Después de despertar, lo primero que vio fue a ella misma.

Hermoso cabello oscuro, piel clara como cristal, y un Vestido Astral rojo y negro hapariento que era sin dudas el Vestido Espiritual de la Autoridad de Dios Número 3 <Elohim>.

Y además, tenía un reloj ámbar en una de sus pupilas.

“—Por favor piensa en una forma de escapar. La dueña de este castillo, la Bruja Blanca, aún no lo ha notado. Y asegúrate de salvar a este Mundo Vecino y a esa persona.”

“Qué diablos… cómo puede pasar… esto…”

Kurumi quiso apuntar reflexivamente su pistola pero se dio cuenta de que era imposible. La chica en frente de ella tristemente negó con la cabeza.

“No podemos usar a <Zafkiel>, ha sido arrebatado…”

“…Arrebatado… así… yo…”

Asimilando la derrota, ella había perdido completa y rotundamente. A pesar de haber desatado un golpe de venganza durante esa pelea, la herida de su oponente ya debe haber sido tratada. Por el otro lado, su cuerpo seguía adolorido. Sentía dolor particularmente en su abdomen por haber sido apuñalada con esa espada.

Sus preguntas se apilaban como una montaña. Ni siquiera sabía por dónde comenzar. Lo único que entendía es que había sido derrotada.

“Puedo responder tus preguntas. Pero, yo, por favor prepárate para escapar. De lo contrario, ¿tu cabeza no sería decapitada como si jugaran karuta[1]?”

Los ojos de la chica no parecían mentir o burlarse de ella. Kurumi decidió hacer primero la pregunta más importante.

“¿Dónde estamos?”

“Esta es la Tercera Region Binah. Sí, es la más cercana a la Primera Región Keter junto con la Segunda Región Chokmah. También es la región de las historias de terror y los cuentos de hadas, donde el tiempo y las sombras han enloquecido por el desorden.”


[1] Del portugués carta, es un juego de cartas japonés. Los naipes fueron introducidos en Japón por los comerciantes portugueses a mediados del siglo XVI.
La idea básica de cualquier juego de karuta, es ser capaz de determinar rápidamente que carta es la indicada dentro de un grupo de cartas y luego tomarla antes de que sea tomada por el otro oponente. Para jugar karuta se necesitan dos clases de cartas, una de ellas es la yomifuda (読札) o «cartas de lectura» y la otra es la torifuda (取り札) o «cartas para agarrar». Un tercer jugador debe leer la carta yomifuda, que contiene un poema o un conocido refrán. Entonces los jugadores deben encontrar su torifuda asociada con su contenido.