>>Satou aquí. Cuando jugaba juegos, difícilmente me atrevía a usar pociones de recuperación máxima en mí. Debe ser debido a esa vez que usé todas ellas en el último jefe solo para ser golpeado cuando el jefe resultó tener una segunda fase. <<

“¿No he terminado auuuun?”

“Eres una combatiente habilidosa, ¿No es así? Te falta un poco de poder de ataque, pero lo compensas con una estupenda comprensión espacial.”

Shishitouya, el elfo samurái, o Shiya para abreviar, se defendió de la espada corta de Tama y de su escudo con facilidad mientras le daba su consejo.

Estábamos en un campo de entrenamiento de elfos cerca del borde del Bosque Bolenan, en la frontera con el territorio de monstruos.

Ya habían pasado cinco días desde los eventos en la casa de baños públicos; desde entonces, los elfos habían estado instruyendo a mi grupo y a mí en este campo de entrenamiento.

Hoy estábamos teniendo encuentros uno a uno con nuestros entrenadores, pero la mayoría de los días solo hacíamos práctica de combate.

Nuestros oponentes en esos días fueron maniquís que los elfos mágicamente construyeron con hierba, barro y demás.

En los días en que practicábamos contra monstruos, el maestro de cacería Hishirotoya y yo íbamos al territorio de monstruos fuera del bosque y volvíamos con enemigos.

Las únicas opciones en este territorio eran de dos extremos: Los monstruos eran menores al nivel 10 o mayores del nivel 40.

“¡Toma esto, ma´am!”

“Buena carga, pero pon mas atención a tus alrededores. Si hubiera habido una trampa en la hierba entre nosotros, ya estarías atrapada.”

Pochi, que estaba sosteniendo una espada a una mano con sus dos pequeñas manos, estaba luchando con la cabello rizado, Portomea, o Miss Poa.

“¡He comido trampas para desayunar, ma´am!”

“¡No seas tonta! Menos un punto.”

Poa enfatizó su regaño con un golpe del abanico de papel en su mano, una de las últimas obras de Arisa.

“¿No eres tu la verdadera tonta por llamarme tonta, ma´am?”

“Oh, quédate en silencio. Debes recordar las palabras de tu maestra. ¡Si te digo que me des uno de tus filetes de hamburguesa, debes hacerlo, incluso si tienes hambre!”

Ante esa escandalosa declaración, Pochi se volvió pálida y con los ojos llorosos.

Al ver eso, Poa se apresuró a corregirse.

“Perdón, no me refería al filete. Si fuera una bola de arroz, quizá.”

“Muy bien ma´am. Una bola de arroz estará bien, nano desu.”

Supongo que los filetes de hamburguesa eran extra especiales para Pochi.

“¿Ella puede usar Spellblade a su nivel…?”

“Prometedor.”

Yusek, un spriggan usuario de lanza corta, y Gurgapoya (Goya), un elfo taciturno que usaba una lanza hélice, estaban impresionados con los movimientos de Liza.

Hoy habíamos conocido a Mr. Yusek, pero él era tan habilidoso con la lanza como Guya, y dijo que era el mas fuerte de los spriggan viviendo en el Bosque Bolenan.

Cuando se presentó con nosotros, incluso nos mostró su truco de hacer que el Spellblade volara de la punta de su lanza corta.

Le pedí que nos mostrara otra vez, pero el simplemente dijo “Robar.”

Para el es fácil decirlo cuando no ha hecho el truco otra vez desde entonces.

Era bastante genial, así que definitivamente me gustaría aprenderlo en algún momento.

“Combinar con magia.”

“¡No puedes detener a un monstruo atacante con solo un escudo! Tienes que usar tu magia al mismo tiempo y no preocuparte mucho por la preservación de todo tu poder mágico. ¡No seas tacaña con el Fortalecimiento de Cuerpo!”

“Consejo aceptado.”

La otra elfo taciturna del grupo, espadachín mágico Gimasarua (o Gia), le estaba enseñando a Nana, junto con Keriul, el enano usuario de escudo. El era bastante fuerte al nivel 38.

Al final resultó que, Keriul también era el tío de Zajuul, el herrero enamorado que conocí en la ciudad independiente de los enanos, Bolehart.

Aquí no había elfos que se especializaran en escudos, así que Hiya, quien tenía muchas conexiones, había traído al enano desde la villa leprechaun donde estaba estudiando.

“Miss Lulú, tenga cuidado de no doblar sus rodillas.”

“S-si, Miss Nea.”

“¡Nnngh, no puedo evitarlo! ¡Van a romperseee!”

“Arisa, debes ser flexible si deseas sobresalir en las artes marciales. Trata de ser mas flexible.”

Sorprendentemente, Nea la cocinera era la entrenadora de Lulú y Arisa.

A pesar de la excelencia mágica de los elfos, había muy pocos que pudieran usar Magia Espacial, y todos ellos estaban ocupados en asuntos junto con la alta elfo Aialize, así que ninguno podía entrenar a Arisa.

Miss Nea se había ofrecido a enseñarle auto-defensa a Arisa y terminó arrastrando a Lulú también.

La pistola mágica de Lulú y la Magia Espacial de canto corto de Arisa no estaban bien adaptadas para el combate cercano con humanoides, así que esto funcionaba perfectamente.

Mia estaba con su madre en el escenario de piedra, donde ella estaba siendo iniciada en el arte de la Magia Espiritual.

Impresionada por la conveniencia de la Magia Espiritual, Arisa brevemente consideró adquirir la habilidad pero abandonó esa idea tan pronto ella vio que el costo era de mas puntos de habilidad que para Magia Espacial.

“Ahora, Satou, ¿También deberíamos empezar nuestro entrenamiento?”

“Si, señor.”

Hishirotoya, el elfo parlanchín, era mi maestro.

“…♦Brisa Soyokaze.”

“…▲Brisa Soyokaze.”

“…▼Brisa Soyokaze.”

Si, él me estaba entrenando en el uso de cantos.

Había estado usando pergaminos como una oportunidad para incrementar la cantidad de hechizos que podía usar desde mi menú magia, pero todavía quería aprender a usar la magia apropiadamente.

Los pergaminos solo podían ser hechos para hechizos hasta la magia intermedia, por no mencionar que tenía que solicitarlos personalmente al taller de pergaminos del Vizconde Siemmen.

Hice uso de magia frente a Hishirotoya durante  el viaje de cacería del otro día, pero él asumió que solo era algún tipo de habilidad única del héroe, así que no hizo comentarios sobre el hecho de que no podía usar cantos.

“…■ ¡Brisa Soyokaze!”

Una gentil brisa rozó mi mejilla, pero definitivamente no fui yo quien lo causó.

“Fácil.”

Ese fue Goya, quien oficialmente había desarrollado un rencor contra mí cuando le gané en la cacería de búfalos.

“Goya, si vas a entrometerte en el camino, ve a casa.”

“Mrrr. Demostrando.”

Hishirotoya frunció el ceño ante la presumida expresión de Goya.

El regaño no hizo nada para reducir su sonrisa maligna, sin embargo.

Claramente, él estaba complacido de haber encontrado algo en lo que podía derrotarme.

Secretamente estaba un poco irritado, pero usé mi habilidad “Poker-Face” para rechazar su provocación con la actitud de un adulto maduro.

“No dejes que eso te desanime, Satou.”

“No estoy particularmente disgustado.”

Me sacudí el consuelo de mi maestro, Hishirotoya, tan ligeramente como pude.

Entrenar podía hacerte pensar en trabajar desde que amanece hasta que anochece para dominar algo, pero la idea de los elfos era un poco mas relajada, probablemente debido a que vivían cien veces mas que los humanos. Nuestros entrenamientos duraban solo un par de horas cada tarde.

El entrenamiento de los elfos comenzaba con una lectura explicando el objetivo de los ejercicios que estábamos a punto de hacer, luego pasábamos a entrenamiento práctico, terminando con una especie de encuentro de revisión que resumía el día.

Hoy, como ya era costumbre, la última reunión tomó lugar en las humeantes tinas de la casa de baños públicos.

“Satou.”

Con un pequeño sploosh, Mia se dejó caer a mi lado, junto con su madre, Lilinatoa. Ellas acababan de regresar de su entrenamiento de Magia Espiritual.

Quizá era por ser una elfo, pero Lilinatoa definitivamente no se veía como una mujer que había dado a luz.

Después de saludar al par, retomé mi conversación con Hishirotoya.

“Por que, le tomó a Goya mas de treinta años antes de poder cantar apropiadamente.”

“E-eso es mucho tiempo.”

Me sorprende que el hubiera estado dispuesto a mantenerse en eso por treinta años, honestamente.

Ese conocimiento probablemente suavizaría el golpe la próxima vez que él aparezca sonriendo presumidamente ante mí.

“¡Phew, finalmente sonreíste!”  

Arisa me miró con una expresión de alivio.

“El baño es uno de los únicos momentos en que nuestro maestro deja que sus sentimientos se muestren en su rostro, ves.” Ella se dirigió a Mia, hablando alrededor de mi.

“Mm. Lo tengo.”

Desde que conseguimos el hábito de bañarnos todos juntos después de entrenar, le expliqué las cosas a los elfos y obtuve el permiso para que todas usaran albornoces.

Ninguno de los elfos estaba usando uno, sin embargo.

Hishirotoya dio esta explicación:

“Nosotros los elfos somos como una gran familia, y no sentimos lujuria hacia el sexo opuesto tan intensamente como las otras razas lo hacen.”

Lo mas probable, esto significa que los elfos tenían una baja tasa de reproducción, como era común en las historias.

Si ellos se reprodujeran como humanos, el mundo estaría lleno de elfos para este momento.

“¡Me sorprende que tengan hijos, entonces!”

“Bueno, los elfos se enamoran. Si esos sentimientos permanecen durante cien años o mas, el matrimonio es usualmente el siguiente paso.”

La respuesta de Hishirotoya parecía perder el punto del comentario de Arisa ligeramente.

“¿Matrimoniooo?”

“¡Vimos un desfile de boda en la vieja capital, nano desu!”

Tama y Pochi, quienes estaban jugando alrededor con sus toallas en el agua, se animaron ante la mención de una palabra familiar.

“¿Cómo son las bodas elfo?”

“Aaze.”

“Bendición.”

Los dos elfos taciturnos respondieron la pregunta de Arisa.

Por supuesto, su significado no era muy claro, así que le pedí a los verbosos elfos que explicaran.

“El par toma un juramento de matrimonio en el Árbol del Mundo, y Lady Aaze confiere una bendición sobre ellos. Entonces el par vierte su magia en la Piedra del Árbol Santo que reciben y la nutren junto con su amor.”

Si recuerdo correctamente, la Piedra del Árbol Santo también era conocida como Piedra Filosofal, el objeto que era la base del polvo que Aialize me hizo usar en el escenario de piedra.

La piedra debe ser algún tipo de anillo de bodas o registro.

“Una vez que una pareja ha estado casada entre diez y cincuenta años, ellos generalmente entraran a la temporada de apareamiento. Es fácil saber cuando un niño ha sido concebido, ya que el portador experimentará un deseo por la Piedra del Árbol Santo. Se cree que si la madre consume agua que contiene el polvo de la Piedra del Árbol Santo mientras está embarazada, el niño será feliz y saludable.”

La Piedra del Árbol Santo era básicamente un artículo mágico de estimulación, así que quizá los elfos necesitaban poder mágico para desarrollar a un feto.

Ahora que lo pienso, los kobolds que conocí en la Baronía Muno dijeron que necesitaban unas joyas llamadas cristal azul para tener niños.

Quizá era por razones similares.

“¿De que están hablando? Creo que Mia puede ser demasiado joven para este tipo de educación.”

Una bella mujer rubia-platinada surgió del vapor: la alta elfo Aialize.

Era difícil no ponerse nervioso al ver el cuerpo desnudo de alguien que era de mi tipo.

“Aaze.”

“Es raro verla en la casa de baños públicos, Lady Aaze.”

Las palabras de los otros elfos me entraron por un oído y salieron por el otro.

Bastante avergonzado, estaba tan encantado por el cuerpo con proporción aurea de Aialize que era como si yo hubiera sido enviado de vuelta a la pubertad.

No podía siquiera desviar mi mirada, y mucho menos hacer algún tipo de saludo inteligente.

Y Aialize, cuyo rostro se volvió rojo debido a mis ojos que la veían fijamente, parecía estar en un estado similar.

“¿Qué ocurre, Lady Aaze?”

Lua la doncella del santuario, apareció detrás de Aialize, mirándola en confusión.

“¡Ah! ¡Mia, rápido!”

“Mm. Culpable.”

Nunca me había sentido tan agradecido por la devoción del par muro de hierro, y al mismo tiempo, tan resentido.

Las chicas escondieron a Aialize de mi vista, tiempo durante el cual ella rápidamente sumergió su cuerpo desnudo en el baño.

“Gracias, Arisa.”

“¡Hmph! Nunca te pones así cuando nos ves desnudas.”

“Mm. Grosero.”

Dejé que las enojadas niñas me regañaran sin discutirles de vuelta y luego le pedí a Lulú que trajera una bata para Aialize.

Idealmente, solo tendría que moverme del tan llamado baño de hombres al baño de mujeres, pero cierto sujeto parado firmemente estaba por debajo y hacía imposible el irme en este momento.

En su lugar, solo  tendría tratar con una conversación segura hasta que mi “Situación” se calmara.

“Estoy terriblemente apenado por mirarla tan groseramente, Lady Aaze.”

“U-uh-huh…”

Aialize simplemente me miró con medio rostro bajo el agua.

¿Era solo mi imaginación, o sus ojos estaban deambulando alrededor de mis hombros y clavícula?

“¿Qué le pasa, Lady Aaze? Se está comportando como una joven doncella que…”

“… ¿Lua?”

Lua se detuvo a media oración, causando que la elfo de pocas palabras Miss Gia, la mirara con preocupación.

“N-no, no es nada. No podía ser.”

“Mrrr.”

El rostro de Lua decía que era definitivamente algo, pero ella rechazó la conversación de todas formas.

Gia todavía parecía preocupada, pero ella no se entrometió mas, ya que ella era probablemente mas reacia  a molestar a Lua.

Y así la incomodidad se mantuvo por el resto de nuestro breve tiempo del baño.

“¡Ahhh! ¡Leche de café después de un baño es la mejor cosa de todas!”

Arisa puso una mano en su cadera y se bebió la leche de café embotellada en éxtasis.

Afortunadamente, su alegre voz desvaneció cualquier resto de incomodidad en el aire. Si las personas tuvieran tipos de atributos, Arisa definitivamente sería Luz.

De todas formas, su emoción hizo que todo el trabajo puesto en esa botella valiera la pena.

“Arisa, la leche normal es superior, yo reporto.”

“Mrrr. Leche de frutas.”

Nana y Mia, quienes solo estaban vestidas con toallas envueltas alrededor de sus cuerpos, intervinieron con sus propias preferencias.

Mi suposición era que a Nana solo le gustaba la linda vaca mascota que puse en la etiqueta de las botellas de leche normal.

“¿Carbonatada mandaaa?”

“El estallido es tan emocionante, nano desu.”

Tama y Pochi, quienes estaban usando pantalones de pijama con diseños de patas bordadas y camisolas cortas, sorbieron de sus botellas para evitar derramar algo de la burbujeante agua carbonatada.

Lulú llevaba puesta una camiseta y pantalones cortos mientras se estiraba en una esquina de la habitación, así que ella debe estar planeando hidratarse después.

Y Liza, siempre una fanática del baño, todavía estaba disfrutando de su tiempo en la bañera.

“¡Mm, delicioso!”

Miss Aialize parecía emocionada mientras estaba de pie frente al refrigerador con puertas de vidrio y bebía leche con sabor a frutas.

Por alguna razón, su voz era siempre clara como el cristal incluso en los lugares más ruidosos.

Es probable que solo pareciera así por ser tan agradable para mis oídos.

“Esta bebida de frutas amarinaranja es maravillosa. ¿Una de tus nuevas creaciones, Nea?”

“No, Lady Aaze. Todas esas bebidas fueron hechas por Mr. Satou. El compartió las recetas, así que puedo hacerlas para usted en cualquier momento.”

“¿Satou hizo esto?”

La sorprendida voz de Aialize tenía una nota de admiración pura.

Por alguna razón, me sentía muy orgulloso de eso.

“Ahora que lo pienso, ¿la casa de baño siempre ha tenido este dispositivo mágico de almacenamiento frio?”

“Satou.”

“Satou lo hizo para nosotros también.”

Los otros elfos respondieron la pregunta de Lua.

“¡Eres tan talentoso, Satou!”

“En absoluto. Solo resulta que conseguí una gran piedra de hielo en la vieja capital, así que…”

La sería alabanza de Aialize me atrapó tan desprevenido que apenas registré la vaga excusa que hice en respuesta…

Justo como cuando estábamos en la bañera, me sentía extraño de alguna forma, como si estuviera experimentando la pubertad otra vez…

Pero por alguna razón, parte de mí no podía dejar de pensar en que no era una mala idea.

“Esta es una emergencia.”

“Mm. Peligro.”

Arisa y Mia fruncieron el ceño y se apoyaron con complicidad, pero estaba de tan inexplicable buen humor que no me molestó ni un poco.

“Hamburguesaaa.”

“¡Hurra, nano desu! ¡Profesor hamburguesa es maravillosa como siempre, nano desu!”

Tama y Pochi hicieron un triunfante baile cuando vieron lo que teníamos para la cena.

Todos los de la casa de baño estaban reunidos alrededor de la mesa en la casa del árbol, y también Nea y las otras chicas elfo obsesionadas con la cocina.

Le estaba enseñando a la madre de Mia y a Nea la receta del filete de hamburguesa de tofu.

“Amo el filete de hamburguesa.”

“Todo lo que Mr. Satou cocina es delicioso, realmente.”

Aialize y Lua, a quienes invité en parte como una disculpa por el incidente en la casa de baño, también parecían estar impresionadas con el platillo.

“Si tienes este filete frito en salsa de soja, ¿Por qué molestarse con la ensalada de vegetales?”

“Hey, hey. Tienes que comer una dieta balanceada.” Regañé a Arisa, sacudiendo mi cabeza.

Había estado haciendo muchos platillos con altas proteínas para ir con nuestro entrenamiento, pero no buscaba exactamente el convertir a mi grupo en un montón de amenazadoras bolas de músculo, así que todavía incluí otras cosas además de la carne.

El plato frito de hoy estaba hecho con carne de ballena, pero también había filetes de lobo cohete. La carne de búfalo era deliciosa, pero nos aburriríamos si comíamos el mismo tipo de carne muchas veces seguidas.

 Sin embargo, los elfos tenían unas cuantas quejas acerca de los platillos de carne de monstruo sobre la mesa.

“Carne de monstruo.”

“¿Seguro?”

¿Los elfos tenían una aversión a comer carne de monstruo?

 “Que inusual. Pero Lady Aaze está aquí, así que deberíamos estar bien, ¿No es así?”

“Mm. Sin miasma.”

Miasma era lo que los demonios recolectaban para resucitar a un señor demonio, ¿Cierto?

“¿La carne de monstruo contiene miasma?”

“Es correcto. Pero ya que el miasma es débil ante la divinidad y fuerte luz espiritual, se purifica solo por estar cerca de Lady Aaze, así que no hay daño.” Hishirotoya respondió.

Entonces si Miss Aialize no estuviera cerca, ¿Podría causar daños?

Pero la comimos todo el tiempo, así como muchas personas en la Baronía Muno ahora…

“La carne de monstruos débiles no es un problema. Además, tu luz espiritual es incluso mas fuerte que la de Lady Aaze, así que si la carne fue preparada cerca de ti, el miasma se dispersaría hasta el punto de inocuidad.”

Hishirotoya pasó a aclarar que si alguien usaba algo como una jarra del caos o una urna de la malicia igual a la que los adoradores del señor demonio de Alas de Libertad usaban para reunir miasma, podrían purgar la carne del miasma incluso sin mí alrededor.

Quizá el efecto del incremento de estadísticas por comer carne frita de ballena era incluso un resultado del miasma residual.

No era como si estuviera planeado comer cualquier carne de monstruo llena de miasma para probar esa teoría.

De todas formas, con ese problema resulto, comenzamos a comer.

“Satou. Sabe raro.”

Mia, quien estaba comiendo un filete de hamburguesa de tofu, frunció el ceño insegura.

“Es sabroso.”

“¡No seas grosera con el Profesor Hamburguesa, nano desu!”

Tama y Pochi defendieron a la hamburguesa. Al menos ellas lamieron la salsa de sus tenedores antes de agitarlos alrededor; ese era probablemente el trabajo de enseñanza de Lulú o Liza.

Hoy, le había dado a Mia una hamburguesa de tofu normal sin alteraciones. Yo estaba comiendo lo mismo, pero sabía perfectamente satisfactorio para mí.

“¿No te gusta? Prueba el filete de hamburguesa de tofu en este plato entonces.”

Saqué un extra de la herramienta mágica de calefacción y la coloqué frente a Mia.

“Mm. Yum.”

Satisfecha con ese bocado, Mia comenzó a masticar felizmente de ese plato.

Tama y Pochi se repartieron el resto del tofu que ella abandonó, aunque ellas empujaron del plato de Mia cualquier vegetal que no fuera una papa.

Supongo que mejor debería darle la noticia.

“Mia, hay algo que tengo que decirte.”

“¿Mm?”

Me acerqué a Mia calmadamente, pero por alguna razón ella cerró los ojos y frunció los labios. Arisa era una mala influencia para ella.

“Es acerca de los filetes de hamburguesa.” Continué.

Con esto, su expresión inmediatamente se convirtió en una de disgusto.

“El que acabas de comer tenía carne en ella.”

Había estado incrementando la proporción de carne en sus filetes de hamburguesa de tofu desde que empezamos a quedarnos en la casa del árbol. El que ella felizmente acababa de consumir tenía alrededor de 70 por ciento de carne.

 “…Culpable.”

Mia me dio una mirada de traición dramática.

“Lo se. Lo lamento. Pero el primer filete de hamburguesa que te di antes no tenía carne en el. Era un filete de hamburguesa de tofu regular.”

“Mrrr.”

Mia parecía en conflicto, así que le di un empujón final. “Mia, ¿Qué tipo te gusta mas?”

“Mrrr. Este.”

Mia señaló al filete de hamburguesa de tofu con carne en el.

“Mm. Yum.”

Superando su desagrado, Mia dio una sonrisa satisfecha mientras comía el filete combinado de tofu y carne.

Ella todavía no parecía ser capaz de comer un filete de hamburguesa normal con solo carne, pero me gustaría pensar que había superado su disgusto por la carne al menos un poco.

“Puedes tener un bocado de este verdadero filete de hamburguesa, nano desu.”

“Mrrr. Uh-uh.”

Pochi le ofreció un tenedor con mucha salsa de carne, pero Mia sacudió su cabeza rápidamente y lo alejó.

Simplemente no puedes apresurar estas cosas.

Una vez que la comida estaba parcialmente terminada, Nea me informó del progreso de nuestra operación curry.

Miss Noa era la que realmente quería reproducir el curry, pero ella era demasiado tímida, así que Nea estaba dirigiendo la operación por ella.

“¿Así que los spriggan y leprechaun están dispuestos a buscar las especias para nosotros?”

“Si, ellos parecían muy emocionados. Dijeron que sería una carrera para ver quien podía encontrar los ingredientes legendarios primero.”

Los spriggan tenían piel ligeramente grisácea-marron, mientras que los leprechaun tenían piel cobriza. Ambos eran de corta estatura con orejas ligeramente puntiagudas, como era característico de todas las razas de hadas.

Desafortunadamente, las razas clásicas como medio elfos y elfos oscuros eran tristemente inexistentes.

Y pensar que nunca llegaré a conocer a una elfo oscura de piel morena con grandes pechos… Este mundo paralelo no era de suficiente fantasía si me lo preguntan.

 “Por cierto, el Árbol del Mundo en realidad gobierna la oscuridad, y todos los elfos consiguen piel oscura si están bajo el sol el tiempo suficiente. Además, es imposible incluso para razas de hadas compañeras el cruzarse. Haciendo a un lado excepciones especificas como humanos y personas bestia, solo ciertas especies similares de personas bestias, como personas gato y personas tigre, o personas perro y personas lobo, pueden reproducirse entre sí.”

Wow, ¿así que humanos y personas bestia podían cruzarse?

Supongo que ya sabía eso, ya que Tama y Pochi nacieron de humanos con rasgos ancestrales.

“¿Ni siquiera elfos y altos elfos?”

“Por supuesto que no. Nuestras raíces son fundamentalmente diferentes.”

¿Raíces?

Supongo que los altos elfos se parecían más a los humanos que a los elfos regulares.

“Altos elfos son semi-dioses. Ellos vienen del reino divino, como el Árbol del Mundo o los dioses mismos.”

Lua la doncella del santuario, fue quien casualmente divulgó esta información crucial.

…¿Así que Aialize es una semi-diosa?

Era difícil pensar en ella como una divinidad cuando se estaba llenando las mejillas con filete de hamburguesa y omelet de arroz relleno de pollo.

Si acaso, ella era mas como una desafortunada hermana mayor.

…No es que hubiera algo malo en la figura de una desafortunada hermana mayor.

“¿Es el reino divino donde dioses y diosas como Lady Parion viven?”

“No, es—”

“Lady Aaze, por favor no hable mientras está comiendo.”

“… ¡Mph!”

“¿L-lady Aaze?”

Aialize trató de tragar demasiado rápido debido al regaño de Lua y terminó ahogándose en su lugar.

Me apresuré a su lado con “Contraer,” ofreciéndole un vaso de la mesa.

“Aquí, beba algo de agua. Lentamente, ahora.”

Ella parecía estar bastante acostumbrada a ser atendida.

“Gra-gracias, Satou.”

“Ni lo mencione.”

Una vez que bebió el agua y tomó un profundo respiro, Aialize me agradeció con una tenue sonrisa.

Había estado tan apresurando antes que usé “Contraer”, pero nadie parece haberlo notado.

“¿Entonces, que tipo de lugar es el reino divino exactamente?”

“Es el mundo del dios de la creación que nos hizo a nosotros los altos elfos y los Arboles del Mundo. Sin embargo fuimos enviados junto con los Arboles del Mundo cuando éramos jóvenes así que la mayoría de nosotros tienen poco o nada de recuerdos de ese lugar.”

Supongo que los mitos que vi en esos libros de imágenes hace un tiempo eran reales, entonces.

Las ocho deidades, incluida Parion, vinieron al mundo a bordo de los ocho Arboles del Mundo.

Este mundo existía independientemente del dios que creó a los Arboles del Mundo, y los dioses esencialmente vinieron aquí como pioneros en vez de ser asignados aquí.

Aparte de los dragones, los habitantes originales de este mundo, todos los seres vivos de aquí nacieron de semillas que se agruparon en los Arboles del Mundo. No fueron creados por los dioses del libro de imágenes como lo era Parion.

Así que los Arboles del Mundo eran como las naves de siembra inter-dimensional de los dioses.

Esto me sonaba más a ciencia ficción que fantasía.

“Satou.”

Claramente sin interés en la explicación de Aialize y los otros sobre la mitología de este mundo, Mia se dejó caer en mi regazo, aburrida.

“Mia, hay comida en tu rostro.”

“Limpiar.”

Suspiré y limpié el rostro de Mia con un pañuelo.

Algo había atrapado mi atención antes, pero había olvidado lo que era mientras me encargaba de Mia.

Permitiendo que mi mirada deambulara con la esperanza de que volviera a mi, me di cuenta que Miss Aialize tenía algo de arroz en su mejilla.

“Discúlpeme, Lady Aialize.”

Extendí la mano y retiré el grano de arroz de su mejilla, luego lo metí en mi boca como si estuviera cuidando de una de las jóvenes niñas.

“¡Aaah!”

Arisa y Mia gritaron furiosamente. La palabra traidor estaba prácticamente escrita en sus rostros.

Por alguna razón, incluso Lulú exclamó con ellas, mirándome con ojos tristes.

“¿Lady Aaze?”

La voz de Nea atrajo mis ojos de regreso a Aialize, quien se volvió de un rojo brillante y parecía estar a punto de desmayarse.

Me recordaba a Miss Karina, quien estaba en su camino a la capital real.

Algo era extraño, sin embargo. Aialize no parecía tener miedo de los hombres al igual que Karina, y ella debería estar acostumbrada a que las personas cuiden de ella.

Por alguna razón, Arisa y Mia habían decidido claramente que Aialize era su enemigo ahora.

“¡Yo también, maestro!”

“Aquí.”

Dos de ellas se acercaron a mí, habiendo deliberadamente puesto arroz con pollo en sus rostros.

“No jueguen con su comida, chicas.”

No quería que ellas fueran una mala influencia para Pochi y Tama, así que me moví para limpiar sus rostros con un pañuelo, pero sus ojos estaban tan desesperados así que me rendí y les quité el arroz con la mano.

Justo como me tenía, Tama y Pochi comenzaron a copiarlas, pero Liza lo hizo por mí.

La comida parecía haber desaparecido, así que decidí traer el postre.

Cuando regresé de la cocina con pudín, Aialize y Lua se habían ido.

De acuerdo a Arisa, ellas habían sido llamadas de vuelta para trabajar en un asunto urgente.

Sus marcadores se movían alto en el Árbol del Mundo, así que quizá algo estaba ocurriendo en orbita o incluso en el vacío del espacio.

Me hubiera gustado ayudarles, pero no sabía si era apropiado para un extranjero como yo el entrometerme en sus asuntos. De alguna manera tenía mucho miedo de entrometerme y posiblemente ser rechazado por Aialize.

Demasiado para mis entrometimientos habituales.

“¡Huh! Qué extraña fibra. No es goma, pero tampoco es sintético.”

Arisa estaba muy interesada en los raros textiles dispuestos en un estante en el taller de costura.

Tres días habían pasado desde el incidente en el baño. Hoy, mi siempre popular maestro Hishirotoya había presentado a Arisa y a mí a la dueña del taller de costura.

Me dijeron que tenía tela mágica, así que había estado esperando por el viaje.

El taller estaba en un área abovedada especial para estos lugares, junto a la ciudad subterránea secreta donde todos realmente vivían.

Las otras niñas estaban recogiendo plantas silvestres en el bosque cerca de la casa del árbol bajo la guía de Mia.

“Es la tela elástica de un Arido Arachne— se encoge si pones poder mágico en ella. Tenemos goma ordinaria también, si la necesitas, podemos conseguir un poco del almacén mas tarde.”

“¡¿Tienes goma?!”

“S-si, crece al sur del bosque. Huele desagradable cuando es procesada, así que personalmente sugeriría la fibra de una fruta rebotadora de los Arboles-Montaña o hilo de Araña de Aceite, si lo usas para tela…”

La elfo dueña del taller parecía un poco sorprendido por el entusiasmo de Arisa.

Ella parecía una adorable niña pero hablaba con el tono de una vieja abuela de ciudad, haciendo un muy interesante contraste.

Ya habíamos usado fibra de fruta rebotadora para nuestros calcetines y ropa interior.

El hilo de araña de aceite resultó ser lo que fue usado para las medias a la rodilla que vi en el pequeño desfile de modas de Mia.

Ella también mostró la tela que estaba hecha de hilo de Gusano Cornudo. Su sensación y acabado era exactamente como el de las fibras sintéticas.

“Hay unas cuantas telas que reaccionan a la magia, ¿No es así?”

“Es correcto. Fibra Yuriha, la cual fue popularizada por los gnomos hace mucho tiempo, es la más famosa, pero hay otras. Tela de gusano Kenea refleja la magia, por ejemplo, mientras que la fibra hecha de las hojas del Árbol del Mundo amplifica el poder mágico.”

Ohhh, bien. Esos son algunos tejidos muy de fantasía.

Intrigado, le pregunté si sabía de algún otro producto de tela raro.

“¿Otros? Déjame ver… Bueno, la leyenda dice que el Clan Viroanan de altos elfos teje textiles de la piel plateada del gigante pez monstruo, el cual puede repeler incluso Magia de Luz avanzada y Espadas Sagradas.”

Ese era un concepto aun más genial de lo que esperaba.

Pero el gigante pez monstruo Tovkezerra, básicamente— el que derroté en la vieja capital tenía piel negra.

¿Quizá había una rara subespecie de gigante pez monstruo con piel plateada?

Si pudiera conseguir una gran cantidad de ese material, realmente podría mejorar el poder defensivo de nuestras ropas de diario.

“¿Así que también hay un gigante pez monstruo con piel plateada? Estaba seguro de que solo eran negros.”

“¿Oh? ¿Has visto a un gigante pez monstruo, Mr. Satou?”

“Si, solo una vez.”

“Bueno, bueno. Me sorprende que escaparas de forma segura.” La dueña del taller parecía impresionada.

Supongo que no todos los elfos sabían que yo era el héroe que sostuvo una lucha por su cuenta contra un dragón negro.

“Correcto, la piel plateada. Eso no se refiere a la epidermis, verás. Hasta donde recuerdo…”

La dueña del taller abrió un grueso libro sobre una mesa y lanzó algún tipo de hechizo.

Pequeñas partículas de luz se reunieron alrededor del libro, y las páginas comenzaron a girar por su cuenta.

Entonces, el libro se detuvo en la ilustración de una ballena de apariencia familiar. ¿Búsqueda mágica automática? Eso era muy conveniente.

“Aquí está. ¿Puedes leer élfico?”

De acuerdo a la antigua explicación que la dueña del taller indicó, había una capa de grasa de color metálico entre la piel y los huesos de la cabeza de la ballena que tenía fuertes propiedades resistentes a impactos. Cuando se endurece, se convierte en la piel plateada a la que la dueña se refería.

Los métodos para procesarlo continuaba por otras veinte paginas, pero la mayor parte era sobre como cortar la piel a un tamaño razonable y como descomponerlo en fibras.

Había otros secretos relacionados con la costura grabados en este libro también.

Si pudiera descubrir las materias primas y los métodos de procesamiento involucrados, me gustaría tratar de hacer algunas cosas. Con mi mapa de búsqueda, podía localizar casi cualquier material.

“Gracias por compartir este valioso conocimiento conmigo. Una vez que logre conseguir algo de piel plateada, estoy seguro que la traeré aquí.”

“Si eso ocurre, te haré las mejores ropas que hayas visto.”

Estaba pensando en procesar la piel y traerla aquí en los próximos días, pero la dueña del taller parecía pensar que estaba bromeando.

Mientras estaba en eso, también le pregunté acerca de buenos materiales para lonas para vela.

“¿Lonas para vela? Recomendaría telas hechas con fibras de la fruta Ironshell con incremento de volatilidad. Si tienes suficientes piedras de viento, puedes tratar de crear viento, así que serías capaz de navegar incluso cuando el aire está en calma.”

Todavía tenía muchas frutas ironshell del pueblo de gigantes y un decente puñado de piedras de viento de la Baronía Muno. ¿Quizá debería encontrar la manera de procesarlas?

“Aparte de eso… si el sitio de Hiya tiene materiales de monstruo en reserva, un ala de hidra o una de wyvern suficientemente grande podrían hacer una gran vela.”

Mientras estaba perdido en mis pensamientos, la dueña del taller me dio más sugerencias.

Tenía muchas de esas también, pero la imagen de una vela de ala de hidra me sonaba como los ingredientes de una nave del señor demonio, así que decidí quedarme con el combo de fruta ironshell y piedra de viento.

“Cariño— tenemos un tema fuera de lugar aquí. Ahora, supongo que te enseñaré a bordar primero.”

“Aw, ¡¿Qué?! Um, bordado es un poco—”

“Ahora, ahora, niña. Si haces ropas de tela, simplemente debes poner amor en ella con la costura.”

Arisa, a quien no le gustaba ese trabajo complicado, comenzó a protestar, pero la dueña del taller parecía estar acostumbrada a recibir esa actitud de los jóvenes y alegremente la aplastó.

Así, comenzamos a aprender a bordar bajo su guía.

“Muy bien hecho, Satou.”

Viendo mi trabajo terminado, la dueña del taller me dio un pequeño suspiro de admiración.

En algún momento durante el curso de su enseñanza, ella dejó a un lado el “Mr” y simplemente comenzó a llamarme “Satou.”

“Es mas divertido de lo que esperaba que fuera.”

“¿No lo es, sin embargo?”

Ella asintió triunfantemente.

No solo estaba siendo amable. Había pensado que simplemente era hacer pequeños patrones, pero su “bordado” terminó usando Magia de Runa y círculos mágicos para crear funciones similares a herramientas mágicas.

A diferencia de las improvisadas cosas que hice con piedras de luz en la vieja capital, estos eran patrones que habían sido refinados a través de cientos o incluso miles de años.

“Aun así, Satou, tus habilidades pueden estar a la par con el mayor de los elfos, pero tu talento artístico podría mejorar… tienes que estar dispuesto a experimentar un poco mas si esperas volverte un artesano de primera clase. Podrías aprender una cosa o dos de Arisa en ese frente.”

“Haré mi mejor esfuerzo.”

Aunque no era tan malo como mi falta de sentido musical, nunca fui muy bueno en cosas artísticas. Solo prefería mantener las cosas simples.

Mientras tanto, a pesar de ser alabada por su talento, Arisa estaba murmurando oscuramente para si misma mientras trabajaba.

“¡Aaargh, este apestaaa!”

Finalmente, incapaz de soportar por más tiempo, Arisa chilló al techo.

Supongo que lo que ella necesitaba para aprender era paciencia.

“Heyo, ¿Kea está aquí?”

Mientras la dueña del taller estaba revisando mí trabajo colaborativo con Arisa sobre un atuendo de sirvienta, un nuevo elfo entró a la habitación.

Su rostro manchado de aceite, overol, grandes botas, y guantes, todo gritaba que ella era un técnico de algún tipo. Ella incluso tenía anteojos en un cordón alrededor de su cuello.

Pero a pesar de mis suposiciones, la pantalla AR indicaba que ella era una [Jardinera de Primera Clase del Árbol del Mundo.]

“Porque, pero si es Jia. Es raro verte dejar el observatorio.”

“¿Cuántos trajes de vacío has terminado?”

“Tengo dos aquí justo ahora, pero justo entregue cinco de ellos a…”

“Bueno, hubo un incidente ahí arriba… Por favor dame  los dos que has terminado. Y necesitamos siete mas tan pronto como sea posible…”

“Eso no ocurrirá, y lo sabes.”

La dueña del taller rechazó rotundamente el plazo propuesto y se fue para recoger los productos terminados del almacén.

“Si, eso es lo que pensaba.”

Miss Jia se dejó caer en una silla, así que le día una bebida burbujeante sabor amarinaranja para ayudar con su agotamiento.

“Gracias. No nos conocemos, ¿Cierto? Soy Jilsaria. Usualmente, mi trabajo es mantener las ramas esmeralda en el observatorio espacial.”

Jia sonaba cansada del mundo cuando se presentó y sorbió la bebida automáticamente.

Su expresión me recordaba fuertemente a un programador siendo forzado a hacer lo imposible durante una marcha de la muerte, eso hacía que mi corazón estuviera con ella inmediatamente.

“Pero ahora tengo que lidiar con esas molestas medusas, así que no puedo hacer mucho mantenimiento adecuado… Ahhh, espero que el proyecto anti contaminación de savia de Puya vaya bien…”

“Uh-ho. Ella estaba empezando a murmurar incomprensiblemente para si misma.”

En momentos como este, una bebida funcionaba mejor que cualquier tipo de palabra amable.

Sabía lo que un ingeniero exhausto necesitaba.

“Miss Jia, por favor beba esto.”

“Claro, gracias. Prefiero un poco de licor, para ser honesta, pero eso me noquea…”

Le entregué a Jia una poción de suplemento nutricional.

Ella la bebió entre sus murmullos, luego repentinamente saltó de su silla, luciendo totalmente renovada.

“¡¿Qué es esto?! ¡¿Algún tipo de poción milagrosa?! ¡Es sorprendente!”

Tenía varios barriles de la poción en reserva, así que felizmente le daría algunos de ellos a sus compañeros de trabajo, si a ella le gustaba mucho.

“Sea cuidadosa de no levantarse demasiado rápido, o podría marearse. Si le gusta, puede llevar estos para sus compañeros de trabajo también.”

“Hombre, eso sería fantástico. Normalmente lo lograríamos con el hechizo Carga de Estamina de Magia del Bosque, pero supongo que la hemos estado usando demasiado, porque últimamente no es muy efectivo.”

Tomé aproximadamente treinta pociones de Almacenamiento a través de la Bolsa Garaje, las puse en un saco y se las entregué a Miss Jia.

No podía simplemente ignorar los esfuerzos de un compañero ingeniero, ya que era como ver mi propio pasado.

…Oh, espera, ¿Jia no es técnicamente una jardinera?

“Gracias por esperar.”

Kea regresó con los trajes de vacío flotando sobre una tabla flotante de Magia Práctica.

 “¡¿T-trajes espaciales?!” Arisa exclamó en sorpresa.

Si acaso, creo que se parecían mas a trajes de buceo pasados de moda. Todos los remaches realmente le daban esa sensación retro.

“Muchas gracias, Kea.”

Luciendo aliviada, Miss Jia aceptó los trajes de vació y los guardó en una gran Bolsa Mágica.

“… ¿Hmm? ¿Qué ocurre, Jia? Luces como una persona diferente a la de antes.”

“Si, la poción que este humano me dio me arregló. Por favor, entrega los últimos cinco tan pronto como puedas, ¿Ok?”

Con eso, Jia saludó y dejó el taller.

“Es fácil para ella decirlo… todos mis ayudantes lo bastante buenos para coser trajes de vacío están ayudando a Lady Aaze, y no hay manera en que pueda terminar esos cinco por mi cuenta. Tendría que despertar a nuestros ancestros que están en cama o algo…”

La dueña del taller abruptamente cubrió su boca con sus manos, cortando la ola de quejas después de que Jia se hubiera ido.

Supongo que esos ancestros eran los elfos durmiendo en la parte secreta del Árbol del Mundo. En cama era probablemente una palabra en código para los tanques de sueño.

Despertar a los elfos de sus tanques de sueño era probablemente un gran tabú en su cultura.

“…Lo lamento mucho. No hay sentido en quejarme contigo.”

La dueña del taller sonrió tímidamente, y Arisa repentinamente se levantó.

“¡Pero está aquí! ¡Tienes un habilidoso ayudante justo aquí!”

Arisa señaló directamente hacia mí.

La dueña del taller juntó sus manos con esperanza, así que acepté su petición para ayudarle a hacer los trajes de vacío.

Si eso ayudaría a la ocupada Miss Aialize incluso un poco, no me importaría un poco de trabajo duro.

Y así la dueña del taller y yo nos pusimos a trabajar…

“Subestimé el sentido del paso del tiempo de los elfos.”

“Increíble. Hemos terminado antes de la hora de la cena.”

En el transcurso de medio día, la dueña del taller y yo logramos completar un traje de vacío.

Si trabajábamos duro toda la noche, probablemente podríamos terminar los cinco en menos de dos días, pero después de completar el primero, ella declaró que era momento de parar.

Parte de la razón podría haber sido que ella solo tenía las herramientas mágicas necesarias para dos trajes, como purificación de aire y control de calor, así que no había sentido en apresurarse.

Ya sabía eso, pero el programador en mi, el cual priorizaba los plazos limites por encima de todo no podía evitar sentirse frustrado.

Si no me contenía, podía usar 120 Manos Mágicas para producirlos simultáneamente a través de la noche y tener treinta trajes en la mañana.

Como aquella vez que produje en masa las cadenas de plata en la vieja capital…

“¿Maestro? Tu cara se está volviendo un poco aterradora.”

Arisa pellizcó mis mejillas, devolviéndome a mis sentidos.

Debo haberme dejado llevar un poco con mi deseo de mostrarle mis habilidades a Miss Aialize. Seguro, esta era una oportunidad para conseguir algunos puntos con una chica que era completamente de mi tipo, pero no debería hacerlo al costo de hacer que mis niñas se preocupen.

“Estaba recordando cuando solía hacer marchas de la muerte todos los días.” Expliqué, usando mi habilidad “Mentira” para lograr una buena excusa. Luego tomé un profundo respiro para enfriar mi rostro caliente.

“Gracias, Arisa.”

“Oh, no te preocupes por eso.”

Arisa bromeó haciendo una pequeña pose de triunfo por tranquilizarme.

Acaricié su cabeza y luego comencé a hacer los cuatro trajes restantes con los materiales que había obtenido de la dueña del taller.

El trabajo avanzó sin problemas, y haciendo a un lado las herramientas mágicas finales que todavía necesitaban ser añadidas, los trajes fueron terminados en aproximadamente dos horas.

Me contuve muy significantemente, pero cuando terminé el trabajo y miré hacia arriba, Arisa me estaba viendo con los ojos abiertos ampliamente.

Oh bueno.

“¿Así que tu eres el chico Satou que Hiya mencionó? Seguro, puedes comprobar las cosas.”

A la mañana siguiente, después de haber terminado dos trajes de vació mas en el taller de costura, llegué a un estudio de herramientas mágicas que Hishirotoya me había presentado.

Por supuesto, mi objetivo era ayudar a fabricar los dispositivos controladores para los trajes.

Una vez que el dueño del estudio, Mr. Kiya, aceptó tenerme, Hishirotoya se fue con una sonrisa.

Ya había explicado las circunstancias y obtuve el permiso para tomar el día libre del entrenamiento.

Si tan solo mi gerente en mi antiguo trabajo hubiera aceptado dar tiempo libre pagado tan fácilmente…

Me sacudí ese desolado pensamiento y me concentré en observar a Kiya y a sus aprendices haciendo herramientas mágicas.

A diferencia de los seres humanos cuando hacen herramientas mágicas, la mayoría de los elfos parecían usar alquimia y magia al mismo tiempo.

“¡Tonto! ¡¿Cuántas veces te he dicho que cuides la temperatura cuando manipulas breathgrass?!”

“Lo lamento.”

“¡Este liquido endotérmico es de terrible calidad! ¡Hazlo otra vez! No podemos permitirnos mucho mas de esto.”

“Si, señor.”

Escuché muchos de estos intercambios.

Podría hacer esto mucho mejor…, eso pensé, como un clásico protagonista de anime.

Quizá estaba frustrado debido a que el trabajo aquí se estancaba tan fácilmente.

Kiya y sus aprendices acababan de terminar el primer circuito mágico, el núcleo de la herramienta mágica.

“Mr. Kiya,  ¿Estaría bien si ayudo también?”

“¿Huh? No es tan fácil como parece, sabes.”

“Si, estoy consiente de eso.”

De hecho, las exigencias de Kiya hacia sus aprendices eran tan intensas, que probablemente fallarían si su habilidad “Transmutación” no era al menos nivel 7.

“Bien, entonces. Solo no nos estorbes.”

Con su permiso, comencé a ayudar.

“¡Satou! ¡Concurso!”

Goya, el amigo de la infancia de Mia, apareció en la puerta, pero…

“¡Idiota! ¡Hacer herramientas mágicas no es un juego! ¡Vuelve cuando puedas hacer un circuito mágico básico!”

…Kiya lo envió corriendo a casa con lágrimas en los ojos. Me sentía un poco mal.

Por ahora, sin embargo, era momento de ayudar.

Cada vez que uno de los aprendices parecía estar a punto de fallar, disimuladamente ayudaba a afinar el gran equipo de transmutación, usaba el hechizo Control de Aire para manipular la temperatura y demás.

“Hmm. Este apenas califica.”

Una vez que terminamos de hacer componentes que cumplían con los altos estándares de Kiya, comenzamos a poner todo junto.

El resto del proceso estaba en manos de Kiya y de sus aprendices de más alto nivel, todos los cuales tenían la habilidad “Transmutación” a nivel 9 o superior, así que mi ayuda no era necesaria.

Aliviado, me puse a robar sus técnicas.

Era capaz de investigar el proceso desde las materias primas hasta el producto terminado, así que ahora todo lo que necesitaba era el equipo y sería capaz de producir trajes de vació en masa por mi cuenta.

Sin embargo, el grupo fue capaz de terminar la cantidad necesaria de equipamientos mágicos para los trajes de vacío con aproximadamente tres horas antes de la puesta de sol, así que no hubo necesidad de que me entrometiera.

Miss Doa, una de las principales empleadas del estudio, llevó las herramientas mágicas terminadas de los trajes de vacío al taller de costura junto con dos de los aprendices.

Aprovechando la relajada atmosfera ahora que la cuota se había cumplido, les pregunté lo que normalmente hacían en el estudio.

“Maestro Kiya y Maestra Doa usualmente hacen golems tripulados para uso en el espacio. Yo me especializo en varitas mágicas y bastones. Mi investigación gira en torno a mejorar la amplificación del poder mágico y reducir el consumo.”

“Muñecas vivientes.”

“Principalmente desarrollo aeronaves mágicas de un solo asiento.”

“Dispositivos mágicos de almacenamiento.”

Ohhh, todas sus investigaciones sonaban fascinantes.

“¿Qué es esto? ¿Estás interesado en golems?”

Kiya, quien había estado escuchando la conversación, parecía ansioso mientras me arrastraba a un garaje en la parte trasera del estudio.

Realmente no habíamos estado hablando de Golems, pero ciertamente estaba muy interesado, así que lo seguí sin protestar.

Lo que había ahí era un golem tipo araña de ocho patas. Su cabeza parecía ser la cabina.

Me recordó a colaborar con los estudiantes de ingeniería mecánica para hacer un robot multi-piernas de exploración de marte en la universidad.

Había estado a cargo de la programación, pero ya que había hecho el software controlador junto con el ensamblador, tenía una cantidad decente de conocimientos sobre el hardware también.

“Un golem con un piloto es bastante único, ¿Cierto? No solo puede arrastrarse por todo el Árbol del Mundo con sus ocho patas, puede producir fuego de este agujero y propulsarse a través del vacío.”

Estaba un poco confundido por la orgullosa declaración de Kiya.

“¿Fuego? ¿No aire comprimido?”

“Explosiones son un uso mas eficiente de la magia.”

Huh. Así que volar con magia de esa forma debe tener un costo mucho menor que un propulsor o aire comprimido.

Supongo que confiar demasiado en mis conocimientos científicos podría llevar a extrañas dificultades en este mundo.

“¿Qué tal un motor aerodinámico? ¿Tiene algo que ver con la eficiencia?”

“¿Te refieres a un SkyPower? No hay aire en el vacío, así que no funcionaría.”

Así que el vacío era definitivamente similar al espacio exterior, entonces.

“¿Cómo funciona esta válvula de aquí?”

“Hay un mecanismo serpenteante al final de este cable de metal. Una muñeca viviente ultra pequeña dentro del golem lo dirige.”

Que extraña estructura— ¿No estaba seguro de si era baja o alta tecnología? ¿No podía simplemente ser configurado para rotar cuando la magia enciende el dispositivo?

Propuse un mecanismo simple a Mr. Kiya.

Probablemente podría ser usado para controlar las velas de un barco y demás.

Mientras estaba hablando con Kiya acerca de los mecanismos del golem. Doa entró a la habitación. Ella era casi de tan alto rango en el estudio como Kiya; ellos parecían ser esposo y esposa.

“Con solo verlo desde el exterior no se transmite que tanto realmente vale la pena el golem. Tiene un circuito inteligente usando Piedra del Árbol Santo en el interior. Mira, Satou. Este es básicamente el cerebro del golem.”

Doa me llevó a la cabina, abriendo una caja de madera, y me mostró un increíble circuito mágico con una piedra brillando de azul colocada en el centro.

No sabía como lo hicieron, pero había un complicado circuito mágico tallado dentro de la transparente piedra azul.

“El circuito inteligente recibe ordenes de la cabina y usa su propio juicio para manipular las ocho patas. ¿Entiendes?”

“Si, por supuesto.”

Soy un programador, después de todo.

Había estudiado el control de robots de múltiples patas hasta el punto en que leí periódicos extranjeros sobre el tema.

Intrigado, me dejé llevar y le pedí a Miss Doa que me mostrara el diagrama del circuito.

“Si crees que puedes leerlo, adelante.” Ella respondió simplemente y me ofreció un fajo de papeles.

Era un poco complicado, pero gracias a mi maximizada estadística de INT, fui capaz de descifrarlos en un tiempo razonablemente corto.

Incluso en un mundo paralelo, el proceso de prueba y error era esencialmente el mismo.

También tenía los mismos problemas. El algoritmo se había expandido hasta el punto en que tenía un montón de errores, los cuales fueron parcheados de forma que solo causaban más complicaciones.

Así que decidí compartir solo un poco de conocimiento de mis días de estudiante en las partes que parecían estar causando más problemas.

“Miss Doa, acerca de esta línea…”

Estaba seguro de que estaba bien si me entrometía un poco.

Así, pasé unas cuantas agradables horas hasta la puesta de sol y luego me detuve en el taller de costura en el camino a casa para ayudar a terminar el último traje de vacío.

La dueña se quejó acerca de las horas extra, pero me las arreglé para complacerla con la ayuda de un poco de licor de manantial de dragón.

Ella se puso en contacto con Jia acerca de la orden usando un pequeño pseudo-espíritu tipo ave hecho con Magia Espiritual, así que dejé el resto en sus manos y regresé a la casa del árbol.

Los rayos del sol entraban por la ventana de la casa del árbol, invitándome a despertar.

Todavía estaba medio dormido cuando el suave aroma de la sopa de miso llegó a mi nariz. Mi habilidad “Gran Audición” me hizo saber que Lulú y Liza estaban trabajando y conversando escaleras abajo.

“… ¿Ya es de mañana?”

Había dormido mucho más de lo que esperaba, quizá debido a que logre encargarme de los problemas pendientes para hacer los trajes de vació.

Dejando que mis ojos deambularan, vi a Tama, durmiendo acurrucada sobre mi estomago, y Pochi, quien estaba dormida tomada de la mano con Mia. La agradable sensación del lado izquierdo de mi cuerpo era probablemente Nana.

Mia se había estado quedando en casa de sus padres en los últimos días, pero ella debe haberse metido aquí anoche.

Ellas cuatro estaban usando mi nueva creación: pijamas kigurumi.

Las hice de acuerdo a su personalidad y gustos: un gato, un perro, un conejo, y un pollo.

“¡Buenos diaaas, cada uno y todos!”

Arisa voló dentro de la habitación con un excepcionalmente alto espíritu.

Desde que llegamos al Bosque Bolenan, ella había estado despertando temprano como un niño en vacaciones.

Y debido a que ella había estado comiendo bien y jugando todo el día, todos los días, una ligera redondez había regresado a sus mejillas y estómago.

Consideré tenerla en una dieta, pero su salud parecía estar bien para su edad, así que probablemente no había necesidad de eso.

“Buenos días, Arisa. ¿No debería ser todos y cada uno?”

“He escuchado ambas. De todas formas, tenemos la mañana libre hoy, ¿Cierto? ¡Vamos a ver a los champiñones trampolín o cazar jamón curado!”

Arisa hizo volar las persianas de la ventana alegremente.

Podía imaginar un poco la primera, pero no estaba seguro como se podría “Cazar jamón curado.”

¿Había un árbol de jamón curado en el Bosque Bolenan o algo así?

…La peor parte era que eso no sería tan sorprendente.

Revisé la pestaña agenda en mi menú.

“Hoy no. Le dijimos a los maestros elfos que iríamos a pescar al río de la montaña con ellos.”

“Ohh, cierto. Supongo que la cacería de jamón tendrá que esperar hasta la próxima vez.”

Arisa parecía decepcionada.

Ella parecía realmente decidida con esa cosa de la cacería del jamón curado, así que hice una nota en la parte superior de mi lista de actividades.

“¿Buenos diaaas?”

“Yaaawn, nano desu.”

Tama se estiró en su pijama de gato, y Pochi se frotó los ojos y bostezó ampliamente en su pijama de perro.

Mia y Nana estaban despiertas también.

“Satou.” Mia sonrió somnolienta. A pesar de su pijama de conejo, ella ronroneaba y frotaba su rostro contra mí como un gato.

“Maestro.” Aparentemente envidiosa del gesto de Mia, Nana comenzó a imitarla.

“¿Yo tambieeen?”

“Pochi quiere abrazar también, nano desu.”

“¡Y-yo también, entonces!”

Al final, todas ellas se lanzaron sobre mí, y terminamos cayendo de vuelta en la cama.

Supongo que pacificas mañanas como estas no eran tan malas.

Después de un desayuno ligero, fuimos al río de la montaña en el Bosque Bolenan con nuestros maestros elfos. Hoy, no entrenaríamos hasta la tarde.

“¿Gran capturaaa?”

“¡Tama es increíble, nano desu! ¡No perderé, nano desu!”

.

Las alegres voces de Tama y Pochi se elevaron sobre el suave burbujeo de la corriente.

Arisa estaba usando un gran sombrero de paja, una camisa roja de manga larga bajo una camiseta blanca, y pantalones estilo jeans.

Era probablemente algún tipo de cosplay, pero no sabía quien se supone que debía ser.

“Mm. Grande.”

Mia atrapó un gran pez arcoíris similar a una trucha, llamado Gran Trucha Bolenan.

Viendo eso, Arisa se volvió un poco frenética.

“¡Oh querido, incluso Mia se adelantó a la vieja yo!”

Su extraña frase probablemente tenía algo que ver con su cosplay.

Ella pronto se aburrió de eso, y volvió a su forma habitual de hablar.

“¡Hombreee, ahora maestro y yo somos los únicos perdedores que quedan!”

Disculpa.

Si pudiera atrapar a solo un pez, obtendría la habilidad “Pesca”, y … No, supongo que eso sería injusto.

Rápidamente hice a un lado esos planes malvados y simplemente dediqué mi corazón a la melodía del rio y el tranquilo bosque.

“¡Una mordida!”

El grito de Arisa me trajo de vuelta a la realidad justo cuando estaba a punto de volverme uno con la naturaleza.

No había nada jalando mi caña de pescar.

Arisa debe haber atrapado algo.

“¡Whoo-hoooo!” ella parecía incluso mas emocionada de que costumbre.

El pez se parecía a un abadejo rojo de algún tipo y era llamado bacalao leprechaun de rio.

Era de casi treinta centímetros de largo. De acuerdo a los elfos, era omnívoro y no era muy adecuado para ser comido crudo, pero era delicioso si se secaba o encurtía. Apuesto que tendría un gran sabor con sake.

Entonces, al último, finalmente conseguí que uno mordiera.

Jalé de la caña con una ligera presión y conseguí una muy, muy pequeña locha.

  >>> Habilidad Obtenida 「Pesca」

“¡No perderé la próxima vez!”

El resto del grupo me alabó, pero Goya gruñó tristemente y escapó.

Ni siquiera sabía que él estaba ahí o que estábamos compitiendo otra vez… Muy mal. Se nos podría haber unido para almorzar.

Rio arriba, donde Goya había escapado, el elfo samurái parecía estar haciendo algo nuevo.

“¿Bonitooo?”

“Es un insecto hecho de plumas y cuerdas, nano desu.”

“Miren y aprendan.”

Los elfos habían creado un cebo y estaban manipulando habilidosamente sus cañas para atraer a los peces.

“¿Luce reaaal?”

“¡Los peces cayeron en ella, nano desu!”

Tama y Pochi estaban tan impresionadas que hicieron un pequeño baile.

“… ¿Carnada falsa? Que perverso.”

Miss Poa parecía molesta.

Quizá a ella no le gustaba que su estudiante Pochi estuviera más interesada en la técnica del elfo samurái que en la suya.

“Creo que usar una lanza es aun mas rápido que pescar.”

Con eso, Liza le entregó un significativo montón de peces de rio a Lulú.

Ella había estado rio abajo con su maestro, el maestro de la lanza, Mr. Gurgapoya.

Si realmente queríamos ser eficientes, seria mas rápido solo atrapar a los peces con Mano Mágica, pero eso le quitaría toda la diversión.

Habíamos atrapado una cantidad decente, así que añadí sal a un pescado para cada persona y los ase en brochetas sobre una fogata.

Esta era una parte importante de la pesca en rio, realmente.

Para el plato principal, hice hot-pot con miso, bolas de pescado, y vegetales silvestres frescos. Las jóvenes niñas habían atrapado algunos cangrejos de rio, así que los corté a la mitad y los añadí a la olla.

Terminó siendo una buena comida rústica, llevándome de vuelta al campamento de supervivencia que hice cuando era niño durante las vacaciones de verano.

“¡Mm! ¡Es un poco salado, pero es exactamente como las brochetas de pescado a la parrilla deben ser.”

Arisa mordió su brocheta felizmente.

“Arisa, has dejado la cabeza y las vísceras. Son perfectamente sabrosas. Si las dejas, un fantasma de los restos vendrá y te perseguirá.” Liza la regañó.

“Awww, ¿Qué? pero los gusanos que usamos como carnada están ahí…”

“¿Qué con eso?”

Liza claramente no entendía la sensibilidad de chica moderna de Arisa.

Afortunadamente, Nana y Tama la rescataron de su difícil situación.

“Maestro, las sandias han alcanzado la temperatura perfecta para comer, yo reporto.”

Nana estaba cargando dos sandias que habían sido enfriadas en el rio.

Entonces, mientras Liza estaba distraída, Tama se comió los restos de pescado de Arisa en dos rápidos bocados. “Gracias.” Arisa murmuró.

“¿No te preocupes, se feliiiz?” Tama respondió alegremente y salió corriendo para conseguir un poco de sandia.

A juzgar por su cola, la cual estaba levantada firmemente, ella parecía estar orgullosa de si misma.

“Maestro, la sandia es deliciosa, yo confirmo.”

“Gracias, Nana.”

El rostro de Nana estaba cubierto con jugo de la sandia, así que la limpié con un pañuelo antes de morder la rebanada que ella me trajo.

Entonces, al llegar a quitar las semillas de mi boca…

¡Ichirou! ¡No debes comer como una dama!

Un recuerdo cruzó inesperadamente a través de mi mente.

¿Cuándo pasó eso?

Sobre el balcón en el santuario junto a la casa de mi amiga de la infancia, una pequeña niña con cabello verde me sonrió.

Su rostro estaba ensombrecido, así que no podía verla muy bien.

¡Uno debe escupir las semillas si desea disfrutar apropiadamente del verano de su juventud!

La brisa de verano movió suavemente su cabello plateado.

Ese debe haber sido un recuerdo de unas vacaciones de verano de mi infancia, entonces… ¿O era?

Mi amiga de la infancia tenía cabello negro.

Entonces,  ¿De cuando era ese recuerdo?

“¿Maestro?”

Una esbelta mano me jaló de regreso a la realidad.

“Perdón, Nana. Creo que estaba soñando un poco.”

Me puse de pie y me estiré para sacudirme la extraña sensación de déjà vu. Quizá solo estaba cansado.

Ya que estas eran básicamente unas adultas vacaciones de verano, realmente debería tratar de relajarme y disfrutarlas más.

“¡Ahh, ahí están!”

Una voz como una brisa de primavera acarició mis oídos.

Dándome la vuelta, vi a Aialize y a Lua salir de un anillo de hadas.

Ellas habían estado tan ocupadas recientemente que habían sido cinco días desde la última vez que las vi.

“¡Gracias, Satou!”

Aialize corrió hacia mí y agarró mis manos entre las suyas, moviéndolas arriba y abajo.

“¡Kea y Kiya me dijeron todo! ¡Me dijeron que fue gracias a ti que los trajes de vacío estuvieron listos antes de lo esperado!”

“Oh, ni lo mencione.”

Solo ver la sonrisa de Aialize era suficiente agradecimiento para mí.

“Mr. Satou, acerca de las pociones que le dio a Jia…”

Lua explicó que la poción estilo bebida energética o suplemento nutricional resultó ser muy popular.

“…Si es posible, nos gustaría si pudiera producirlos en masa en nuestro taller de alquimia.”

Maldición. Esto era en un mal momento, considerando que acababa de decidir el disfrutar más de mis vacaciones.

¿Quizá podría simplemente darle la receta a los elfos alquimistas y dejar que se encarguen del resto…?

“¿Por favor, Satou?”

“Por supuesto. Será un placer.”

Arrojé mis reservas por la ventana y tomé las manos de Aialize.

“Culpable.”

“¡Por qué, tú! Toma esto— ¡Sol de Juicioooo!”

Urk, es brillante.

Las chicas habían reorientado la luz del sol directo a mis ojos con un reflector. Tenía las habilidades “Ajuste de Intensidad Lumínica” y “Auto-Curación”, así que todo lo que hacía era cegarme un poco, pero eso podría dañar la visión de una persona ordinaria; tendría que regañarlas mas tarde.

Mia y Arisa estaban usando los prototipos de reflector de magia que había hecho con hilo de gusano Kenea y la piel plateada de las ballenas. Si todo lo que iban a hacer era reflejar la luz con ellos, deberían simplemente haber usado un espejo de mano.

Me moví a las sombras, donde su ataque de luz reflejada no podía alcanzarme.

“¿Estás bien, Satou?”

“Si, por supuesto.”

Le sonreí a Aialize, quien fue bastante amable de preocuparse por mí, y luego hizo arreglos con Lua para la producción de la poción.

“¡No sirve de nada esconderte en la sombra! ¡La luz puede llegar incluso al lado oscuro de la luna!”

“Mm. Satélite.”

Ella dos trabajaron juntas para rebotar la luz hacia las sombras

Me recordaba a un viejo anime de ciencia ficción donde reflejaban un ataque laser gigante, así que tomé una lamina reflectante de mi bolsillo y reboté la luz de regreso a ellas por un momento.

“¡Mis ojos! ¡Mis ojooos!”

Ignorando la dramática reacción de Arisa, vi a Aialize y Lua marchándose, con sus asuntos aquí terminados.

Debido a circunstancias en el taller de transmutación, mi pequeño aprendizaje ocurriría al día siguiente.

¡Eso me dejaba todo el día para disfrutar al máximo y pasar algo de tiempo de calidad en familia juntos!

…Oh, pero primero sería mejor regañar a esas dos por su pequeña broma de luz reflejada.

“¿Esta es la poción de suplemento nutricional de la que tanto he escuchado?”

“Es dulce. No solo añadiste azúcar a una poción de recuperación, ¿Cierto?”

Cuando llegamos al taller de transmutación por petición de Miss Aialize, me encontré con dos elfos familiares.

Uno de ellos era Tuya, el alquimista que me dio toda la información cuando fui por primera vez a la ciudad subterránea con Mia; el otro era su maestra, una de los Cuatro Reyes del Shogi de lo que sea, Miss Aea.

“No, no hay azúcar en ellas, lamento decirlo. Los ingredientes principales son fruta amarinaranja de los Arboles Montaña y fruta gabo.”

Les entregue el par de libros de recetas, los cuales había puesto en elfico.

Tenía simples ilustraciones junto con instrucciones paso a paso, así que no debería tener que explicar demasiado.

 “Tuya, ve a conseguir los materiales del taller.”

“No tenemos ninguna fruta gabo.”

“Satou, ¿Tienes alguna de sobra? Si es un pago lo que deseas, podrás disponer de cualquier material del almacén.”

“No hay necesidad de eso. Tengo muchas frutas gabo para dar.”

Ya había transferido algunas frutas gabo a la Bolsa Garaje con antelación, así que la saqué.

Tuya regresó con los frutos amarinaranja flotando detrás de el gracias a la Magia Práctica, y juntos nos pusimos a trabajar.

Usamos una herramienta mágica de mi propia invención para rallar las frutas.

“Hmm. Así que la parte superior del rallador se fija a este pedestal, luego la fruta gabo se sujeta en esta parte que se mueve hacia adelante y hacia atrás a través del rallador… Muy ingenioso.”

Ignorando a su maestro, Aea, quien estaba obsesionada con la herramienta mágica, Tuya se dedicó a rallar las frutas con una ordinaria herramienta de formulación.

“¡Satou, concurso!”

“Justo a tiempo, Goya. Ayúdanos a rallar estas frutas gabo, por favor. Quien las ralle mas delgadas gana.”

“Mm. Lo tengo.”

Tuya parecía saber como encargarse de Goya bastante bien y suavemente lo redirigió para ayudar con el trabajo.

No parecía haberse dado cuenta que fue engañado, y ciertamente no nos molestaban las manos extra.

“Cuando terminemos, lo mezclamos en el jugo hervido de fruta amarinaranja, ¿correcto?”

“Si, solo añada un poco a la vez hasta que esté espeso.”

Vi a Tuya trabajar diligentemente.

Cuando las tablas de transmutación de los elfos eran activadas, formaban un cuadro transparente de magia, y los ingredientes dentro flotando en el aire. Todo ese asunto estaba rodeado por un misterioso brillo  a través de todo el proceso.

Era hermoso— y mucho más preciso que las herramientas de alquimia de los humanos.

Mi receta estaba hecha para una Tabla de Transmutación humana, pero resultó que esas técnicas habían sido generalmente adaptadas de los elfos, así que sus tabletas eran versiones mucho más eficientes.

“¿Es adecuada la configuración?”

“Si, creo que debería funcionar espléndidamente.”

A partir de aquí, el proceso era similar a hacer cualquier poción mágica ordinaria, con solo configuraciones ligeramente diferentes.

Ellos dos estaban bien versados en alquimia, así que no tuvieron problemas para comprenderlo.

En la parte trasera del taller estaba colocada la misma Tabla de Transmutación extra grande que había visto en el taller de herramientas mágicas, pero explicaron que estarían usando la pequeña hasta que tuvieran un entendimiento de la receta.

Agotado de todo el rallado de las frutas gabo, Goya estaba acostado inmóvil sobre el sofá. Quizá podamos darle una de las pociones de recuperación mas tarde.

“Esto es mas fácil de lo que esperaba.”

“¡Tonto!”

Tuya parecía un poco decepcionado hasta que su maestra lo golpeó en la cabeza con un bastón.

“Eso se debe a que Satou hizo la receta tan fácil de entender. ¡Además, solo un humano podría llegar con esta poción!”

Estaba un poco confundido.

¿Por qué era “Solo un humano” y no “Solo Satou” específicamente?

“¿Qué quiere decir, jefa?” Tuya preguntó, evidentemente tan confundido como yo.

“Cuando nosotros los elfos nos cansamos, simplemente descansamos hasta que nos recuperamos. Pero los humanos tienen esperanzas de vida mas cortas, así que algunas veces ellos necesitan seguir trabajando incluso si requieren de la ayuda de una poción como esta.”

Eso tenía sentido. Si fuera a vivir por cientos de años, supongo que no me apresuraría la mayor parte del tiempo.

¿…Huh? Entonces ¿Por qué Miss Jia y los otros usaron pociones para trabajar en exceso y por qué necesitaban esos trajes de vacío con tanta prisa?

“Es notable.”

“Una gran colección, ¿No es así?”

Dejando el resto de la producción de la poción a Tuya, la maestra del taller ahora me estaba mostrando sus archivos, los cuales contaban con muchas recetas de las pociones de los elfos y notas de investigación avanzada.

Los estantes se apilaban hasta el techo, unos cuatro metros desde el suelo.

“No es una biblioteca, así que no puedes llevarte nada, pero eres bienvenido a leer lo que gustes. Los libros prohibidos han sido movidos a otro lugar, así que no tienes que preocuparte por eso. Solo no le enseñes estas recetas a otros humanos, por favor.”

Cuando le pregunté por qué, ella explicó que eso podría amenazar la “diversidad de recetas.”

Pero si desarrollaba nuevas recetas que utilizaban el conocimiento o ideas que encontraba aquí, era bienvenido a esparcirlas tanto como me gustara.

La maestra me dio una llave maestra para acceder a los archivos, la cual estaba diseñada para lucir como una rana bailando, así que podría fácilmente venir aquí y leer mientras las otras estaban durmiendo.

“¿Qué tipo de cosas hay en la sección prohibida, si puedo preguntar?”

“Recetas especiales como elixires, pociones de juventud, panaceas, y demás. Todas ellas requieren ingredientes difíciles de conseguir como gemas de sangre, hígado del gigante pez monstruo, las escamas de dragones adultos y mucho más. O materiales raros como la Piedra del Árbol Santo. Hay otras pociones prohibidas, como pociones demoniacas y elixires de nigromancia, así que no debes hacer esas.”

Las raras sonaban muy intrigantes. Incluso sin las instrucciones, me gustaría saber que tipo de pociones había y qué ingredientes necesitaban.

De esa manera, podría reunir los ingredientes y traerlos aquí para hacerlas si realmente las necesitaba.

Pociones de juventud, en particular, sonaban como algo que me gustaría tener en reserva lo más pronto posible.

Sabía que sonaba egoísta, pero quería que la jefa sacerdotisa del Templo Tenion viviera tanto como fuera posible, y no sólo porque ella podría revivir a mis compañeras si fuera necesario.

De todas formas, los archivos ordinarios contenían pociones como afrodisiacos, estimulantes, y otras cosas como esas.

Encontrando esto algo inusual, le pregunté a la Maestra Aea acerca de ellas, y dijo que estaban destinadas para parejas casadas que luchaban por tener hijos.

Normalmente, la mayoría de las parejas concebían dentro de los primeros cien años, así que esas pociones raramente eran necesitadas, la maestra parecía alegre.

Como de costumbre, no podía seguir el ritmo del extraño sentido del tiempo de los elfos.

Había muchas pociones que no podía hacer con mi Tabla de Transmutación; cuando me preocupé por eso en voz alta, me dieron una vieja que nadie estaba usando. Los elfos eran muy generosos.

La verdadera biblioteca estaba en la parte baja del Árbol del Mundo, compuesta principalmente de libros de los elfos que estaban durmiendo en el área misteriosa y de aquellos que simplemente se habían quedado sin espacio en casa.

Tenia que conseguir el permiso de Aialize o de los ancianos para ir ahí. Entonces podría llevar a Arisa y las otras para dar un vistazo

“El espacio es mucho mas libre de lo que los jóvenes piensan.”

Aproximadamente medio mes había pasado desde que comenzamos a vivir en la casa del árbol cuando tuvimos la oportunidad de escuchar a un elfo anciano dar una conferencia de Magia Espacial.

Era extraño escuchar esas palabras que sonaban a anciano viniendo de la boca de alguien que se parecía a un niño.

Sus asistentes elfo con batas blancas y aprendices estaban parados detrás de él tan silenciosamente como estatuas, dándoles un aire intimidante.

Como de costumbre, Goya apareció, pero rápidamente huyó cuando vio al anciano y su séquito.

“¿Ven los agujeros que hay en la caja? Pongan su rostro cerca y den un vistazo al interior.”

Tomamos turnos para mirar a través de los grandes agujeros en la caja.

La caja en el exterior era un cubo de aproximadamente un metro, pero por dentro era fácilmente de nueve metros cuadrados de espacio.

“¡Ah! ¡El rostro del maestro está muy lejos!”

Pochi, quien estaba mirando a través del agujero del otro lado de la caja, me saludó emocionadamente. Por alguna razón, sonaba a que su voz estaba sobrepuesta, aunque eso debe haber sido solo mi imaginación.

Quizá era debido a que la distancia entre nosotros en el interior y el exterior de la caja era tan diferente.

La saludé de vuelta, alejándome del agujero, y luego miré a Pochi.

Su cola se estaba agitando mientras Liza la sostenía.

“¿Esta es la Expansión del Espacio?”

“Es correcto chico.” El elfo anciano asintió. “Bolsas Mágicas y similares son hechas con una subversión del hechizo Expansión del Espacio llamado Garaje.”

Expansión del Espacio constantemente usa poder mágico, así que no era muy adecuado para ser sostenido por largos periodos de tiempo.

El hechizo Garaje creaba un sub-espacio proporcional en tamaño a la cantidad de poder mágico usado para invocarlo; esta magia circulaba internamente a través del sub-espacio creado, lo cual significaba que requería solo una mínima cantidad de magia para mantenerlo.

Abrir y cerrar la puerta requería magia, la cual era usada para restaurar cualquier magia que hubiera sido consumida en el sub-espacio.

La habilidad “Caja de Objetos” tenía un efecto similar a Garaje, con la característica adicional de una lista de inventario que el usuario de la habilidad podía ver en cualquier momento.

La habilidad “Inventario” que los héroes usaban funcionaba básicamente de la misma forma, pero debido a que el sub-espacio mismo fue creado por la diosa Parion, podía almacenar una virtualmente infinita cantidad de objetos.

…Pero mi habilidad “Almacenamiento” no usaba poder mágico en absoluto, así que  ¿Cómo funciona?

Quizá solo resultó tener funciones similares pero realmente funcionaba de una forma totalmente diferente.

“Ahora usaremos una Piedra del Árbol Santo para fijar el hechizo Garaje a la bolsa.”

El elfo anciano alcanzó la bolsa de su cintura y sacó una gema similar a un zafiro.

“¿Lindooo?”

“Tan brillante, nano desu.”

Tama y Pochi sonrieron.

“Lady Aaze me ha dado permiso para usar una Piedra del Árbol Santo para ti, Satou, pero ya que son tan valiosas, solo usaremos una.”

Hmm. Considerando que tan importantes son, ¿quizá no deberíamos usar ninguna en absoluto?

De lo que he reunido durante nuestra estadía en el pueblo elfo, las Piedras del Árbol Santo tenían una gran cantidad de usos muy importantes.

Así que sugerí usar un núcleo para hacer una Bolsa Mágica.

“He escuchado que los humanos usan núcleos de monstruos de alto grado como un sustituto de la Piedra del Árbol Santo, pero eso no solo reduce la cantidad de espacio que crea, la herramienta puede romperse en menos de mil años si se le deja sin mantenimiento. Así que, no recomiendo tal producto inferior. ”

El elfo anciano negó con la cabeza, pero mil años de efectividad parecía estar bien para mí.

Podría parecer inadecuado para los elfos, pero con una esperanza de vida humana, diría que incluso cincuenta años era tiempo más que suficiente.

 “…Bueno, si insistes, no voy a discutir, chico. Haremos que Hiya prepare los núcleos necesarios.”

“¿Que grado de núcleos son requeridos? Hemos reunido una gran cantidad en nuestros viajes, así que estaré feliz de proveerlos si son utilizables.”

Tenía una buena reserva de núcleos de monstruos, así que no había necesidad de molestar a mi maestro de canto, Hishirotoya, acerca de esto.

Le mostré al elfo anciano la escala de clasificación que los alquimistas humanos usaban para los núcleos y le pregunté que tipo funcionaría.

Los que tenía a la mano eran de hidras nivel treinta y superior, wyverns, y resultaron ser adecuados.

En nuestros viajes a través de la Baronía Muno y desde la vieja capital a través de las Montañas del Dragón Negro, reuní una gran cantidad. Había más que suficientes para cada una de los miembros de mi grupo.

De esta forma, podríamos hacer una gran bolsa para llevar el escudo gigante de Nana y una mochila para transportar juegos y así no tuviéramos que preocuparnos por ensuciarlos con sangre.

“Ahora, entonces… además de las partes que requieren de Magia Espacial, mis aprendices pueden encargarse del resto del trabajo. Debo ir a ayudar a Lady Aaze, así que una vez que haya explicado cierta cantidad del proceso, me gustaría dejárselo a mis ayudantes y volver solo para los toques finales, ¿Está bien?”

El anciano parecía estar disculpándose, pero yo fui quien extendió su ocupado tiempo, así que terminé sintiéndome culpable.

“Eso es mas que suficiente, gracias. ¿Está bien si veo a sus aprendices trabajar para así aprender?”

“Ciertamente, esa había sido mi intención desde el principio. Por favor siéntase libre.”

El elfo anciano asintió generosamente, pero vi a los elfos detrás de él fruncir el ceño un poco, así que decidí ir yo solo a ver el trabajo.

Eso fue hace cinco días.

Tomé un tiempo libre del entrenamiento para ir al taller donde las Bolsas Mágicas estaban siendo hechas, y ayudé a los aprendices mientras aprendía sus técnicas.

Al principio, los elfos eran más distantes conmigo, pero cuando reajusté sus herramientas mágicas para funcionar más eficientemente, ellos se abrieron un poco.

Para este momento, ellos me habían aceptado lo suficiente como para invitarme a sus descansos.

Por cierto, Goya había dejado de mostrarse después del primer día. De acuerdo con Arisa y las otras, en su lugar iba a los campos de entrenamiento cada vez que Mia estaba ahí.

“Satou, ¿te importaría afinar la Tabla de Transmutación?”

“Espera. Yo primero.”

“¡No tan rápido! ¡Necesito que Satou ayude a procesar los estómagos de monstruo que usaremos para las paredes internas de estas bolsas!”

Ayudé a los elfos con cada una de sus peticiones en turno, sintiéndome un poco como el recadero de la oficina.

“Eres muy popular, Satou.” Hishirotoya se burló cuando llegó a ver como lo estaba haciendo, pero no podía decir que estaba buscando ser popular con los chicos, tanto como estos podían ser.

Las “Paredes Internas” que el elfo mencionó, eran las que usaríamos para el interior del Sub-espacio de la Magia Espacial.

Un sub-espacio tendía a tener pequeños huecos, así que tener una barrera física ayudaba a mantenerlo unido y a proteger de cualquier efecto negativo a los objetos almacenados dentro o ser almacenado dentro de un espacio inestable.

Estómagos de monstruos eran el mejor material para estas paredes internas. Así que le proveí la cantidad necesaria de estómagos de hidra y wyvern desde mi Almacenamiento.

Al igual que la habilidad “Caja de Objetos”, Bolsas Mágicas no podían sostener criaturas vivientes. A diferencia de la primera, sin embargo, resultó que era una prohibición deliberada puesta en las Bolsas Mágicas durante el proceso de creación.

En el pasado, las cosas vivientes colocadas dentro de Bolsas Mágicas algunas veces murieron por falta de oxigeno o rasgaron a través de la pared interna y escaparon al sub-espacio.

Así que el configurar Bolsas Mágicas que no pudieran mantener cosas vivientes era un método de prevenir tales accidentes.

Con eso dicho, las Bolsas Mágicas que estábamos haciendo en esta ocasión, incluían el permiso para contener criaturas hechas con magia, como golems.

Los golems no necesitan oxigeno y no se alteran dentro de la bolsa sin ordenes.

“Eres sorprendente, Satou. En tu primer día, el solo ver los inicios del dispositivo de control te sorprendió, pero ahora estás usando dispositivos de proyección y sellado e incluso transcribiendo circuitos mágicos sin problemas.”

“Eso es sólo porque todos ustedes me han guiado tan bien.” Le respondí a los elfos admirando mi trabajo.

Estaba siendo un poco modesto, pero era verdad: a los elfos aquí parecía gustarles enseñar a las personas, y ellos me ayudaron a aprender mucho.

Los dispositivos en cuestión eran usados para incorporar circuitos de control en los núcleos.

Ciertamente estaba sorprendido la primera vez que vi los circuitos mágicos tallados directamente en los núcleos que habían sido “Formateados” usando un dispositivo especial. Eso debe ser igual que los pequeños circuitos mágicos detallados que vi en el golem multi-piernas de antes.

Mientras reflexionaba sobre todo esto, el elfo anciano llegó al taller. Él estaba aquí para dar los toques finales.

“Hmm. Estas son mejores que de costumbre.”

El elfo anciano inspeccionó los materiales preparados y asintió, luciendo satisfecho. “Sus habilidades han mejora, y mucho.”

“Todo es gracias a Satou.”

“Mm. Talentoso.”

“Nos ayudó incluso con el trabajo mas agotador, y su ‘Manipulación Magica’ es casi tan buena como la suya, maestro.”

Por alguna razón, los aprendices se apresuraron a dirigir el elogio hacia mí. Fui rápido para decir, “Oh, eso no es verdad” tal como una verdadera persona japonesa, pero los elfos me regañaron diciendo que eso era “Innecesario.” Estaba feliz de que mi ayuda había sido de utilidad, pero ellos no necesitaban halagarme demasiado.

Una vez que esa escena terminó, vi al elfo anciano y a sus ayudantes terminar el proceso.

“…■■■■■■ Garaje kakunouko”

“…■■ Configurar Atribución de Runa Jutsu Shiki Kotei Fuyo”

“…■■ Preservar Atribución de Runa Jutsu Shiki Hoji Fuyo”

“…■■ Ciclar Magia Maryoku Junkanka”

Una vez que el elfo invocó su hechizo, los aprendices activaron hechizos cortos uno tras otro.

Hice una copia mental de los cuatro hechizos con “Pensamientos Paralelos”, luego los anoté en la pestaña de notas en mi menú mientras veía trabajar al elfo anciano.

“Ahora hay que configurar esto en su lugar mientras la magia es estable.”

Los hechizos de los aprendices solo eran una solución temporal hasta que el dispositivo mágico fuera activado.

Uno de los asistentes elfos usando Mano Mágica colocó el dispositivo dentro del Garaje.

 “Activar.

Una vez que eso terminó, el elfo anciano dijo una palabra clave en elfico, y el dispositivo mágico se activó y fusionó con las paredes de Garaje. Con esto, la Bolsa Mágica estaba completa.

Genial. Me las arreglé para memorizar los pasos y los cantos.

Una vez que aprenda a cantar apropiadamente, debería ser capaz de reproducir el proceso entero.

Solo el imaginar una Bolsa Mágica hecha con el enorme estomago de una ballena era una perspectiva emocionante.

Mientras contemplaba esto, los elfos se movieron a la siguiente bolsa.

Debido a que aun no podía cantar, era frustrante no ser capaz de ayudarles.

“¿Esta es la ultima?”

“Afirmativo.”

La voz del elfo anciano sonaba cansada.

Incluso si el solo estaba haciendo los toques finales, hacer diez Bolsas Mágicas en un solo día debe haber sido muy agotador.

Todo lo que podía hacer era ofrecer pociones mágicas intermedias de recuperación y pociones de suplemento nutricional para ayudarle a seguir.

…¿Mis pociones eran la razón por la que él no podía detenerse a medio camino?

  No, debo estar imaginando cosas.

“El resto está en sus manos.”

Me incliné respetuosamente hacia el elfo anciano mientras salía del taller.

“¡Una flor rosaaa!”

“El mío es una marca de pata amarilla, nano desu.”

“Mm. Conejo.”

“El diseño de pollo en la Mia es el ganador, yo insisto.”

Las chicas les mostraban a las otras los diseños bordados que había puesto en cada una de sus Bolsas Mágicas en el taller de costura.

Fueron modeladas a partir de una linda pochette; la solapa podía ser desabotonada, permitiendo meter o sacar cosas grandes.

El taller de costura tenía montones de tintes, así que las jóvenes niñas y Nana eligieron colores brillantes.

Arisa eligió una dramática base negra con una línea roja, mientras que las bolsas de Lulú y Liza eran de un sofisticado color marrón.

El cuerpo principal de la bolsa ya estaba completo, así que solo tomó unos cuantos minutos para costurar todo.

“Registro de usuario ahora.”

“¿…Registro de usuario?” yo repetí.

El elfo asistente asintió.

Tal como el nombre implicaba, esta característica limitaba la apertura y cierre de la Bolsa Mágica al individuo registrado como su propietario.

Eso parecía útil, así que pensé que quizá debería añadir la misma característica a las armas de las chicas y a cualquier herramienta mágica peligrosa. A diferencia de las Espadas Sagradas que fueron dadas por los dioses, las que yo hice no tenían restricciones de quien podía usarlas.

En adición a este tipo, el cual unía la herramienta mágica a su dueño registrado, había también un tipo que utilizaba una herramienta mágica como llave. La llave que me habían dado para los archivos de alquimia era un ejemplo de esto.

Debido a que quería intentarlo, decidí usar ese tipo para las bolsas para llevar juegos, las cuales todas estarían compartiendo.

Usar una llave estilo anillo podría estar a la moda.

“¡Ahora nuestras Mochilas de Hadas están finalmente terminadas!”

Arisa hizo una pose triunfante con su bolsa terminada. No muy propio de una dama.

“¿Mochila de hadas?” el elfo asistente parpadeó.

“Bueno, si.” Arisa sonrió confiadamente. “Bolsa Mágica suena aburrido, y ya que los elfos las hicieron para nosotros, ‘Mochila de Hadas’ suena mucho mejor para ellas, ¿No lo crees?”

“Entendido.”

El elfo asistente fue el único en responder, pero todos los otros aprendices estaban sonriendo, así que supongo que no tenían objeciones.

Así, las Bolsas Mágicas de nuestro grupo fueron renombradas Mochilas de Hadas.

“¡¿Está Satou aquí?!”

El tranquilo estado de ánimo en el taller de Bolsas Mágicas fue interrumpido cuando alguien irrumpió a través de la puerta.

Era el ingeniero que me prometió enseñarme como hacer varitas en el estudio de herramientas mágicas.

“Si, justo aquí.”

Algo parecía estar ocurriendo, así que levanté mi mano y caminé hacia la entrada.

“Perdón, pero ¿puedes venir conmigo? Lady Aaze está…”

“¡Si, por supuesto! ¡¿A dónde debo ir?!”

No había visto a Aialize en unos cuantos días. Tan pronto como su nombre fue mencionado, mi compostura se fue por la ventana.

Me apresuré a el con “Contraer” y me dirigí al anillo de hadas antes de que pudiera recuperarse de su sorpresa.

¡Espérame, Aialize! ¡Ya voy!