Regresaron los matones de esa vez a intentar recuperar su dinero robado. Gracias a eso, obtuve unos extraordinarios nuevos ingresos.

Ese dinero se fue para mi estudio… en el prostíbulo. Con eso pagué mi matrícula para prepararme para cuando encuentre a la primera chica de mi harem.

—Las mujeres son lo mejor de la vida. Me hacen sentir muy satisfecho.

Ese tiempo en el que pasaba estudiando, parecía como estar en un sueño. Quiero recibir mis clases y estar listo para el día en el que tenga que hacer feliz a una mujer en la cama.

Sí, esto solo son clases, es una inversión. No un desperdicio.

Creo que cometí un pequeño fallo.

Por culpa de querer prolongar mi estudio, todo mi alrededor ya está oscuro. Ahora no podré vender los materiales que traje desde tan lejos.

Y con esto no me va a alcanzar para pasar la noche.

No hay otra salida, tendré que hacer eso.

Caminé sin rumbo por la ciudad, y cuando encontré un establo, me escabullí por la entrada y me escondí dentro del establo metiéndome en el heno.

Solo porque se está acercando la temporada de invierno, ya siento la piel atravesada por el frío. Pero inesperadamente, es cálido estar dentro del heno. Y mejor aún, tiene otro punto fuerte; aquí es seguro. Es raro que haya un lugar seguro para dormir en las calles de la ciudad.

Además, es mejor calentarme aquí que morirme de frío en las calles.

En la mañana, antes de que el encargado de los caballos venga, debo escabullirme y salir de la misma manera que entré. Así no hay forma de que me encuentren.

Por hoy, aprovecharé para dormir profundamente. Mañana debo levantarme temprano.

En la mañana siguiente, abrí mis ojos. Aún continúa mi hechizo que me disfraza completamente con la apariencia de un humano. Es mejor no arriesgar que, por ser mitad orco, al instante empiecen a atacarme. Es mejor para los negocios y todo lo que tenga que ver con el exterior, es por eso que me hago pasar por un humano común.

Antes de que viniera la persona que está a cargo de los caballos, escapé hacia la calle. Temprano en el mercado, me aseguro de cambiar por dinero las joyas, los hongos y las plantas medicinales.

Fui afortunado al recibir más de lo que imaginaba por las joyas. Antes de venderlas, pedí prestado poder del espíritu de la tierra para eliminar las impurezas en las joyas. Parece que esa idea fue muy efectiva, porque dio frutos.

Gracias a eso tengo, por supuesto, lo suficiente para unos días, y, sobre todo, ya me aseguré de tener una fuente de ingresos altos solo en el inicio de mis negocios.

Haré de la ciudad mi base para crear mi harem. Para poder alimentar a mi harem y pagar la mansión donde se hospedarán, necesito mucho dinero. Bueno, pero iré poco a poco. Primero debo centrarme inmediatamente en empezar con mano firme mis ventas.

Mientras caminaba, observaba cada rincón de la ciudad.

Lo que estoy revisando es el precio de todo tipo de productos, y cuáles son las tendencias de la ciudad. Si presto atención profundamente, podré obtener una imagen completa de lo que busco en tan solo una vuelta a toda la ciudad.

Cuando uno habla sobre el comercio, siempre se llega a dos acciones: la oferta y la demanda. No es lo que uno quiera vender, lo importante es conocer las necesidades y gustos de tus clientes potenciales.

No importa si tu producto es el mejor de todos, si uno ignora la demanda, entonces tu negocio no tendrá éxito.

Especialmente esta vez, tristemente no se me ocurre ninguna buena idea. Y peor aún, no tengo los ingresos suficientes para estar perdiendo el tiempo.

Lo que puedo hacer está limitado, pero fallar no es una opción. Es por eso que una investigación minuciosa es importante.

… … Recuerda tu examen de graduación como comerciante.

En ese tiempo, mis ingresos eran de 10 millones de gil, y tenía la misión de duplicar esa suma de dinero en tres meses.

Si los negocios empiezan con buenos ingresos, pues eso lo hace más sencillo todo. Pero ahorita se podría decir que estoy en una situación algo escasa de dinero, a diferencia como estaba en ese entonces.

Sin embargo, he madurado.

Seguro que todo saldrá bien.

—Creo ya tener claro la economía en esta ciudad. Al final, lo único que alcanza con mis ingresos es algo relacionado con la comida.

No solo los precios de cada restaurante, también cuáles puestos son más conocidos y cuánta influencia tienen en la ciudad. Tomando todo eso en consideración, ya me hice una idea.

Primera etapa: llegué a la conclusión que, por ahora, era bueno tener un restaurante en las primeras etapas de mi magistral plan, y con ese fin usé el dinero que había juntado.

Comencé los preparativos de inmediato.

Ok, le pondré ganas a esto. Voy a construir mi mansión en esta ciudad, y todas mis mujeres vivirán y comerán en una mansión de lujo. Esa es la meta.

Sino puedo lograr mínimo esto que es básico, no podré estar tranquilo mientras creo mi harem.

Con toda la información reunida, más mi gran talento en esta área, tomé la decisión de qué comida cocinar, cómo abriré mi tienda, y cuáles serán las maneras más eficientes de ganar dinero.

Aquí vamos, sin perder ni un segundo más, di comienzo a mi plan.

Lo importante para un negocio es comprar los materiales necesarios a un bajo precio.

Cuanto mayor sea el margen de beneficio para mi negocio, mayor será la cantidad de dinero que ganaré. Como aún no tengo buenas ideas ni tanto dinero, es necesario que el precio de mis compras sea más barato de lo habitual. La forma más barata es uno mismo recolectar los materiales.

Por eso me fui hacia las montañas más cercanas de la ciudad.

Tengo confianza en mis artes de sobrevivencia.

No se debe perder las huellas de tu presa. Mientras corro saltando entre árboles a una velocidad de 100 km/h, voy comprendiendo el ecosistema de la montaña.

Creo ya entenderlo.

Pasé un tiempo obteniendo los materiales necesarios para mi negocio, pero sin afectar al ecosistema. Eso es un punto de gran importancia. El producto que imagino que me será más rentable será el jabalí.

De mi mapa de la montaña que grabé en mi cerebro, elijo una ruta de regreso que tenga presente una alta tasa de jabalís, y empiezo a correr en esa dirección.

Por el camino, rasgo el cuello del jabalí que deseo, y lo cargo en mi espalda.

Mientras corría, se terminó de desangrar el cuerpo muerto del jabalí.

Este es mi material. Toda la carne de un solo cuerpo de un jabalí para mí, y lo mejor es que es gratis.

Entre otras cosas, adquirí muchos hongos y plantas medicinales. Estos son los factores que deciden el sabor de la comida.

Además, al final pude obtener una colmena de miel. Envolví el nido de abejas en magia de aire, por eso se encuentra flotando, así aumentado bruscamente la concentración del dióxido de carbono, y con ello puedo mantener aturdidas a las abejas.

Solo con todo esto podré cocinar algo muy interesante.

Al volver a la ciudad, vendí algunos hongos al precio más alto posible, así aumentando mis ingresos, esto con el objetivo de ir al mercado y comprar especias.

Y, por último, le di mi dinero restante a un anciano que se veía en muy mal estado. Le compré su puesto, y los derechos de tener una tienda en esta zona.

Cuando estaba reuniendo información, me enteré que su tienda estaba pasando por una crisis monetaria. Es por eso que pude negociar con él para que me diera los derechos de su puesto, y le aconsejé un lugar de la ciudad donde puede ir para que siga adelante.

Tanto las leyes de la ciudad como las de comercio, son parte de mi conocimiento.

A diferencia de tiendas oficiales, en el caso de los puestos, se necesita menos dinero para ser abiertos, pero se debe solicitar un permiso para poder abrir un puesto en la ciudad. Y hasta que me den el visto bueno, se demorará mucho tiempo.

Es por eso que la forma más rápida de conseguir los derechos de poder operar un puesto, es comprándoselas a alguien que ya tiene uno. Además, tengo buen ojo a la hora de hablar con alguien, llegando a poder leer lo que esa persona piensa en ese momento mientras conversamos. No era muy popular, y el propietario ya estaba en la línea roja para irse a la quiebra. También parecía que ya no tenía ganas de seguir con su negocio.

Ya pude dar el primer paso al conseguir de manera barata los derechos para tener un puesto.

Acertando mis predicciones, pude comprar más puestos de tres propietarios sin ningún problema. Pero la ubicación de los puestos adquiridos no es muy buena. Están en una esquina de la calle principal, donde siempre es muy transitado por personas, y para empeorar las cosas, tiene muy mala iluminación.

Pero a pesar de todo eso, sé que lo lograré.

Si el problema es que estamos un poco lejos de la calle principal, entonces lo que se debe de hacer es atraer a los clientes hacia tu puesto.

Lo mejor hubiera sido comprar los derechos de un puesto que estuviera en la calle principal, pero esos costaban el quíntuple de lo que me costaron estos, aparte de que no quisieron vendérmelos por nada.

Para el yo de ahora, este puesto era la mejor elección.

—Bueno, bueno. Es hora de atraer clientes.

Lo más importante para atraer clientes hacia tu puesto de comida, es la forma en la que se hace publicidad. Pero por encima de eso; es el aroma.

Busco dentro de mi mochila los variados condimentos que traje desde el pueblo de orcos.

Usualmente siempre llevo condimentos, principalmente los que están hechos a mano por mí.

Realicé varios intentos, usando la técnica de prueba y error, claramente sin olvidar el sabor de mi aldea natal. Incluso hice salsa de soja.

Desconozco cuando podré conocer a mi mujer ideal, pero cuando llegue ese momento, no voy a permitirles que pierdan la oportunidad de probar una de mis especialidades.

Le pedí al espíritu del agua que me reuniera agua, y con eso lavé los utensilios de cocina y los ingredientes.

Es hora de dar comienzo con la comida.

Corté la carne de jabalí, dejándola en trozos.

Agrego algunas especies, plantas medicinales y hongos, y la amaso con harina.

La especia que uso es una mezcla de 12 tipos. Esta especie la compré en el mercado ya preparada. La harina extrae varios olores y sabores que se encontraban en los hongos y plantas medicinales de la montaña como si fuera por arte de magia, y al mezclarlo todo con la harina, poco a poco se va transformado su color y olor.

La carne del jabalí es dura y tiene un olor apestoso. Lo normal es que, si uno la hace en platillo, no se volverá popular.

Por eso es que uno debe de picarla para poder suavizarla, al mismo tiempo que las especias borran el mal olor del jabalí con su poderoso olor, y también mejoran el sabor. Las especias son como magia. Dependiendo de la preparación, el sabor del platillo puede ser aumentado de mil maneras como uno desee.

Y, por último, la harina con los hongos y las plantas medicinales serán el ingrediente secreto del negocio. El punto clave que lo llevará al triunfo.

El simple roce de la lengua con esta preparación de harina, hará que el cerebro se inunde con sensaciones químicas que les hará sentir euforia. Este platillo es creado con el objetivo de dar emoción o entusiasmo al cliente.

Suena como una droga, de las adictivas, pero en realidad es solo un plato medicinal. No produce dependencia, de hecho, es muy bueno para la salud. Tiene efecto para las ojeras o cansancio visual, los escalofríos, dolor de espalda, entre otros.

Puede que yo sea orco, pero no olvido el camino de mi otra mitad, la de ser un humano.

Incluso sin ser un platillo con dependencia, está científicamente comprobado que es un platillo que produce alegría y te llena el corazón de bondad. Si a cualquier comida le agregas esta mezcla que he realizado, se volverá un poco adictiva, más no dependiente. Es como comerlo y llenarte de placer al hacerlo. En las comidas normales, no se puede conseguir este tipo de efecto en sus sabores.

El cliente que coma esto, repetirá plato sin parar.

Según la información que reuní, en esta ciudad hay muchos trabajadores jóvenes. Es por eso que la mayoría de los platos que se vuelven populares son grasosos, con un gran volumen y con buen sabor.

Manteniendo esa información como base, si ven algo nuevo que se ve sabroso, se volverá popular.

Amaso el jabalí picado, lo rozo con la mezcla realizada y lo pongo a freír.

Lo que cocinare será Menchikatsu. En esta ciudad, uno de las posibilidades es que la comida frita todavía no sea muy común. De verdad que el aceite barato que pude comprar en el mercado va a ser mi barco para poder cruzar este mar de negocios.

Mientras se fríe la carne, voy preparando mi propia salsa para acompañar la comida.

Agrego en un sartén el condimento original similar a la salsa de soja, las especias, agrego la miel obtenida en el bosque al aplastar las colmenas y la caliento en el sartén para completar la salsa.

Y luego, la salsa que, ya finalizada, la agrego en un vaso y la muevo a otro sartén.

Vierto mucha grasa de jabalí en el nuevo sartén, aumento las especias para que el olor se aprecie mejor, y aumento el fuego para que se hierve al instante. Si uno hierve a esta potencia, la salsa dejará de ser salsa. Pero, no hay problema con eso. Este vaso de salsa no se usa en el producto en cuestión.

El objetivo es darle aroma, ese monstruoso aroma que genera la salsa cuando hierve. Y mejor aún, si agregas más especias, con la grasa del animal, todo esto hace que el aroma se vuelva todavía más fuerte.

Es más que seguro que todos hemos tenido una experiencia en la que lo que más nos atrajo de la comida fue su olor.

Esto mejora la comida una infinidad de veces. Con esa meta en mente, decidí que este sería mi platillo.

Comprendo los gustos de los habitantes de esta ciudad. Lo que será más efectivo va a ser la carne y el aroma dulce que propaga el platillo. Si uno huele este platillo, no aguantará las ganas de querer comerlo.

Mi puesto está en una esquina de la calle principal, pero tan solo debo atraer clientes de la calle principal.

Siendo atraídos por el rico aroma del menchikatsu, aparecen una, dos personas, y vienen más clientes buscando el origen del dulce olor de la salsa hirviendo.

Tenían un rostro de éxtasis con solo oler el platillo.

—Disculpe, hermano*, ese platillo tuyo tiene buen aroma, dame uno de esos.

(NT: le dice hermano de cariño)

—Yo quiero dos.

—Yo también quiero uno.

—¡En camino!

Lo que más atrae a los clientes es la forma de publicitar tu producto… lo más importante siendo el olor.

Para una buena publicidad, se necesita pagar una suma de dinero. Es por eso que elegí atraer clientes usando el arma del aroma.

Estaba convencido de mi victoria cuando conseguí un puesto donde claramente los olores podían llegar a la calle principal.

Seguía vendiendo menchikatsu uno tras otro.

—Está buenísimo.

—Siento que lo puedo comer infinidad de veces. Hermano, dame otro.

—Que rico, sabroso, jafu, jafu, jafu, jafu*, que rico, no puedo detenerme, otro, y rápido. No, no. ¡Mejor otros tres más!

(NT: está masticando con la boca abierta)

—Denme unos minutos, por favor. Enseguida los preparo.

El menchikatsu por sí solo está basado en todas mis habilidades culinarias.

El cómo usar las especias es tan solo cuestión de talento… … y parece que la mezcla especial con harina está causando una adicción al cerebro. Todo esto ya estaba decidido al realizar el menchikatsu. Ahora se han vuelto unos amantes del platillo.

En realidad, hay una cuarta forma para atraer clientes hacia tu puesto.

Esa es la fila.

Si mucha gente está reunida, vendrán también los clientes que tengan curiosidad por tanta gente haciendo fila. Desde el primer día ya había fila.

Gracias al rico sabor y la mezcla preparada por mí que los vuelve un poco adictos, la tasa de repetición va en un increíble aumento. Si seguimos a este ritmo, el puesto estará en la boca de todos, y para el día de mañana, estaré entre los puestos más populares de esta ciudad.

Ya han pasado 2 meses desde que llegué a la ciudad.

—Sí, ya he ahorrado bastante. Ganar esto en dos meses me parece suficiente.

Alquilé una casa grande. Como era de esperarse, no pude llegar a comprarla por completo, pero ya pagué dos años de alquiler.

Si es esta casa, podré traer a las mujeres que quiera, y si logro tener hijos, será seguro también para ellos. Ya dentro de dos años, para ese entonces, ya habré ahorrado mucho más dinero, y ya tengo decidido comprar una mansión.

Por cierto, ya abandoné el puesto de comida.

Si sigo trabajando en el mismo puesto, no podré seguir ganando más. Se sabe que un puesto tiene un límite de ventas, y el mío ya había llegado a su máximo hace mucho.

Ese puesto, “La menchikatsu con la marca de orco”, se hizo un nombre en la ciudad, y fue completamente recomendado por muchos.

Por eso, en el apogeo de su popularidad, las demás empresas fuertes de la ciudad empezaron a ofrecerme muchas ofertas, y terminé vendiendo el menchikatsu.

Les di el permiso para vender el menchikatsu bajo el nombre de “El menchikatsu con la marca de orco”, y también les entregué la receta original.

Ese menchikatsu daba una increíble satisfacción a la hora de comerse, y su tasa de repetición era alta. Eso hizo que las grandes empresas se fijaran en mi producto. Esa es la razón por la cual la vendí por una gran suma de dinero.

Al mirar la popularidad de “El menchikatsu con la marca de orco”, aquellos que seguían las modas, trataron de hacer mi platillo, pero les salió una versión barata de la mía. Hasta las grandes empresas trataron de imitar mi producto, pero no tuvieron la fama que la mía consiguió.

Es por eso que las empresas de renombre me compraron los derechos por un alto precio.

La razón por la cual no podían imitar mi producto es simple: la mezcla de especias y la harina. Nadie podía imitar la mezcla hecha por mí.

Por supuesto, no solo se trató de vender la marca. Eso solo sería una ganancia temporal.

Por eso, la receta secreta de especias y harina que ha salido de mi ingenio, la entregué a las grandes empresas… … La receta que vendí solo tenía escrito agregar las especias secretas y la harina.

Si todo lo mezclan como es debido, podrán lograr con éxito mi menchikatsu.

Debido a que la empresa de renombre amplió mi puesto en una escala bastante grande, me compraron en grandes cantidades las especias y la harina, y, además, debido a que las especias y harina que les vendí tenían un alto precio, terminé ganando una enorme cantidad de dinero.

La empresa subestimó las especias y la harina. Una vez que le produzca ganancias, poco a poco irán perdiendo su magia. Cuando estábamos en medio del contrato, firmaron el contrato accediendo solo a un precio inicial. Bueno, yo ya les advertí que eso pasaría.

En lugar de establecer un precio alto, buscaron hacer un contrato por otro lado, y al final llegaron a un acuerdo y terminaron firmando ese contrato.

Tal y como predije, la empresa dijo que dejarían de comprar mis ingredientes porque ellos mismo verían como se las ingeniaban. Finalmente, sus clientes disminuyeron, y terminaron llorando ante la inevitable quiebra.

Cuando trabajaba solo en ese puesto, pude ganar docenas de veces mejor de los que ellos ganaron. No niego que, para conseguirlo, tuve que esforzarme hasta el agotamiento, pero se sabe que estando solo en mi puesto, gané muchísimo más.

Después de todo, “El menchikatsu con la marca de orco” fue mi herramienta para juntar dinero. Al final siempre elijo lo que me dé más dinero.

Este es el conocimiento aprendido del Dios de los Comerciantes.

—Vaya, vaya, que gran suma de dinero he podido recolectar. Ya con esto podré hacer mis negocios a gran escala.

Ya he adquirido unos ingresos estables. Pero, si sigo así, no podré estar ni cerca de ser millonario.

Si se me presentan mujeres de calidad al mismo tiempo, con esta cantidad sería insuficiente.

En estos dos meses, no solo estuve concentrado en mi producto de menchikatsu. He estado planeando y preparándome para mis negocios a gran escala.

—Oh, maldición. Ya es muy tarde. Hoy también había entrenamiento.

… … Antes de mis planes a lo grande, es hora de ir a mis estudios sobre el cuerpo de las mujeres.

He estado yendo al prostíbulo casi todos los días. Todo esto es por mi meta de que cuando esté con una chica de mi harem, pueda hacerla sentir bien durante el sexo.

Últimamente he estado puliendo mis técnicas.

El maestro es importante. Es por eso que pedí como servicio que me entrenara la mejor mujer del mejor prostíbulo de la ciudad. He aprendido a profundidad acerca de todo sobre una mujer. Esos entrenamientos, cada uno de ellos, han sido magníficos.

Cuando no lo hacía muy bien, me golpeaban mientras me decían “¡No estoy cómoda en lo absoluto, cerdo asqueroso!”. Luego yo debía de decir “¡Gracias, mi Reina!”. Así fui rasgando el poco orgullo que me quedaba.

Aun así, después de tantas pruebas y errores, podía satisfacer de verdad a las mujeres, y ya ni siquiera las dejaba actuar como reinas.

Después del entrenamiento con la maestra, he crecido lo suficiente como para que cuando una chica nueva entra a la carrera de prostitución, la hacen pasar por mí primero como prueba.

Al principio, parece que las prostitutas no se desenvuelven bien a menos que el cliente sea amable y las haga entrar en confianza.

El esfuerzo siempre está unido a la realidad. Ese es mi lema.

Ya con esto puedo en cualquier momento encontrarme con una mujer de alto calibre. Sin importar que la chica sea virgen, he madurado como para poder hacerla sentir cómoda.

Desde que vine a la ciudad, todos mis planes han salido bien. Estuve demasiado concentrado en los negocios y en mis entrenamientos, pero no he perdido ni un poco de ganas de cumplir mi meta… … ¡Bueno, bueno, ya va siendo hora que me esfuerce en crear mi harem!