Aunque no es tan alto como el de la hora punta de la mañana, el porcentaje de pasajeros a bordo en el tren cuando se regresa a casa sigue siendo considerablemente alto. 

Además, hoy ha habido algunos problemas en uno de los trenes que partió previamente, por lo que el tren se ha retrasado.

Tanto en la plataforma como en el tren había tanta gente que me sentí mareado.

La sensación de estar emparedado entre personas no es nada agradable, no importa cuánto la experimentes.

Cuando finalmente pude llegar a casa lo hice con una hora de retraso en comparación con la hora en que llego normalmente.

—Tadaima…

—Okaerinasai.

Una voz suave le da la bienvenida a un yo agotado.

Poco después, Yuuri, descalza con su traje informal de oficina, apareció con una sonrisa en la cara.

—Parece que la tuviste difícil con el tren, ¿verdad?

—Hmm. Había mucha gente en la plataforma del tren…

Ya había informado a Yuuri de que llegaría tarde a casa, así que me miró con simpatía.

Hace tres años que le comuniqué mi respuesta a Yuuri…

Desde ese día comenzamos a salir.

Sé cuán duro ha trabajado y cuán serio era Kazuki-kun. 

Yuuri estuvo viendo cómo me esforzaba con el judo.

Después de darme cuenta de esto, mis sentimientos por Yuuri, que casi se habían desvanecido, volvieron…

Después del año de salir juntos comenzamos a vivir juntos.

Yuuri aún continúa con su trabajo a tiempo completo, por lo que dividimos las labores del hogar. 

Pero mi cocina no es de lo mejor, así que ella se encarga de ello la mayoría de las veces. 

—Acabo de terminar de alistar la bañera. ¿Quieres entrar primero Kazuki-kun?

—No…

Seguro Yuuri también está igual de fatigada por el trabajo, la verdad no tengo problema con quien va primero.

—O… entramos los dos a la vez?

—Qué!?

No es justo que diga eso con su rostro ruborizado y mirándome con sus ojos girados hacia arriba.

—P-Pero, nuestra bañera no es tan amplia como para que entremos los dos. ¡Sería demasiado estrecho!

—Fufufu. Estoy bromeando. Yo también quiero tomar un baño relajante yo sola. Además, ya sabes…. es vergonzoso…

Si sabes que te da pena, no bromees con eso… 

Yuuri en pánico es honestamente linda.

Esto es malo…. No hace nada que llegue y varios pensamientos peligrosos ya me están asaltando.

Oh, cierto. Me pregunto si deberíamos ir de viaje en estas vacaciones. 

Supongo que no estaría mal una posada con baños privados….

Mientras yo estaba inmerso en mis ideas salvajes me interrumpieron los ojos girados hacia arriba de Yuuri mirándome por segunda vez.

—Aparte de eso… hay una buena noticia para Kazuki-kun.

—¿Buena noticia?

—Así es. ¡Toma!

Yuuri me presenta un sobre marrón algo grande.

Involuntariamente abrí los ojos de par en par al ver el nombre del remitente.

—Esto es…

Yuuri asiente en silencio.

Incapaz de soportar la emoción de exaltación, abrí rápidamente el sobre.

Lo que salió de su interior fue una copia de un libro de bolsillo y una nota.

Para Komamura-san. ¡Por fin he debutado! ¡La historia también es maravillosa, así que por favor dale una lectura!” 

En la nota estaba escrito eso con una letra bonita.

Nuevamente mire la portada del libro.

Una chica estaba parada en la azotea de la escuela bajo un cielo azul que parecía como si la estuviera absorbiendo.

—Esta portada la dibujo Himari-chan, ¿verdad?

—Hmm…

Himari en realidad logró su sueño, eh.

La felicidad hace que involuntariamente sonría.

Lo sabía, Himari es increíble…

Que yo haya podido ser de ayuda, aunque sea un poco, para esa chica increíble, también me hace sentir orgulloso.

Estuve mirando la portada durante un rato mientras soportaba las ganas de llorar. 

                                                                                                    FINAL 1 “Yuuri”

Epílogo: Un futuro probable 2

Frente a la estación muchas personas esperan a alguien mientras miran las pantallas de su smartphone.

Yo soy una de esas personas.

Hoy quedamos en ir al cine después de terminar mi trabajo…

Aunque ya ha pasado la hora acordada, Kanon es del tipo que se retrasa…

En sí mismo ya ha pasado un tiempo desde que Kanon me envió un mensaje que decía; “Estoy en camino”.

Me pregunto si ha pasado algo… pensando eso, el momento de ansiedad pasó.

—Kazu-nii!

La persona en cuestión finalmente apareció frente a mí.

—Lo siento por la espera. Por casualidad me encontré con un compañero de la universidad en la estación. Y terminamos conversando por un rato.

—Estaba preocupado, ¿sabes? Ya casi es la hora de la película, vamos rápido.

—Sí.

Diciendo eso, Kanon agarró mi mano de manera muy natural.

Justo en el acto mi corazón se aceleró.

Ya lo he experimentado varias veces, pero aún no logro acostumbrarme. Nos están mirando… soy consciente de ello y me pongo tenso.

—Ah, Kazu-nii. Estas de nuevo nervioso. Tienes la cara rígida.

—Después de todo…

—Ya no soy una niña, ¿sabes? ¡Soy una adulta hecha y derecha!

En la actualidad Kanon está en su segundo año de universidad.

Tiene la edad para ser categorizada como una adulta sobre el papel.

Ciertamente no hay razón para tener dudas con respecto a la edad, pero….

—Aún así, ya sabes, la diferencia de edad….

Esa diferencia de tiempo es algo que no se puede llenar por ningún motivo.

Tal vez molesta por mis palabras, Kanon hace un puchero.

—No me enamore de ti por la edad…. Es lo mismo para Kazu-nii, ¿verdad?

Quedé sorprendido ante esas palabras.

—Así que no me importa lo que piensen los demás.

Kanon que podía declarar eso abiertamente siempre se mostraba más segura que yo.

No soy rival para Kanon en este tipo de cosas….

A la par con su vida universitaria, Kanon tiene un trabajo a tiempo parcial en una tienda de bentos.

Hoy no trabaja, es por eso por lo que venimos a ver una película.

La iluminación estaba oscurecida por lo que me sentí ansioso de que la película ya hubiera comenzado, pero lo que estaba proyectándose era el trailer de una película que se estrenará próximamente. 

En el interior del lugar aún se podía escuchar a algunas personas hablando.

Que alivio, pudimos estar a tiempo.

Subimos por las escaleras y tomamos unos asientos de la zona central en la parte de atrás.

Lo que se proyecta es el trailer de una película romántica con un aire deprimente.

Varias escenas de actores y actrices de buen aspecto se proyectan sucesivamente. 

—Oye…

Kanon de manera repentina me pinchó repetidamente el brazo.

—¿Qué rayos pasa?

—No…  Por qué yo…

Por reflejo me voltee a mirarla, pero Kanon mantuvo su mirada fija en la pantalla.

—No Yuuri-san o Himari, o incluso otra persona. ¿Por qué yo?

—… ¿No te lo había dicho?

—Hmm….

El perfil de Kanon parecía triste y algo incómodo.

Aunque pensé que ya se lo había transmitido.

Supongo que hay que ponerlo adecuadamente en palabras…

—Cómo decirlo…. Me has visto tal como soy, sin florituras viviendo una vida común, así que siendo Kanon, no te sorprenderías al estar viviendo juntos, eso es lo pensé…. y también quiero estar junto a ti para siempre.

…. Muy vergonzoso.

Si el trailer no estuviera sonando a todo volumen ahora mismo, nunca habría dicho tal cosa fuera de mi casa.

—Ya veo…. Sí, estoy complacida…

No puedo soportar esta intensa vergüenza, y me rasco vigorosamente la cabeza… 

De repente el rostro de Kanon apareció frente a mí.

Entonces la sensación suave del contacto contra mis labios.

En serio fue un evento instantáneo. 

—T-Tu, en este lugar…

Ante un perturbado yo, Kanon sonríe complacida.

—… Tee-hee. La continuación para cuando volvamos a casa.

Al mismo tiempo que Kanon terminó de decir eso las luces del lugar se apagaron por completo y comenzó la película.

Pero después de eso, el contenido de la película no entró en mi cabeza en absoluto.

                                                                                                            FINAL 2 “Kanon”

Epílogo: Un futuro probable 3

Después de terminar mi trabajo abordé un tren que va en dirección opuesta a mi casa.

Además en mi mano, aparte de mi maletín para el trabajo, llevo una pequeña mochila. Para que no se convirtiera en un obstáculo coloque de inmediato la mochila en la rejilla para equipaje que está en la parte de arriba. 

Hoy es el día en el que voy a las lecciones de judo que hago una vez a la semana. Dado que es un día entre semana y comienza a las siete, me dirijo directamente hacia allá después del trabajo.

Ya han pasado más de dos años desde que comencé con este estilo de vida.

Antes de comenzar pensaba que los niños no se me daban muy bien.

Pero cuando empecé, me di cuenta de que me agradaban los niños mucho más de lo que pensaba. Cada semana estoy ansioso por ver cómo crecen los chicos.

Bueno esto es todo lo que puede decir desde que trato con ellos solo a través del judo.

Hay otra cosa por la que estoy ansioso.

Actualmente estoy inscrito como “semi-instructor” que no requiere ninguna cualificación especial, pero he decidido dar un paso más y apunte a ser un “instructor C”.

Para eso hay que tomar un curso corto, aprobar un examen escrito y presentar un informe.

Hace seis meses alcancé el rango necesario para aplicar al curso, por lo que solo resta esperar el día en que harán el curso corto y el examen.

Cuando escuché acerca de ello, me pareció que sería difícil escribir un informe en los recesos de trabajo, pero puedo decir que estoy más que contento de tener algo así a lo que dedicarme incluso de adulto.

Es por la existencia de Himari que puedo pasar tal vida diaria llena de satisfacción…

Parece que después de que volvió a casa se las arregló para persuadir a sus padres.

Al parecer estaban muy enojados de que se haya escapado de casa, pero al ver a Himari regresar a casa y llena de verdadera determinación, sus padres terminaron cediendo.

Me enteré por ella que después de eso se graduó del instituto y fue a una escuela vocacional para ilustradores.

… Ahora que lo pienso, Himari no se ha contactado recientemente.

Soy consciente de que espero con impaciencia la voz de Himari contactándose de vez en cuando.  

Cuando vivía con Himari solo la veía como un objetivo que debía proteger.

Tampoco tenía la intención de responder a sus aproximaciones. 

Pero con el pasar de los años…

Cada vez que iba a una clase de judo el rostro de Himari se me aparecía…

No tengo duda de que el yo de ahora se debe a Himari.

Ella me cambio.

Si Himari viniera conmigo una vez más…

Quizá esta vez mi respuesta sea diferente.

La clase de judo termina a las nueve, así que llego a casa a las diez.

A esta hora la entrada de los apartamentos desprende una calma peculiar que se siente ligeramente espeluznante. 

Con mi cuerpo exhausto abrí el buzón y allí, aparte de volantes de pizzerías, había un sobre blanco ligeramente grueso.

El remitente… Himari.

Yo mismo sentí como mi pulsación se acelera.

Este grosor, por casualidad es…?

Al mirar el indicador del elevador, este se estaba deteniendo en el piso superior.

No quiero perder tiempo esperándolo.

Me olvide del cansancio de mi cuerpo y de una me apresure por las escaleras.

Tan pronto llegué a mi apartamento rompí el sello de la carta.

Lo que sale del interior es una copia de un libro de bolsillo y una nota.

Esto, lo sabía…!

Komamura-san. ¡Finalmente pude debutar como ilustradora! Fue muy difícil lograrlo…. Pero dejemos esa historia para después. ¡Por ahora recibe el libro que te envié!

Hmm… finalmente Himari pudo hacer realidad su sueño.

Me alegro. En serio me alegro.

La alegría brota del fondo de mi corazón.

No pude contener la sonrisa que formó mi boca y continúe leyendo la carta.

Además, hay otro paquete. No se vaya a molestar y por favor recíbalo.

Otro paquete…?

Aunque me pareció que solo estaba el libro y la nota dentro del sobre.

Revisé una vez más, pero como lo supuse, no había otra cosa más dentro del sobre. 

Tal vez olvidó ponerlo en el interior.

Cuando pensaba en ello,

Sonó de repente el intercomunicador.

Eh…?

Hey, seguro que no es hora de visitas. Ya son pasadas las diez, ¿verdad?

¿Algún borracho se habrá equivocado de apartamento?

Tenía algo de miedo, así que sin responder mire por la mirilla de la puerta.

En ese momento casi grité por una razón diferente al miedo.

Abrí la puerta de inmediato.

Era porque allí estaba Himari llevando un gran equipaje.

Tiene rasgos faciales más adultos que en aquellos días.

—Himari!? P-Por qué—

—¿Quién es esa?

—Huh?

Dejé salir un sonido tonto, pero no pude evitarlo.

Después de todo, la única delante de mí no es otra que Himari.

Pero tales palabras han salido de la boca de la persona en cuestión, como quieres que no termine estupefacto.

A tal yo estupefacto, Himari inclinó la cabeza y luego prosiguió,

—“Gusto en conocerte”. Me llamo Ouka Byakkoin. Puede ser repentino, pero te amo!

Himari… no, Ouka sonreía mientras me dijo eso. 

Su expresión sonriente era tal como su nombre lo indicaba, una flor de cerezo en pleno florecimiento.

                                                                                                FINAL 3 “Himari (Ouka)”

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!