Capítulo 16: El Alcance de una Hoja

Después de lanzar el segundo meteoro, Seiya parecía tambalearse un poco en el aire.

— ¿S-Seiya? ¿Estás bien?

— Usé mucho MP. Necesito descansar un poco.

— De acuerdo, regresemos a Seimul y vayamos a la taberna.

Juntó las cejas como si agonizara. Nunca lo había visto así. Aunque es comprensible. Acaba de usar un hechizo extremadamente poderoso dos veces seguidas. Olvídate de su MP, debe estar mentalmente agotado, también.

Seiya gruñó.

— Tenía 15,000 MP… y ahora… solo me queda… 13,500 MP…

— ¡…! ¡Te queda bastante!

— No seas estúpida. Estaríamos en problemas si el enemigo atacara justo ahora.

— Yo… yo no estoy segura de eso… ¿Estás seguro? E-en cualquier caso, volvamos a la taberna.

Por un lado, estoy harta de su personalidad excesivamente cuidadosa, pero, por el otro, estaba asombrada de que tuviera 15,000 MP. Y así, regresamos volando al pueblo Seimul.

En el momento en que habíamos regresado al pueblo, numerosos Caballeros Imperiales de Roseguard ya se habían reunido. El caballero más mayor vino corriendo en cuanto nos vio.

— ¡Estoy tan contento de que estén bien! ¿Cómo fue?

Le dije exactamente lo que había pasado.

— ¿F-fueron destrozados…? ¿Todos los diez mil soldados no muertos…? ¿E-están seguros? Por supuesto que no dudo de ustedes, pero…

Los caballeros pusieron sonrisas incómodas mientras intercambiaban miradas. Parece que aún es difícil creer que un ejército de no muertos entero haya sido derrotado en pocas horas. No importa que tan héroe seas, tal tarea debería ser increíblemente difícil. Seiya sacó el contrato firmado de antes y demandó su recompensa. Aun así, los caballeros declararon que les gustaría confirmarlo de primera mano antes de saltar sobre sus caballos y empezar a galopar fuera del pueblo. Luego, como si quisiera evitar cualquier discusión, el caballero más mayor notó que debíamos estar cansados y nos guio a la taberna.

Todo comenzó en la tercera mañana de nuestra estadía en la taberna.1

En mi propio cuarto privado al lado del de Seiya, estaba arreglando mi cabello cuando tocaron la puerta.

— ¡Ugh! ¿Finalmente terminaste de prepararte? ¿… Hmm?

Pero cuando abrí la puerta, no era Seiya. Bajé la vista y vi a Elulu, aún vestida con una capa con su cabello rojo rizado recogido a un lado.

— ¿E-Elulu…?

Ella se movió.

— Lamento lo del otro día, pero realmente necesito hablar contigo.

— No te preocupes por eso. Además, fue culpa nuestra. Más importante, ¿de qué querías hablar?

— Mash desapareció hace dos días. No puedo encontrarlo en ninguna parte.

— ¿Estás segura de que no regresó a su aldea?

— Si iba a hacer eso, me lo habría dicho.

Puse una mano en su hombro, tratando de calmarla mientras las lágrimas salían de sus ojos.

— Elulu, todo va a estar bien. El ejército de no muertos se fue, así que probablemente no sea nada serio.

Elulu se esforzó en dar una sonrisa.

— ¡Sí, lo escuché! Es todo lo que se habla en el pueblo. Ese héroe es realmente fuerte, ¿no?

— Podrías decir eso.

— Aunque no lo veo… ¿Está en el cuarto de al lado?

Dejé salir un profundo suspiro mientras explicaba.

— Entiende esto: ha estado obsesionado con sintetizar desde que llegó aquí.

Sí, después de que Seiya recibiera esa sustancial recompensa de los caballeros, fue a la tienda de armas y compró cada pieza de equipo que pudo obtener, antes de encerrarse en su cuarto. Aparentemente quería probar su nueva habilidad Síntesis. Ahora entiendo para que quería todo ese dinero.

— De cualquier manera, digámosle a Seiya que vamos a salir un rato. No queremos escucharlo quejarse después.

— ¿Huh…? ¿‘Queremos’…?

— Voy contigo. Vayamos a buscar a Mash.

— ¿E-estás segura? Quiero decir, ni siquiera somos tus aliados…

— Eso solo es algo que Seiya dijo. Además, como una diosa, no puedo ignorar a la gente en necesidad.

— ¡M-muchas gracias!

Elulu sonrió de oreja a oreja. La llevé al cuarto de Seiya y llamé a la puerta, pero no hubo respuesta.

— ¿Seiya? Estás ahí, ¿verdad? Voy a entrar.

Pero cuando abrimos la puerta, Elulu y yo nos encontramos con una sorpresa. Docenas de espadas y armaduras estaban apiladas caóticamente en el suelo, casi tapándolo. Seiya miraba fijamente una espada con gran concentración hasta que finalmente nos notó.

— Rista, mira esta espada.

Seiya, quien usualmente nunca muestra ninguna emoción, estaba un poco sonrojado mientras me mostraba la espada. Vi la espada con su elegante brillo blanco plateado y alcé mi voz.

— ¡¿E-es una espada de platino?! ¡W-wow! ¡¿Qué combinaste para hacer eso?!

— Necesitaba cambiar mi perspectiva. Combinando espadas con otras espadas solo elevaba levemente su fuerza. Como sea, sintetizar armas fuertes requiere algo completamente diferente para servir de catalizador.

— ¿Catalizador? ¿Cómo qué?

— El cabello de una diosa. Encontré un poco en tu cuarto cuando no estabas. Entonces, cuando lo sinteticé con la espada de acero, se convirtió en esta espada de platino.

¿M-mi cabello…? ¿Estuvo en mi cuarto?

Tenía sentimientos mezclados acerca de eso, pero mantuve mi boca cerrada hasta que…

— Quisiera hacer algunas espadas de platino de repuesto, así que ¿podrías darme más de tu cabello? Solo necesito cerca de mil hebras, con raíz y todo.

— ¡¿Acaso quieres que me quede calva?!

Me rehusé, pero por alguna razón, Elulu me miraba con admiración y sus ojos brillaban.

— ¡Wow! ¡¿Tu cabello es mágico?! ¡Desearía ser una diosa!

— ¡Hoh-hoh-hoh! ¿Q-qué puedo decir?

Justo después de que me permití a mí misma hacer una pose de orgullo, llamaron a la puerta. Pronto escuché una voz familiar que venía desde el otro lado.

— Hay una entrega para usted, héroe.

Es la anciana que dirige la posada. Cuando la puerta se abrió, ella estaba sujetando algo largo verticalmente con los dos brazos, envuelto en tela, antes de pasármelo. Es sorprendentemente liviano en contraste con su tamaño, así que soy capaz de sujetarlo sin ayuda.

— ¿Qué es esto? ¿Quién lo trajo?

— No sé lo que hay dentro, pero un hombre con una capucha lo trajo. Dijo ‘Permítame ofrecer esto al héroe que derrotó al ejército de no muertos’.

Después de que la encargada cerró la puerta, Seiya miró el regalo de forma interrogativa.

— No confío en quien sea que haya comprado esto. Probablemente es un explosivo. Ábrelo tú.

Solo porque una diosa no puede morir no significa que deba ser usada como un escudo de carne. Aun así, lo desenrollé como se me dijo, revelando un espejo de cuerpo entero. Era más ancho que la mayoría. Dos personas probablemente podrían ponerse lado a lado frente a él.

— Oh, qué regalo tan maravilloso… ¿Huh?

Fue entonces que me di cuenta. No era un espejo con un marco de madera, sino una tabla transparente como de cristal. Cuando lo coloqué contra la pared, podía ver la pared a través de él.

— ¿Q-qué puede ser esto?

Como sea, al siguiente momento, comenzó a emitir un sonido.

*Vshhh*

La tabla transparente se oscureció.

— ¡Eek!

Elulu y yo gritamos.

— ¿Q-qué ocurre aquí?

Una imagen ominosa apareció dentro del “espejo”. En un cuarto con una luz tenue, una persona estaba atada a una silla, con los ojos vendados y amordazado. Las ropas del cautivo estaban teñidas de rojo oscuro con sangre.

Elulu fue la primera en darse cuenta. Ella cubrió su boca y habló con una voz temblorosa.

— ¡Mash…! ¡Ese es Mash…!

*ClinkClink…*

Podía oír a alguien acercarse a Mash. Eventualmente apareció un hombre a su lado y nos habló.

— ¿Pueden verme? ¿Pueden escucharme? Yo puedo verlos muy bien. Un héroe apuesto, una diosa inquieta y una linda chica pelirroja.

Está en el lado más corto, vistiendo una capa negra como una parca. Calvo detrás de la frente, con tres ojos adornando su grotesca cara, claramente no es humano. Habló con un tono de voz vil que uno esperaría de una cara como esa.

— Es maravilloso, ¿verdad? Este espejo es el resultado de los poderes de los cuatro generales del Señor Demonio. Permite mostrar imágenes de dos lugares diferentes al mismo tiempo.

Repentinamente el hombre sonrió.

— Oops. Me olvidé presentarme. Soy Deathmagla, uno de los cuatro generales del Señor Demonio. Normalmente uso mis habilidades para convertir cuerpos humanos en no muertos.

Apreté mis dientes ante esta revelación.

¡D-Deathmagla…! ¡¿Así que no marchaba con el ejército de no muertos?!

— Esa fue una actuación impresionante. Aniquilaste a todos mis soldados no muertos en un parpadeo. Magia Etérica, ¿eso fue? Muy poderosa. Soy afortunado de que estaba controlando a esos no muertos desde lejos.

Deathmagla puso una mano sobre el hombro de Mash, causando que él retrocediera.

— Pero, bueno, incluso aunque ellos eran solo no muertos, aún toma un largo tiempo crear tantos. Realmente deja un gusto amargo en mi boca. Tenía que cobrártelo de alguna manera, y así lo hice… con este niño.

Elulu temblaba a mi lado.

— N-no… E-esto no puede estar pasando.

— Oh, jugamos, y jugamos, y jugamos. Es realmente divertido jugar con un humano vivo, para variar. Los cuerpos muertos nunca reaccionan, no importa que tanto los maltrates, así que se vuelve un poco aburrido, ya ven.

Deathmagla puso un cuchillo en la garganta de Mash.

— Pero ya me divertí, así que voy a matarlo ahora.

El grito de Elulu resonó en toda la habitación. Deathmagla nos dio una mirada sedienta de sangre.

— Héroe, esto es tu culpa. ¿Cómo te atreves a emplear una táctica tan cobarde para destruir mi ejército?

Pero los ruidos de Mash captó la atención de Deathmagla.

— ¿Oh? ¿Rogando por tu vida?

Después de que el monstruo removió la mordaza, Mash débilmente dejó salir su voz.

— H-hola, Héroe… Yo… escuché que derrotaste ese ejército de diez mil…

Mash levantó la voz como si estuviera soportando una inimaginable agonía y miedo.

— Podrás ser un pedazo de mierda, ¡pero eres algo a tener en cuenta! ¡No puedo ni siquiera compararme! Es por eso que…

Lágrimas de sangre caían torrencialmente desde la venda en los ojos.

— Es por eso que… ¡Debes salvar el mundo en mi lugar!

Escuché a Mash gritar e instintivamente miré a otro lado. No podía mirar, no podía escuchar. Mash sabía que no había esperanza para él. Es por eso que confió su último deseo a Seiya, a pesar de su odio hacia él.

Deathmagla se veía aburrido.

— ¿Qué? ¿Así que no vas a rogar por tu vida? Lloraste como un bebé cuando te estaba torturando, ¿pero ahora quieres actuar como un tipo duro? Buen intento, pero se acabó para ti.

Elulu apretó mi brazo fuertemente.

— ¡Diosa! ¡Por favor, salva a Mash! ¡Él es la única familia que tengo! ¡Por favor…! ¡Por favor sálvalo!

Estrujé mi cerebro, pero no importa lo mucho que pensara acerca de eso, no había esperanza. No dije nada. Solo me quedé ahí en silencio. Elulu soltó mi mano, se dejó caer sobre sus manos y rodillas, y comenzó a sollozar convulsivamente.

— ¡No…! ¡No, no, no! Alguien… Alguien salve a Mash… Por favor…

Deathmagla sonreía divertido mientras nos miraba.

— Oh sí. Solo recuerda que, aunque pudiste derrotar a un ejército de diez mil, fallaste en salvar a un solo humano cercano a ti.

Pero su cara se nubló cuando vio a Seiya.

— Vaya, vaya. Mírate, héroe, manteniéndote calmado incluso en un momento como este. Escuché que eras bastante cuidadoso. ¿Tal vez ya descubriste donde estamos y enviaste a alguien aquí para detenerme?

Deathmagla mostró sus verdaderos colores, poniendo una diabólica expresión y rugiendo sonoramente.

— ¡Gya-ha-ha-ha! ¡Pero no serás capaz de hacer eso! ¿‘Héroe’? ¡No me hagas reír! ¡No eres nada! ¡Todo lo que puedes hacer es quedarte ahí y ver cómo le rajo la garganta a este niño!

Incluso después de ser cubierto con insultos, Seiya no retrocedió y me susurró en un oído.

— Rista, abre un portal al mundo espiritual.

— O-okey. Pero…

No importa que tan lento se mueva el tiempo en el mundo espiritual unificado, ya que Mash va a ser asesinado en segundos.

— Solo ábrelo. Ese niño…

Como si ni siquiera pudiera escuchar lo que Deathmagla decía, Seiya comenzó a hablar calmadamente consigo mismo como siempre.

— … Mash, el dragonkin, ¿huh? Tiene agallas. Supongo que puedo dejarlo cargar mis cosas.

Deathmagla se veía frustrado. ¿Acaso escuchó a Seiya?

— ¿Qué murmuras, héroe?

— … He visualizado constantemente que hacer en una situación como esta.

— ¿Qué estás balbuceando? Respóndeme.

Deathmagla se estaba molestando. Incluso yo no sé de qué está hablando Seiya.

— Lo mismo ocurrió con Chaos Machina. Vi al padre de Nina al borde de la muerte a través de la bola de cristal. Desde entonces, siempre me he preguntado a mí mismo que haría en una situación similar, pero con mucho menos tiempo para trabajar.

Seiya bajó su postura y puso su mano en el mango de su espada envainada. Los tres ojos de Deathmagla se abrieron ampliamente en el momento en que notó que Seiya se preparaba para entrar en batalla, y sus labios se curvaron en una siniestra mueca.

— ¡Idiota! ¿Vas a atacarme? ¡Solo porque puedas verme en este espejo no significa que estoy ahí! ¡No puedes golpearme! ¡Estás muy lejos!

Deathmagla apuntó su daga a la garganta de Mash.

— ¡Gya-ha-ha-ha! ¡Hora de pagar por destruir mi ejército!

— ¡Nooooooooo!

Elulu gritó. Yo no miraba a Mash, sino a Seiya. La parte ligeramente desenvainada de su espada brillaba con una brillante luz. En el instante siguiente, sacó su brillante espada a la velocidad de la luz y cortó hacia el espejo horizontalmente. Inmediatamente, el brazo de Deathmagla que sostenía el cuchillo derramó sangre negra antes de salir volando. Dándose cuenta de que faltaba su brazo, Deathmagla gritó.

— ¡¿Qu-qu-qué es esto?! ¡No puede ser…!

Con su brazo aún extendido, el héroe miró hacia el enemigo como un halcón. — Esta espada de fotones atraviesa la mismísima fábrica del espacio: ¡Hoja Dimensional!


Capítulo 17: Gran Diosa

Estaba tan profundamente conmovida por el milagro que estaba temblando.

Hoja Dimensional: un ataque que corta a través de la mismísima fábrica del espacio… Eso es… ¡Eso es increíble! ¡¿Cómo es que siquiera funciona?! ¡Los poderes del héroe son divinos!

Mientras estaba cegada, sobrecogida por la emoción, alguien agarró mi brazo.

Antes de que me diera cuenta, fui a través del portal al mundo espiritual unificado con Seiya y llegué a la totalmente blanca Cámara de Convocación.

—¿Huh?

No tenía idea de lo que había pasado: Seiya me golpeó en la cabeza.

—¡Ouch! ¡¿Qué crees que haces?!

—No pierdas tiempo. La verdadera pelea empieza ahora.

—¿Huh? ¿La verdadera pelea…?

—Hoja Dimensional solo cortó el brazo de Deathmagla. Una vez que vuelva en sí, va a enfurecerse y matar a Mash.

—¡O-oh, sí! ¡¿Qué vamos a hacer?!

—Es por eso que vinimos aquí, donde el tiempo fluye cien veces más lento que en Gaeabrande. Si las cosas se van de prisa, tendremos alrededor de diez segundos antes de que deje de estar confuso y recoja un arma para matar a Mash. Por lo tanto…

Seiya fue directamente a las puertas de la Cámara de Convocación y las abrió.

—Comenzando desde ahora, tenemos quince minutos para encontrar una manera de viajar desde el mundo espiritual unificado hacia donde está Deathmagla y salvar a Mash. ¿Lo entiendes? Ahora sígueme.

Estaba confundida al principio, pero…

—¡S-sí, señor!

En voz alta, respondí a Seiya como si estuviera hablando con uno de mis superiores en el mundo espiritual.

Después de eso, guie a Seiya a través del santuario como se me pidió, hasta que llegamos al cuarto de la Gran Diosa Ishtar. Dudé en frente de la puerta, pero él me apresuró.

—¿Qué pasa? Esta es la habitación de la diosa de mayor rango, ¿cierto? Apresúrate y abre la puerta.

Se-seguro, Ishtar será capaz de descubrir dónde está Mash, pero…

Le di a Seiya una última advertencia antes de abrir la puerta.

—Escucha, Seiya, Ishtar es una diosa muy… y digo muy importante. Debes tratarla con respeto. ¿Lo entiendes?

—Lo entiendo.

—Verdaderamente, eso espero. De cualquier forma, déjame las explicaciones a mí. No digas una palabra.

—Sí, sí.

Después de aclarar mi garganta, abrí la elegantemente decorada puerta. Ishtar estaba descansando en su silla y tejiendo como normalmente hace.

—Me disculpo por molestarla. Soy yo, Ristarte, la Diosa de la Curación. He venido hoy aquí para pedir que…

Seiya se me adelantó antes de que siquiera terminara mi saludo.

—Estás tardando demasiado. Iré directo al grano. Escucha, abuela, necesitamos encontrar a Mushroom2 en Gaeabrande, así que necesito que abras un portal que nos lleve a él.

—¡¡Seiya!! ¡Te dije que te quedaras callado! ¡Y deja de llamar a Mash ‘Mushroom’! ¡Estás haciendo que parezca que buscamos comida!

¡Más importante, cómo se atreve a hablarle así a la Gran Diosa! ¡Por estar llorando, estaba diciendo el nombre de Mash hasta hace unos segundos! Pero ahora ha regresado a Mushroom.

… Siento que voy a explotar si no encuentro una salida para mi ira. Aun así, Ishtar solo sonrió como siempre.

—Hoh-hoh-hoh. Para resumir, quieres que encuentre a tu amigo, ¿correcto? Aun así, ayudar excesivamente a los humanos está prohibido por la ley del mundo espiritual…

—Todo lo que quiero que hagas es crear un portal a un punto específico de Gaeabrande como esta mujer siempre hace. No hay problema con eso, ¿o sí?

—Hmm… supongo que no, si lo pones así.

—Lo hago. Hazlo rápido.

—Sí, sí.

Incluso aunque mi corazón estaba a punto de salirse de mi pecho, Ishtar no parecía ofendida por el comportamiento increíblemente rudo de Seiya. Ella se levantó, agarró una gran bola de cristal del estante y puso sus manos sobre ella por un momento.

—… Ya veo. Parece que está siendo mantenido cautivo en una bóveda subterránea en el bosque cerca del Castillo Krain.

—¡W-wow, eres sorprendente! A-así que, Seiya, ¿cuál es el plan? ¿Deberíamos ir a un área algo alejada de la bóveda similar la última vez?

—No, las cosas son diferentes de la última vez. Justo en frente del ‘Hongo podrido’ servirá.

—Justo en frente del niño, ¿no? Muy bien.

Ishtar lanzó un hechizo, creando un portal a Gaeabrande. Cerca de diez minutos han pasado desde que vinimos al mundo espiritual unificado, así que deberíamos tener suficiente tiempo para salvar a Mash.

Me incliné ante Ishtar.

—¡Muchas gracias! ¡Definitivamente pagaré tu generosidad! ¡Seiya, dale las gracias!

—Bien hecho. Tu asistencia fue valiosa.

—¡¿…?! ¡¿Quién demonios te crees que eres?! … Más importante, tengo que preguntar. Tienes un plan para lidiar con los no muertos, ¿verdad? Porque en el momento en que atravieses ese portal, te garantizo que Deathmagla va hacer que sus zombis y sus esqueletos nos ataquen por docenas.

Seiya me dio una mirada de reproche.

—¿Con quién crees que estás hablando? Por supuesto que estoy perfectamente preparado.

Mientras Seiya procedía hacia la puerta, vi su mano izquierda y mis ojos se abrieron.

… Ya veo. Parece que está realmente preparado. Su mano izquierda ya estaba envuelta en llamas.

—Voy a usar Fuego Infernal en él en el momento en que el portal se abra. Usa esa apertura para salvar a Mushroom. ¿Lo entiendes?

—¡L-lo entiendo!

¡D-de acuerdo! ¡Voy a darlo todo!

Pero cuando Seiya trató de abrir el portal…

—… Seiya Ryuuguuin.

Ishtar repentinamente lo llamó por su nombre.

—¿Qué?

—Has crecido.

—Lo haces parecer como si me conocieras desde hace mucho, pero creo que este es nuestro primer encuentro.

Seiya parecía confundido por un momento, pero pronto asintió como si hubiera tenido una epifanía.3

—Oh, espera. Ella probablemente solo está senil.

No puedo aguantarlo más.

—¡Muestra algo de respeto, imbécil! ¡Ella no está senil! ¡Ella es una diosa que todo lo ve, y te está haciendo un cumplido por haber mejorado ligeramente de ser una persona que no haría nada por salvar a sus aliados, además de ser excesivamente precavido, arrogante y grosero!

Después de sermonear furiosamente a Seiya…

—¿No es así, Gran Diosa Ishtar?

Aun así, Ishtar no dijo nada. Ella solo sonrió.

Seiya resopló de mala gana.

—No voy a hacer nada atrevido como salvar a un aliado. Solo voy a recoger un hongo. Ahora ven. Vámonos.

Abrimos el portal a Gaeabrande.4

—Que sean victoriosos. Escuché la gentil voz de Ishtar detrás de mí.


Capítulo 18: Ingenio

En el momento en que caminé a través del portal, Seiya ya estaba extendiendo su mano izquierda, envuelta con el Fuego Infernal.

—¡Mi mano…! ¡¡Mi manooo!!

Retorciéndose de dolor, los gritos de Deathmagla hicieron eco a través de la oscura e innecesariamente espaciosa cámara de tortura.

—… ¿Huh?

En el momento en que Deathmagla notó a los intrusos y puso sus tres ojos en Seiya…

—Arde. ¡Fuego Infernal!

… Estaba envuelto en las llamas que volaron desde la mano de Seiya.

¡S-sí! ¡Eso fue sorprendentemente fácil! ¡Estaba preocupada, pero no parece haber ningún no muerto alrededor, tampoco!

Dejando el destino de Deathmagla en manos de Seiya, me apresuré hacia Mash y lo desaté.

—¡Mash! ¿Estás bien?

—S-sí…

Apresuradamente removí la venda de sus ojos, pero después de verlo… casi miré a un lado instintivamente. Su cuerpo estaba cubierto con quemaduras, y todas sus uñas habían sido arrancadas. Mash notó mi reacción y trató de forzar una sonrisa, pero era una vista dolorosa cuando le faltaban tantos dientes.

Una bola de ira se alzó desde el fondo de mi estómago.

¡Ese sádico monstruo de tres ojos! ¡¿Cómo puede alguien hacer algo tan cruel a un joven chico, apenas un adolescente?!

—No te preocupes. ¡Voy a ocuparme de ti justo ahora!

Lancé un hechizo curativo.

Comencé concentrando mis poderes en aliviar su cuerpo del estrés y la fatiga, junto con curar sus quemaduras.

En medio de curar a Mash, supuse que Seiya probablemente estaba por terminar, así que casualmente eché un vistazo… y difícilmente podía creer mis ojos.

Mientras las llamas continuaban derritiendo la carne de Deathmagla, Seiya fruncía el ceño con una expresión adolorida. Era una vista extraña para él, ya que nunca mostraba realmente sus emociones.

¿P-pero por qué? Deathmagla es el que está en llamas… entonces, ¿por qué?

Aunque no pasó mucho antes de que me diera cuenta. Aunque en efecto estaba envuelto en llamas, no son las llamas carmesíes de Fuego Infernal. Siniestras llamas negras parecían estar protegiéndolo de la habilidad de Seiya. Después de que las llamas de Fuego Infernal se desvanecieron, las llamas negras dejaron el cuerpo de Deathmagla y se agruparon en una forma humana de alrededor de veinte metros de altura.

—¡¿Q-qué… qué es esa cosa?!

Mash forcejeó para levantar su cabeza. En el momento en que vio la bestia de llamas negras, su cara perdió color y su cuerpo comenzó a convulsionar.

—¡E-eso es…! ¡Eso es…! ¡Eso es…!

—¿Mash? ¿Q-qué ocurre? ¡Mash, cálmate!

Mash se volvió aún más pálido mientras sus dientes castañeaban. Deathmagla envolvió su mano izquierda con tela para detener el sangrado mientras miraba hacia Seiya.

—Así que, ¿esa es la magia con la que orgullosamente mataste a Chaos Machina? Muy mal que no funcione en mí. No debiste haber subestimado al todopoderoso…

Sin esperar al final, Seiya desenvainó su espada e hizo el primer movimiento para atacar al monstruo llameante. Con una velocidad cegadora, instantáneamente acortó la distancia y cortó a través del hombro de la bestia hasta la cadera… pero no parecía tener ningún efecto. Justo como no se podía cortar el fuego real, no parecía haber ningún cambio en el feroz monstruo después de ser atacado.

¡¿E-es un monstruo tipo fantasma?! ¡E-eso quiere decir…!

¡Seiya! ¡Usa agua bendita! ¡Trata de rociarla en tu espada y ataca!

Pero Seiya sacudió la cabeza.

—Ya probé eso, pero no funcionó.

¿Qué…? ¿L-la espada ya tenía agua bendita? ¿Cuándo hizo eso? W-wow, realmente está preparado para casi todo, ¿no? ¡Espera!

—¡¿Por qué no funcionó, entonces?! ¡¿Eso no es un fantasma?!

Deathmagla reprimió su risa.

—Este es Dark Firus, el más fuerte monstruo de tipo fuego en existencia, y en una forma, mi compañero, nacido de la investigación sin fin en cientos de monstruos.

—¡¿Un monstruo de tipo fuego?! ¡Creí que solo podías crear no muertos!

—¡Puedo hacer más que crear no muertos! ¡Mi habilidad puede recrear todo tipo de monstruos! ¡No deberías asumir cosas, tú medio-cerebro!

¡Tsk! ¡¿A quién llamas medio-cerebro, pequeño y arrogante…?! Quiero decir, sí, asumí mal, ¡¿y qué con eso?! Ahora que no es un monstruo no muerto, ¡todo lo que hay que hacer es cambiar de táctica!

Justo cuando estaba a punto de usar Escáner en Dark Firus para buscar sus debilidades…

—¿Planeas revisar sus estadísticas? Adelante. A diferencia de algunas personas, Dark Firus no usa cobardemente habilidades como Falsificar.

—… Bueno, supongo que eso quiere decir que espiaste las estadísticas de Seiya.

—De hecho, no pude porque su nivel de Falsificar era muy alto… Pero eso no importa. ¡Después de todo, Dark Firus es invencible!

¡Heh! ¡No diría eso si pudiera ver las estadísticas de Seiya! Puedo usar Poderes de Diosa, y aunque estaba un poco asustada de ver sus atributos antes, ¡estoy segura de que se ha vuelto incluso más fuerte desde su pelea con Chaos Machina! Estreché mis ojos y revisé las estadísticas del enemigo. Los atributos de Dark Firus aparecieron sin resistencia, justo como Deathmagla dijo que lo harían.

Su ataque y velocidad fácilmente superan las de Chaos Machina… pero que me sorprende más son su defensa y habilidades especiales.

—Tiene más de cien mil de defensa… y para hacerlo peor, ¡¿no solo es inmune a los ataques físicos, sino a casi toda la magia también?!

¡¿Q-q-qué es esto?! ¡No hay manera de que Seiya pueda derrotar esa cosa! La magia de fuego no funciona, y no puede usar Hoja de Viento por obvias razones. Incluso Corte Atómico tiene propiedades de tierra. Fuego, viento y tierra no funcionarán, y ataques basados en espadas tampoco… lo que solo deja una cosa…

—¡¿M-magia de hielo?! ¡¿Eso es todo?!

—Precisamente. Pero no puedes solo empezar a usar magia de hielo y esperar que funcione. Hay una secuencia para ello.

Sintiendo su ventaja, Deathmagla se puso arrogante.

—Pero hey, soy un buen tipo. Déjame decirte cómo hacerlo. Primero, necesitas usar la habilidad Onda Oscilatoria para crear una perturbación en la estructura molecular de Dark Firus. Después, necesitas usar magia de hielo para cambiar el tipo de monstruo de fuego a hielo para materializarlo. Solo entonces la habilidad Anular Daño Físico será removida. Después de eso, solo necesitas golpear a Dark Firus con un ataque con un poder que supere su defensa y tú ganas.

—Oh, qué amable de tu parte.

Seiya expresó su gratitud. Yo, por otro lado, tuve escalofríos por todo mi cuerpo. Aunque Onda Oscilatoria es un movimiento que se aprende después del nivel 7, ataques crudos son más o menos insignificantes en un mundo de magia y espadas como Gaeabrande. Un caballero espadachín teniendo a penas habilidades físicas teniendo ese tipo de habilidades no tiene sentido. Además, para los usuarios de magia especializados en magia de fuego, es teóricamente imposible tener hechizos de hielo, desde que esa es la debilidad de la magia de fuego. Aún más, incluso si de alguna forma milagrosamente tienes ambas habilidades, aún tienes que tratar con la defensa impenetrable de este monstruo…

Deathmagla sonrió mientras veía mi cara volverse pálida.

—¿Lo entiendes? ¡No hay diferencia si te digo cómo derrotar a Dark Firus porque nunca lo harás! ¡Solo quería que cayeran en la desesperación antes de morir! ¡¿Qué tipo de persona aprendería un montón de habilidades cuando usan una espada?! ¡Incluso si así fuera, es imposible para un humano dominar ambos tipos de magia! ¡Son completamente opuestos! ¡Además, incluso si removieras su Anulación de Daño Físico, aun así, tiene una defensa de más de cien mil! ¡Tus posibilidades de derrotar a Dark Firus son cero!

Soltó una carcajada triunfal.

—¡Ha-ha-ha-ha! ¡Héroe, estaba sorprendido cuando te teletransportaste aquí después de cortar mi mano izquierda! ¡Pero yo, Deathmagla, ya me he preparado para lo peor!

Entonces orgullosamente apuntó hacia la feroz bestia con su barbilla.

—El héroe vino preparado para luchar contra monstruos no muertos, ¡pero lo que le esperaba era una invencible bestia de tipo fuego sin ninguna de las debilidades que poseen los no muertos! ¡Imaginé cada posible escenario y me preparé para todos ellos! ¿Lo ves ahora? ¡Así es como los verdaderos maestros de la ingeniosidad se preparan para la batalla!

¡¿Q-qué está mal con este tipo?! ¡Está demente! ¡Esta ni siquiera es una batalla contra el último jefe, pero no hay manera de que podamos ganarle! … N-no, incluso así… este héroe es excesivamente cuidadoso. Estoy segura de que él está preparado para esto también, y está a punto de hacer algo milagroso…

Miré a Seiya, confiándole mis últimas esperanzas.

—… ¿Qué demonios? —Seiya murmuró.

—¿S-Seiya?

—Bueno, esto es una sorpresa. No puedo creerlo.

Espera, ¡¿en serio?! ¡¿Nuestra única opción está perdida?!

Estaba consumida por la angustia, pero el héroe continuó mirando estoicamente a Deathmagla. —¿Te preparaste para cada posible escenario? ¿Así es ‘como los verdaderos maestros de la ingeniosidad se preparan para la batalla’? Realmente no puedo creerlo. ¿Por qué te detendrías para presumir acerca de algo tan obvio?


Capítulo 19: Incluso más aterrador

La nariz de garfio de Deathmagla se arrugó después de escuchar la declaración de Seiya.

—¿‘Tan obvio’? ¿Qué, estás diciendo que predijiste que estarías en este dilema?

—Esperaba encontrarme con otros monstruos además de los no muertos. Por supuesto, también esperaba tener que luchar contra un enemigo que trataría de explotar el hecho de que me especializo en la magia de fuego. Es por eso que me aseguré de desarrollar una contramedida.

—Oh… Desarrollaste una contramedida…

Los tres ojos de Deathmagla se ampliaron con rabia después de repetir la afirmación de Seiya.

—¡Tú, medio-cerebro! ¡¿Acaso no escuchaste lo que acabo de decir?! No importa cuál sea tu estrategia. ¡No puedes derrotar a Dark Firus!

En lugar de Seiya, Mash fue el primero en responder a la enfurecida declaración de Deathmagla.

—¡T-tiene razón… no puedes ganar… ningún ataque funciona contra esa cosa… Dark Firus es… invencible…!

Justo antes de que Mash casi fuera degollado, mostró un coraje que impresionó incluso a Seiya. Ni siquiera intentó rogar por su vida. Como sea, esa valentía desapareció en el momento en que vio a Dark Firus, y es probablemente porque sabía de primera mano que tan aterrador era ese monstruo.

Mordí mi labio.

Las heridas físicas pueden ser curadas fácilmente con magia, pero las cicatrices son otra historia.

Este joven… probablemente nunca vuelva a alzarse como un guerrero otra vez…

Sentí eso en el momento en que envolví mis brazos alrededor de sus hombros.

El haber escuchado la voz temblorosa de Mash trajo una sonrisa a la cara de Deathmagla.

—¡Finalmente, alguien que entiende! ¡Dark Firus es invencible! ¡Un poco de preparación no te ayudará a ganar!

Su carcajada resonó en la espaciosa cámara de tortura, pero Seiya cortó la risa con su tono firme.

—Oh, no fue solo ‘un poco de preparación’.

Miró a Deathmagla de manera burlona.

—Estoy perfectamente preparado.

Después de haber escuchado la voz de Seiya rebosante de confianza, me había dado cuenta…

No… ¡Hay algo, solo una cosa que podría sanar la herida en el corazón de Mash…!

Sostuve con fuerza a Mash en mis brazos y luego le susurré al oído mientras temblaba.

—Mash, no apartes la mirada. Quiero que veas que hay algo más aterrador en el mundo que Deathmagla, incluso más aterrador que Dark Firus.

… Estoy preocupada. Quiero decir, realísticamente hablando, ansiedad es lo único que siento ahora. Porque incluso yo pienso que es lógicamente imposible ganar contra un monstruo como ese. Pero Seiya, el extremadamente cuidadoso héroe, está hablando como siempre lo hace y viéndose tan confiado como siempre.

¡Dijo que estaba perfectamente preparado! Es por eso que… solo tengo que creer en él. ¡Tengo que creer en el héroe que escogí!

—¡Tsk! ¡Vamos a ver qué tan rudo eres después de que tome tu cabeza!

Deathmagla soltó su última advertencia. Fue entonces que Dark Firus, que estaba escudando a Deathmagla con su masiva figura, se transformó levemente. Aunque no tiene ojos o nariz, la parte inferior de su cara, donde uno esperaría ver una boca, se abrió. La cavidad estaba desbordada con llamas negras justo como su cuerpo. Deathmagla miró hacia Mash y yo, posicionados justo detrás de Seiya y sonrió jubiloso.

—Llamas Letales: Una vez envuelto en llamas, ¡estas no se irán hasta que el objetivo sea convertido en cenizas! ¡Héroe, si esquivas este ataque, tus amigos detrás de ti serán devorados por las llamas en su lugar! ¡Aunque la diosa vivirá, el bastardo será reducido a nada más que carne quemada!

¡O-oh no! ¡¿Qué he hecho?! ¡Debería haber prestado más atención y haberme alejado tan lejos como pude mientras tuve oportunidad!

Pero Seiya no actuó como si me culpara, ni siquiera parece un poco preocupado.

—Una vez envueltos en llamas, ¿huh? Lástima que eso no sucederá.

Seiya envainó su espada antes de bajar la postura.

—¡Mm…! Va a atacar. Dark Firus…

Antes de que Deathmagla pudiera siquiera darle una orden al monstruo, Seiya ya estaba de pie directamente en frente de él con su brazo hacia atrás.

—¡¿Q-qué?! ¡¿Cómo puede ser tan rápido?!

Deathmagla gritó. Después de acortar distancias tan rápido que parecía que se teletransportó, Seiya balanceó su mano derecho contra el estómago de Dark Firus.

¡¿Un golpe de palma?! ¡Espera, ese no es un golpe de palma normal! ¡El golpe no hizo solo que el estómago de Dark Firus se sacudiera, sino que hizo que el aire a su alrededor vibrara también!

E-esa es… ¡Esa es Onda Oscilatoria!

Onda Oscilatoria es un golpe físico que es generalmente usado para incapacitar al enemigo. Como sea, no hay cambios en el movimiento de Dark Firus. En su lugar, el ataque tuvo un efecto diferente en la criatura, creando una perturbación en la estructura molecular del monstruo, cambiando las llamas negras que componían su cuerpo en llamas carmesíes normales.

Deathmagla gritó.

—¡¿A-aprendiste Onda Oscilatoria?! ¡Ridículo! ¡¿Eres un espadachín, cierto?! ¡¿Por qué aprenderías una habilidad tan inútil?!

—… Si alguna vez fuera incapaz de usar mi espada, solo tendría mis puños para luchar. Por ligera que fuera la posibilidad, ¿por qué no aprendería combate sin armas?

—¡¿P-pero qué tipo de espadachín piensa así?!

—Nunca he pensado en mí mismo como un espadachín. Ese es el por qué no dependo meramente de mi espada. Después de todo, esperaba encontrar enemigos contra los cuales no podría usar la espada, y mira, hay uno justo aquí. No olvidemos que las espadas se rompen algunas veces durante la batalla. Además, un enemigo podría robar mi espada, o podría ser derretida repentinamente, u oxidarse, o comida por insectos…

Deathmagla y yo tratamos de recuperar el aliento mientras escuchábamos.

S-supongo que no sería Seiya sin ser demasiado cuidadoso, ¡pero aun así…! Que tu espada sea comida por insectos está un poco fuera de lugar… ¡De cualquier forma, buen trabajo, Seiya!

Mientras Deathmagla estaba sorprendido de que Seiya pudiera usar Onda Oscilatoria, tuve una epifanía.

¡Cuando Seiya estaba presionando a Cerceus y golpeándolo en la cara, no estaba haciéndole bullying, estaba practicando combate sin armas! ¡Estoy tan aliviada! ¡Gracias a dios!

—¡E-eres tan cuidadoso como dicen los rumores! ¡Pero todo eso termina aquí! ¡Porque los usuarios de magia de fuego no pueden usar magia de hielo! … ¡Ahora ve, Dark Firus! ¡Mátalo!

Jadeé sorprendida, preparándome para las llamas que estaban por ser disparadas de la boca del monstruo. ¡Pero Dark Firus alzó su brazo y lanzó un puñetazo a Seiya!

—¡Ha! ¡Pensaste que iba a usar Llamas Mortales, pero los brazos de Dark Firus son también armas extremadamente calientes! ¡Derriten todo lo que tocan!

—¡¿S-Seiya?!

¡El puño ya estaba demasiado cerca para que Seiya lo esquivara! ¡Pero entonces lanzó su puño izquierdo para chocar contra el derecho de Dark Firus!

—¡Medio cerebro! ¡¿En serio piensas que puedes bloquear el puño de Dark Firus con tus patéticas manos humanas?! ¡Keh-keh-keh! ¡Dile adiós a tu brazo!

El puño de Dark Firus, materializado temporalmente, chocó contra la mano izquierda de Seiya… causando un potente retumbar que hizo un eco tan ruidoso que podías sentirlo en tu estómago. Fui forzada a cerrar los ojos para resistir las ondas del choque.

… Después de eso… abrí mis ojos lentamente… para encontrar sus puños tocándose.

La mano de Seiya no había cambiado, ¡pero el puño de Dark Firus, luego su muñeca, y después todo el brazo comenzó a crujir antes de volverse azul y luego transparente!

¡¿E-el monstruo se está congelando?!

El fenómeno continuó hasta su pecho, luego su estómago y poco después, se esparció por todo el cuerpo. Todo el cuerpo de Dark Firus se había transformado de rojo a azul.

—¡¿M-magia de hielo?! ¡No! ¡No, no, no! ¡Esto no puede ser! ¡La magia de hielo y la magia de fuego son completamente opuestas! ¡Los humanos no pueden poseer ambas!

No tengo ni idea de lo que pasa tampoco. Lo que Deathmagla dice es verdad. No puedes aprender simultáneamente tipos opuestos. No puedes romper las leyes de la teoría mágica.

¡¿Entonces cómo hizo eso?!

Solo cuando miré el brazo de Seiya me di cuenta. ¡Estaba usando un brazalete que nunca había visto antes! Deathmagla parecía haberlo notado también y alzó la voz.

—¡E-espera! ¡¿Eso es…?! ¡¿Eso es un objeto que otorga magia de hielo?!

¡Ohhh! ¡Es un brazalete mágico de hielo! ¡No tiene que usar magia con eso, ya que hace fundamentalmente lo mismo! P-pero ninguna de las tiendas de armas o de objetos a las que fuimos vendían un objeto tan raro… Entonces, ¿dónde lo consiguió? ¡Espera…!

—¡Síntesis! ¡Seiya, ¿hiciste eso mientras sintetizabas objetos?!

Seiya asintió.

—¡W-wow! ¡¿P-pero qué combinaste para hacer un objeto tan raro?!

—Combiné unos cuantos brazaletes con algo de hielo… y luego añadí lo usual: tu cabello.

—… ¿Qué?

¿N-no me digas que fue a mi habitación otra vez mientras yo no estaba? Yo… ¡No sé cómo sentirme acerca de esto! ¡Pero como sea! ¡Si todo lo que hace falta para salir de un aprieto es un poco de mi cabello, entonces toma tanto como quieras!

—Por cierto, esto no es lo único que hice.

—¿Qué…?

Como un mago, Seiya comenzó a sacar brazaletes de su bolsillo uno detrás de otro.

—Este es un brazalete de rayos, este es un brazalete sagrado, este es un brazalete oscuro… y la lista continúa. Por supuesto, hice repuestos también. Hice todos estos gracias a las numerosas hebras de cabello que había por tu habitación. ¡¿Pero qué tanto pelo pierdo por día5?! ¡¿Me estoy quedando calva?! Como sea. Tendré mucho tiempo para pensar acerca de eso después. Necesito concentrarme en Dark Firus por ahora. El brazalete parece haber congelado al monstruo, pero parece que todavía puede moverse. Aun así, sus llamas se endurecen, materializándose. En breve…

—¡Seiya! ¡Tus ataques físicos pueden herirlo ahora!

Estaba absolutamente deleitada con el segundo milagro consecutivo, pero en contraste con mi alegría, Deathmagla parece estar aterrado.

—¡No! ¡Esto no puede ser! ¡¡Esto no puede ser!! ¡¿No es posible que me digas que tu poder de ataque excede la defensa de Dark Firus también?!

Pero la respuesta de Seiya me tomó por sorpresa.

—Desafortunadamente, mi poder de ataque aún no es tan alto. Probablemente no sería capaz de hacerle siquiera un rasguño con un ataque normal.

—¡¿Queeeé?!

Sentí como si hubiera caído del cielo directo al infierno. Deathmagla, por otro lado, tenía una expresión de alivio. Ignorándonos a ambos, el héroe continuó como si estuviera hablando con él mismo todo el tiempo.

—Pero eso no será un problema ahora que el enemigo está materializado. Después de todo, la magia de fuego obviamente es efectiva contra los enemigos de hielo. Desafortunadamente, Arremetida de Fénix no es lo suficientemente fuerte para penetrar la defensa del enemigo, así que…

Seiya retrocedió, creando algo de distancia entre ellos. Sintiendo el peligro, Deathmagla gritó.

—¡E-esto es malo! ¡Va a hacer algo loco! ¡Dark Firus, recorta la distancia! ¡Evita que ataque!

Pero Seiya ya había desenvainado su arma. La hoja blanco plata de la espada de platino, conocida por su alto poder de ataque, estaba envuelta en llamas.

Dark Firus trató de recortar distancia como se le ordenó, pero…

—Llegas demasiado tarde.

Empuñando su espada llameante, Seiya cargó hacia Dark Firus. Cuando los dos colisionaron, una poderosa onda de choque sacudió el cuarto. Con ambos brazos alzados, Dark Firus trató de agarrar a Seiya… pero esos brazos se quedaron suspendidos en el aire, porque la espada de Seiya estaba perforando el pecho de Dark Firus.

—Deja que las llamas ardientes converjan en un solo ataque: ¡Perforación de Fénix!

¡Hubo un crujido como hielo rompiéndose, y la espada fue a través del pecho de Dark Firus! Una fisura se formó donde la espada entró y luego se expandió por todo su cuerpo.

En el momento en que Seiya envainó su espada, Dark Firus explotó, envolviéndose en llamas y dejando solo polvo.

—¡L-lo hiciste! ¡Ganamos…!

Antes de darme cuenta, Mash estaba abrazando mi brazo fuertemente.

—¡¿C-cómo?! ¡¿Qué demonios está pasando?! ¡Pensé que había cero posibilidades de ganar! ¿Por qué…? ¿Cómo? ¡¿Cómo venció a ese monstruo?!

Mash temblaba, pero no de miedo. El color regresó a sus mejillas mientras seguía con los ojos abiertos, mirando fijamente al héroe que mató al monstruo al que una vez temió sin resultar herido.

En mi emoción, miré hacia Deathmagla, helado de miedo, y le saqué el dedo del medio (LOL).

—¡¿Viste eso?! ¡Eso es un talento de uno en mil millones justo ahí! ¡¿Te gusta eso?!

—¡E-e-esto no puede ser…!

Temblando, Deathmagla comenzó a retirarse.

—¿Quién es el medio-cerebro ahora, medio-cerebro? ¡Eso es lo que consigues por ser tan engreído que incluso nos dijiste como ganar!

Seiya arregló su cabello mientras murmuraba:

—Bueno, no tenía que decir nada. Yo lo hubiera descubierto tarde o temprano.

—¡Sí, estoy segura de eso! ¡Eres el superhéroe perfecto, después de todo!

Encantada, le sonreí calurosamente a Seiya, pero se volteó hacia Deathmagla con una expresión vacía de toda emoción.

—Después de ocuparme de este, tendré que purificar el cuarto entero con todo lo que tengo para asegurarme de que Dark Firus nunca regrese.

—¡Por supuesto! ¡Sé mi invitado! ¡Tómate el tiempo que quieras! Mientras me iba de la cámara de tortura con Mash apoyado en mí, aún podía escuchar el sonido de los gritos de angustia de Deathmagla.


Capítulo 20: Cargamaletas

Después de lavar la ropa con agua fría, regresé al cuarto y encontré a Mash ya despierto. Miró hacia mí desde debajo de la sábana.

—… ¿Dónde estoy?

—La posada en Seimul.

Hace unas pocas horas, en el momento en que Seiya salió de la cámara de tortura después de terminar su tan llamada “purificación”, Mash se desmayó, como si toda la tensión hubiera dejado repentinamente su cuerpo. Le pedí a Seiya que lo cargara mientras yo creaba un portal al mundo espiritual. Usando portales al mundo espiritual para viajar rápidamente entre otros mundos probablemente es contra las reglas. Aun así, estaba tan preocupada por Mash que fui a través de la puerta lista para aceptar cualquier consecuencia. Y justo así, regresamos a la posada de Seimul, donde Elulu esperaba por nosotros.

Mientras trataba de explicarle eso a Mash…

—¡Maaash!

Elulu, quien se había quedado dormida cerca de la cama, se despertó y se lanzó sobre Mash.

—¡Oof!

—¡Gracias a dios! ¡Gracias a dios que estás bien! ¡Estaba tan preocupada de que no fueras a despertar! ¡¡Mash!!

—¡¿E-Elulu?! ¡Las heridas de Mash aún no han sanado completamente!

Ella soltó a Mash mientras él gruñía de dolor.

—L-lo siento, Mash. ¿Te hice daño?

—N-no, no dolió. Estoy bien.

Mash forzó una sonrisa por unos momentos hasta que una expresión seria reemplazó esa sonrisa.

—Es raro… realmente… no siento ningún dolor…

Me miró.

—Espera… ¿Me curaste?

Sonreí de vuelta.

—Estabas en terrible forma. Tomó más de una hora curarte.

—… Lo siento. Te debo una —dijo Mash mientras apartaba la mirada torpemente.

Fue entonces que la puerta se abrió sin que tocaran, revelando al maleducado héroe.

—Oh, Mushroom, estás despierto.

Pero Mash no se veía molesto. En cambio, parecía avergonzado.

—Gracias por salvarme.

Agradeció a Seiya sin mirarlo a los ojos.

Debe haber tomado mucho coraje de alguien con una voluntad tan fuerte como la de Mash para decir eso, pero Seiya no lo notó.

—Más importante, espero que ustedes dos estén listos. Es hora de irnos.

—¿S-Seiya? Vamos… dejémoslos descansar un poco más. Mash acaba de despertar.

Pero Elulu y Mash se miraron el uno al otro, confundidos por las palabras de Seiya.

—Um… ¿Qué quieres decir con ‘es hora de irnos’?

—He decidido dejarlos llevar mis cosas. Ahora apresúrense. Nos vamos.

¡¿Podría haberlo dicho de una manera más ruda?! ¿Por qué no podía decir algo como ‘Vamos a trabajar juntos como equipo a partir de ahora’? ¡Ugh!

Estaba preocupada acerca de cómo reaccionarían… pero Elulu estaba entusiasmada con las noticias.

—¡Yay! ¡Vamos a cargar sus cosas! ¡Estoy tan contenta!

¿Se da cuenta de lo que está diciendo?

Mash, por otro lado, tenía una expresión malhumorada, que era comprensible. Como si hubiera sido acorralado, habló tímidamente.

—Se volvió claro para mí entonces… Tú realmente estás en un nivel diferente a nosotros. Como están las cosas ahora, nos meteríamos en tu camino como dijiste que haríamos. Así que… así que…

Suspiré interiormente porque ya sabía muy bien lo que Mash iba a decir a continuación. El trauma causado por la tortura y Dark Firus debe estar profundamente arraigado en él. Incluso si lo supera, pero aun así decide que no quiere venir con nosotros, yo no tendría ningún derecho de decir nada.

Pero Mash se bajó de la cama y presionó su cabeza contra el suelo ante Seiya.

—¡Por favor hazme tu pupilo!

—… ¿Huh?

Estaba sorprendida.

—¡Entrenaré para así no meterme en tu camino! ¡Por supuesto, llevaré tus cosas también! ¡Así que por favor déjame aprender de ti! ¡Quiero ser fuerte como tú! ¡Déjame entrenar bajo tu tutela!

¿P-pero qué…? Su fortaleza mental es mayor de lo que pensé… ¡y eso me hace muy feliz!

Seiya miró hacia abajo a Mash y declaró francamente:

—No me importa lo que hagas mientras lleves mis cosas.

—¡O-okay! ¡Espéralo! Quiero decir, esperaré trabajar contigo.

Le dio a Seiya una sonrisa.

—¡Hee-hee! ¡Es un placer unirme finalmente a ti, Seiya!

—¡E-Elulu! ¡No lo llames por su primer nombre! ¡Llámalo ‘maestro’!

—… Díganme como quieran. No hace diferencia para mí.

Seiya parecía un poco molesto, pero mientras los miro, no puedo evitar pensar…

Bueno… esta no será el típico grupo del héroe, pero los dos dragonkin se unirán a nosotros como se planeó, así que supongo que está bien lo que termina bien.

Elulu se aferró al dobladillo de mi vestido mientras sonreía inocentemente.

—Estoy deseando viajar contigo también, Ristie.

—¿Huh? ¿‘Ristie’? ¿Te refieres a mí?

—¿No te gusta el apodo…?

—N-no, realmente no me importa…

Ha-ha-ha… Quiero decir, prefiero ser llamada Su Majestuosa Divinidad, pero como sea.

—¡Oh, maestro! ¡Sé que esto puede ser repentino, pero hay un lugar al que me gustaría llevarlo!

—¡Ah! ¡¿Mash?! ¡¿Estás hablando acerca de la Guarida de los Dragones?!

¿La Guarida de los Dragones…? Es la primera vez que oigo de eso.

—Hey, Mash. ¿Qué es la Guarida de los Dragones? ¿Hay algo importante ahí?

… Para resumir lo que Mash aprendió del anterior jefe de la aldea Nakashi:

Todo comenzó hace dieciséis años. Un dragón descendió de los cielos y aterrizó en la aldea Nakashi con dos infantes: Mash y Elulu. El dragón le dijo al jefe de la aldea, “Estos niños, enriquecidos con la sangre de los dragones, se unirán al héroe que ha recibido la revelación de los dioses y protegerá Gaeabrande del mal. Cuando el héroe aparezca, vayan a la Guarida de los Dragones y rompan el sello. El arma definitiva, sin par en su habilidad para conquistar el mal, espera”.

Exaltada, sacudí a Seiya por los hombros.

—¡Seiya! ¡El arma definitiva! ¡Tenemos que ir a conseguirla!

Pero la expresión de Seiya era solemne mientras miraba la espada en su cintura.

—Pero acabo de sintetizar una espada de platino y de hacer tres repuestos…

¿E-en serio? Ahora me siento un poco mal. ¡Pero de esto es de lo que se trata la aventura! ¡Después de trabajar tan duro y finalmente conseguir un arma, algunas veces encontrarás algo más fuerte casi de inmediato!

—¡Que comience esta aventura! ¡A la Guarida de los Dragones! ¡Mash, Elulu, guíen el camino!

Mientras estos dos estaban llenos de sonrisas y listos para partir…

—Aún no.

El tiempo se detuvo con esas pocas palabras.

—Hay un lugar al que quiero ir primero.

—S-Seiya… No me digas que vas a…

—Sí, al mundo espiritual. No puedo permitirme ignorar mi entrenamiento.

Aplastada, dejé caer mi cabeza.

Cada vez… vamos a una pequeña aventura y luego estamos de regreso en el mundo espiritual de inmediato… La Cámara de Convocación empieza a sentirse como nuestro hogar…

—Vamos a ir a la Guarida de los Dragones luego, ¿verdad? Tengo que asegurarme de estar preparado para luchar contra dragones.

Mash y Elulu se pusieron pálidos, como cabría esperar.

—¡M-maestro, por favor no! ¡¿Acaso intenta extinguirnos o algo?!

—¡S-sí! ¡No hay tal cosa como un dragón malo! Probablemente.

—No lo sabremos hasta que lleguemos. En cualquier caso, voy a ir al mundo espiritual y ustedes vienen conmigo. Rista, no será un problema si los traemos, ¿verdad?

—Sí… supongo…

Tengo sentimientos encontrados acerca de todo esto, pero di mi aprobación.

Decidí no decir nada, ya que él demostró que entrenar en el mundo espiritual unificado de hecho da resultado. Si Seiya hiciera lo que yo, alguien que ha convocado solo unos pocos héroes, sugerí y hubiera luchado contra monstruos para subir de nivel, entonces probablemente ya estaría muerto. Gaeabrande es un mundo de rango S. Lo que era de sentido común en mundos anteriores no es de sentido común aquí. Lo mejor que se puede hacer es dejar todo en las manos de Seiya.

Lancé un hechizo para crear un portal. Siguiendo a Seiya, Mash y Elulu casi saltaron a través como si fueran de vacaciones.

Después de llegar al mundo espiritual unificado, Seiya inmediatamente preguntó dónde estaba Cerceus. Dado que es alrededor del medio día que usualmente toma sus descansos para almorzar en el comedor, decidimos dirigirnos allí.

Los ojos de Elulu revolotearon alrededor de todo el santuario mientras caminábamos.

—¡Hey, Ristie! Este es el lugar donde todos los dioses y diosas viven, ¡¿verdad?!

—Sip.

Mash también dio un vistazo.

—Este santuario es increíble. No solo es enorme, sino también las decoraciones, las pinturas, todo lo que veo es arte… aunque no es que sepa mucho de eso.

—¡Whoa! ¡Mira esas hermosas flores en el jarrón! ¡Nunca había visto nada así! ¡Hey, Ristie! ¡¿Puedo ir a ver?!

—¡Elulu, espera! ¡Mira a ese tipo por allá! ¡Tiene un halo flotando sobre su cabeza! ¡¿Es un ángel?!

Ver a Elulu y Mash tan emocionados me llenó de calor. No puedo culparlos. La mayoría de la gente reaccionaría así durante su primera vez en el mundo espiritual… a diferencia de aquellos que solo se encierran a sí mismos por unos días en un cuarto blanco a entrenar.

El héroe anormal agarró a Elulu por la nuca como un gato, deteniéndola en medio de su exploración.

—Puedes hacer eso después. Quiero empezar a entrenar.

—¡Mn…! ¡Pero hay mucho que quiero ver!

—S-Seiya, no me importa ir a ver a Cerceus, pero no creo que vaya a entrenar contigo nunca más.

—Eso no me importa. Lo necesito para algo más.

¿Entonces por qué estás…?

Confundida, continué caminando hasta que llegamos al comedor. Miré alrededor de la vasta habitación, pero Cerceus no estaba a la vista. Nos rendimos y fuimos a revisar otro lugar, pero antes de dejar el comedor, hice contacto visual al azar con una cara familiar en la cocina en el otro extremo.

Escuché un apagado “¡Eep!” viniendo de la cocina, luego vi a un hombre vistiendo un delantal tratando de agacharse y esconderse.

… No hay error en quién es ese.

—¡¿Cerceus?!

Forcé mi camino a través de la cocina… y no pude creer lo que veía.

El bien esculpido, y musculoso hombre conocido como la Hoja Divina, llevaba un delantal con un diseño floral con una cacerola plateada de merengue en una mano.

—… ¿Qué estás haciendo?

Seiya miró a Cerceus, causando que se enderezara como una estaca.

—¡S-S-Sir Seiya! ¡¿Cómo está el día de hoy?!

… No hay nada divino en él… quiero decir, está hablando con Seiya como si el héroe fuera su superior… y hay algo acerca de esa barba con ese delantal… No tienen nada que ver para nada…

Los ojos de Cerceus divagaban.

—Así que, uh… como sabes… estaba pensando en renunciar como espadachín. Quiero decir, es peligroso, ¿sabes? Sangras cuando te cortas y duele y, como que…

¡¿Pero qué…?! ¡¿Eso no era una broma?! ¡¿La Hoja Divina realmente está dejando la espada?! ¡¿Qué tan traumante fue entrenar con Seiya?!

Cerceus enseñó torpemente la cacerola llena de merengue.

—A-así que últimamente, he estado aprendiendo a cocinar. ¿Ve? … ¡Oh sí! Acabo de hornear un pastel. ¿Quieren probar un poco? Sacó un plato con un pastel de fresa y se lo mostró a Seiya. Es visualmente impresionante al punto en que es difícil creer que este hombre gorila lo hizo. Pero en el momento en que Seiya puso sus ojos sobre él…

—Asqueroso. Aleja eso de mí.

—¡Pero si ni siquiera lo has probado! —gritó Cerceus.

No puedo culparlo. Cualquiera reaccionaría así si alguien le dijera que su comida es asquerosa sin probarla.

—¡Trabajé tan duro para hacer esto…!

Fue entonces que el pobre tipo se dio cuenta de la chica que se veía como si le gustaran los dulces. Sonrió.

—¿Qué hay de ti? ¿Quieres probar un poco?

Le pasó un tenedor y un cuchillo a Elulu, pero ella sacudió su cabeza.

—Hmm… No, gracias. Quiero decir, apuesto a que está lleno de músculos o algo así…

—¡¿…?! ¡No tiene músculos! ¡Espera! ¡¿Para empezar, cómo le pones músculos a un pastel?!

Seiya miró fijamente al patético hombre sosteniendo un no deseado pastel.

—Escucha, Cerceus. No digo que no puedas tener un pasatiempo. Pero ese no es tu propósito y debes concentrarte en eso antes de cualquier otra cosa.

—¿M-mi propósito…?

—Me refiero a esto, por supuesto.

Seiya desenvainó su espada, revelando una hoja radiante.

—¡Noooooo! ¡¡No quiero entrenar máááááááááááás!! —Cerceus gritó. Es un grito que incluso tuvo a Mash preocupándose por la estabilidad mental del dios.

—No te preocupes. No seré yo el que entrene contigo. Será él.

Mash estaba tan sorprendido como Cerceus.

—¿Huh? ¿N-no vas a ser tú el que me entrene?

—No estás listo para mí. Aunque él debería estar cerca de tu nivel.

—Wow, Seiya. Realmente estás cuidando de Mash.

—Bueno, no puedo dejar que el chico encargado de llevar mis cosas sea débil. No tendría sentido el tenerlo si un monstruo simplemente le roba todo.

Cerceus miró a Mash varias veces, un chico de la mitad de su tamaño.

—¿E-él es tu discípulo? Uh… ¿Te importaría si uso Escáner en ti por un momento?

—Adelante.

Después de lanzar Escáner tímidamente, Cerceus lo miró fijamente por un rato con una mirada dudosa.

—¿Hmm? No estás usando Falsificar, ¿verdad?

—No… ¿Por qué?

De repente, Cerceus rompió su delantal con diseño floral.

—¡De acuerdo! ¡Hagámoslo! Aunque debo advertirte. ¡Entrenar conmigo será duro! ¡Espero que estés listo! ¡Gwa-ha-ha-ha!

—¡¿Q-qué pasa con este loco?! ¡Su personalidad está demasiado mezclada!

Mash tiene razón. Cerceus es… ¡Ni siquiera sé que decir! ¡Empezó a actuar rudo en el momento en que descubrió que Mash era más débil que él! ¡Este tipo de persona es la peor!

Con un paso renovado, Cerceus escoltó a Mash fuera de la cocina. Después de eso, Seiya volteó hacia Elulu.

—De acuerdo, sigues tú.

—¡¿Huh?! ¡¿T-t-también yo?! La sorprendida voz de Elulu resonó por toda la cocina.

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!
  1. Durante la edad media, muchas tabernas ofrecían servicios de posada, es decir, alquiler de hospedaje por el tiempo de la estancia.
  2. Recuerden que Mushroom quiere decir hongo en inglés y que lo dejo así para que la broma tenga sentido ‘Mash = Mushroom’.
  3. Epifanía: Idea o revelación a una pregunta o dilema.
  4. Creo que no lo he dicho, pero estos ‘portales’ que se mencionan tienen forma de puerta. Así que literalmente lo están ‘abriendo’.
  5. Diariamente los seres humanos pierden alrededor de 100 hebras de cabello. Pero no se preocupen que crecen más.