Parte 1

La mente de Subaru fue invitada a la tierra gobernada por la sombra oscura una vez más.

No había nada allí. Sólo su conciencia, la cual parecía flotar en el espacio. Subaru comprendió vagamente que existía en este lugar.

No había nadie. No había nada. Nada comenzó. Nada terminó. Era un mundo vacío en absoluto.

Subaru sintió que había sido arrojado al mar por la noche. Dejo que su mente flotara con la sensación de liviandad.

Repentinamente, un cambio se produjo en el mundo lleno de oscuridad.

Al frente, justo delante de la mente de Subaru, alguien se puso de pie.

La sombra creció verticalmente. Antes de que él lo supiera, una silueta humana estaba delante de Subaru.

Él no podía ver su rostro. La forma no era del todo visible. Pero vagamente pensó que tenía la forma de una mujer. La sombra vaciló y lentamente extendió una mano.

Por alguna razón, cuando sus dedos rozaron suavemente su mente, Subaru quiso llorar. La ola de extrañas emociones transmitiéndose por su cuerpo le sugirieron que siempre había estado esperando a que ella lo hiciera.

Él tenía un deseo instintivo de que la sombra lo abrazara, que se lo tragara completamente—pero se detuvo. Algo lo había detenido.

La mente de Subaru se dio cuenta de que había otra sombra, sus dedos blancos lo abrazaban por detrás.

Su toque se sentía suave, y no se sentía solamente cálido, sino también caliente.

En el instante en el que Subaru sintió ese calor, la sombra ante él rápidamente empezó a desvanecerse.

Su corazón temblaba. Gritó ferozmente. Pero, el mundo de la nada no tenía sonido.

Se quedó atrás mientras la sombra se hacía distante, desapareciendo lentamente.

Finalmente, la sombra estiró tranquilamente sus dedos hacia Subaru, que estaba casi llorando.

“—e… amo

Incluso las palabras que no podía oír se desvanecieron, y el mundo desapareció.

Parte 2

Cuando Subaru se despertó, lo primero que vieron sus ojos fue un techo desconocido y decorado.

A diferencia de su dormitorio, la habitación en la que había despertado estaba mucho más decorada que la mayoría de los salones; Incluso el techo estaba excesivamente decorado. Tal vez era obligatorio en la mansión de un aristócrata, para mostrar mejor la autoridad del amo a otros grupos.

En cualquier caso, para un muchacho como Subaru, quién había nacido y había sido criado en una pequeña ciudad, esto era claramente incómodo.

Subaru parpadeó varias veces durante el tiempo que le tomó llegar a esa conclusión después de despertar.

“—Parece que… ya estás despierto…”

La voz provenía del borde de la cama, a una corta distancia de ella.

Subaru volvió su cabeza, que descansaba sobre una almohada extraordinariamente suave, y entrecerró sus ojos viendo a la chica sentada a su lado.

“Supongo que, en algún sentido, tener a una maid a tu lado cuando despiertas es uno de los deseos más preciados de un hombre.”

“…Teniendo en cuenta lo descuidada que fui, esto es lo menos que puedo hacer para disculparme.”

“Dios, eso es algo tan negativo que no deberías decirlo, Rem. Más importante…”

Con los ojos de Rem mirando hacia abajo, Subaru se sentó, realizando un movimiento con cada palabra que decía mientras sacaba su mano derecha de debajo de las mantas y la levantaba. Estaba firmemente sostenida por Rem.

“¿Yo hice esto? Si fui yo el que sujetó tu mano y ya no la solté… Como decirlo, es algo vergonzoso. Es como cuando era un niño y no quería separarme de mi toalla favorita.”

“Eh… no… esto…”

Cuando Subaru planteó la pregunta, aún estaba sosteniendo la mano de Rem y mientras la miraba, vio que sus mejillas se ruborizaron un poco.

“Fui… yo.”

“¿Por qué? Quiero decir, sudo mucho cuando duermo, así que probablemente mi palma sea bastante desagradable.”

“Subaru, yo…”

“¿Sí?”

Mientras Rem titubeaba acerca de lo que debía decir, Subaru tuvo una cálida sensación mientras él la observaba en silencio, con las manos todavía unidas.

No había ninguna prisa, por lo que Rem respiró profundamente varias veces antes de mirar a Subaru nuevamente.

“Parecía que estabas sufriendo mientras dormías, por lo que yo…”

“¿Tomaste mi mano?”

“Sí, es porque soy débil y estoy llena de defectos. No sé qué hacer en estos casos. Así que hice lo que me habría hecho más feliz estando en tu lugar.”

Sus torpes movimientos y sus suaves palabras le sugirieron que esto estaba conectado con algún tipo de memoria embarazosa.

Sin embargo, Subaru sonrió en dirección a su mano mientras Rem hacía que sus sentimientos se ordenaran.

Era como si esa mano hubiera rescatado a Subaru de un mal sueño, como si fuera un niño pequeño. Sin duda alguien había sostenido la mano de Rem cierta noche, cuando parecía que ella estaba a punto de llorar. Subaru no podía evitar sentirse feliz, debido a que ella había hecho lo mismo por él.

Sin ninguna razón para soltarse, sus manos permanecieron juntas. Subaru continuó absorbiendo el calor mientras inclinaba su cabeza.

“De todos modos, ¿podrías decirme qué sucedió después de desmayarme?”

“Sí. ¿Cuánto recuerdas, Subaru?”

“Rosschi hizo llover fuego desde el cielo, tú estabas bastante preocupada y me abrazabas cálidamente. Sí, eso es.”

“…Entonces, ¿qué sucedió después…?”

Vacilantemente, Rem explicó lo que había sucedido.

Después de que Subaru perdió el conocimiento. Roswaal había acabado con todas las demonibestias demoniacas en el bosque. El efecto del hedor de la bruja en Subaru funcionaba bastante bien incluso con él fuera de combate, por lo que Roswaal lo utilizó como cebo para atraer a las demonibestias restantes y luego incinerar al resto en el bosque.

“Entonces, ¿Qué sucedió con las maldiciones?”

“En este caso… los conjuradores de las maldiciones fueron las demonibestias que ter mordieron. No necesitas preocuparte por morir a causa de esas maldiciones nunca más. El Maestro Roswaal, la Señorita Beatrice y el Gran Espíritu ya se han encargado de todo.”

“Así que, los tres lo están garantizando, eh… Bueno, lo creeré esta vez.”

Él había sido mordido en casi todas las partes de su cuerpo, debido a esto Subaru puso una mano en su pecho mientras suspiraba en señal de alivio.

Al parecer, las bombas de tiempo en su cuerpo habían sido desactivadas con éxito. Él hizo una mueca al recordar cuántas veces había muerto y todo el dolor y sufrimiento que había pasado para lograrlo.

“El Maestro Roswaal también calmó a los aldeanos en persona. Las cosas han vuelto a estar en paz.”

“Ya veo. Así que los mocosos están a salvo, eh. Pero probablemente estén preocupados porque su amado Subaru Onii-chan volvió cubierto de golpes, heh-heh.”

Subaru estaba iluminando el ambiente cuando Rem hizo un murmullo mientras bajaba lentamente la manta que lo cubría.

“—Sí… eso es lo que parece.”

¿Qué? Pensó Subaru, sospechando de la actitud de Rem, pero su expresión pronto cambió a sorpresa.

Debajo de las mantas, Subaru estaba vestido con un traje igual al que había usado en su primer día en la Mansión Roswaal cuando había sido gravemente herido. Se dio cuenta que había algo extraño en algunas partes del traje por debajo de la cintura…”

“¡Hay garabatos por todas partes… como en un yeso para una pierna rota!”

“Los niños que el Maestro Roswaal gentilmente había invitado a la mansión escribieron esas cosas.”

“¡Esos pequeños mocosos…!”

Subaru chasqueó su lengua mientras miraba lo que le habían escrito. En primer lugar, estaban escritos boca abajo desde el punto de vista de Subaru, y no era una buena escritura para empezar. Pero, como estaban escritos en el idioma que Subaru había aprendido, eventualmente pudo leerlo todo.

“Gracias por traer a Rem de vuelta.” “Muchas gracias.” “Estás demente, pero eres genial.” “Haz aeróbicos con nosotros como prometiste.” “Te amo.”

Subaru se quejó mientras se apoyaba contra la almohada, mirando hacia la ventana.

“Demonios, esos mocosos… Es tan estúpido. Ni siquiera me gustan los niños…”

Él estaba mirando hacia la aldea y a los niños que habían escrito tales cosas. Tenía ganas de hacerles una visita tan pronto como pudiera.

Entonces les daría a esos felices y juguetones niños un verdadero castigo.

Rem miró cálidamente cómo las palabras de Subaru contrastaban con la mirada en su rostro. Entonces su expresión vaciló, sus labios temblaban.

“Dejando a un lado el pasado, necesito hablarte acerca de tu cuerpo.”

“Mm, ah, supongo que tienes razón. Dejando a un lado la maldición, supongo que me esforcé demasiado, ¿eh?”

Fue sólo cuando habló que se dio cuenta que su hombro derecho, que se encontraba del mismo lado que la mano que Rem sostenía, estaba en su lugar. Incluso cuando puso peso sobre él, no había ningún dolor. No sentía ningún malestar por las cicatrices en todo su cuerpo, donde los colmillos habían perforado su carne. La magia curativa de este mundo puede hacer cualquier cosa, pensó Subaru.

“Subaru, lo siento.”

A pesar del juicio optimista de Subaru, Rem se inclinó hacia adelante y agachó su cabeza ante él.

“Oye, oye”, dijo Subaru moviendo su mano, incapaz de comprender la razón por la que Rem quería disculparse con él.

“Levanta la cabeza, Rem. Mi cuerpo está bien; No hay nada malo con él. Estoy en perfectas condiciones.”

“Eso… no es del todo cierto. Es verdad que las heridas visibles han sido sanadas, y que afortunadamente no necesitas preocuparte por los efectos secundarios que obstaculizarían tu vida cotidiana. Pero…”

Cuando sus palabras se detuvieron, una sombra oscureció el rostro de Rem.

“Las cicatrices permanecen… no sólo en el cuerpo sino también en el corazón. Además, debido a que te han curado varias veces en un corto periodo de tiempo, el maná de tu cuerpo está a punto de secarse.”

“Ahh, es por eso que mi cuerpo se siente un poco lento… Pero eso no es un problema tan grande, ¿cierto? Las cicatrices en el cuerpo de un hombre son consideradas medallas siempre y cuando no estén en la espalda. Y soy bastante resistente cuando se trata de cicatrices mentales.”

Subaru apuntó su pulgar a sí mismo mientras sonreía para alejar la sensación de culpabilidad de Rem.

Él no se lo estaba inventando. Si su corazón hubiera sido lo bastante ingenuo como para haberse roto hasta el punto de no poder repararse jamás, nunca habría llegado a esta mañana teniendo a Rem sosteniendo su mano de esta manera.

Después de todo, él había sufrido heridas en su espíritu que bien podrían haberlo hecho incapaz de mirar a Rem a los ojos otra vez.

Subaru miró atentamente a Rem.

Tenía el cabello corto y de color azul. Su rostro era más del tipo “encantador” que del tipo “lindo”. Al principio pensó que ella mostraba pocas emociones en su rostro, pero ella estaba abriéndose poco a poco. Él no le tenía miedo. No le tenía miedo en absoluto.

Había una Rem que había hecho que el bucle de Subaru empezara más de una vez, pero aquí estaba una Rem que estaba feliz desde lo más profundo de su corazón de que él hubiera regresado con vida. Fue todo por casualidad. Allí estaba la Rem que se volvió loca por la seguridad de su hermana, la Rem que actuó precipitadamente para proteger a Subaru, la Rem que huyó antes de cambiar a su Modo Berserker para evitar herir a los demás—

“Puede que parezcas ser una persona tranquila, pero en realidad no puedes estar calmada, ¿cierto, Rem?”

En la vida cotidiana de la mansión, Rem tenía una capacidad de toma de decisiones excepcionalmente racional.

Pero en una crisis, los pensamientos de Rem también se movían rápidamente, haciéndola apresurada e imprudente.

Subaru no era realmente alguien que pudiera hablar acerca de juicio rápidos, pero en el caso de Rem, era aterrador cómo ella sostenía un martillo sólo para ver cada problema como un clavo. Subaru había experimentado eso de primera mano.

Cuando Subaru lo señaló, Rem se quedó inmóvil durante un momento antes de inclinarse nuevamente.

“Yo… lo sé.”

Su murmullo pareció ser la primera gota que rompió la presa de sentimientos que tenía en su interior.

“Soy una incompetente, alguien sin talento y un demonio rechazado por su propia raza. Es por eso que nunca podría estar a la altura de Nee-sama. Yo era muy lenta en comparación a Nee-sama, y no podía pensar en ninguna manera de alcanzarla además de correr más rápido.”

Rem se cubrió el rostro con la mano que tenía libre, continuando su confesión como si estuviera tratando de quitarse un peso de encima.

“Nee-sama hacía todo mejor. Nee-sama nunca se equivocaba. Nee-sama nunca vacilaba. Nee-sama siempre tenía razón en todo. Nee-sama… Si era ella, entonces…”

Las palabras de Rem se apagaron cuando miró a Subaru.

Lo que descansaba en sus ojos no eran lágrimas sino una vacía resignación y desesperación.

“Siempre fui… su reemplazo. Siempre he sido inferior. Realmente, soy una buena para nada. No pude alcanzar a Nee-sama sin importar cuánto la perseguí.”

—Lágrimas comenzaron a emerger abruptamente de sus ojos.

“¿Por qué fui yo la que pudo conservar su cuerno? ¿Por qué no fue Nee-sama? ¿Por qué Nee-sama nació con un solo cuerno? ¿Por qué…? ¿Por qué tenemos que ser gemelas?”

Los labios de Rem temblaban mientras buscaba el significado de su propia existencia.

Las lágrimas que brotaban de sus ojos cayeron por sus mejillas, haciendo que la pálida piel de Rem brillara de tristeza.

Subaru guardó silencio. Rem parecía ser incapaz de mantener la calma, secándose las lágrimas de sus mejillas. Ella habló con rapidez, tratando de recuperar lo que había dicho antes.

“L-lo siento. Dije cosas muy extrañas. Olvídalas por favor. Esta es la primera vez que le he dicho cosas tan extrañas a alg—“

“Oye, Rem.”

Subaru la llamó por su nombre, cortando sus palabras a medio camino.

Rem tenía miedo de lo que Subaru diría ahora que había roto su silencio, pero aun así levantó su rostro.

Y así, Subaru le dijo…

“Después de haber oído todo eso de ti, sólo puedo decir que realmente eres una idiota.”

“¿—Eh?”

“Puedo pensar en tres cosas estúpidas sobre ti. ¿Puedes adivinar cuáles son?”

Los ojos de Rem temblaron, incapaces de captar el significado detrás de las palabras de Subaru. Él sonrió ante su reacción y levantó uno de sus dedos.

“No se puede evitar. La primera cosa estúpida es… que te preocupas demasiado debido al hecho de que en realidad fui salvado. Ves que me estoy moviendo delante de ti, ¿cierto? Tengo mis dos piernas y todo en su lugar.”

Subaru movió sus rasguñadas piernas. Rem se dio cuenta de que Subaru estaba hablando acerca de su confesión, pero humildemente negó con la cabeza.

“Eso es… justificar la falta de…”

“Un hombre sabio dijo una vez, ‘Bien está lo que bien acaba.’ Para ser honesto, creo que mi versión está más centrada en el objetivo que en tratar de calificar cada parte a lo largo del camino. Eso me lleva a la segunda cosa estúpida, la cual es que siempre intentas llevar todo el peso sobre tus hombros por ti misma.”

Con un guiño, Subaru levantó un segundo dedo.

“Ahora, estoy realmente feliz de que fueras hasta tal extremo por mi seguridad, pero todo tiene un tiempo y un lugar. Para empezar, si hubieras hablado con otras personas acerca de eso, probablemente habríamos encontrado una mejor manera de solucionar las cosas.”

En lo que se refiere a la caza de demonibestias, estaba claro que Subaru tenía un punto. Rem, incapaz de refutarlo, bajó la mirada como si se avergonzara de su propia impulsividad. Por supuesto, su crítica era algo que sólo se podía decir en retrospectiva. Pero Rem no se dio cuenta de ello ni siquiera un poco, mucho menos se dio cuenta de que Subaru estaba sacándole la lengua un poco.

“En cuanto a la tercera… ¿Sabes cuál es, Rem?”

“Yo… no lo entiendo del todo. Siempre soy insuficiente; Nunca podré llegar tan lejos como—“

“Sí, eso es. Esa es la tercera cosa.”

Subaru señaló a Rem y ella no perdió la ocasión de mirar hacia abajo nuevamente.

Luego levantó un tercer dedo y agitó los tres dedos a la vez.

“Rem, solo porque ella es tu hermana mayor, la pones siempre sobre un pedestal y a ti te pones por los suelos… No creo que Ram estuviera siempre en una mejor posición que tú, ¿cierto? Su resistencia es peor que la tuya, su cocina es pésima, se escapa del trabajo, hace comentarios sarcásticos, es grosera… Bueno, supongo que ella también piensa demasiado, ¿cierto?”

En la mente de Subaru, las especificaciones de Ram estaban muy lejos del pilar de perfección del que hablaba Rem. Ella era una hermana mayor con talentos que se encontraban muy detrás de su hermana menor en cada área. Seguramente las hermanas estaban muy conscientes de esto. Eso era lo que suponía Subaru, pero Rem negó con la cabeza, rechazando su opinión.

“N-no.… estás equivocado. Nee-sama es realmente… Si tuviera su cuerno, nunca la juzgarías así—”

“Pero Ram no lo tiene ahora. Así que no conozco a una Ram como esa.”

Subaru, cortando el intento de negación por parte de Rem, continuó.

“La Ram que conozco es justo como la describí. No puede compararse a ti en la cocina, la costura, la limpieza, la cortesía, o la forma en que habla—bueno, no creo que la última parte sea algo malo realmente.”

No estaba mal preocuparse sobre su arrogante manera de hablar de vez en cuando. Para Subaru, la distancia entre él y Ram era más cómoda.

“Probablemente seas la única a la que le importa si tiene un cuerno o no. Comparar los puntos buenos de otra persona y tus propios puntos negativos sólo te hace sentirte de esa forma.”

“—“

“Lo que Ram no tiene lo tienes tú. Así que sólo acéptalo y ya… Eres amable, trabajadora, siempre das lo mejor de ti, eres hermosa y tus pechos son más grandes que los de Ram, también—“

“¡—!”

“¡Auch! ¡Oye, no me ataques con lágrimas en tus ojos de esa forma!”

Subaru recordó su breve conversación con Ram en el bosque. Allí había aprendido que Ram no estaba especialmente preocupada por lo que había perdido como demonio, hasta el punto en que creía que Ram quería que Rem también lo superara.

—Subaru no era lo suficientemente arrogante como para pensar que era un problema que era capaz de resolver. Al final, Subaru solamente era un muchacho carente de la experiencia necesaria para lidiar con esto. Un discurso de alguien como él no lo iba a llevarle a ninguna parte.

No se presionó a sí mismo. No imaginaba ninguna seriedad en sus palabras. Era simplemente algo en él que se negaba a comprometerse: la idea de que, al final, no obtuviste la respuesta de alguien más—tienes que remangarte las mangas y hacerlo tú mismo.

Es por eso que Subaru simplemente estaba transmitiendo a Rem sus sentimientos acerca del asunto.

“Si no fuera por ti, estaría muerto y habría sido comida para esos perros. Estoy sano y salvo porque estuviste allí. Estoy vivo ahora gracias a ti. Esto es cosa tuya, no de tu hermana.”

“…Realmente, Nee-sama podría haberlo hecho mejor.”

Subaru atacó a los puntos débiles de la declaración de Rem mientras ponía su mano izquierda sobre su mano derecha, la cual aún sostenía fuertemente la mano de Rem.

“Tal vez podría haberlo hecho… pero fuiste tú la que estuvo allí para mí.”

Cuando Rem suspiró y levantó su rostro, Subaru puso suficiente gratitud en su voz como para sonrojarse.

“Me alegro de que estuvieras allí para mí, Rem. Gracias.”

“¡—!”

Un ligero sollozo escapó de la garganta de Rem debido a sus palabras. Después de eso, Rem volvió su rostro a un lado para que Subaru no viera la mirada que tenía.

“Yo… siempre he sido un sustituto para Nee-sama…”

“Deja de llamarte así, ¿de acuerdo? Tú y Ram son personas diferentes. Quiero decir, ella es la hermana mayor y tú eres la hermana menor—algunas veces habrá conflictos entre ustedes.”

Siempre habría diferencias entre las dos. Cada una tenía sus puntos positivos únicos.

Ya fuera que Rem entendiera lo que él quería decir o no, las palabras de Subaru hicieron que Rem cerrara los ojos.

“Bueno, en realidad no conozco los detalles de cómo perdió su cuerno, y debido a que no lo pregunté, no lo sabré. Y como no lo sé, puedo hablar como si lo supiera todo, así que…”

Subaru puso su mano izquierda en la parte superior de su propia frente—acariciándola donde el cuerno de Rem salía de ella.

“Ram no tiene su cuerno, y tú tienes el tuyo, sólo tienes que ser el cuerno que Ram no tiene. Ustedes pueden ser un solo demonio. No hay nada más fuerte que el amor entre dos hermosas hermanas, ¿cierto?”

“…Ah…”

“Además, dijiste que eras sólo un sustituto, pero Ram no tiene un sustituto para ti, ¿cierto? Quiero decir, si no estuvieras allí para ella, ¿puedes imaginarte el estado en el que ella estaría?”

Rem no lo sabía, pero Subaru había visto ese futuro. Había visto a Ram, desesperada por la muerte de su hermana menor, volverse loca y usar toda su fuerza restante con el fin de vengarse.

“…Pero…”

Aun así, Rem no asintió en señal de acuerdo.

“Lo entiendo. Entonces, ¿qué tal si hacemos esto? Tienes una Ram idealizada dentro de ti con la que nunca podrás compararte sin importar lo que hagas. Vamos a tomar a esa Ram ideal que tienes en un pedestal y la enviamos a que la empaqueten.”

“Eso… es más fácil decirlo que hacerlo. Siempre me he comparado con—“

“Es por eso que quiero que escuches cómo la califico. Mi puntuación está basada en la realidad, no en lo ideal. Sólo para que lo sepas… No tengo ningún talento para leer el estado de ánimo en absoluto, así que sólo digo lo que en realidad puedo ver, sin halagos ni piedad. Lo que ves, es lo que tienes.”

Subaru le sonrió a Rem, sonriendo mientras acariciaba su cabello azul. Le hizo cosquillas, pero se limitó a entrecerrar los ojos, sacando un pequeño suspiro de Subaru.

“De dónde vengo, dicen, ‘Hablar del futuro hace que un demonio se ría’, así que…”

Rem no dijo nada y simplemente inclinó un poco la cabeza mientras Subaru continuaba acariciándole la cabeza y hablando.

“Ríe, Rem. Quita esa tristeza de tu rostro y ríe. Vamos a reír y hablar sobre el futuro. Vamos a compensar todo el tiempo que has perdido mirando al pasado y hablemos sobre lo que está por venir. Podemos empezar hablando del mañana.”

“¿…Mañana?”

“Sí, mañana. Cualquier cosa esta bien, ¿cierto? Como si harás un desayuno Occidental o Japonés, o incluso si te pondrás primero el zapato derecho o izquierdo. No importa lo tonto que sea, siempre habrá un mañana, por lo que podemos hablar de ello. ¿Qué te parece?”

Subaru abrió sus brazos y le dio una respuesta a Rem.

Rem dudó en responder por un momento antes de bajar las cejas con una mirada conflictiva.

“Yo… soy muy débil… así que probablemente terminaré dependiendo mucho de ti.”

“¿Qué hay de malo con eso? Yo también soy débil. No soy muy inteligente, no soy guapo, y no puedo leer el estado de ánimo de los demás, lo que deprime, aunque sea yo quien lo diga, pero sigo adelante porque la gente a mí alrededor me brinda su apoyo. Sólo tenemos que apoyarnos sobre los demás y seguir adelante.”

Ella había sido incapaz de encontrar un camino por el cual caminar debido a que había insistido en cargar todo sobre sus hombros. Lo menos que Subaru podía hacer era ofrecerle sus dos manos vacías y hacer que el camino sea mucho más fácil.

Aun así, él había sido una carga en más de una ocasión… pero si no podía velo por sí mismo, sólo necesitaba a alguien para compartir la carga mientras avanzaban juntos. De todos modos, así es como él se sentía.

“Así que riamos, abracémonos y hablemos acerca del mañana, juntos. Siempre he soñado con reír junto a un demonio y hablar sobre el futuro.”

“… Realmente estás poseído por un demonio.”

“Puedes apostarlo.”

Subaru cerró uno de sus ojos mientras formaba una sonrisa con la comisura de sus labios. Rem aparentemente no pudo resistir el mostrar una pequeña sonrisa.

Ella empezó a reír, y mientras reía, lágrimas salían de sus ojos. Las lágrimas aparentemente interminables caían por sus mejillas, fluían y fluían, pero Rem seguía riendo.

Rem rió, Rem lloró, Rem enterró su rostro en una almohada para reprimir su risa y su sollozante voz. Aun así, su alegre y llorosa voz llenó lentamente la habitación.

Subaru acarició suavemente el cabello de Rem todo el tiempo mientras que su mano derecha seguía sosteniendo fuertemente la delicada mano de Rem.

Suavemente, suavemente, él acarició su cabello.

Parte 3

Él pensó en los días que había repetido una y otra vez en su primera semana en la Mansión Roswaal.

Subaru tenía un lugar en la mansión con una buena relación con Ram y Rem. Los niños en la aldea habían sido salvados, y las demonibestias en el bosque habían sido eliminadas, acabando con el peligro. Fue una gran aventura que duró unos veinte días.

Sí, debería haber sido motivo de celebración. Y lo habría sido de no ser por la chica que utilizaba un dedo para juguetear con su cabello plateado, que estaba con un humor sombrío debido a Subaru.

“—No es que esté molesta. No, no estoy molesta. Todo lo que sucedió fue que el paciente que había estado cuidado se había ido cuando desperté, y cuando estaba a punto de ir a buscarlo, descubrí que había sido dejada atrás y atada a la silla. No, no estoy molesta por eso.”

Un sudor frío recorrió la frente de Subaru mientras escuchaba silenciosamente el discurso de Emilia.

Habían pasado unos diez minutos desde que Emilia había llegado a la habitación, pero la mayor parte de ese tiempo había sido absorbido por quejas y llamadas de atención.

Inicialmente, su visita fue porque estaba preocupada por la condición de Subaru. Cuando estaba segura de que él estaba bien, ella había suspirado de alivio y había cambiado su forma de hablar para nivelar sus quejas en ese mismo instante. Esa era la personalidad de Emilia.

“No… estoy molesta… así que…”

“Sí, Emilia-tan, tienes razón en estar molesta conmigo. Lo siento mucho.”

“Sheesh, dije que no estaba molesta. Pero ya que aparentemente te sientes culpable parece que no tengo elección… aceptaré tus disculpas, Subaru. Realmente no me hagas preocuparme así.”

Después de que Subaru cediera ante la presión, Emilia aceptó la disculpa y resaltó su última frase con una amplia y encantadora sonrisa.

Ni siquiera era algo justo. ¿Cómo podía decir esas cosas y poner ese rostro todo el tiempo?

Después de su pequeña charla con Rem, la maid se había ido, y Emilia había ocupado su lugar. En el momento en el que había llegado, Subaru había estado pensando cómo es que terminaría esto, pero ahora que su discurso había terminado, el hecho de que no hubiera nada en sus morados ojos además de su preocupación por Subaru le hizo realmente difícil calmarse.

“Debo decir que seguramente te lastimaste mucho, ¿no es así, Subaru? Y la razón por la que te lastimaste fue porque viniste a la mansión… Quiero decir, sólo han pasado cuatro días.”

“Oye, no es que quiera tener todas estas heridas. Supongo que podrías decir que es lo que el mundo tiene deparado para mí… ¡es por eso que, si al menos puedo tener a Emilia-tan adulándome, todo estará bien!”

“Te he adulado y tú sólo has huido. Puedes arreglártela por ti mismo la próxima vez.”

¡Nuaaa! ¡Dejé escapar mi oportunidad! ¡Maldición, si tan sólo Beako hubiera hecho un poco mejor su trabajo!”

Subaru gritó de rabia a la chica de corazón frío, no había visto ni un rastro de su cabello rizado desde su recuperación. Emilia hizo una mueca cuando las palabras de Subaru le hicieron recordar cómo la habían dejado atrás.

“Te lo dije, cuando me desperté después de quedarme dormida en la silla, estaba atada a ella. Me quedé estupefacta.”

“Nadie utiliza la palabra estupefacto más…”

“No bromees con ello… Puck trató de impedir que fuera detrás de ustedes dos. No sé qué habría pasado si Roswaal no hubiera vuelto. ¿Lo entiendes?”

Ante el enojo de Emilia, Subaru sólo podía sentirse avergonzado de sí mismo.

Tal como lo había imaginado, Puck trató de evitar que Emilia se pusiera en peligro. Al parecer, Beatrice había abandonado cualquier idea de convencerla desde el principio y se había dirigido directamente hacia las restricciones físicas. Tener ambos impedimentos debió haber sido bastante duro para el estado mental de Emilia.

Subaru sabía que sería exactamente lo que sentiría si hubiera sido él quien se hubiera quedado así. Aun así, si hubiese tenido que hacerlo todo de nuevo, sin duda habría dejado a Emilia atrás una vez más.

“Pero, supongo que me has salvado de nuevo.”

“¿Eh?”

“Dije que me has salvado de nuevo, aunque la razón por la que te traje a la mansión fue para darte las gracias por haberme salvado, y aquí estamos de nuevo… Te estoy muy agradecida.”

Emilia juntó sus manos para enfatizar mientras una sonrisa radiante se mostraba en su rostro.

Subaru, sintiendo el efecto completo que aquello tenía sobre él, sintió un pequeño ruidoviniendo de su pecho.

“¡Err, eso está bien! Lo hice porque quería, y no es como si esto no tuviera nada que ver conmigo. Sí, eso es. Lo hice…”

Tal como él había dicho, realmente lo había logrado. Eso era lo que había sentido dentro de su pecho. Habiendo repetido eventos durante unos veinte días, Subaru finalmente había llegado al final.

Después de haber tenido a su corazón completamente destruido y aplastado tantas veces, su mano finalmente había alcanzado lo que había estado buscando durante mucho tiempo. Finalmente podía registrar la sensación de ¡Lo hice!

“Eso es lo que dices tú, pero no me quedaré tranquila con eso. Estoy segura de que Ram, Rem, y Roswaal también te lo agradecen.”

“¿En serio…? Bien, entonces permítanme aprovechar esto y hacer que mi contrato con Rosschi sea rectificado para que Ram y Rem sean mis sirvientas personales por un tiempo, muah-ha-ha¡Además…!

Subaru puso su mano sobre su boca mientras hacía una risa lasciva. Luego balanceó su cuerpo hacia la izquierda y hacia la derecha mientras se acercaba a Emilia, empujando un dedo hacia ella, haciéndola retroceder ligeramente.

“¿Puedo considerar una recompensa por parte de Emilia-tan también?”

“Dioses, está bien siempre y cuando me lo pueda permitir. Si está en mi poder, entonces… Espera, la última vez, pediste que te dijera mi nombre.”

“Heh-heh. No subestimes mi codicia. Esta vez soy un hombre que no será afectado por un deseo tan débil como ese. ¡Estoy tan excitado por la codicia y la avaricia que estoy siendo absorbido por un vórtice lleno de libido!”

Aunque ni siquiera se levantó de la cama, Subaru posó, estirando furiosamente los brazos en cierto ángulo.

Tal vez el ver a Subaru trabajando hasta ese punto hizo que Emilia creyera que el tema no podía evitarse. Ella se sentó frente a él.

Mientras Emilia esperaba lo inevitable, Subaru buscó en su cerebro la “Lista de Recompensas de Emilia”. Él cuidadosamente repasó las opciones que iban desde aventuras agridulces hasta aventuras nocturnas.

Y entones…

“Está bien, Emilia-tan, ten una cita conmigo.”

…Él volvería a hacer la promesa que había hecho con Emilia días atrás.

“¿Una ’Cita’…?”

“Significa que saldremos juntos, veremos las mismas cosas, comeremos lo mismo y compartiremos los mismos recuerdos, juntos.”

“¿…Estás bien con eso?”

“Estoy bien con eso.”

¿Cuántas dificultades habían pasado sobre Subaru para que al fin pudiera tener la tan deseada cita con Emilia? A lo largo del camino, varias otras obligaciones se habían apilado sobre él mientras saltaba sobre un obstáculo tras otro, pero finalmente había sobrepasado el último obstáculo y alcanzado finalmente su deseo.

Por lo tanto, la promesa era una manera apropiada de atar todos los bucles.

“Quiero presumirte a los mocosos del pueblo, Emilia-tan. Además, el campo de flores es simplemente increíble. Para mí, sería realmente especial si sólo damos una vuelta juntos.”

“Creo que tu definición de codicia es un poco diferente que para la mayoría de gente.”

“No digas eso. Mi falta de vergüenza congelará esa linda sonrisa en tu rostro. ¡Oh sí!”

Los dientes de Subaru brillaron mientras levantaba su pulgar hacia arriba y daba un guiño.

“De acuerdo, tendré una ‘cita’ contigo.”

Habiendo hecho la promesa, Subaru juntó sus manos y exhaló.

“¡Sí! ¡¡Es por eso que eres E M H (Emilia-tan es Mi Hada)!!”

Subaru, viendo a Emilia suspirar por su entusiasmo, dirigió sus esperanzas de una rápida recuperación física fuera de la mansión, hacia la aldea donde tendría su cita prometida.

Las visiones de un brillante futuro bailaron cuando Subaru abruptamente pensó en el bosque de demonibestias.

Las maldiciones que habitaban su cuerpo habían perdido toda su eficacia. Las demonibestias habían sido erradicadas—el final de una larga cadena de acontecimientos que empezaron con una sola deslizándose más allá de la rota barrera.

Esta vez, los problemas habían terminado con una especie aniquilando a la otra. Los acontecimientos dejaron un sabor amargo que él no podía entenderlo completamente.

Recordó cómo estaba aturdido cuando metió la espada en el cuerpo de la demonibestia. El recuerdo era fresco, y la sensación de tomar una vida se quedó grabada en sus manos.

Se preguntó si alguna vez olvidaría esa sensación. Seguramente el paso del tiempo haría que el dolor en su pecho disminuyera. Pero, hasta que ese día llegará, ¿qué podría hacer él…?”

“Subaru.”

“¿Sí?”

Él miró hacia atrás cuando escuchó su nombre.

Se preguntó qué pensaría Emilia del significado detrás de la distante y distraída mirada de Subaru.

Emilia se puso de pie y abrió las cortinas. La luz inundó la habitación completamente. El cabello plateado de Emilia estaba envuelto por una viva y danzante luz que lo dejó completamente hechizado.

Finalmente, mientras Subaru se sentaba en silencio, Emilia le sonrió.

“Cuando vayamos a esa ‘cita’, traigamos un ramo de flores.”

“—Por supuesto.”

Subaru cubrió su rostro con sus manos. No había posibilidad de victoria ante esa sonrisa.

Pensó que, antes de que llegara el día en que lo olvidara, debía tallarlo en su pecho para que no lo hiciera.

Sabía que era un hipócrita y que sólo forzaría el dolor en él, pero sentía que eso era lo correcto.

Se sentía como si la linda sonrisa de Emilia se lo estuviera diciendo. Así que lo hizo.

Emilia y Subaru continuaron pasando el tiempo juntos con sonrisas en sus rostros.

Habiéndola alcanzado finalmente, la mañana del quinto día continuó brillando suavemente sobre ellos.