La cena de hoy era arroz con maíz en mantequilla y bistec.

Era la primera vez que comía arroz con maíz en mantequilla, pero estaba bastante delicioso. En especial Himari quedó muy impresionada.   

De acuerdo a lo que dijo Kanon, parece que este arroz con maíz y mantequilla se puede preparar fácilmente en una olla arrocera.

Ahora que lo pienso, no he cocinado arroz desde que comencé a vivir solo. 

Aunque siento que cuando conviví junto con Kouki lo prepare solo una vez….

Voy a intentar hacer más uso de la olla arrocera en el futuro.

Es un instrumento especialmente valioso de la civilización moderna, sería un desperdicio no usarlo.

—Mañana… qué van a hacer?

Dijo repentinamente Kanon, quien ya hace un rato había empezado su cena.

Supongo que es porque mañana es fin de semana. 

Y porque tampoco tengo que trabajar….

—¿Quieres ir a algún lugar?

—No es por eso….  No quedan muchos días de descanso de Kazu-nii antes de que Himari regrese a su casa, ¿verdad?

—Ah….

Por reflejo, dirigimos la vista al calendario.

Kanon está de vacaciones de verano, pero yo soy un adulto integrado a la sociedad, obviamente no tengo algo como vacaciones de verano.

Es decir que el número de veces que podemos hacer actividades los tres juntos se están acabando…

También está la opción de que pasen los días como siempre, sin molestarse en hacer algo.  

Pero estoy seguro de que Kanon y Himari no se conformarán con eso.

Estoy seguro de que cuando mire al pasado, incluso esos días corrientes se convertirán en recuerdos irremplazables. 

Pero estoy seguro de que para dos jóvenes como ellas lo primero que recordarán no será el día a día, sino experiencias como “¿Qué hice?” o “¿A dónde fui?”

—Es cierto. Salir a algún lugar especial, ¿eh? ¿Y el trabajo de Himari?

—Mañana trabajo al mediodía, pero pasado mañana descanso.

—Entonces, ¿qué tal si lo hacemos después de que Himari regrese del trabajo? 

—Ya veo. Supongo que no deberíamos hacerlo mañana…

—Ah, no te preocupes por mí, ¿vale? ¡Siempre he tenido confianza en mi resistencia!

Llena de confianza, Himari se golpeó el pecho.

Si la misma persona lo dice, bueno, supongo que estará bien.

—Entonces, ¿a dónde ir?

Mi sincera opinión es que no sea un lugar que cueste mucho dinero, como un parque de atracciones.

Ya gasté mucho en el campamento….

—Siendo así, ¿por qué no al centro comercial?

—Por mí no hay problemas…

Aunque no hace mucho que fui a comprar los trajes de baño.

Además también fui con Himari en la “cita de fachada” la vez que vino Kouki.  

Cuando miré de reojo a Himari nuestras miradas se encontraron.

Probablemente esté pensando lo mismo que yo.

No le he contado a Kanon sobre a dónde fuimos en aquella ocasión.

—También estoy bien con ello.

—Genial. Aunque no es como si quisiera hacer algo en especial. La vez pasada fuimos con el objetivo de hacer compras, así que no mire mucho por los alrededores.

Supongo que eso “de andar y mirar por ahí” sin ningún objetivo, es uno de los puntos fuertes de las chicas, eh.

No es que piense que a todos los hombres no les agrada eso de ir de tienda en tienda mirando escaparates, pero en lo que respecta a mí, no me gusta moverme sin tener un propósito…

—Entonces, iremos cuando Himari termine su trabajo.

—Ah, ¿qué tal si esperamos a Himari en la estación donde trabaja y partimos de ahí?

—Cierto, de esa manera será más eficiente. Himari, mañana te esperaremos en la estación.

—Comprendo.

Cuando decidíamos el plan para mañana, mire nuevamente el calendario. 

Ciertamente a este estilo de vida le queda poco para terminar, eh…. 

En el momento en que Himari tomaba un baño, Kanon comenzó a tender el futon en la sala de estar.

Que inusual, suele tenderlo más tarde.

—¿Te vas a dormir temprano hoy?

—Sí. Por alguna razón me siento con sueño.

De paso también había tendido el futon de Himari y ya estaba completamente lista para dormir.

—Si te acuestas demasiado temprano, te dará sueño cuando estemos en la salida de mañana, ¿sabes? 

—Aahh… Bueno, tomaré una siesta por la tarde.

Kanon dio unas palmaditas a la almohada y sonrió inocentemente.

Siendo ese el caso, si no me mantengo despierto en la tarde de mañana, podría ser peligroso. 

Podría volver a suceder lo mismo que cuando todos nos quedamos dormidos hasta el atardecer.

—Ah, ahora que lo pienso, Kazu-nii…

El tono de voz de Kanon rápidamente decae.

Esta vez abraza fuertemente con ambos brazos la almohada que golpeó anteriormente.

Me pregunto qué es lo que pasa.

Tal vez algo relacionado con mi tía?

—Veras… eso…

Ha comenzado a retorcerse, y me ha entrado curiosidad.

—¿Qué pasó?

—Veras. Dicen que entre primos se pueden casar.

—Aahhh…. Queee!?

—Eso era todo. ¡Entonces, buenas noches!

Kanon apagó la luz con el mando a distancia, cubrió su cabeza con el delgado futon y se acostó vigorosamente. 

Espera, después de lanzar ese bombazo, me estás tomando el pelo!? 

Pero parece que Kanon ya no va a salir del futon.

Dicho eso, una vez más no tengo el valor de decir algo…

Sin nada que hacer, me aleje de la oscura sala de estar y me desplace a la cocina.

Mi cara está caliente y no es solo culpa de la noche tropical.

Saqué agua embotellada del refrigerador para calmar el calor, la puse en un vaso y me la bebí de un trago.

Fuah….

Sólo bebí algo de agua, pero me calmó un poco.

Me pregunto qué intenciones tenía Kanon al decir tal cosa….

Entre primos se pueden casar….

También tengo conocimiento de eso, pero ni una vez he tenido pensamientos de ello hacia Kanon.

Por el otro lado, ¿significa eso que Kanon tiene esos pensamientos?

… ¿Es broma?

Es cierto que hay gente de mi edad que ya está casada, y el matrimonio en sí no es nada raro, pero…

Pero Kanon aún es una estudiante de instituto!

Oye… Kazu-nii, si te parece bien. Cocinaré la comida para ti incluso después de que me gradué, ¿vale? …

De repente recordé las palabras que Kanon me dijo anteriormente.

También en aquella ocasión salió corriendo, y no pude preguntarle su intención.

Si pienso en combinación con lo que dijo hace un momento, tal vez estén conectadas con las palabras de aquel momento…?  

Cuando lo recordé, rápidamente terminé apenándome.

Sin embargo, matrimonio…?

Pensé que era algo a lo que no estaba destinado, así que nunca pensé en ello seriamente.

Incluso si me casara con alguien, no veo una ganancia en ello.

No pasa de ser el comienzo de una nueva cotidianidad.

Es casarse con una persona con la que uno piensa estaría bien pasar esa cotidianidad para siempre….

Cuando lo pienso así, Kanon ha pasado tiempo conmigo y sabe cómo soy sin arreglar, puede hacer bien las tareas domésticas y, lo más importante, no es una molestia… ¿¡Qué rayos estoy pensando!? ¡La otra parte es una chica de instituto!

Fuah, el agua caliente estuvo agradable.

▬▬▬▬▬Ji!?

—Quiero beber té de cebada. Eh, ¿la luz de la sala de esta está apagada? ¿Kanon-chan ya se fue a dormir?

Himari había salido del baño.

Pero aún no podía ver directamente su rostro.

—Hmm. Parece que hoy se durmió temprano.

Wah. El rostro de Komamura-san esta rojísimo!? ¿Será que tienes fiebre?

—No, parece que bebí alcohol más de la cuenta. No es como si tuviera fiebre, hmm.

—Ya veo. Por eso es que bebiste agua, ¿verdad?

Sin necesidad de que yo preparara una excusa, Himari ya estaba convencida por su cuenta.  

Fue de ayuda que tuviera una botella de agua a la mano….

—Creo que también me voy a ir a dormir temprano. Himari, mañana trabajas, así que no te quedes despierta hasta tarde, ¿vale?

—Vale.

De alguna manera salí del apuro y me dirigí a mi habitación.

Hmm, mierda.

Pensar que las palabras de Kanon me joderían tanto…

Incluso después de tenderme en la cama, el calor de mi cuerpo no bajó en absoluto.

El atardecer del día siguiente.

Desperté a Kanon, que se había tomado una siesta como lo había planeado, y luego abordamos un tren para ir a encontrarnos con Himari.

Por cierto, Kanon se comportaba igual que siempre, y lo de ayer no le afectaba en absoluto.

Aunque bueno, supongo que tampoco se podía sacar el tema ya que Himari estaba presente a la hora del desayuno.

Por otro lado, yo estaba extrañamente consciente de Kanon, y ni siquiera podía comenzar una ligera charla. 

Basta, esto es malo.

Tengo que cambiar mi estado mental ahora—

—Kazu-nii, llegamos.

—Aahh.

Cuando estaba abstraído, Kanon me jalo del brazo.

Incluso con este grado de contacto mi corazón se acelera.

… ¿Soy un estudiante de primaria?

Vamos. El periodo de conmoción se acabó.

Compórtate como el adulto que eres.

Las personas rápidamente desaparecieron de la plataforma de la estación cuando las puertas del tren se cerraron. Las personas que bajaron del tren se dirigieron al unísono hacia las escaleras y escaleras mecánicas, como si estuvieran siendo absorbidas.

Nosotros nos desplazamos al centro de la plataforma y esperamos en el lugar.

En la mañana le había dicho a Himari que la estaríamos esperando en la plataforma de la estación.

Una vez saliéramos de la estación tendríamos que pagar de nuevo los pasajes, por eso acordamos este punto de reunión.

—Himari aún no ha llegado, eh.

Cuando escuche el murmullo de Kanon, mire por reflejo el reloj.

Ya debería haber terminado la hora de trabajo para Himari.

¿Será que le tocó trabajar horas extras?

Es en estos momentos que termino pensando que ojalá y Himari también tuviera un smartphone.

Se ha vuelto natural en el mundo el poder contactarse de inmediato, por eso es que me siento tan frustrado.

Pero si Himari hubiera traído su smartphone, sus padres habrían localizado su posición, y por lo tanto tampoco podría haber vivido junto con nosotros. No hay nada que hacer al respecto.

Cuando pensaba en ello, una chica con el cabello hasta los hombros y que me era familiar, se apresuraba por las escaleras.

—Perdón por la espera. Al final, la foto con el cliente que tenía a cargo se alargo un poco… 

Dijo jadeando Himari con las manos en las rodillas.

El sudor le corría por la frente.

—No tenías que tomarte la molestia de venir corriendo.

—Pero no quería hacerlos esperar. Y además…

Entonces Himari levantó su rostro y una amplia sonrisa estaba en este. 

—¡Lo estaba deseando con ansias!

—Ya veo.

Atrapados por su atmósfera, Kanon y yo también sonreímos. 

No es necesario estar siempre melancólicos solo porque no podremos estar juntos dentro de poco.   

Bien. Siendo ese el caso, el día de hoy vayamos y caminemos por ahí con todo el ánimo del mundo.

…. Aunque siento que hay algo erróneo en motivarse para andar deambulando por ahí, pero ignoremos eso.

—El próximo tren ya casi llega.

Ya en la plataforma se estaban formando filas de personas que esperaban el próximo tren.

A pesar de que no había muchas personas hace un momento, antes de que me diera cuenta ya se habían acumulado….

Emocionados nos formamos al final de la fila.

Incluso cuando ya había atardecido, el centro comercial seguía estando lleno de personas.

—Hmm, tiempo sin venir… ¿verdad?

—Ajajaja. Así es.

Este centro comercial se ha convertido por completo en un lugar de visita regular.

Si hubiera continuado viviendo solo, estoy seguro de que no lo hubiera visitado con tanta frecuencia.

Pensando en ello, supongo que este lugar se volverá uno de los lugares importantes que recordaré.

—Bien. ¿Qué hacemos?

—Deambular por ahí, ¿no?

—Así es, pero a lo que me refiero es a dónde vamos.

—Para comenzar, no hay duda de que avanzaremos en dirección contraria al área de comidas, ¿vale?

La entrada por la que entramos está justo en el medio de un centro comercial oblongo.

—Cierto…. Se que es ir directo al grano, pero les parece si vamos al almacén general? Desde antes he tenido interés por ir.

Himari estaba señalando un establecimiento muy elegante.

Parecía ser un local de productos variados para chicas.

Peluches grandes de pájaros y focas, cojines bonitos de pingüinos, vajillas y artículos de oficina, todo ello con aspecto cute.

Un local al que por ningún motivo podría entrar yo solo….

O mejor, incluso estando con Kanon y Himari, dudaría en entrar.

Por supuesto, en el interior no debe haber más que mujeres.

—Ohh, en efecto. Vayamos.

Sin embargo, las dos me hicieron a un lado y sin demora entraron al interior del lugar.

Sin tener opción, las seguí.

—Mira eso. Genial.

Nada más entrar en la tienda, Kanon encontró un juego de cocina con un patrón de fresas. 

En la parte superior del mesón de madera había un pequeño grifo y una estufa, y en la parte inferior un cajón para guardar los utensilios de cocina, incluso un compartimento de doble puerta.

Ollas, sartenes, tablas para cortar, cuchillos y utensilios de cocina, todo ello con patrones de fresa.

Aunque por el mini tamaño, es una cocina que se vería genial en una niña de cuatro o cinco años.  

—¡Esto es genial! ¡Es mega cute!

—Cierto. Si hubiera tenido una de estas en casa cuando era pequeña, estoy segura de que hubiera estado jugando con esto todo el tiempo…

—Puedo entenderlo….

Me ubicaba a la espalda de las dos chicas emocionadas, cuando inadvertidamente mire el precio.

…. ¿Es en serio?

Esto… cuesta lo suyo…

Supongo que es porque no está hecho de plástico, sino de madera.

También hay toda clase de juguetes para niños, hay de diferentes tamaños y desde buena calidad hasta de mala calidad… puedo reconocerlo incluso si no tengo hijos.

Luego, las dos avanzaron moviéndose cerca a lo largo de la pared.

—Esta mochila también es bonita.

Lo que Himari tomó con la mano fue una mochila con forma de caparazón de tortuga. 

A su lado había una mochila de un tiburón con la boca abierta.

Incluso yo me siento ligeramente atraído por un artículo tan imaginativo. No me molestaría usarlo…

Las dos andan por el interior de la tienda y a cada rato se emocionan llamando lindo a todo lo que ven.

Desde el instituto siempre he tenido curiosidad por la naturaleza de las chicas al decir “lindo” a lo que ven, y de repente estoy sintiendo que tal vez es una palabra usada para ganar simpatía. 

Después de mirar alrededor de la tienda, Himari de repente sacó su cartera.

—Hm, ¿vas a comprar algo?

—Sí. ¡Para ser franca, hay un montón de cosas que quiero! Pero no puedo desperdiciar dinero, así que compraré solo una…

Lo que Himari tomó fue unos palillos con un patrón de pajaritos. 

—¿Por qué palillos? Aunque vimos muchas otras cosas…

—Supongo que es porque es ligero, y no ocupa espacio.

—…Ya veo.

En efecto, no hace mucho que llegamos al centro comercial.

Sería un fastidio caminar por los alrededores llevando cosas grandes que has comprado desde el principio.

—Además, creo que con estos palillos recordaré el día de hoy cada vez que esté comiendo… Tengo muchos recuerdos de todo lo que he vivido hasta ahora, pero todos ellos son solo en forma de experiencias, estoy segura de que si tengo un recuerdo tangible podre animarme en el futuro… eso es lo que tengo en mente. Además de eso, quiero comer las últimas comidas de Kanon-chan con estos lindos palillos.

—Ahh… Entonces yo también compraré.

Entonces Kanon agarró unos palillos con un patrón de conejos.

El color de los palillos es más oscuro que el de los palillos que eligió Himari, y además también tienen dibujados flores de cerezo, lo que les da un aire japonés.

—Hmm… Siendo ese el caso pondré el dinero esta vez.

—Eh!? ¿Estás seguro?

—Vamos, no se preocupen. Además, llegados a este punto, ¿qué importa el dinero?

—Siendo así… Por favor.

—Gracias, Kazu-nii.

Las dos me encargaron sus palillos y me dirigí a la caja registradora.

Siempre le he comprado cosas a las dos pensando en ellas como “compañeras de cuarto”, pero…

Puede que ahora entienda un poco los sentimientos de un padre que le compra cosas a su hija.

Incluso sin el condicionamiento de; “queda poco para que este estilo de vida termine”, siento que puedo poner dinero para comprar cosas que las dos quieran… 

Aunque cuando estaba dándole el dinero a la chica de la caja registradora me terminen sintiendo extraño al verme a mí mismo comparando en una tienda como esta.

Aunque que experimente esto es exactamente porque voy junto con unas chicas de instituto.

—¿Tiene una tarjeta de sellos de esta tienda?

—No.

—¿Quiere que le hagamos una en esta oportunidad?

La chica de la caja registradora me preguntó de manera animada, y me asaltó una extraña impaciencia.

Me pregunto si para esta chica me veo como un cliente que visitaría con frecuencia esta tienda?

—No es necesario…

Porque es probable que no vuelva a venir.

Pensando en ello me asaltó un ligero sentimiento de culpa, pero no hay nada que hacer al respecto…

Nos tomamos nuestro tiempo desplazándonos por los pasillos del centro comercial.

Había variedad de puestos de venta dispuestos sobre el pasillo, y Kanon y Himari estuvieron mirando sobre ellos a su antojo.   

En la tienda de accesorios de nuevo salió a relucir bulliciosamente la palabra “lindo”, y miraron con profundo interés las piedras de la tienda de piedras naturales.

Esa tienda de piedras naturales también captó bastante mi interés.

Todas las piedras de diversos colores son resultado de la naturaleza.

De repente recordé que cuando estaba en la primaria había un chico que coleccionaba piedras. Aunque olvide su nombre.

Por cierto, me tranquiliza que esta vez no miremos ropa.

Eso es porque sé que cuando se trata de elegir ropa para las dos, se toman mucho tiempo…

Y para comenzar, tampoco hay planes de comprar.

Moviéndonos de esa manera llegamos hasta el arcade que quedaba a un extremo del centro comercial. 

Las dos se movieron mientras miraban las variadas máquinas de grúa “UFO” alineadas.

Himari reaccionó ante un peluche de cierto personaje de anime, y Kanon reaccionó ante un caramelo ridículamente grande.

Vi a una pareja que estaba intentando tomar a un enorme peluche y en mi interior los estaba animando, pero desafortunadamente se les cayó.

No me siento capaz de poder agarrar uno.

Probablemente sea más barato comprarlo de manera normal.

Es un muy buen negocio que apunta a la psicología de; “Si tengo suerte lo conseguiré con poco dinero”, y soy consciente que al contemplar este lugar de esa manera sospechosa, me he convertido en un adulto con una forma de pensar ligeramente retorcida.  

Y también siento envidia de las personas que pueden divertirse inocentemente y sin tener ningún tipo de sospechas en este tipo de lugares.

—Cierto. Tomémonos una foto juntos.

La línea de visión de Kanon se dirigía a la sección de purikura.

Frente a la entrada había un cartel que decía; “Prohibida la entrada de solo hombres”, y por un momento me contraje.

—¿Está bien que entre…?

—Está bien.

—Estás con nosotras, así que relájate.

Dado que las dos lo dicen, supongo que no hay problema, aún así no puedo evitar sentirme algo incómodo.

Hay muchas chicas jóvenes alrededor.

Por cierto, luego me entere que la razón por la que estaba prohibida la entrada a hombres que iban solos, era para evitar a los pervertidos que molestaban a las chicas y les tomaban fotos a escondidas, y al parecer habían sucedido varios incidentes de hombres que entraban a la sección de purikura con el objetivo de ligar.

—Bien. Entremos a esta que está vacía.

En la cabina blanca estaba impreso de manera llamativa el rostro de una mujer hermosa.

Y también estaba escrito; “Sensación de transparencia increíble” y “Todas las chicas son lindas”.

Aunque yo no soy una chica….

Cuando internamente hacia ese tsukkomi, fui empujado al interior por Kanon.

El interior también estaba muy iluminado con un blanco brillante. 

La única vez que me había tomado fotos así, fueron para el carnet de identificación, pero en este caso fluía desde el monitor una ligera música, por supuesto el ambiente es por completo diferente al de tomarse una foto para el carnet de identificación.

—Komamura-san, por favor hazte en el centro.

—Eehh!?

—Sí. De esa manera quedará bien el balance. 

Diciendo eso, Kanon operó el monitor de manera familiar.

Lo único que puedo hacer es quedarme quieto y esperar como un gatito manso. 

—Presionar y comienza la foto—

Al mismo tiempo, Kanon y Himari cerraron su distancia conmigo.

Entonces la foto comenzó.

Una tras otra se suceden los conteos para las fotos, y me siento ligeramente ansioso ante el tempo idóneo.  

Las dos cambian de pose en cada una de las fotos, pero obviamente yo no puedo tener tal destreza y solo permanezco erguido e inamovible.  

Me pregunto cuántas fotos nos tomamos. ¿Unas diez veces?

Era la primera vez que era expuesto tan sucesivamente a la luz del flash.

Cuando termine, inadvertidamente respire aliviado.

El trabajo de modelo es absolutamente imposible para mí….

Aunque para comenzar, no hay forma de que en mi vida vaya a estar destinado a ello.

Tan pronto como terminaron las fotos, las dos, de manera animada, se pusieron a garabatear en el monitor.

Bueno, desde que las dos se diviertan.

Salimos y esperamos por un momento, y las fotos de purikura salieron desde la ranura de la máquina.

Las dos, presionadas hombro a hombro, revisaban las fotos que habían salido.

Entonces alternativamente miraban las fotos y luego a mi cara, y comenzaron a reírse haciendo que sus hombros temblaran.

—Kazu-nii… está mega lindo.

—Yo, lindo…?

Cuando mire las fotos que me entregaron sin decir nada, allí había un hombre que era yo, pero que no era yo.

No pude evitar dejar escapar una risa seca.

Solo con meter unas correcciones en los ojos una persona se volverá otra muy diferente, eh…

Además, los labios están inusualmente coloridos. 

Dado que me sentiría incómodo viéndolas constantemente se las devolví de inmediato a las dos.

Pero poco después de liberarme de estas.

—Aquí, está es la parte de Komamura-san.

Himari corto unas fotos de purikura y me las paso.

Intenté mirarlas una vez más, pero por supuesto, era embarazoso…

O mejor, ¿cómo se supone que guarde esto?

Me siento con ganas de preguntarle a los hombres que tienen novia, ¿qué es lo que hacen con las fotos de purikura?

Kanon y Himari estuvieron por un rato sonriendo y mirando las fotos de purikura.

—Inesperadamente esta es la primera vez que nos tomamos fotos los tres juntos, ¿verdad? 

—Ahora que lo mencionas, así es.

—Aahh…. Supongo que es porque no me llevo bien con las fotos…

Siempre he tenido dificultades con verme a mí mismo siendo fotografiado. 

Incluso las fotos de clase de mi época de estudiante me las tomé con mucho desagrado.

No tome fotos siquiera el día que fuimos de acampada.

… Sin embargo, ahora siento un poco de remordimiento, ya que hubiera estado bien tomar fotos de aquel momento.

No es en absoluto el caso de que quisiera conservar la apariencia de las dos en traje de baño. (Soy conciso en este punto, para nada es el caso.

Pensé que sería suficiente con que tuviera memorias de aquella experiencia, pero los recuerdos es algo que se diluyen poco a poco.

No importa cuán impactante hubiera sido el evento.

De hecho no puedo recordar a detalle el día en que Kanon y Himari llegaron a mi casa.

Puedo recordar la atmósfera y palabras que cruzamos, pero estoy seguro de que con el pasar los días y los meses aquello será adornado convenientemente en mi cerebro, de la misma manera que un rostro en una foto de purikura cuando es “maquillado”. 

—Bueno, ni te molestes, es obvio que este tipo de cosas no es el punto fuerte de Kazu-nii. 

—Me disculpo.

—Aún así, me alegro de que nos hayamos tomado una foto juntos.

Kanon me dirigía una sonrisa despreocupada, pareciendo muy satisfecha.

Para la cena, fuimos un poco derrochadores y entramos a un establecimiento de buffet shabu-shabu.

Cuando comemos afuera cada uno termina eligiendo un menú por su lado, pero esta vez el menú ha sido decidido de antemano.

No hay desacuerdos…  

—Después de todo, el konbu estándar es esencial. Lo otro es la leche de soya cremosa. Está decidido.

—No. Creo que lo mejor sería un refrescante caldo de yuzu y el fuerte sabor del caldo de sukiyaki. Es una buena idea utilizar sabores contradictorios para formar un balance.

—El tonkotsu está por tiempo limitado aquí, deberíamos pedirlo. ¿no? Y también el caldo de huesos de pollo. De esa manera se puede disfrutar del cerdo y el pollo, y si le agregamos la carne de res mataríamos tres pájaros de una sola piedra, seguro.

Debido a la variedad de elecciones la opinión de los tres se terminó dividiendo.

¿Por qué nuestros gustos nunca encajan…?

Dado que si nos ponemos a discutirlo nunca llegaremos a un acuerdo, tendremos que hacer el justo e imparcial “piedra, papel y tijera”.

El resultado de ello fue que se decidió la leche de soya de Kanon y el caldo de yuzu de Himari.

Para mí fue un poco frustrante….

Bueno, la carne de shabu-shabu estuvo deliciosa, así que la frustración se desvaneció de inmediato.

Dado que era un local de “come cuanto quieras comer”, la forma de comer de Kanon fue terrorífica. 

Cuando se le quitan los grilletes de la discreción, Kanon es capaz de comer tanto, eh…? 

Los contenedores de carne shabu-shabu apilados se iban vaciando uno tras otro. 

Entonces, llamé al empleado para pedir una orden adicional de carne.

—También hay que pedir vegetales.

Con eso dicho los vegetales también se agregaron en la olla, pero junto con la carne desaparecieron de inmediato.

Además también hubieron fideos y arroz, no se pueden olvidar los carbohidratos.

Himari y yo quedamos abrumados por un tiempo viendo como la comida era consumida una tras otra en ese pequeño cuerpo. 

—Antiguamente en casa solo me divertía comer. O mejor, no había otra cosa con la que divertirse….

Dijo de repente Kanon cuando saboreaba de postre un helado de crema.

Por cierto, el postre de Himari es un milhojas, y el mío es un pastel de té verde. 

Dado que es un local de “come todo lo que quieras comer”, el sabor del postre es aceptable.

—¿Es así…? Entonces por eso es que llegaste a tener tal apetito, ¿verdad?

—Hmm. Bueno….

Así que hay una razón justa para la glotonería de Kanon, eh.

—En fin, con todo y lo que come Kano-chan no engorda en absoluto. Que envidia…

Ciertamente es algo que se llega a pensar. 

Y no la he visto hacer ningún tipo de ejercicio en casa.

Su metabolismo es increíble, ¿no?

—Hmm, si me preguntas por eso? Supongo que es porque me muevo mucho en la clase de educación física, ¿no?

—Las estudiantes de instituto de todo el país se tomarían en serio las lecciones de educación física si solo con eso se pudiera perder peso, ¿no lo crees…?

—Bueno, además de eso, cuando siento que me está cogiendo la tarde corro con todas mis fuerzas desde la estación hasta la escuela, ¿sabes?

—Pero no es como si lo hicieras todos los días, ¿verdad? 

—No es el caso, ¿vale? También hay muchos días que voy muy al limi…… Ah.

—Nada de “Ah”. ¿¡Cómo es que es la primera vez que me entero de eso!?

—Bueno, Komamura-san. Después de todo, ahora está de vacaciones de verano…

Me sorprendí ante las palabras de Himari.

La frase de; “Sal más temprano de casa”, se me atoro en la garganta, ya no era algo que necesitara decir más.

Porque Kanon estará en casa solo hasta el final del verano…

—C-Como sea, no está bien que vayas al límite. Corrige ese hábito.

—… Entiendo. 

A pesar de que la estaba regañando, el rostro de Kanon parecía ligeramente complacido. 

Para cuando abordamos el tren de regreso, ya era por completo de noche.

No tengo ninguna razón en particular, pero no me desagrada el aire húmedo de las noches de verano.

—Me divertí el día de hoy.

Mientras era balanceada por el tren, Himari murmuró esas palabras.

—Sí… lo mismo para mí.

Kanon asintió con la cabeza.

No hubo ningún propósito claro, en realidad fue un simple andar por ahí.

Y aún así tenía una sensación de satisfacción, como si de hecho hubiera logrado hacer algo.

Y al mismo tiempo sentía una desolación ante la idea de este tiempo llegando a su final.

Una sensación similar a cuando era un estudiante de primaria y jugaba hasta el atardecer y luego no me agradaba la idea de tener que volver a casa. 

Estoy seguro de que en el futuro cuando ocasionalmente mire la foto de purikura que guardo en mi billetera, recordaré el día de hoy.

Mientras miraba como fluía la iluminación de la ciudad, tal pensamiento estaba en mi cabeza.

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!