probable que tenga la intención de devolverle la posición de Dominion.

Pero incluso entonces──tanto Rinemu como Mizuha no pudieron contener su mirada preocupada.

Sus corazones no podían dejar de balancearse en la agitación.

Se sintió como una gota de sangre cayendo en agua limpia──incluso si todavía era transparente, la contaminación ya se había infiltrado en sus huesos.

Poco después, cuando la gente volvió al punto de poder ponerse de pie, apareció un Cuasi-Espíritu frente a ellas. Ojos afilados, cabello largo y gris atado en una cola de caballo, y un traje de marinero azul con una armadura de cadena visible debajo──indudablemente ella se parece a una kunoichi.

—Eres de Kareha Ane-sama──

La voz de Mizuha se llenó de tensión cuando detuvo a su guardaespaldas.

—Mi nombre es Sagakure Yui.

Rinemu inconscientemente se agarró el pecho. La siniestra premonición seguía creciendo.

—Informe de emergencia. La Dominion de la tercera región Binah, comúnmente conocida como la Reina Blanca, ha aparecido en la Novena Región. Al mismo tiempo, participó en una batalla con el tercer Espíritu Tokisaki Kurumi y la errante Cuasi-Espíritu Tsuan, y parece haber salido victoriosa.

Ah, Rinemu gimió.

¿Por qué esperaba que este mal presentimiento no se hiciera realidad?──esto siempre era contraproducente.

Kling, kling──el sonido lastimó sus oídos. Este sonido estaba demasiado cerca de ella. A diferencia del sonido de metal chirriante y la explosión transitoria de los disparos, esto se sintió como el mal sabor de boca después de terminar una película.

Mientras consideraba molesto y deseaba que desapareciera, escuchó el sonido desagradable nuevamente.

(Ah~~en serio. ¿Quién está haciendo ese ruido?)

Ella abrió los ojos para mirar alrededor──estremecimiento. Paredes blancas, barras negras y cadenas grises que la cubrían.

El sonido de kling, kling se activó cuando ella tiró de su brazo.

—Despiértate, yo.

Sin embargo, todo esto fue puesto a un lado por la vista frente a sus ojos.

Hermoso cabello negro nocturno, piel perlada y brillante, y un Vestido Astral rojo y negro irregular. Este fue sin duda <Elohim>──su propio Vestido Astral.

Y finalmente, un reloj ámbar en una de sus pupilas.

Tokisaki Kurumi informó a Tokisaki Kurumi.

—……Por favor, piensa en alguna forma de escapar, yo. El dueño de este castillo, la Reina Blanca, aún no se ha dado cuenta. Y asegúrate de salvar este mundo vecino y a esa persona.