※※※

—Haaa

Cuando Himari entró en la sala de espera después de terminar su trabajo a tiempo parcial, Ezoguchi acababa de dar un gran suspiro mientras se cambiaba de ropa.

Ahora que lo pensaba, tenía la sensación de que ella hoy estaba menos enérgica que de costumbre, o mejor dicho en un estado extraño.

Los errores como derramar el té oolong al servirlo y llevar la comida a la mesa equivocada fueron notables.

—Himari-chan, probablemente renuncie al trabajo…

—Eh!?

Himari quedó sorprendida ante la confesión demasiado abrupta.

Era muy lamentable, debido a que era una senpai que le enseñó cuidadosamente sobre el trabajo a Himari desde que comenzó su trabajo a tiempo parcial.

Sobre todo, le dio aún más duro porque tenía empatía ante sus propias circunstancias de, “ahorrar dinero para salir de la casa”. 

—Err… ¿por qué razón…?

Mientras Ezoguchi miraba fijamente el locker abierto, una sonrisa de autodesprecio apareció en la esquina de su boca.

—La verdad es que me rechazaron ¿sabes? Por eso pensé en pasar página.

Dijo en un tono desapasionado.

Himari no pudo más que quedarse en shock.

—Err… eso…?

—Bueno, es más mi error, por enamorarme tan de pronto. Simplemente había cosas en común con la otra parte, nada más, ¿sabes? 

Himari no sabía cómo era el amor de Ezoguchi. A pesar de que no lo sabía, el corazón de Himari fue atravesado por el dolor de la proclamación parcial del fin de un amor que no llegó hacerse realidad. 

—Bueno, supongo que el gerente estará en problemas si renuncio tan de repente, así que trabajaré duro hasta el final de este mes.

Después de cambiarse, Ezoguchi cerró su locker y ondeó la mano mientras se iba.

Cuando Himari salió por la puerta para empleados un poco después de Ezoguchi, una iluminación con sensor de movimiento colocada sobre la puerta brillaba radiantemente.

Se instaló una cámara de seguridad junto a esta.

Dicho esto, la cámara de seguridad es falsa.

La iluminación ya estaba antes, pero la cámara de seguridad falsa había sido instalada por Nakaomi inmediatamente después del incidente con el cliente que había emboscado a Himari el otro día.

Después de todo, parece que la instalación de una verdadera cámara de seguridad sigue siendo bastante costosa, y va a ser imposible por el momento. Pero incluso las falsas pueden llegar a ser un disuasivo psicológico.

De hecho, la propia Himari, que sabía que era una falsa, se sentía algo nerviosa en los momentos que pasaba por la entrada.  

Gracias a eso, no ha venido ese cliente desde entonces.

Himari estaba agradecida con Nakaomi por volver a tener un ambiente tranquilo en su trabajo a tiempo parcial. 

Nakaomi también dijo que en un futuro instalaría cámaras de seguridad reales, lo que llegaba a ser tranquilizador.

Además, Takato la acompañaba hasta la estación cuando el final de su turno coincide con el de Himari.

Takato, que escuchó la serie de incidentes de ese día, se ofreció a acompañarla de regreso a casa por un tiempo.

Para Himari, eso también fue bastante tranquilizador. Gracias a eso, podía regresar a casa sin tener miedo.

La iluminación con sensor de movimiento se apaga y los alrededores se vuelven a oscurecer.

De repente, levantó la vista al cielo y vio unas cuantas estrellas brillantes titilando.

Himari comienza a caminar hacia un restaurante de gyudon cercano. (NT: Gyudon, bol de ternera)

Por esa hora, allí delante de la máquina expendedora se había vuelto un punto de encuentro cuando volvía a casa con Takato.

Originalmente en el café de maids, para evitar problemas no se permitía a los empleados varones y a las maids regresar juntos.

Sin embargo, las órdenes del gerente Nakaomi aún no han sido canceladas. Se mantendrá de esa forma hasta que se cancelará esa excepción.

Himari llegó frente a la máquina expendedora y esperó allí por ahora.

Poco después, llegó Takato, cambiado a su ropa de civil.

—Lo siento por hacerte esperar. ¿Nos vamos?

—Sí.

Tan pronto como se encuentran, comienzan a caminar uno al lado del otro.

—No estuviste muy ocupada hoy, ¿verdad?

—En efecto.

La estación está sólo a unos pocos cientos de metros, así que las conversaciones entre ellos son en realidad por lo general sobre asuntos planos.

Como la camiseta con estampados interesantes o divertidos que llevaba el cliente, o la estación más cercana de cada uno, o el manga que les gusta.

Hasta ahora tienen ese tipo de conversaciones mientras se dirigen hasta la estación las veces que ha regresado junto con Takato.

—…..

—…..

Sin embargo, hoy la conversación no siguió después de eso.

Himari sentía que la atmósfera de Takato era diferente a la usual.

Ahora que lo pensaba, sentía que hoy durante el trabajo no hubo mucho contacto visual.

(¿Qué es lo que pasa? ¿Se sentirá mal…?)

De repente, recordó lo que le dijo Ezoguchi.

No, imposible… Justo cuando Himari pensaba eso, finalmente Takato abrió la boca,

—Err… Komamura-san

—S-Sí, ¿qué pasa?

Se había acostumbrada a que la llamaran por el apellido “Komamura”, pero solo esta vez 

se sintió extrañamente nerviosa.

—Komamura-san…. ¿Tienes novio?

—Eh? No, no tengo…

—Ah, hmm. Cierto, ya veo… Si tuvieras te habría recogido después de que sucedió ese incidente… hmm.

De alguna manera, Takato parece estar de acuerdo por su propia cuenta.

Himari sintió un ligero dolor en el pecho.

Si Komamura fuera su novio, de seguro habría venido a recogerla.

Pero desafortunadamente, no tienen ese tipo de relación.

Himari no le había dicho previamente a Komamura que había sido emboscada por un cliente.

No quería preocuparlo, y por sobre todo, tenía el fuerte pensamiento de no querer causarle más problemas.

(Pero, por qué Takato-san tal cosa tan de repente…?) 

En medio del silencio, ambos continuaron caminando hacia la estación.

La ciudad seguía iluminada por la noche, pero habían incrementado las personas ruidosas y borrachas, lo que no se ve a menudo durante el día.

Cuando está sola se sentía algo desamparada, pero solo con tener a alguien que conoce al lado, se sentía aliviada.

—Err… Komamura-san.

Ya estaban llegando a la estación cuando Takato dijo eso.

—¿Sí?

De repente, al llamarla por su nombre, Takato se detuvo. Por lo tanto, Himari también se detuvo.

—Um, siento ser tan inesperado, pero… eso….

Dijo Takato mientras se rascaba la cabeza apenado.

Su línea de visión era imprecisa, estaba muy nervioso.

—….?

Se preguntaba qué pasaba con esta atmósfera. Era muy incómoda.

Por lo tanto, Himari también se puso nerviosa.

Takato respira profundamente y luego mira directamente a los ojos de Himari.

—Me gustas. Podrías por favor ser mi novia.

▬▬▬▬▬!?

Himari no pudo más que quedarse tiesa con los ojos bien abiertos.

Fue una confesión demasiado repentina para Himari.

Gustar…

Un sentimiento que Himari también tiene en su corazón.

Pero es un sentimiento que aún no ha confesado.

Y es un sentimiento que no está relacionado con el joven que está delante de ella.

—Eh? … Err… ¿Por qué?

Lo primero que salió de su boca fue lo relacionado al motivo.

—Eres tan linda cuando te esfuerzas tanto.

—Uh…ah…

Le respondió de inmediato, el rostro de Himari se enrojeció.

Es la primera vez que alguien del sexo opuesto le dice algo como esto cara a cara.

Se alegraba de recibir un cumplido. 

Pero incluso en este momento, la imagen de Komamura fue la que apareció en la mente de Himari.

No sabía ni qué o cómo decírselo.

Sin embargo, en definitiva, tenía la sensación de que no podía corresponder a los sentimientos de Takato.

Pero no sabía qué tipo de palabras debería transmitir.

Por el momento Himari tenía la cabeza agachada.

¿Se sentía tal incomodidad por la confesión de una persona de la que no sabía de su amor?

Por el rabillo del ojo vio que Takato estaba sosteniendo su propia mano con fuerza.

Se dio cuenta de que él estaba muy nervioso, lo que lo hizo incluso más difícil.

Pero no podía seguir prolongándolo. No quería hacerlo. Pensó que eso sería una descortesía con Takato.

Himari se resolvió y levantó la cabeza.

Takato pretendió estar tranquilo mientras el nerviosismo exudaba desde su cara.  

—Errr…

La voz le temblaba.

Sentía que su corazón se le saldría por la boca.

Sin embargo, Himari no se detuvo.

—Ya tengo una persona que me gusta, así que lo siento…

Himari inclinó la cabeza disculpándose cortésmente.

Porque su corazón no era falso, Himari se lo confesó con honestidad.

Se escuchaban fuertemente los sonidos del tráfico. 

Y superponiéndose a estos, el sonido de su propio corazón resonaba en su cerebro.

No sabía cuál era el momento indicado para levantar la cabeza. Así que Himari se levantó lentamente.

Pero no podía ver a la cara de Takato.

Perdón.

Pienso que es una persona amable y buena y de ninguna manera lo odio.

Pero lo siento.

¿Por qué yo?

Lo siento

En una fracción de segundo, retornan a su cabeza las veces que han regresado juntos hasta ahora, la forma en que interactúan en la cocina y las charlas tontas que ha intercambiado con él.

Estaba a punto de llorar, pero parecía que el que realmente debería querer llorar era Takato.

Por eso soporto firmemente las sensaciones que se estaban acumulando desde el fondo de su estómago.

—Ah…. ¿Es así? …

—Sí…

—Lo siento.

—No es necesario…

Las personas entraban sucesivamente a la estación mientras los veía a los dos frente a frente con una atmósfera sombría.

En ese punto Himari de inmediato empezó a preocuparse por las miradas de los alrededores. 

—Bien…. Entonces….

No sabía qué frase usar para despedirse.

Himari inclinó su cabeza repitiendo el movimiento rápidamente, antes de entrar en la estación de primeras.

Normalmente van juntos hasta los torniquetes de acceso, pero Takato no la siguió.

Mientras caminaba supuso que con seguridad fue a Takato a quien Ezoguchi se le confesó, lo que hizo que su corazón le doliera aún más.

※※※

—Himari está extraña.

En el momento en que Himari se bañaba, Kanon murmuró eso con voz seria mientras veía un tele-drama.

—Hm…?

Yo estaba dándole una ojeada a las noticias del día en el smartphone, y levanté la cabeza ante esas palabras.

Unas cuantas arrugas se dibujaron en la frente Kanon, quien estaba sentada en el sofá.

—“Extraña”, ¿dices?

—Espera, ¿no crees que ha estado algo extraña desde que volvió hoy de su trabajo a tiempo parcial?

Repensé lo que me dijo Kanon.

…Pero en el momento exacto en el que volvió Himari yo estaba en el baño.

Después de eso solo le dije un simple, “Bienvenida a casa”, a Himari quien estaba tomando la cena tardíamente. Himari estaba justo con las mejillas repletas de comida, y sin decir palabras asintió con la cabeza en repetidas ocasiones.

No tenía la suficiente información como para determinar si Himari estaba extraña o no.

—Bueno, solo hablé un par de palabras desde que volvió a casa. ¿A qué te refieres en específico?

—Hmmm… Es difícil explicarlo, sin embargo, hay algo diferente en su atmósfera habitual… O mejor, no está animada.

—Ya veo… Cuando Himari salga de la bañera, le echaré un vistazo cuidadoso.

—Hm.

Bueno, tal vez la persona en cuestión confíe en mí la causa de esa anormalidad.

Para comenzar puede que sea una idea equivocada de Kanon.

Pero entonces de repente recordé.

Cuando fuimos por un momento a la casa de Kanon y ella percibió los trazos de que Murakumo había entrado.

Si es por la aguda intuición de Kanon, puede que el margen de error sea poco… 

Entonces, de repente Kanon dejó salir en voz baja un, “Fuwah…!?” 

Kanon estaba con el rostro enrojecido.

De inmediato entendí la razón.

El tele-drama había entrado en una escena de amor.

Dos actores, un ikemen y una bella mujer, estaban medio desnudos sentados en una cama de tamaño “King size

No he visto la historia hasta ahora, por lo que estoy fuera de base con relación a ella, sin embargo, se susurran algunas cosas siniestras, moviendo las manos por el cuerpo del uno al otro.

El movimiento de sus manos era muy lascivo, y poco a poco su respiración se volvió desordenada.

—…..

—…..

Tanto Kanon como yo, deliberadamente evitamos mirarnos.

Esto es…. incómodo…

Muy incómodo….

Cuando era niño, fue incómodo que comenzará una intensa escena de besos mientras veía una película en la televisión de la sala de estar en familia.

Y cuando pensaba eso, y como si reprodujera mis pensamientos a la perfección, ambos se tumbaron en la cama y comenzaron a besarse con intensidad. 

Clemencia, por favor no más de esto… en el momento en el que lo desee la escena se oscureció y se movió a otra.

No fue una escena larga, de hecho, fue más bien una escena corta, pero fue suficiente para cambiar el ambiente de la habitación.

En ese momento, se escuchó la puerta del baño abriéndose.

Himari había salido.

Alarmado, inconscientemente gire la cabeza en dirección al baño.

Por supuesto, Himari no va a salir en cuanto se cambie de ropa.

Al confirmar ese hecho de alguna manera me sentí aliviado.

Aunque no hacía algo como para sentirme culpable, me sentía de esa manera…

Cuando me dirigí de nuevo hacia la televisión mis ojos se encontraron con los de Kanon.

La cara de Kanon, que antes ya estaba roja, se enrojeció aún más, tanto que parecía que saldría vapor.

Entonces el tele-drama pasó a comerciales.  

El ambiente en la habitación cambió sutilmente debido a la animada narración, pero la incomodidad aún persistía. 

—O-Oye…

—Hm?

—Ka-Kazu-nii… eso…

Kanon cortó sus palabras ahí.

Los comerciales cambiaron y comenzó a sonar una elegante música clásica que había escuchado en algún lugar.

¿Es que está escuchando esa canción?

Justo cuando la canción se interrumpió, Kanon volvió a hablar.

—¿Alguna vez has b-besado?

—  ▬▬▬▬▬!?

Fue una pregunta que me tomó demasiado desprevenido.

No esperaba que la palabra “beso” saliera de la boca de Kanon, así que quedé muy conmocionado.

¡Santos cielos! No recuerdo haber criado a una chica así, ¿eh?

Espera, yo no la crie desde el comienzo.

Estaba tan caótico que terminé haciendo un tsukkomi en solitario dentro de mi cabeza.

De todos modos, relájate. Esta es la parte en la que muestro un margen de madurez.

—Eso, no… no…

¿A dónde fue el margen de madurez?

Termine diciéndole algo de verdad de manera directa, ¿no?

Aunque ya estamos a estas alturas, debería haberme dado algo de aires como adulto aquí. Pero ya es demasiado tarde.

—¿E-Es así…?

Probablemente no era mi imaginación que la cara de Kanon se viera aliviada en ese momento.

—¿Nunca has tenido novia?

—Cuando estaba en la escuela me dedicaba de lleno a las actividades del club… No he conocido a nadie de esa manera desde que empecé a trabajar.

—¿Y Yuuri-san?

—No, después de todo, es una simple amiga de la infancia.

—Hmmm…

Kanon respondió de manera desinteresada, pero su rostro se ve extremadamente encantado.

No es para burlarse de mí que soy un inexperto en varias cosas a esta edad.

Por eso termine deduciendo lo que sentía Kanon.

Probablemente hubiera sido mejor que yo fuera más despistado en este aspecto, pero desafortunadamente no lo soy.

… Es este un buen desarrollo?

No puedo corresponder a los sentimientos de ella.

Está mal corresponder.

Porque soy un adulto.

—O-Oye si—

—He terminado de bañarme—

Uhia!?

Los hombros de Kanon dan un gran sacudón sorprendida ante la abrupta aparición de Himari en la sala de estar.     

—Hee!? Lamento haberte asustado.

—No es necesario. Estoy bien. ¡Entonces entraré al baño!

Kanon agarró una ropa de cambio y se dirigió rápidamente al vestidor.

Himari, quien observó a Kanon apresurarse al vestidor en pánico, ladeó ligeramente la cabeza en confusión.

—…? ¿Pasó algo?

—No, nada en particular…. Tal vez fue porque vio una escena de terror en el tele-drama.

Engañé a Himari apropiadamente para que no se diera cuenta de nada.

—Ah, ya veo entonces. Kanon-chan no es muy buena con el terror.

Puede que arbitrariamente haya añadido un aspecto erróneo a la imagen de Kanon que Himari tiene.

Bueno, cuando fuimos a la casa de Kanon y dije ¿que si había un fantasma?, extrañamente se asustó, así que siento que no es necesariamente errado.   

De todos modos, dejemos de lado el asunto de Kanon por ahora.

Lo siguiente es Himari.

Mientras se secaba el pelo mojado con la toalla Himari enchufo el secador.

Mientras pretendía ver la televisión mire de reojo a Himari.

Según lo que dijo Kanon, Himari ha estado actuando extraño desde que llegó a casa, sin embargo.

La interacción que tuvo ella hace un momento con Kanon tenía una atmósfera similar a la de siempre.

Mientras yo recordaba eso, Himari encendió la secadora y comenzó a secarse el pelo.

Cambie mi línea de visión a la televisión.

Si la miro demasiado, podría terminar sospechando.

El tele-drama de antes parece haber terminado hace poco, y ahora estaban dando las noticias.

Por un tiempo estuve mirando la televisión mientras continuaba prestando atención a Himari.

Himari pasa un tiempo largo con el secador de pelo. Normalmente tarda unos diez minutos.

Pero en esto no es solo Himari, también Kanon es lo mismo.

Las mujeres con pelo largo parecen tenerla difícil para secarlo… Pienso eso cada vez que lo veo.

Himari apagó la secadora y soltó un suspiro mientras se peinaba.

Ese suspiro se sintió tan pesado como el plomo. Hasta ahora, Himari nunca había dado un suspiro tan pesado como ese.

Si duda alguna esto es,

—¿Qué pasa?

—Eh?

—¿Qué fue ese gran suspiro?

—N-Nada… eso…

Pienso que Himari no es hábil mintiendo.

Cada una de sus reacciones es honesta.

—… ¿Pasó algo en el trabajo?

—E-Eso—

Al irrumpir con atrevimiento, Himari desvió la mirada flagrantemente.

Es muy fácil de leer…

Cuando las personas tienen problemas en el trabajo, por lo general son más por las relaciones personales que por el contenido de las funciones. 

Así que decidí concentrarme en preguntar en esa dirección.

—¿Estás siendo molestada o algo así?

—¡N-No, no es eso!  ¡Todos son buenas personas!

—Entonces ¿cuál es el motivo?

—Uhh—

Himari da un pequeño gemido, y luego baja los hombros pesadamente.

—… La verdad es… que un senpai del trabajo se me confesó…

—Eh?

Después de todo, no anticipe esa respuesta.

Mis pensamientos se congelan por un momento.

Pero ciertamente, a la vista Himari es objetivamente bonita. Además, era afable, buena y amistosa.

Teniendo en cuenta eso, no es ninguna sorpresa que Himari guste al sexo opuesto.

—Entonces, ¿esa cara larga es porque no es un tipo agradable?

—No. Más bien es agradable y amable. Pero yo—.

Himari levanta el rostro y me mira fijamente a los ojos.

Entonces hace silencio.

Pero no aparta la mirada.

Los ojos de Himari estaban ligeramente húmedos y temblorosos.

Por alguna razón pensé que esos ojos eran hermosos.

Al mismo tiempo, pude leer las emociones de su corazón.

—A mí, Komamura-san—

…Esta mal. No puedes. No digas una palabra más.

Al instante, estaba pidiendo eso en mi mente.

Si termina por sacar las palabras, se desmoronará.

Este estilo de vida, esta relación entre los tres, definitivamente se va a desmoronar.

Los castillos de arena que construimos al borde del mar están siendo lentamente erosionados por el agua de mar.

No podía soportarlo y aparté la mirada de Himari.

Escape.

Parecía lo correcto ahora.

El silencio continúa por un tiempo.

En ese momento, se escucha abrirse la puerta del baño.

Es Kanon saliendo del baño.

—Lo-Lo siento…. No es nada… (Himari)

Himari se levanta y murmura, “Voy a dibujar”, y se va a mi habitación como si escapara.

Por ahora no sabía si esta sensación de alivio que sentía era realmente lo correcto.

Himari no salió de mi habitación hasta la hora de acostarse.

Kanon me preguntó, “¿Qué te pareció Himari?”, pero yo solo le respondí, “Ciertamente parece menos animada de lo habitual, pero no sé la razón.

Quería olvidarme de la interacción que había tenido con Himari recién.

(… ¿Estoy realmente seguro de eso?

Me surgió esa pregunta, pero me dije a mi mismo que estaba bien.

La habitación está totalmente oscura.

Estuve dando vueltas acostado en la cama, no sabía ya cuántas había hecho.

No podía dormir en absoluto.

El rostro abatido de Himari de antes entraba y salía de mi mente.

Está mal. No debo recordar eso. Tengo que pensar en otra cosa.

Piensa en ello, y entonces, antes de que me dé cuenta, mi conciencia se desvanecerá para mejo—

—¿Alguna vez has b-besado?

Abruptamente las palabras de Kanon hicieron estribillo en mi cerebro.

¿Por qué estoy recordando esas palabras en este momento?

No entiendo el cerebro humano.

Como sea, mis circuitos de memoria siguieron expandiéndose.

…. Ciertamente no lo he hecho.

Hasta ahora no he tenido una relación con una mujer.

No, sin embargo—

—Nos tomamos de la mano…

De repente, recordé.

Cuando estaba en la escuela primaria, con Yuuri.

Fue en el camino a casa desde la escuela. En una temporada de frío.

Mientras íbamos de camino a casa jugábamos a avanzar dando unos cuantos pasos solo cuando se ganaba en patear una piedra o en el piedra, papel o tijera, el sol se había puesto por completo.

Caminábamos uno al lado del otro en un camino con poca gente y oscuro.

Como era de esperarse, cuando oscureció Yuuri y yo comprendimos que era malo. 

—Ha oscurecido, eh.

Yuuri murmuró brevemente ya que no puede soportar el silencio.

—Sí.

—Puede que mamá se enoje.

—… Cierto.

—Que mal… Tengo miedo…

—…Sí.

Arrastrado por las palabras de Yuuri, me deprimí ya que me imaginé la figura de mis propios padres enojados conmigo. 

Después de un momento de silencio—

—Tienes las manos frías, eh…

De repente Yuuri agarro mi mano.

Estaba muy sorprendido y avergonzado, pero no sacudí la mano.

Al mismo tiempo sentí como brotaron algunas cosquillas en mi pecho, pero rápidamente pretendí no verlas.

Pensé de inmediato que Yuuri quería disfrazar el miedo de su corazón ante el hecho de ser regañada.

Y por supuesto, mis manos estaban frías.

Las manos de Yuuri estaban mucho más frías.

Así que pensé qué hizo esto para calentarlas tanto como fuera posible.

Pero ahora, casi veinte años después, finalmente me di cuenta.

No, debería decir que finalmente puedo verlo sin apartar la mirada.

No fue porque tuviera miedo o frío que Yuuri me cogió la mano esa vez.

Eso es solo racionalización.

Estoy seguro de que es sólo una excusa.

Yuuri genuinamente—

—….

No me he cogido de la mano con Yuuri desde ese día, y ella tampoco me ha dicho nada.

Entonces, ¿qué pensará ahora…? No, está mal más de esto.

Eso fue hace casi veinte años para empezar. ¿Cómo es que estoy pensando eso ahora?

Rápidamente terminé avergonzándome, me cubrí la cabeza con el edredón y cerré los ojos.

El cielo hoy está ligeramente nublado.

Una mañana de sábado ligeramente oscura.

—Entonces, nos vemos más tarde.

—Vale.

Estaba despidiendo a Kanon y Himari que se estaban poniendo los zapatos en la entrada.

Parece que las dos saldrán a divertirse en la ciudad solo ellas.

Es la primera vez que lo hacen solo las dos.

—¿No deberían llevar paraguas?

—No… El pronóstico del tiempo dijo que había un 30% de probabilidades. Si llueve la compraré en la tienda de conveniencia.

—Ya veo. Tengan cuidado.

—Sí.

Respondieron adecuadamente y luego salieron.

El silencio aparece en la solitaria habitación.

Pensándolo bien, es la primera vez que pasó un día de descanso solo desde que las dos llegaron.

En solitario después de un tiempo—

Quedé perplejo conmigo mismo al sentirme incómodo con eso a pesar de que no hace mucho era natural una vida en la que estaba solo en casa. 

Esto no es una buena señal.

Esta es una situación especial de ahora, y eventualmente llegará el momento en que regresaré a mi estilo de vida original—

Bruuuuuu*

Uoh!?

De repente el sonido proveniente de la nevera interrumpió mis pensamientos e hizo que sacudiera un poco mis hombros involuntariamente.

¡No, no dejes que el sonido de la nevera te asuste!

Pero…

No había prestado atención a los pequeños sonidos del día a día como este desde que ellas dos llegaron.

Una vez más, cuando miro la sala de estar y la cocina vacías, se siente más grande que de costumbre.

… Mal, mal, muy mal. ¿Qué pasa con eso de ponerme sentimental?

Más importante, necesito pensar en lo que comeré hoy.

Es un fastidio cocinar… Hace tiempo que no voy a comer ramen, ¿no?

Mientras miraba mi billetera que estaba un poco desolada porque le di la mesada a las dos, pensé en algunas tiendas para comer.  

※※※

Kanon y Himari habían tomado el tren y llegaron al centro de la ciudad.

—Uwah! Hay mucha gente.

Ante tal cantidad de gente, Himari dejó salir una voz de sorpresa.

La calle frente a la estación estaba tan llena de gente que sus hombros casi se tocaban.

El lugar del trabajo a tiempo parcial de Himari también está cerca de una estación que tiene una buena cantidad de tráfico, pero no tanto como este.

—Es porque es sábado. Ten cuidado de no perderte. No tienes un smartphone Himari.

—Ci-Cierto…

Himari temblaba mientras se pegaba fuertemente a Kanon, las dos se agarraron firmemente de los brazos.

—No, es difícil caminar cuando estamos pegadas de esta manera.

—Pe-Pero no quiero ser una niña extraviada…

—Vale, vale. Entonces de esta manera, solo sepárate un poco.

Kanon sostiene la mano de Himari con firmeza.

La expresión de Himari, que había sido de susto hasta entonces, finalmente volvió a su expresión habitual.

—Entonces, ¿vamos?

—Sí.

Ambas comenzaron a caminar a través de la ola de personas.

No habían hecho ningún plan específico sobre a dónde ir o ninguna otra cosa.

—¡Himari! ¿Trabajas mañana?

—Eh!? Descanso, ¿por qué?

—¡Entonces vamos a divertirnos las dos! 

—Sí.

Fue un simple plan al azar que decidieron con un ligero entusiasmo ayer.

Por supuesto Kanon invitó a Himari con una genuina emoción de querer divertirse juntas.

Pero también es cierto que hay mezclado algo “no genuino”.

Recientemente, una sensación nublosa se estaba acumulando en el pecho de Kanon.

Quería a Himari.

Para Kanon, que estaba ansiosa por vivir a solas con Kazuki, Himari apareció en tan buen momento que llegó a pensar que era un ángel.

A pesar de que era una completa extraña, recordó que se sintió aliviada ese primer día solo porque era alguien del mismo sexo.

Así que sí. Quería a Himari.

Más bien, es alguien importante ahora.

Siempre reacciona con honestidad y es algo natural, pero cuando llega el momento determinante, no se acobarda. 

A pesar de que Kanon quiere tanto a Himari, hay una cosa que la insatisface.

El hecho que ocultara secretos.

Si lo pensaba, todavía no sabía el verdadero nombre de Himari.

Ni siquiera sabe la dirección de su casa, y mucho menos la de la escuela.

Y la razón de la falta de ánimo de Himari desde hace unos días sigue siendo desconocida.

Intentó preguntándole casualmente a Kazuki, “¿Conoces la razón?”, pero él sólo negó con la cabeza en silencio.

Tenía el ligero deseo de que tal vez averiguaría algo relacionado con eso mientras deambulaba por la ciudad junto con Himari.

Entran en un edificio comercial que queda de frente a la avenida principal.

Por el momento decidieron pasear por ahí y vitrinear. 

Había una tienda de ropa, una de artículos generales, una cafetería y un restaurante, así que probablemente no se aburrirán.

—Wah. Mira Kanon-chan. Esa ropa es muy linda.

—Oh, de verdad. Se vería bien en ti Himari.

—Ehh, ¿en serio?

—Sí. Yo no encajo mucho en ese tipo de ropa linda, eh.

—¿Te parece? Sin embargo, creo que Kanon-chan también se vería bien.

—Imposible, imposible, de ninguna manera.

Después de seguir caminando por un tiempo mientras charlaban tontamente de esa manera, llegaron al frente del área de venta de ropa para hombre.

Los dos habrían pasado por esa área de ventas sin prestarle atención antes.

Pero hoy, ambas se detuvieron frente a esta al mismo tiempo.

—Mira esta corbata. Es un diseño de pingüino.

Al frente de donde señala Kanon, se exhibía una corbata que tenía impreso varias ilustraciones de un pingüino adorable. 

Está multi coloreada con azul claro, rosa, verde y blanco. 

Es un producto de marca, y contrario a su apariencia laxa el precio indicado es bastante considerable.

—¿Se verá bien en Komamura-san?

—Ajajaja. Es demasiado “cute” para Kazu-nii.

—Pero inesperadamente podría verse bien.

—Recibiría un montón de tsukkomis si fuera con esto a la oficina.

Ambas están animadas frente a la corbata, pero de repente el rostro de Himari se vuelve sombrío.

—¿Qué pasa Himari?

—Oye, Kanon-chan…

Himari hace una corta pausa. Como si dudara un poco en sacar las palabras.

Kanon no la presiona y solo espera.

Finalmente, Himari murmuró en voz baja.

—No sé qué hacer…

—¿Sobre qué?

—Sobre Komamura-san…

Por un instante se le cortó la respiración a Kanon.

De ninguna manera se esperaba que Himari sacara ese tema. 

—Bueno, yo… la verdad es la primera vez… que me enamoro de un hombre…

—Eh, ah—

La palabra “enamorar” dejó a Kanon en un shock, tanto que se sorprendió de sí misma.

Ciertamente era consciente de los sentimientos de Himari, pero era la primera vez que los escuchaba claramente en palabras.

Una vez más, emociones muy mezcladas empiezan a arremolinarse dentro de Kanon al ser expresadas en palabras.

—Pero tal vez no estoy siendo tomada en serio por Komamura-san… Él no me ve de esa manera.

Himari dice lo mismo de aquella vez que estaban en el futon y dejo que sus sentimientos se filtraran. 

Eso también aplica para Kanon.

Lo entiende. Kazuki ha sido constante al tomar su posición como “guardián”.

Eso era doloroso, pero aún así no quería mentir sobre sus propios sentimientos.

Pensaba en ello mientras miraba los ojos vacilantes de Himari, entonces ella continuó de nuevo sus palabras,

—Porque aún no soy adulta…

El rostro de Himari, que sonreía débilmente, parecía tan triste y adolorido. 

Entonces Kanon también se siente adolorida.

Sintió la ilusión óptica de que Kazuki se lo dijo directamente.

Y entonces se dio cuenta de que esta era la razón por la que Himari no se había sentido bien en los últimos días.

Tal vez Kazuki le había dicho algo cuando ella estaba en el baño.

Sin duda creía que algo le había pasado en su trabajo a tiempo parcial, pero llegó a la idea de que las únicas cosas que podrían poner a Himari en tal estado de depresión seria o algo relacionado con su familia o con Kazuki.

—….

Por un momento se miraron fijamente en silencio.

Himari también debe ser consciente de los sentimientos que Kanon tiene por Kazuki.

Por eso Kanon no sabía qué decir.

Pero si simplemente guardaba silencio, sabía que los sentimientos negativos se harían cada vez más grandes.

—¡Oh, ya es suficiente! ¡Después de todo, no se me da bien esto!

Dijo Kanon de repente con una voz fuerte y se rascó la cabeza con rudeza.

—Eh, Kanon-chan?

—¡Himari! ¡Comamos algo dulce para cambiar de humor! ¡Un parfait, parfait o parfait! ¡Qué te gustaría! 

—Realmente quieres un parfait, ¿verdad?…

—¡C-Como sea! ¡Calmémonos un poco reabasteciéndonos de azúcar! ¡Vamos! 

Kanon comenzó a caminar cogiendo la mano de Himari.

La fuerza de su agarre es mucho más fuerte que antes.

Esa rudeza tal vez era agradable para Himari ahora.

Ella sonrió ligeramente, pero Kanon no lo noto porque estaba mirando hacia adelante.

El parfait de fresa que ordenaron es colocado delante de Kanon y Himari.

Los colores blanco, rojo y rosa contrastaban maravillosamente en un contenedor de vidrio de forma triangular invertido y alargado.

—Itadakimasu.

Kanon excavó animadamente el helado de encima con una cuchara larga hecha especialmente para los parfaits.

Entonces, sin dudarlo le dio un mordisco al gran trozo de helado.

—Hm, frío.

Con sus mejillas presionadas, la cara de Kanon se veía tan feliz que hacía pensar que había vivido para este momento.

Himari que había quedado boquiabierta ante el gran bocado de helado que Kanon se comió, volvió a sus sentidos, y también se llenó la boca.

Ambas estaban en la esquina de una cafetería de estilo abierto.

Como era un día festivo, los asientos estaban prácticamente llenos de mujeres jóvenes como Kanon y Himari.

—En resumen, Kazu-nii no está interesada en las niñas, ¿verdad?

Ante el abrupto comentario de Kanon, los hombros de Himari se contrajeron.

—En efecto … de eso es lo que hablo…

Kanon le dio medio mordisco a la oblea.

—Pero seremos adultas un poco después de que nos graduemos del instituto, ¿verdad? Así que no creo que vaya a cambiar tanto incluso ahora.

Con esas palabras, las pupilas de Himari se ensanchan.

Kanon puso el helado en el resto de la oblea y luego dio otro mordisco.

—Para empezar, no creo que exista una frontera clara y distintiva para la “adultez”.

—Eh?

—Uh… ¿Qué puedo decir? No es una cosa legal, sino una sensación, ¿no? No siento que uno se vuelva una adulta cuando cumple los 20 como por arte de magia… ¿Entiendes lo que quiero decir?

—Hmm…. Entiendo la mayor parte de lo que quieres decir Kanon-chan.

—¿En serio?

—Sí. Por ejemplo, cuando estaba en la escuela primaria, los estudiantes de instituto me parecían muy maduros, ¿verdad? Pero cuando me convertí en un estudiante de instituto, descubrí que mi mente no había cambiado mucho a como lo era en la escuela primaria… Y sin embargo, era un hecho que me había convertido en una existencia llamada “estudiante de instituto”. Tenía la sensación de no saber si realmente debería llamarme estudiante de instituto, o si mi título y mi mente no se balanceaban… Así es como me sentí. Eso es lo que intentas decir, ¿verdad, Kanon-chan?

Ante la declaración de corrido de Himari, Kanon quedó sorprendida olvidando por un rato llenar su boca con el parfait. 

—¡Así es! ¡Eso es lo que quería decir! Eh, Himari es increíble… ¿Acaso leíste mi mente?

—No, no hay tal cosa como eso…

—Eso quiere decir que tú y yo estamos conectadas. Mmhm.

Himari hizo una pequeña sonrisa ante las palabras de Kanon.

Simplemente estaba feliz por las palabras de Kanon.

(Hm… es solo que Kazu-nii no lo ve así porque somos “estudiantes de instituto”. Pero es poco probable que nosotras nos sintamos así tan repentinamente en el momento en que dejemos de ser “estudiantes de instituto” …)

Después de acabar de comerse la sección del helado, Kanon reflexiono mientras introducía su cuchara profundamente en la zona de la mermelada de fresa y el mousse.

—Después de todo, es mejor plantar las semillas mientras se tiene la oportunidad… Pero, ¿qué debería hacer?

—Eh?

Himari se sorprendió por el repentino soliloquio de Kanon.

Kanon agitó sus manos en pánico.

—Ah, no es nada… Como sea, no creo que haya que rendirse todavía, ¿sabes? 

Kanon se llenó la boca con una cucharada de mermelada de fresa y mousse.

—Sí… cierto. No me he confesado adecuadamente. Así que todavía puedo tener esperanzas—

Las mejillas de Himari se tiñen de rojo ligeramente.

Puede ser una solución provisional, pero parece haber animado a Himari por ahora.

Sin embargo, Kanon tenía sentimientos encontrados.

(Si lo pienso normalmente, esto significa que Himari es un rival en el amor ¿no? ¿Por qué estoy haciendo esto? … Ni yo mismo me entiendo…)

Aunque tenía la intención de distraerse de sus sentimientos comiendo el parfait no estaba funcionando. 

Cuanto más lo piensa, más cosas que la hacían sentir escalofríos se esparcen por su pecho, por lo que Kanon continúa comiendo el parfait liberándose de los pensamientos.

—La forma en que Kanon-chan come tan seguido, es tan linda…

—Eh?

Kanon no se dio cuenta de que el parfait se estaba acabando al doble de velocidad de lo que Himari estaba comiendo.

Después de dejar la cafetería, estaban en el arcade de la planta de arriba.

Miran alrededor de las máquinas de grúa una por una en medio de una avalancha de diferentes sonidos.

—Kanon-chan, mira este caramelo. ¡Es enorme!

—Heh. ¡Es realmente enorme! ¡Ya es una especie de broma!

Fue entonces cuando se emocionó al ver un caramelo de premio que era varias veces más grande de lo normal.

—Eh? ¡Es Kanon!

—Es en serio. Yoo-hoo!

De repente es llamada por su nombre y Kanon se gira vigorosamente.

Había dos caras familiares, que parecían ser íntimas al estar alineadas una muy cerca de la otra. 

—Son Yuiko y Urara.

Kanon se queda sorprendida ante la repentina aparición de dos de sus compañeras de clase.

Yuiko y Urara se acercaron a Kanon y Himari mientras levantaban unos breves gritos de emoción.

—Es la primera vez que nos encontramos con Kanon fuera de la escuela, ¿verdad? ¿Por casualidad vives cerca de aquí?

—No, nada de eso.

—Ya veo. Así que estás haciendo una pequeña excursión, ¿no? ¿Entonces, quién es esta chica?

La mirada de las dos se dirige hacia Himari.

Himari hizo una ligera reverencia con una sonrisa torpe.

—Ah, verán… esta chica se llama Himari… Es mi prima. Y es de la misma edad que nosotras.

—Hee. Ya veo.

—¡Tan linda!

—G-Gracias… Pueden llamarme Himari. Encantada de conocerlas.

Himari decidió seguir obedientemente el escenario “prima” que Kanon le había dado tan de repente.

Pensó que eso la salvaría de ser profundamente escudriñada.

— Encantada de conocerte. Soy Yuiko.

—Soy Urara. Es un placer conocerte, Himari-chan.

—Ambas son unas fervientes “Jaotakus” 

—Hee?

Los ojos de Himari se abrieron de par en par ante la explicación de Kanon.

Es un género diferente, pero tenía algo de afinidad con lo de ser “otaku” (NT: Otaku, en sí mismo tiene el significado de ser un “entusiasta” de cualquier cosa)

—Por cierto, ¿tienes un idol favorito, Himari-chan?

—No-No en especial…

—Hey! No intentes arrastrar a mi Himari a tu pantano.

Kanon sostenía de los hombros a Himari como si la estuviera protegiendo.

Yuiko sacó la lengua y dijo, “Lo siento, lo siento”

—Kanon, Himari, ¿tienen algún plan para después de esto?

—Hm, nada en especial. Solo deambular por ahí.

—¿Es así? Entonces, ¿por qué no nos hacemos una foto de purikura todas?  (NT: Purikura, fotos en una cabina a las que después le haces “adornos”)

Kanon y Himari se miran la una a la otra.

Himari asintió tímidamente. Aparentemente, no tenía ninguna oposición.

—¡Entonces, vayamos rápido!

—¡Vamos, vamos!

Las dos estaban muy emocionadas, y Kanon y Himari las siguieron.

Las cuatro llegaron al área donde estaban alineadas las cabinas de purikura, y de inmediato entraron para tomarse fotos en varias poses.

Y después de que salieran las calcomanías, se trasladaron a una pequeña mesa redonda instalada cerca.

—Himari-chan, ¿por qué estás siempre apuntando a las manos?

—Ah, también pensé eso cuando nos tomábamos las fotos, ¿es tu pose favorita?

Yuiko y Urara preguntan mientras recortan los purikura con unas tijeras colocadas sobre la mesa redonda.

—Eh? Eso… es que sus uñas son tan lindas que quería tomar un recuerdo. Pero las mariposas son muy pequeñas así que no se pueden distinguir.

—¿Te gustan las uñas ahora?

—… Sí.

Himari sonrió un poco tímidamente cuando Kanon le preguntó.

Ahora que lo pensaba, no sentía que se las haya cambiado desde que Yuuri trajo los esmaltes.

Si las mira de cerca, se puede ver que las uñas han crecido un poco y el color original de las uñas es visible en la base.

—Si te gusta tanto, las pintaré de nuevo para ti. Y todavía tengo un montón de las pegatinas que me dio Yuuri-san—

Kanon notó el cambio de expresión de Himari en medio de sus palabras.

Aunque estaba sonriendo, parecía algo desolada.

—Si regresara a casa ahora, probablemente me meteré en problemas…

—Eh? ¿Es así?

—Eres de una familia estricta, ¿verdad?…

—….

Kanon no podía decir nada.

Tal vez en la escuela del Himari está prohibido por completo este tipo de moda.

Pero tenía la sensación de que no era la única razón por la que Himari estaría en “problemas”.

Sus padres no aprobaron el sueño de Himari y tiraron sus herramientas arbitrariamente.

Kanon no sabe qué clase de personas son, ya que no ha oído la historia a detalle.

Aún así, ver una cara como esa de Himari no la hizo tener muy buenos sentimientos.

Hubo momentos en que Kanon sintió un vacío inexplicable al pensar en, “Yo misma no tengo padres

Ni siquiera una vez había tenido pensamientos de envidia hacia sus amigos o compañeros de clase.

Pero ahora que sabía que había niños como Himari, que incluso con ambos padres no se sentían satisfechos, la hacía tener emociones muy contradictorias.

Después de eso las cuatro rondaron dentro del arcade jugando.

Tuvieron una fiera batalla en el Hockey de aire, y se rieron tanto que incluso les dolía el estómago porque todas estaban permanentemente fuera de la pista en el juego de carreras. 

Bebieron jugo de una máquina expendedora de vasos y se tomaron un descanso.

—Bien, iremos a comprar ropa. Hasta luego~

—Hasta luego~!

Entonces, Yuiko y Urara se fueron. Al igual que cuando se las encontraron, iban juntas a una distancia en la que sus hombros casi se tocaban.

Solas de nuevo, Kanon y Himari se sientan en unas bancas, que están espaciados uniformemente en el medio del pasillo.

—Himari, siento lo de mis amigas tan de la nada.

—No es necesario. Fue muy divertido. Por cierto, esas dos se llevan muy bien, ¿verdad? Siempre estaban unidas la una a la otra.

—Sí, bueno. Siempre son así.

—Ya veo….  La verdad es que es la primera vez que me tomo fotos de purikura.

Himari saca las fotos de purikura de su bolso y las mira fijamente pareciendo feliz.

Kanon no pudo evitar sonreír también.

—Ya veo… Entonces me alegro.

Tanto Yuiko como Urara son del tipo que siempre irradian energía “positiva”, por lo que Kanon estaba un poco ansiosa, pero se sintió aliviada al ver que Himari las aceptaba sin oponer ninguna resistencia particular.

—Himari…

—Hm?

—Ah, no nada—

Sobre Kazuki, la familia de Himari, la escuela y los amigos de Himari, y el futuro.

Debe haber muchas cosas que quería oír y decir, pero Kanon no pudo expresarlas con palabras hábilmente.

Himari debe haber sentido algo cuando vio a esa Kanon.

Las palabras caen de su boca.

—… A decir verdad, tengo un poco de miedo de ir a mi trabajo a tiempo parcial…

—Eh? ¿Qué pasa? No me digas, ¿te están molestando o algo así?

—No, no es nada de eso. Pero… Salir así con Kanon-chan hoy me animó.

—¿En serio? ¿De verdad estás bien?

—Estoy bien. Gracias Kanon-chan.

—Ya veo…

Como de costumbre, no le contó los detalles de lo que había sucedido, pero aún así se alegró de oír eso de parte de Himari.

—Oye, Himari… vengamos en otra ocasión a divertirnos, ¿vale?

—¡Sí! Cuando tenga otro día libre de trabajo.

Al ver a Himari sonriendo animadamente, Kanon pensó sinceramente que se alegraba de haber venido hoy.

Justo cuando estaban a punto de regresar a casa, se dieron cuenta de que estaba lloviendo.

Las dos miraron al cielo paradas en la entrada del edificio.

—Aunque dijeron que había un 30% de probabilidades…

—¿Compramos una sombrilla en esa tienda de conveniencia?

—Seguro…

Cuando salieron corriendo del edificio comercial hasta la tienda de conveniencia de al lado, dijeron en comparativa tensión alta, “¡Me voy a mojar!”, “¡Jajaja!”.

Y después de comprar un solo paraguas, entraron juntas en este.

—Himari, vente un poco más hacia acá.

—Pero se mojarán tus hombres Kanon-chan.

—Es lo mismo para ti.

—Entonces apretémonos.

Caminaron una cerca a la otra mientras uno de los hombros de cada una se mojaba.

De repente Himari estalló en risa con un “Fufufufu”, por lo que Kanon ladeo la cabeza en interrogación.

—También estamos pegadas como Yuiko-chan y Urara-chan hace un momento, ¿sabes?

—…Sí.

Kanon hizo una pequeña sonrisa y puso fuerza en su mano para sostener el mango de la sombrilla.

※※※

Imagen que contiene paraguas, lluvia

Descripción generada automáticamente
¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!