Saikawa apuntaba con su pistola a mi frente.

—Ya veo, así que con eso te amenazaron.

Para ella nosotros éramos el enemigo, las personas que estaban tratando de robar sus ojos. Eso fue lo que le dijeron. Y recibió una propuesta para ayudarla a deshacerse de nosotros.

—Rayos, ¿hasta te dieron esas cosas?

—No, esto es mío.

—Una super idol no lleva una pistola consigo.

—Es de etiqueta para una señorita el portar uno.

—Como si hubiera tal etiqueta

…No estamos en el momento adecuado para conversar así.

—Saikawa, lo sabes, ¿no? No somos el enemigo… ¿olvidaste que te protegimos antes?

—……Eso, de seguro fue para que bajara la guardia.

—Sino lo hubiera hecho, la flecha del cañón habría dado en tu ojo izquierdo. Si yo fuera en verdad el enemigo, ¿crees que volvería a tomarme la molestia para volver a hacerlo?

—Eso……eso……

—Escucha, Saikawa. Matarnos no te servirá de nada. Después de matarnos, el verdadero enemigo te quitará tu ojo.

—¡Eso no es cierto!

Saikawa gritó y quitó el seguro de su pistola con el pulgar.

—¡Eso no es… cierto! Porque si no yo…

Tenía una mirada decidida, pero su voz temblaba.

—Saikawa, sabes que tu ojo izquierdo no es una simple prótesis, ¿no?

En respuesta a mi pregunta, Saikawa se mordió el labio y no dijo nada.

—¿Qué quieres decir?

Escuche la voz temblorosa de Natsunagi que provenía de mi espalda.

—Significa que hay una razón para que “SPES” esté encaprichado con eso.

—Dijiste algo así antes, pero…entonces

—Sí, En pocas palabras, el ojo de Saikawa es como las orejas de ese tipo.

—¿Ese tipo? ¡…!! Es así…

Natsunagi llego a la conclusión y se atragantó con sus palabras.

—Esa prótesis…es el ojo de un humano artificial y puede ver a través de los objetos. ¿No es así, Saikawa?’.

Por eso ellos están siendo insistentes en obtener el “ojo” de Saikawa.

No sé con qué condiciones los padres de Saikawa consiguieron ese ojo, pero… de cualquier manera, es un producto que “SPES” no puede ignorar.

—¿Cómo te diste cuenta?

—Esta semana, vi todos los programas de televisión en los que salías. Y me di cuenta que a pesar de que tenías un parche, no tenías problemas para moverte libremente en el escenario.

Normalmente, una persona que sólo puede ver con un ojo tendría un veinte por ciento menos que una persona sin discapacidad, y le resultaría más difícil captar la perspectiva de las cosas. Pero por los videos en los que te vi cantando y bailando no parecía que tuvieras ese impedimento.

No sólo eso. El día que fuimos a su casa, ella sostenía la taza y bebía el té con su mano izquierda… aunque se suponía que el campo de visión en su lado izquierdo era nulo.

Cuando nos encontramos por casualidad en la tienda de CDs (seguro que me estaba buscando), Saikawa se paró mi derecha. Pero se sintió tan natural para ella escoger esa posición a pesar de que se supone que no podía ver el lado izquierdo.

Cronológicamente hablando, fueron esas disconformidades las que me llevaron a fondo a investigar sobre ella toda esa semana.

—Lo siento. Mi antigua compañera me enseñó a ser sensible con la vista y el oído.

Recuerdo que hace dos años, Siesta resolvió el caso de “Medusa” de la mansión del bosque, usando solo una pista que obtuvo con la vista.

……..Ah. Es como dijiste, Siesta. Parece que en esta industria sólo sobreviven los humanos con buenos ojos y oídos.

—…Ya veo. No confiabas en mí desde el principio. Jajaja, me sorprendí cuando dijiste que querías ir a toda costa a mi ensayo.

—¿Creíste que me convertí en fan de Yui-nya?

—Sí, pensé que te habías convertido en uno de mis seguidores.

Bueno, sí. Natsunagi tenía bastantes dudas sobre eso.

Nos reímos por un momento olvidando la situación en la que estábamos.

—Puede ser que, el hombre de negro de ayer, ¿eso también fue obra de asistente-san?

—…Tienes buena intuición…, pero pienso que estuvo mal.

Podía ver el ojo izquierdo de Saikawa…… y quería comprobar mi teoría, así que decidí preparar esa trampa en el ensayo.

Los seres humanos reaccionan instintivamente justo antes de un peligro

Saikawa reconoció al desconocido hombre que se acercaba por la izquierda, aunque su ojo izquierdo estaba con un parche en su ojo lo percibió claramente.

Era imposible que pensara calmadamente en “No puedo ver mi lado izquierdo, así que no debo notar al hombre que se acerca por allí”. Sin embargo, al final gritaste antes de que el hombre se acerque por completo a ti y todo se arregló sin problemas.

Por cierto, el hombre de negro también es un conocido mío. Hace cuatro años, era uno de los hombres que me entregaban maletines negros constantemente.

—¿Normalmente, harías algo tan extremo para comprobar las habilidades de mi ojo izquierdo?

—No, también tenía otro propósito. Al usar la excusa por la aparición del atacante, quería que me guiaran por las instalaciones del domo. Quería poder deducir en que lugares ellos podrían esconderse.

—…Espera, ¿no son muchas precauciones?

—Eso es lo que mi excompañera me enseñó.

Un detective de primera clase resuelve un caso antes de que ocurra, eso dijo.

Un asistente como yo, no llega hasta ese nivel pero

—Supongo que eso es todo. Ambos bailábamos en la mano del otro.

—Bueno… sí, ya he dado al descubierto todo. —dijo y sonrió encantadoramente por primera vez en mucho tiempo.

Esta es la idol que conozco, Saikawa Yui.

—Bueno habiendo dicho eso… ¿podrías bajar el arma?

—Eso…

Vaciló por un momento, y luego bajó la mirada.

—La verdad es que ya lo sé… lo entiendo. Sé que no son mis enemigos. Eres un aliado que me protegió, pero…

Volvió a levantar la mirada.

Lagrimas bajaban del lado derecho de esa solitaria cara sonriente.

—Entonces, ¿qué tengo que hacer? ¿Qué puedo hacer para proteger este ojo?

Ya veo. Saikawa lo sabe. Sabe que, aunque nos mate no resolverá su problema. La amenaza no desaparecerá.

Porque no soy el único al que “SPES” busca. Saikawa sólo fue mantenida con vida por ellos para que ayude a deshacerse de mí, y ahora mismo la propia Saikawa está en peligro. Esa flecha disparada es la mejor prueba.

—……No puedo. Sin mi padre ni mi madre… estos oscuros días, no podré soportarlos si no tengo este ojo. No puedo.

Eso no es cierto. Es fácil decir eso.

Si realizas este trabajo por varios años tu labia y espontaneidad mejoran.

Por ejemplo, aunque no puedas ver en la oscuridad, mientras sigas siendo una idol, los bastones de luz que tus fans elevarán seguro iluminarán tu camino, cosas así. No hay forma de que pueda decirte una frase tan conveniente.

Estoy seguro de que esas palabras no salvarán a Saikawa.

Sus padres murieron hace tres años. Luchó desesperadamente por convertirse en una idol, siguió parada frente a sus fans, y aún así ahora ella está sosteniendo una pistola.

De ser así, lo que ella necesita no son palabras.

Entonces que clase de cosa necesita.

Algo que pueda salvar a Saikawa.

Lo que más desea ahora mismo.

Eso, eso…

—Planeábamos ir a la playa después de terminar sin problemas el caso.

La voz provino de atrás, pero después de un tiempo se escuchó a mi lado.

—Así que me preguntaba si te gustaría ir con nosotros, Saikawa-san.

Esa idea estaba fuera de lugar en este momento.

El cañón de ambas pistolas apuntaba uno al otro. En una situación tan tensa, ¿quién en el mundo hablaría sobre ir a la playa?

Un detective necesita lógica absoluta y a veces la fuerza.

Yo… y Siesta vivimos de esa manera esos tres años. Vinimos peleando.

Pero ella era diferente.

Su esencia… era la pasión.

Esa es la única y más fuerte arma.

Olvidando que ella es una idol y que estaba apuntando a una persona con una pistola, le preguntó a Saikawa claramente.

—Lo que quiero decir es, si… ¿te convertirías en nuestra amiga? A eso me refiero

Con una sonrisa más radiante que la de cualquier idol en el mundo, Natsunagi le sonrió a Saikawa

—¿Cómo… puedes decir eso?

El cañón de la pistola de Saikawa temblaba.

—Yo traté de matarlos a ustedes, ¿sabes?

—No hay problema, nosotros no moriremos tan facilmente.

—Además, los he estado engañando todo el tiempo…

—Es porque eres idol, es parte de tu trabajo, ¿no?

—E-eso es un sofisma.

—Tienes razón, he tratado de engañarte… Ahora estamos a mano.

—Eso… no es justo.

—Sí, soy tramposa. Así que, ¿escucharías mi capricho?

De esa manera, haciéndolo ver como su deseo, Natsunagi extendió su mano hacia Saikawa.

Era una manera que ni yo ni Siesta podríamos haber imitado.

—Eres rara, Natsunagi-san……eso……eso…

—¿Sí? Aunque pienso que tener alguien extraño de amigo es divertido. He estado pensando eso últimamente.

¿Por qué me miras después de decir eso Natsunagi? Porque en todo caso, la que es rara eres tú, ¿ok?

—Aunque… aunque nos hiciéramos amigos… pudiéramos ser amigos… nada se resolvería. Al contrario, les causaría más problemas.

—No creo que eso pase.

—¿Ehh? ………… ¡Ahh!

Aproveché el instante en el que Saikawa tuvo una abertura y le quité el arma de las manos.

—Saikawa. Si hablas sobre ser un objetivo para ellos, yo también estoy igual. No pienses que eres una molestia. Más bien eres un compañero objetivo. Sería más conveniente si tuviéramos una alianza.

Así es. Escuchar la aparente tonta sugerencia de Natsunagi, llegué a esa conclusión.

Al contrario, si caemos en una situación de confrontamiento, será como el enemigo quiere…más bien deberíamos estar juntos. Somos camaradas que comparten un enemigo en común.

Aunque no haya querido, tengo tres años de experiencia metidos en mi cuerpo, Natsunagi tiene el ADN y el corazón más fuerte y Saikawa tiene el ojo izquierdo que lo ve todo. Seguramente hay muchas áreas en las que nos podemos complementar.

—…… ¿Me… ayudarás?

—Sí, te ayudaré. Así que ayúdanos a nosotros también. 

Lo siento, en cualquier momento mi vida puede estar en peligro.

Hace sólo diez días, estaba sumergido en aguas calmas, pero después de conocer a Natsunagi y reencontrarme con mi antigua compañera estoy en esta situación.

Mi constitución en vez de mejorar en cada año, empeora.

Al parecer otra vez tendré que prepararme para enfrentarme a ellos.

Para eso, necesitaré más personas y poder, por eso…

—Por eso quiero que te conviertas en nuestra compañera, Saikawa.

Después de una simple, ingenua, inmadura, improvisada e instintiva persuasión, Saikawa

—…Sí, estaría feliz.

Estoy seguro que eso no era de la idol Saikawa Yui

Era solo la sonrisa de una inocente niña de quince años.

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!