1

Un clamor exaltado se expandió sobre de las llanuras iluminadas por la luz de la luna.

La luz de la luna se reflejó en las espadas que los caballeros levantaron en alto, con el brillo de esa luz creando una hermosa escena.

El enorme cuerpo de la Ballena Blanca descansaba de lado bajo el Gran Árbol Flugel mientras una multitud entusiasta se apresuró a rodearla. Todos exaltaron en victoria, con lágrimas de gratitud fluyendo ante el hecho que su anhelado deseo había sido cumplido.

Y como para verter agua sobre su alegría…

–¡¡—!!

…dos poderosos rugidos hicieron temblar el aire sobre la Carretera Liphas, como para pisotear el placer de todos.

Separadas de la Ballena Blanca que había sido vencía, había dos vástagos de la Ballena Blanca que habían perdido el cuerpo principal.

Reconociendo la muerte del cuerpo principal, los vástagos se retorcieron sobre el suelo, y su inmensidad y solidez comenzaron a disminuir.

Con su suministro de mana del cuerpo principal cortados, fueron incapaces de mantener su carne. Se veían patéticas; dejados a su suerte, seguramente se disiparían en unos minutos.

–Cruel.

Con esa palabra despectiva señalándolas, un brazo se movió, dejando salir una hoja invisible.

Acompañada por un vendaval, el viento cortante entro a una ballena por su cabeza, cortante la piel exterior de la Ballena Blanca con facilidad—y con su gigante cuerpo perfectamente dividido en derecha e izquierda, el ser se disipo literalmente.

Con un único golpe del canon mágico de la fuerza de expedición, la ballena restante desapareció de la niebla de donde vino, con su mana mezclándose con el viento, donde su enorme cuerpo desapareció completamente.

Eso le dijo, en un verdadero sentido, que la batalla para subyugar a la Ballena Blanca había llegado a su fin.

Sin embargo—

–No podemos simplemente exultarnos en esto.

Poniendo una mano en su pecho, Crusch estaba consciente del júbilo dentro de ella, pero ella sacudió su cabeza, negándose a dejar que las profundas emociones se mostraran en su rostro.

Con la cooperación de todos, derrotaron a la malvada bestia demoniaca, y todos vivieron felices por siempre, fin.

En realidad, esa historia no terminaría tan fácilmente.

Tal final solo era permitido en los cuentos de hadas. La realidad continuaba después del final de la historia, con un sinfín de cosas que tenían que hacerse.

Tenían que proporcionar alivio a los supervivientes heridos, y entierros cortésmente a los muertos, que no dejaron cadáveres detrás.

Y cuando Crusch pensó en ese seguimiento, se dio cuenta…

En un lugar algo cerca de la Ballena Blanca, un hombre que había servido distintivamente estaba desesperadamente levantando su voz.

2

–¡Rem! Rem, abre los ojos…!

Subaru levanto a la chica en sus brazos, tenía una cara pálida mientras la llamaba desesperadamente.

El dragón terrestre llego hasta ellos, acariciándolos con su nariz en un acto de preocupación. Pero en ese momento, Subaru albergaba un sentimiento de nerviosismo tan grande que no respondió ni siquiera a la consideración del dragón terrestre.

—El plan de Subaru de hacer que la Ballena Blanca persiguiera su aroma y aplastarla bajo el Gran Árbol fue un espléndido éxito.

Algunos levantaron su voz en objeción, en contra de cortar un árbol histórico. Pero los hombres-bestia mercenarios fueron racionales sin tales funciones, e incluso cuando Crusch lo considero necesario, la opinión fácilmente cambio a su favor.

En consecuencia, Subaru, redactor del plan, se encargó de la operación, asumiendo un pequeño riesgo en el proceso, lo que resultó en un logro en la batalla que uno podría considerar insuperable

Pero si este era el precio que debía pagar…

–Esto…no debe ser… ¡Por favor, Rem…si…no estás aquí…!

Ante sus ojos, Rem descansaba calmadamente con sus ojos cerrados, sin responder a la voz de Subaru.

No había señal de que la voluntad consiente fuera transmitida a sus miembros suelos, y la voz llorosa llamando su nombre parecía pasar a través de sus oídos, un grito en el espacio vacío.

—Bajo la feroz persecución de la Ballena Blanca, ellos corrieron mientras el tronco caído del Gran Árbol se acercaba.

El enorme peso del Gran Árbol golpeó directamente a la bestia demoniaca, con un fuerte golpe a tierra y una onda de choque que voló indiscriminadamente por toda el área—y en medio de eso estaban Subaru y Rem, corriendo justo al lado.

Ellos fueron engullidos por la onda de choque, perdiendo la noción del espacio, y Subaru recordaba que fue protegido por una sensación cálida durante ese momento. El instante que se dio cuenta de esa sensación, hubo un sonido rugiente del increíble impacto cuando él, y la sensación, cayeron al suelo.

Deslizándose por la vaga conciencia de Subaru estaba la realización de que estaba echado en el suelo. Y levantando su cabeza, se dio cuenta de quien lo había abrazado—y fue el cuerpo de ella quien abrazó el suyo hasta el final.

–…Suba…ru…

–¡¿Rem—?!

Con una contracción, sus parpados temblaron, y Subaru reflejado en el tenue brillo debajo de ellos.

Reflejado en sus ojos, se veía muy débil, casi como si el estuviera inconscientemente reconociendo la realidad que se estaba mostrando frente a sus ojos, cuando dijo, “Estoy tan c…Si, soy yo. Tú sabes, Subaru. Rem, tu cuerpo…”

–Subaru…estoy tan contenta…que este bien…

Su garganta se atoró. Para Rem, ver a Subaru incapaz de emitir las llorosas palabras de preocupación por ella como él quería, estaba sonriéndole en un alivio visible—como si no le tomara importancia a sus propias heridas, feliz siempre que Subaru estuviera a salvo.

–¿Que le paso a…la bestia demoniaca…?

–¡…Cayó. Lo logramos. Funcionó. Todo salió bien! Yo…tampoco estoy herido…todo…gracias a ti…

–¿Es…así? Entonces, el Maestro Roswaal y…Lady Emilia…deberán…seguramente estar bien…

–Saldrá bien. Déjamelo a mí. Así que, Rem, no tienes que decir nada ahora mismo, solo descansa… No, no…cierres tus ojos… Aw, maldición, ¿Qué debo hacer…?

Ella no necesitaba forzarse a hablar. Pero si Rem no decía nada, él no podía borrar su propia inquietud. Subaru estaba nervioso, casi como si el implacable poder del Destino pudiera arrebatar su vida de sus manos.

No sabía que debía hacer. No sabía que era lo mejor que podía hacer.

Sin saber qué hacer, Subaru no pudo hacer más que sostener su mano y abrazarla con su otro brazo lo más fuerte que podía.

–Eso…duele, Subaru…

–Lo siento, me equivoque. Pero si no hago esto, te iras lej…

–No iré…a ninguna parte… Me quedare a…tu lado, Subaru…

Rem le mostró a Subaru una pequeña sonrisa, como el de una madre consolando a un irrazonable niño en lágrimas, cuando la fuerza repentinamente dejó su cuerpo.

La garganta de Subaru se congelo en lágrimas mientras sentía su cuerpo soltarse en sus brazos.

Dentro de sus oídos, escucho los sonidos de sangre drenándose, de cualquier cosa y todo dejándolo detrás.

–¿Rem…? ¡Rem¡ Por favor, Rem…abre…tus ojos…

–De alguna manera, tengo mucho…sueño…lo siento. Déjame descansar un poco, y cuando despierte…pronto, por tu bien, yo seré…

–¡Olvida todo eso! No necesitas hacer nada. Está bien si solo estás conmigo…así que por favor, Rem…!

A pesar que ella estaba justo en sus brazos, Subaru levanto su voz, desesperadamente intentando sostenerla rápidamente mientras ella empezaba a alejarse. Y sin embargo, a pesar que Rem estaba justo enfrente de sus ojos, su voz no la alcanzó.

–¿Puedo decir algo…egoísta?

–¡—! ¡Dilo, di cualquier cosa! Escuchare cualquier cosa, hare cualquier cosa, así que…!

En una voz rota, en un tono frágil, Rem miró a Subaru y murmuro débilmente.

–Quiero que me digas…que…me amas.

Las lágrimas que brotaron forzaron a Subaru a abrir sus ojos cuando sacudió su cabeza de lado a lado. Luego, acercó su cara a la de ella y le dijo:

–Te amo.

–…….

–Realmente te amo. Por supuesto que lo hago…No puedo…hacer nada sin ti.

Esas eran palabras sacadas desde el fondo de su corazón

Subaru vertió todos sus verdaderos sentimientos sin cambiar nada en las palabras que dijo en ese instante.

–Ah…estoy tan feliz…

Recibiendo la confesión de Subaru, lagrimas brotaron de sus ojos cerrados.

Las mejillas de Rem se enrojecieron repentinamente mientras recibía felizmente las palabras que se le fueron dichas. Con eso, Subaru sintió que la última de sus fuerzas la dejo.

–Espera…

–Te amo Subaru.

–No bromees— ¡quédate conmigo! ¡¿Voy a tener…nada más que arrepentimientos otra vez?!

Él no podía soportar un futuro que no la tuviera a ella.

Él entendió eso mucho antes, y ahora, que su existencia se extendía mucho, mucho más allá. Por eso…

–¡No quiero…reír y hablar sobre un futuro sin ti…!

–Es ese futuro, ¿puedo estar a tu lado?

–…Por supuesto. No te dejare estar en ningún otro lugar.

Cerrando sus ojos, Subaru se seco las lagrimas que empezaban a salir antes de mirar directamente a Rem.

Y entonces, declaro firmemente, “Tú eres mía. No te…entregare a nadie más.”

–…Tomare eso…como un compromiso.

–¿Huh?

Abruptamente, Subaru dejo salir una voz como la de un idiota ante la respuesta altamente intelectual.

Mientras lo hizo, Rem lentamente abrió los ojos que había mantenido cerrados todo el tiempo, procediendo a sentarse dentro de sus brazos. Luego, con Subaru estupefacto, incapaz de comprender la situación, inclino su cabeza y le sonrió.

–Has prometido que estaré a tu lado, Subaru…No puedes retractarte ahora.

¿Dónde se fue la vista de ella muriendo?

De una manera provocadora y juguetona, Rem cerró un ojo y suavemente tocó los labios de Subaru.

Cabizbajo, la fuerza de Subaru escapo de sus hombros mientras se hundía en el suelo.

–¡Por qué tu…tu, tu…tuuuu!

–Sí, soy la Rem de Subaru. En nombre y hecho.

Escuchando su típica frase, ahora incluso más poderosa, Subaru no pudo responder sus palabras.

Aun así, incluso si por derecho era una escena donde debía estar temblando de ira, el hecho que la chica ante sus ojos estaba a salvo tomó precedencia, dejándolo demasiado feliz para hacerlo.

–Ahora ambos hemos expresado nuestros verdaderos sentimientos, así que es un éxito…

–Las chicas son fuertes cuando se vuelven honestas sobre el amor, Subaru.

Subaru estaba nervioso por como Rem ya no tenía intenciones de esconder su amor por él. Más avergonzado que otra cosa, las cara de Subaru se enrojeció cuando dejo salir un pequeño suspiro y confesó:

–…Si hubieras muerto, yo también estaría por morir.

–Soy una mujer afortunada que pienses tanto en mí.

–Tampoco estoy bromeando.

Rem respondió con una pequeña sonrisa, pero Subaru había respondido con sus verdaderos y sinceros sentimientos.

Si Subaru hubiera perdido a Rem, seguramente intentaría hacerlo todo de nuevo. Incluso si la oportunidad de hacer todo de nuevo no estaba asegurada, no había duda que él hubiera intentado de igual manera.

Era así que tan larga la existencia de Rem ocupaba ahora en el corazón de Subaru.

–Absolutamente no debo morir entonces.

–Muy cierto. No dejare que mueras, incluso si eso me mata.

Subaru acerco su cara a la de ella, y sus frentes se tocaron mientras se miraban uno al otro desde muy cerca.

Rem miró con adoración al gesto de Subaru, y fue difícil para Subaru solo quedarse ahí con ella lo suficientemente cerca para que sus alientos se tocara. Naturalmente, su mirada fue atraída por sus rosados labios, y sintió el latir de su corazón acelerarse un poco—

–¿…Podrían ustedes dos terminar de una vez, meow?

Ferris, viéndose exasperado por haber visto a distancia mientras los dos coqueteaban, interrumpió para romper las cosas en el momento más importante. Aparentemente, había estado mirando todo el tiempo.

Subaru estaba seguro que lo había hecho a propósito.

3

–Eres tan lindo, Subaru, llamándola tan desesperadamente, meow… ¡No puedo…vivir sin ti…!

–¡Cállate, eres molesto! Deberías reflexionar en tu mal gusto de mirar tanto!

–En primer lugar, si lo hubieras pensado calmadamente lo hubieras entendido, meow. Ferri tiene que andar tratando a los heridos inmediatamente por lo que las heridas de Rem no era potencialmente mortales, meow.

–¡Como su pudiera pensarlo calmadamente! Una chica importante…que me dijo que me amaba…estaba herida e inconsciente. Por supuesto que no podía pensar claramente.

–Los chicos son tan puros de corazón, incapaces de decir ciertas cosas excepto en algunos momentos, meow.

Mientras Subaru soltaba gritos molestos, Ferris sonrió con ligereza mientras volvía su mano hacia Rem, y un brillo azul salía de ahí. Incluso cuando la expresión de la cara de Ferris golpeo a Subaru con un molestia insaciable, no pudo ocultar su alivio al ver como la expresión de Rem se suavizaba gradualmente.

Hubo muchas cosas en lo que Ferris dijo que no podía simplemente salir y estar de acuerdo, pero la parte sobre la clasificación, priorizar la curación de las personas más gravemente heridas, era sin duda la dura verdad. Dándole un mal trato a Rem, parte de la fuerza de combate de otro partido, y a Subaru, ambos jugadores clave para derribar a la Ballena Blanca, no era algo que su maestro jamás permitiría.

Cuando los pensamientos de Subaru llegaron a esa conclusión, el mimo maestro—Crusch—apareció, caminando calmadamente sobre el pasto.

–¿Estas bien, Subaru Natsuki?

Incluso manchada por sangre el barro, la vista de Crusch caminando recta con su espalda alta era hermosa.

Naturalmente, la elegancia que no había perdido flotaba a su alrededor, y así, también, los vestigios de la batalla; La hermosa mujer parecía la viva encarnación de la palabra Valquiria.

–De alguna manera u otra, sí. Tú también pareces estarlo.

–Lo estoy. Pero la fuerza de expedición se ha reducido en gran medida, tampoco aquellos vencidos por la Ballena Blanca volverán.

Cuando Subaru respondido saludándola, Crusch estiro su mentón, moviendo la cabeza pensativamente. Su vista se desvió hacia el cuerpo de la Ballena Blanca, aun aplastado bajo el Gran Árbol.

Por ahí, los sobrevivientes de la fuerza de expedición menos heridos se habían reunido. Aparentemente su primera orden era sacar el gran árbol de encima de la Ballena Blanca.

–¿Qué están haciendo ahí?

–Debemos transportar el cuerpo de la Ballena Blanca. Con incluso el Gran Árbol Flugel sacrificado por la operación, algún tipo de evidencia es requerida. Es lo que viene después de la batalla lo que me preocupa.

–¿Transportar…ese enorme cuerpo?

Subaru quería asegurarse que no había escuchado mal, pero el comportamiento de Crusch no cambio. Subaru apresuradamente devolvió su mirada a la Ballena Blanca, observando el cuerpo gigante mayor a 50 metros de longitud mientras señalaba, “No parece factible, ¿verdad?”

–El fallo no es una opción. La criatura era una amenaza que nado por los cielos durante cuatrocientos años. En el peor de los casos, tendremos que volver solo con la cabeza.

Las palabras de Crusch parecían una exageración, pero Subaru lo pensó y se dio cuenta que su juicio estaba correcto. Para empezar, desde el punto de vista de Crusch, la subyugación de la Ballena Blanca era un triunfo que quería que todos vieran para poder avanzar en la selección real.

Naturalmente, Crusch no era el tipo de persona que priorizaría logros sobre todo lo demás, algo que la batalla había demostrado ampliamente. Pero el logro era simplemente grandioso.

Ella era ya la más influencia de los candidatos reales, con gran apoyo dentro de la populación, y si esto le daba el favor de la facción mercante, el cual había sido su último obstáculo, la posición de Crusch se establecería aún más—

–Espera, ¿acabo de empujarnos a una mala situación…?

El grado de apoyo que había proporcionado a un oponente finalmente cayó en Subaru. No había vuelta atrás tampoco. Había hecho todo lo posible para volver a la facción de Emilia, pero se preguntó si quizás había hecho demasiado.

Temiendo tanto, Subaru se arrepentido demasiado tarde.

–Tu cara se ha vuelto algo oscura—no se ve como la cara del héroe que hizo caer a la Ballena Blanca.

–Me arrastraran sobre las brasas como el mayor traidor de Emilia-tan… Er, Espera… ¿Qué acabas de decir?

–El héroe que hizo caer a la Ballena Blanca—No deseo ser tan desvergonzada para reclamar tus hazañas como las de mi propia casa.

Devolviendo su mirada del cuerpo de la Ballena Blanca, la expresión de Crusch parecía empalar a Subaru como una espada.

Subaru parpadeo ante el brillo sincero de sus ojos, girándose para mirarla directamente. Mientras lo hizo, Crusch puso una mano en su propio pecho y declaró, “No puedo agradecerte lo suficiente por tu cooperación. SI no fuera por ti, hubiéramos fallado en subyugar a la Ballena Blanca, y yo hubiera seguramente caído a medio camino”.

Diciendo esas palabras, adoptó una posición de profundo agradecimiento hacia Subaru.

–……

Subaru, sin saberlo, se congelo ante el sincero gesto de agradecimiento de la nobel Crusch. No recordaba a ningún ser humando en su tipo de posición que le dijera esas palabras nunca.

–Er, ah…no, deja de hacer eso. Yo…no hice nada tan grande como eso…

–Discerniste el lugar y tiempo en que la Ballena Blanca aparecería; por tus esfuerzos, la fuerza de expedición, insuficiente en fuerza, fue reforzada; cuando la moral de los caballeros fue rota, tú los levantaste; propusiste un plan para rescatar la situación desesperada corriendo un gran peligro, y encima de eso, lo ejecutaste espléndidamente, guiándonos a la victoria.

Cuando Subaru respondió intentando detenerla, Crusch enumeró las acciones de Subaru durante la batalla y sus resultados.

Dicho de sus propias acciones de una manera tan ordenada, y examinando el resultado, Subaru solo pudo concluir, “Suena como nada más las acciones de un loco, si lo digo yo mismo…”

–Quizás no sea preciso comparar tus acciones con las de un feroz y salvaje león. Sin embargo, no hay error que fuiste tú la fuerza impulsora detrás de esta batalla. Si otros menosprecian tus acciones, juro por mi honor que los corregiré.

Crusch exalto a Subaru honestamente y con una mirada seria, sin calcular o dudar. Seguramente ella, la viva encarnación de la sinceridad, realmente no tenía ni un solo toque de falsedad en las palabras de gratitud que había pronunciado.

Recordando la relación que había tenido con Crusch hasta la noche antes de su partida, Subaru solo pudo hacer una sonrisa tensa.

–Estoy sorprendido. Parece que tu evaluación sobre mí ha mejorado un poco.

–Esto no es nada de lo que deba ser modesta. Y estoy obligada a reconocer que mi vista sobre ti hasta hace poco tiempo estaba muy equivocada. Hablando debidamente, un pago adecuado por tales logros seria darte la bienvenida a mi propia casa, pero…

–Tendré que pasar en eso.

Crusch había entrecerrado sus ojos y, en una voz baja, invitado a Subaru a su lado. Pero Subaru levantó una mano e interrumpió su cordial invitación.

–No es lo mismo que lealtad, pero mi confianza ya ha sido puesta donde busca estar. Genuinamente siento que eres una buena persona, y probablemente harías un gran trabajo si te volvieras la reina, pero…

Sin duda Crusch sería una reina para dirigir noblemente a las personas más que ningún otro. Tal era la extensión de su carácter, y él sabía solo una péquela parte de la poderosa razón que la impulsaba a actuar de tal manera. Una razón adecuada, y la resolución de soportar, era probablemente algo que ella heredó, confiado por otro.

Esto incluido, todo había servido para formar a la mujer solitaria conocía como Crusch Karsten. Un pequeño ser humano como Subaru quien continúo mintiendo a todos, solo podía ver su deslumbrante forma con admiración y envidia.

–…Haré reina a Emilia

–…….

–No por el bien de nada. Es lo que yo quiero hacer.

–…Aunque lo entiendo mucho, pensar que tu respuesta seria hasta esa medida.

La respuesta de Subaru hizo que los labios de Crusch formaba una amplia sonrisa mientras retiraba su barbilla hacia atrás. Luego,  desenvolvió sus brazos, apretó sus dedos blancos en un puño, y lo apuntó hacia Subaru.

–Muy bien. Tus hazañas serán recompensadas de una manera diferente. Juro sobre el nombre de Crusch Karsten que esta promesa será cumplido.

Declarando solemnemente, Crusch abrió su puño apretado y miro hacia su propia palma

Desde entonces, el tono de su voz cayó levemente mientras decía, “Ahora que lo pienso, es la primera vez que me siento tan bien acerca de tener una invitación mía rechazada. Es casi un refrescante sentimiento de derrota y no puedo mostrar estar preocupada por ello.

–…Crusch, creo que eres una persona increíble. Si estuviera por mi cuenta, creo que seguramente hubiera tomado esa mano.

Si no tuviera nadie con quien volver, con nada seguro en su vida, y alguien del nivel de Crusch le ofreciera una mano, el probablemente saltaría a la oportunidad sin dudar y colgaría a ella, confiando en ella para todo.

Pero el actual Subaru tenía la mano de alguien más que quería alcanzar y sostener, alguien sin vacilación que el apoyaría con su propia palma.

Por ello, él no podía tomar su mano, pero…

–Estoy contando contigo con lo de la alianza. Incluso si nos volvemos rivales al final, podemos llevarnos bien hasta entones, así que hagamos eso.

–…Subaru Natsuki, Debo corregir un pensamiento tuyo.

La respuesta de Subaru hizo que la sonrisa de Crusch de desvaneciera. Ella puo una cara solemne y apretó sus labios.

Sorprendido al sentir la atmosfera volverse tensa una vez más, los ojos de Subaru se abrieron mientras miraba a Crusch. Hacia él, Crusch levantó un dedo, luego se señaló a sí misma.

–“Te consideraré favorablemente, incluso cuando llegue el momento de determinar a mi compañero,” ella señaló.

–……

–Incluso si el día en que debamos ir por diferentes caminos llega, nunca olvidare mi deuda de gratitud hacia ti este día. Demás, incluso si llegara un momento de rivalidad, te consideraré con la mayor favorabilidad y respeto.

Crusch bajo su brazo con el dedo levantado, declarándolo firmemente en un tono de voz cristalino.

Esta vez, su conducta mando un escalofrió a la espalda de Subaru.

No era un sentimiento negativo. Simplemente se estaba sintiendo abrumado por algo tan grandioso.

—Esta era la mujer llamada Crusch Karsten, Duquesa de la Casa de Karsten

–Esto sería un momento muy peligroso si el lugar número uno y dos en mi corazón no estuvieran ya tomados.

–…Hmph. No estoy pensando tan lejos como acompañarte como una mujer. Aunque los hilos de mi corazón han sido tirados en ciertos lugares, mi corazón está decidido en cumplir un sueño—y así se quedara, hasta que un día, consiga el sueño que tanto he anhelado.

Subaru trató de pasar por alto la situación con palabras bromistas, y Crusch sonrió ligeramente mientras respondía. Pero la segunda mitad de sus palabras se volvieron extremadamente suaves, y esas no llegaron a los oídos de Subaru.

Con un parpadeo, Crusch olvido ese sentimiento, diciendo, “Ahora, entonces,” Mientras continuaba sus palabras con elegancia.

–Si es posible, en este momento me gustaría regresar a la capital real con los heridos y el cuerpo de la Ballena Blanca. Pero parece ser que aun te queda una misión.

–¿…Puedes decir eso debido a la bendición, huh?

–El poder de la bendición no es necesario. Conozco esa mirada en los ojos de un hombre.

Crusch cerró un ojo, mirando dentro de los ojos de Subaru mientras respondía así. Luego, reviso la apariencia de Subaru de Pies a cabeza y dijo, “Seguramente no estas sin lesiones. Así que tienes que hacer algo a pesar de eso.”

–Debo hacerlo sin importar si estoy muy herido o no. De cierto sentido, la caza de la ballena era para que pudiera hacerlo. Aunque me siento mal diciéndolo de ese modo.

–Oh, de verdad, ¿Después de subyugar a la Ballena Blanca?

Lo dijo de una manera que seguramente sonó pobre, pero Crusch no mostro signo de molestia. Ella parecía curiosa acerca del objetico del cual Subaru hablaba tan seriamente.

–Más interesante—seguramente hiciste la alianza con nuestra casa contando con eso. Si es así, es difícil no pensar que requieres algo de nosotros… ¿Necesitas apoyo?

–Lo necesito. Pero…para ser honesto, no pensé que sería así de difícil, así que…

Los hombros de Subaru se hundieron cuando vio por encima a los miembros de la fuerza de expedición heridos más allá de sus planes.

Con la subyugación de la Ballena Blanca terminada, significaba volver al territorio Mathers, donde Emilia estaba, y confrontar al abominable grupo ahí. Pelear con tal poderoso enemigo requería el poder de Crusch, pero—

–Con todas estas personas heridas, no pediré nada imprudente de ti. Además, tienes que ver esto no con sentimientos personales, sino como tu lugar como líder. Pedirte que me des una mano además de esto es…

—¿Entonces qué hay de usar estos huesos viejos hasta que se rompan?

Repentinamente, una alta figura camino hacia ellos con pasos silenciosos e interrumpió la conversación—Wilhelm, el viejo espadachín aun viéndose tan aterrador como antes, con su cuerpo entero bañado en sangre de bestia demoniaca.

El Demonio de la Espada se acercó caminando con un paso que no mostraba ninguna de las heridas en su carne, y ofreció la atesorada espada en su mano derecha a Crusch.

–Lady Crusch, devuelvo lo que me prestaste. Además, permítame ofrecerle mis agradecimientos respecto a este asunto desde el fondo de mi corazón. Es debido a tu cooperación que mi deseo tan preciado ha sido cumplido, Lady Crusch—muchas gracias.

–Tu anhelado deseo y mis objetivos se alineaba, eso es todo—puedes sostener esa espada un poco más. No puedes cumplir ningún rol desarmado.

–…Como desee. Mis agradecimientos.

Crusch respondió brevemente a las palabras de agradecimiento de Wilhelm y miró a Subaru. Aceptando su respuesta, Wilhelm volteó su cabeza de vuelta a Subaru también.

–…….

Ahora que estaban de cerca otra vez, el hedor de la sangre flotando a su alrededor era increíble, y Subaru se sintió nervioso de esa creciente y amplia aura amenazante que se sentía como una delgada espada pinchando su  hígado.

Pero la tensa atmosfera de antes de la Batalla—esa había sido levantada, y era un hecho que Wilhelm se veía como si sus espíritus habían sido levantados con él.

El viejo espadachín miro directamente a Subaru y, después de eso, se arrodilló en el lugar. Era un gesto demostrando el mayor respeto a otro, uno que había visto la noche antes de partir.

Y entonces—

–Señor Subaru Natsuki. Es debido a su cooperación que esta subyugación de la Ballena Blanca fue un éxito. Eres tu quien le dio sentido a todos estos largos años de mi vida hasta este día. Se lo agradezco. Se lo agradezco—Ofrezco mis agradecimientos, con todo mi ser.

–……

Este era Wilhelm, quien había ofrecido la mitad de su vida a la espada y dedicado más de una década de vida a la venganza. Subaru, envuelto por la basta pasión de la gratitud que aquel hombre le ofreció, tenía tanto miedo de soltar algo equivocado que estaba sin palabras.

Tomo un tiempo que ordenara su mente, esperando que las palabras apropiadas para dirigir al hombre ante él se unieran—para no poner a Wilhelm, un hombre con tal resolución, en una situación vergonzosa.

–Es tu propia espada la que lo hizo, Wilhelm. Pensaste en como pelear contra la Ballena Blanca, la estudiaste, entrenaste, no te rendiste, peleaste…

Habiendo enfrentado obstáculo tras obstáculo, debió haber estado en punto de renunciar a su rencor. Subaru no pensó que él tiraría todo, ni alguna vez intentar abandonar esas convicciones tan arraigadas.

Era Subaru, quien conocía más que nadie la debilidad del corazón, acerca de ser derrotado, acerca de ser obstruido por las irracionalidades del destino, quien podía entender el sufrimiento por el que Wilhelm había pasado hasta que sus fuertes sentimientos fueron respondidos.

–Te mantuviste con eso hasta que la Ballena Blanca cayó porque reaaaaaalmente amabas a tu esposa. Si ayudé a eso aunque sea un poco, estoy contento. No estoy seguro si es lo mejor que decir pero…felicitaciones. Y—bien hecho.

–…….

Impulsado por las palabras de Subaru, Wilhelm levanto su cabeza, y sus ojos azules se abrieron ampliamente.

Subaru había establecido comparaciones arbitrarias entre lo que él sintió y lo que imagino que Wilhelm sintió. No pensó que sus breves palabras de ese momento pudieran transmitir eso, y que Subaru hablara como si entendiera probablemente no divirtió a Wilhelm.

Pero Subaru no pudo restringir su deseo de decirlo igualmente—palabras para agradecer a Wilhelm por su amor por su esposa fallecida que aún seguía ardiendo catorce años después, continuando su pelea contra el Destino días tras día hasta que lo llevaron a la victoria…

–…Te lo agradezco.

Brevemente, y con una voz temblorosa, así fue como respondió Wilhelm.

Después de eso, se inclinó un poco hacia delante, y después de un silencio de varios segundos, se levantó. Luego, volvió su mirada hacia Crusch, y cuando ella asintió, dijo, “He recibido el permiso de Lady Crusch. Señor Subaru, pongo este cuerpo en sus manos. Por favor úselo al máximo para su objetivo.”

–Esto ayuda un montón, pero ¿estás seguro?

Cuando miro a Crusch para asegurarse, ella metió su barbilla y asintió afirmativamente. Cuando miró a Wilhelm con toda seriedad, sintió tanto la confianza y la temeridad del hombre, con su aura amenazante sin disminuir a pesar de tener un brazo herido.

—Para Subaru, la cooperación de Wilhelm era un deseo vuelto realidad.

En la situación actual, donde cada poco de fuerza de combate era desesperadamente ansiado, quería la fuerza del Demonio de la Espada tanto que podría saltar de la emoción en ese lugar. Pero incluso un novato como él podía ver que las heridas de Wilhelm eran graves.

Frente a las dudas de Subaru, Crusch sacudió su cabeza.

–Eso no es un problema…¡Ferris!

–¡Si, Lady Crusch!

Cuando Crusch lo llamó, Ferris parecía instantáneamente volar a la vista en respuesta.

Con un salto en su caminar, se puso al lado de Crusch, mientras sus orejas de gato en su cabeza hicieron un pequeño aleteo, dijo, “¿Sucede algo, Lady Crusch? Ferri esta en medio de ir alrededor y haciendo un trabajo grande, pero por supuesto priorizare cualquier cosa que Lady Crusch quiera sobre todo lo demás!

–¡Hey, no tires tus responsabilidades a mitad de tu oración!

Ferris, la razón del comentario de Subaru acerca de dejar todo sentimiento de deber como médico, hizo una cara amarga. Aún estaba así cuando Crusch miro a la fuerza de expedición y le preguntó, “¿Cuántos de los heridos están en peligro de muerte?”

–Estoy curando a las personas gravemente heridas, pero puedo decir claramente que el número es cero. Las otras personas también están haciendo un excelente trabajo, y soy un gatito capaz, así que está bien alabarme, meow.

Con Ferris poniendo un dedo en su propia mejilla coquetamente, Subaru puso una mano en su pecho de alivio. Al menos, Rem no parecía estar en un peligro serio. La conversación después de la batalla lo había aliviado, pero escuchar de nuevo que estaba a salvo fue no obstante, un alivio.

Mientras tanto, Crusch asintió mientras acariciaba la cabeza de Ferris.

–Entendido. Así que los heridos restantes pueden ser transportados. Ferris, puedes dejar tu rol de medico como esta entonces. Después, acompañaras a Subaru Natsuki para cumplir el rol de aliado

–¡¿…Eh?!

Fue Subaru quien levantó la voz en sorpresa ante la orden que Crusch emitió.

Ella se estaba separando de Ferris y haciéndolo acompañar a Subaru. Esa orden significaba nada menos que priorizar a su aliado, Subaru, sobre los heridos de su propio grupo.

Por supuesto, Ferris objetaría la decisión de Crusch de separarse de ella debi—

–Entendido. Ferris acompañara a Subawu desde ahora. De igual forma tender que curar al Viejo Wil en el camino, meow.

–Un montón de problemas para ti.

–El Viejo Wil es el que blande la espada, ¿asi que eso hace que estemos parejos, meow?

No había manera de superar a estas personas.

Ferris acepto la orden como si fuera cuestión de curso, y Wilhelm no mostro ninguna expresión de sorpresa ante la orden tampoco. Subaru no pudo ocultar su desconcierto ante la interacción entre los dos sirvientes y su amo.

Con Subaru en tal confusión, Ferris volvió su ojos hacia él y dijo, “Eso significa que la mitad de las personas en la fuerza de expedición se ven bien…? Unas veinte personas, más o menos, Vendrán a cooperar contigo, Subaru. Cuida bien de nosotros.

–¡Eso es ponerlo muy a la ligera! ¿Estás bien con esto…?

–¿Bien con qué, meow?

–¿Qué quieres decir con qué…? Un montón de cosas. ¿Confías en mi juicio?

Por lo que podía recordar, en la capital real, no había habido nadie con el que hubiera entrado en contacto que haya provocado más heridas en él que Ferris. No importaba lo amistosa que fuera su sonrisa en su rostro, no importa cuán adorable fuera la actitud con la que se vistió, Subaru de alguna manera entendió él que abrigaba un profundo desdén por la debilidad de Subaru.

Subaru naturalmente pensó que él se negaría a seguir a tal persona, pero…

–No es que confié en ti, Subawu. Es que tengo fe en la decisión de Lady Crusch que Subaru es de confiar. No es como si ella estuviera mal, meow.

–O-oh…gracias.

Ferris se rio fuertemente, como si frotara los pensamientos de Subaru en su cara. Ese comportamiento hizo que Subaru se sintiera culpable, y mientras sus palabras se quedaron atrapadas en su garganta, de alguna manera expresó sus agradecimientos. La sonrisa de Ferris se hizo más profunda cuando agrego en voz baja, “…Es como si…estuvieras disgustado por el que mas se parece a ti.”

–¿…? ¿Acabas de…decir algo justo ahora?

–¿No realmente? Nada—Ah, es cierto.

Dejando de lado la confusa declaración, Ferris deliberadamente aplaudió con sus manos juntas y dijo, “Me olvide de decir esto, pero Rem se quedara a defender—o más bien, ella volverá a la capital con Lady Crusch y descansara un poco. ¿Entiendes, meow?

–¡¿…Por qué?

Cuando Ferris hizo esa declaración con un guiño, una fuerte voz se levantó en protesta. Vino de la línea de los heridos, desde donde Rem había oído la conversación. Ella miro fuertemente a Ferris mientras decía:

–Y-yo estaré bien. ¿Por qué, por qué no estaría con Subaru cuando se dirige a tal peligro de ahora en adelante…?

–Eso es lo que dices, ¿pero tu cuerpo no se moverá, meow? Prácticamente peleaste contra la Ballena Blanca por ti misma, y disparaste magia de alto nivel consecutivamente encima de eso…Rem, tu cuerpo está realmente desgastado en este momento, tocando el fondo del barril, meow. Como médico, no puedo permitir que te esfuerces más. ¿Entiendes?

–¡Pero!

No puedo aceptarlo, Rem seguramente quería levantarse y protestar. Pero cuando trató de incluso sentarse, no pudo poner suficiente fuerza en su brazo, y con él incapaz de sostener su cuerpo tembloroso, ella casi se cayó en el lugar, Subaru se acercó corriendo y suavemente la apoyó.

–Es demasiado peligroso… Te lo suplico, has lo que Ferris dice. No hagas nada alocado.

–Pero…No quiero esto. Duele. No puedo soportarlo.

Rem miró de vuelta a Subaru, ahora a su lado, y largas lagrimas llenaron sus ojos azules. No era ser dejada atrás lo que temia. No, lo que ella temia mas que nada era—

–Cuando tu estes en peligro, Subaru, quiero ser yo la que te ofrezca mi mano mas rápido que nadie. Cuando dudes en tu camino, quiero ser la que empuje tu espalda. Cuando te enfrentes a algo, quiero estar a tu lado, impidiéndote temblar. Eso es—todo lo que deseo. Así que por favor…

–No tienes que preocuparte sobre nada de eso.

–¿Eh?

Naturalmente, la voz llorosa de Rem diciendo esas hermosas palabras trajo una expresión  vergonzosa a la cara de Subaru. Apoyando su hombro, el gentilmente acaricio su cabeza mientras decía, “Has estado sosteniendo mi mano sin parar, y has empujado mi espalda un montón de veces. Cuando estoy temblando, solo pensando en ti me permite controlarme de alguna manera—has estado salvándome todo este tiempo.”

–…Ah…

–Está bien, Rem. Me las arreglare de alguna manera, todo eso. Soy tu héroe. He decidido que este es el primer paso para eso. Así que no necesitas preocuparte.

Cuando sus temblorosos ojos miraron a Subaru, sus mejillas se pusieron rojas y calientes. Con ella así, Subaru volvió una cara sonriente hacia ella, enseñando sus dientes mientras sonreía ferozmente.

–La caza de la ballena ya está terminada. Tu héroe es todo un fanático demoniaco, supongo.

–Suba…ru…

Incapaz de contener las emociones creciendo dentro de ella, la llamada de Rem del nombre de Subaru vacilo a medio camino. Desde ahí, ella parecía angustiarse, como si restringiera sus impulsos una y otra vez, y después de respirar varias veces, lagrimas que no pudo contener salieron por las esquinas de sus ojos.

–…Si. Mi héroes es…el mejor en el mundo entero.

Dijo llorando con una sonrisa en su cara.

4

Crusch reunió a los heridos, con Rem incluida, y la cabeza de la Ballena Blanca, y partieron a la capital real.

La mitad de fuerza de expedición restante acompaño a Crusch y a los otros, y la otra mitad se fue con Subaru, dirigiéndose hacia el territorio Mathers.

Dirigidos por Wilhelm y Ferris, la fuerza de expresión acompañando a Subaru ascendía a veinticuatro almas. Estaba por debajo de los números que Subaru esperaba, pero era un tranquilizante fuerza de combate después de todo.

Además, no eran solo personas de la fuerza de expedición acompañándolo sino también—

–¡Capitán! ¡Mimi! ¡Mimi también trabajo duro! ¡Trabajó increíblemente súper duro!

Dos hombres bestia estaban montando ligers mientras peleaban ruidosamente.

Uno era Ricardo, recuperado después de retirarse de las líneas de batalla después de ser herido defendiendo a Subaru. La otra era Mimi, la cual no había perdido nada de su extravagancia infantil, incluso en medio de una batalla donde su vida estaba riesgo.

No era solo los dos de ellos uniéndose a la batalla pero también los diez miembros sobrevivientes de la banda mercenaria de hombres bestia, los Colmillos de Hierro. Aparentemente, el otro teniente, Hetaro, había tomado el mando de los heridos, volviendo a la capital con Crusch

–Ahora que lo pienso, ¿Cómo es que tu hermano pequeño termino tan desgastado cuando tu estas tan llena de energía?

–¡Hetaro es un pequeño debilucho! ¡Dios, que patético!

Mimi se desternillo, riéndose fuertemente mientras se burlaba de la debilidad de su hermano menor,. Pero Subaru juzgo que era probablemente solo la estúpida cantidad de resistencia de la hermana mayor.

Ella era del tipo berserker que no podía evitar reírse en batalla—o más precisamente, una pensadora extremadamente positiva que veía la diversión en todo. Subaru no pudo evitar sentirse envidioso.

–Bueno, No hice mucho en la última mitad de la pateada de trasero de la ballena, pero no te preocupes. La señorita Anastasia pregunto agradable y apropiadamente. Hare mucho para el verdadero trabajo que viene.

–El verdadero trabajo— Espera, ¿sabes lo que estoy intentando hacer…?

–¿Embrollarte con el Culto de la Bruja, verdad?

Las palabras que Ricardo dijo hicieron quien a garganta de Subaru se apretara.

Naturalmente, cuando agarro fuertemente las riendas de Patlash, el dragón terrestre soportando su peso, escucho al dragón negro hacer un pequeño sonido de preocupación por él.

Viendo el lado de la cara de Subaru tensa de esa manera, Ricardo mostro sus afilados colmillo y sonrió.

–Adelante, sorpréndete. Para los mercaderes, la información fresca viene primero, y la señorita nos tiene en su grupo por una razón. No tenemos estas orejas por nada. Ellas atrapan un montón de cosas, no solo sobre ti.

–¡Es cierto! ¡Mimi es asombrosa!

–No estaba hablando sobre ti, enana.

La reacción de Mimi malogro la broma de Ricardo, ganándose una sonrisa tensa de él. Mientras estaba al lado, Subaru rasco su cabeza, sintiéndose sorprendido antes las malas acciones de Anastasia

Dicho eso, ahora que se estaban quedando con él después de eso, compartir la información con Ricardo y los otros Colmillos de Hierro era inevitable. Si fuera posible, le gustaría hacer que todos se sienten, fuerza de expedición incluida, y hablar apropiadamente sobre ello. Y junto con ellos, el seguro que Subaru había acordado antes de la partida, aunque no sabía si funcionaria o—

–Oh, parece que ya podemos unirnos,

–¿Ah?

A un lado de Subaru, sumido en su pensamiento, los ojos de Ricardo miraron hacia delante cuando dijo repentinamente esas palabras. La mirada de Subaru rápidamente lo siguió, pero no pudo ver a través de la oscuridad de las llanuras en la noche. Incapaz de ver lo que Ricardo sí, todo lo que pudo hacer fue inclinar su cabeza.

–No tienes que tensarte así; puedo decir que están esperando por nosotros. Relájate.

–Eso dice el tipo que puede ver, sheesh. Presumiendo y todo.

–Hey, si lo tienes, presúmelo. —Están un poco lejos, pero viniendo de ese camino está la otra mitad de nuestra banda de mercaderes.

–¿Mitad?

Subaru alzo sus cejas ante las palabras de Ricardo. La otra mitad de los Colmillos de Hierro debían ser heridos retirándose a la capital real, pero…

–Por mitad, me refiero exactamente a eso. Solo pusimos la mitad de los miembros de los Colmillos de Hierro para acabar con la Ballena Blanca. La otra mitad tenía que hacer la otra mitad.

–¿Haciendo qué?

–Tenían que asegurarse que otros humanos no se vean envueltos en la pelea, ¿verdad? Así que estaban cortando la carretera desde otro lado. Ellos partieron durante la noche, así que nunca tuviste la oportunidad de conocerlos.

Escuchando la explicación de Ricardo, Subaru lo acepto, agarrándose su barbailla

 No estaba exactamente emocionado de que no hubieran dedicado todas sus fuerzas a someter a la Ballena Blanca, pero les habían prestado a Ricardo y Mimi, su principal fuerza de combate. Teniendo en cuenta que la falla de la subyugación podría haber significado la aniquilación completa, Anastasia no se equivocó al protegerse contra ese riesgo. Pero simplemente no le gustaba.

Era la envidia de Subaru haciendo su trabajo, ya que el solo tenía unas pocas cartas en su mano y no otras opciones más que arriesgar todo.

–Así que los que vienen ahora son el resto de tus compañeros. ¿Quién los está liderando?

–¡El hermano menor de Mimi, TB! ¡Él puedes hacer súper combos explosivos con Mimi al igual que Hetaro! ¡Increíble!

Mimi infló su pecho mientras respondia orgullosamente a la pregunta de Subaru. Solo de escuchar su vaha y energética respuesta, tuvo algunas preocupaciones sobre los compañeros restantes.

–Er, pero ese hermano menor era el serio. ¿Este hermano menor cuida de la hermana, el hermano, o cincuenta-cincuenta…?

–Entiendo tu preocupación, pero TB es el más inteligente del grupo. Él maneja nuestras cuentas y negociaciones, y es la mano derecha de la señorita. ¡Es un experto en controlar a Mimi, así que esta un paso por encima de Hetaro ahí!

–No digas eso, me voy a sentir mal por Hetaro…

Las diversas clasificaciones que la hermana mayor y el capitán habían emitido hicieron de Hetaro una figura trágica.

De cualquier manera, dejando de lado la compasión por él, los refuerzos de los Colmillos de Hierro fueron buenas noticias. Seguramente fue mejor juntarse con ellos, luego hablar con todos y pensar en lo que vendrá. Una sesión de estrategia dirigida a la espera del Culto de la Bruja—Wilhelm y los demás del campamento Crusch probablemente supusieron las circunstancias. El problema era cómo lo explicaría Subaru.

Justo como con la Ballena Blanca, tenía que explicar las cosas sin mencionar la Vuelta por Muerte.

–Pero eso no es algo fácil de hacer… ¿mm?

Mientras el cerebro de Subaru agonizaba, vio un grupo de ligers levantando una nube de polvo al frente. Justo como Ricardo dijo, eran los otros Colmillos de Hierro juntándose con ellos, Sin embargo, Subaru sintió inquietud.

–…….

Con una esquina de su cabeza dándole un sentimiento de incomodidad, Subaru entrecerraron, y entonces, descubrió la causa.

Entre el grupo de ligers, había una sola figura en primer plano con características diferentes de las que la rodeaban Mientras la distancia se acortaba, y mientras esos vagos contornos se hicieron más definidos, Subaru entendió que esas características eran las de un dragón terrestre.

Y encima de ese dragón terrestre azul estaba…

–¿…Por qué estás aquí?

–Eso no es algo que debas decir a uno de los refuerzos. Muy típico de ti.

Ambos grupos se detuvieron, y Subaru, aún en su dragón terrestre, se enfrentó al individuo

Su pálido pelo violeta estaba meticulosamente peinado, su cuerpo estaba vestido en la solemne armadura blanca de un Caballero de la Guardia Real y las esquinas de su boca estaban dobladas en una delgada sonrisa.

Subaru miro a la elegante figura frente a él, conectada a él por el karma—Julius Juukulius.

 

 

5

Cuando Patlash enroscó los pliegues de su nariz, el dragón terrestre azul frente a él chillo con una mirada aguda. Subaru acaricio su cuello, intentando tranquilizar al camarada que se sentía de la misma manera que él.

Aunque no habían estado juntos por un largo tiempo, el lazo entre Subaru y Patlash se había fortalecido al escapar del filo de la muerte juntos. Subaru sintió que los pensamientos de Patlash se transmitían a través de las riendas.

–Esto podía molestarte en un momento inoportuno, ¿pero podrías de dejar de solicitar a mi dragón? Tu dragón terrestre parece bastante bueno también, pero tal invitación va demasiado lejos.

–¡Hey, Patlash! Por qué, tu— ¡¿Estas coqueteando?! ¡¿Voy pensando que nos sentimos de la misma manera y me traicionas?! ¡¿Persiguiendo a alguien antes de una batalla de vida o muerte?!

–Hey, chico, ese dragón terrestre no quiere escuchar eso de ti. Tú estabas haciendo lo mismo antes que partiéramos y todo. Además, chico…tu dragón terrestre es hembra.

–¡¿Espera, eres una mujer?

Patlash, el centro de la discusión, se vio molesto ante la sorpresa de Subaru sobre el género de su compañero.

Al ver a Julius encogerse los hombros ante el intercambio, su declaración justo antes parecía ser una broma sin gracia. Subaru estaba por gritarle por eso, pero antes que pudiera, Ferris interfirió

–Por qué, es algo raro encontrarte en un lugar como ese, Julius. Estábamos peleando por nuestras vidas hasta hace unas horas, meow.

–No tengo nada que decir en mi defensa. Sin embargo, debo corregirte esto, Ferris. No soy el individuo conocido como Julius. Veamos… Me llamaré Juli.

Cuando Ferris lo miró y le ofreció sarcasmo, Julius le bromeó  con cara seria. Todo el mundo le estaba mirando con frialdad por su uso sin sentido de un alias, pero él aceptó sus miradas con una leve y serena sonrisa y dijo: “Si por el bien de los argumentos, un individuo de rango caballeresco se uniera a una banda de arrendamientos, podría sólo significa que había caído al nivel de mercenarios. Por lo tanto, no es cierto que el caballero llamado Julius Juukulius se haya unido a los Colmillos de Hierro, sino que sea el único hombre que tienes ante ti llamado Juli”.

–Ya veo, meow. Normalmente, familias de caballería son demasiado pwoblema. Ferris está feliz de ser de nobleza caída.

–No pienso que ser un caballero sea problemático para nada. Creo firmemente que el problema recae en la voluntad de ayudar a un amigo—coincidentemente, también debo declarar que el castigo de arresto domiciliario de Julius Juukulius fue la noche anterior, así que con que el día ha cambiado, se ha levantado.

–Poniendo todas esas estúpidas distracciones… ¿Siquiera hay un razón para un alias entonces?

Escuchando la conversación entre Ferris y Julius, Subaru chasqueó la lengua y lo maldijo. Desviando su mirada con un giro de sus labios, sintió que estaba haciendo pucheros, pero dado que este era realmente el caso, no podía hacer ninguna excusa.

Escuchando las palabras de Subaru, Julius miro abruptamente hacia su dirección, avanzando su dragón terrestre para tomar una posición en la que se encontraba directamente en frente de Subaru cuando señalo, “Es bueno que estés más animado de lo que esperaba—Me preguntaba sobre la condición de tu cuerpo.”

–¡—!

La declaración de preocupación por su condición física hizo que algo en el cerebro de Subaru se soltara.

Aunque la humillación de Subaru fue hace aproximadamente dos semanas desde su perspectiva, pero solo unos días en la de Julius, la pregunta, que solo podía ser algún tipo de sarcasmo, era más que suficiente para hacerle recordar.

Como un golpe en la cara, la declaración se entregó directamente, y Subaru apenas logro encerrar sus burlas en su propia garganta, conteniendo su ira.

Aclaró su garganta, respiro profundo, puso una cara tranquila, y le dio a sus mechones una pequeña vuelta.

–Bueno, sí, solo era un rasguño, ¿verdad? Como que, ¿un poco de saliva y cuidado y todo mejor? De todas formas, ¿no estas algo tarde para pensar que eres refuerzos? ¿Qué? ¿Estabas ocupados escribiendo disculpas a los altos mando porque te pusiste serio contra un amateur?

Subaru contraataco con su especialidad, avivar las llamas, usando una suposición basado en el castigo de arresto domiciliario del que había escuchado previamente. Mientras lo hizo, la cara de Julius se hizo más severa, ligeramente intimidada.

–No deseo hablar de eso, en cambio, de las valientes heridas sufridas durante la subyugación de la Ballena Blanca… pero es bueno que esos arañazos se hayan curado también. En primer lugar, las heridas no deberían ser tan severas como parecen…aunque rodabas en un dolor exagerado, especializándote en ganar simpatía tal como eres.

–Ha-ha-ha-ha-ha.

–Hu-hu-hu-hu-hu.

Mientras los dos intercambiaban una risa seca entre ellos, la atmosfera empezó a sentirse como un barril a punto de explotar.

Cuando Subaru pensó en como los de su alrededor se estaban tomando esto, vio que Ferris y Ricardo los estaban viendo con la miradas de espectadores asombrados, mientras Mimi se juntaba con el otro grupo en busca de su hermano menor.

Naturalmente, el deber de calmar las cosas cayo en…

–Es bueno hablar con viejas amistades, pero quizás este no es el momento más apropiado.

Avanzando al frente, montando un dragón terrestre y haciendo ese argumente, estaba el viejo espadachín—Wilhelm.

Reprochando a los mientras se miraban el uno al otro, sus calmados ojos azules reflejaron a Julius dentro de ellos mientras decía, “No puedo agradecerte lo suficiente por venir en ayuda. Nuestra fuerza de batalla está algo agotada de la Ballena Blanca… Como un hombre viniendo por su propia satisfacción, Estaba preocupado.”

–Wilhelm, eso no es…

Cuando Wilhelm bajó el tono de su voz y declaró eso, Subaru interrimpió.

Para Subaru, subyugar a la Ballena Blanca objetivo en su lista.

Subaru había intervenido firmemente por su propio interés, así que era imposible pensar para él de Wilhelm como una carga. Le dolía no poder explicar todo, pero al menos quería terminar ese sentimiento de deuda.

Pero antes que Subaru pudiera alzar su voz—

“Es una buena cara la que ahora puedes hacer, Maestro Wilhelm.” En voz baja, fue Julius quien se dirigió a Wilhelm. Movido por los ojos de Wilhelm, los cuales ya no se veían obsesionados, asintió profundamente y dijo, “Es como si fueras un hombre diferente del que conocí previamente… Esto, de seguro, será reconfortante para Reinhard.”

–Supongo…que podría serlo.

Wilhelm puso una mano en su barbilla y bajo sus ojos.

¿Qué tan profundo, Subaru se pregunta, debió ser el conflicto dentro del pecho del viejo hombre para dar lugar a esa vacilación momentánea?

Las diferentes personas a su alrededor tomaron su conversación de muchas maneras. Simpatía, alivio—conociendo las circunstancias, varios deben haber tenido esas reacciones. Subaru, el único sin saber, fue dejado atrás.

–Con respecto a eso, fui incapaz de enfrentar eso. Incluso si no hizo nada mal, incluso si no quiso hacer daño, no pudo perdonarlo—un día, pagare las consecuencias.

–Incluso esos pensamientos por si mismos son suficiente para aliviar su corazón.

Wilhelm retuvo algo amargo en su respuesta, pero Julius tomo bien sus palabras. Luego lentamente volvió una miraba amable hacia Subaru, como su todo fuera agua pasada.

Naturalmente, Subaru se preparo para reanudar la guerra de palabras anterior, pero…

–Debo darte mis agradecimientos.

–¿…Ah?

En frente de Subaru, levantando la voz sin darse cuenta, Julius bajo de su dragón terrestre de un salto. Luego, miró a Subaru, aun montando a Patlash, y cayó en una rodilla.

–Hablando debidamente, esta subyugación de la Ballena Blanca era el antiguo deseo de los Caballeros de la Guardia Real. Por darle final al desastre dejado de lado por cada nación por varios años, te doy las gracias.

Mientras procedía en demostrar su gratitud con un gesto elegante, Subaru, que hasta la fecha solo había tenido enemistad con Julius, no pudo hacer una reacción inmediata.

Mientras tanto, al lado del perplejo Subaru, Ferris intervino.

–¡Hey, espera! No lo malentiendas, la subyugación de la Ballena Blanca fue dirigida por la Duquesa de Karsten—así que es el logro de Lady Crusch, meow. Más importante, el Viejo Wil es quien la mató.

–Entiendo muy bien que no hay poder dentro suyo para directamente vencer a la Ballena Blanca, habiéndolo aplastado—habiendo escuchado de Julius, quien cruzo espadas con él personalmente.

Julius mostro todos los signos de apegarse a la idea que él era el mercenario Juli hasta el final.

But having recognized Ferris’s statement, he continued his words.

–Sin embargo, no hay error que su existencia fue un gran impulso para la subyugación de la Ballena Blanca. Ferris, ¿no es verdad que tu también reconoces esto?

–¡¡Meow!! Eso es… Bueno, puede ser así, meow

Cuando eso se le fue señalado, Ferris intento no responder apropiadamente. Habiendo puesto esas orejas de gato en su lugar, Julius volvió su mirada hacia Subaru una vez más.

–Gracias a ti, las personas pueden olvidas los días en los que temieron a la niebla—Lady Anastasia seguramente también estará encantada.

–A pesar que puedo aceptar la primera mitad fácilmente, es mucho más difícil la segunda mitad tal como es.

–Y mi amigo puede…comenzar a dejar atrás sus arrepentimientos de muchos años.

Subaru entendió que por “amigo,” él probablemente se refería a cierto héroe pelirrojo, pero Subaru no conocía los detalles exactos de que arrepentimientos ese súper humano había mantenido por años.

¿Alguien como él realmente tenía un pasado del que necesitaba arrepentirse…?

De cualquier forma, Subaru no tenía intenciones de jugar con esas palabras. Estaba bien estar feliz por Wilhelm habiendo conseguido su anhelado deseado, y al menos, reconoció que su propia cooperación había sido útil hasta el final.

Pero incluso así, Subaru se sintió extremadamente en conflicto cuando Julius lo elogió.

–…….

Puso un frente fuerte, pero no pudo borrar su debilidad, estremeciéndose y retrocediendo del apuesto hombre.

Incluso si hubiera superado su propia debilidad, todo lo que le esperaba era la imagen antiestética de un niño rebelde con una rabieta. A pesar que genuinamente se sintió agradecido por los refuerzos, el hecho de que fuera Julius estaba endureciendo el corazón de Subaru, tanto que en lo profundo, quería darle a su superior, Anastasia, parte de sus pensamientos.

Tratando de no dejar que tales emociones negativas salieran a su cara, Subaru exhalo por completo.

–Así que al final, ¿Qué estás haciendo aquí? ¿Para qué viniste?

–…Realmente lo lograste, ¿no es verdad?

–¿Ah?

Julius no respondió a la pregunta de Subaru, pero de alguna manera, el murmura de Julius sonó como su estuviera profundamente movido. Cuando Subaru le pregunto, comentó, “Nada,” y sacudió su cabeza antes de decir, “Deseaba preguntarse si comprendes que el contrato con Lady Anastasia le presta a los Colmillos de Hierro a Lady Cru—Más bien, a ti, solo durante la subyugación de la Ballena Blanca?”

–¿Huh? ¿Cuál es el problema? Pero estoy segura que la señorita dijo…

–Hermana, por favor mantente en silencio.

Escuchando la declaración de Julius, Mimi intento intervenir, pero un pequeño hombre bestia felino con cara familiar sentado a su lado la detuvo. Ese era probablemente el talentoso hermano menor.

Viendo de reojo el intercambio, Subaru hizo una mueca ante las palabras de Julius.

–¿Qué estas tratando de decir exactamente?

–Es algo simple. Habiendo sucedido en subyugar a la Ballena Blanca, ya no tenemos ninguna razón para cooperar contigo. El trabajo está hecho—aun así aquí estas, ¿intentando llevártelos a algún lugar en este mismo momento?

–¡Ah-ha-ha-ha-ha! ¡Julius, eres tan olvidadizo! ¡La señorita esto y aquello antes que partiéramos y todo! ¡Aunque Mimi se olvidó que era!

–Guarda silencio.

Aunque la interacción entre los hermanos atrajo su mente, Subaru finalmente comprendió lo que Julius estaba tratando de decir. En otras palabras, iba así:

–Quieres que escoja, aquí y ahora, ya sea dejar que los Colmillos de Hierro se retiren o permanezcan como refuerzos.

–Estoy bajo instrucciones de vender nuestros servicios a un precio alto, sabes. ¿O quizás nuestra fuerza no es necesaria en esta ocasión?

Julius señalo a los otros mirando desde atrás de él, presionando a Subaru a decidir.

A pesar de sí mismo, Subaru no podía permitir que irritación influyera en la decisión. Seria simple ceder a la ira y dejarlos ir, pero esa la decisión de un idiota, disminuir su fuerza de batalla mientras la pared más alta se alzaba delante de él.

Dicho esto, aceptar fácilmente el “precio alto” que Julius había mencionado traía sus propios problemas. Era un mal movimiento en negociaciones hacer promesas que no puedes mantener, y además, la decisión de Subaru tenía varias vidas, y el futuro de una chica en particular, colgando de ella.

–…….

Con Subaru en silencio, Wilhelm y los otros a su lado lo observaron sin decir una palabra. Incluso su Subaru hubiera pedido su apoyo en esa situación, convertiría la negociación en los Colmillos de Hierro entrando al empleo de la facción de Crusch. Pero eso solo serviría para crear una obligación para satisfacer otra.

Al presente, Crusch estaba prestándole apoyo a Subaru desde una posición igualitaria entre ellos; puesto simple, él no quería alterar ese equilibrio.

–…….

Cuando a continuación miro a la banda de mercenarios  bajo las ordenes de Ricardo, Ricardo está cruzando sus brazos, manteniendo su silencio. A su lado, Mimi copió a su capitán, cruzando sus brazos mientras movía sus orejas.

Cuando recordó la anterior demostración de voluntad de Ricardo de luchar contra el Culto de la Bruja, todo se unió. Él estaba ganando el favor de Subaru en anticipación de esta negociación con Julius.

–Eso es sucio. Ustedes, los Kararagi juegan sucio…

–Eso es algo duro para decirle a alguien, sabes. Por cierto, no estoy realmente en esto de “tomar” ventaja de la debilidad de las personas. Solo me gusta más el dinero, así que…

–¡Eres tan superficial que es deprimente! ¡Aunque no es que esperara más para empezar!

Incluso si era el jefe solo en nombre, aún no tenía intención de buscar ayuda de Ricardo, parte de la facción enemiga.

De todos modos, era desagradablemente obvio que la negoción no le dejo a Subaru otra opción que decir sí. A diferencia de la facción de Crusch, prestándole ayuda para que pudieran estar a mano, Anastasia estaba creando una deuda unilateral. Era una decisión dolorosa, pero no había manera de salvarla excepto aceptar la situación a regañadientes.

Declinar refuerzos sería una decisión aún más estúpida.

Si solo hubiera una manera magia de hacer que los Colmillos de Hierro pelearan contra el Culto de la Bruja bajo el contrato existente—

–Magia, ¿magia…? Niebla, Ballena Blanca…y el contrato por la carretera…

Subaru, buscando alguna tipo de medio conveniente, repentinamente alineó lado a lado lo que habían sido meras palabras en su mente. Tras examinarlas, parecían términos sin conexión, pero ese pequeño empuje hizo que sus pensamientos ardieran al rojo vivo.

Poco a poco, una vaga imagen empezó a tomar forma en la mente de Subaru, convirtiéndose en una respuesta coherente,

Y entonces—

–…Que tal esto: La subyugación de la Ballena Blanca…aún no termina.

–…Esa es…una declaración interesante

Julius entrecerró sus ojos mientras respondía a las desesperadas palabras de Subaru.

La declaración de Subaru no solo perturbó a los Colmillos de Hierro detrás de él, sino también a la fuerza de expedición. Entre ellos, la mirada de Wilhelm con los ojos abiertos tiro especialmente fuerte de la conciencia de Subaru.

Pero en un significado diferente de Wilhelm cumpliendo su anhelado deseo, fue su idea abordar un problema que no podía ser dejado de lado.

–Es posible que la Ballena Blanca es una bestia demoniaca actuando para el Culto de la Bruja. Estoy…consiente de que las personas en el Culto de la Bruja dijeron algo como eso.

—En su tercera vuelta, en otras palabras, la escena final antes que el mundo llegara a su fin.

Enfrentándose contra Petelgeuse en el bosque, perdió contra las Manos Invisibles del loco. Después de eso, Subaru pensó que las patadas de Petelgeuse al cuerpo de Emilia era como si tuviera la intención de forzar a Subaru a sentirse impotente.

En el momento, la sucia boca del loco reprendió a Subaru, él definitivamente dejo salir el efecto de…

¡…La carretera esta sellada por la niebla, así que no hay nadie que interfiera con mi amor!

¿Cómo sabia eso?

¿Por qué hablo de eso como si fuera su acción?

Y después de eso estaba una palabra pronunciada más tarde por la Bestia del Fin, congelando el mundo con su aliento.

–Alguien que conocía a la Ballena Blanca la llamó ‘Gula.’ Si no me equivoco al pensar eso significa algo para el Culto de la Bruja, la causa de la aparición de la bestia demoniaca es a donde me estoy dirigiendo.

Si Petelgeuse había llamado a la Ballena Blanca a la carretera, obstruyendo la entrada y salido del territorio Mathers, su objetivo solo podía ser promover sus locos fines.

En otras palabras, cubrir la carretera con la niebla de la Ballena Blanca era una preparación para el ataque a la mansión—y a Emilia.

–El Culto de la Bruja tiene un chip en su hombro, así que tenemos que quitarlo. Con esto, eso serán cuatro siglos de fallos enderezados. Cuando hayamos hecho eso, entonces podemos decir que hemos termino de acabar con la Ballena Blanca.

–…….

Subaru miro hacia Julius mientras continuaba con una fuerte declaración, “El trabajo del empleador es dar órdenes y entregar recompensas. No me canceles a mitad del camino, mercenario. ¿O pagaras la compensación por cancelar y correr?

La base de su declaración era tal delgada que, por dentro, incluso él estaba asombrado. Pero Subaru ahora era capaz de mantener un exterior audaz y sonriente mientras decía tal cosa.

Había reunido pequeños pedazos de información de cada repetición, apilándolos juntos para arriesgar una suposición. Había tenido esa experiencia varias veces antes, pero esta vez, la suposición estaba en un terreno espectacularmente delgado. Después de todo, el núcleo de la información se obtuvo de cosas que había escuchado mientras su mente estaba nublada.

Incluso uniéndolas en una especie de coherencia, no tenía idea si eso los convencería. Si no podía, al menos podría ser el hilo conductor para nuevas negociaciones—

–Mm, Creo que te concederé una nota aprobatoria.

–¿Huh?

–Pudiste hacer que sonara mejor para nuestros oídos, pero en general, tu reclamo se aprueba. Tampoco Lady Anastasia perderá credibilidad.

–¡E-espera un minuto!

Subaru levanto su voz rápidamente ante la respuesta sabelotodo de Julius. En respuesta, Julius miró casualmente al agitado Subaru.

–¿Qué sucede? No necesitas preocuparte; los Colmillos de Hierro continuarán con su ayuda de acuerdo con la garantía que ya ha sido pagada a Lady Anastasia. No hay problema, ¿verdad?

–¿Así de fácil…? Quiero decir, ¡qué pasa con todo eso! ¡Por qué, tú…!

Cuando Subaru empezó a decir las palabras que seguían, se dio cuentas de una parte muy desagradable de sí mismo.

Julius había considerado las circunstancias de Subaru, cooperando tomando la suposición de Subaru al pie de la letra. Subaru solo no quería ver su benevolencia.

Subaru quería que Julius fuera una persona odiosa con la que no podía verse a los ojos.

—Se dio cuenta de la vulgaridad de sus propios sentimientos al desear que fuese así.

–Bueno, no es como si estuviéramos haciendo esto gratis. Un ladrón tonto solo te roba una vez, pero uno inteligente consigue tantas oportunidades de aprovecharse de ti como quiera.

–No cambia que al final, estas siendo robado, huh…

Ricardo se metió en la conversación, y afortunadamente, estaba del lado de Subaru. Y haciéndolo, el camino fácil se volvió aún más fácil, y Subaru se odio a si mismo por huir de ella.

Cuando el auto desprecio de Subaru se combina con el auto desprecio de otros, las cosas solo empeoran. Pero incluso Subaru sabia eso. Lo había aprendido hace mucho tiempo.

–Yo…estoy en el equivocado… Mierda, lo siento. Aw, maldición, eso ni siquiera es lo que quiero decir. Incluso antes, sabía que estaba…

Poniendo una mano en su frene, Subaru finalmente dijo las respuesta lógica a la que había agonizado. Sin embargo, aunque lo entendió en su cabeza, era difícil encontrar las palabras para eso.

 Aquí es donde debía estar agradeciendo a Julius por traer refuerzos y disponerse a pelear. Ahora que podía mirarlo con calma, pudo entender quien había estado equivocado, y que la anterior enemistad entre ellos era resultado del mal genio de Subaru.

O quizás incluso la razón por la que Julius había hecho eso en el momento era—

–…….

Julius simplemente espero, sin decir nada a las difíciles palabras de Subaru

Él seguramente entendía lo que Subaru quería decir. Si Subaru no podía decirlo, y él quería salir al frente y decir algo, seguramente podía.

Pero no lo hizo, y Subaru no pudo no odiarlo por no hacerlo. Hubiese sido mucho mejor si él pudiera simplemente continuar odiando a ese hombre.

–Yo…estaba equivocado. Me dis…culpo.

Para Subaru, eran abominables memoria que recordad, pero tenía que enfrentarlas tarde o temprano, y ese era el lugar, en frente del hombre con el que tendría que arreglar las cosas algún día.

Julius cerró sus ojos ante la disculpa de Subaru, lentamente bajando su barbilla.

–Permíteme disculparme por mi propia rudeza. No retiro todo lo que dije e hice en ese lugar, pero incluso así, retiro mi menosprecio hacia ti, desde el fondo de mi corazón.

Esas fueron las palabras con las cuales Julius respondió a la disculpa de Subaru.

La sinceridad fluyó por las palabras de Julius, y Subaru sabía que los sentimientos de odio y resentimiento dentro de él se habían derretido con facilidad.

Entendiendo esto, desmontó, parándose al mismo suelo que el caballero ante él, de frente a él en un campo de juego nivelado.

Fue reflejado en los ojos amarillos del otro, y los propios ojos negros de Subaru se reflejaron en los del caballero mientras Subaru admitía, “Estaba equivocado. Pero…”

–Mm.

–Realmente te odio—Pienso mal de ti, y ahora mismo estoy agradecido que vinieras, pero realmente te odio. ¡Yo verdaderamente, desde el fondo de mi corazón, odio…tus…agallas!

La última oración de su grosera declaración fue separada, con movimientos de su cabeza de izquierda a derecha para más énfasis. Y golpeado en la cara con toda esa hostilidad, Julius pareció desconcertado.

Entonces, su expression abrutamente colapso.

–Eso está bien. Después de todo, tampoco tengo muchas ganas de convertirme en tu amigo.

Con eso, Julius peinó su cabello presuntuosamente hacia arriba y rio.

6

–Ahh, para ser honesto, este tipo de cosas no es de mi agrado. Es como, tener un montón de personas mirándome con esas miradas serias me hará sonrojar…

Con el grupo de cincuenta sentado en un círculo, Subaru se paró al centro, avergonzado, mientras dejaba escapar esas palabras.

El lugar era la Carretera Liphas; la hora era antes del amanecer, y los participantes eran todos en la fuerza de expedición.

Al grupo que había perseverado en la batalla con la Ballena Blanca se unieron refuerzos, los Colmillos de Hierro bajo las órdenes de Julius, haciéndola una reunión bastante grande, pero el momento había llegado cuando era necesario compartir el objetivo y la información que concernía a todos.

Por esa razón, Subaru había propuesto compartir toda su información sentados, pero—

–Aunque no pensé que estaría parado en medio de todas estas

Rodeado por soldados veteranos, comenzando con personajes como Julius, Ferris, Ricardo, y Wilhelm, Subaru no podía evitar estremecerse.

En primer lugar, a menudo se angustiaba sobre sus pobres habilidades interpersonales desde antes en su antiguo mundo. Estaba muy consiente que no tenía experiencia en pararse frente a personas de esa manera, y mucho menos ser el personaje que sobresalta sobre los demás.

Pero incluso si Subaru era tímido cuando lo miraban con cierto nivel de confianza en sus ojos, no le importaba en absoluto. Simplemente lo ponia en apuros.

–De todas formas, aclaremos esto. Ahh, de ahora en adelante, nos dirigimos al territorio Mathers…o más bien, Roswaal Manor. Ahí, el Culto de la Bruja probablemente—no—definitivamente aparecerá.

–El Culto de la Bruja, dices…

Cuando menciono el nombre del Culto de la Bruja, emociones conflictivas surgieron de las expresiones de varias personas. Dada las conversaciones hasta ese punto, seguramente había varios entre ellos que sabían a donde iban, pero incluso así, era un sentimiento diferente saber por seguro a quien se enfrentarían.

Aunque, Subaru no sabía exactamente que este mundo entendía del Culto de la Bruja o como actuarían sobre la información.

–Sin embargo, a lo que a mí respecta, ellos son lo peor de lo peor.

Basado en las reacciones de todos, parecía compartir esa opinión.

Cuando Subaru se consolé en ellos, Julius se dirigió a él casualmente.

–Subaru. ¿Cómo te diste cuenta que la Ballena Blanca y el Culto de la Bruja está conectados?

Desde que Subaru expresó sus sentimientos reales acerca de su riña, el comportamiento de Julius se había suavizado considerablemente. Para ser franco, esa transformación lo dejo en conflicto consigo mismo, pero en el momento, responder la pregunta tenía más importancia.

“Me duele decirlo, pero tuve un encuentro con los discípulos del Culto de la Bruja. No salí ileso y tengo un montón de malas memorias de eso…pero hubo un tipo que abrió su boca demasiado,” explico Subaru.

–Ya veo… parece que las suposiciones de los caballeros no estaban equivocadas.

–Supongo que no, meow. La investigación que el Viejo Wil reunió parecía llegar a la misma conclusión.

–Esperen, ¿lo sabían?

Julius aceptó las palabras de Subaru, y Ferris asintió y coincidió. Su comportamiento sorprendió a Subaru, pero Wilhelm suavemente movió su cabeza y dijo, “Fue una simple coincidencia que note la conexión. Pensé que no era natural que tan seguido la distribución de las apariciones de la Ballena Blanca coincidían con los registros de las actividades del Culto de la Bruja—no era lo suficiente firme para llamarlo evidencia concreta, pero…”

–Para el Viejo Wil, la Ballena Blanca era el plato principal, y el Culto de la Bruja como un postre, meow. Ferri no estaba seguro si creerlo o no cuando lo escucho la primera vez tampoco…

–Ha habido una charla similar entre los caballeros. Aunque para ser preciso, nunca fueron considerados más que cuentos de viejas, cuentos para divertirse unos con otros.

Mientras Julius encogía sus hombros, Wilhelm respondió, “Eso es una sorpresa,” y exhaló.

Escuchando su conversación, Subaru rascó su cabeza con fuerza y dijo, “Para empezar, es una suerte para mí que haya una base para que ustedes crean lo que digo. De cualquier manera, si creemos lo que el chico del Culto de la Bruja estaba diciendo… Er, eso no podría ser muy confiable, pero creo que es casi seguro que están conectados con la Ballena Blanca. La Bruja creó a la Ballena Blanca para empezar, ¿verdad?

–Así se dice. La existencia y origen de las bestias demoniacas son un misterio para nosotros. Algunos se propagan de la misma manera que criaturas vivientes normales, pero otros aparecen repentinamente de la nada como la Ballena Blanca. Aunque, hablando apropiadamente, las únicas excepciones a la par con la Ballena Blanca son la Serpiente Negra y la Gran Liebre.

–Siento como que algunas palabras no deberían ser dejadas de lado, pero me asustan, ¿así que estaba bien si seguimos adelante?

Todos asintieron como para decir no hay problema. Viendo esto, Subaru aclaró su garganta y continúo con la conversación.

Ahora que todos sabían que se estarían enfrentando al Culto de la Bruja, había cosas que tenían que saberse por todos.

–El objetivo del Culto de la Bruja es Emilia. Pretenden quemar la mansión, el pueblo cercano, y todos dentro. Es por eso que tenemos que atraer a esos bastardos a otro lugar-

–¿Atraerlos? Subawu, estás diciendo algo muy ingenuo, meow.

Ferris estrechó sus ojos coquetos; hubo una sugerente  inflexión en sus palabras mientras miraba a Subaru. Era un gesto sensual que envió un escalofrió por la columna de Subaru. Sin embargo, aun venia de un chico.

–¿Qué quieres decir con ingenuo?

–¿No deberías cortar hasta el último de un grupo como ese? Dado lo que han hecho hasta ahora, ¿no es esa la manera apropiada y justa de acabar con ellos?

–…….

Escuchando a Ferris proponer la masacre de todos ellos sin pestañear, Subaru abrió su boca en sorpresa.

No era la declaración extrema lo que lo sorprendió sino la declaración que el mismo era ingenuo. Él, quien había pensado una y otra vez que merecían morir y tenían que ser masacrados, estaba sorprendido ante el cambio en su mentalidad que lo había hecho usar palabras tan suaves.

Eso era probablemente debido a que orden de lo importaba más había cambiado dentro de él.

–Ahora mismo, con proteger a las personas en la mansión y el pueblo, es suficiente. Ya sea atraer al Culto de la Bruja, ahuyentarlos, aplastarlos, golpearlos hasta la muerte, arrancar sus cabezas, convertirlos en carne picada, quemarlos, dejarlos hecho pedazos…

–¡E-entiendo. Veo que estas muy enojado con ellos, así que…!

–¡—Er! Maldición. ¡No estas equivocado. No fui a pelear por ira y odio. ¡Es injusto decir que me acerque a Emilia-tan solo por eso!

–¡Nadie dijo nada de eso, meow!

La ira de Subaru fue gradualmente reavivada mientras hablaba, con Julius y Ferris tranquilizándolo al final. Sin embargo, él también dedujo que era innecesario suavizar esas cosas. Durante la anterior vuelta, las personas tendían a desconfiar de Subaru, pero aparentemente, esta vez las personas no tenían ni una pizca de sospecha sobre él. Eso está mal de alguna manera, pensó Subaru, envolviendo su cabeza alrededor de eso, pero…

–Después de vencer a la Ballena Blanca con tanto riesgo para ti mismo, nadie dice nada injusto como eso, ¿meow? Subawu, eres sorprendentemente desconfiado.

–No estoy siendo desconfiado…

De hecho, él había experimentado a Ferris y a Crusch dudando de él en esas palabras. Pero él no había sonreído frívolamente ni actuado para ocultar sus dudas. Quizás esa transformación, también, reflejo un cambio en la manera de pensar y actuar de Subaru.

–En todo caso, seguramente no hay duda que el Culto de la Bruja se está moviendo. Dado su fe y sus actividades anteriores, fue anticipado dado el hecho que Lady Emilia se ha declarado públicamente como candidata para la selección real.

Separado de los pensamientos internos de Subaru, todos parecía coincidir con Julius.  Su reacción hizo que Subaru finalmente expresara una pregunta que no había podido hacer en oportunidades anteriores

–He querido preguntar esto por un rato. ¿Cómo fuiste del nombre de Emilia haciéndose público a aceptar que el Culto de la Bruja está moviéndose? Es un poco raro para mí como todos lo aceptaron tan fácilmente… Pensé que el Culto de la Bruja era casi un misterio para todos.

–¿Estás diciendo eso cuando sabes a donde se está moviendo el Culto de la Bruja

Subaru había anticipado que se reirían por su ignorancia así que no le tomó importancia.

–Bueno, no hay tiempo, así que sigamos con eso. ¿Cómo llegaste a eso?

“¿No es raro que alguien no lo piense así…? …Bueno, sabes que para el Culto de la Bruja la Bruja de los Celos, Satella, es más importante que la vida misma. ¿Sabes eso, verdad?” dijo Ricardo

–Más o menos. Para ser honesto. No sé mucho. Lo leí en un libro ilustrado, y eso es todo.

“Bueno, por supuesto, no es como si quede alguien que la haya visto. Yo también solo he escuchado de ella. Bueno, si sabes que los discípulos del Culto de la Bruja rinden culto a Satella, está todo bien. ¿Así que sabes que esa bruja Satella es media-elfa, verdad?

–Eso también a medias.

La información no había sido escrita en el libro ilustrado, pero lo había escuchado cuando Beatrice le explicó sobre la Bruja de los Celos. Además de eso, incluso en la capital real, el problema de la apariencia de Emilia comparada con la de la Bruja de los Celos había aparecido una y otra vez.

Cada vez, Subaru había insistido indignado que no era una razón para evitarla, pero…

–¿La apariencia exterior de Emilia es parecida a la de la Bruja, verdad? Así que devuelta al Culto de la Bruja… Es simple para ellos—una medio-elfa está en el camino, sabes.

–¿Qué?

Subaru, fuera de sí, dejó que su voz saliera de su garganta sin darse cuenta. Pero de las reacciones de aquellos a su alrededor, nadie más pensó nada especial de la actitud de Ricardo. En otras palabras, parecía ser una opinión compartida.

–¿Por qué eso? Pensando normalmente… no es como si estuviera seguro que ellos pensaran normalmente… Pero normalmente, ¿por qué perseguirías a alguien que es medio-elfo, lo mismo que tu amada y preciada Bruja…?

–Es por que la adoran y piensan que no hay nada mejor que ella, que no pueden permitir que alguien más sea raza. Que es más o menos la misma pero no—una impostora.

Esa voz era extremadamente fría, impregnada con sed de sangre hasta su gélido núcleo.

Subaru parpadeó fuertemente e instantáneamente miró hacia el individuo que dejo salir esa voz. Mientras lo hacía, ese individuo se volteó hacia Subaru también, y los dos terminaron viéndose a los ojos.

Subaru se estremeció por esa mirada, como si pudiera ver todo dentro de él, y el individuo dijo, “Bueno esa es la suposición que Ferri quería probar y ver, meow.”

La expresión se desmorono fácilmente cuando él saco su lengua, actuando como si la atmosfera de ese momento nunca hubiera existido.

Subaru no pudo formar las palabras para seguir esa comportamiento, pero con él tan sacudido, Ferris puso una mirada inocente y se inclinó hacia adelante cuando dijo, “En primer lugar, los chicos del Culto de la Bruja estando mal de la cabeza no es algo reciente, entonces ¿es un gran problema, miau? Con el Culto después de Lady Emilia, el verdadero problema es quién los dirige.

–Un Arzobispo de los Siete Pecados Capitales, creo.

–¡¿—?! Espera, ¿sabes ese nombre…?

Cuando Ferris cambio el tema, Ricardo estuvo de acuerdo, y Subaru mordió el término que salió.

Arzobispo de los Siete Pecados Capitales—esa era la posición que Petelgeuse había clamado tener, aunque también había balbuceado acerca de ser acusado de Pereza encima de eso…

–Los Arzobispos de los Siete Pecados Capitales del Culto de la Bruja, ¿son muy famosos?

–Bueno, al menos suficientes personas creen que existen. Además, mucho antes que la Bruja de los Celos se enfureciera, los títulos pertenecían a otras brujas aparte de Satella.

–Soberbia. Ira. Pereza. Codicia. Gula. Lujuria. Seis brujas llevaban los nombres de esos pecdos capitals, parece ser. De cualquier forma, se dice que una vez que Satella reclamo el manto de los Celos, ella se tragó a todas ellas.

En otras palabras, “Bruja” significaba Satella, Bruja de los Celos, y las otras brujas de los pecados capitales ya no existían en ese mundo.

–Pero—y no sé si es la manera adecuada de decirlo—he escuchado que aquellos en el Culto de la Bruja actuando como líderes han tomado esos nombres de esos pecados capitales en lugar de las brujas perdidas. Satella es el símbolo de los Celos, la cual adoran. En otras palabras, además de eso, hay seis—seis Arzobispos del Pecado.

–Seis…

Escuchando la explicación de Julius, el aliento de Subaru se quedó atrapado ante cuan poco sabia sobre el culto al cual se enfrentaban.

Dado que Petelgeuse había proclamado ser Pereza, esperaba que hubiera otras con diferentes pecados capitales. Para Subaru, eran asombrosas y familiares palabras directamente sacadas de la rica subcultura de la escuela secundaria. (nota:chunnibyo supongo?) Dicho eso,  lo que impidió al término de hacer su corazón aletear era su impresión de que pereza era demasiado horrible.

—¿Había realmente cinco personas más así?

–Pero derribamos a la Ballena Blanca que era supuestamente Gula, así que los otros Arzobispos de los Siete Pecados Capitales deberían mostrar sus caras en la tierra Mathers a donde nos dirigimos. Es nuestra oportunidad de acabar con todos ellos de una vez

–¡Whoa, que fuewte~! Pero Ferri coincide con que esta es nuestra oportunidad para aplastar a esos raros del Culto de la Bruja. Realmente han subestimado a Lugunica, ¿huh?

–Como la Ballena Blanca, han infringido daño a todo el mundo. Los caballeros también han sufrido por mucho tiempo en sus manos. Muchos otros caballeros están agradecidos como yo por esta oportunidad.

Ferris y Julius coincidieron con la vista de Subaru, y Ricardo hizo una agresiva sonrisa también. Wilhelm respondió con solo un solemne asentimiento.

Siendo ese el caso, lo que Subaru tenía que hacer era dar buen uso a su información del futuro para trazar a un plan usando la fuerza de batalla que tenía a mano—aunque realmente, el plan mismo era extremadamente simple, ya que todas las piezas estaban ya en el tablero.

–En el peor de los casos, tendría que haber llevado a cabo este plan con la mitad de personas que tenemos ahora, pero con Julius y ellos uniéndose, no más preocupaciones de estar cortos de personal. Creo que podemos hacerlo.

 –Debo corregirte en una cosa. Mi nombre es Juli. Ciertamente, conozco al hermano mayor de la familia Juukulius, pero preferiría prestaras atención a eso.

–¡En un entorno privado, eso solo molesta, sabes! ¡Está retrasando la conversación!

–La clave para no cometer errores en un momento crítico es prestar atención incluso durante tiempos normales.

–¡Si quieres advertir a la gente de lo normal, no vengas vestido como un Caballero de la Guardia Real! ¡Estas fuera del personaje!

Después de gritar a Julius por su delgado compromiso a la artimaña, Subaru respiro furiosamente mientras miraba a las caras de todos. Luego, aclaró su garganta.

–Muy bien, empecemos—La Caza del Culto de la Bruja hecho simple, para que incluso un mono lo pueda hacer.

–Con un sonrisa en su boca y una risa villana, Subaru explico su plan.

La luz de la luna disminuyo, y se podía empezar a ver el amanecer sobre las llanuras Liphas.

Era un tranquilo amanecer para la mañana del último día de ese bucle.

<FIN>