※※※

—Bien, termine.

Himari murmuró para sí misma frente al dibujo ya terminado.

Esta vez, realizó el dibujo de un personaje de cierto manga.

Es una chica que lleva un vestido con muchos volantes. Fue difícil dibujar los volantes, pero esa sensación de haberlo logrado mereció la pena.

Como de costumbre Himari fue a una red social para postear el dibujo, entonces entró en su cuenta personal,

—¿Eh?

Lo primero que entró en su vista fue una notificación de mensaje.

Himari cliqueo sobre el icono, un poco nerviosa por la rara notificación.

—…Ehhhh.

Himari ojeo el mensaje y se quedó paralizada frente a la computadora.

Unos cuantos segundos después—

Miro de reojo a su alrededor, se frotó los ojos y volvió a mirar la pantalla del computador.

Y allí estaba, aún con el mismo contenido.

—No puede ser…. Eh…. ¿Qué voy a hacer…?

El corazón de Himari empezó a acelerarse al instante.

※※※

Después de la cena, estaba tomando un descanso en la sala de estar mientras veía la televisión.

Kanon estaba viendo un tv drama mientras hacia su tarea.

Me da la impresión de que no es para nada beneficioso eso de que estudie mientras ve la televisión.

Sin embargo, llegados a este punto me parece muy difícil decirle; “Apaga la televisión.”

—Ahora que lo pienso, Himari no se ha bañado, ¿verdad?

Caí en cuenta de ello cuando Kanon me lo dijo. Himari es la última en la fila para tomar el baño hoy, y ciertamente aún no lo ha hecho.

Debe estar dibujando en este instante.

Antes de que me diera cuenta, teníamos una regla tácita según la cual cuando la puerta de mi habitación estaba cerrada, Himari estaba en medio de dibujar y no se podía ingresar.

Si entro de manera repentina, probablemente la termine sorprendiendo, así que decidí hacerle un llamado.

—Himari, ya es hora de que te metas a ba—

—¿¡Q-Qué voy a hacer!?

Uwah!?

De manera repentina Himari salió de la habitación, por lo que reflexivamente termine revelando un chillido.

—Ah!? L-Lo lamento Komamura-san. P-Pero, eso—

—¿Ha pasado algo Himari?

Esto es algo de qué alarmarse.

Por un instante Kanon y yo intercambiamos miradas.

—E-Eso. Un mail. ¡E-Es muy serio!

—¿Un mail muy serio?

¿Qué es lo que significa eso?

¿Ha recibido una gran cantidad de spams?

—Bueno, cuando estaba a punto de postear un dibujo, decía que recibí un mensaje. Pero yo, tal cosa—

Intentando decir algo de manera muy agitada el rostro de Himari se torna roja.

También agitaba las manos sin sentido como un pingüino, lo que me pareció algo bonito.

—Primero que todo tranquilízate. Vamos, respira profundo.

—Uhhhhh—

Tal y como le dije, Himari inhalo y exhalo.

… Es tan obediente, eh.

Después de que realizó unas tres repeticiones, le volví a preguntar.

—Entonces, ¿qué tipo de mensaje te llegó?

Aún debe ser muy pronto para que le llegara el resultado del concurso…

—No me digas, era de un familiar tuyo—?

Una mala premonición pasó por mi mente, pero Himari la negó sacudiendo la cabeza.

—De hecho, fue de una persona de una editorial…

— ““Editorial!?”” —

Kanon y yo levantamos la voz simultáneamente.

Al parecer, después de hacer el dibujo para presentarse al concurso, Himari dibujó un manga corto como pasatiempo y lo publicó en Internet.

Después de publicar ese manga, Himari se puso a trabajar inmediatamente en el siguiente dibujo, por lo que no había mirado la pantalla donde lo había publicado durante un tiempo.

Cuando se conectó para publicar un nuevo dibujo el día de hoy, vio que el manga tenía más visitas y valoraciones que cualquier cosa de las que Himari había hecho antes.

Entonces recibió un mensaje de una persona que decía ser un selector de una editorial al correo del sitio. Así que se conmocionó y no lo contó… Esa es toda la historia.

Después de la explicación de Himari, Kanon y yo nos convertimos en unas personas que se olvidaron de todo, menos de la palabra “increíble” por un momento.

Es un mundo con el que no estoy para nada relacionado, así que el único pensamiento que tenía era; “no lo comprendo muy bien, pero es increíble”.

Soy consciente de que los editores son de un mundo totalmente diferente al mío. Incluso siento una especie de devoción al respecto.

—Entonces, ¿qué vas a hacer, Himari? ¿Será que te publicaran en un libro?

—Um, no lo comprendo del todo aun…. Para comenzar, estoy muy preocupada sobre cómo responder…

—Eh. ¿Es así?

—Así es… El manga es en realidad sólo un pasatiempo para mí, y sólo consigo dibujar algunas páginas cortas aprendiendo a través de la observación e imitación… Las técnicas utilizadas para las ilustraciones y el manga son completamente diferentes, y en lo que respecta al manga mis estudios son completamente insuficientes…

—Hmm, entonces así son las cosas… Oye, si no te importa, ¿podrías mostrarme el manga que publicaste?

—Eh!?

—No digo que tengas que hacerlo si no quieres.

—Errr…. Comprendo.

Mientras se retorcía en vacilación, Himari se dirigió delante de la computadora.

Me dirigió una leve mirada, me pregunto si fue mi imaginación que parecía un poco avergonzada.

Entonces Himari murmuró; “Es este…”

Lo que se mostró en la pantalla fue un manga corto, tal y como había dicho Himari.

Casi ni es necesario usar la barra de desplazamiento, se puede terminar de leer rápidamente.

Era un manga triste.

Sólo el panel de la escena en la que el joven desaparece está en color, y es tremendamente sobrecogedor.

Al mismo tiempo, me di cuenta del significado de la mirada de incomodidad de Himari hacia mí.

Probablemente se trate de la Sirenita como argumento….

La expresión y las palabras con las que Himari me preguntó en el festival cultural.

Casi puedo hacer una verificación de la respuesta.

Por eso Himari, en ese momento—

A un costado, Kanon murmuró sorprendida; “No, no puede ser…? ¿En serio…?”

Me pregunto si ha tocado la fibra emocional de Kanon.

Además, parece que en ella hay una emoción diferente, mucho más fuerte… En el momento en que pensaba eso, Kanon agarró con firmeza el hombro de Himari de manera repentina.

—¡Este es el que vi que pasaban repetidas veces en las redes sociales de una amiga! ¿¡Lo dibujaste tú, Himari!? ¡Eh, es realmente increíble!

—¿Repetidas veces, de una amiga?

—¡Así es! ¡Este es tremendamente viral!

En contraste con el estado de excitación de Kanon, Himari parpadeaba sorprendida.

Parece que ella era completamente ignorante de que su manga estuviera llamando tanto la atención.

—¡Himari eres increíble! Tienes que debutar con esto, sería un sacrilegio si no lo haces.

—Bueno, cálmate un poco Kanon. Como sea, ¿no es eso problemático para ti Himari?

Le pregunté mientras arrancaba a Kanon de Himari.

Himari bajó las cejas y asintió con la cabeza.

—Sí… el mail decía; “¿Por qué no haces un libro recopilatorio con todos los mangas cortos que has publicado en el pasado, incluido éste, más algunas historias nuevas bajo comisión?”, estoy agradecida con el mail, pero no estoy segura de poder hacer una historia que me satisfaga haciéndola bajo comisión… Para comenzar, este manga son sólo retazos de las mejores partes de la historia, y como dije antes, mi técnica es por completo inmadura…

Himari comenzó a angustiarse.

Uooh, Komamura-san… ¿Qué hacemos…?

—No es algo que yo deba decidir.

—Uhh…. Cierto…

—Solo quisiera decirte que te lo tomes con seriedad, ¿hay algún plazo para responder?

—De hecho parece que el correo llegó hace tres días. Pero ya que me di cuenta hoy cuando entre… No creo que me quede mucho tiempo…

—Ya han pasado tres días, ¿eh? Creo que lo mejor es que respondas cuanto antes, ya sea que aceptes o rechaces.

—Supongo que así son las cosas, ¿verdad?…

—Para comenzar, ¿qué tal si tomas un baño? Puede que pongas tus pensamientos en orden, ¿vale?

Eso me recuerda que anteriormente estaba a punto de decirle a Himari que tomara un baño.

Cuando Kanon se lo dijo, Himari cogió una ropa de cambio y se dirigió al baño diciendo; “Eso haré…”

Después de ver su figura desde atrás desaparecer, Kanon y yo intercambiamos miradas.

—Himari sí que tiene muchas cosas de que angustiarse.

Las oportunidades llegan en un momento en el que las personas menos se lo esperan, eh.

Espero que llegue a una conclusión que sea aceptable para Himari—

—Komamura-san, Kanon-chan, he tomado una decisión.

De manera vigorosa fue lo primero que nos dijo cuando salió de la bañera.

—Eh, tan rápido.

Kanon hizo eco de mis pensamientos.

Es decir, ¿¡en serio es tan rápida para obtener conclusiones!?

Nunca pensé que lo decidiría mientras se sumergía en la bañera….

A juzgar por su actitud de angustia de antes, pensé que estaría preocupada todo el día.

Himari se rasca la mejilla, pareciendo un poco avergonzada,

—Para comenzar, ya era un problema antes de siquiera preocuparse.

—¿Un problema previo antes de siquiera preocuparse?

—Sí. Soy menor de edad, así que incluso si publicara un libro, necesitaría el permiso de mis padres. Hay dinero de por medio… En primer lugar, era irrazonable que lo tomara en estas circunstancias…

—¿Es así?… Ciertamente es irrazonable…

—Sí… Así que voy a contestar que no.

Himari se dirige a mi habitación con el pelo todavía mojado.

Y mientras caminaba, murmuraba para sí mismo.

—De hecho, en el concurso también decía que si eres menor de edad, tienes que obtener el permiso de tus padres antes de poder presentarte, ¿cierto…?

—Ehhhh?

—Pero me he vuelto a determinar. Cuando vuelva a casa, persuadiré a mis padres a cualquier costo. Jamás me rendiré.

Los ojos de Himari están llenos de fortaleza al declarar su determinación.

La existencia de Himari yendo firme de cara a su sueño y de que fuera de la mano de la oportunidad, a mi vista seguía siendo deslumbrante, tanto que no pude evitar desviar la mirada.

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!