—Despierta…..Oniisan, ya amaneció.

—¿hmm…..?

Gracias a que Haruki sentía que su cuerpo estaba siendo empujado suavemente, de poco en poco su conciencia despertó.

—Ugeee, me duele la cabeza……

Siente que la cabeza se le va a reventar. Es una cruda resaca.

Sin embargo, no hay nada de extraño en esto. De hecho, se podría decir que Haruki está acostumbrado a relajarse y quitarse todo el peso de encima del trabajo, tomando sake.

Pero hay dos cosas, que hay en esta ocasión, que son diferentes.

La primera es, que se escucha el sonido de golpear una tabla como cuando cortas algo con el cuchillo……tontontontonton……

Aparte de esa, una más es,

—……¿despertaste?

Cuando abrí los ojos una cara de una chica a quien no estoy acostumbrado a ver, resalta en mi línea de visión.

—¿eh, hey?……¿jaja?

El procesamiento del cerebro ahora no va bien, Haruki se encontraba confundido.

(¿Un sueño….? O puede ser que, ¿por fin pude viajar al mundo 2D?…..nah, por donde sea que veas a esta chica, es obvio que es una de 3D………digo, ¿quién esta niña…..?)

Con la cabeza media dormida, me quedo pensando.

—……..¿no estás despierto?

—Nah, si lo estoy…….creo…..

Le respondo a la chica que estaba inclinando hacia un lado su cuello, ella asiente y dice…

—Ionee dice que falta poco ya para el desayuno. Así que ven a comer.

—Ah, uhm…..

Como me habían solicitado, bajo de la cama, y siguiendo a la chica, me dirijo hacia la cocina.

Veo su figura por detrás, y recién me doy cuenta de que ella viste un uniforme.

Y luego, entró a la cocina y,

—Ah, Haruki san, Ohayou gozaimasu, tome prestada su cocina.

Otra chica viste encima de su uniforme un mandil, y se voltea. Ya con eso aún más el cerebro de Haruki cae en pura confusión.

—Hayou……¡jajaja! Haruki kun, ¡tu cabello esta muy pero muy descuidado!

Como si no fuera suficiente, una chica más está presente, la chica con uniforme quien ordenaba los platos sobre la mesa, lo ve a Haruki y se ríe.

(…..aah, ya veo)

Poco a poco la cabeza de Haruki empieza a trabajar, y le hace recordar los sucesos de ayer en la noche.

             ***

Hitomi Haruki, es por donde sea que lo mires un sinvergüenza esclavo del trabajo.

—Yosh, queda nada más este comando y………

Este día, desde la mañana he estado trabajando arduamente, y ya se acerca la hora de salida. Si fuera un día normal, a partir de ahora empezaría el verdadero trabajo pero hoy ajuste el sistema para que se completara justo a esta hora. Haruki, aunque suene super extraño, quería irse en la primera salida.

Y eso es porque después del trabajo tiene un importante pero importantísima tarea que hacer.

(Terminó esto, y ufff, me va a sobrar tiempo para el talk live de Koeda chan)

Mientras pensaba en eso, ¡TAAAAAN!, presiona con fuerza la tecla de enter.

(Saaa, ¿viste venir eso…?)

El resultado fue 0 errores. El comando ha sido perfectamente terminado.

(Ushhh!)

Dentro de sí, hizo una pose de victoria.

—Hitomi kun, disculpa, estos son los documentos que usaremos en la reunión ejecutiva de la próxima semana, ¿puedo pedirte que la vayas pasando a limpio?

—Ah, claro. Digo, por supuesto.

En ese momento, su senpai le pidió un favor así que Haruki asintió ligeramente.

—Disculpa, Hitomi san. La próxima semana, estoy a cargo de la entrevista para contratar, ¿puedes encargarte, tú?

—Claro, no hay problema.

—Hitomi chan, el próximo trabajo de mantenimiento, te tocará a ti.

—Si, así será.

—Buenas, Hitomi san, este como que hay un cliente que está preguntando por un error y pues…..

—Si, yaya. Mañana iré.

Recibo todos los trabajos uno tras otro y se van acumulando.

Haruki es básicamente una persona a la cual se le hace difícil rechazar favores. ¿Eso es porque es una buena persona?……….no, claro que no. La razón principal es que le da pereza afrontar sus relaciones en el trabajo si llegara a rechazar esos pedidos, y tampoco tiene un nivel alto de comunicación como para rechazarlos. Es por eso que la respuesta se volvió algo mínimamente innecesario.

—Hitomi san, ¡ya termine de ingresar los nuevos datos!

—Hmm, gracias Kozakura san.

Así como para él era difícil rechazar, a Kozakura Iori, trabajadora de medio tiempo, le resultaba igual.

—No, se preocupe. ¡Dígame qué debo de hacer ahora, en qué puedo ayudarle!

Iori pregunta delante de mí, en un tono vigoroso.

—Nah, por hoy terminamos, ya no hay casi nada.

—Ah, comprendo….

Sin embargo la respuesta de Haruki fue corta y simple.

Si fuera un día normal, allí habría terminado la conversación pero….

—Kozakura san, siempre estás llena de energías.

Haruki, quien se encontraba de buen humor por las ansias del evento que iría esta noche, caprichosamente hizo ese comentario.

—¡Si! ¡Es porque quiero serle de ayuda a Hitomi san!

Y entonces Iori levanta la cara vigorosamente, y dice algo que me deja sin aliento.

(…..¿hmmm? ¿Quiere apoyarme a mi?…..)

Haruki inclinó el cuello hacia un lado dentro de sí, y Iori cambio de expresión de repente.

—¡M-me equivoque!

Su cara estaba sonrojada por donde la mires.

—Ehm, no, digo ¡LA EMPRESA! ¡Quiero serle de ayuda a la EMPRESA!

—A no más si, cierto…..

Iori desesperadamente trataba de arreglar el malentendido, y Haruki solo se quedó haciendo una sonrisa fingida ¨ja ja…..¨

—Maa, falta poco para la primera salida, vaya alistándose.

—Si, ¡SI! ¡Enseguida!

Con la cara toda roja se voltea, Iori regresa a paso acelerado a su escritorio, se escucha el sonido de sus tacones.

Haruki se quedó un rato viéndola como se iba cuando de pronto, empieza a escuchar las voces de los escritorios de al lado.

—Iori chan, hoy también se ve muy bonita.

—Ay, la juventud.

—Ese Hitomi……..si eso. Justo pensé lo mismo……jaja que idiota..……

—Y ahora encima ni se da cuenta de los sentimientos de Iori, recién empieza, ¿qué acaso no entiende eso?

Haruki siente miradas frías viniendo hacia él, y entonces, forma la letra ¨へ¨ con su boca.

(Si entiendo los sentimientos de Kozakura san, hasta yo me puedo dar cuenta de eso)

El porqué Haruki no abre la boca, es porque no tiene el hábito tener conversaciones con sus compañeros de trabajo.

(Es obvio, que a ella le encanta el trabajo, ¿no?)

Si alguien aquí tuviera el poder de leer la mente, seguro que le responderían agresivamente¨¡no la entiendes ni un poco!”.

—Parece que la está pasando bien, Senpai. Debe de estar a gusto de ser popular con la chica de preparatoria.

Haruki no tiene para nada el hábito de conversar con sus compañeros pero hay una única excepción.

Esa es……una chica que me habla con un tono ridículo……Momoi kanna.

Su Kouhai que está dos puestos debajo de él. Haruki desde que estuvo a cargo del trabajo OJT, y la conoció en su era de novata de ella, siempre ha estado en el mismo equipo. Un cabello no tan largo pero tampoco tan corto, con un color ligeramente marrón, muy bien arreglado, las gafas de montura fina se adaptan demasiado bien a su atuendo elegante que viste. Una mujer talentosa que desde el inicio demostró gran ingenio para todo, fue adquiriendo experiencia y se llegó a convertir en la estrella del equipo, y tiene un cuerpo muy bien formado con buenas cinturas.

—No digas idioteces ni de broma. Si llega a correr ese rumor, Kozakura san la pasara mal.

El tono de Haruki es totalmente informal cuando habla con ella, a diferencia de como habla con sus compañeros.

—Maaa, no creo que haya algún tipo que crea que pueda ser popular……….

—Jaja…..ay, otra vez. Esa es la única cosa que no ha cambiado en ti, senpai.

Hablando de eso, en esta empresa no se existe alguna regla o tradición que te obligue a llamar ¨senpai.¨ a tus superiores.

Sin importarle, ella le sigue llamada así a Haruki.

—¿sabías que? Había una mujer que estaba interesada en usted, senpai. Cuando íbamos a la preparatoria.

Ella es para Haruki su Kouhai desde la preparatoria. Dejando de lado que estuvieron juntos hasta la universidad, cuando la vio en la ceremonia de nuevos empleados, se sorprendió. Es allí donde Haruki pensó…….que las casualidades dan miedo.

—Si vas a mentir, al menos configúralo con un poco de realidad, ¿no?. Además, la única chica con la que hablaba en mi época de preparatoria eras tú.

—……aah

Haruk se reía  por la nariz, y Kanna suspiro más que antes.

—Mou, tú mismo acabas de contestar la pregunta y aún así ¿por qué no se da cuenta esta persona?…….maaa, no se da cuenta de la rivalidad que tengo contra él, eso significa que no todo es malo……

Gira la cara al lado y murmura para sí misma, tan bajo que no llegan a escuchar las orejas de Haruki lo que decía.

—Ahm…..Senpai, hoy estás diferente.

Con la cara volteada hacia un lado, su voz de Kanna se escuchaba ligeramente suave.

—¿cómo que estás de buen humor desde la mañana, no?

—……….¿Te diste cuenta?

Haruki inclina su cuello un poco  hacia un lado mientras se soba la cara.

—Es que las expresiones de Senpai, son fáciles de leer.

—¿De verdad…..?

De hecho, hubieron muchas personas que me decían que era una persona difícil de entender.

—¿Quién hubiera pensado que el trabajo de hoy se pudiera hacer sin problemas, no?

—Maaa, es una forma de decirlo….

Lo correcto sería que este es el resultado de haberme organizado, y dar todo de mi hoy. Todas las cosas que podía aplazar las pase para los siguientes días desde mañana. Ese sería la forma de explicar de cómo lo hice.

—Eso quiere decir que hoy saldrás temprano.

—Si no llega aparecer un problema, pues si ah.

Responde mientras cuestionó el tono de Kanna que deja ver una  impresión inocente.

—Entonces, solo si usted desea……..¿Quisiera ir conmigo por unas copas después del trabajo?

—Ah, perdón. Ya tengo planes.

—……..Si, lo suponía.

Ella continuamente invita a tomar a Haruki pero él sale rápido del trabajo por una razón, una tarea de  suma importancia ( principalmente relacionado con su mundo otaku), casi nunca se ha realizado, una salida entre ellos. Sin embargo, ella sigue invitándolo a tomar a pesar de que Haruki la ha rechazado muchas veces, por eso es que Haruki llego a entender de que a ella le gusta mucho ir a tomar unos tragos.

—Senpai, ¿de que trata esa tarea importante que hace cuando sale temprano del trabajo?

Con un tono implacable, Kanna pregunto.

—……no es nada, es una tarea algo tonta…

Por cierto, Haruki mantiene en secreto su lado otaku de todos. Y eso también va para su acompañante desde preparatoria, Kanna.

En el tiempo que iba a la secundaria, lo molestaban mucho por lo que era un otaku, no llegó al punto de ser golpeado, pero sus palabras dolían. Desde ese entonces, tanto como sea posible oculta su hobby.

En el medio de la conversación con Kanna, el timbre que daba a conocer la hora de salida sonó.

—Otto, bueno ahí nos vemos….

Se venía un tema delicado de tocar, así que Haruki cortó la conversación. Ya estaban listas sus cosas para retirarse.

Y por si acaso, ahora solo revisar el correo de mensajes y……..o eso lo que pensaba pero…

—Oe, espérate un rato.

De repente, empecé a sudar, presiono el buzón de mensajes…..la carpeta que estaba separada por si llegaba a parecer un error, está comenzando a recibir muchísimas alertas.

Al instante después, empezó a sonar los teléfonos de aquí y allá en toda la oficina.

—¡Hitomi!  El teléfono es de la operadora, dice que¡ ”la alarma de alerta se ha encendido en la sala del servidor.”!tal vez sea un error pesado pero este sistema es tuyo,¿verdad?

—Hitomi kun…….algo está pasando, con el sistema de cooperación, no responde. Puede que se haya detenido debido al error del otro sistema.

—¡Hitomi san! ¡Llamada de un cliente! ¡Está furioso porque el sistema no responde, encima que todavía no ha terminado el día!, dice. ¡No creo que pueda calmarlo, por favor!

Una tras otro iban llegando más y más problemas.

—Senpai…..Lo siento muchísimo. No se preocupe, lo ayudaré. Yo me encargo de la sala del servidor.

—Uhm…..te lo encargo.

Kanna quien le hablaba con un tono de estar amarga, Haruki le responde sin fuerzas.

—Este, ehm. Hitomi san. ¿Hay algo en lo que pueda ayudarlo……?

—Nah, particularmente nada. Los medio tiempo que regresen temprano a casa.

—Entiendo……

Iori se acercó pero Haruki le responde de manera fría y corta. Iori se deprimió un poco y se dio media vuelta.

—Hitomi kun.

En ese momento, el asiento de unos de los de gigantes de aquí, se levanta y se acerca hacia aquí, el gerente Momiyama.

—Hoy solicitaste con anticipación que saldrías en temprano pero se pospondrá para otro día, ¿conforme? Hoy harás horas extras.

No es una mala persona pero tiene el defecto de hacer observaciones que irritaran a cualquiera, muchas para ser exactos.

—Por favor, contamos contigo. ¡Eres la  estrella de esta sección, no……de toda la empresa entera!

Por ejemplo como ahora, esos comentarios son los que irritan pero….en cualquier caso, en esta ocasión debo decir…

—Sí…..Haré lo que pueda…..

Haruki se dio por vencido en participar en el talk live.

*la imagen de Haruki y detrás esa sabrosa Kouhai*

***

Luego de eso me emborraché como si fuera el fin del mundo y dio como resultado darle un lugar donde dormir a las 3 hermanas.

—Ohhh, ¡sugoi! ¡Una casa aislada!

Haruki llevaba a las chicas hasta su casa, cuando……Roka ,la segunda hija, levantó la voz.

—Pero ¿y la gente que vive contigo, no tendrá problemas al vernos? Traer a tres menores de edad hasta tu casa, ¿ya le has informado? O no me digas que ellos están  acostumbrados a que traigas a menudo chicas.

—¡Roka! ¡No seas maleducada! Lo siento, Hitomi san.

Iori la mayor de las tres, corrige a una sonriente Roka.

—Nah, no te preocupes. De hecho al contrario, creo que se ha tomado en cuenta a mi familia.

—……….secuestro de infantes.

—¡¿Hakua, donde has aprendido esa forma de hablar?!

Hakua, la tercera y menor de las tres, murmuró. Hizo que Iori abriera los ojos exageradamente por la sorpresa.

Por cierto, ya todos nos hemos presentado hasta ahora. Desde esta primavera, Roka estará en primer año de preparatoria, Hakua estará en tercer año de secundaria, eso es lo que me dijeron. Ah y Iori estará en segundo año de preparatoria, aunque esa información ya la conocía.

—¿Creen que puedan hacer menos bulla………? Si siguen así, los vecinos escucharán.

—Ah, ¡disculpe…….! Lo siento.

Arrugando las mejillas, Iori agacha su cabeza.

—Y aparte,hace tiempo vivía con mis padres en esta casa pero……..cuando empecé a trabajar, mis padres se mudaron. Con todas sus cosas, y ahora vivo solo en esta vivienda.

—…..¿uhmm? ¿Así que eso pasó?

Roka mira a Haruki desde un costado mientras que habla con un tono triste.

—…….¿? Es por eso que tengo muchas habitación desocupadas, así que pueden tener una habitación para cada una.

Haruki termino de explicar, pero se quedó preguntándose porqué  habrá reaccionado así.

—waaa, eres ser muy generoso, Haruki kun. ¿Y no pareces ser un gordito?

Haruki se sorprendió de que de la nada le sobaran la barriga.

—Roka, ¡Ya te dicho que no seas maleducada! Y una cosa más, por favor llámalo por su apellido, a Hitomi san.

—Jaja, no creo que le moleste que lo llame por su nombre.

Esa forma de romper el hielo, y acercar distancias ¨oh, oooh………..era de esperarse de una gal¨, Haruki se quedó impresionado por el misterio que irradiaba Roka, y sobre lo del nombre y el apellido, así como ella dijo, a Haruki le da igual.

—Kozakura san, si te molesta tanto eso. ¿Qué tal si tu me llamas por mi nombre?

—Ehm, ya, entonces…………………..Haruki san, ehmmm……..

Haruki encoge los hombros dejando claro que le estaba gastando una broma, pero Iori le hace caso llamándolo por su nombre con una voz muy baja.

—…….¿eh?

—¿eh?

Haruki no pensaba que de verdad ella lo llamaría por su nombre, así dejó salir un grito, Iori se lo devolvió con el mismo tono de voz.

—Ah Ah…..

La cara de Iori iluminada por las luces de los postes, estaba pintada completamente de rojo.

—Di-Disculpe, ¡Olvide lo que dije, Hitomi san!

—Ah, no. Solo me sorprendiste. Llámame como quieras, de verdad. Solo una cosa en el trabajo si porfa, te pido que me llames si o si, ¨Hitomi san¨, ¿ok?

—¡Si! Hito, digo, ¡Ha-Haruki san!

—jaja…..

Lo llaman por su nombre casi gritando, así que Haruki no pudo evitar rascarse la mejilla por la vergüenza.

—………..Si, siii, paren de hacerse ojitos como si fueran enamorados y entremos de una vez a la casa.

Roka corto el ambiente de los dos.

—¿enamorados?…..¿Haruki y yo?, ¡No puede ser posible!

—Onee, viéndote, ya no es necesario seguir investigando para darme cuenta.

Iori sacudía la mano sonrojada sin parar, Roka se queda viéndola por un rato.

—maa, ¿qué tal si por ahora lo dejamos aquí y entramos?

Ahora mientras sentía que las palpitaciones de su corazón se aceleraban, Haruki saca de su bolsillo la llave y abre la puerta.

—Me dejaré llevar por tus amables palabras, gracias

—Discúlpeme, ojamashimasu………

—………ojamashimasu.

*ojamashimasu se lee oyamashimasu, y se dice cuando entras a una casa, es de uso formal.

Roka caminaba naturalmente, Iori camina con miedo, Hakua miraba el interior de la casa con cuidado. Entran a la casa en orden.

—La habitación del segundo piso está vacía, usen lo que quieran. El futón está a un costado. No se ha usado por bastante tiempo así que puede ser que esté con polvo, discúlpenme.

—Discúlpenos a nosotras por las molestias…….

Haruki señalaba las escaleras, Iori otra vez agacho la cabeza hasta donde pudo.

—Ok, ustedes, dos. Vamos.

—Uhm.

Iori toma la delantera y se dirige a subir por la escalera, Hakua la sigue por detrás.

—……Enseguida.

Acto siguiente, Roka también se dirigió hacia las escaleras.

—Por cierto, Haruki kun ¿cuál es tu habitación?

Sin embargo, no avanzó más y en vez de eso se volteó y preguntó.

—¿hmm? Ah eso, el más cerca de las escaleras, ¿por qué?

Por qué preguntara eso, Haruki pensó inclinado hacia un lado el cuello. Y responde señalando su habitación con el dedo índice.

—¿te vas a bañar?

Roka nuevamente lanza otra pregunta.

—Nah, hoy me echaré a dormir así no más………

—…..ya veo.

Aparentemente, su expresión cambió a una rígida.

—Si quieres bañarte, puedes ir. Está por esa esquina el baño. En la habitación para cambiarse antes de entrar a la ducha, hay una toallas, úsalas.

—hmmm…..

Haruki pensó que Roka puso ese tema porque ella es la que quería bañarse, pero su expresión cambió a una aburrida.

—KU…….

Haruki tenía curiosidad en seguir la conversación pero el sueño ya lo estaba atacando. El encuentro de golpe de las hermanas Kozakura, ya se había resolvido temporalmente. Pero antes de eso Haruki ya estaba bien borracho.

—Maaa, básicamente, puedes hacer lo que quieras. Bueno, ya me voy……

Haruki entra a su cuarto pero,

—hmm……

Sin saber el porqué, Roka siguió a Haruki hasta su cuarto.

—…….¿? ¿Todavía tienes alguna pregunta? Lo siento pero te agradecería si terminas de una vez……

Mientras pensaba lo problemático que era la chica, se voltea dándole la espalda a la cama.

—…….Entiendo.

La cara de Roka que estaba ligeramente hacia abajo, se levantó. Y alineó su mirada con la de Haruki,

Sus ojos se veían con una luz de decisión.

—Eiii

—Owaaaa….?!

Haruki no espera el siguiente movimiento de Roka, no esperaba que lo empujara, así que fue tumbado en la cama.

—¿qué haces……??

Haruki apoyándose de sus manos levanta la mitad de su cuerpo.

Y lo que saltó en visión fue…..

—¡Teiyaaaaaaa!

Roka levanta la voz mientras se termina de desnudarse su uniforme.

Hace su aparición un cuerpo cubierto solo por ropa interior y un sostén. Una cintura estrecha con curvas. Su delgadez es la misma como cuando vestía su uniforme, pero si la miras desnuda, se ve que tienes una pechos grandes.

Luego de analizarlo de manera detenida, volvamos….

—Hey, ¿qué te pasa?

Haruki recupera la compostura, y aunque sea tarde trata de desviar la mirada de ella.

—¿nee? ¿A qué tengo un buen cuerpo?

Roka desnuda se sienta encima de la rodilla de Haruki.

—Hakua es un bebé, ella no cuenta. Y onee no está acostumbrada a tratar con hombres. Yo soy la mejor, solo yo puedo hacer sentir bien a Haruki kun.

Al borde de una esquina de mi visión, veo a Roka sonriendo encantadoramente.

—Es por eso que solo necesitas relajarte, ¿entiendes?

Pone su mano encima del pecho de Haruki, y le susurra en la oreja.

(Nonononononono, ¡¿cómo terminamos aquí?! ¡¿Esto es un sueño?! ¡¿Cuando me dormí?! ¡Ves, yo sabia que jugar mucho eroge, no era bueno para la salud mental!)

Haruki por dentro estaba sorprendido de cómo han podido terminar las cosas, no esperaba nada esto, pero fue allí cuando se dio cuenta.

(¿Su mano?…..esta niña está…)

La mano de Roka temblaba un poco pero se podía sentir a pesar de llevar Haruki puesta una camisa.

—……Oye..

¨¿Que debería de decirle?¨, se mataba pensando, Haruki. Le daba vueltas y vueltas a su cabeza para saber elegir las mejores palabras.

—¿Roka? ¿A dónde fuiste?

Y en ese momento, se escuchó la voz de Iori desde afuera del cuarto.

—¿hmmm? ¿Este cuarto, hace un rato estaba cerrado?….

Acto siguiente, Iori entra al cuarto a revisar.

—Ah…….

En ese instante, solo en un segundo, las expresiones de ella cambiaron circularmente.

Primero, sorpresa. Luego, una cara de haber recibido una cruel herida. Y por último, una cara de decisión.

—……ya veo.

Iori cierra los ojos una vez, y después de pasar un segundo, vuelve a abrirlos.

Luego de eso, ella así como si nada empezó a desnudarse. Comparándola con Roka, en general su silueta está un poco rellena. No por el lado de estar gorda, sino que  se siente que tiene un atractivo más saludable. Y lo que sobre todo roba la atención de los ojos son esos enormes y sorprendentes pechos. Como si estuvieran tratando de llamar la atención, estaban siendo presionados por el sujetador, tan grandes, con ropa se veía que tenía unas proporciones modestas pero ahora de verdad que está que quieren explotar.

—¡¿qué pasa, ahora? ¿Por qué te desnudas?!

Luego de verla y apreciar su figura por sus instinto, ahora Haruki se pone nervioso y desvió la mirada de su cuerpo.

—¡Haruki san!

—¡Uohh!

En su cara algo enorme y muy suave empezó a presionarlo.

—¡Por favor se lo ruego! ¡Puedes hacer lo que quieras conmigo, pero a mis hermanos no las toques, apiadarse de ellas! Por favor, por favor.

—Espera, yo……

—……Haruki kun, ¡Déjame esto a mi! ¡Seré definitivamente mejor que onee!

—Las dos, espe……

Desde los dos lados, sus cuerpos chocaban y abrazaban el cuerpo de Haruki.

—¡Mis oppai son más grandes!

—¡Haruki kun, prefiere mejor mi cuerpo tonificado!

—Escúchenme, yo………

La voz de Haruki no les llegaba a ninguna de las dos, ella se encontraban muy desesperadas por ganar.

—¿espera, Roka…? ¿Me acabas de llamar gorda?

—¿ja? ¡¿Onee, tú me dijiste que era plana?!

—no, yo no quise decir eso…..

—Yo tampoco dije que estabas gorda……

—¡Ya tranquilícense, de una vez!

Por alguna razón ya cuando Haruki se sentía presionado, estiró las manos para alejarlas de su cuerpo. Haruki no tenía ningún objetivo definido solo las empujo sin ver.

Sin embargo,

—AH…..

Dijeron las dos, con un tono de sorpresa. Finalmente en esta etapa, Haruki nota que en la palma de su manos hay algo suave, estrujable. Tuvo un mal presentimiento, y miró de derecha a izquierda.

—…..¿ya se dio cuenta?, más grande es mejor.

—nono. Yo también tengo mucho……

Pude verificar que mis propias manos estaban agarrando sus senos de cada una.

—¡Es por eso que debo de ser yo!

—¡No, yo debo……..!

Las dos se sonrojaron pero cada vez se fueron acercando más nuevamente a Haruki.

—¡Ya, basta! ¡Cálmense! ¡Yo no tengo ninguna intención de ese tipo con ninguna de ustedes!

Sin embargo, Haruki grita, y las dos se quedan viéndose. Luego, vuelven a ver a Haruki mientras parpadean consecutivamente.

—Pero Haruki kun, perfectamente hiciste lo que hacen los hombres, traer a una mujer a su casa para ya sabes, hacer eso…..

Parece ser que Roka malinterpreto las acciones de Haruki.

—¡claro, que no! ¡Solo les di una casa donde dormir, nada más que eso!

—¿qué, de verdad?

Haruki mantenía el tono de voz fuerte, y entonces al fin el cuerpo de Roka que jalaba a Haruki, lo soltó.

—Este, pero, antes, ehm….¿no estabas tratando de hacerlo con Roka?

—¡No, de hecho yo soy el que estaba siendo atacado! ¡Viendo las posiciones de los cuerpos al comienzo, era fácil de notar que era yo, la víctima!

—Ahora que lo dice, es verdad…..

Iori también me atacó.

—Si ya lo entendiste, primero ponte ropa….

—¿?

Haruki sonrojado dijo de golpe, las dos chicas reaccionaron nerviosas, se alejaron de Haruki y recogieron del suelo cada una su ropa.

Después de que Haruki les diera la espalda, por un rato, solo el sonido de los roces de la ropa se escuchó en la habitación.

Y después de unos segundos.

—¡Lo siento muchísimo! ¡Por haber dudado de usted, nos ayuda y nosotras pensamos así de usted. De verdad, discúlpenos!

Iori con las rodillas en el suelo, agacha la cabeza y se disculpa.

—Nah, jaja. El haber podido resistir el encanto mío y el de onee, Haruki kun, tú autocontrol es como el acero. Es eso o puede ser que no estés interesado en las mujeres, y estes para otro bando.

Por otro lado, Roka se mataba de la risa.

—¡Roka, por favor a disculparse! Ya te he dicho miles de veces que no seas maleducada.

—Mugyu…….

Sin embargo, Iori agarra su cabeza, y la fuerza a agachar la cabeza.

(Ah……justo para estos momentos, ¿qué es lo que se debería de decir?…..ya sé. Debo de actuar como un apuesto protagonista que instruye a la heroína, quien es muy joven para él…..)

Mientras pensaba, por fin halla las palabras y,

—Naaa, es por eso. Yo no soy tan morboso como para ponerle las manos encima a unas niñas.

Lo que acaba de decir, es mitad mentira. Las únicas con las que ha tratado han sido exclusivamente solo las mujeres 2D.

Esto es solo la forma de ver las cosas de Haruki, pero…

—Claro, por supuesto…..

—Mou, no estoy en edad para que me llamen ¨niña.¨…….

Iori con una voz un poco oscura, Roka con un tono de protesta, murmuran.

—Son solo niñas, viéndolas desde mi edad.

Este también es mitad mentira. Porque la verdad es que aunque le moleste, su cuerpo reaccionó a los cuerpos desnudos de ellas. Sin embargo, lo que es cierto es que no tenía ninguna intención de tocarlas, lo juro.

—Ya bueno, yo mañana, tengo trabajo…….así que rápido, déjenme dormir…..

Y esto último, es 100 por ciento verdad.

—Ah, sí. De verdad, lo sentimos mucho…….

Iori se volvió a disculpar, hoy cuántas veces se habrá disculpado, no lo se.

—………¿lo siento?

Por cierto, esas disculpas de Roka que fueron con una voz pequeñísima si llegaron a ser oídas por Haruki.

—Ya está bueno, ¿no?. Ustedes, ya váyanse a dormir.

Haruki se despidió de ellas sacudiendo la mano, y las dos una vez agacharon la cabeza y salieron del cuarto.

—…………..fuiiiiiii

Después de verificar si la puerta ya estaba cerrada, Haruki suspiro una gran cantidad de aire que estaba aguantando. Hoy han pasado muchísimas cosas, ya ni yo sé porque estoy suspirando.

Primero el principio del fin con el error de sistema de hoy, arruinando y impidiéndole ir a participar en el talk live de Koeda chan. Y ahora debo de organizar todo para poder ir a la siguiente fecha,…….y por encima de eso, las hermanas Kozakura. Siento que debo de pensar en muchas cosas pero,

—………a dormir.

Por ahora, Haruki tomó la decisión de ir de viaje al mundo de los sueños, desechando todas sus pensamientos.

***

—¿Haruki san?¿sucede algo?

—…….¿Te has quedado dormido?

Gracias a las voces de Hakua e Iori, la conciencia de Haruki pudo regresar a la realidad.

—Ah, aah, un poco……..es que ayer me eché a dormir tarde.

Responde con una sonrisa ligera y piensa.

(De verdad, doy las gracias de que no haberlas tocado de más cuando estaba borracho, es un alivio…..)

Si hubiera sido así, sus expresiones hubieran sido diferentes, a que si.

(He podido proteger las sonrisas de estas niñas…….diría eso, pero creo que estoy exagerando.)

Eso pensaba Haruki pero…….lo bueno es que sus recuerdos de anoche están frescos. Recuerda claramente a las chicas cuando estaban solo con su ropa interior puesta, en secreto, su corazón se aceleró.

—¿Ah〜? Sate, ¿ya recordaste mi sexy body y te excitaste?

Roma sonríe vigorosamente y lo mira, las expresiones de la cara de Haruki se intensifican.

—…….jaja, ¿qué dicen los niños?

Le mostré una carcajada, no estaba seguro de poder arreglar mi expresión.

La Roka de ahora, no parece estar maquillada y tiene una impresión más limpia que la de anoche, pero sigue teniendo las características como para poder ser descrita como “Bijin”. Aunque sinceramente, Haruki dentro de sí se trataba de convencer de que ella era todavía una “niña”.

—¿Todavía, no?, ¿ah, te haces el fuerte? Igual siento una mirada pervertida.

—Ya quisieras, ¿no te estás sobreestimando?

Me río por la nariz para demostrar mi lucidez, pero Roka terminó abrazándose a sí misma su pecho, presionando los. Así que terminó desviando la mirada.

—Siii, ¡Haruki desvió la mirada, per-dis-te!

—¿perdí que?………desde la mañana, y ya estas con la tensión alta.

Roka me señalaba felizmente, solo me quedo sonreír secamente.

(Pero, siento que está más relajada que ayer. ¿Será que ahora tiene más confianza conmigo?)

¨Roka, ¡no señales!¨, Mientras veía a Roka ser regañada por Iori, voy pensando en lo anterior.

Luego, siento que me están mirando desde un costado, así que volteo a ver.

Cruzo miradas con Hakua, parece ser que no ha parado de verme desde que llegue.

—……oniisan. ¿Qué has hecho con Roka nee?

—No, nada………

En realidad se me hizo difícil negar lo acontecido con un ¨no lo hicimos¨, y mi respuesta terminó siendo una ligera…

—¡En vez de hablar de eso, gracias por el desayuno!

Forzó a cortar la conversación, y llegó a la mesa del comedor.

—……Oohhh

Levanta la voz en exclamación al ver lo que estaba encima de la mesa.

—Sugoi, de verdad está 10 de 10.

—No, para nada. Esta exagerando.

Iori responde negando y sacudiendo sus manos a un costado, pero esas palabras venían desde el corazón de Haruki.

La yema del huevo frito esté dorado y está acompañado de hierbas encima, hay un filete de pescado frito. De el arroz blanco sale humo demostrado que acaba de salir de la arrocera, y el misoshiru al igual que el arroz ha sido servido al instante. Los ingredientes que acompañan el caldo del misoshiru son tofu y algunas algas.

—Ah, eso. Discúlpeme. Me tomé el atrevimiento de usar los ingredientes que habían dentro de la refrigeradora.

—Nah, no te preocupes por eso. Todo bien pero……¿había esto en mi refrigeradora?

Ocasionalmente, en mi borrachera a veces salía de casa a comprar víveres, y me preparaba bocadillos pero esas veces aún las puedo contar. Ósea que al final, los ingredientes o víveres se dejan en la refrigeradora varios días, así que no es algo raro que se desconozca que haya y que no, ni siquiera el propio Haruki sabe que hay allí dentro.

—Eehh, maa. Hubo algunos que me alcanzó apenas……para todos,

Por la amarga sonrisa de Iori, parece que la mayor parte de la comida posiblemente este a pocos días de vencer.

—Das una imagen de ser buena en la cocina por haber podido cocinar solo con las sobras del refrigeradora, me sorprende…

—Ionee era la encargada de la cocina en nuestra casa.

Hakua le levanta la voz a Haruki emotivamente, y como si estuviera presumiendo ella, infla el pecho. Solo una cosa, ¨era.¨ esta en pasado, si dijera que no tengo interés en saber sobre que paso en su hogar sería mentira……eso nuevamente me lo planteo en mi cabeza.

—¿Y qué tal si comemos? Antes que enfríe, rápido siéntense.

¿Iori se puso tímida por las alabaciones?, con una rapidez terminó de hablar y se sentó.

—Ah, tienes razón.

En el tiempo de que Haruki se tomó en asentir, Roka y Hakua alcanzaron a asentarse.

—Listo, todos juntos…….Itadakimasu.

—Itadakimasu.

—Itadakimasu.

Iori es la primera en juntar las manos, Roka y Hakua la siguen a ella.

—……..Itadakimasu.

Haruki había perdido la costumbre de dar gracias por la comida por un largo tiempo, es por eso que se demoró en reaccionar.

(….¿Hace cuanto tiempo que no tomo un misoshiru?)

Mientras que pensaba en eso, empieza a beber el caldo del misoshiru.

Dentro de su boca se expandió un sabor que le trajo nostalgia.

—Uhm, esta rico.

—O-osomatsusama….

*osomatsusama es una palabra que se dice cuando ofreces algo, te alaban y les expresas tu agradecimiento pero a la vez de forma humilde le dices que no es para tanto.*

Iori recibe mis palabras sinceras, sonriendo mientras que su cara se sonroja.

—¿……fuuunnnn?

Roka al ver así a su hermana, sonrió traviesamente.

—Haruki kun, el huevo frito también está bueno, ¿y si lo pruebas?

Y entonces, con sus palillos agarra un huevo.

—Haber, di aaaaaaah.

Eso lo estiro hacia la boca de Haruki.

—¡Ro-roka! ¡Tus modales!

Iori trata de corregir a Roka, y luego, mira a Haruki.

Roka al ver esto, hace que su sonrisa traviesa se haga más grande.

(……Roka chan, haber igual, te vas a inclinar hacía a mí, ¿verdad?……sate, ¿qué hago ahora?)

Lo normal sería que Haruki no participar en sus juegos pero,

(Entonces aquí debo de actuar como uno de esos prota insensibles…)

Sin embargo, ¿será que pensé de esa manera porque mis días no habían sido tan extraordinarios como lo son desde ayer?

—Ya entonces, ahí lo recibo, ahmmm.

—Ah….

—-Ah…

Iori y Roka levantan un poco la voz, porque Haruki se había metido la boca el huevo frito que le estaba invitando Roka.

—Uhmm, cierto, muy muy rico.

—Fu, fu fu ¿hmm? Pues obvio.

La sonrisa traviesa de Roka se ha vuelto algo tiesa, ¿o solo soy yo el que piensa eso? Puede ser.

—Ya entonces, ahora me toca a mi.

Pero en un instante, las expresión de ella vuelven a la normalidad como nos tiene acostumbrados.

—A mi también me gustan muchos, los huevos fritos de Onee.

*imagen de Roka y Hakua comiendo*

Roka agarró con sus palillos otro pedazo de huevo frito, y cambiando su ambiente a uno de traviesa, y se lo llevaba a boca cuando,

—¿vaya? Haruki kun, ¿puede ser que tengas interés en mis palillos? ¿Hay algo raro?

—No, para nada. Solo los mire de casualidad.

Sin querer miro los palillos donde él anteriormente había comido el huevo frito, eso despertó en Haruki un malestar.

—saaaa, aqui voy, me lo voy a comer. Hmmm, se ve muy rico.

Roka no paraba de sonreír mientras que acercaba más y más el huevo frito y los palillos a su boca…..y cuando ya iba a chocar con sus labios….

—¿Roka?

En silencio pero sin perder fuerza, se escucho la voz de Iori.

—¿Ya te había dicho que cuidaras tus modales, no es cierto? Roka. Toma, unos nuevos palillos.

Iori sonriendo muy feliz, le alcanza nuevos palillos a Roka.

—Noo, Onee. Si agarro esos, pareciera como si hubiera perdido…..

—¿Roka?

—Pero escúchame, Onee…..

—¿Roka?

—Tus ojos, dan miedo. Onee…..

—¿Roka?

—Ok, ya entendí……

Roka asintió y recibió los palillos dándole a su hermana la victoria, quien repetía consecutivamente con una sonrisa que no sacudía ni el fino polvo. Haruki siente que acaba de observar la relación y el poderío de quién manda entre las hermanas.

—………….

—…………

—………….

Luego de eso, Roka sigue comiendo comiendo con una expresión amarga, Iori quien de vez en cuando miraba a los ojos a Haruki, sus dos miradas de ellas hicieron que el ambiente fuera sofocante para él…….el ambiente siguió así de malo por un largo rato, donde solo se escuchaba el sonido de los cubiertos.

—¿y este ambiente?

El murmullo de Hakua se derritió en el medio del silencio.

***

Luego de aproximadamente pasar una hora después del nostálgico “Itadakimasu”

—zen…….jaa……por poquito. Safe.

—Jii, fu…..me alegro mucho que hayamos podido alcanzarlo……

Haruki y Iori subieron a las justas al último tren que iba de salida hacia la estación que está cerca de su trabajo. Entraron y empezaron a transpirar por el cansancio.

Debido a que era la primera vez en mucho tiempo de que no comía desayuno en casa, el tiempo se me pasó volando, dio como resultado salir de casa tarde y correr como locos hasta llegar a la  estación.

Pero Haruki almacenaba dudas sobre Iori,la chica con uniforme a su lado.

—¿hmmm? ¿Por qué subiste al mismo tren……..? ¿Qué hoy no tienes colegio…….?

—ajaja, ayer también fui a trabajar desde la mañana……….es que ya entramos en descanso por la primavera.

—Aah, comprendo.

Haruki se había alejado muchísimo de esos conceptos, “largos descansos del colegio” ya que en el trabajo no hay muchos como en esos tiempos.

—……….

—……….

Luego, el silencio arraigo.

—………ehm, Haruki san.

La expresión de Iori se puso firme.

—Muchísimas gracias por habernos dejado dormir ayer en su casa.

—No te preocupes por eso. Yo me ofrecí.

Haruki finge una sonrisa, y recibe el agradecimiento de Iori por enésima vez.

—Nosotras nos iremos hoy……..porque no queremos dar más molestias.

Sin embargo, la siguiente palabra hizo que arqueara las cejas.

—…….¿Acaso ya tienen un lugar a donde ir?

Acabo de preguntar pero ya me imagino la respuesta.

Si ya tienen un lugar a donde ir, seguro recurrirán al “Kami”.

—Eso……pues…..creo que…..

Por defecto, Iori empezó a tartamudear sin dar una respuesta. Hasta que por fin,

—Hoy ya nos hemos calentado mucho, así que ¡creo podremos dormir tranquilas en la calle!

Iori dice eso, y Haruki dentro de sí, siente pena.

(Uhm…..es de esperarse de que si escucho esa respuesta, yo, yo no tengo el corazón como para echarlas a la calle…..si fuera por mi no tendría ningún problema en dejar que se queden unos días más pero ¿estará bien para ellas? Como que pueden pensar de que tengo un plan sucio entre manos o algo así, ¿no?. Algo como “ahora que ya han bajado la guardia, atacare……..”nono, pero si ayer deje en claro mis intenciones con ellas……..todo irá bien, tiene que ir bien…..)

Un remolino de dudas arrugo mi pecho.

—Si llegara el momento, yo estaría dispuesta….

Sin embargo, la expresión de Iori tuvo un cambio brusco.

—Entonces, ¿qué tal si se quedan en mi casa hasta que encuentren un lugar donde vivir?

Haruki cuando vio su expresión y lo que significaban sus palabras, no pudo evitar proponerle su casa.

Ni siquiera pensó en actuar como un protagonista de un anime, simplemente fue sincero y dijo lo que pensaba.

—Pe-Pero, nosotras no tenemos cómo devolverle ese favor……….

—¿Ese es el problema?. A verdad justo me acuerdo, ¿y si me ayudan con los gastos?

En vez seguir poniendo excusas, añadí una condición.

—Además, es difícil para mi, solo. Estar viendo los gastos de la comida, casa, la luz, todo eso. ¿Y no hay ese dicho de que si nadie vive en una casa, se hace más vieja más rápido?. Será bueno para las habitaciones, nuevos aires. Es por eso que agradecería de hecho, si pudieran aceptar mi propuesta.

Hablé rápido sin tomar tiempo para respirar, pero bueno al menos nada es mentira de lo que dije.

—………Es porque eso que te pido….

Haruki dudo por un momento si decirlo o no, se dio un respiro y continuó abriendo la boca.

—Ya no hagas esas cosas como anoche.

Dije lo que pienso con un tono firme.

Los recuerdos aún están frescos, aún recuerdo el cuerpo de Iori anoche. Si Haruki hubiera tenido la intención de hacerlo con Iori, no se hubiera detenido a medias. La expresión de hace un rato era la misma como cuando decidió desnudarse enfrente de mí, y darme su cuerpo, llena de decisión. Puede ser que si vuelve a buscar un lugar para dormir, ella seguro que vuelve a recurrir a ese método. Imaginarlo hacía crujir mi pecho, inconscientemente, complete la frase que ella casi me dice.

(……..a ser un sacrificio.)

Dentro de mí, siento mucha pena por ella.

(Yo no tengo el derecho como para decirle eso, no tengo la responsabilidad de ver por ella. Pero igualmente le dije “no lo hagas” porque odiaba esa idea. Lo único que puedo ofrecerle es más días en mi casa……esas son mis únicas intenciones pero…….)

Haruki aunque ya es muy tarde empieza a arrepentirse por haber dicho lo anterior.

—S……

Al lado de Haruki, los labios de Iori se movieron.

—¡Si!

Cuando me di cuenta, había asentido fuertemente. Sus cachetes tenían un color escarlata, pero por alguna razón se veía contenta.

—¡Lo juro por Haruki san, ya no haré esas cosas!

—No es necesario que jures por mi……

Haruki se puso tímido, desvío la mirada y se rascó el cachete.

—Entonces, ¿te parece bien la idea de que te quedes desde hoy en mi casa, no?¿Quedamos así?

Desviando aún la mirada, verificó su respuesta.

—……Si. Disculpe las molestias. Desde ahora, ¡Estaré a su cuidado por más tiempo!

Nuevamente Iori después de levantar y bajar la cabeza, sonrió de la manera más bonita que había visto.

(Esa sonrisa es la mejor………esa debe ser tu manera de agradecerme)

Por dentro, pensaba eso. Sin embargo, luego en un instante…..

(Uwaa, esas frases no van conmigo……..lo sabía, no creo tener lo suficiente como para convertirme en un protagonista decente)

Me dio mucha vergüenza lo que pensé, me alivia muchísimo el hecho de no haberle dicho eso.

***

Después, no pasó nada particularmente, y llegamos a la empresa.

—¡Ohayougozaimaaaasu!

—¡Ohayougozaimasu!

Haruki y Iori entraron a la sección de oficinas pero primero saludaron por educación.

—Ohayougozaimasu, senpai, Kozakura san.

Kanna estaba justo cerca de la entrada y les devolvió el saludo.

—…….¿Han venido juntos al trabajo?

Sentí como que……..sus lentes empezarán a dar brillo.

—Si, nos encontramos de casualidad y pues venimos.

Haruki respondo con un tono de que no ha pasado nada.

—……..¿solo soy yo? ¿O siento que el ambiente entre ustedes dos es diferente al de ayer?……..no se, es como que los ve más amistosos.

Menuda observación da Kanna. Era de esperarse que su relación que ayer era de “compañeros de trabajo” se hayan acercado más, hasta Haruki se dio cuenta de eso.

—Ajaja. ¿Qué dices? Está igual que ayer, obvio.

Aquí solo nos queda esforzarnos por desviar su atención.

—¡Por supuesto! ¡No nos hemos acercado más, de hecho seguimos igual de siempre súper alejados! ¡Nuestra relación es una noble!

Iori parece que a su manera también trata de ayudar.

—¿una relación noble?….¿cómo que no encaja? ¿No será con otro significado?

—¡Ah! ¡Si, tiene razón! ¡Me he equivocado!  Es decir, eso pues. ¡Yo siento que….ehm….enfrente de Hitomi san hay una altísima pared!

—Awww, que lastima por Hitomi senpai.

—¡Dis-Disculpe, en el buen sentido de la palabra!

Posiblemente ni siquiera apuntó a eso pero la conversación se fue por otro rumbos dando como efecto el éxito del desvío de atención de Kanna. Haruki dentro de sí, dio gracias de que la conversación haya fluido normal.

—Co-Como sea, ¡igual solo con pasar una noche juntos no va a cambiar todo de repente!

Sin querer casi vomito, al escuchar la repentina bomba que acaba de lanzar Iori.

—¡¿una noche juntos…….?!

Kanna se queda en shock.

—¿acabo de escuchar “una noche juntos”……?

—¿No es la voz de Iori chan…….?

—¿con quién……? ¿Hitomi…..?

—Eso no lo veía venir……enserio que no….

Y además para colmo, lo gritó a los cuatro vientos así que toda la oficina se hizo un bullicio.

—Esperen, lo de ahora era una metáfora. ¡Significa que si eso pasara igual no cambiaría nada!

Haruki nervioso trata de apagar el fuego.

—¿je……?

Iori quien no entendía lo que acaba de decir, estaba parpadeando varias veces.

Pero después de un segundo, su expresión cambió de golpe a una sonrojada.

—¡Si, solo era una metáfora! ¡Un ejemplo por decirlo así!

—¡Yo no me aprovecharía de una me-men-menor de edad! jaja. ¡De verdad!

—¡Exacto!¡No me tocó!

—¡Está simulando como si hubiera pasado, jaja que graciosa!

—¡Ehm, Haruki san…….!

—jaja, ¡Llegó la primavera! ¡Tienes razón, que bonito que haya llegado por fin la primavera!

*haru: es primavera*

Haruki desde su época en la que era nuevo no había combatido contra tanto incendios a la vez.

Sin embargo,

(Si la cosas siguen así, sería más sencillo resolver un mega error de sistema………..,)

Desde la mañana ya Haruki se sentía cansado como si fuera la última llamada de un día normal en el trabajo.