—Dices que no soy detective

Fue cuando le dije a Siesta que parecía mas un agente que una detective.

Para mí la definición de “detective” es la existencia que protege los intereses del cliente. Estoy orgullosa de ese trabajo…es por eso que ahora y siempre seguiré siendo una detective. 

Dijo Siesta continuó empeñándose en que ella era una “detective”.

Seguramente en el caso de Siesta, los clientes eran todas las personas a excepción de ella.

Con eso, empezó a decir con una sonrisa que tenía la constitución de ser una gran detective.

Era una sonrisa muy deslumbrante.

—¡Te encargo el resto! —le grité a Saikawa mientras recordaba instantáneamente eso.

Proteger los intereses del cliente…… nada más y nada menos. Mientras puedas hacer eso, está bien.

Aún si es lógico. Si no salva las vidas de las personas, no tiene sentido.

Natsunagi, que intentó salvar con su vida a los que quedaban en el crucero y Saikawa, que la salvó al último momento. Sin duda continuaban con la voluntad de la detective.

—Se fueron……

Veía el pequeño bote que ya estaba muy lejos avanzando en el océano.

No podía dejar que estén en más situaciones peligrosas.

A partir de ahora es mi trabajo.

—Sí que lo hiciste……

Aún con su tono cortés, su inexpresivo rostro se llenó de ira.

Limpió la sangre que tenía alrededor de su boca y volvió a estirar su lengua que debía haber sido cortada con la bala.

Como si hubiera cortado la cola de un animal, se regeneraba como un lagarto, sin dudas parecía un reptil.

Este tipo ya había abandonado el ser humano.

—No tendré piedad con usted. Definitivamente te mataré.

En ese momento, la “lengua” de Camaleón vuela hacia mí con gran fuerza. Y su punta se vuelve una hoja afilada, como la de Koumori.

—¡!

Aunque haya visto movimientos similares antes, no es algo fácil de esquivar.

Lo evité mientras rodaba, pero la parte superior de mis hombros estaba ligeramente herida.

—¡…Auch!

Además, hace cuatro años la que esquivo esto también fue Siesta, no yo. De haberlo sabido, hubiera aprendido más sobre defensa personal.

—Maldición.

Disparé en desesperación.

Para ser sinceros, ya no tenía un plan.

Pude salvar a Natsunagi a las justas. Y que Saikawa haya venido aquí significa que la mayoría de los pasajeros habían sido evacuados.

Es por eso que ya todo está bien.

No me importa ser el único que se hunda con la nave.

—……Fuu

Me las arreglo para levantarme y recargué el arma.

Estas son las últimas 6 balas.

—Oh, tus ojos dicen que ya tomaste tu decisión ¿Planeas morir solo?

Camaleón retrajo su lengua en un instante y con sus ojos ceñidos me miró fijamente.

—No, lo siento, pero sufrirás el mismo destino. Es el peor guion que dos hombres se suiciden juntos en el océano, pero desafortunadamente no soy un gran guionista.

—¿Aún en esta situación sigues hablando? ¿Estas seguro que no eres mejor como comediante que guionista? Estoy seguro de que si haces tu acto en la segunda avenida del infierno podrás recibir por lo menos un dólar.

Mientras intercambiábamos nuestros chistes con humor negro, seguíamos verificando los movimientos del otro.

—En primer lugar, no tengo intención de entregarte mi vida. Y a las chicas que escaparon, me aseguraré de matarlas después de hacerlo contigo. —dijo y se lamió desagradablemente.

—¿Por qué ir tan lejos…?

No importa cuánto siga las convicciones de Siesta, Natsunagi es sólo una chica de preparatoria ¿Por qué está tan obstinado con eso…?

—Todo es por ese “corazón”

Curvó sus labios con un irritable rostro.

—Yo también hasta hace no me informaron sobre eso…, pero eso no es normal

¿No es normal?

¿El corazón de Siesta oculta algún secreto?

—Bueno, es algo que no necesitas saber. Sólo te diré que para nosotros la situación ha cambiado últimamente.

—…, que es lo que estás diciendo desde hace rato……

—Pero me alivia ver que al parecer las cosas no parecen ser como temíamos. Además, el legado que dejó la detective se hundirá junto al barco. Es nuestra victoria.

Jaja, jajaja, rió Camaleón con un sonido desagradable.

—Después de matarte, las perseguiré hasta los confines de la tierra, hasta el fondo del mar y hasta la cima del cielo, las haré sufrir. Sufrirán tanto que llorarán y rogarán “Por favor, déjanos morir” y al último las torturaré hasta que mueran

Dentro de mí, sonó como si algo se hubiera partido.

—Bueno, hemos hablado demasiado. Ya es hora de terminar con esto.

Descubrir que era el sonido del switch de mis instintos asesinos, no tomó ni un segundo.

—¿Necesitas un tiempo para rezarle a Dios?

—No. Desafortunadamente, soy ateo.

—Ya veo, entonces……

Camaleón cerró su boca. Lo siento, pero tus palabras.

—……Muere.

Me deslicé por la lengua que venía hacia mí volando como una bala y me escabullí al pecho del enemigo.

Ya no puedo controlar mi instinto asesino. Le apunté hacia su mandíbula…

—Ingenuo

Sin embargo, como un látigo, su lengua volvió y me golpeó la mano.

—¡Maldición!

Y mientras sostenía el arma de alguna manera antes de que se cayera…

—Tienes una abertura.

—Gugh……

Enterró su lengua en mi abdomen y me mandó a volar como si un bato de metal hubiera golpeado una bola.

—No puedo…

Mi cuerpo fue lanzado con violencia a la cubierta y no podía respirar.

Probablemente algunas costillas deben haberse roto.

Podía sentir la sangre salir de mi cuerpo y como la temperatura de mi cuerpo iba bajando rápidamente.

……A este paso voy a morir

Esto era malo

No era una corazonada, era la realidad.

—¡Un simple personaje humano no le puede ganar a un “Humano Artificial”!

Camaleón se acercó y de alguna manera me las arreglé para levantarme y sostener mi arma.

……pero mi visión está muy borrosa.

Tal vez sea porque no puedo respirar bien, pero no puedo apuntar bien el arma. Mis pies temblaban fuertemente.

—Lo ves, no puedes proteger a nadie.

—¡Cállate!

Apreté el gatillo.

Pero las balas fallaron en darle al objetivo y finalmente se puso delante mío moviendo su “lengua”.

No sólo la longitud, sino también puede cambiar su dureza a voluntad……

—Morirás aquí y las chicas que escaparon también lo harán.

—¡Mierda!¡Cállate!

Una vez más puse mi dedo en el gatillo……pero no salieron. Se habían acabado las balas.

—Sí, todo lo que hiciste fue inútil. Tú y todos a los que trataste proteger morirán. Al igual que esa desagradable detective.

Yo moriré. Estaba bien.

Ya que yo morí hace un año, soy un cadáver viviente

Pero Natsunagi, Saikawa.

Tengo que protegerlas a toda costa.

Los intereses de los clientes deben ser protegidos

Como le dije a Charl, no soy detective, sólo soy un asistente, pero aun así… aun así…

—Incluso yo, continuaré la voluntad de la detective.

Mis piernas, que pensé que ya no se moverían, lo hicieron

Recordé las palabras de Saikawa.

Sostén tus manos. Mueve los hombros.

Respira profundamente. Cierro los ojos una vez e inspira y exhala.

Deja tu sangre circular. Cuando abras los ojos tu nublada visión se volverá clara.

Tal vez yo también tenga el ojo de zafiro

No puede ser cierto, pero si se trata de mis oídos, puedo hacer que las células auditivas se concentren.

……Se podía escuchar.

No era solo yo, era un sonido estruendoso que podía ser escuchado por cualquiera.

—¿Un helicóptero?

Miré hacia arriba y vi un helicóptero volando.

—¡Kimitzuka! ¡Agáchate!

Pensé escuchar eso a la lejanía y arrojé mi cuerpo detrás de la cubierta.

Al instante siguiente…

—¡Toma estooooooo!

Una ráfaga de disparos que destruían tu audición

Desde el cielo nocturno, las balas caían como lluvia rociando a Camaleón

—¡Guahhhhhhh!!!

En el cielo, en la abierta ventana del helicóptero…

—Parece que tuviste una dura batalla, Kimitzuka.

Con su larga cabellera dorada ondeando con la brisa nocturna, Charlotte Arisaka Anderson estaba de pie mientras disparaba con su ametralladora.

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!