• Traducción: WhiteFenrir
  • Corrección: Crash

Capítulo 35

Matando Moscas

—Phew… Qué enferma, retorcida y vulgar diosa… ¿Huh?

Justo cuando pensé que podríamos descansar después de escapar de Eros1, el otro lado de la puerta era un caos. Esperando por nosotros fuera de la puerta detrás de la Fortaleza Olga, soldados estaban dando vueltas frenéticamente, justo con el anciano soldado Carlo, quien corrió hacia nosotros en el momento en que nos vio.

—¡Oh, están de vuelta! ¡Yo… necesito su ayuda! ¡Parece que Madam Rosalie fue al nido de las moscas sola!

¡¿Qué?! ¡¿Ella realmente lo hizo?! ¡¿Incluso después de que le dije que esperara?! ¡Y fue sola, para colmo! ¡¿Qué tan imprudente puede ser?!

—¡Tenemos que ir tras ella!

—¡Sir Bhat y sus hombres ya se han subido a sus caballos y fueron tras ella, pero aún podemos alcanzarlos si salimos ahora!

Carlo y yo estábamos en pánico, pero…

—Relájense. Todo va de acuerdo al plan.

Seiya, por otro lado, estaba perfectamente compuesto.

—A juzgar por su personalidad, era fácil predecir qué haría algo como esto. Ni siquiera ha pasado una hora desde que se fue, así que ella aún no se ha encontrado con Beel Bub.

—¡P-pero hay moscas exploradoras masivas dando vueltas alrededor del árbol gigante donde está su nido! ¡Ella puede ser atacada por ellos…!

—No te preocupes. La alcanzaré enseguida.

Y justo así, Seiya comenzó a levitar suavemente. Mientras flotaba en el aire, miró en mi dirección.

—Vamos, Rista. Vamos a volar.

Después de que Carlo nos diera la información, Seiya y yo volamos, llevando a Mash y Elulu, respectivamente. Siguiendo a Seiya, hice lo mejor que pude para seguirlo con su increíble velocidad. Un árbol colosal de unas pocas docenas de metros de ancho eventualmente comenzó a verse.

Debido al incontable número de moscas gigantes, el árbol que servía como su nido se convirtió en un nido de madera azabache. Las moscas exploradoras estaban patrullando los cielos colindantes justo como Carlo dijo que harían. Acercarse no va a ser fácil. De hecho, ya había algunas moscas exploradoras acechando por aquí, a pesar de estar relativamente lejos de su base.

Antes de que las moscas exploradoras nos notaran, Seiya volteó y me dio una señal sin decir una palabra, asentí, luego descendí poco después de él antes de aterrizar en un grupo de árboles agrupados. Seiya miró al cielo mientras caminaba silenciosamente junto al árbol de unos metros de alto hasta que se detuvo repentinamente.

—Hmm. Este lugar debería bastar. Es difícil de ver desde arriba y tenemos una visión amplia de su nido.

Justo como dijo, tenemos una visión extensa del árbol gigante que usan como base, pero al mismo tiempo, no podía creer lo que veía.

—¡¿Huh?!

Alguien se dirigía directamente al nido, el cual estaba lleno de incontables moscas zumbantes. Era una mujer de cabello azul oscuro y armadura con adornos dorados: la hija del Maestro de la Guerra, Rosalie.

¡Ack! ¡Qué imprudente…! ¡Pero de cierta forma, es muy valiente…!

Las moscas gigantes tenían un ojo en el intruso, pero ellos no podían aproximarse a ella. Después de una mirada más de cerca, noté un aura de luz pálida emitiéndose del cuerpo de Rosalie. Revisé sus estadísticas una vez antes, pero parece que estaba usando la habilidad especial Bendición de la Luz para protegerse de las moscas más débiles.

No obstante, poco después, el enjambre rodeando a Rosalie se dividió en dos y le hizo camino… al líder de las Moscas de Asalto Aéreo: Beel Bub. La tensión causó que mi corazón se acelerara, pero Seiya sonaba tan calmado como siempre.

—Ella resultó ser un buen señuelo. Puedo dispararle a Beel Bub desde aquí.

Cuando volteé escéptica, Seiya ya había materializado Flecha Brillante.

—¿’Dispararle desde aquí’…? N-no me digas… ¿También sabías que esto iba a pasar? Tú… ¿Esperabas que Rosalie se molestara y fuera hacia el nido?

—Las moscas son más fáciles de matar cuando están preocupadas por su comida, después de todo —remarcó Seiya casualmente mientras Mash y Elulu esforzaban la vista detrás de él.

—Hombre, no veo nada…

—Y-yo tampoco…

Parece que la vista de los humanos ordinarios no es lo suficientemente buena para ver a Rosalie o Beel Bub desde aquí. La visión de Seiya debe haber mejorado considerablemente durante su entrenamiento con Mitis.

—No tenemos mucho tiempo. Mira hacia allá.

Seiya apuntó a un enjambre de moscas reuniéndose en el cielo sobre nosotros.

—¡Eek! ¿Pero por qué…?

—Las moscas tienen un excepcional sentido del olfato. Ellas deben haber olido el hedor de diosa de Rista.

—¡…! ¡¿Qué quieres decir con ‘hedor de diosa’?! ¡¿Acaso estás insinuando que huelo mal?! —Olí mis axilas. No creo que huelan mal… pero tengo que asegurarme solo por si acaso.

—¡Hey, Mash! ¡Elulu! ¡No huelo mal, ¿verdad?!

—¡S-sí, no hueles tan mal!

—¡S-sí! ¡No me molesta para nada, realmente!

—¡¿…?! ¡Espera! ¡¿Así que sí huelo un poco mal?! ¡¿Qué tipo de olor es?! ¡Vamos, díganme!

—Cállate. Van a encontrarnos si no estás callada.

Seiya entonces apuntó el arco mágico de luz en dirección a Beel Bub.

—Solo tengo una oportunidad. Voy a apuntar a la cabeza.

—¿P-puedes hacerlo?

—No fallaré.

¡Qué confianza! ¡Si Seiya estaba tan confiado, entonces estoy segura que será capaz de hacerlo! ¡Beel Bub morirá antes de que nos demos cuenta! ¡Va a ser un final anticlimático para la batalla, pero supongo que de eso se trata disparar desde lejos!

Pero de la nada, fuimos inesperadamente emboscados. Galopando hacia el montón de árboles llegó la mano derecha de Rosalie, Bhat, y unas pocas docenas de hombres a caballo.

—¡¡Oh, hey!! ¡Pero si es el héroe! ¡No tenía idea de que estuviera ya aquí!

Las moscas volando sobre nosotros se detuvieron al unísono en reacción al ensordecedor grito.

—¡M-mantén la voz baja! ¡Las moscas van a encontrarnos!

Elulu los regañó, pero ella también era ruidosa.

—¡¿Qué?! ¡¿Cómo pude ser tan estúpido?! ¡Lo siento mucho por eso!

Bhat se disculpó incluso más ruidosamente que antes, haciendo que Mash entrara en pánico y se girara hacia Seiya.

—¡M-Maestro! ¡Las moscas se dirigen hacia aquí!

—Relájate. Aún puedo disparar.

Seiya se mantuvo en calma, incluso después de ser interrumpido por nuestros aliados y ser visto por las moscas que estaban encima de nosotros. Su arco mágico aún apuntaba a Beel Bub.

—… Esperaba que esto ocurriera.

—¡¿En serio?!

Era un poco difícil de creer, pero probablemente era cierto si Seiya lo decía.

Pero al momento siguiente, parada junto a Beel Bub cerca de la base enemiga, a la distancia, Rosalie gritó en voz tan alta que podíamos escucharla desde aquí.

—¡Soy la hija del Maestro de la Guerra, Rosalie Guardia de la Rosa! ¡Beel Bub, te desafío a un duelo!

¡Ack! ¡¿E-ella les dijo quién es?! ¡¿En qué está pensando?!

Justo entonces, la nariz de Seiya parecía retorcerse un poco.

—¡¿Seiya?!

—… Está bien. Esperaba que esto ocurriera. Sí.

—¡Espera! ¡¿Por qué añadiste un ‘sí’ al final?! ¡No tienes que forzarte! ¡Puedes ser honesto conmigo si quieres!

Seiya dejó salir un suspiro, luego bajó el arco gradualmente hasta su cadera.

Yo… averigüé que esto era inesperado… Él es tan terco…

Fue entonces que Beel Bub capturó a Rosalie.

—¡B-bastardo! ¡¿Qué significa esto?! ¡D-déjame ir!

¿Cómo es que ella no vio venir esto? ¡Por supuesto que vas a ser tomada como rehén si les dices que eres la hija del emperador!

Pero incluso si queríamos salvarla, teníamos que lidiar con nuestros propios problemas ahora. Diez moscas exploradoras gigantes nos tenían rodeados.

Cuando giré hacia Seiya buscando guía, él me miró también. Entonces, sin decir nada, comenzó a empujar agresivamente su vaina contra mi pecho.

—¡Gyaaah! ¡Eso duele! ¡Mis tetaaaas! ¡Se van a undiiiir! ¡No te tomes tu frustración conmigo!

—No lo hago. Rista, ve.

—¿Huh?

—Te estoy diciendo que vueles. Llega allí antes de que se lleven a esa estúpida mujer.

¿T-todo por mi cuenta?

—Te alcanzaré cuando me encargue de estas moscas. Hasta entonces, consigue algo de tiempo.

—¡¿Q-qué…?! ¡Incluso si de alguna forma los alcanzo, ¿cómo esperas que retrase a Beel Bub?!

—Hmm… Di, Hay buen clima hoy.

—¡¿’Hay buen clima hoy’?! ¡¿Eso realmente va a funcionar?!

—En cualquier caso, no apartes los ojos de Rosalie. Eso es todo lo que tienes que recordar.

—¡B-bien! ¡Lo haré!

¡Con una determinación sombría, abrí mis alas y alcé vuelo justo cuando una grotesca y enorme cara de mosca apareció justo frente a mí!

—¡¿Eeep?!

Pero para cuando trató de agarrarme, Seiya ya había puesto una flecha mágica en su cabeza.

—Abriré un camino para ti, así que no te preocupes. Ahora ve, mujer globo.

—¡O-okay! ¡Gracias! … ¡Espera! ¡¿A quién llamas ‘mujer globo’?! —grité mientras salía sola a perseguir a Beel Bub y a la secuestrada Rosalie.

Dirigiéndose al norte, Beel Bub sostenía a Rosalie fuertemente en sus brazos mientras ella forcejeaba. Notándome, hizo una mueca y rio—: ¡Bzz, bzz, bzz!

—¡Heh-heh-heh! ¡Bueno, mira lo que tenemos aquí! Esas alas blancas, ¡eres una diosa de otra dimensión! ¡Lo que significa que el héroe finalmente hizo su aparición!

—¡Sí, y tengo un mensaje de él! ¡Déjala ir en este instante!

—¡No hay problema! ¡Después de todo, planeaba usarla para atraer al héroe! ¡Ya no tiene utilidad para mí!

Reí internamente.

¡Seiya no será capaz de dispararte mientras la sostienes! ¡Así que apresúrate y suéltala para que yo pueda atraparla! ¡Después de eso, eres carne muerta!

—¡Bzz, bzz, bzz, bzz! ¡Voy a convertirme en uno de los cuatro generales cuando mate al héroe!

No obstante… contrario a lo que dijo, Beel Bub ascendió incluso más sin liberar a Rosalie.

—¡¿Huh?! ¡H-hey…!

Estaba sorprendida pero perseguí a Beel Bub.

—¡Dijiste que la soltarías!

—¡Lo haré! ¡Justo después de volar un poco más alto! ¡Hay que celebrar la derrota del héroe con unos increíbles fuegos artificiales invertidos!

¡¿Q-qué acaba de decir?!

—¡Detente justo ahí!

Pero Beel Bub solo continuó volando más y más alto. De alguna manera me las arreglé para seguirle el ritmo mientras surcaba a través de los cielos a un ritmo increíble hasta que eventualmente hizo una repentina parada, batiendo sus alas en el lugar.

—¡¿Qué crees?! ¡Una buena vista, ¿huh?! ¡Tu cuerpo literalmente explotará cuando golpee el suelo a esta altura! ¡Splat! ¡Solo puedo imaginar la belleza!

Incluso entonces, Rosalie gritó con fuerza en su voz:

—¡Eres despreciable! ¡Discúlpate justo ahora por lo que le hiciste a mis hombres!

—¿Huh? ¿Entiendes la situación en la que estás? ¡Pronto te reunirás con ellos!

—¡Gr…!

Incapaz de moverse y furiosa, Rosalie apretó sus dientes, luego cambió su mirada hacia mí.

—¡¡Hey!! ¡¿Qué pasó con el héroe?! ¡¿Dónde está?! ¡¿No se había ido para entrenar?!

—¡I-idiota!

Beel Bub inclinó su cabeza en duda.

—¿Hmm? Entrenamiento, ¿dices? ¿Está intentando dispararme con un arco y una flecha desde la superficie por alguna casualidad?

¡¿P-pueden empeorar las cosas?! ¡Vio a través de nuestro plan! ¡¿Por qué esta mujer siempre dice cosas que la ponen en una desventaja incluso mayor?!

—¡Parece que tendré que volar un poco más alto antes de soltarla!

Entonces, Beel Bub comenzó a ascender una vez más con Rosalie en sus brazos. Traté de ir tras él, pero no importa que tan alto vayan, no había signos de que se detuvieran.

¡¿Q-qué tan alto piensa llevarla?!

Repentinamente miré abajo mientras los perseguía y me volví completamente pálida. Todo lo que podía ver debajo era un mar de nubes. La superficie visible entre ellas no se veía más grande que una mota de polvo.

¡Tienes que estar bromeando! ¡Incluso un arco mágico no será capaz de alcanzarlo a esta altura! ¡Más importante, ¿Seiya siquiera sabe dónde estamos?!

Beel Bub eventualmente se detuvo cuando habíamos llegado a una altura donde era difícil respirar. Entonces, con una nota de entretenimiento en su voz…

—¡Bzz, bzz, bzz! ¡Ni siquiera una flecha mágica sería capaz de golpearme a esta altura! ¡Ahora, veamos tu gloriosa salpicadura!

Beel Bub comenzó a soltar a Rosalie pero entonces me miró y rio zumbando.

—¡Oh sí! ¡Voy a tener que lanzarla tan fuerte como pueda para que la diosa no pueda atraparla!

¡Mierda, mierda, mierda, mierda! ¡Beel Bub había predicho cada uno de nuestros movimientos! ¡Sería capaz de atraparla si solo la suelta pero no si la lanza!

—¡T-tú, monstruo cobarde! ¡Regresa a la superficie y lucha conmigo con honor, uno contra uno!

Beel Bub levantó a Rosalie sobre su cabeza, listo para lanzarla en cualquier segundo.

¡Ahhhhhh! ¡¿Qué voy a hacer?! ¡O-oh sí…!

El consejo de Seiya resonó en mi cabeza y decidí intentarlo.

—H-hace un buen clima, ¿huh?

Un breve momento de silencio pasó antes de que Beel Bub respondiera, molesto.

—… ¿Qué estás haciendo?

¡Sí, ¿qué estoy haciendo?! ¡¿He perdido la cabeza?! ¡Ahhh! ¡No puedo salvarla! ¡¡Seiya, haz algo!!

… Justo entonces, vi una débil luz por la esquina de mi ojo. Un rayo se levantó desde el mar de nubes debajo instantáneamente pasó junto a mi oreja sin hacer ruido.

—¡Uwoooh…!

Beel Bub gimió débilmente… mientras caía gradualmente fuera de balance. En lugar de lanzar a Rosalie contra el suelo, sus manos inconscientemente la soltaron. La gravedad comenzó a arrastrar a Rosalie de regreso a la superficie, pero…

—¡Rosalie…!

Inmediatamente la alcancé. En el momento en que ella tocó mi mano, la jalé a mis brazos.

¡Ack! ¡Su armadura era pesada! ¡P-pero me las arreglé para atraparla! ¡No aparté mis ojos de ella ni un momento, justo como Seiya me dijo!

—… L-lo siento —susurró Rosalie en mi oído, pero estaba más enfocada en procesar lo que acababa de pasar.

… ¡Esa debe haber sido Flecha Brillante! ¡El arco mágico consiguió llegar hasta aquí! ¡Así que Beel Bub debe haberse sorprendido y accidentalmente soltó a Rosalie! De cualquier forma, no puedo creer que fue capaz de llegar a esta altura. Es casi como si hubiera usado un rifle de francotirador con una mira potenciada… no, ¡es incluso más preciso que eso!

Estaba impresionada por el talento de Seiya, pero aun así, tragué saliva.

—Hey, tienes que estar bromeando. ¿Un arco mágico? ¿Incluso aunque estoy a esta altura? Eso es imposible…

Más sorprendente que el hecho de que la flecha haya llegado tan alto es que Beel Bub fue capaz de esquivarla…

Capítulo 36

Francotirador

Beel Bub bajó la vista en la dirección de donde vino la flecha de luz, luego mencionó cautelosamente:

—He investigado mucho acerca de flechas mágicas. Podrías decir que es lo único que los humanos pueden usar para oponérseme, después de todo… Pero algo no está bien.

—¡¿Qué quieres decir con que ‘algo no está bien’?! —grité mientras sostenía a Rosalie en mis brazos.

—No estaba subiendo aleatoriamente. Estaba haciéndolo con el alcance efectivo de los arcos mágicos en mente. No me importa que tan lejos puedan ir las flechas de luz. No hay forma de que haya llegado aquí desde la superficie. Además, ni siquiera las flechas mágicas pueden ignorar completamente la resistencia del aire.

—¡Hmph! ¿Quieres que te diga por qué la flecha llegó hasta aquí? ¡Eso es porque Seiya es un héroe de un extraordinario talento que es de uno en mil millones!

Después de unos momentos de silencio, Beel Bub finalmente abrió la boca.

—… Lucifer Crowe.

—¿Q-qué…?

—Ese es el nombre de un demonio legendario que existió en Gaeabrande hace mucho tiempo. Decían que Crowe podía disparar una flecha mágica desde las Planicies de Aness hasta la cima de la Montaña Glastora. Pero desde la superficie hasta aquí hay una distancia mucho mayor que el rango efectivo del arco mágico de Crowe.

—E-eso es porque Seiya es mucho más talentoso que cualquier demonio…

—Espera, espera, espera. Eso es un poco difícil de imaginar. Quiero decir, Lucifer Crowe es una leyenda. Por mi argumento, incluso si de alguna forma es tan bueno como Crowe, no hay forma de que un humano pudiera jamás superar a un demonio. Y aun así, su flecha ha llegado hasta aquí y con fuerza.

—¡Solo ve al punto! ¡¿Qué intentas decir?!

Beel Bub dejó salir una ruidosa risa.

—¡Solo hay una conclusión posible! ¡El héroe disparó mientras volaba, y se está acercando mientras hablamos!

—¡¿Qué…?!

El monstruo volador apuntó al mar de nubes debajo con su mano puntiaguda.

—¡Justo como un cazador agachado entre los arbustos, él se está escondiendo en alguna parte dentro de este vasto mar de nubes! Espera. ¡De hecho, él probablemente se está moviendo alrededor mientras se oculta para hacerse más difícil de encontrar!

¡E-es solo una estúpida mosca y aun así está analizando la situación calmadamente justo como Seiya!

Sorprendida por la sorprendente inteligencia de Beel Bub, miré a la borrosa superficie en la distancia y apreté los dientes.

¡Probablemente su análisis de la situación sea correcto! ¡No hay otra forma de explicar la precisión y poder de la flecha que casi golpea a Beel Bub! Después de encargarse de las moscas en la superficie, Seiya debe haber notado que estábamos fuera del rango efectivo de su arco desde la superficie, ¡así que vino volando tras nosotros! ¡Entonces debe estar escondido en las nubes, en alguna parte, justo como dijo Beel Bub…!

—¡Hey, diosa! ¿Sabes lo que significa esto? ¡Soy el ser más rápido en el cielo en el ejército del Señor Demonio! ¡No hay nadie que pueda derrotarme en el aire! ¡En otras palabras, él no tendrá forma de derrotarme una vez que lo encuentre! ¡En el momento que lo haga es el momento en que morirá!

Puse una cara valiente, pero mi corazón estaba martillando violentamente contra mi pecho.

¡¿Q-qué vas a hacer, Seiya?! ¡Estarás en serios problemas si fallas!

Beel Bub miró hacia abajo y provocó a Seiya con una poderosa voz.

—¡Yo, héroe! ¡Muéstrame lo que tienes! ¡No correré o me esconderé!

El monstruo decía grandes palabras, pero estaba prestando mucha atención a las nubes para así estar listo para la flecha de Seiya. En secreto usé mis poderes de diosa, incrementando mi visión dinámica. Entonces estudié las nubes debajo. Rosalie me miró mientras yo la sostenía en mis brazos.

—¡Diosa! ¡¿El héroe va a estar bien?! ¡¿Puede derrotar a esa cosa?!

—¡E-estará bien! ¡Seiya dijo que estaba perfectamente preparado! ¡Él va a ganar! ¡Por supuesto que va a ganar!

… Pero pasaron unos momentos y nada sucedió. El silencio lentamente flotó como las nubes alrededor. Aunque justo cuando estaba a punto de relajarme… ¡el interior de una nube se iluminó continuamente a la distancia! Inmediatamente, noté algo acerca de los puntos luminosos reflejándose en mis ojos…

¡¿S-siete puntos?! ¡Eso significa siete flechas! Esto es… ¡No me digas que es…!

—¡Flecha Brillante, Siete Disparos!

¡Esto es lo que lo hace uno en mil millones! ¡A pesar de ser un humano, ya está al nivel de la Diosa de la Arquería! ¡Y Mitis dijo que si usas Flecha Brillante y dispersas siete de ellas… entonces era absolutamente imposible evadirlas, tal monstruo no existe! ¡Los puntos luminosos que vi en el mar de nubes estaban por todo el lugar! ¡Apuesto a que calculó y dispersó sus disparos para que golpearan la cabeza, brazos, piernas y alas de Beel Bub! ¡No hay forma de esquivar esto! ¡Es como si un humano tratara de esquivar un disparo de escopeta a quemarropa! ¡Es imposible!

Estaba segura de nuestra victoria, pero…

—¡Bzz, bzz, bzz! ¡Evadir Rodando!

Con mi visión dinámica de diosa mejorada, vi a Beel Bub retorcer su cuerpo como un acróbata antes de girar y evadir cada rayo de luz, a pesar de que viajaban más rápido que la velocidad del sonido.

Rosalie se asustó incluso antes que yo.

—¡¿L-los esquivó todos?!

—¡E-eso es imposible…!

¡E-e-esto no puede estar pasando! ¡La diosa de la arquería le dio a este ataque de siete disparos de fuego rápido su sello de aprobación y aun así…!

¡Así que esto es lo que significa ser un mundo de rango S! ¡La dificultad está más allá del sentido común de los dioses!

Y con eso, el sentimiento de desesperación se agarró fuertemente de mis hombros. El una vez infinito mar de nubes lentamente se abrió. Justo como predijo Beel Bub, volando ahí, estaba el héroe sosteniendo un arco de luz.

—¡Ahí estás, héroe!

¡E-esto no es bueno! ¡S-Seiya está en una gran desventaja en combate cercano en el cielo! ¡B-Beel Bub va a matarlo…!

Beel Bub instantáneamente aceleró en dirección a Seiya como si planeara despedazar a un humano indefenso. Pero de la nada, el monstruo vomitó un líquido púrpura.

—¡Gwa… ha…!

—¡¿Huh?! ¡¿Q-qué está pasando?!

Parece que Beel Bub tampoco tenía idea de lo que acababa de pasar. Sin embargo, no me llevó mucho tiempo averiguarlo.

¡Había un gran agujero en su estómago! ¡Después de una ligera demora, una abundante cantidad de líquido púrpura comenzó a manar de su cuerpo!

Antes de que si quiera me diera cuenta, seis aves volaban alrededor de Beel Bub. Eran similares a los Fénix Automáticos que Seiya creaba usando magia de fuego, pero moderadamente diferentes. Estos eran brillantes aves de luz.

Beel Bub tosió otro medio litro de líquido púrpura.

—¡A-aves de luz…! ¡¿De dónde vinieron…?!

¡Seiya debe haberlos creado y uno de ellos debe haber atravesado el estómago de Beel Bub! ¿P-pero cuando conjuró seis aves de magia de luz? … ¡E-espera! ¿Seis aves? Si cuentas al que perforó a través del cuerpo de Beel Bub y se autodestruyó, entonces eso hace siete en total… ¡el mismo número de flechas que Beel Bub acababa de esquivar! ¡Todo tiene sentido ahora! ¡Después de que Beel Bub esquivara Flecha Brillante, Siete Disparos, las flechas se convirtieron en Garudas1! ¡Entonces deben haber regresado y atacaron a Beel Bub cuando su guardia estaba baja! En otras palabras…

(1: Garuda: ave mitológica del hinduismo y el budismo. Es un ser humanoide con características de ave como pico y alas. Se decía que era tan grande que tapaba el Sol y que era muy antigua. Para más información, Google o Wikipedia)

—¡Transformación: Garuda Automática!

Probablemente Beel Bub se había dado cuenta ahora de cuál era la estrategia de Seiya.

—¡Tú… pequeño pedazo de…!

El monstruo escupió esas palabras con rencor, pero esas terminaron siendo las palabras finales de Beel Bub. Mientras el demonio caía lentamente, las aves de luz lo embistieron, explotando a una temperatura extremadamente alta y emitiendo un destello cegador. Lo único ante mí cuando la luz se desvaneció eran los restos carbonizados de Beel Bub que caían a la superficie.

… Tenía la carne de gallina por todo mi cuerpo.

¡¿Q-qué pasa con este héroe?! ¿No estaba satisfecho solo aprendiendo la habilidad divina Flecha Brillante, Siete Disparos, a pesar de que era aparentemente imposible para los humanos? ¡¿Él incluso consideró que hacer si todas las flechas fallaban?! ¡¿Incluso cuando Mitis dijo que ningún monstruo podía ser capaz de evadir ese ataque?! ¡Quiero decir, ¿qué tipo de persona dudaría de la Diosa de la Arquería?! E-es como si… ¡Es como si ni siquiera escuchara!

Flotando en la distancia, Seiya vio a Beel Bub caer a la superficie, pero sin mostrar siquiera una pizca de satisfacción, él desapareció en las nubes debajo de nosotros.

¡Pero está bien! ¡Está absolutamente bien! ¡Si no persiguiera los restos carbonizados del monstruo, no sería Seiya Ryuuguuin! ¡El único que puede salvar Gaeabrande es este hombre, un hombre que ni siquiera deja que las palabras de los dioses hagan tambalear su cautela!

Descendí de regreso a los árboles donde Elulu y Mash estaban esperando, llevando a la hija del emperador conmigo. Cuando vi a Seiya, las primeras palabras que salieron de mi boca fueron:

—¡Vi lo que hiciste! ¡Transformación: Garuda Automática! ¡Eso fue increíble!

Entonces, Seiya inclinó su cabeza.

—Trans… ¿qué? ¿De qué estás hablando?

—¡Oh… lo siento! ¡Se me ocurrió ese nombre! Hey, ¿cuál es ese movimiento que acabas de usar? ¡En el que las flechas de luz se transforman en aves mágicas!

—Oh, ¿quieres decir Aves Boom Boom?

—¡…! ¡¿Qué clase de nombre es ese?! ¡¿Desde cuándo comenzaste a nombrar así a las cosas?!

—¿Qué? Nunca pienso mucho en eso.

—E-entonces puedes usar el nombre que se me ocurrió. Tómalo.

—Hmph. ¿Esa ‘transformación’ algo y otra cosa? Es demasiado largo y rebuscado. No es ni siquiera un buen nombre.

—¡Aun así es mejor que Aves Boom Boom al menos!

Mash y Elulu me empujaron fuera del camino para correr hacia Seiya.

—¡Maestro Seiya! ¡Eso fue demencial!

—¡Sí, en serio, nadie puede ganarte!

Mientras ellos bañaban a Seiya con elogios, Bhat y los otros soldados se reunieron alrededor de Rosalie.

—¡Ah, Madam Rosalie! ¡Estoy muy feliz de que esté a salvo!

Pero ella les dijo a los conmovidos soldados que se apartaran de su camino y se aproximó hacia nosotros. Creí que Rosalie iba a agradecernos por salvarla, pero miró a Seiya con unos ojos fríos.

—Tú no eres un héroe, justo como pensé. No hay honor en ganar con un ataque sorpresa como ese. Un verdadero héroe hubiera arriesgado su vida para confrontar al enemigo en un combate justo. Justo como mi padre.

Rosalie no perdió tiempo para vilificar a Seiya, causando que perdiera todo el sentido de una diosa apropiada.

—¡Escúchame! ¡La única razón por la que estás viva es porque Seiya te salvó! ¡¿Te mataría mostrarle algo de respeto y agradecerle?!

Pero Seiya sacó su mano en frente de mí mientras yo estaba furiosa.

—¡¿Seiya?! ¡Dile algo!

—Solo déjala, Rista.

—¡P-pero…!

—Solo deja ladrar al perro.

La cara de Rosalie inmediatamente se volvió roja.

—¡¿A-a quién llamas perro?!

¡Wh-whoa…! ¡Este héroe es increíble…! ¡Le hizo más daño con solo cinco palabras del que podría hacer si le hubiera gritado cien veces!

—¡Mn…!

Rosalie estaba al borde de las lágrimas, pero…

—¡Ah! ¡Rosalie va a empezar a actuar como un perro otra vez!

Viendo los ojos de Elulu brillar con expectación forzó a Rosalie a tragarse las lágrimas y retorcer su nariz antes de irse caminando en silencio. Bhat y los demás se inclinaron antes de seguirla también.

Seiya dejó salir un profundo suspiro.

—… De acuerdo, entonces. Encarguémonos de las moscas restantes.

Oh sí. Beel Bub podía estar muerto, pero aún había alrededor de cien de sus subordinados voladores gigantes alrededor de su nido. Nosotros no podemos permitirnos ignorarlos.

Mientras miraba con admiración al estoico héroe que no dejaba que su increíble victoria se le subiera a la cabeza, él puso su mano sobre los hombros de Mash y Elulu.

—Mash, Elulu, les toca.

Todos estábamos sorprendidos con lo que escuchamos.

—No soy ciego. Sé que ustedes dos entrenaron y adquirieron nuevas habilidades.

—¡C-cuenta con ello!

—¡Daré lo mejor!

Con alegría en sus pasos, ellos siguieron a Seiya con el espíritu elevado hasta que llegaron al nido… donde Seiya usó repetidamente Flecha Brillante, Siete Disparos y aniquiló a las moscas que quedaban en un parpadeo.

—U-um… ¿Maestro Seiya…?

—¿Seiya…?

Elulu y Mash miraron a los cientos de moscas muertas con un shock mudo. Seiya entonces cambió su atención a Elulu.

—Perfecto. Ahora, Elulu, usa Prisa en Mash para incrementar su velocidad.

—Uh… O-okay.

Después de que Elulu lanzara Prisa, Seiya instruyó a Mash que transformara su mano en una garra de dragón.

—Ahora, quiero que uses esa mano gigante y traigas las cáscaras por aquí.

—¿O… kay…?

Mash sin descanso comenzó a cargar las moscas muertas a un círculo gigante que Seiya dibujó con una rama.

—Hmm. Prisa realmente ayuda a acelerar las cosas. Es extremadamente satisfactorio de ver.

Después de que Mash terminara, Seiya, tan complacido como podía estar, quemó los cascarones de las moscas con Hellfire hasta que se desintegraron.

—Buen trabajo, ustedes dos.

Mientras Seiya estaba genuinamente haciéndoles un cumplido desde su punto de vista, ellos dejaron caer sus hombros y tenían la cabeza baja, claramente desanimados. Mirando a su mano, Mash murmuró:

—¿Qué soy, una escoba?

Mientras trataba de encontrar las palabras adecuadas para animarlos, escuché el sonido de los cascos de unos caballos desde detrás. Cuando volteé, Rosalie estaba mirándonos desde un caballo blanco.

—Hmph. ¿Te deshiciste de los restos del ejército enemigo? Los Caballeros Imperiales de la Guardia de la Rosa podrían haberse encargado de eso sin tu ayuda.

Miré a Rosalie antes de que Bhat repentinamente interrumpiera.

—¡M-Madam Rosalie! ¡Debemos decirle acerca de eso!

—¡Yo… ya sé! Son un grupo irritante, pero supongo que les diré.

Rosalie tomó un profundo suspiro como si tratara de calmarse.

—… ¿Estás escuchando? La armadura legendaria está guardada en una capilla cerca de la aldea Izale. La necesitarán para derrotar al Señor Demonio.

—¿’Armadura legendaria’…?

Bhat asintió.

—Se dice que, en los días de un pasado distante, el gran sabio Mustaf preparó la armadura, porque creía que un día un gran peligro se cerniría sobre Gaeabrande. Planeábamos decirle antes, pero no tuvimos la oportunidad una vez que las moscas atacaron la fortaleza.

—La gente de la Guardia de la Rosa ha estado vigilando cuidadosamente esta armadura sagrada por generaciones solo para este momento. Asegúrate de mostrar gratitud cuando la tomes.

Seiya respondió cuestionándolo:

—Será mejor que estés diciendo la verdad. Esta armadura no está maldita ni nada, ¿cierto?

—No… ¿No escuchaste nada de lo que acabamos de decir? ¡Es una armadura legendaria que el gran sabio preparó para nosotros! ¡La gente de la Guardia de la Rosa ha estado vigilando a este equipo sagrado por generaciones! ¡No hay forma de que esté maldita!

—Por lo que sé, podría ser ‘la armadura maldita, sagrada legendaria’.

—¡¿…?! ¡No seas ridículo!

Rosalie sacudió la cabeza violentamente después de gritar.

—¿Por qué el héroe tiene que ser alguien tan mórbidamente paranoico…? ¡Este es el colmo de lo absurdo! ¡Esa armadura estaba destinada al guerrero más fuerte, como mi padre…!

Después de su breve queja, Rosalie tiró las riendas e hizo girar al caballo. Entonces ella cabalgó sin siquiera mirar en nuestra dirección. Solo Bhat y sus hombres expresaron su gratitud antes de desaparecer en la distancia también.

—Así que, Seiya…

Miré a Seiya.

—Ya que vamos de regreso a la aldea Izale para conseguir esa armadura… ¿qué tal descansar un poco cuando estemos ahí?

Originalmente nosotros estábamos planeando hacerlo después de dejar la Guarida de Dragones, pero fuimos llamados inmediatamente a combatir con las moscas.

—Vamos. ¡Necesitamos tomar un descanso de vez en cuando! ¡Sentémonos y relajémonos hoy!

Los rostros de Elulu y Mash se iluminaron en el momento en que lo sugerí, sorprendentemente, Seiya también.

—Okay. Se me está acabando el MP gracias al Arco Mágico, así que vayamos a la posada y descansemos un poco.

Él estuvo genuinamente de acuerdo conmigo por una vez. No sabía si era porque estaba cansada, pero tenía un mal presentimiento, así que estaba aliviada de escuchar a Seiya decir eso.

—¡Entonces vamos a la aldea!

Lancé un hechizo y creé una puerta que nos llevaría a la aldea Izale. Era un pueblo pequeño, pero la atmósfera cálida seguramente nos traería la paz y el descanso que necesitábamos. Aun así… en el momento en que abrí la puerta y llegué a la aldea, me congelé.

… No sentía un mal presentimiento porque estuviera exhausta. Mi intuición de diosa estaba tratando de advertirme.

Los campos arrasados…

Las casas horriblemente devastadas…

La aldea Izale había sido destruida.

Capítulo 37

Asesino de Héroes

La aldea Izale no era más de una sombra de lo que había sido. Por un momento, pensé que había creado una puerta que nos había llevado a un lugar equivocado. La aldea se veía como si hubiera sido golpeada por un poderoso desastre natural.

“¿¡Qué rayos ha pasado aquí!?” Mash dijo aturdido.

Elulu, por otro lado, estaba sin palabras y cubría su boca. ¿¡El ejército del Señor Demonio hizo esto!? ¿¡Pero por qué atacarían una aldea tan pequeña!?

Seiya simplemente apuntó a la distancia. Cuando seguí su vista, vi un pilar de humo elevándose hacia el cielo.

“Hay alguien ahí, pero probablemente sea una trampa. Sean cuidadosos.”

Seiya tenía un punto. Era altamente posible que quien sea que haya hecho esto a la aldea estuviera ahí. Silenciosamente comenzamos a avanzar hacia el humo.

Se volvió claro de dónde venía el humo cuando estuvimos lo suficientemente cerca. La tienda de objetos de los enanos, donde compramos las antorchas antes, estaba en llamas.

“¡Chicos…! ¡M-miren eso!”

Elulu tensó su voz y nuestros ojos inmediatamente se enfocaron en el monstruo a un lado del edificio ardiendo. Era una tortuga gigante con una piel pálida de apariencia dura, debajo de su caparazón similar a un techo. El monstruo casi se asemejaba en tamaño a la Gran Madre de Dragones después de que ella se convirtió en un dragón. La tortuga abrió su boca, mostrando sus colmillos, mientras se acercaba para matar al dueño de la tienda.

“¡E-esto no es bueno! ¡Va a matar a ese enano!”

“¡Tenemos que salvarlo!”

Mash y yo instintivamente nos dirigimos hacia allá deslizándonos entre la tortuga gigante y el tendero.

“¿¡Está bien, anciano!?”

“Si, estoy bien. No hay de qué preocuparse. Ese monstruo no me atacará porque soy el que lo convocó.”

“… ¿Qué?”

“Adamantoise. Es un monstruo que convoqué desde otro mundo.”

Antes de darme cuenta, Seiya ya había desenvainado la espada de platino. Sin embargo, no apuntaba la espada al monstruo, sino al enano.

“… ¿Quién eres?”

Con una sonrisa alegre y sin cambios, el corto enano se presentó.

“Un miembro del ejército del Señor Demonio y uno de los cuatro generales… el Invocador Kilkapul.”

“¿¡U-uno de los de los cuatro generales!?”

Gruñí.

“¡Eek!”

Elulu dio un paso atrás. Entonces Kilkapul acarició la garganta de Adamantoise.

“Héroe, he estado viendo tu éxito a través de mi bola de cristal desde que visitaste la aldea por primera vez. Y déjame decirte: Con un poder tan inspirador como ese, casi es difícil creer que eres humano. Eres atento y listo también – una verdadera amenaza para nosotros.”

“¿¡Así que para eso convocaste a esa tortuga!? ¿¡Para derrotar a Seiya!?”

“Oh, no. Esto es para algo más. Convoqué a Adamantoise para esto…”

Kilkapul golpeó la garganta de Adamantoise, causando que la tortuga abriera su boca masiva y llena de colmillos. Inmediatamente, algo cayó al suelo con un golpe seco. El fragmento que cayó de las mandíbulas de brilló incluso más que el oro.

“La armadura legendaria en la capilla Mustaf fue creada usando adamantita, el material más fuerte en Gaeabrande – por eso, también es conocida como la armadura de adamantita. Ni siquiera los ataques del Señor Demonio podían destruirla. De hecho, no existe forma de destruir la armadura. Es así, excepto por Adamantoise, cuyo cuerpo está hecho de este mismo material.”

“¡N-no me digas que tú…!”

Moví mis ojos hacia el fragmento de metal que Adamantoise escupió.

“Eso es un fragmento de la armadura legendaria que Adamantoise se acaba de comer. Rompí el sello y destruí la armadura antes de que llegaras aquí.”

¿¡Q-qué!? No solo no conseguimos el arma de monstruoso poder, Igzasion, ¿¡También la armadura legendaria fue destruida!? ¿¡Eso quiere decir que ya no podemos…!?

“El Seño Demonio es el ser más fuerte en el mundo. Sin embargo, si existiera incluso la más ligera posibilidad de que pudieras derrotarlo, necesitaré que mueras.”

Adamantoise desató un poderoso rugido.

Nos preparamos para el ataque, pero Kilkapul sonrió alegremente mientras sacudía la cabeza. Puso una mano sobre la gruesa pata del monstruo.

“Tu trabajo aquí está hecho. Puedes irte.”

Entonces, la tortuga gigante comenzó a desvanecerse como si se disolviera.

“¿Q-qué…? No me digas que planeas pelear contra Seiya tú mismo.”

Le lancé una mirada penetrante al pequeño enano, pero sonrió calmadamente como esperaba.

“Por supuesto que no. No es alguien que yo pueda derrotar. Por supuesto, eso también va para Adamantoise. Te lo dije. He estado viendo al héroe y estudiándolo.”

Kilkapul continuó con una actitud filosófica.

“El ultimo general después de mí, Eraser Kaiser – la encarnación de un dios – posee un ataque y defensa que exceden los doscientos mil. Aun así, ni siquiera él será capaz de derrotar a tu héroe.”

… ¿Huh? ¿Q-qué está tratando de decir este enano?

“Siento un gran poder en el héroe que supera la lógica y la razón. Es el mismo pode que posee el Señor Demonio. Es difícil ponerlo en palabras, pero podrías llamarlo el pode de controlar el destino del mundo – algo que los lacayos como nosotros no poseemos. Es por eso que…”

Kilkapul tomó los dos paquetes de su lado y los puso frente a nosotros.

“Por favor, echen un vistazo.”

Miré dentro de la tela, pensando que estaba ofreciéndonos frutas1 o algo así, cuando…

(1: No suelo agregar notas con mis opiniones, pero… ¿Qué clase de retrasado ve que la persona que acaba de destruir un pueblo y pertenece al ejército enemigo le da un paquete y lo primero que hace es pensar que le están dando frutas?)

“¡¡Ahhhhhhhh!!”

Elulu gritó. Yo también estaba temblando internamente. Dentro estaban las cabezas de la mujer mayor y el pequeño niño que conocimos antes en la tienda de objetos.

“Estas son las cabezas de mi esposa e hijo.”

“¡E-esto no puede estar pasando! ¡Estas deben ser falsas!” Lloré, pero Kilkapul acarició afectivamente la cabeza del joven niño.

“Se ve como yo, ¿verdad? Estas son las cabezas auténticas de mi esposa e hijo.”

“¿¡Pero por qué!? ¿¡Por qué harías algo así!?”

“Porque debo derrotar al héroe a cualquier costo… ¡usando las cabezas de aquellos que amo y las vidas de los aldeanos de Izale como catalizadores para despertar mi más poderosa magia de convocación…!”

Capté un vistazo de la locura oculta detrás de la sonrisa de Kilkapul, lo que me dio escalofríos.

“¡Esto no es normal! ¡Esto es demencial!”

“Si, la única forma de ganar es salirse de lo que es normal. Esa es la conclusión a la que llegué por la gran amenaza que es el héroe. Incluso los monstruos tienen emociones. Fue descorazonador. Fue doloroso y nauseabundo. Pero incluso entonces, el Señor Demonio me dijo: ‘Kilkapul, serás el que mate al héroe’. Era un honor. Por supuesto, mi esposa e hijo lo entendieron y murieron por mí. Por favor véanlo por ustedes mismos. Miren las expresiones alegres en sus rostros. ¿No es maravilloso?”

“¿¡Q-qué tenías que invocar tan desesperadamente que justifique todo esto!?”

“Un mal que derrotará al héroe. Inteligencia, talento e incluso el poder no tiene sentido ante él. Incluso el Igzasion que obtuviste en la Aldea de Dragón sería impotente.”

¿¡Incluso sabe acerca de Igzasion!? ¡P-pero al menos parece que no sabe que esta es falsa!

“¡M-maestro! ¡Probablemente deberíamos encargarnos de él ahora que tenemos oportunidad!”

“No, probablemente ya es muy tarde. La invocación ocurrirá, aunque lo matemos o no. Es por eso que se mostró ante nosotros y ni siquiera está preocupado.”

“Eso es correcto. Es muy tarde para cualquier cosa… el Thanatos2 Crucificado, os3 llamo desde otra dimensión. ¡Ofrezco las vidas de los aldeanos, de mis seres queridos e incluso la mía propia! ¡Oh, aquel que está más allá del concepto, escucha mis llamados! ¡Álzate a través de mí, Dios de la Muerte!”

(2: Es una criatura de la mitología griega que simboliza la muerte sin violencia. Se le representa como un joven alado con una antorcha. Para más información, Wikipedia.)

(3: Escribo de esta forma porque aquí habla de una forma arcáica, ya que es un cántico de un ritual.)

¿¡Dios de la Muerte…!? Thanatos… ¿¡Crucificado!?

¡Kilkapul sacó una daga de su bolsillo y se cortó la garanta!

“¿¡Q-qué…!?”

La siniestra sangre negra de monstruo brotó de su herida abierta y calló al suelo, creando un charco. Con una herida fatal, el enano cayó sobre sus rodillas, pero incluso entonces, miró al cielo con satisfacción.

“¡Señor Demonio…! Por favor transforme este mundo… en el infierno… que hemos… esperado…”

Kilkapul cayó de cara al suelo, no volviéndose a mover otra vez.

“¿E-e-está muerto?”

Sin siquiera revisar su cuerpo, Seiya me susurró:

“Rista, abre una puerta al mundo espiritual.”

“¿¡Qué!? ¿¡Ahora!? ¡Pero no ha pasado nada aún!”

“Solo hazlo. Su confianza no era normal, así que te digo que abras una puerta por si acaso.”

“O-okay.”

Pero en el momento en que lo intenté, algo repentinamente se arrastró fuera de la piscina de sangre negra alrededor del cadáver de Kilkapul. Una sombra oscura del mismo color que la sangre tomó forma humana.

“¿¡E-este es Thanatos Crucificado!? ¿¡El Dios de la Muerte que Kilkapul se sacrificó por invocar!?”

Era bizarro. Un cuerpo pequeño completamente escondido bajo una capa negra. Como mirar al abismo, la parte de su cara que podía ser vista bajo la capucha era negra también. Y a pesar de llamarse Dios de la Muerte, tenía una cruz gigante de hierro en su mano. Sentí que había algo contradictorio acerca del símbolo del mal sosteniendo una cruz sagrada.

¿Me pregunto qué tan fuerte es este Dios de la Muerte de aspecto ominoso?

Usé Escáner en el enemigo ante mis ojos…

“¿Qué…?”

Pensando que debía estar viendo cosas, usé Escáner de nuevo, pero aún era incapaz de descifrar las estadísticas de Thanatos Crucificado.

“¿¡Q-qué está pasando!? ¡No puedo ver sus estadísticas! ¿¡Algo como esto es siquiera posible!? ¿¡Seiya!?”

“Es todo texto corrupto para mi también.”

“¿¡Podría estar usando Falsificar como tú!?”

“No, no parece ser eso. Esas son probablemente sus estadísticas reales.”

“¿¡Qué!? ¿¡Estos garabatos ilegibles!? ¿¡P-pero que quiere decir!?”

“… Significa que desafía el sentido común.”

Mientras hablábamos, Thanatos clavó la punta de la gran cruz en el suelo. Inmediatamente, una masiva fisura dividió el suelo en dos.

“¿¡M-magia de Tierra!?”

Mientras yo gritaba, la grieta se disparó hacia Seiya con una gran velocidad antes de que tratara de tragárselo. Sin embargo… ¡antes de que pudiera alcanzarlo, Seiya ya estaba flotando en el aire!

¡Wh-whoa…! ¡Incluso aunque no sabe cuáles son las habilidades del enemigo, aun así, decide flotar! ¡Qué cautela!

Pero mi admiración por Seiya era premonitoria, el carácter extremadamente cuidadoso duró poco, ¡ya que u rayo inmediatamente se disparó desde la grieta directo hacia el!

Mientras el relámpago mágico rugía en la superficie…

“¡Hoja de Viento Doble!”

Desenvainando la espada de platino, Seiya cortó a través del aire con un tempestuoso ataque doble, creando una ráfaga de viento que hizo que el rayo cambiara de dirección. Entonces el inmediatamente creó otra tempestad y la lanzó hacia Thanatos. Como si fuera tomado por sorpresa, el Dios de la Muerte fue golpeado fácilmente y su cuerpo se partió en dos.

Mash y Elulu corrieron hacia Seiya.

“¡Maestro Seiya! ¿Estás bien?”

“Estoy bien.”

“¿¡P-pero que fue eso!? ¡Un rayo salió del suelo! ¡Eso no tiene sentido!”

Magia de rayos que se dispara desde la superficie después de que la magia de tierra se usa… Elulu tenía razón. Ese ataque parecía desafiar las leyes de la magia. Pero…

“En cualquier caso, parece que está muerto.”

A pesar de mi alivio, Seiya miraba al Dios de la Muerte bisecado con una mirada penetrante.

“Rista, ¿qué estás haciendo? Crea un portal.”

“¿Huh? P-pero –”

“Ahora. Crea una y ábrela.”

“O-okay.”

Cuando finalmente creé una puerta y la abrí, el cuerpo cortado de Thanatos se levantó en el aire antes de que su mitad inferior se regenerara instantáneamente. Para hacerlo incluso más sorprendente, su mitad inferior creó un nuevo cuerpo también.

“¿¡Qué demonios!? ¡Se dividió en dos monstruos!”

“¿¡Q-qué está pasando!?”

¡Uno de los Dioses de la Muerte inmediatamente apuntó la cruz hacia Seiya, disparando un rayo de luz similar a Flecha Brillante! Seiya inclinó su cuerpo a un lado y esquivó, ¡pero el otro Dios de la Muerte levantó su cruz en el aire y cargó hacia él! Esta vez, iba a usar la cruz gigante como arma para golpear a Seiya. Seiya retrocedió, creando una considerable distancia entre ellos para evadir, pero la cruz se expandió. La siempre creciente cruz casi alcanza el pecho de Seiya hasta que repentinamente se detuvo completamente. Aun así, justo cuando pensé que había fallado, ¡estacas de hielo se dispararon de la punta como balas!

“¡Hmph…!”

Seiya gruñó. Trató de desviar las estacas con su espada, pero eran demasiadas. Un solo cristal de hielo golpeó a Seiya en el estómago, empujándolo poderosamente hacia atrás y causando que rodara por el suelo.

“¿¡S-Seiya!?”

Esta era la primera vez que veía a Seiya ser golpeado por el enemigo. Sin embargo, él inmediatamente se levantó y se recuperó.

Los dos Thanatos caminaron lentamente hacia cada uno mientras se dirigían hacia nosotros hasta que eventualmente convergieron en un solo monstruo. Después de envainar su espada, Seiya apuntó ambas manos hacia Thanatos.

“Infierno Máximo…”

Una furiosa explosión se tragó a Thanatos. Nada podía sobrevivir al poder de esa demencial llama infernal, pero incluso entonces, Seiya inmediatamente corrió hacia Mash como si supiera que eso no sería suficiente para derrotar al Dios de la Muerte.

“¿Huh? ¿Maestro…?”

¡Seiya levantó a Mash en sobre sus hombros y lo lanzó a la puerta que yo abrí!

“¡Ahhh!”

Mash voló por el aire antes de desaparecer dentro de la puerta. Seiya inmediatamente levantó a Elulu de la misma forma…

“¡E-e-e-e-espera…!”

Luego rápidamente la lanzó hacia la puerta justo como a Mash. A continuación, Seiya cargó hacia mí.

¿¡V-va a lanzarme también!? ¡Okay! ¡Pero se gentil! ¡También, si es posible, quiero que me sostengas en tus brazos como una princesa antes de dejarme caer ligeramente a través de la puerta! ¡Por favor…!

Pero Seiya levantó su pierna derecha. ¡Entonces, en el siguiente momento, la curva de su pie se hundió en mi estómago!

“¡Bwaaaaaafff!”

¡Fui lanzada al otro lado del portal, casi agonizando debido a la cruel patada! Casi inmediatamente, Seiya entró después de mí. Inmediatamente cerré la puerta en el momento en que llegamos al mundo espiritual unificado.

Rodando por la plaza pública del mundo espiritual, yo…

“¡¡Heeey!! ¿¡Por qué fue eso!? ¿¡Por qué soy la única que es tratada como basura!!” Le grité a Seiya, pero no era él mismo. Agarraba su estómago donde Thanatos lo golpeó, entonces se agachó sin decir una palabra.

“¿¡S-Seiya!? ¿¡Estás bien!?”

“Si, de alguna manera. Pero… he sido seriamente herido.”

¡S-soy una idiota! Seiya fue herido de gravedad por el ataque de Thanatos y apenas fue capaz de arreglárselas para escapar. Y, aun así, nos trajo con él aun cuando pudo sencillamente abandonarnos.

“Esta es la primera vez que he recibido daño. Tengo que curarme.”

“¡Déjame ver la herida! ¡Te curaré!”

“Se rápida si puedes.”

Seiya se quitó su armadura y me mostró su herida.

“…¿Huh?”

Estaba sorprendida. La herida de Seiya no parecía ser más que un poco de piel enrojecida, como si fuera por fricción entre la armadura y su estómago.

“Um… ¿Seiya? ¿Cuánto daño recibiste? Como, dame el número de HP.”

Seiya puso una expresión preocupada, luego murmuró:

“Tenía 300 000 HP antes, pero ahora… solo tengo 299 900…”

“¿¡…!? ¿¡Qué parte de eso es ‘seriamente herido’!?”

Intenté señalar lo ridículo que estaba siendo, pero la cara de Seiya era el epítome de la seriedad.

“No me siento cómodo sin tener el máximo de HP. En cualquier caso, apresúrate y cúrame.”

Mientras su precaución habitual me dejaba anonadada y estaba sorprendida de que tuviera trescientos mil de HP, usé mi magia de curación en su rasguño.

“Aunque no era mucho, aun no puedo creer que fuera capaz de herir al maestro Seiya así… ¿Qué era esa cosa…?”

Elulu parecía estar de acuerdo también.

“Eso fue loco. Es como si ignorara las leyes de la magia y las leyes de la naturaleza…”

Podía sentir el miedo en sus voces, así que decidí animarlos.

“¡Por ahora, quedémonos aquí hasta que se nos ocurra un plan! ¡Estaremos a salvo aquí ya que el mundo espiritual unificado está en otra dimensión!”

En el momento en que esas palabras salieron de mi boca… los dioses y diosas en la plaza pública comenzaron a hacer mucho ruido.

“¿Q-qué es este sentimiento…?”

“Esto es quizás… ¿malicia? ¿Q-qué está pasando?”

Los dioses y diosas comenzaron a mirar alrededor con expresiones preocupadas.

“¿¡Q-qué es eso!?”

Miré en la dirección que señalaban los dioses para encontrar un vórtice oscuro que apareció sobre la fuente.

¡E-e-esto no puede estar pasando!

Pero mi suposición era correcta. ¡Del vórtice oscuro, una cruz de hierro gigante emergió y el Dios de la Muerte pronto se arrastró fuera después de ella!

“¿¡Qué!? ¿¡Nos siguió hasta el mundo espiritual unificado!?”

Estaba tratando de animar a Mash y Elulu, pero ahora yo era la que estaba pálida y temblando.

¡E-eso es imposible! ¿¡Puede atravesar dimensiones!? Esta criatura… ¡Es un monstruo de clase Mítica!

Ahora eran Elulu y Mash quienes hablaron para tratar de calmarme.

“¡P-p-pero…! ¡No importa lo aterradora que pueda ser esa cosa! Todos los monstruos tienen sus debilidades, ¿¡cierto!?”

“¡S-si, Elulu! ¡No hay tal cosa como un monstruo invencible!”

¡Si! ¿¡Por qué estoy tan asustada!? ¡Tenemos a Seiya de nuestro lado! ¡Él será capaz de hacer algo con ese monstruo! De hecho, apuesto a que ya…

“¡Seiya! ¿Cuál es la debilidad de Thanatos? ¡Seguramente ya la has averiguado!”

Bañado en nuestras miradas desesperadas, el héroe murmuró suavemente:

“No lo sé.”

“””¿¡Qué!?”””

“… No tengo idea de cómo derrotarlo.”

“¿¡S-Seiya!?”

“¿¡Maestro!?”

¡Ahhhhhh! ¡Di que no es así! ¿¡Qué pasó con el Seiya confiado que conocía!? ¡Estamos jodidos! ¡Estamos completamente jodidos!

… El mundo espiritual unificado estaba lleno de gritos y llantos ante la repentina aparición del monstruo.

… Después de que se arrastró fuera del vórtice, el Dios de la Muerte recogió su cruz, luego caminó lentamente hacia nosotros. Justo como los ángeles que gritaban tratando de escapar en la plaza pública, nuestras mentes se pusieron en blanco también.

Capítulo 38

Puerta del Valhalla

El Dios de la Muerte, Thanatos Crucificado, se acercaba, atravesando las dimensiones para encontrar a Seiya. Desesperadamente nos encogimos.

Sin embargo, un rayo de luz apareció en medio de la oscuridad emergente.

“Alto ahí, criatura de la oscuridad.”

Ante Thanatos estaban numerosas deidades, hablando con fuertes voces mientras rodeaban al supremamente malvado ser en la plaza pública.

“No sé de donde saliste…”

“…Pero este no es lugar para un mal como ti.”

“¡Perecerás por tus pecados!”

¡Whoa! ¡La Diosa del Viento, Fraala; el Dios del Rayo, Orand y el Dios del Hielo, Kiorne! ¡Tres deidades bien conocidas habían venido a ayudar! ¡Parece que tuvimos suerte! ¡Ellos se encargarán de ese monstruo por nosotros!

Como si trataran de ajustarse a mis expectativas, Fraala lanzó un hechizo de viento, Orand lanzó rayos y Kiorne disparó un cristal de hielo… pero Thanatos continuó su metódico acercamiento como si no pasara nada.

“¡N-nada funciona!”

¡El fuego no funciona y tampoco lo hacen el viento, el rayo o el hielo! ¿¡Alguna magia funciona con esta cosa!?

“Hey… Ristie…”

Había un rastro de preocupación en la voz de Elulu. Quería decirle que todo iba a estar bien, pero ni siquiera tenía confianza para forzar una sonrisa en mi cara justo ahora. Estaba dudando cuando…

“¡Rista! ¡Rista, reacciona!”

Ahora Mash me estaba sacudiendo.

“¡Mira! ¡El maestro Seiya está…!”

“¿Huh…?”

Cuando miré en la dirección que me señaló, vi a Seiya corriendo huyendo rápidamente sin nosotros.

“¿¡..!? ¡E-ese imbécil…! ¿A dónde crees que vas?”

Corrimos tras Seiya, quien parecía estar corriendo en dirección al santuario… Un momento. ¡Estoy teniendo un déjà vu bastante serio!

“¡Espera por nosotros, imbécil!”

Pero incluso entonces, Seiya no bajó la velocidad. Cuando llegó al santuario, abrió la puerta y entró rápidamente.

Llegué a la entrada del santuario, luchando por recuperar el aliento. Curiosa, repentinamente miré atrás y vi que Thanatos estaba ya cerca, evadiendo la magia de las deidades mientras flotaba en el aire.

“¡Eek! ¡Ristie, está justo detrás de nosotros!”

“¡R-rápido! ¡Entren!”

Después de que entramos, inmediatamente cerre la puerta de entrada. Entonces, escuché pasos. Cuando miré arriba, vi a Seiya corriendo por las escaleras del segundo piso. Sin embargo, justo cuando traté de seguirlo, la entrada se abrió bruscamente con un bang y el Dios de la Muere entró.

“¡Eeeeeep! ¡Incluso nos siguió dentro del Santuaro!”

Pero un dios con rasgos masculinos estaba parado cerca de la puerta frente al Dios de la Muerte como si fuera un guardia.

“¡Desaparece, mal! ¡Cómo te atreves a poner un pie dentro del santuario! ¡¡Yo, Arx – Dios del Puño – te aplastaré y te haré polvo con mi sin igual – Blaaargh!!”

“¡P-pagarás por lo que le hiciste a Arx! ¡Yo – el Dios del Sumo – seré tu siguiente oponente! ¡¡Cien Golpes Divinos de Pal – ¡¡Blaaargh!!”

Uno tras otro, varios dioses dentro del santuario desafiaron valientemente a Thanatos, pero como era de esperar, nada funcionó. Al menos hacían un buen trabajo retrasándolo. Corrimos por las escaleras.

“¡Seiya! ¡Vamos, espera por nosotros!”

De alguna manera nos las arreglamos para alcanzarlo.

“Ese monstruo esencialmente solo viene tras de mí. Todo lo que ustedes tres necesitan hacer es esconderse en algún lugar.”

“¡N-no vamos a abandonarte!”

Incluso después de llegar al segundo piso, Seiya no dejó de correr por el pasillo. Fue entonces cuando un familiar hombre musculoso con barba apareció frente a él. Mientras sostenía un plato con un gran pastel, Cerceus dijo:

“¡Hey! ¡Veo que ya regresaste! ¡Mira esto! ¡Acabo de hornear un pastel usando una nueva receta! Gasté mucho tiempo y esfuerzo haciendo este delicioso y maravillo –”

“No me importa. Muévete.”

Mientras Cerceus sostenía orgullosamente su pastel, Seiya lo empujó justo contra su cara. Cerceus gritó, “¡Mi pasteeeeel!” antes de caer al suelo. Después de eso, Mash, Elulu y yo corrimos junto a Cerceus y su cara cubierta de pastel.

¡Q-qué horrible! ¡Definitivamente voy a comerme el siguiente pastel que haga para compensárselo!

Una vez que eso estuvo decidido, nos encontramos con otra diosa. La emotiva reclusa y Diosa de la Guerra, Adenela, sonrió con unas ojeras poco saludables.

“¡S-S-Seiya…! ¡R-regresaste a mí!”

Seiya se detuvo ante Adenela y dijo:

“Adenela, te necesito para que detengas a ese monstruo que me sigue. Si haces eso, me aseguraré de pasar más tiempo contigo en mi próxima visita.”

“¿Qué….? ¿¡E-e-e-e-en serio…!?”

Adenela desenvainó su espada, entonces miró al mal que se acercaba.

“¡T-te protegeré, Seiya!”

Ella se puso en una posición única como si dibujara un circulo.

“¡D-deleita tus ojos con esto…! ¡Espada Eterna… Definitiva…!”

¡Después de colocarse en rango con Thanatos, Adenela balanceó su espada, creando imágenes residuales del espada justo como la Espada Eterna Doble o quizás incluso más grande! Adenela repetidamente cortó su cuerpo en un parpadeo.

¡Whoa…! ¡Supongo que eso es en serio para ti! ¡Su velocidad y poder eran increíbles!

Pero cada corte dividía a Thanatos en otro monstruo. Dos cuerpos se convirtieron en cuatro. Cuatro cuerpos se convirtieron en ocho. Ocho cuerpos se convirtieron en dieciséis. Dieciséis se convirtieron…

Incapaz de resistir más, le grité a Adenela:

“¡Estás creando más monstruos! ¡Detenete!”

Pero Adenela continuó atacando mientras me miraba con una expresión problemática.

“Yo – no puedo… detenerme… a mitad del… movimiento…”

Seiya puso una mano sobre mi hombro.

“Ella es inútil. Justo como esperaba. Vamos, salgamos de aquí.”

¿¡Q-qué tan grosero puedes ser!? Pensé para mí misma, aun así, dejamos a Adenela detrás y comenzamos a correr. Preocupada, miré atrás – solo para encontrarla siendo aplastada por tantos Dioses de la Muerte que ellos casi llenaron todo el pasillo. Pero eventualmente, el Thanatos en el medio absorbió y se fusionó con los otros antes de venir tras nosotros otra vez.

¿¡N-ni siquiera Adenela, la Diosa de la Guerra, puede derrotarla!? ¿¡Q-qué vamos a hacer!?

Después de correr por el largo pasaje, Seiya esprintó por las escaleras para el tercer piso.

“¡Seiya! ¡Correr aleatoriamente no va a ayudar!”

Incluso antes que lo supiera, me entré en pánico mientras el monstruo invencible se acercaba lentamente hacia nosotros.

“¡Ugh! ¿¡Que vamos a haceeer!?”

Cuando grité al borde de las lágrimas, Seiya miró hacia mí.

“Rista. Relájate.”

“¡No puedo! ¡Quiero decir, tú mismo lo dijiste! ¡No tienes ni idea de cómo derrotar a esa cosa! ¿¡Cómo esperas que me relaje en un momento como este!?”

Seiya habló con su usual tono indiferente a pesar de nuestra inminente perdición.

“Si, dije que no tenía idea de cómo iba a derrotarlo. Pero ya tengo una forma de lidiar con enemigos a quienes no sé cómo derrotar.”

“… ¿Qué?”

“Escuché que a ella le gusta pintar, a pesar de su apariencia.”

“¿Huh? ¿De qué estás hablando? ¿Quién es ‘ella’?”

“Ella aparentemente disfruta pintar en el techo del santuario, a través de su vista unilateral del mundo espiritual.”

“¿Okay? ¿Entonces quién es?”

Antes de que incluso supiera, estaba en la cima de la escalera. Seiya puso una mano en la puerta delante.

“¡R-Ristie! ¡Seiya! ¡Es muy tarde! ¡Él ya está tras nosotros!” Elulu gritó detrás de nosotros casi simultáneamente mientras Seiya abría la puerta.

En el momento en que la abrí, un fuerte viento sopló, sacudiendo mi flequillo. En el moderadamente inclinado techo de piedra del santuario, había una diosa.

“¡E-esa es…!”

Justo como Seiya dijo, ella no se veía como alguien que disfrutara pintar. La Diosa de la Destrucción, Valquiria, vestía solo cadenas alrededor de su pecho y de la parte inferior de su cuerpo. Ella miraba duramente al lienzo con una brocha en su mano. Valquiria estaba enfocada en su trabajo, ella ni siquiera nos notó.

“¡E-espera, Seiya! ¿¡Me estás diciendo que planeas hacer que la diosa más fuerte en el mundo espiritual pelee con Thanatos!?”

“Exactamente. Pero a juzgar por lo que se de ella, ella no nos ayudaría incluso si le suplicaba. Es por eso que…”

La puerta se abrió de par en par y Thanatos corrió hacia el techo. Mientras Seiya lo enfrentaba, el Dios de la Muerte extendió su cruz, lanzándola a Seiya. Después de mirar atrás brevemente, Seiya evadió el ataque en el último segundo. La cruz continuó creciendo hasta que se estrelló justo contra el lienzo de Valquiria y destrozó su pintura.

Perfecto. Funcionó”, murmuró Seiya.

¿¡Q-qué tan cruel puede ser!? ¿¡Hizo que Thanatos destruyera su pintura a propósito!?

“No… No puede ser… estaba… estaba tan cerca de acabarla…”

La cruz perforando el lienzo se encogió, regresando al usuario. Entonces, Valquiria miró amenazante al culpable, entonces lentamente se levantó. Una feroz aura plateada se emitió de su cuerpo.

“¡Mira lo que hiciste, pequeña mierda! ¡Voy a arrancarte las extremidades una a una y enterrar esa pequeña cabecita estúpida tuya con ellos!”
Sus indignadas palabras hicieron eco a través del mundo espiritual.

“Vengan aquí. No querrás estar demasiado cerca.”

Seiya hizo un gesto para que nosotros fuéramos a la esquina del techo. Cuando caminé hacia él, Miré atrás por curiosidad para ver que ocurría y encontré a Valquiria ya sosteniendo la cabeza de Thanatos en su mano.

¡E-es rápida…! ¿¡C-cómo hizo eso!?

“Muere, bruto inútil…”

El aura envolviendo el cuerpo de Valquiria instantáneamente se expandió mientras se reunía en su mano derecha, la cual sostenía la cabeza de Thanatos.

“¡Primera Valquiria: Destrozar!”

¡Whoaaa! ¿¡Así que este es el ataque especial de la Diosa de la Destrucción!? ¡S-se ve fuerte!

… Pero nada pasó. Después de unos momentos, el cuerpo de Thanatos se volvió humo, solo para dispersarse lentamente como niebla. Escapando del agarre de Valquiria, el Dios de la Muerte se materializó a corta distancia de ella.

“¿Qué? Un fantasma, ¿huh? Tch. ¡De acuerdo, venga!”

Valquiria rápidamente puso una mano en la cadena alrededor de su pecho.

“¡Primera Valquiria: Rotura Astral!”

La cadena se deslizó a través del aire como una serpiente antes de envolverse alrededor de Thanatos, atándolo.

¡W-wow…! ¿¡Ella también tenía un movimiento que podía usar contra un fantasma!? ¡Eso es increíble! ¡Ella podía manejar cualquier tipo de oponente como este! ¡Ahora, ella seguramente será capaz de…!

Sin embargo, un aura negra rezumó del cuerpo de Thanatos, instantáneamente convirtiendo la cadena alrededor de su cuerpo en cenizas. Junto con eso, las conexiones que cubrían el pecho de Valquiria también se destrozaron, rompiendo así su postura.

¿¡Pero qué…!? ¡N-nada funciona! ¿¡Ni siquiera la Diosa de la Destrucción puede derrotar esta cosa!? Caí en la desesperación como nunca antes.

¡No puedo creer que ni siquiera la diosa más fuerte en el mundo espiritual unificado puede derrotarlo! ¡Él no tiene debilidades! ¡Esta es la forma de vida perfecta que lo trasciende todo! ¡No hay nada en el universo que pueda derrotarlo!

“Hee-hee… ha-ha-ha-ha… Heh-heh-heh-heh…”

Después de caer repentinamente sobre sus rodillas. Valquiria comenzó a reír. Sin embargo, poco después, su risa se volvió ira mientras la sangre corría por su cara.

“¡Orden! ¡Ishtar…!”

Su rugido sacudió los cielos.

¿¡Orden!? ¡Ella iba a desbloquear sus poderes de diosa!

El aura plateada de Valquiria se transformó instantáneamente en una luz blanca cegadora, señalando que ella había recibido el permiso de la Diosa Ishtar.

¿¡Q-qué tan fuerte va a hacerla la Orden!?

Usé Escáner en Valquiria… y jadeé.

DIOSA DE LA DESTRUCCIÓN, VALQUIRIA

LV: 999

HP: 99 999 999

MP: 9 999 999

ATK: 9 999 999

DEF: 9 999 999

SPD: 9 999 999

MAG: 9 999 999

GRW: 9 999 999

Resistencia: Fuego, Viento, Agua, Rayo, Hielo, Tierra, Sagrado, Oscuridad, Veneno, Parálisis, Sueño, Maldición, Muerte Instantánea, Problemas de Estado

Habilidades especiales: Romper Límite de Estadísticas

Habilidades: Valquiria

Personalidad: Temeraria

¡Q-qué increíbles estadísticas! ¡Así que este es el verdadero poder de la guerrera más fuerte en el mundo espiritual!

Estoy segura de que Seiya también la vio. Ella asintió levemente para sí mismo a mi lado.

“Ninguna otra deidad siquiera se acerca. Pero, supongo que es solo natural para los dioses el trascender los límites del entendimiento humano.”

¡Nunca había visto tales estadísticas rompe límites antes! Pero incluso entonces, ella aun así lucha contra un monstruo legendario que es inmune a todos los ataques. Vimos la batalla conteniendo el aliento, preguntándome qué haría la Diosa de la Destrucción.

Después de dejar salir un profundo suspiro, Valquiria puso levemente su mano izquierda sobre su muñeca derecha, luego apuntó hacia Thanatos. Entonces, un aura abrumadora que podía tragarse el mundo espiritual unificado salió de su cuerpo.

“¡Toma esto…! ¡Omega Valkiria: Puerta del Valhalla!”

Involuntariamente imaginé que algo se dispararía de su mano, pero estaba equivocada. Un miasma denso se levantó en el aire mientras una monstruosa puerta apareció sobre la cabeza de Valquiria. Había una estatua de la cara de una diosa hecha de un material blanco en la cima de la puerta ancestral.

¿¡Es una magia de convocación!? ¡Apuesto a que convoca algo que saldrá por esa puerta!

La puerta negra no estaba hecha de barras, así que lo que estaba dentro estaba envuelto en misterio. Pero poco después, la puerta lentamente comenzó a abrirse, liberando el miasma con ella. Cuando la niebla se aclaró, finalmente podía ver lo que había dentro, dejándome horrorizada. Tras las puertas, una criatura encapuchada de negro y cargando una cruz de hierro apareció – El Dios de la Muerte que trascendía el entendimiento – Thanatos Crucificado.

Mash y Elulu se encogieron de asombro.

“¿¡Qué!? ¿¡P-por qué!? ¿¡Por qué estabaThanatos tras la puerta!?”

“¡No me digas que se dividió en dos nuevamente!?”

Pero aquí no hay copias de Thanatos. El único Dios de la Muerte es el que estaba detrás de la puerta… ¡Y es con el que ha estado luchando Valquiria!

“¿¡Q-qué clase de ataque es ese!?”

En el instante que murmuré eso, los ojos de la estatua de diosa blanca en la cima de la puerta. Lo que pensé que era un objeto inanimado soltó sangre carmesí de su boca.

“¡Gi-geh-geh-geh-geh-geh-geh-geh-geh-geh!”

La escalofriante risa hizo eco como si saliera de los pozos del infierno. Miré a la estatua de la diosa riéndose mientras la sangre salía no solo de su boca, sino también de sus ojos.

“¿¡…!? ¿¡Qué es eso!?”

Creo que acabo de mojar un poco mis pantalones.

Thanatos trató de arrastrarse fuera de la puerta, pero la puerta negra se cerró gradualmente junto con la risa. Incontables espinas atadas al interior de la puerta lentamente perforaron lentamente al invencible Dios de la Muerte, crugiendo como si se rompieran huesos.

“Aaa… aaaaaaaa…”

Repentinamente escuché lo que sonaba como gruñidos viniendo de la cara de Thanatos – el profundo abismo. Entonces…

“¡Aaaaaaaaaaaa!”

¡El Dios de la Muerte, quien pensé que estaba vacío de emociones, comenzó a gritar! Pero incluso los gritos de Thanatos estaban ahogados por la demencial risa de la estatua ensangrentada.

“Gi-geh-geh-geh-geh-geh-geh-geh-geh-geh-geh-geh-geh-geh-geh-geh!”

¡Clang!

La puerta se cerró junto con un fuerte clank. Entonces, unos pocos momentos pasaron mientras el miasma que nublaba todo alrededor de la puerta desaparecía casi simultáneamente mientras el portal mismo se desvanecía de la existencia.

En medio de nuestro silencio, Valquiria murmuró:

“El momento en que trascendió la ley de la casualidad y se abrió, se tragó al enemigo, sin excepciones. Esa es la Puerta de Valhalla.”

Capítulo 39

Diosa de la Destrucción

“Todas las cosas regresan a su origen después de ser maldecidas por las Espinas de la Destrucción. No hay excepciones.”

¡Puerta de Valhalla…! ¡No puedo creer que tal “trampa” exista!

Mientras yo temblaba con miedo ante el amenazador ataque que destruyó al “invencible” Dios de la Muerte, Valquiria repentinamente cayó de rodillas.

“¿V-Valquiria…?”

Preocupada, me aproximé a ella. Ella respiraba pesadamente como si le doliera.

“Retrocede, Ristarte. Han pasado treinta segundos. Es casi la hora.”

“¿Treinta segundos…? ¿Casi hora de qué? ¿Q-qué va a pasar?”

De la nada, liquido rojo comenzó a emanar del hombro derecho de Valquiria, cubriendo mi cara. Limpié la sustancia pegajosa con mi mano, miré abajo y grité:

“¿E-es esto…? ¿¡Es esto sangre!?”

Sus brazos, piernas, estómagos – cada área de su cuerpo estaba cubierta de cortes profundos, con sangre brotando como si ella se hubiera cortado con algo afilado.

“¡Eeeeeeep!”

Elulu y yo temblamos ante la horripilante visión repentina. Mientras estaba cubierta en sangre, Valquiria explicó:

“Puerta de Valhalla… usa la fuerza vital como catalizador – suficiente fuerza vital para matar a un humano… sin fallar.”

Mientras hablaba tartamudeando, Valquiria repentinamente tosió sangre antes de colapsar al suelo como una marioneta con las cuerdas cortadas.

“¿¡V-Valquiria!? ¿¡Estás bien!?”

Pero cuando intenté despertarla, repentinamente adoptó una expresión repleta de éxtasis.

“Mierda… Yo – ¡Podría volverme adicta a esto…! ¡Esto se siente tan bien!”

“¡…! Pensé que eras una sádica, ¿¡pero eres un masoquista!?”

Quiero decir, ¿¡Cuántas pervertidas hay en este mundo espiritual!?

Fue estúpido de mi parte siquiera preocuparme en primer lugar. Desagradable. Seiya, por otro lado, parecía complacido mientras miraba a mi lado.

“Parece que no usó Orden para despertar ese movimiento, sino para sobrevivir al retroceso.”

Los ojos de Seiya eran de diferente color mientras miraba a Valquiria. Parecía que usaba Escáner. Curiosa acerca de su HP, usé Escáner también.

DIOSA DE LA DESTRUCCIÓN, VALQUIRIA

HP: 3 198 512/ 99 999 999

¿¡Ella perdió tanto HP!? ¡Seiya tenía razón! … ¿Hmm? ¿Q-qué de…? ¿Qué es este sentimiento…?

Mientras estaba preocupada acerca de las estadísticas de Valquiria, mi pecho repentinamente se sintió raro. Valquiria ya no estaba tirada en el suelo, tampoco… ¡porque aparentemente ella se había puesto detrás de mí a hurtadillas y ahora estaba acariciando mis pechos!

“¿¡Ahhh!?”

“¡Ristarte! Eres tú quien invocó a ese pedazo de mierda, ¿¡o no!? ¡No me mientas!”

“S-sí, quiero decir, de cierta forma… p-pero de cualquier forma… ¿¡podrías… parar… de a-agarrarme mis…. pechos!?”

¡Para hacerlo peor, Mash y Elulu también estaban mirando! ¡Ahhh!

“¡Mi pintura fue destruida! ¡Quiero decir, mira esto!”

Valquiria me mostró su trabajo artístico arruinado con una mano mientras me apretaba los pechos con la otra. La pintura en el lienzo se veía como algo que dibujó un pequeño con su mano no dominante, mientras estaba acostado. Era tan ridículamente mala que, por un momento, me olvidé completamente de que estaba agarrándome las tetas vigorosamente.

“¡Vas a pagar destruir mi más grande obra maestra antes de que siquiera pudiera terminarla! ¡Déjame exprimir tus tetas desnudas!”

¡Ella estaba tratando de meter su mano en mi vestido!

“¿¡Mis qué desnudas!? ¿¡E-estas bromeando, verdad!? ¡H-hey! ¡Nooooooo!”

Pero no importaba cuánto tiempo pasara, la mano de Valquiria no llegaba a mi pecho. Perpleja, miré hacia atrás y encontré a Seiya sosteniendo su cadera.

¿¡S-Seiya!? ¿¡Estás tratando de protegerme!? ¡Oh, Seiya…! No lo admitirás, pero realmente me quieres, ¿cierto? Tengo razón, ¿o no? Me quieres, ¿huh? ¡De acuerdo entonces! ¡Parece que ambos tenemos sentimientos por el otro! Sigh… Okay, tú ganas. Aunque solo esta vez, ¿okay? La próxima vez que estemos solos te dejaré tocar mis pechos desnudos. image

Sin embargo…

“¿¡Gwaaah!?”

Seiya pateó mi trasero tan fuerte como pudo. Era tan poderosa que mis bragas quedaron completamente expuestas mientras rodaba por el suelo.

“¿¡Qué crees que estás haciendo!?”

Sin siquiera mirarme mientras gritaba, Seiya le lanzó a Valquiria una mirada penetrante. Parecía que no quería salvarme, sino simplemente deshacerse de mí.

“Valquiria. Eres la elegida. Solo tú eres digna de entrenarme.”

“¿Huh? ¿’Entrenamiento’? Me viste pelear. Todos mis movimientos son así. Cada movimiento viene con un precio.”

“Eso está bien.”

Después de arreglar mi vestido, me levanté y grité:

“¿¡Seiya!? ¿¡En serio planeas entrenar en el mundo espiritual otra vez!? ¡Acabas de aprender arquería de Mitis! ¿¡No crees que estás priorizando el entrenamiento un poco demasiado últimamente!?”

“También podría entrenar ahora que estamos aquí, además, no podemos continuar así. Los enemigos gradualmente se hacen más fuertes, así que tengo que entrenar más.”

Tenía razón acerca de eso. Ni siquiera Seiya hubiera sido capaz de derrotar a Thanatos si no fuera por Valquiria. Así que sería seguro asumir que las batallas que se avecinaban serían tan difíciles o incluso más que el Dios de la Muerte. Seiya fue incapaz de obtener el arma más fuerte, Igzasión; tampoco fue capaz de conseguir la armadura legendaria. Quizás que aprendiera de la diosa más fuerte en el mundo espiritual realmente era nuestra oportunidad de salvar Gaeabrande.

“¡Pero Valquiria dijo que los humanos que usen Puerta de Valhalla morirían! ¡Sin excepciones!”

En ese momento, un dolor punzante se disparó en mi trasero otra vez.

“¿¡Haooofff!?”

Dejé salir un grito que no era propio de una diosa mientras acariciaba mi trasero. Cuando volteé, Valquiria me miraba con el ceño fruncido.

“¿Cuándo dije que los ayudaría? No planeo enseñar mis técnicas destructivas a nadie. Además, no son algo que puedas aprender a través de la instrucción.”

Seiya miró a Valquiria.

“No saltes a conclusiones.”

“Es imposible. No hay forma de que los humanos aprendan estas técnicas.”

“¿Qué tal intentarlo y verlo por ti misma?”

“… no aceptas un no por respuesta, ¿o sí?”

Valquiria rascó su cabeza, despeinando su cabello plateado como si le molestara que Seiya no se echara para atrás.

“Escucha, puedes seguir hablando acerca de entrenar, pero… ¿En serio aún no te has dado cuenta?”

“¿De qué estás hablando?”

Repentinamente, Seiya parecía sorprendido.

“Estoy hablando de ti. ¿Aún no lo entiendes? Entonces déjame mostrarte. Primero–”

… Inesperadamente escuché el sonido de una espada siendo desenvainada y antes de que siquiera me diera cuenta, Seiya apuntaba su espada a la garganta de Valquiria.

“¿Qué demonios crees que estás haciendo?” Dijo Valquiria con una voz amenazante, causando que yo entrara en pánico.

“¿¡S-Seiya!? ¿¡Qué se te ha metido!?”

Sin embargo, Seiya continuó mirando fijamente a Valquiria como un halcón.

“No hay razón para sacar eso justo ahora.”

“¿Oh…? ¿Así que si te diste cuenta?”

“Es por eso que dije que quería entrenar contigo.”

“Ya veo. Así que es porque lo sabes que tú… Interesante.”

Se miraron fijamente el uno al otro en silencio por unos momentos.

¿Huh…? ¿D-de qué están hablando? E-espera. ¿Acaso su intuición de diosa le dice que Seiya no tiene el equipamiento necesario para derrotar al Señor Demonio?

Esperé el desenlace de los eventos con el aliento contenido hasta que los labios de Valquiria se curvaron sugestivamente hacia arriba.

“Ya veo. Él no es tu típico héroe. Él podría ser capaz de aprender mis técnicas destructivas, incluso si es solo ligeramente.”

Entonces Seiya bajó su espada y la sonrisa de Valquiria se volvió un ceño fruncido.

“Pero aun así no voy a enseñarte Puerta de Valhalla. ¿Entiendes?”

“Los otros movimientos deberían ser suficiente.”

Valquiria giró sobre su rodilla; entonces, mirando hacia nosotros, ella dijo:

“Ve a mi cuarto en diez minutos.”

Después de que ella se fue, murmuré:

“Sigh… ¿Más entrenamiento? Debí saberlo. Aunque realmente quería relajarme hoy…”

Mash y Elulu tiraron de mis mangas simultáneamente.

“¡Hey, Rista! ¿Crees que podríamos ir con Arisa para entrenar, también? ¡Quiero continuar nuestro entrenamiento de la última vez!”

“¡Quiero ir contigo! ¡No puedo esperar para aprender nueva magia!”

Supuse que estarían cansados de entrenar ya que todo lo que tuvieron que hacer fue limpiar cadáveres de moscas, pero… realmente estás emocionado. Que inocentes son. Pero hey… eso es algo bueno.

“Por supuesto que pueden. Estoy segura de que Aria estará emocionada de ayudar, también. Diviértanse, ustedes dos.”

Después de darles permiso, se despidieron antes de que salieran disparados, dejándonos a mí y a Seiya solos en el techo. Dejé salir un profundo suspiro.

“Whew… Parece que aprenderás movimientos de destrucción ahora, ¿huh? Aunque supongo que no es como si tuvieras mucha opción. Después de todo, no fuimos capaces de conseguir la espada o la armadura. Sigh… No sé. Entiendo que este es un mundo de rango S, pero algunas veces se siente como si esto fuera irracional, ¿sabes? Casi imposible, incluso.”

Como nadie estaba alrededor, decidí quejarme un poco con Seiya. Pero incluso entonces, él no se unió. De hecho, me llevó incluso más allá cuando dijo:

“Quejarse no va a solucionar nada. Nuestra única opción es hacer lo mejor que podamos con lo que tenemos.”

Seiya repentinamente sacó su mano en frente de mí, revelando algo en la palma de su mano abierta.

“Es un fragmento de la armadura legendaria. Lo recogí cuando estuvimos en la aldea Izale.”

“¿Es ese el pedazo de armadura que cayó de la boca de Adamantoise? ¿Qué vas a hacer con eso?”

“No seré capaz de hacer una armadura con algo tan pequeño como esto. Sin embargo…”

Seiya desenvainó la espada de platino mejorada, luego colocó el fragmento de Adamantoise en la hoja. Desde ahí, tomó unas hebras de cabello familiares de su bolsillo y los colocó también en la hoja. La espada inmediatamente comenzó a brillar incluso más.

“Sintetizarlo con la espada podría ser prometedor.”

La radiante luz se calmó, revelando una espada divina e inspiradora en sus manos que casi parecía brillar por si misma.

“La llamaré Adamantitor. Probablemente no funcione contra el Señor demonio, pero es el arma más fuerte de momento.”

“S-Seiya… Yo – ¡No puedo creerlo…!”

Mi corazón comenzó a correr mientras miraba la espada, la cual brillaba incluso más que el oro. Casi sentí como si Seiya pudiera superar cualquier desventaja y llevarse la mano más alta.

Impulsivamente envolví mis brazos alrededor del suyo.

“¡Cuando la vida le da a Seiya limones, él hace limonada! ¡Sabía que eras el elegido, Seiya! ¡Cuento contigo!”

“…Rista, suéltame.”

Seiya actuó molesto, pero me rehusé a dejarlo ir.

“¡Hee-hee! ¡No hay nada de lo que sentirse avergonzado! ¡Somos un equipo!”

“… Te dije que me soltaras.”

“¡No va a pasar! ¡Mírate, escondiendo mechones de mi cabello en mi bolsillo! ¡Oh, Seiya! ¡Solo estoy bien con eso porque eres tú!”

Levanté mi puño al aire, pretendiendo que estaba molesto con el como si estuviéramos en una comedia romántica. ¡Aunque definitivamente no estoy molesta! ¡En todo caso, quiero abrazarlo!

“Rista…”

“¿Hmm? ¿Si, querido?”

En algún lugar en lo profundo de mi corazón, siempre esperé que termináramos juntos de esta forma. Sin embargo, Seiya me miro con una expresión mortalmente seria y declaró:

“Apestas. Aléjate de mí.”

“¡…! Bromeas, ¿¡cierto!? ¿¡Realmente huelo tan mal!? ¿¡Cómo huelo!?”

“… A podrido.”

“¡Eso es un olor corporal serio! ¡V-voy a bañarme!”

“Date gusto. Yo voy a entrenar con Valquiria.”

Mis sueños de estar en una empalagosa escena de comedia romántica fueron aplastados en el momento en que él me dijo que olía a podrido. Después de que Seiya y yo fuimos por caminos separados, corrí hacia la gigante casa de baños del santuario hasta que me topé con Cerceus en el pasillo. El vapor se levantaba de su cuerpo como si acabara de tomar un baño.

“Oh. Hey, Cerceus. ¿Acabas de darte un baño también?”

Supuse que debía sentirse refrescado después de un baño, pero inesperadamente parecía estar de mal humor.

“Heh-heh-heh… solo estaba quitándome el pastel de la cara. Nunca esperé tener mi mayor trabajo… heh… aplastado contra mi cara. Gracioso, ¿huh? Quiero decir – hilarante.”

Cerceus rio con un aire auto despreciativo, así que decidí unírmele.

“¡Ha-ha! Así que, um… ¿Sabía bien?”

“¿¡…!? ¡No! ¡El pastel en el que trabajé tan duro estaba esparcido por mi cara! ¡Estaba destrozado! Y solo entre tú y yo, ¡lloré!”

“¿E-en serio? Lamento eso.”

Después de un corto suspiro, Cerceus habló como si repentinamente recordara algo.

“Por cierto, escuché que la Gran Diosa Ishtar estaba buscándote.”

“¿¡Qué!? ¿Lo estaba? M – me pregunto por qué…”

“¿Quizás ella está molesta porque trajiste a ese monstruo al mundo espiritual?”

“¡Ack…! ¿R-realmente crees eso?”

“Deberías apresurarte y encontrarla.”

Aunque estaba esperando tomar un baño… Incluso así, cambié de dirección y me dirigí hacia la habitación de Ishtar.

Después de llamar a la puerta, le dije que iba a entrar y abrí la gran puerta. La deidad de mayor rango en el mundo espiritual unificado – la Gran Diosa Ishtar – estaba sentada en su silla, tejiendo como de costumbre.

“Gracias por venir, Ristarte.”

Su expresión calmada calmó ligeramente mis nervios.

“Yo – ¿escuché que estabas buscándome? ¿Es acerca de ese monstruo?”

“¿Oh, eso? Eso no fue tu culpa. Vino tras de ti por sí mismo, ¿cierto? Además, Valquiria se encargó de eso. No es problema.”

“¿Entonces por qué deseaba verme…?”

Sus manos dejaron de tejer.

“Podría parecer que el último general del ejército del Señor Demonio ya ha empezado a hacer un movimiento. El ejército del Señor Demonio ya ha empezado a hacer un movimiento. El ejército del Señor Demonio se está preparando para atacar la capital.”

“¿¡Qué!?”

Casi inmediatamente le pregunté si estaba segura, pero de detuve. La Gran Diosa Ishtar puede ver el futuro cercano, así que estar seguro acerca de eso es un hecho.

“Rista, ahora es el momento de la verdad.”

“¡Daré lo mejor de mi!”

“Por cierto… ¿Seiya Ryuuguuin está entrenando ahora con Valquiria?”

“S-si, lo está… ¿E-eso es malo?”

“Las técnicas de destrucción de Valquiria… ¿Asumo que son tu último recurso ya que fuiste incapaz de obtener a Igzasion y la armadura de adamantita?”

Parecía que realmente nada se le escapaba a Ishtar.

“No creo que sea posible para un mero humano aprender las técnicas de Valquiria. Sin embargo, ese héroe es una historia diferente.”

¡Wow! ¡La Gran Diosa reconoció el talento de Seiya! ¡Estoy muy orgullosa de mi héroe!

“No obstante, no hay mucho tiempo antes de que el último general invada la capital. Cuando llegue el momento, solicito que por favor te dirijas a Gaeabrande de inmediato. Permitiré que abras una puerta cerca de la capital, Guardia de La Rosa, debido a la naturaleza urgente de este asunto.”

“¡M-muchas gracias!”

Justo cuando expresé mi gratitud y me volteé para dejar la habitación…

“Rista. ¿Es ese hombre, Seiya Ryuuguuin, fuerte?”

Respondí con una sonrisa a su repentina pregunta.

“¡Si! ¡Él es de lejos el héroe más fuerte que he conocido! ¡Ni siquiera puedo expresarte lo aliviada que me siento cada vez que lo escucho decir que está perfectamente preparado después del entrenamiento! Gaeabrande es un mundo duro, pero sé que seré capaz de salvarlo con Seiya a mi lado!”

No hubo duda en mis palabras. Sin embargo, ella me miró con una mirada severa en sus ojos.

“Ristarte, pronto conocerás la verdadera fuerza de Seiya Ryuuguuin.”

“¿Huh? ¿Su ‘verdadera fuerza’…?”

¿Qué quería decir eso? Seiya ya era más que suficientemente fuerte si me preguntas…

Después de reflexionar acerca de sus palabras por unos pocos momentos, miré a los ojos de Ishtar, solo para descubrir que su expresión gentil había regresado.

“Me disculpo por retrasar tu baño. Ahora, por favor apresúrate y ve a limpiarte. Estás comenzando a oler a vinagre, tal vez por tu largo viaje.”

Capítulo 40

Cosas que Quedaron sin Decir

A la mañana siguiente, me desperté en mi cama, solo para descubrir que mi cuerpo completo estaba dolorido. Por un momento me pregunté por qué, pero… oh sí. Casi me arranco la piel ayer mientras me bañaba. Después de llenarme de perfume, me puse un vestido que acababa de lavar.

¡De acuerdo! ¡Perfecto! ¡Nadie dirá que huelo a podrido ahora!

Abrí la puerta y comencé a caminar por el corredor del santuario hasta que me encontré con Valquiria con sus lienzos y pinceles. Cuando le pregunté acerca de eso, ella dijo que estaba en medio de su descanso e iba a pintar – pintar una completa y total basura, debo añadir.

“Así que, Valquiria, ¿qué tal le va a Seiya?”

“… ¿Por qué sonríes?”

¿¡Huh!? ¿¡Estaba sonriendo!? P-pero, quiero decir, ¿por qué no lo haría? ¡Usualmente, la gente le dice a Seiya que algo es imposible para los humanos y aun así siempre lo domina al día siguiente! Valquiria respondió con un rápido “hmph”.

“Es justo como pensaste. Es bastante único. Ya ha aprendido algunas de mis técnicas.”

“¡Lo sabía! ¡Heh!”

Sonreí de oreja a oreja hasta que…

“¿¡De qué te ries!?”

¡Bang! ¡Valquiria me golpeó en la cabeza!

“¡O-ouch! ¡Pero vamos…! ¡Admítelo! ¡Él es un prodigio! ¿¡Tengo razón!?”

“Ni siquiera ser golpeada te quita el coraje, ¿huh?”

Ella me dio un resoplido de disgusto, entonces dijo en voz baja:

“Sí que tiene un don natural, pero tomará más que eso para aprender mis técnicas de destrucción. Escucha, Ristarte…”

Valquiria puso una cara severa antes de decir:

“Es un problema de determinación.”

“¿Determinación?”

No esperaba que dijera eso. ¿” Determinación”? ¿la determinación de Seiya? ¿Qué significa eso?

“Podrías aprender de él.”

“¿¡Ah!?”

Una sacudida de dolor se disparó repentinamente a través de mis glúteos. Después de patearme en el trasero, Valquiria se dirigió hacia el techo.

¿¡Puede dejar todo el mundo de, literalmente, patearme el trasero!? D-de cualquier forma, parece que todo va bien con Seiya como de costumbre.

Me dirigí hacia la habitación de Aria después de eso. Mientras abrí calladamente la puerta, vi a Mash y Elulu sentados uno al lado del otro mientras meditaban.

Notándome, Aria gentilmente aplaudió para llamar su atención y sonrió.

“¿Qué tal un pequeño descanso?”

Mientras Aria preparaba té, le pregunté a Elulu y Mash cómo iba su entrenamiento.

“Hmm… Es difícil de describir, pero siento que estoy al borde de desbloquear todo el poder de mi cuerpo…”

“¡Yo también! ¡Me siento bien acerca de esto!”

Estaban exuberantes. Parece que el entrenamiento estaba dando resultados.

“¡No puedo esperar a apoyar a Seiya en batalla!”

Elulu repentinamente puso una sonrisa inocente. Mash asintió de acuerdo también.

“¡Lo mismo aquí! ¡Incluso si solo pasa una vez, quiero hacer algo para ayudar al maestro Seiya!”

Después de conversar por un rato sobre el té que Aria hizo, comencé a sentirme un poco incómoda y me fui.

… Mash y Elulu realmente están entrenando duro.

… Y Seiya estaba buscando una forma de derrotar al Señor Demonio sin depender de la espada o armadura legendarias.

Un sentimiento similar a la frustración comenzó a crecer en mi corazón.

Después de regresar a mi cuarto, pensé para mí misma un rato… entonces finalmente me decidí.

¡De acuerdo, es suficiente! ¡Tomé una decisión! ¡No puedo sentarme y no hacer nada mientras todos ellos están trabajando tan duro! ¡Voy a hacerlo!

Tres días habían pasado desde que vinimos al mundo espiritual. Hoy, Mash y Elulu estaban sonriendo de oreja a oreja de felicidad en la habitación de Aria.

 “¿Hmm? ¿Pasó algo bueno?”

Aria dijo con una nota de alegría en su voz, “Rista, su entrenamiento está completo.”

“¿¡Qué!? ¿¡Quieres decir…!?”

“¿¡Qué!? ¿¡Quieres decir…!?”

“Si. Mash puede convertirse completamente en un dragón ahora, mientras que Elulu ha dominado Rapidez, un nuevo hechizo de apoyo.”

“¡Buen trabajo, chicos!”

Los bañé con alabanzas mientras se sonrojaban. Sin embargo, Aria dirigió su vista a ellos con una cara de alguna manera seria.

“Elulu, la versión avanzada de Prisa, Rapidez, es un movimiento de alto nivel que aun excede tu nivel, así que solo serás capaz de usarlo una vez al día. ¡Debes usarlo sabiamente!”

“¡Lo haré! ¡Gracias, Aria!”

“Mash, lo mismo va para ti, también. Fuiste capaz de desbloquear un sello que normalmente toma años romper. Cada vez que te transformes en dragón, serás incapaz de moverte de nuevo por unas pocas horas.”

“¡De acuerdo, lo tengo!”

¡En cualquier caso, Mash y Elulu han mejorado mucho más rápido de lo que pensé! ¡Todo lo que queda es Seiya, pero estoy segura de que está listo!

Antes de que me diera cuenta, Aria me estaba mirando fijamente con una mirada preocupada en sus ojos.

“Hey, ¿Rista? De acuerdo a lo que me dijo Adenela.. Seiya y Valquiria han estado confinados juntos en la habitación de ella por días.”

“¿Hmm? Pero no es normal?”

“Podría ser, pero… no tengo idea de lo que Valquiria podría estar pensando. Probablemente deberías echarle un vistazo. Sé que no es diferente, pero no queremos una repetición de lo que pasó con Mitis.”

“¡Ahhh! ¿¡Dices que Valquiria podría estar tratando de seducir a Seiya!? E-eso es impos –”

¡Eso es totalmente posible!

Repentinamente tocada por la preocupación, salí disparada de la habitación de Aria.

“¡R-Rista, espera!”

“¡Ristie!”

Elulu y Mash vinieron tras de mí!”

Hice una carrera loca hacia la habitación de Valquiria.

“¡Lo siento! ¡Voy a entrar!”

Vigorosamente forcé la puerta sin siquiera tocar…

“¡¡!!”

… y presencié algo realmente increíble

En el centro de la habitación modesta y espaciosa había una cama doble con Seiya y Valquiria desnudos en los brazos del otro.

“¿¡Q-q-qué están haciendo ustedes dooooooos!?”

Grité. Sin embargo, simplemente continuaron mirando a los ojos del otro fijamente, separados solo por un pelo, como si yo no existiera. Con las mejillas rojas brillantes, ella susurró afectuosamente:

Seiya la miró de vuelta apasionadamente.

“Yo tampoco.”

Corrí, interrumpiendo su conversación de almohada antes de separar por la fuerza a Seiya de Valquiria.

“Rista, ¿qué estás haciendo?”

“¡Eso debería estar preguntando yo! ¡Y yo que pensé que estuviste entrenando duro todo este tiempo! ¡S-solo apresúrate y ponte tus calzoncillos!”

“¿De qué hablas? Esto es entrenamiento.”

“¿¡Qué parte de esto es entrenamiento!? ¿¡En qué punto te dije que entrenaras tus habilidades en la cama!?”

Me incliné más cerca de Seiya para que Valquiria no pudiera oír.

“¿E-ella te forzó a hacer esto como Mitis trató de hacer? Lo hizo, ¿¡cierto!? ¡Oh, Seiya!”

“No, esto no es como eso. Es consensual.”

“¿¡E-e-es qué!? ¿¡Eso quiere decir que tú y Valquiria son…!?”

Mi boca se movía, pero no salían las palabras. Miré a Valquiria. Ella parecía estar aturdida con sus senos aun expuestos.

“Oh… Mira lo que… he hecho…”

“¡Así que lo admites! ¡Si lo hiciste!”

Yo – ¡No podía creer que lo hicieron! ¡Cruzaron la línea! ¡Nada está más prohibido que los actos sexuales entre diosas y humanos! ¡Si Ishtar lo descubre…!

“No te preocupes. Le diré a Ishtar yo misma. Ella no se quejará si me disculpo.”

Bueno, al menos seríamos capaces de evitar el peor escenario – Seiya siendo enviado de vuelta – si ella hiciera eso. Pero ese no es el problema aquí.

Con un rugido de ira, le dije a la segunda diosa de mayor rango en todo el mundo espiritual.

“¿¡En qué estabas pensando!?”

“No me culpes. Él es un buen hombre. No tuve otra opción.”

Casi me desmayé cuando escuché lo directa que era con sus sentimientos.

“¡P-pero las diosas y los humanos no deben tener relaciones sexuales! ¡Está prohibido!”

“¿Huh? ¿De qué demonios estás hablando? …Tch. Es por esto que siempre serás una diosa de tercera.”

“¿A-acabas de llamarme… una diosa de tercera…?”

Finalmente me rompí.

“¡Una sucia diosa zorra como tú no tiene ningún derecho de hablarme así!”

“¡Ristarte! ¡Pequeña…!”

Ella agarró mis solapas, pero no retrocedí.

“¡E-estoy dando lo mejor también, sabes! ¡Quiero decir, mira! ¡Puse mucho trabajo en preparar esto para Seiya hoy!”

Le mostré un pequeño fardo envuelto en tela, el cual planeaba darle a Seiya. Valquiria lo tomó de mis manos con una mirada dudosa antes de abrirlo sobre la palma de su mano.

“… ¿Qué demonios es esto? ¿Una figura de paja…? Nah, parece que lo tejiste con alguna especie de hilo dorado…”

La expresión de Valquiria cambió lentamente mientras ella miraba fijamente la muñeca.

“¡E-espera! ¡Ristarte…! ¡No me digas que esto está hecho de…!”

“¡Yep! ¡Arranqué mucho de mi cabello para hacer esto! ¡Yo lo llamo la Muñeca de Cabello de Ristarte!”

“¿¡…!? ¡No me importa como lo llames! ¿¡Has perdido la cabeza!? ¿¡Cómo puedes solo darle algo como esto a alguien con una cara seria!?”

Valquiria me lanzó la Muñeca de Cabello de Ristarte.

“¡No estoy jugando! ¡Sacarme todos esos cabellos realmente dolió, pero llo hice por Seiya!”

“¿¡Q-qué clase de diosa trastornada eres tú!?”

“¡No es así! ¡Esto realmente puede volverse útil!”

La forma en la que Valquiria me veía cambió.

“Nunca pensé que Ristarte estuviera tan enferma… Yo – probablemente deba dejar de exprimir sus tetas…”

Esos eran los ojos de alguien tiene cuando interactúa con asco con un degenerado. Entonces, detrás de mí:

“R-Rista, ¿hablas en serio…?”

“Ristie…quiero decir… esto es… ¿sabes?”

Mash y Elulu sonaban como si se estuvieran alejando de mi lentamente.

¿¡P-por qué todos actuaban así!? ¡Yo solo estaba tratando de hacer la síntesis más conveniente para él…!

Miré una vez más al regalo en mi mano.

Seiya estaba tratando de dominar técnicas de destrucción para derrotar al Señor Demonio… Elulu y Mash deseaban ayudar con lo que pudieran desesperadamente… es por eso que traté de hacer algo…

Fue entonces que mi cerebro, el cual estaba atascado en un estado de angustia, repentinamente volvió a la normalidad.

¿¡Ah!? ¿¡Qué es esto!? ¿¡Una muñeca hecha con mi cabello!? ¿¡Soy idiota!? ¿¡En qué estaba pensando!? ¡Debo haberme vuelto loca!”

Mientras recuperaba mis sentidos, instantáneamente estaba abrumada por la vergüenza, la aflicción y la desesperación.

“¡Waaaaaaaah!”

Estaba tan avergonzada y dolida que comencé a gritar.

“¡Seiyaaaaaaaaaa!”

Lágrimas y mocos salieron mientras trataba de abrazar al héroe buscando apoyo emoconal, pero Seiya puso una mano en mi frente y me detuvo.

“Para. Eso es asqueroso. Aléjate de mí. Asquerosa.”

Me llamó asquerosa dos veces, causando que gimiera y llorara incluso más.

“¡Nooooooo! ¡Seiyaaaaaaa, no me odieeeeeees!”

“Entonces para de llorar. Estas siendo peor que Rosalie justo ahora.”

No queriendo estar pero que la princesa ladradora, traté de forzarme a parar de llorar, pero las lágrimas no paraban de correr por mis mejillas. Era incapaz de retener los sentimientos que salían con las lágrimas.

“¡Pero…! ¡Pero…! ¡Esto es tu culpa, Seiya! ¡Eres tú el que tuvo sexo con Valquiria!”

“No, no lo hice.”

“¿¡Entonces por qué estaban abrazandose mientras estaban desnudos en la cama!?”

“Te lo dije, era entrenamiento.”

Seiya parecía hablar en serio, pero sonaba como nada más que una excusa patética para mí.

“Rista, por el bien de la discusión, imaginemos que tu descabellada hipótesis es cierta. ¿Por qué lloras tanto?”

¡Yo – no lo sé! ¿Por qué estoy tan triste? ¿Por qué estoy tan frustrada? No importa lo mucho que me guste porque él es un humano y yo una diosa. Pero… pero…

¡Por alguna razón me sentí como si hubiera sido engañada!

Insistí.

“¿Realmente no lo hiciste? ¿Lo prometes?”

Seiya dejó salir un profundo suspiro.

“¿Cuántas veces tengo que decirlo?”

“¿En serio? ¿Realmente lo prometes? ¿Lo juras por Dios?”

“Tú eres un Dios, idiota.”

Después de unos momentos de silencio…

“De acuerdo. Es difícil de creer, pero… te creo.”

Entonces comencé a limpiar mis lágrimas con la manga de mi vestido. Seiya rascó su cabeza como si estuviera harto, luego tomó la Muñeca de Cabello de Ristarte de mis manos.

“Ponla en tu bolsa de objetos.”

Él se la pasó a Mash.

“¿¡Ack!? ¡Ah, ah, ah…!”

Mash la pasó de una mano a la otra como si sostuviera algo caliente.

“¡E-Elulu! ¡Aquí, tómala tú!”

“¡E-ew! ¡De ninguna manera! ¡Seiya dijo que tú la llevaras! ¡No hay forma de que yo toque esa cosa!”

Ver su intercambio casi me hace llorar otra vez, pero Seiya le dijo a Mash severamente:

“Mash, llévala tú.”

“¡Er…! ¡B-bien…!”

Y así, Mash de mala gana puso la muñeca en la bolsa de objetos.

“Así que… ¿Ustedes dos terminaron también su entrenamiento?”

“¡S-si! ¿Usted también, maestro Seiya?”

“Si.”

Después de asentir firmemente, Seiya miró a Valquiria.

“Gracias por el entrenamiento, Valquiria.”

“Seiya… pasa por aquí alguna vez, ¿okay?”

“Lo haré.”

Se dieron miradas significativas después de eso.

“¡S-Seiya, vamos! ¡Vamonos! ¡El ultimo general se está preparando para atacar la capital!”

Empujé fuertemente a Seiya porque quería salir de aquí tan pronto como fuera posible.

“¡La Gran Diosa Ishtar nos dio permiso de teletransportarnos directamente a la capital imperial! ¡Tenemos que apresurarnos! ¡La supervivencia de Gaeabrande está siendo amenazada mientras hablamos!”

Después de sacarlo del cuarto a la fuerza finalmente, creé inmediatamente una puerta a Gaeabrande. Seiya miró alrededor por un rato sin descanso y con renuencia, pero peinó su brillante cabello negro ante la puerta con sus dedos como si se hubiera decidido.

“De acuerdo… Vamos.”

Seiya abrió la puerta y la cruzó. Mientras miraba su gran espalda, tenía la pequeña sensación de que algo estaba fuera de lugar. Sin embargo, estaba tan concentrada en lo que ocurrió con Valquiria que ni siquiera dejé que me afectara. Simplemente pensé, Oh, debe habérsele olvidado.

…Porque, por primera vez, Seiya no dijo que estaba “perfectamente preparado” después de entrenar.

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!