El día después de la fiesta.

De pronto desperté y una chica en ropa interior estaba parada a un lado de mi cama.

“¿Eh…?”

Se quitó su pijama y se puso el uniforme.

“Haa—haa… sería un problema si nos ven así, Senpai. Tengo que ponerme el uniforme temprano… ahhh, pero, quiero quedarme un ratito más así…”

“Hey, Karin. Qué estás haciendo…”

Emocionado, adormilado, y demás… solo se lo dije con una voz calmada.

“¿¡Se-Senpai!? ¡Ahhh…! Estás despierto, Senpai… Karin se estaba cambiando de ropa, quería hacerlo antes de que me vieras…… haaa—haaaa… pero, ¡por favor mírame!”

Karin puso las manos sobre sus pechos como si me los mostrara.

“Ahhh… ¡si planeas hacer algo erótico al menos dímelo! ¡Es demasiado repentino para mi corazón!”

Me pregunto por qué respondí eso. Creo que estoy de buen humor el día de hoy.

“Ahh, como sea, no entres así nada más aquí a mi habitación…”

“Lo siento Senpai. Pero, Karin no puede dejar de pensar en Senpai.”

Karin lo dijo con mucha confianza.

“Por ti, Senpai, que trataste de salvarme ayer— ¡estoy usando bragas y bra! ¿Qué tal? ¿He mejorado?”

Ahhh, ¡llevas una pieza más de ropa interior! ¡Claro que has mejorado!

Pero… ¿por qué tan repentinamente? ¿Qué cambió?

“Pero, Senpai, ¿no hay ninguna habitación pervertida aquí? Deberías de ponerle ese nombre a tu habitación.”

“¡No le voy a poner un nombre así! ¡Qué clase de cosas dices!”

Esta chica… miré a mi alrededor.

Eran más de las siete cuando miré el reloj.

“¡Esto es malo! ¡Esto es malo!”

Me pregunto si no pude levantarme más temprano debido al cansancio de ayer. Pero si no me doy prisa, llegaré tarde.

“¡Karin! ¡Cámbiate de ropa ya! ¡Llegaremos tarde!”

“¡Ah—Senpai! ¡Espera!”

Como era de esperarse, no puedo cambiarme en el mismo sitio que Karin.

Así que salí corriendo y me apresuré a preparar mis cosas.

※※※

“Hooou… te dije que esperaras.”

Tenma salió de la habitación y dejó sola a Karin.

“Al final, no pude preguntarle por esta carta.”

Karin sacó un sobre. Se ve viejo, pero es un bonito sobre color rosa. Antes de que Tenma despertara, lo había encontrado en el armario en busca de cosas eróticas.

“¿Qué contendrá la carta…?”

No mires las cosas ajenas sin permiso. Sin embargo, qué haría un sobre tan encantador en la habitación de Tenma… eso aumentó la curiosidad de Karin.

“S-Solo veré un poquito… si la veo solo tres segundos, no cuenta… ¿verdad?”

Después de decirse eso a sí misma, Karin finalmente sacó la carta del sobre.

『Propuesta de matrimonio: Cuando sea grande, me casaré con Tenma-kun』

Un juramento breve estaba escrito. Era una carta encantadora que reflejaba un amor infantil. Con una sonrisa, vio el nombre del remitente.

“¿Uh…?”

Sin embargo, cuando Karin vio el nombre, se cuestionó algo.

Inclinó su cuello con curiosidad.

“¿Dónde he escuchado este nombre?”

※※※

Tras salir de la habitación, me dirigí al baño para lavarme la cara.

“Haaa—haaa… no puedo aguantarlo más…”

Lo que entró a mi campo de visión fue la figura de Tsukino. Con una mirada un poco extasiada, y un cepillo de dientes en su mano. Pero, es mi cepillo de dientes……

“El cepillo, el cepillo de dientes de Tenma…… haaaaaaa……”

Tsukino lo miraba fijamente mientras sacudía su cabeza.

“¡N-No! Debo deshacerme de este deseo por Tenma… haaaaahaaa…”

Esta chica… se puso caliente con solo mi cepillo de dientes. Bueno, no parece estar caliente, sino que está luchando desesperadamente por controlarse…

Siento que, si la interrumpo, se molestará.

Pero no tengo tiempo. Sé que se está esforzando, así que lo dejaré para el último.

Me dirijo a la cocina a lavarme la cara en el fregadero.

Pero es la misma situación.

“¡Muy buenos días! ¡Goshujin-sama!”

Yukine-san me sonrió al momento en que entré a la cocina. Su cuerpo estaba atado con grilletes, y un collar.

“¿Yu-Yukine-san…? ¿Por qué estás así…?”

“¿Así? Eso es porque soy el perro de Tenma-kun.”

Ah sí. Esto no tiene sentido.

“Tenma-kun, te esforzaste tanto por ocultar mi secreto. Así que pensé que para responder a tus sentimientos vestirme con un delantal no sería suficiente. Es por eso que me amarré del cuello. Te serviré de esta manera de ahora en adelante.”

Yukine-san por alguna razón, caminó a cuatro patas por debajo de la mesa.

“¡Vamos, siéntate a desayunar! ¡Puedes usarme como tu asiento!”

Después de todo, todas estas chicas… sé que ayer me sorprendieron, pero no han cambiado en nada. Lo están intentando, pero no lo han conseguido.

¿Cuánto tiempo me llevará corregir a estas chicas…?

*Dingdong*

Escuché el sonido del timbre resonando.

“¡Ah! ¡Parece que alguien vino! ¡Tengo que ir a abrir!”

“¡Espera, Tenma-kun! ¡Yo soy quien debe abrir la puerta!”

Usando esto como pretexto, ignoré a Yukine-san y corrí hasta la puerta principal.

Bien, pude escapar de esa masoquista.

Pasé por el largo pasillo y llegué a la amplia entrada. Después, abrí la puerta.

“¡……!”

En ese momento, mi respiración se detuvo.

De pie, estaba una mujer. Una mujer elegante y madura con facciones hermosas. Llevaba ropa de sirvienta, con una diadema blanca en la cabeza y un delantal en la cintura.

Parece un poco extraño que salga de esta manera a la calle. Pero ella iba vestida de esta manera como si fuese su uniforme de trabajo.

Perdí el habla debido a la apariencia majestuosa de la mujer y una belleza inusual para ser una sirvienta.

“Ichijou Tenma-san, ¿ere tú?”

Entonces, me llamó.

“¿Eh? Ah—sí… es correcto…”

¿Por qué esta persona sabe mi nombre? Esta casa es de las chicas. Es extraño que una visita en esta casa me conozca. ¿Quién es ella?

Pensando en eso, la mujer habló de nuevo.

“Buenos días. Mi nombre es Terazono Aika. De acuerdo a las órdenes de Hajime-sama, haré una inspección de sus vidas.”

¿Inspección… de nuestras vidas? ¿Qué? ¿A qué se refiere…?

Se refiera a cómo vivimos… ¿cierto?

Pero, por qué… ¿por qué una visita tan repentina?

“Lo siento, pero… ¿puedo subir?”

“¡Ah…! ¡Nh……!”

Esto es malo. Las tres hermanas están en su momento pervertido. ¡Si las encuentra así me echará de la casa!

¡Mierda! Pensé que me había escapado ayer, ¿pero de nuevo? Pasaron muchas cosas por mi cabeza y no pude responder nada.

Ella, quien había estado inexpresiva, de pronto sonrió.

“Parece que estás en buenos términos con las señoritas… es mucho más de lo que esperaba.”

“……”

¿Qué quieres decir…?

Acaso, ¿conoce sus secretos……? ¿Todos saben que son unas pervertidas…? Me hice todas esas preguntas mientras ella solo sonreía.

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!