Me encontraba en una colina que está cerca de la mansión, disfrutando del clima caluroso, al otro lado de la colina había pastizales, las ovejas se miraban como bolas de lana disfrutando de la hierba. Solo podía mirar y disfrutar de la vista, era muy hermosa, no me habría sorprendido escuchar a alguien cantando en el fondo.

Solo se tenía que mirar un poco para que todo cambiara, ¿Por qué?

Porque, un banco de peses estaba violando encima.

—“¿Cuál es el significado de esto?”

¡Peces! O eso … creo. Definitivamente no lucen como alguna ave que conociera. Al menos.

Esas criaturas se veían más o menos a los pez espada (Marlín) , estaban cubiertos de escamas plateadas que brillaban a la luz del sol, sus cuerpos parecían espadas.

Deslizándose entre las nubes era imposible compararlos con algún tipo de ave terrestre.

Tenían una membrana que colgaba elegantemente de su espaldas y colas; era lo único que se parecía remotamente a algo que podrían encontrar en un animal volador normal.

—“Esos se llaman heshifu ikusu, o pez volador” dijo Myusel que estaba a mi lado.

—“Son una especie de hada de viento. Ellos siempre viajan exactamente por el mismo camino. El viento siempre sopla donde sea que pasen, por eso plantamos hierba windeater a lo largo de sus rutas.

Es por eso, por lo que podemos usar esta área para la crianza de ovejas.”

—“Hmm…”

Hadas de viento y hierba windeater, ¿huh? En verdad este si es un mundo de fantasía.

Las cosas que Myusel estaba explicándome es el sentido común de este mundo, pero para mí parecen más a un cuento de hadas.

—“De donde yo vengo, el pasto toma la luz del sol y el agua para crecer, y los nutrientes del suelo”.

—“¿No tiene hierba windeater en su país de origen Maestro?”

—“Seguro que no…”

—“Las hierbas se alimentan del poder espiritual del espíritu del viento, pero si va al desierto las cosas cambiaran”

—“………..Desierto”

¿Eso significa que el desierto se tornaría verde? Pero estos no eran dientes de león de los que estábamos hablando. ¿hierva flotando en el viento…? No puedo imaginar nada así en mi experiencia. Quiero decir, nosotros no tenemos “poder espiritual” o lo que esto sea. Otra manera de verlo sería la presencia del poder de los espíritus fue precisamente lo que lo llevo a los organismos de este mundo a evolucionar de esta manera.

Ahora que lo pienso … recordaba haber leído en alguna parte que si el color del sol fuera ligeramente diferente, las plantas no serían verdes, sino más bien rojas. Algo que ver con el color de los cloroplastos. Quizás esto es similar.

—“Quiero decir…Casi.” Sonreí un poco tristemente y empecé a caminar.

Si, este es otro mundo. Cuando el viento rosaba el pelo de la maid a mi lado, se mostraban sus orejas puntiagudas y recuerdo que ella lleva sangre de élfica corriendo por sus venas.

—“Significa que no estoy seguro si las cosas saldrán como espero…”

Teníamos rumbo a un edificio cercano. En una palabra, era un molino de viento enorme. El edificio tenía acerca de cinco pisos de altura, básicamente era un cilindro con un cono en la punta, como un lápiz rojo, y había grandes hélices verdes. Las paredes estaban hechas de ladrillo y una serie de marcas negras con forma de gotas de agua estiradas dejaban claro que el lugar era bastante viejo.

Había mucha gente trabajando duro en toda la estructura. Muchos de ellos tenían espadas en sus manos, rellenando grietas en las paredes con mortero, concreto  o algo así. Las grietas grandes eran llenadas con una piedra o reforzarlo con madera antes de resanarlo, en otras palabras, el lugar estaba en reparación.

Muchos ladrillos están pintados para poder cubrir las grietas, pero lo que no sé es si están tapados con estuco o cemento.

Pero solo es una pequeña parte del inmenso molino, en otras palabras, están trabajando en su reparación.

El molino no se había usado demasiado, por lo que imperio Eldant lo cedió, o, mejor dicho, al proveedor de entretenimiento alternativo Amutech.

El grupo que estaba en el lugar era el Cuerpo de Ingenieros del Ejército del Imperio Eldant. Podrían o no haber sido adecuados para hacer el diseño de interiores en la mansión de algún noble o algo así, pero estaban acostumbrados a trabajar, los trabajos urgentes eran su pan de cada día. Podrían levantar una o dos fortalezas en pocos días, Son ayuda seriamente confiable. Básicamente les dije, “los detalles no importan, solo hagan que este edificio sea utilizable”, y eso era todo lo que necesitaban escuchar.

Eché un vistazo y encontré que el trabajo avanzaba muy bien, no obstante, los trabajadores de aquí no eran del ejército de Eldant, si no, que pertenecían a la JSDF.

En el interior del molino de viento donde la energía eólica impulsaba engranajes que hacían funcionar una trituradora de granos, habían sido eliminados en gran parte, remplazados por cables eléctricos y un pequeño convertidor fijado a la pared, entre otras cosas, íbamos a convertir este molino de viento sin usar en un generador eléctrico eólico.

El mayor inconveniente con el generador eólico es como debido a (como se puede imaginar) el viento, ya que es muy inestable, de cualquier manera, asi lo acepte. En un mundo donde había espíritus de viento en el aire todo el tiempo, ¿Cómo lo sabría?

Además del generador de energía eólica, la JSDF también trajo baterías con paneles para obtener energía solar. El objetivo era que Amutech tuviera algo de electricidad para trabajar.

—“Myusel, ven”. Subí por una escalera de caracol y miré por la ventana. Desde la cima de la colina donde estaba el molino, se podía ver claramente la mansión, a poca distancia de allí se encontraba un antiguo almacén de granos, que el ejército de Eldant y la JSDF también estaban renovando.

—“Ahí es donde vas a abrir tu escuela, ¿no?, dijo Myusel con admiración.

Eso es cierto, ese almacén pronto renacería como un centro educativo que sentaría las bases para la llegada de la cultura otaku. El generador eólico y los paneles solares ayudarían con la energía para la escuela, un “centro de entrenamiento otaku” si así lo quieres.

Había pasado un mes desde que llegué al Imperio Eldant. Después de haber llegado a la conclusión de que la educación básica sería indispensable para difundir la cultura otaku, me había apoyado en Matoba-san y Petralka para obtener estas instalaciones. Pensé que habría algo de resistencia, por lo que me sorprendió cuán fácilmente ambos accedieron, y mi idea de “centro de formación otaku” se desarrolló sin problemas.

Tan fácil que fue un poco perturbador, de hecho.

Se que bromeé sobre lo de “SimAkiba”, pero recordemos, que yo fui el guardian de mi hogar hasta hace no mucho tiempo. Por lo que era un sueño tener esta cantidad de personas trabajando en ello, aunque fue algo intimidante.

—“Shinichi!”

Mientras estaba perdido en mis pensamientos, alguien dijo mi nombre, era una voz dulce que yo ya conocía mi bien…

—“Oh, Petralka.”

Me di cuenta de que un carruaje tirado por un Bird-drawn se había detenido junto al molino de viento, era mayormente blanco, también el Bird-drawn que lo estaba jalando. Su Diminuta Majestad estaba parada al lado del carruaje, saludándome. El gesto, combinado con su pelo plateado que era movido por el viento se veían terriblemente adorables. De seguro si lo decía, probablemente se enojaría y diría que la trataba como a una niña otra vez.

Myusel y yo bajamos corriendo las escaleras.

—“Así que aquí es donde has estado”, dijo Petralka mientras nos acercábamos. “Te estábamos buscando, no estabas en la mansión”.

—“¿huh? Pensé que hoy era un día de descanso de nuestras sesiones de estudio”.

—“Alguien de la realeza debería abstenerse de visitar simplemente por que no hay una sesión de estudio?” dijo con ojos de perrito y con algo de resentimiento.

¿huh? ¡¿ojos de cachorro?! Eso es injusto su majestad… era, por su puesto, algo que no podía decir, así que simplemente sonreí e intenté reprimir lo que surgió dentro de mí.

—“Por supuesto que no”

—“Entonces todo esta bien”. Ella asintió. Curiosamente, ella parcia casi tranquila. ¡Gah! ¡esta emperatriz es tan adorable! ella es como una niña pequeña que trata de hacer las cosas para verse tan adulta como sea posible.

—“Tenemos algo que mostrarte hoy.” Petrarlka tendio una mano a su lado, y el caballero que parecía estar atendiéndola saco una libreta y se la entrego.

Kanji Study Book estaba impreso en la parte frontal de la libreta.

Ella me lo dio, lo tomé y lo abrí. Las paginas estaban llenas de caracteres que parecían gusanos que se arrastraban por el espacio en blanco. Todos eran simples kanji, el tipo de cosas que un niño japonés aprendería en la escuela primaria. La letra no era la mas clara, pero seguro que había muchos caracteres allí.

—“Esto es… realmente impresionante”, le dije sinceramente. A Pretralka le broto una sonrisa, y levanto su pecho (pequeño) con orgullo.

—“Puedes estar asombrado de nuestro intelecto”

lo dijo en serio, estoy sorprendido.” No estaba tratando de alegarla ni algo por el estilo, realmente lo dije en serio.

El libro de estudios de kanji fue una de las cosas que le pedí a Matoba-san que me trajera. Una de las herramientas para el aprendizaje de mi centro de formación otaku, por supuesto, tome uno para Petralka and Myusel…

—“Hicimos que nuestros especialistas heráldicos analizaran la forma de su “Japones”, y revisamos su informe nosotros mismos”.

Digno de una emperatriz, supongo. Mucho alboroto solo para aprender un poco de japonés espera… ¿no fue eso injusto?

En cualquier caso, Petralka volteo hacia Myusel, que estaba a un lado de mi y dijo desafiante. “Ya ves, no podríamos ser vencidos por una maid.”

—“¿Qué? Er, no, yo-”

Myusel se puso nerviosa, por supuesto. Bien, supongo que cualquiera lo haría si el gobernante de una nación de repente los viera como un rival personal en el aprendizaje del japonés.

—“Esta es una buena oportunidad” Dijo Petralka. “sería interesante ver quien de nosotros ha hecho un mejor aprendizaje del japonés”.

—“yo- no podría-“

—“comencemos ahora”

Petralka asumió postura como si estuviera preparándose para una pelea. Supongo que las emperatrices no aceptan un no por respuesta. Myusel estaba completamente desorientada por ser desafiada tan repentinamente, por supuesto, Petalka no iba a esperarla. Ella empezó:

—“Nama-mugi nama-gome nama-tamago!” eso significaba “cerda cruda, arroz crudo, huevo crudo”, pero ese no era el punto. Fue un trabalenguas.

Ladeé la cabeza, quiero decir, fue impresionante que ella lo haya entendido sola, pero ¿Por qué aquí? ¿Por qué ahora?

De manera impulsiva Myusel intento recitar:

—“Oh … um…!Oh! Na…Nama…Namamoge, Tamagomoge…?”

Apenas podía entonar las palabras.

¡si! ¡genial! ¡Muy bien! Myusel era una maid, medio elfo y torpe para empezar, su desempeño fue completamente inocente. No pude evitar estremecerme.

¡mira a la gran y terrible Myusel…!

—“¿Cual es el problema?” se regodeó Petralka. “¿no puedes ni siquiera manejar unas simples palabras?, Supongo que con esto sabemos el nivel de esta sirviente estudiando.” Dado que ella se había prohibido ser superada específicamente por Myusel y que incluso tuvo ayuda de eruditos a quienes le apoyaron con el estudio del japonés, bueno, en igualdad de condiciones, no fue sorprendente que Petralka hubiera salido triunfante.

De repente, una nueva voz entro en la conversación,

—“¿Shinichi-kun? ¿y su Majestad, también? ¿Qué está pasando aquí? ¿una visita?”

Era Minori-san, ella había sido asignada en la unidad de trabajo de la JSDF en el molino de viento. Me preguntaba por qué no la había visto en todo el día, si se supone que ella es mi guardaespaldas…

—“Quiero hacerte la misma pregunta, Minori-san. ¿Qué pasa con ese atuendo?”

—“¿Este atuendo? Esta es mi ropa normal de trabajo,” dijo ella. Pero ella no vestía su uniforme usual. Ella tenía un pantalón oscuro, botas negras y de aspecto robusto. Pero su mitad superior estaba cubierta solo por una camiseta sin mangas que dejaba sus hombros y más que un poco de escote visible. En su cabeza llevaba un casco impreso con las letras JSDF.

Minori-san siempre se veía bastante cómoda, pero esta prenda daba la imagen de que era la una “Construction lady”, y mostraba plenamente lo bien dotada que realmente era. Me hizo darme cuenta de que efecto podría tener la ropa en la impresión que se les hace a otras personas.

Aun así, hubo algunas cosas que no cambian sin importar lo que llevas puesto.  Entre menos cubierta estaba Minori-san, más claramente se destacaba su figura. Las montañas de tela que rodeaban su generoso pecho eran especialmente notables. Solo pude echar un vistazo al bendito valle en su escote. Luche por mantener mis en ojos donde pertenecían.

—“Cuidado, donde estas mirando”, dijo Minori-san, algo reprimida para mantener su pecho fuera de mi vista.

—“Shinichi”, dijo Petralka. “¿así que prefieres las mujeres con pechos grandes?”

—“Eh, yo, una de las cosas mas atractivas de Minori-san como personaje es que nadie tiene pechos más grandes”.

—“No me llames personaje”, dijo. Lanzándome una mirada sucia. “Humph. Todos los hombres están detrás de la carne que puedan encontrar”.

Al principio, no estaba seguro quien había hecho el comentario molesto. Estaba demasiado distraído por la figura de Minori-san. Pero finalmente, toque fondo.

Fue Pretalka.

—“¿huh? Di un paso atrás. “Oh, eh, pero no es como si dijera que todo lo que necesitas es un gran busto, los pechos pequeños definitivamente tienen su encanto” nada bueno vendría de molestar a su Majestad Inperial. Apreté mi puño para enfatizar cuan persuasivo era. “¡piensa en los jóvenes! Pechos pequeños, pechos en crecimiento, planos como un plato: todos se enfocan en la pureza de una feminidad moderada, ¿sabes?, la flor escondida es la mas hermosa, la pureza proverbial de un brote antes de que florezca, el atractivo erótico perverso emanado por una chica que aun tiembla por estar expuesta y sobre todo, las realmente jóvenes son la encarnación misma del nerviosismo por que todavía no han sido tocadas, sus pechos tienen una calidad de nueve recién caída que no se puede obtener en ningún otro lugar…”

Eso fue lo mas lejos que llegue antes de darme cuenta de que las tres chicas a mi alrededor me estaban mirando muy extrañas. De hecho, parecían haber retrocedido un par de pasos. Incluso Myusel. ¡eh tú, Myusel!?

—“¡No! ¡lo has entendido mal! Yo estaba tratando de explicar…

—“¿Atractivo erótico? ¿Perverso?” dijo Minori-san. “Si no estuviéramos en Eldant, Shinichi-ku, definitivamente se te acusara de acoso sexual”.

—“¡No! No estoy tratando de…”

—“De verdad eres un pervertido, ¿verdad, Shinichi?” dijo Petralka, cruzada de brazos.

—“Y veo que estas dispuesto a aceptar muchas cosas, desde grandes pechos hasta los más pequeños”.

—“¡Te digo que estaba respondiendo la pregunta que mi hicieron!”

—“Deberíamos vigilarlo o no se sabe cuándo podría atacar a su sirvienta y hacer de ella el recipiente para su semilla”.

—“Ha- ¿Hacerme…?” Myusel se quedó sin aliento, su cara se puso roja.

—“¡No voy a atacar a nadie! ¿y como puedes usar un lenguaje como ese sobre una dulce niña de todos modos?

—“Esta bien, eso es suficiente para ti. “Minori-san puso su brazo alrededor de mi cuello y me alejó de Pretralka y Myusel.

Cuando estábamos a una distancia segura, ella dijo en tono diferente, “Escucha, Shinichi-kun. ¿Entiendes lo que estás haciendo?

—“Lo juro, el acoso sexual fue lo último que…”

—“Eso no”. Mirando atrás, vi a Minori-san quitarse el anillo.

—“Este es un sitio de construcción ocupado, ¿entendido? No es un lugar para que las personas que van a hablar de libertar e igualdad o lo que sea”.

Echo un vistazo a Myusel y Petralka. Petralka parecía estar diciendo algo a la maid, pero Myusel no parecía aterrorizada, por lo que probablemente era algo menos desagradable que antes.

Minori-san continuo. “Aquí hay muchas cosas que son muy diferentes de a nuestro mundo. Para el Imperio de Eldant somos nuevos, y no necesariamente entiende todo acerca de nosotros aun, por lo que nos dejan hacer lo que queramos. Pero ¿te das cuenta que estas tratando de establecer una instalación educativa que puede quebrantar el sistema imperial?”

—“… ¿Déjame adivinar, Motaba-san se ha quejado contigo?”

No había visto mucho a Motaba-san en las ultimas semana. Una vez que se habían resuelto los planes para construir la escuela, haba estado yendo y viniendo cuidando las finanzas, la burocracia y otros detalles, justo como él había dicho que haría. Incluso había estado yendo y viniendo a Japón varias veces, él estaba muy ocupado.

—“No específicamente. Pero…”la expresión de Minori-san se estremecio”. Ella dio una risa resignada y sin humor.

—“¡Shinichi!” me volvi hacia Petralka cuando me llamó. Ella señalaba a Myusel y gritaba: ¿con que demonios alimentas a esta chica?”

“¿huh? ¿alimentandola? Casi las mismas cosas que como yo”, respondi.

Por cierto, Myusel, Minori-san y Brooke comen juntos. Obviamente, eso fue lo más fácil para Myusel y pensé que ya que todos vivíamos en la misma casa, seria bueno si pudieran compartir sus comidas. Myusel y Brooke dudaron al principio, pero parecían haberse tomado en serio mi “orden”, y ahora todos suelen comer en el mismo lugar.

—“¿Las mismas cosas?”, pregunto Pretralka.

—“Uh-huh,si lo mismo”, dije.

—“¿No es algún tipo de comida para el personal?”

—“¿Por qué hacer algo separado para ella cuando ya ha hecho algo para nosotros?, seria un montón de problemas”.

—“ese no es el punto…Bueno, eso lo explica, de todos modos”.

—“¿explica qué?”

—“Esta sirviente tiene un pecho mas grande de lo que pensé. Aunque la cinta en su cuello por lo general lo oculta”.

—“¿¡S-Su Majestad?!” Exclamó  Myusel.

—“Huh”, dije. “¿Entonces tú también lo crees, eh?”

—“¡¿Maestro?!” Grito Myusel.

¡Oh mierda! No le di tiempo a mi cerebro para cerrar mi boca…

—“Ya veo tu plan, Shinichi. ¡Estas alimentándola con comida nutritiva para mejorar el tamaño de su pecho!”

Espera un segundo. Esto no es como cultivar vegetales o engordar un cerdo o algo asi.

Espera… ¿no es así?

Entendí eso hasta que le dije que comenzara a comer lo mismo que yo, Myusel estaba subsistiendo con una comida bastante pobre, Brooke también. Su color había mejorado visiblemente con los cambios en sus dietas; bueno, Brooke parecía haber cambiado de piel. Pero dijo que fue un poco antes de lo que solia ser, por lo que probablemente significaba que su metabolismo había mejorado. Supongo que no debería sorprenderme, que, si Myusel, que era lo suficientemente joven como para seguir creciendo, debería ser que su pecho crezca.

Por otra parte, Petralka probablemente se había nutrido mejor a la misma edad, pero ella no había crecido mucho. Tal vez fue solo una diferencia de potencial latente.

—“Te maldigo, Shinichi… ¡pensar que estabas tan obsesionado con los pechos!¡Tu medio elfo! ¡Mantén un registro de todo lo que comes! Investigaremos que tipo de diera conduce a un pecho más grande y-”

—“No estoy obsesionado, ¡te lo juro que no lo estoy!”, proteste. “bueno, tal vez un poco obsesionado, pero no tanto!”

No tenia paciencia para un tipo de mujeriego al estilo de Genji.

Pero entonces…

—“U-um, Maestro”, Dijo Myusel. “Si… Si prefieres que sean más grandes, haré todo lo posible para…”

—“¿¡Por qué todos ustedes toman todo de la manera más perversa posible!?” Lloré. ¡Pensaban que era un pervertido que criaba a Myusel como un animal para tener grandes pechos!

…………También decidí que a partir de hoy, tal vez pediría cosas hechas con mucha leche y crema, pero eso es un secreto…

Y entonces de todos modos.

Mi trabajo como gerente general de Amutech se llevó poco a poco. Pero tal vez, yo debería haber pensado un poco mas acerca de que era exactamente este trabajo.

El negocio del entretenimiento es esencialmente una apuesta. No hay correspondencia directa: como: “Si hacemos esto, obtendremos mucho beneficio”. Puedes tomar el personal de un programa exitoso, hacer que hagan otra serie usando la misma metodología, y podría ser un gran fracaso. No es raro, yo mismo había visto todo tipo de ejemplos de esto.

Obviamente, lo opuesto también puede ser. El personal o los ejecutivos piensan: a la gente no le va a gustar esto, o simplemente juguémosle de oído, pero luego la cosa tiene éxito y se vuelve tan grande que apenas saben qué hacer.

Si debes saberlo, mi incursión en el negocio del entretenimiento no iba tan bien. ¿Por qué exactamente?

—“¡Vamos, Shinichi, hazlo rápido!”, Me apresuro Petralka.

Hoy fue otro día de “clases” en la mansión, como todos los días de los últimos dos meses. La única cosa que ha cambiado es quienes participan.

El número de mis estudiantes ha incrementado drásticamente.
Alineados en la sala, como de costumbre, casi veinte jóvenes, en general nobles adolescentes, se sentaron mirándome desde los escritorios.

La habitación se sintió bastante pequeña. ¡Y eso fue después de que les hice pasar por un proceso de admisión para reducir el numero de estudiantes! Si hubiera aceptado a todos los que querían entrar, probablemente tendría mas de cien personas aquí, incluyendo a los asistentes, guardaespaldas y sirvientes, probablemente habría sido tres veces más.

Aparentemente la (academia privada de cultura extranjera donde va la emperatriz), -en otras palabras, mi mansión- se había convertido en el de que hablar de la nobleza. Aunque originalmente había venido a verme en secreto, Pretalka comenzó a venir aquí públicamente, y eso significa que todos los demás nobles del imperio ahora sabían de mí. Decidieron que seria una ventaja para la nación (y su) aprender de forma proactiva sobre esta avanzada cultura extranjera que pronto encontraría su camino hacia el imperio y no perdieron el tiempo enviando a sus hijos a esta “academia”.

Lo que, es más, la organización nacional del Sagrado Imperio de Eldant es que está dividido en “ricos” y “pobres” basándose principalmente en lo cerca que se esta de su Majestad la Emperatriz. Por ello, muchas personas querían a sus hijos en esta “academia de cultura extranjera” solo para poder acercarse a Petralka.

Todo esto se explica por que tenia tanta prisa prara construir la escuela. Obviamente, no tenia ningún deseo de hacer de la cultura otaku algo solo para la nobleza. Quería que fuera popular entre todos en el Sagrado Imperio de Eldant y, si era posible, tal vez incluso de los estados vecinos.

Pero la realidad era que los plebeyos no tenían forma de ingresar a mi “academia”. La diferencia entre la educación de los hijos de la nobleza y los de las clases bajas era demasiado grande. Los plebeyos generalmente no podían leer o escribir, ni siquiera sabían como usar el papel y los utensilios de escritura. Por el contrario, la nobleza y aquellos a su alrededor tenían acceso a la alta cultura y habilidades mágicas avanzadas; tenían una forma muy diferente a la de los plebeyos.

No habría mucho que pudiera hacer al respecto, siempre y cuando la “academia” estuviera dirigida únicamente por mi equipo o por mi mismo. Una cosa era construir un edificio escolar, pero no era más que un barco, todavía tendría que crear la escuela como institución.

Y ahí estábamos.

—“Bien, bien. Ahem. Para hoy-…” Persuadido por Petralka, abrí un nuevo libro.

La cantidad de mangas que Motoba-san me había traído era ahora de casi mil. Podía leer una serie todos los días y aun así no agotarme por un tiempo.

Hasta ahora había estado apegándome a historias de fantasía con las que pensaba que Petralka podría simpatizar fácilmente, pero luego, a medida que se familiarizo cada vez mas con la cultura japonesa, pensé que podría presentar dramas escolares y tal vez algunas cosas de terror.

Incluso cuando estos pensamientos pasaron por mi mente, no pude reprimir un bostezo, Estuve muy ocupado últimamente, buscando opciones sobre la construcción de mi escuela (tanto física como organizacionalmente), tratando de obtener la aprobación para todo tipo de cosas y así sucesivamente. La fatiga se estaba acumulando y tampoco estaba durmiendo lo suficiente a como estaba acostumbrado.

—“Shinichi”. Petralka estaba mirándome directamente.

Por cierto, desde la primera vez que le leí manga, Petralka decidió que mi regazo era su lugar. Esto fue mas que embarazoso frente a los otros estudiantes; le suplique que buscara otro lugar, pero se negó obstinadamente a inclinarse. En lugar de eso continúo posándose sobre mis rodillas, como si presumiera delante de los otros estudiantes y Myusel.

Por lo tanto, ella estaba presionando su cabeza contra mi hombro mientras me miraba. Era un gesto muy lindo (lo odiaría si lo dijera) aunque algo infantil.

—“¿somos tan aburridos?” casi estaba susurrando. Lo mas probable es que los estudiantes no podían oírla.

—“No, no, en absoluto, uh-uh.” Negue con la cabeza. “Pero su alteza-erm. Petralka- es solo …el cansancio…”

“Hrm?”

—“ciertamente no”, Dijo Petralka. “Preferimos tu tutela Shinichi, preferimos escuchar tu lectura como lo estamos haciendo ahora.” Ella movió su trasero contra mis rodillas ajustando su posición.

Erm, discúlpeme, su Alteza, ¿pero podrías no … hacer eso? Hay una parte de mi que puede ponerse de pie incluso con los dos sentados, y realmente preferiría que no… (Shinichi pensando)

—“¿Realmente disfrutas este manga?”, preguntó Petralka.

—“¿Huh? Bueno, claro que sí.”

Es por eso que estaba haciendo este trabajo, obviamente.

—“Nos hemos encontrado quienes se llamaron a si mismos evangelistas o misioneros varias veces antes”, dijo Petralka con seriedad. “los motivos ocultos de la mayoría de ellos fueron perfectamente transparentes para nosotros. Buscaban la entrada a nuestro país porque pensaban que podían ganar fama o fortuna aquí. Cuantos de ellos no han venido solo para entretenernos…”

Estaba perdido por sus palabras. Si era cierto que estaba tratando de llevar la cultura otaku al imperio de Eldant para entretenerlos. Pero en cuanto al gobierno japonés, que me había enviado, sospecha que estaban buscando algo más. Sin duda, pensaban que se podía obtener algún beneficio. Incluso yo no fui lo suficientemente estúpido como para creer que el gobierno haría cualquier cosa por puro altruismo.

—“Y lo lees con verdadera alegría”, continuo Petralka, con una pequeña sonrisa en su rostro.

—“¿Huh? Quiero decir… ¿lo hago?

—“Mm. Desde donde estamos sentados, podemos sentir tu respiración y los latidos de tu corazón, podemos decir que estas realmente metido en el manga. Cuando el protagonista esta corriendo peligro, tu respiración se vuelve irregular. Cuando él está enamorado, tu corazón late. Sentado aquí, todo esto es evidente para nosotros. Y podríamos decir, que es bastante entretenido.” Ella dijo todo esto en voz baja. “posiblemente”, ella agregó, “incluso más que el manga en sí”.

Sus palabras perforaron mi corazón. Ella era su Majestad Imperial. No sabia los detalles, pero para ella ser gobernante en una edad tan joven debe haber significado que sus padres ya estaban muertos, o al menos en algún estado como para no ser aptos para el trono. En cualquier caso, no estaban allí para ella. No habría casi nadie dispuesto a ignorar su identidad como “Su Majestad Imperial” y tratarla como la pequeña Petralka. Quizás nadie en absoluto.

Eso significaba que no había nadie que conociera su corazón. Incluso sus “compañeros de clase” alineados a lo largo de la pared estaban tratando de acercarse a ella por que era la emperatriz. Lo mas probable era que no les importaba demasiado ella como persona.

Petralka tendría que tener en cuenta la distinción entre una emperatriz y sus sirvientes en todo momento, es decir, la distinción entre cómo se sentía realmente y como tenia que actuar. Nunca tendría que decirle a nadie lo que realmente estaba pensando y sintiendo; ella tenia que tratar a todos a su alrededor como autoridad.

Tal vez sentía que había una pared de vidrio entre ella y todos a su alrededor, y si no hubiera sido tan inteligente, tal vez eso no la habría molestado, pero para bien o mal, obviamente era inteligente. Razón de más-

—“¡¿Shinichi?!” Petralka había alzado su voz algo molesta.

¡Aw, mierda! Solo quiero darle un abrazo y hacerla sentir mejor, o estoy seguro de que eso esta haciendo que mi corazón se acelere, pero creo que no puedo hacer eso…

Justo cuando mis preocupaciones estaban llegando a un nivel crítico, entro Myusel, no de golpe, sino con un anuncio silencioso de “He traído té”.

La razón por la que no llamo fue para no interrumpir mi lectura en voz alta, como tenia té no solo para y para Petralka, sino también para otros veinte estudiantes, empujaba un carrito terriblemente grande.

—“Discúlpeme”, susurró, haciendo una pequeña reverencia mientras comenzaba servir.

—“Gracias”, le dije, asintiendo con la cabeza. coloco las tazas de té y las lleno, se inclino de nuevo y se fue.

La mire silenciosamente.

—“Hmph”

Desde la dirección de mis rodillas llego un sonido de descontento real.

Myusel, por supuesto, no estaba participando en mi pequeña “academia”. Este grupo de estudio estaba lleno de chicos proveniente de familias nobles, era demasiado obvio que tenerla ahí los pondría nerviosos a todos. A demás, ella y Brooke tenían que encargarse de las cosas de la casa, ella tenía que hacer un montón de tareas, desde la limpieza hasta el lavado y la preparación de comidas-, así que no tenía tiempo para estudiar durante el dia.

Y entonces…

—“Bien, ¿debemos comenzar?”

Estaba sentado en el sofá de mi oficina.

—“Si, por favor”, dijo Myusel, sonriendo y abriendo su cuaderno.

… le estaba dando a Myusel clases personales antes de irnos a dormir en la noche.

Ella fue la primer persona que conocí cuando llegué a Eldant, y de alguna forma mi primer estudiante también, así que no podía dejarla solo por que las cosas se habían puesto un poco ocupadas para mí.
Si, estaba cansado de la sesión de estudio del día, pero era tan lindo ver que Myusel ansiosamente aprendia el japonés de mí. Realmente me hizo querer hacer lo mejor para ella.

Petralka había ordenado a Myusel no a la “superara”, pero en realidad, Petralka estaba aprendiendo durante el día y Myusel por la noche, así no había peligro de que la maid superara a la emperatriz, pensé.

Pero Myusel causo algo inesperado en mi ese día.

—“Um, Maestro…¿Podria…quitarse el anillo mágico por un momento?

Esa solicitud surgio de la nada.

—“¿Por qué?”

—“Por favor hágalo. Solo por unos minutos…”

Ella realmente quería que hiciera eso, así que no iba a rechazarla. Quiero decir, siempre me traía este anillo de vez en cuando me lo quitaba – a veces había secretos de los que hablar-, así que no era como si tuviera alguna objeción en particular, saque la el anillo de mi dedo y lo coloque sobre la mesa.

—“Esta bien, ya lo quité, ¿y ahora?”

Fue solo después de que había hablado que se me ocurrió: sin el anillo, Myusel no puede entender lo que yo decía. Los anillos solo harían la traducción o debería decir la interpretación mágica, siempre y cuando se estén usando.

Myusel dijo algo en sus tonos melodiosos, después de tres meses aquí, al menos pude reconocer que ella estaba hablando del idioma de Eldant. No era fuerte en detalles, pero había aprendido un montón de palabras simples, como retosamu (maestro) y sei (si).

Ella dijo algo mas, al final de los cuales comprendi el sonido “shi”.

La boca de Myusel se abria y cerraba como un pez dorado, su voz sonaba tensa.

—“shinishi…sin…ichi-sama. ¿es.. esto bueno? Esto ee ¿verdad?”

—“¡¿Huh?!”

Apenas podía creerlo con mis propios oídos. El discurso de Myusel fue lento y tambaleante, pero fue iniquivocadamente japonés. Su pronunciación no era del todo acertada, pero podía decir que estaba diciendo mi nombre, quiero decir, diablos, ella había escuchado a Minori-san y Motaba-san e incluso Petralka decirlo una y otra vez, así que no debería de sorprenderme de que ella pudiera decirlo también, pero luego comenzó prácticamente a iniciar una conversación. Seguro que no le había enseñado eso.

¿había estado estudiando sola para sorprenderme? ¿Dónde habría encontrado el tiempo necesario?

—“Whoa..” sentí que mi corazón se calentaba con admiración.

—“Shinishi…¿sama?”.

Myusel no parecía muy segura de si misma; ella me estaba mirando dudosa.

Asentí exageradamente y dije: “Si. Está bien.”

—“¿Estuvo…bien? Parecía muy aliviada

Myusel siempre parecía un poco ansiosa, pero ahora había un poco de orgullo. Probablemente estaba feliz de ver recompensado su esfuerzo. Se veía tan adorable, de repente me encontré con ganas de darle un abrazo.

¡No…!¡quédense quietos, brazos!

Mientras luchaba contra mis peores impulsos, me volví a poner el anillo mágico.

—“Eso es increíble” dije “no puedo creer que hayas aprendido hablar así en tan poco tiempo”.

—“¿Realmente… no sonaba demasiado extraño?” pregunto ella.

—“Bueno…algunas cosas estaban un poco mal. Pero estabas manteniendo una conversación real. Entendí lo que intentabas decir, incluso sin el anillo”.

—“Eso es maravilloso” dijo, poniendo sus manos sobre su pecho.

Sospeche que ella podría escribir y leer hiragana y katakana sin problemas pronto. Probablemente le llevaría al menos seis meses familiarizarse con las sutilezas de las conjugaciones gramaticales-verbales y demás. Pero estaba seguro que ella podría al menos comunicar lo que estaba pensando.

—“Realmente trabajaste duro”.

—“Estuviste enseñándome, Maestro. Y…” Ella bajo la vista un poco. “quería poder hablar el idioma de tu país”.

—“Si, eso significa que podrás disfrutar del anime y todo eso sin necesidad de que nadie te lo explique”.

Había estado mostrando periódicamente DVDs de anime a Myusel y Petralka, pero esencialmente tenia que actuar como un interprete simultaneo. No se puede poner un anillo mágico a un reproductor de DVDs.

—“No. Yo” Ella estaba prácticamente susurrando ahora. Miro aun mas interesante al suelo, encogiéndose dentro de si misma como avergonzada. “Un día regresaras a tu país, maestro. Y yo… esperaba poder ir contigo”. Ahora su cara estaba completamente roja.

¿y yo? Estaba sentado allí en silencio atonito.

¡No! ¡No dejes que te engañe, Kanau Shinichi! Esta es una trampa gigante. Ella solo… Ella solo quiere ir a Japón por que el nivel de vida es muy alto allí. No es por que ella quiera estar contigo. No te hagas ninguna idea extraña, levantara tus esperanzas y solo se derrumbarán. Como con tu vieja amiga.

Mi corazón latía intensamente por minuto, y me senté allí tratando de mentalizarme a mí mismo.

Habían pasado alrededor de veinte días desde mi última inspección, y mi “centro de entrenamiento otaku” -es decir, mi escuela- estaba lista. I realmente tuve una sensación de logro cuando la miré, aunque reconocí que no había hecho nada exactamente cuándo, se trataba de construirlo.

—“¡Oh!”

—“¿Aquí va a ser donde nos asistiremos a partir de mañana?”

Detrás de mí, los estudiantes estaban mirando hacia el edificio y parecían muy impresionados. No hubo realmente una reunión del grupo de estudio hoy. Habían decidido venir aquí por sí mismos.

Todos para ver su nuevo lugar de aprendizaje.

Se puede decir que la gente del Imperio de Eldant sabía lo que era una academia privada, pero no una escuela pública. Por lo tanto, los grupos de estudio solían reunirse en alguna habitación prestada en alguna parte, nunca habían construido un edificio dedicado específicamente al estudio, la escuela los sorprendió por ser extremadamente novedoso.

—“Todos son nobles”

—“Me pregunto si esta bien que estemos aquí…”

A cierta distancia de nosotros, un grupo de niños y niñas se había reunido para mirar la nueva estructura, (a mi y a los estudiantes nobles). Un cierto porcentaje de ellos eran semihumanos. Los niños elfos que conocí en los campos de entrenamiento también estaban allí.

Bien. Me alegro de que la noticia llego a los plebeyos como quería.

Más que cualquier otra cosa, fue la razón por la que construí esta escuela. Si quisiéramos expandir la cultura otaku a la escaña de un fenómeno social no podríamos solo limitarnos a la nobleza. Si no llegáramos a la parte mas numerosa de la población (los plebeyos) todo esto no valdría la pena.

Así que no había realizado los exámenes de ingreso en la nueva escuela. Ademas, la matricula seria en principio manejada por el Imperio Eldant y el gobierno japonés. En otras palabras, cualquiera noble o plebeyo, podría inscribirse y estudiar aquí.

Con la escuela en operaciones, más personas podrían obtener la educación básica necesaria para difundir la cultura otaku. En una palabra, esta fue una inversión hacia el futuro.

—“Es real, realmente es real, no puedo evitar sentirme un poco inspirado”, le dije cuando entré por primera vez a la escuela terminada.

—“Supongo” Minori-san dijo con una sonrisa divertida. Ella había estado tratando aquí con sus compañeros miembros de JSDF durante toda la construcción.

Los otros estudiantes nos siguieron. Y luego, un tiempo después y a una distancia significativa, vieron los indecisos plebeyos y los niños demi-humanos.

Yo había modelado la escuela mas o menos con estilo japonés. El exterior se parecía a cualquier otro edificio de Eldantico, pero por dentro era básicamente japonés, aunque también había algunos toques de Eldant. Había incluido todas las cosas que estaba acostumbrado a ver en una escuela: pizarrones, relojes, escritorios y sillas, extintores en los pasillos, etc.

Eso podría haber sido parte de por que los estudiantes miraban a su alrededor con mucho asombro.

Y…

—“Maestro”

Miré buscando la voz y encontré a Myusel, vestida para dar un paseo llevando algo al interior del edificio.

—“¿Myusel? ¿Qué está pasando?”

—“Olvide tu almuerzo”, dijo con una sonrisa

—“¿Huh? Oh, uh-”

Lo había olvidado. Cuando le dije a Myusel que quería ir a ver el nuevo edificio de la escuela esta tarde, ella había dicho que prepararía un almuerzo. Ella siempre cocinaba en casa, pero tal vez un almuerzo empacado era diferente de alguna manera, porque realmente parecía muy feliz.

—“¿Y tú me lo trajiste todo el camino hasta aquí?!”

—“Si señor. Un… no te he causado algún problema, ¿verdad?” una expresión de ansiedad apareció de inmediato en su rostro.

—“¡No!”, Exclame. “¡Ninguno en absoluto! ¡Estoy muy feliz!

Lo que realmente quise decir fue: ¡pensar que llegaría el día en que llegaría a ese estándar de oro donde la chica con la que vivo me trae el almuerzo que olvide!

Me estaba perdiendo en felicidad cuando, de repente, el aire en la habitación cambio. Los estudiantes y todos lo espectadores se callaron por completo.

Preguntándome que podría ser, miré y…

—“Oh, Petralka- quiero decir, Su Majestad.”

—“¡Mm!”

Petralka estaba parada orgullosamente justo en el centro del pasillo. Dos guardias reales armados con espadas estaban detrás de ella.

Después de un instante de silencio, un mormullo se extendió entre la gente reunida.

—“¡Es la emperatriz! ¡Su Majestad está aquí!”

Los chicos que asistieron a las sesiones de estudio estaban menos sorprendidos, pero los para los plebeyos y demi-humanos, Petralka bien podría haber vivir en el cielo. Su repentina aparición los sorprendió comprensiblemente.

La gente se aparto para abrir paso a Petralka. Se movieron hacia las paredes y se arrodillaron o inclinaron la cabeza; elfos y enanos cayeron de rodillas para mostrar respeto. De repente, el pasillo de mi escuela era un lugar muy muy sombrío.

Es grosero de mi parte decirlo, pero casi había olvidado que ella era la gobernante de este país. Petralka, sin embargo, parecía completamente cómoda caminando entre las personas que se inclinaban. Se detuvo frente de mi y Myusel y asintió con su habitual superioridad.

—“Parece que todo va bien”

—“Yeah. Afortunadamente”, dije con media sonrisa.

Los ojos de Petralka se movieron hacia mi maid.

—“Myusel”

—“¡S-si Su Majestad!”

—“¿Cuánto haz aprendido?”

—“¿Qué? Um-yo-”

—“Ya estamos en ´Kanji Drill 2´! ¡No nos alcanzaras! ¡Puedes servirle a Shinichi e incluso recibir clases personales de él, pero descubrirás que no te servirá de nada!

—“Un, s-si, por supuesto…!” Myusel asintió enfáticamente.

Petralka parecia obsesionada con el progreso de Myusel en aprender japonés. No abusaba de la criada como solía hacerlo, quiero decir, incluso ahora la llama por su nombre, pero definitivamente podía captar una pequeña hostilidad. Tenia que admitir que me ponía un poco nervioso. Por lo tanto, me metí entre las dos e intenté anticipar el temperamento de la emperatriz.

—”Bien, cálmate. Myusel tiene que estar al pendiente de mí y hacer todo tipo de tareas. Ella no tiene exactamente mucho tiempo para estudiar. Por ejemplo hoy, Anoche tuvo que preparar todo, hacerme el almuerzo y más…” Estaba sonriendo cuando le indiqué el almuerzo que Myusel me había preparado. “El punto es que ella está trabajando muy duro, así que yo-”

Iba a decir que no lo consideraba un favoritismo porque la instruía personalmente en japonés. Pero Petralka me estaba mirando en silencio, con los labios fruncidos. Sus brazos, colgando a los costados, estaban cerrados en puños y, sin ninguna razón, podía figurar, temblando visiblemente. Era como si algún medidor finalmente se hubiera llenado. Cargué algo muy peligroso. Pero Petralka realmente me sobresaltó:

—”¡Siempre es Myusel, Myusel, Myusel!”, Gritó. Era como si finalmente hubiera llegado a su límite, como si se hubiera detonado una bomba.

¡¿Qué?! ¿Quién, yo?

Cuando se trataba de una pela entre Petralka y Myusel, yo era el único que estaba dispuesto a ayudar a la maid. La emperatriz tenia a todos en el mundo para cuidarla, pero Myusel-

Oops.

Fue entonces cuando me di cuenta. Me equivoqué al pensar que todos adoraban y mimaban a la emperatriz. Pensé en lo feliz que estaba cuando ella se sento en mis rodillas y hablando con alguien desde el corazón.

—”¡Incluso te construimos tu “escuela”! ¡Te dimos nuestro ejército para ayudar! ¡Y aun así nos tratas como paja, y solo le prestas atención a esta maid!

—”¡Eso no es cierto! Yo no-”

—”¡Silencio! ¿Te ha seducido?”

—”¿Tiene ella qué?”

—”¡Tú, Myusel! ¡Te ordeno que salgas de la casa de Shinichi! “Exclamó Petralka.

La cara de Myusel estaba pálida; ella estaba temblando.

—”¡Oh, no …!”, Dije.

Esto realmente vino demasiado pronto, quiero decir, ¿no fue bastante injusto? Pero … espera un segundo. ¿Estas dos chicas peleaban por mí?

Oh! Nunca había soñado que este día podría-

—”Esto es malo.” El susurro de Minori-san me trajo de regreso a la tierra (o, Eldant). “Shinichi-kun. Tienes que detenerla, rápido “.

—”¿Huh? Pero esto no es …

-Esto es un gran problema, ¿verdad? es lo que había estado a punto de decir. Quiero decir, a ella solo le habían ordenado salir de mi casa, y … espera.¡¿Fuera de mi casa ?!

—”Idiota”, dijo Minori-san. “Solo estamos alquilando esa casa del Imperio Eldant, ¿recuerdas? Myusel lo llama ‘Maestro’ por conveniencia, pero fue el Imperio el quien la contrató. ¡La emperatriz es su jefa!

—”Sí, pero quiero decir, ella está siendo despedida de su trabajo de limpieza, ¿no?” No vi el problema. Diablos, tal vez podríamos traerla a la escuela, entonces. Ella podía hablar algunas palabras de japonés. Tal vez podríamos hacer que ella sea maestra, o-

—”Ella no solo está siendo despedida. La emperatriz la está despidiendo porque no se llevan bien. “¿Cómo crees que otras personas van a reaccionar?”

—”…… Oh.” Me puse pálido cuando las implicaciones finalmente comenzaron a entenderse. Minori-san tenía razón: este no era un país de leyes, como Japón. Había un gobernante absoluto, y al menos para sus súbditos, su palabra bien podría haber sido la de Dios. En un caso extremo, si ella hubiera querido, Petralka podría haber matado a alguien aquí y ahora, y nadie hubiera pestañeado. Si se corría la voz de que Myusel había sido despedida-en público, nada menos-porque a la emperatriz no le gustaba, ninguna familia noble o tienda de comerciantes querría tener nada que ver con ella. Tampoco, muy probablemente, alguien que estaba tratando de introducirse al Imperio Eldant. Como Japón. Como Matoba-san.

—”Su Majestad, Su Majestad, ¡por favor, tenga piedad!” Myusel parecía que le habían dado la pena de muerte.

Pero esto solo parecía molestar más a Petralka. Ella pateó el pie y gritó: “Te has ensuciado con Shinichi de todos modos- ¡tal vez puedas ir a trabajar en un burdel!”

—”H-Espera, Petralka, quiero decir, ¡Su Majestad!” Eso realmente a ido demasiado lejos.

—”¡No te metas en esto!” Petralka me miró con una expresión furiosa.

Parecía que solo había logrado hacer que su enojo se dirigiera a mí. retrocediendi como si estuviera entrando en una posición de combate. Pero si esto pudiera calmar la rabia real incluso un poco, tal vez salvar el trabajo de Myusel, valdría la pena …

—“¡¿Hrrgh?!”

De repente, totalmente de la nada, una voz nos interrumpió. Parecía una especie de grito, y venía de detrás de Petralka. Todos miramos para ver qué sucedía, solo para encontrar a uno de los guardaespaldas de Su Majestad desplomado de rodillas. Incluso mientras lo observábamos, él se lanzó hacia adelante y cayó al suelo. Lo que parecía ser un cuchillo fue enterrado en las grietas de la armadura ligera en su espalda …

Estaba tan aturdido que ni siquiera podía gritar. Un pequeño charco de líquido rojo oscuro comenzó a filtrarse debajo del protector.

—”¿Sangre …?” Susurré tontamente, apenas capaz de procesarlo. Miré en el

dirección del otro guardia, el que aún estaba de pie, y vi una cosa plana y plateada saliendo de su pecho. La espada curva estaba enterrada.

Sentí como si el tiempo se hubiera detenido; La sangre corrió por la cuchilla y goteó en el piso. El guardia real estaba mirando la espada en su pecho como si no entendiera lo que había sucedido. Debió haberse distraído con la furiosa Petralka. Finalmente pareció entender lo que estaba pasando, porque desenvainó su propia espada y luego se quedó sin fuerzas, colapsando en el suelo.

—“Qu-qu-!”

Tres hombres estaban parados detrás de los caballeros. No tenía idea de cuándo habían llegado. portaban túnicas tan gruesas que no podía decir cómo se veían en realidad. Parecía el atuendo tradicional de mercaderes del oeste. No era especialmente inusual ver a la gente vestida así; estaban por todo el Imperio Eldant.

Pero estos hombres llevaban cuchillas arqueadas, en forma de luna creciente y de unos cincuenta centímetros de largo. Eso no fue muy largo como las espadas, pero sería el tamaño perfecto para esconderse debajo las tunicas.

Alguien dio un grito ahogado. “¡Y-Yaaaaah!”

Inmediatamente, los gritos sonaron por todos lados. Los estudiantes y los niños que habían estado en el pasillo comenzaron a correr por sus vidas, presas del terror. Pero los visitantes inesperados se movieron para detenerlos, sacando sus armas.

—”No se muevan. Mataremos a cualquiera que desobedezca “. La terrible orden solo provocó más gritos.

¿Qué es esto? ¿Qué demonios está pasando?

No pude gritar. Solo miraba con expresión ausente. Pero a mi lado, Minori-san estaba mostrando lo que había aprendido en el JSDF. Sus reacciones fueron muy rapidas. Sacó la pistola de 9 mm que siempre llevaba en la cadera, sosteniéndola con ambas manos mientras apuntaba al invasor más cercano.

—”¡Dije que no se movieran!” En el mismo momento en que Minori-san estaba sacando su arma, un hombre tomó a Petralka, la rodeó con un brazo y la arrastró hacia él. No estaba seguro de si él sabía qué era un arma, pero las acciones y la expresión de Minori-san probablemente hicieron obvio que lo que fuera que estaba sosteniendo era un arma.

—”Mierda,” murmuró Minori-san, y bajó su arma. Petralka estaba parcialmente tapando al hombre por lo que era difícil tenerlo en la mira. Si ella disparaba, podría golpear fácilmente a la emperatriz.

—”¡Aléjate de mí, demonio vil!”, Gritó Petralka, finalmente pareciendo darse cuenta de que algo estaba sucediendo.

—”¡Si se resisten, mataremos a la emperatriz!” El hombre sostuvo su espada sobre el cuello blanco de la joven gobernante. Petralka, obviamente comprendiendo la gravedad de la situación, cerró la boca y se quedó quieta.

Antes de darnos cuenta, los atacantes nos tenían en sus manos. No había salida. Todos se quedaron allí estúpidamente. El hombre que había tomado como rehén a Petralka proclamó: “¡Somos la assembly of patriots, Bedouna!”

Todos en el lugar estaban tensos, todos, excepto yo. Incapaz de razonar lo que estaba pasando, solo pude hacer un sonido:

—”… ¿Huh?”

Ese nombre casi gritó ¡Somos terroristas!, pero nada de esto me pareció real, como si estuviera viendo una mala película. Todo estaba sucediendo frente a mis ojos, pero era tan increíble que simplemente no lo estaba asimilando.

Pero los guardias reales que yacían muertos en el suelo eran reales, no había ninguna duda al respecto.

Honestamente, no recuerdo aproximadamente media hora más o menos muy claramente. Creo que los eventos completamente increíbles que sucedieron a mi alrededor provocaron un poco de amnesia. No me había sentido tan abrumado ni siquiera al descubrir que me habían arrastrado a otro mundo. Supongo que solo demuestra lo impactante que es presenciar a alguien muriéndose de cerca.

O tal vez eso no es exactamente correcto. Yo había visto la muerte antes. Cuando mis abuelos fallecieron, fui a sus funerales. Pero esto, esto era diferente. Esto era alguien matando a alguien más para su propio beneficio. En otras palabras, era el miedo a enfrentar a alguien que había decidido que no les importaba cometer un asesinato para obtener lo que querían. Siempre nos enseñaron “la vida es preciosa” y otras cosas, pero aquí había alguien con la opinión exactamente opuesta, alguien cuyas acciones desafiaban todo lo que creía y que podía poner fin a toda mi filosofía con el empuje de un cuchillo.

—-“¿Shinichi-kun … Shinichi-kun?” La voz de Minori-san me devolvió a mí mismo.

—”Oh. Uh … ”

—”¿Estás bien? Te ves bastante desconcertado”.

—”Oh sí. Sí, estoy bien.” Asentí. Fue todo lo que pude hacer. “Dónde estamos…?”

Eché un vistazo lento alrededor y me di cuenta de que estábamos en la sala de autoaprendizaje de la escuela: la biblioteca. O, de todos modos, era la habitación que tenía la intención de usar de esa manera. Ya estaba lleno de estanterías, pero solo estaban medio llenas. Planeé traer más libros de mi mansión o de Japón. Los huecos entre los libros que se alineaban en las estanterías le daban al lugar una extraña sensación de vacío.

Por la ventana, podía ver el cielo teñido de naranja: era el atardecer, y el día pronto habría terminado. Parado justo al lado de la ventana estaba uno de los hombres con túnica. Uno de los ” patriots”.

Minori-san me informó que los de la “assembly of patriots” Bedouna usaban la escuela como base. Pero no era como si tuvieran todo el lugar bajo su control. En realidad, solo había nueve tipos en su “assembly of patriots”, todos aparentemente humanos. Era físicamente imposible para un número tan pequeño de personas patrullar todo este edificio, por lo que pusieron a sus rehenes en esta biblioteca, atando nuestras manos detrás de nosotros con una cuerda.

Junto a mí y Minori-san había alrededor de cinco estudiantes y niños que no habían logrado escapar. Si eso es un montón de rehenes o no, es algo de una cuestión de opinión, pero probablemente fue más que suficiente para Bedouna. Después de todo, los alumnos eran todos hijos de la aristocracia, y uno de ellos era la persona más importante de todo el país: la mismísima emperatriz.

Myusel, Petralka, Minori-san y yo estábamos contra la pared opuesta a nuestros secuestradores. Aparentemente, pensaron que, si nos dejaban a todos juntos, no sabrían lo que podríamos hacer, así que nos separaron alineándonos contra la pared para que pudieran vigilarnos.

—“le, Aresshio,” uno de los patriots decía viéndose algo angustiado. “Odo eu tsuppu rereppume tiu reeto seno? Shi shisu reteppu oto tsuppu ni reeto ekarupu tiu eeto reechau?”

Tanto Minori-san como a mí nos quitaron nuestros anillos, por lo que ignoramos lo que estaban diciendo. Reconocí un puñado de palabras, por ejemplo, sabía que rereppumesignificaba “emperatriz”, es decir, Petralka.

—”Dejen a la emperatriz con … a los demás, es … ¿de acuerdo?” Murmuró Myusel a mi lado. ¡Ella estaba interpretando en japonés para nosotros! “¿Debería estar ella … en el mismo lugar que … mirando a la gente?”

Esto estaba empezando a tener sentido. En otras palabras, él estaba preguntando si era seguro mantener a la emperatriz con los otros rehenes. Ella era mucho más importante que el resto de nosotros, y el hombre le estaba preguntando a su compañero si no debería recibir un tratamiento especial.

—“Eu era ooto etaru oto kuniito guniitirebe on, eu evaa on ratoguse rekurou rofu uin narupu! Ti shi reteppu oto eetagu ruh-a egatosoo ni eno ekarupu rofu giniikau.”

El hombre que respondió con una expresión irritable fue el que primero había tomado como rehén a Petralka, un tipo enorme con cabello dorado y ojos azules. Su nombre parecía ser Alessio, y los otros parecían considerarlo como su líder.

Según con la traducción de Myusel, estos hombres no habían esperado que Petralka estuviera allí, y no estaban seguros de qué hacer con ella. Al final, sin embargo, habían decidido mantenerla con los otros rehenes. Tomar como rehen a la emperatriz fue un gran golpe para ellos, pero también significaba que se podía esperar que el imperio actuara con ellos de manera muy diferente de lo que esperaban. En el peor de los casos, las fuerzas imperiales podrían simplemente matar a todos para garantizar la seguridad de la emperatriz. En ese caso, mantenerla en algún lugar separado sería aún más peligroso.

Evidentemente, Alessio estaba diciendo algo así como: “Es demasiado tarde para preocuparse por eso. No tenemos la mano de obra para mantener separado a uno de los rehenes “.

Por lo que pude ver, las nueve personas que habían atacado mi escuela representaban a toda la organización de la “assembly of patriots”.

Alessioestaba señalando hacia la sala de autoaprendizaje y dijo, “Ta ina eu evaa taato!”

En ese momento hubo un ruido sordo, colocaron un extraño objeto de metal. Era una esfera plateada del tamaño de una bala de cañón, con la parte de abajo fija para que no se moviera. También contaba con varios anillos entrelazados. Para mí, parecía un globo antiguo, pero a juzgar por la forma en que lo manejaban, era algo mucho más importante que eso.

—”Shinichi … sama …”

—”Regoobu …” una voz se escucho a mi lado. Fue Petralka.

Myusel comenzó a interpretar para la emperatriz. Ella continuó,

—”No puedo creer que trajeron eso aquí …”

—”¿Sabes qué es eso, Petralka?” Dije, Myusel traduciendo mis palabras de nuevo a el idioma de Eldant.

Petralka asintió, una expresión sombría en su rostro.— “Imarufe bisurupeguze”.

Aparentemente, era una especie de arma mágica basada en fuego; el nombre significaba “Consuming Flame”. Describir los detalles implicaba una gran cantidad de palabras difíciles que Myusel realmente no podía interpretar, pero, en términos generales, estaba lleno de espíritus de fuego muy agresivos que, cuando si se desataban, podían destruir fácilmente mi escuela.

—”¿No podemos pelear con magia o algo así?” Susurré, aferrándome a esa pequeña esperanza.

Pero Petralka negó de inmediato con la cabeza. —”Kuuru taato.”

Ella asintió en dirección a Alessio. Había un amuleto con un cristal de lapislázuli en su cinturón, y según Petralka reaccionaría ante cualquier poder mágico en las inmediaciones reorganizando su patrón. En otras palabras, no importa cuán silenciosamente tratamos de ser, él sabría el momento en que alguien comenzó un encantamiento mágico. Entonces, incluso si alguien intentara usar la magia, podría detenerlos, o peor aún, matarlos antes de que pudieran realizar el hechizo.

No importa cuán grande sea el usuario de magia, no tiene sentido si no tiene tiempo para recitar su canto. Es como que una pistola es solo un trozo de metal si no puedes disparar las balas. Hablando de eso, la 9mm de Minori-san ya había sido confiscada. Sus acciones habían dejado más que claro que era un arma y no algo con lo que pidiera quedarse.

Suspiré. Solo medio día antes, todo había ido tan bien. ¿Cómo salieron las cosas de esta manera?

—“Doh shi taato…”

Petralka estaba diciendo, —”Pero es extraño …”

Bedouna, “assembly of patriots”, carecía de recursos y organización, incluso para los estándares de los rebeldes antigubernamentales, y sin embargo tenían un, imarufe bisurupeguze, el ” Consuming Flame “. Incluso el Ejército Imperial no podía hacerse con uno de ellos fácilmente. No tiene sentido.

“Lo que estás diciendo es que hay alguien que les dio el dinero, el conocimiento o el arma en sí misma, o los tres. ¿Verdad? “Preguntó Minori-san.

Myusel tradujo, y Petralka respondió moviendo la cabeza, “Supaareppu …”

Incluso yo sabía esta palabra. Significó “probablemente”.

Petralka parecía extremadamente sombría. Supuse que así era como se veía realmente cuando tenía los deberes de ser una emperatriz. De repente, la Petralka que había sentado felizmente sobre mis rodillas o hacia pucheros enojada parecía estar a un millón de millas de distancia. Sí, sabía que ella era la emperatriz, pero nunca la había visto con mis propios ojos lo que realmente significaba.

En contraste con mi reacción, Petralka habló sobre los terroristas como si fuera algo cotidiano. Tal vez el manga o la cultura otaku, o sus charlas conmigo fueron una forma de olvidar este mundo sombrío y mortal, solo por un momento.

—“…Ie.”

De repente, Alessio nos estaba mirando. Su mirada hostil me perturbaba. Mi cara se puso rígida de miedo.

—“Ee shi donimu retosamu. Gunirubu mii donuora emu.”

El estaba apuntándome.

—“¡¿Qué? ¿Qué dijo?!”

—“Shinichi…sama” Myusel dándome una mirada desesperada “dijo… el tiene la culpa de todo, tráelo”.

—”¡Queeeeeeeé ?!”

¿Qué? ¿Huh? ¿Yo? ¡¿Culpa?!

Quiero decir, sí, soy el presidente de Amutech, ¡pero-!

Antes de entender lo que estaba sucediendo, dos hombres me agarraron del cuello y me obligaron a ponerme en pie.

—”¡Shinichi-sama!” Gritó Myusel, preocupada por mí. Pero, por supuesto, los hombres no le hicieron caso. Me arrastraron como un equipaje hacia donde estaba Alessio, parado dando la espalda hacia el arma mágica.

—“Hey…”

Cuando levanté la vista, estaba rodeado de terroristas.

Fue solo entonces que la sensación de mucho peligro estaba provocando un escalofrío en mi espina dorsal. Parecían listos para cortarme en cualquier momento. A diferencia del arma de Minori-san, las espadas que tenían listas tenían eran perfectas para todos los implicados. El miedo me atravesó sin control.

El subordinado de Alessio deslizó algo en mi dedo. Espera, sabía lo que era eso.

—”Entonces tú eres la mente maestra aquí”.

Fue un anillo mágico. Pude entender lo que decía Alessio. Pero en realidad, podría haber sido más feliz sin saberlo.

—”¡¿Mente maestra?!”

¡Eso sonaba peor que “toda la culpa”! Era como si estuviera detrás de un plan realmente malvado …

—”¿Mente maestra? ¿Yo? ¿Qué yo …?

—”Es un poco tarde para hacerte el tonto”. Alessio levantó una ceja con fastidio. “hemos estado observando. ¡Este detestable edificio es en sí mismo un testimonio de tus crímenes!”

—”¿Eh …?” Fruncí el ceño. Él no tenía sentido.

Por alguna razón, Alessio sonrió. “Usted enseña la palabra escrita sin importar raza o especie. ¡Como si eso no fuera suficiente para ti, lavas el cerebro a nuestros mejores niños para que aprendan la cultura de un país extranjero! ¡Y, sobre todo, te atreves a hacer que los semihumanos a estudien junto a nobles humanos en la misma habitación! Esto no lo podemos perdonar, ¡es es una transgresión sobre el alma de nuestra nación!

—”… ¿Huh?” Me tomó un segundo entenderlo completamente.

—”Considera: ¿Por qué existen las razas y las tribus? Cada raza tiene su propio deber asignado, que los dioses han ordenado. Los elfos poseen magia fuerte; por lo tanto, se hicieron menos fértiles, para que no proliferaran e invadieran la tierra.

Los enanos tienen una fuerza física inmensa, capaces de llevar sus poderosas hachas de batalla a pesar de no ser más grandes que los niños. Los dioses les dieron esta pequeña estatura para que estuvieran en desventaja en la batalla y no pudieran cometer una violencia indebida.

A los humanos, que carecían tanto de magia como de fuerza, se les dio el derecho de gobernar. ¡La nuestra es el mando de las razas semihumanas!” Alessio apretó el puño.

Mierda…

Ni siquiera estaba asustado tanto como frustrado. Nunca pensé que escucharía a alguien hablar de un sistema de discriminación tan obvio y estereotípico entre las razas con mis propios oídos. En realidad … Espera. Supongo que escuchas ese tipo de cosas todo el tiempo en Internet. Pero eso es justo lo que dice la gente en un espacio anónimo donde no tienen que asumir la responsabilidad de sus palabras. La red te mantiene escondido; es por eso que podrían decir cosas así. La mayoría de las personas no se atrevería a salir y proclamarlo en público.

Todo indicaba que devolvió mi anillo porque quería acusarme de ser el destructor de su cultura. Debería haber sabido que no era para tener una plática. Tener a alguien mirándote tontamente mientras dices tu discurso de victoria probablemente te quite la diversión.

Tal vez Alessio podría saber lo que estaba pensando, porque entrecerró los ojos

y alegó,— “¿Por qué me miras así?”

¿Huh? Uh, no hay razón. No hay razón en absoluto.

Eso es probablemente lo que debería haber dicho por mi seguridad. En cambio, mis recuerdos de haber sido atormentado como un otaku decidieron aparecer, y comencé a hablar de más.

—”Ese es un clásico complejo de personas elegidas que tienes allí”, le dije.

Espera, ¿qué estoy diciendo?

—”¡¿Qué?!”

—”Incluso un niño sabe cómo racionalizar. Todo lo que realmente estás diciendo es, ‘Yo soy yo, por lo tanto, soy genial. ¿Verdad? No podrías convertirte en un elfo o en un enano, aunque quisieras, entonces en vez de eso te burlas de ellos. Ni siquiera has pensado en cuánto le debes a esas personas, ¿verdad?”

Soy un hombre, entonces … soy una mujer, entonces … soy japones, entonces … soy extranjero, entonces … soy de donde sea, entonces … fui a tal y tal universidad, entonces …

Estaban en todas partes, personas que querían verse mejor al menospreciar a los que eran diferentes a ellos. Y los otaku eran un objetivo especialmente perfecto. Esa fue una gran razón por la que odiaba a la gente así.

—”Es fácil para un forastero decirlo,” gruñó Alessio. “No sé de dónde vienes, pero … acepto que nuestra prosperidad actual se debe en parte a las otras razas. Pero los humanos han pasado interminables años construyendo la estructura del estado. Ninguna otra raza ha logrado esto. deberían estar agradecidos con nosotros, pero es natural que nos reverencien “.

Pensé en algo que Myusel había dicho hace mucho tiempo. Los demi-humanos no se reproducían tan rápido como los humanos, por lo que carecían de la capacidad de supervisar o mantener grupos grandes y eran vulnerables a hambrunas repentinas o desastres naturales. Por el contrario, los humanos eran numerosos, lo que les permitía almacenar suministros a través de la agricultura y formar grupos para protegerse de enemigos externos. Eso le dio mucha resistencia frente a una posible extinción.

Por esa razón, los demi-humanos podrían vivir vidas más fáciles aliándose con países humanos. Por eso obedecieron y sirvieron a los humanos, en otras palabras, exactamente es como el Imperio Eldant.

—”La historia que nuestros antepasados nos han dejado, ha llevado naturalmente a nuestra prosperidad actual”, dijo Alessio. “¡Y la cultura que tú y los tuyos están trayendo la corrompera! ¡Los extranjeros buscan destruir nuestros valores tradicionales! ¡Malditos invasores!”

Por un instante, incluso yo no pude responder. Minori-san me había advertido sobre esto. Estábamos en una sociedad feudal; ¿Qué pensé que sucedería cuando de repente traté de presentarles la “libertad” y la “igualdad”?

Sin duda, esos eran los valores que estaban en la raíz de la cultura otaku que estaba tratando de introducir. Otra forma de verlo es que la discriminación y los sistemas de clase casi siempre se veían negativamente en el entretenimiento estaba trayendo. ¿Puedes imaginar a un personaje principal diciendo: “¿Mientras las masas tontas nos obedezcan a la clase dominante y trabajen como nosotros lo queremos, todo está bien “?

Tal vez como una broma, pero nunca en serio.

Lo que todo esto significaba era que despertar el interés en la cultura otaku era prácticamente lo mismo que oponerse -de hecho, rebelarse contra- la estructura básica de la sociedad aquí. Si surgiera el de otaku-ismo, si se volviera realmente popular, la gente naturalmente comenzaría a tomar ideas como libertad e igualdad.

Y algunas personas lo verían como un asalto a los valores. Un riesgo moral. De hecho, si se hiciera deliberadamente, incluso podría considerarse un desastre.

—”¡Protegeremos a nuestra nación, y la cultura de nuestros padres, de la influencia maligna de los invasores!” Alessio desenvainó la espada en su cadera. Me congelé con el frío acero en mi cuello. “Antes de que sea demasiado tarde, nosotros, the assembly of patriots, advertiremos al Imperio Eldant de su idiotes”.

No podría decir nada.

—”Para empezar, ¡te tomaremos como un ejemplo y te mataremos!”

“Dominar-! Shinichi-sama! “Myusel lloró desde el otro lado de la pared.

Justo cuando pensaba que mi garganta estaba a punto de ser cortada …

—”¿No pararas?” La voz que salvó mi vida, sonando exasperada y triste, fue la de Petralka. “Esto es ridículo. ¿Has hecho todo esto simplemente para matar a Shinichi? Si es así, has desperdiciado tu esfuerzo. Él es un simple representante”.

Esto pareció sacudir a los hombres mucho más de lo que cualquier cosa hubiera hecho.

—”¿Qué quieres decir?” Dijo Alessio, volviéndose hacia Petralka.

Ella sonrió tristemente y dijo: “Él no es más que un mensajero, enviado por el país de Japón. Como esa mujer. “Señaló a Minori-san. No son ni aristócratas ni nobles en su país. Matarlos no haría daño a Japón. Difícilmente se notaría. Simplemente enviarían a alguien más. De hecho, si algo así sucediera en mi país, haría a los asesinados como héroes trágicos y los utilizaría para levantar a mis sirvientes. ´Estos monstruos inhumanos han matado a aquellos que solo buscaban traernos paz y diversión ´, diría yo. ‘¡Los asesinaron! ¡Esta banda inescrupulosa de autoproclamados patriotas no deberían existir! ”

Los hombres se miraron sorprendidos. Luego, con un ruido de disgusto, Alessio apartó su espada de mi cuello. Me deja ir aventándome fuerte; Caí al suelo y me arrastré hasta Myusel y los demás.

—”¡¿Estás bien, Maestro?! ¡¿Estás herido?! “Myusel parecía como si rompiera en llanto. Sentí que se me escapaba la fuerza, solo agradecía haber escapado con mi vida. Eché un vistazo a los terroristas y los encontré reunidos, susurrando algo. Supongo que estaban hablando de qué hacer a continuación.

Estaba a salvo, por el momento. Ese pensamiento era lo primero en mi mente, pero…

—”¿Estás bien, Shinichi-kun?” Preguntó Minori-san.

No me atreví a mirarla a los ojos. Lo que Alessio y Petralka habían dicho me hizo darme cuenta de algo.

¿Era posible que fuéramos …

—”¿Shinichi-kun? ¿Estás bien?”

—”…Estoy bien.”

Este no era el momento para esa pregunta. Dejé de lado mis dudas por el momento y dije: “Um … ¿Hay alguna posibilidad de que puedas llamar a las fuerzas especiales o algo?”

No estaba seguro de Eldant, pero en Japón teníamos profesionales para hacer frente a situaciones como esta. Minori-san sacudió la cabeza con frustración y dijo: “Hay problemas de jurisdicción”.

Según lo que ella dijo a continuación, el JSDF estaba bien equipado y bien entrenado, pero debido a las leyes o algo, sus manos estaban básicamente atadas; hubo restricciones que les impiden responder a nuestra situación. No ayuda que toda está situación que involucraba a otro mundo no fuera público. De todos modos, incluso si hubieran enviado fuerzas especiales, no habrían llegado a tiempo.

—”Tendremos que hacer algo por nuestra cuenta”, dijo Minori-san. “Shinichi-kun. ¿Podrías meter tu cara en mi pecho?

—”¡¿Huh ?!”

Me encontré dudando de su cordura. ¿Se dio cuenta de la situacion en la que estábamos?, No es que no estuviera muy feliz con su pedido.

—”¡¿Qué quieres decir con esto ?!”

—”¡Si claro! H-Hey … ¡Podrías negarte un poco, sabes! ”

—”Lo siento”, dije. En el mismo momento, me di cuenta de que podía sentir algo duro contra mi mejilla. Era…

—“Hrn…”

—”Donf sob so buried (no pareces tan preocupado)” Dije. Encontré lo que estábamos buscando.

—”¡¿Shinichi ?!” dijo Petralka. “¿Qué crees que estás haciendo? ¿En un momento como este? ”

—”¡¿Maestro?!

Ella y Myusel parecen tener una idea equivocada, pero ahora no era el momento de explicarlo. Con lo que había encontrado todavía en mi boca, bajé la cabeza -¡diablos, ahora iba a parecer que estaba tratando de tocar su trasero así como sus senos!, cuando sentí sus dedos tocándome la mejilla, Abrí mi boca.

—”Gracias”, sonrió.

¿Qué había transferido de mi boca a su mano? Una pluma.

Pero estaba segura de que no escondería ninguna pluma antigua entre sus pechos. El posicionamiento de mi cuerpo evitó que Alessio y sus hombres vieran lo que estaba pasando mientras Minori-san trabajaba el bolígrafo con los dedos, sacando el barril, donde normalmente encontrarías el depósito de tinta, para revelar un cuchillo pequeño, no del todo diez centímetros de largo. ¡Un verdadero cuchillo pluma!

No creí que fuera un equipo estándar en el JSDF. Debe haber sido un poco de propiedad privada.

—”¿Que diablos haces …?”

—”Heh”. Pensé que algo así podría pasar, entonces me pregunté a mí mismo, ‘¿Qué haría Fujiko?’ “.

—”Que pregunta…”

Realmente no esperaría que un otaku joven la tuviera.

Aquí estaba ella, llevando un cuchillo diseñado para no parecer un cuchillo, alguien tenía pasatiempos extraños.

—”Eres tan tonto”, dijo, moviendo el cuchillo entre la cuerda alrededor de mis manos. Ella no estaba tratando de cortarlos, solo metió el cuchillo allí, Alessio aún no nos había notado.

—”¿Que se supone que significa eso?”

Petralka y Myusel estaban mirando con los ojos abiertos, pero por supuesto que sabían que no podían decir nada que pudiera atraer la atención de Alessio.

—”¿Qué estás planeando?” Susurró Petralka. “Cortar la cuerda no logrará nada”.

—”Sí, solo eso”.

Estábamos desarmados. Tenían espadas, sin mencionar una bomba.

¿Y yo? Yo era un joven de clase media, No es para presumir, pero carecía totalmente de cualquier cosa que se pareciera a las habilidades de lucha, y no tenía ningún poder especial conveniente que pudiera activar en una situación como esta. Claro, Minori-san era JSDF, pero pensé que incluso ella no podría enfrentar a nueve tipos sola. Si tuviéramos algo, cualquier cosa, eso podría servir como arma.

—”Espera, lo tengo”, le dije. “Hay una manera en que podemos luchar”.

Petralka me miró desconcertada. —”¿Qué es eso?”

Miré por la ventana. En la distancia, la oscuridad de la noche se rompió por las luces, bolas de fuego se reflejaban en los soldados vestidos con armadura corporal. Ni siquiera tuve que mirar el emblema en las banderas que sostenían, sabía que era el ejército Eldant.

Ya tenían el edificio de la escuela rodeado. Pero estaban manteniendo la distancia, observando la situación, sin ningún signo de hacer algo más. Realmente no podía culparlos: con la emperatriz aquí, no podían permitirse hacer nada demasiado drástico.

En cuanto a nuestra situación, las cosas estaban un poco más tranquilas por el momento. Al principio, los terroristas habían saltado con cada pequeño sonido, pero mientras más tiempo pasaba y más se calmaban las cosas, más se relajaban. Pasaron menos tiempo mirándonos ahora, y algunos incluso habían enfundado sus espadas. Había leído en algún lugar que los humanos no pueden permanecer en un estado de alerta durante mucho tiempo. Nuestros cuerpos están construidos de esa manera, incluso neuroquímicamente.

—”Me pregunto cuánto tiempo planean mantener esto así”.

Fue un simple comentario, y realmente no había estado buscando una respuesta, pero Petralka me susurró algo. “comúnmente, los secuestradores envían un mensajero al amanecer”, dijo. “Pero también con frecuencia matan a uno de los rehenes para mostrar lo serios que son”.

—“¡R-rayos!…”

En otras palabras, teníamos que hacer algo antes de que saliera el sol. Probablemente aún no era la medianoche, así que tuvimos algo de tiempo, pero no pudimos darnos el lujo de perderlo.

—”U-Um …!” Myusel habló a de mala gana.

—”¿Qué es eso?” Gruñó el guardia.

La doncella estaba de un rojo brillante y miraba al suelo. “P-Por favor… déjame ir a usar… las instalaciones…”

Como era de esperar, ninguno de nosotros había usado el baño desde que comenzó toda esta experiencia. Era comprensible que algunas personas estuvieran llegando a su límite. Varios de los otros estudiantes también miraron con esperanza a nuestros captores.

—”No”, dijo el hombre. “Puedes ir justo aquí. Es todo lo que un maldito semielfo merece”.

—”Por favor…” dijo ella. “¡Por el amor de Dios!”

—”¡Cierra la boca!”, Respondió el hombre. “No es asunto mío”. Luego le dio la espalda a Myusel, ignorándola deliberadamente.

—”Bueno… ¿y a mí?”

Todas las miradas en la habitación se volvieron hacia mí. El hombre volteó nuevamente y escupió, “¿No estabas escuchando? ¡Hazlo aquí mismo! ”

—”Bueno, dijiste, Es todo lo que un maldito semielfo merece”, le recordé. “Pero soy humano”.

—“Jodete. No me importa si lo eres…”

—”Asquerosos mestizos, a un lado”, dijo Petralka, “¿realmente vas a tratar incluso a Shinichi, un humano de esa forma? Parece que esta ‘sociedad de clase tradicional’ tuya es un lugar terriblemente selectivo”.

El hombre se puso rojo, pero no pudo contestar.

“Independientemente de la posicion”, prosiguió Petralka, “según tu propia lógica, cualquier ser humano es más respetado que un elfo, ¿no es así? Si dices que simplemente debería sentarse aquí y hacerse como ganado en un campo, justo enfrente de todas estas personas, bueno, se puede sugerir que los hombres no tienen miedo de doblegar sus propias reglas”.

No había nadie que pudiera superar a la emperatriz loli cuando se trataba de regañar a la gente con sarcasmo, su aspecto infantil sin duda hizo que sus palabras molestaran aún más. Supongo que hay algunos tipos “M” en el mundo que disfrutan ese tipo de cosas, pero estos terroristas no estaban entre ellos. Probablemente.

—”Hrgh …” La cara del hombre se torció en frustración.

—”Solo llévalo”. Una voz llegó desde la entrada. Fue Alessio. Él nos estaba mirando a mí y a mis amigos. “Es obvio que no se callarán de otra manera, y es deprimente que alguien se haga en la presencia de uno, de todos modos”. Hizo un gesto con la barbilla, y el guardia se levantó abatido. Él se acercó a mí y me tomó bruscamente del brazo.

—”Si intentas algo gracioso, te mataré “.

Yo estaba mareado; él me manejó tan como una maleta.

Me arrastró lejos de la pared. Justo cuando llegamos a la puerta del aula, me detuve.

—”¿Qué estás haciendo?”, Exigió el hombre. “Date prisa y-”

Ese fue mi momento.

~~~~~~~~~~~~~!!

La tranquilidad en la sala se hizo añicos con la música y el canto que de repente surgió de mi bolsillo. Mi teléfono inteligente, que había alcanzado el volumen máximo, estaba reproduciendo su tono de llamada: la canción principal de Rental ☆ Madoka.

Alessio parecía tan estupefacto como el resto de su grupo.

Mientras Myusel había estado distrayendo al guardia, había puesto el temporizador en mi teléfono. Incluso personas de mi mundo, acostumbradas a la tecnología moderna, se sorprenderían si un teléfono celular se disparara repentinamente en una biblioteca silenciosa. Así que puedes adivinar cuánto sorprendió a estos patriotas, que no sabían nada de esas cosas.

—”¡¿Qué demonios es eso?!”

—”¡El cuerpo de este tipo está haciendo una especie de música extraña!”

El guardia me soltó tan rápido como si se hubiera dado cuenta de que estaba sosteniendo una serpiente venenosa. Totalmente asustado. Perfecto.

—”No se muevan”, les dije, poniendo mi expresión más amenazadora. Esto fue. No era muy buen actor, pero era ahora o nunca. “Ya he terminado de cantar mi hechizo”, le dije. “Puedo despedazarte cuando me apetezca”.

Piensa en las letras de esa canción: estas personas nunca habían oído hablar de rock o pop y no podían distinguir el japonés del inglés; si dijera que este fue el hechizo de un hechizo, ¿quiénes serían ellos para negarlo? Y yo era un forastero, sabían que tenía algunos objetos especiales que no se podían encontrar en este mundo.

—”¡No! ¡Está mintiendo! “Alessio estaba mirando el cristal en su cinturón. “¡Aquí no hay poder mágico!”

—”No lo olvides, no soy de este mundo”, le dije, tratando de sonar lo más burlona posible. “¿De verdad crees que mi magia puede ser detectada por tus pequeños juguetes? ¿Alguna vez se detectó magia cuando usé cualquiera de las cosas que traje aquí? ”

Los terroristas fueron claramente sacudidos. Hasta ahora, todo estaba yendo según el plan.

Hasta que Alessio gritó:— “¡M-Mátalo! ¡Tenemos a la emperatriz aquí! ¡No puede estar usando un ataque de área de efecto!

Bueno, dispara. Él era más astuto de lo que pensaba.

Al ver a los hombres sacar sus espadas, sentí un escalofrío recorrer mi cuerpo.

¡Mierda, mierda, mierda! ¡No miren de esa manera!

En ese instante, hubo una suave exhalación de aliento, y Minori-san se estaba moviendo. Ella ya había aflojado sus ataduras, o más bien, había cortado la cuerda lo suficiente como para poder romperlas fácilmente en cualquier momento. Se levantó y extendió la mano para agarrar al guardia más cercano por el brazo. Él estaba asombrado. Y un segundo después, lo golpearon en la cara lo suficientemente fuerte como para dejarlo fuera de sí mismo.

Las artes de combate que utilizó la JSDF eran fundamentalmente diferentes de las artes marciales japonesas tradicionales, o eso es lo que había leído en alguna parte. No se trataba de disciplina espiritual, sino de lo que realmente funcionaría en una pelea. No hubo fases discretas: tomar una postura, moverse, golpear. Era solo un movimiento, y luego todo había terminado.

Al mismo tiempo que arrastraba al guardia hacia ella, Minori-san le había enterrado el codo en la cara. Él ya estaba desequilibrado, y ella golpeó duro. El movimiento no tardó mucho, la defensa era casi imposible, y era mucho más poderosa que un simple golpe de codo, y recordé haber oído que el punto justo debajo de la nariz es un punto de presión vital.

El guardia quedó instantáneamente inconsciente. Los patriotas, incapaces de comprender lo sucedido, se quedaron mirando estúpidamente. Minori-san aprovechó la oportunidad de agarrar la espada del guardia caído; al mismo tiempo, ella hizo girar el cuerpo del hombre con su brazo izquierdo, usándolo como escudo.

—”¡Grr-mata a esa mujer!” Alessio recuperó su conciencia primero y puso a sus hombres contra nosotros. Pero ellos todavía dudaron. Sí: fue porque yo estaba allí. Pensaron que, si me atacaban con sus espaldas, podría golpearlos con magia.

Qué malentendido ridículo de su parte. Por supuesto que no podría usar magia.

Había alguien más en esta sala por la que deberían haber estado mucho más preocupados.

—”¡Alessio!” Gritó uno de los hombres, señalando a la cadera del líder. Finalmente notaron que el cristal de detección de magia estaba brillando. “A-Alguien está usando magia! ”

No sabían cuándo podría lanzar un hechizo sobre ellos, y Minori-san estaba parada allí con una espada en su mano, claramente lista para usarla. Por eso les había tomado tanto tiempo darse cuenta de lo que le estaba pasando el cristal.

—”¡Es esa mujer!”. Uno de ellos señaló a Myusel.

Bingo. Ella había estado mirando al suelo, como si fuera a desmayarse, pero en realidad había estado cantando un hechizo. De hecho, teníamos un plan de dos pasos: distraería a los guardias con el truco de mi teléfono, y Minori-san usaría como oportunidad para su ataque. Pero incluso ella solo los estaba distrayendo de lo que Myusel estaba haciendo.

Los hombres se voltearon hacia la doncella, pero ya era demasiado tarde.

—“¡Tifu Murottsu!” ella grito. “Storm Fist!”

Tan pronto como completó su hechizo, un poder intenso golpeó a los hombres. Una bola de fuerza invisible se estrelló contra los terroristas. No sabía exactamente qué hechizo usó Myusel, pero obviamente fue algo que golpeó a tus oponentes con una onda de choque. Dos de los hombres simplemente volaron hacia atrás, golpeando la pared. Por un instante se quedaron allí colgados, antes de deslizarse al suelo. El blanco de sus ojos se veía, pero aún se movían, lo que sugeria que no estaban muertos.

—”¡Maldición!”, Exclamó uno de los terroristas.

—”No te muevas”, gruñó otro de los hombres asustados, agarrando al chico noble más cercano. “O yo-”

Pero su mano nunca alcanzó al niño, porque Minori-san la cortó.

—”¡¿Hrrgh ?!”

Una gran cantidad de sangre comenzó a salir desde el lugar de corte. El hombre tropezó hacia atrás, y Minori-san aprovechó para derribar a otro enemigo. Cuatro de los hombres, en otras palabras, un tercio de la fuerza de los terroristas, habían quedado incapacitados. Pero entonces…

—“Quémalos, carbonízalos, mediante el fuego destrúyelos”

Uno de los tipos que estaba junto a la pared había colocado sus manos cerca de su estómago como si estuviera sosteniendo una pelota, y estaba cantando algo. Una esfera comenzó a flotar fuera de sus manos, ignorando por completo las leyes de la física, era un globo de luz roja. Puede que no supiera lo de la magia, pero incluso podía ver una bola de fuego cuando veía una.

Esto fue malo. Parecía que su conjuro había terminado. Pero justo cuando estaba empezando a preocuparme realmente

—”idiota”.

Las palabras vinieron de Petralka. Sorprendentemente, se quedó quieta y se enfrentó al tipo que parecía estar a punto de lanzar un ataque mágico en cualquier momento. El hombre obviamente estaba sorprendido, pero apenas podía interrumpir su hechizo ahora, y con la pared detrás de él no podía retroceder más.

—“Imalfu Muurubu! Bloom of Flame!” él gritó. Voló directamente hacia Petralka, y, luego…

—”¡Haagh!”

Un instante después, rechazo el ataque, como si alguien hubiera atrapado una granada de mano y la hubiera tirado. Debo haber tenido razón sobre la cosa de la bola de fuego, porque tanto el hechicero como el terrorista a su lado estallaron en llamas. Gritando, rodaron por el piso, tratando desesperadamente de apagar el fuego. Unos segundos más tarde, desapareció, pero ya estaban fuera de la lucha.

—”¡Así que ella tiene protección mágica, un amuleto!” Gruñó Alessio.

—”Una emperatriz tiene muchos enemigos”, dijo Petralka, casi en un susurro. “Amenazas internas y externas. El asesinato es casi un riesgo laboral. Tiene sentido que tomemos medidas para protegerme “.

—”Pero estaba seguro de que no tenías artefactos mágicos …”

—”Obviamente, si llevamos nuestro equipo mágico abiertamente, sería confiscado. Así que siempre mantenemos nuestra protección cerca de nuestro cuerpo, de hecho, nuestro propio cuerpo es en sí mismo un objeto mágico “.

Alessio se sorprendió. Pero, de nuevo, yo también. Lo que hizo Petralka, no era algo que habíamos discutido como parte de nuestro plan. ¿Y qué era eso de que su cuerpo fuera un objeto mágico?

—”Los dispositivos de detección mágica solo captan objetos mágicos separados de los cuerpos humanos, ¿no es así?”, Dijo Petralka. “De lo contrario, reaccionarían al maná inherente de las personas y serían inútiles como detectores”.

Lo más probable es que hubiera algún tipo de hechizo o conjuro grabado en el cuerpo de Petralka, como en forma de tatuaje. Sus caballeros podrían defenderla contra alguien que la atacó con una espada o algo así, pero si el ataque fuera mágico, especialmente si era una emboscada de mediano o largo alcance, no podrían hacer nada al respecto.Así que la emperatriz se aseguró de tener una contra-magia que le permitiera desviar tales ataques.

—”Ahora, hazlo”. Petralka miró a Minori-san, que había vencido a otros dos terroristas mientras tanto. Luego miró fijamente a Alessio y le dijo. “Parece que eres el último”.

—”¡Detente ahí!” Por alguna razón, Alessio parecía triunfante.

Incluso mientras hablaba, podíamos oír un sonido sordo como el de objetos metálicos que rozaban juntos.

—“The Consuming Flame…!”

Alessio estaba parado al lado del arma mágica. Estaba sosteniendo algo que parecía una tarjeta de metal, que insertó en una ranura pequeña. Evidentemente, era una especie de llave para armar la bomba.

“Ahora solo necesito un encantamiento simple para hacer estallar a mi pequeño amigo. Créanme, no tendrán tiempo para ningún hechizo. acérquense un paso más y lo activare. Si no quieren ser aniquilados, hagan lo que yo digo “.

Me di cuenta de que Alessio no atacaba como sus lacayos. Debe haber sido así para poder sacar esta estrategia. Y estaba funcionando para él; ninguno de nosotros se estaba moviendo. Sospeché que incluso la magia defensiva de Petralka no podría resistir un ataque de esa magnitud.

—”¡Ja! … ¡Jaja!” Mirando alrededor de la habitación, Alessio comenzó a reír como loco como solo las personas acorraladas pueden. Un instante después, sin embargo, su expresión se endureció. “Oye, ¿a dónde se fue ese mocoso forastero?”

Supongo que finalmente lo había notado. El notó que no estaba allí. Bueno, no estaba muy lejos. Solo una pared separaba su habitación de donde yo estaba en el pasillo.

—”Ahh, ¿a quién le importa? Mientras tenga a la emperatriz, puedo obligarlos a negociar “.

—”No, realmente no lo creo”, le dije mientras caminaba de regreso a la habitación, después de haber encontrado lo que estaba buscando.

—”¡¿Tú ?!” Alessio me miró con los ojos muy abiertos. Es natural que puedas dudar de la sensatez de un ex rehén caminando de regreso a su captor. Obviamente, yo no era un joven valiente, no era un héroe de estilo manga. No tenía ningún poder de sacudir la tierra. Diablos, apenas podía pasar la clase de gimnasia. Pero lo hice …

—”Oye, ¿qué …?” Alessio me miraba fijamente.

—”Oh, esto?” Mantuve el objeto en mi mano hasta el nivel de la cintura.

Era un cilindro de metal rojo cubierto con una palanca de plástico negro. Un tubo serpenteó desde la parte superior, terminando en una boquilla que parecía una especie de trompeta.

—”Lo llamamos un extintor de incendios”, le dije.

Mencioné que hice que el JSDF pusiera extintores aquí y allá alrededor de la escuela, ¿verdad? Pero a este le faltaba algo, el seguro.

—”¿Eh …?” Alessio dijo tontamente. Apunté la boquilla a su cara y tiré de la palanca tan fuerte como pude. En el siguiente momento, el cilindro presurizado con un rango superior de siete metros expulsó directamente humo de color rojizo.

Como cualquier persona que alguna vez haya usado uno, estos extintores de mano son tan poderosos que parece que están tratando de apagar cada llama, en lugar de simplemente detener el fuego con su composición química. Sería bastante malo estar en enfrente del chorro, tengo que imaginarme que estar de pie directamente frente del chorro seria doloroso.

Alessio lanzó un pequeño grito, como si tuviera miedo, y se llevó las dos manos a la cara como si lo estuvieran rociando con veneno. Él saltó hacia atrás, lejos del arma mágica.

—“Expl—hrgghff!”

Naturalmente, no estaba en condiciones de cantar un hechizo mágico. El contenido del extintor había llegado a todas partes, la fina neblina blanca hacía que pareciera que alguien había derramado leche por toda la habitación. No podías respirar sin obtener una bocanada de productos químicos del extintor; todos en la habitación, incluido Alessio, comenzaron a toser.

Los extintores de incendios en realidad pueden ser bastante peligrosos: si los usa en un espacio cerrado donde los productos químicos no tienen adónde ir, es posible que se sofoquen. Pero, bueno, esto fue una emergencia.

Alessio, que había tomado el spray en la cara, se veía horrible; estaba tocando su garganta y jadeando. Al menos eso podría evitar que entonará cualquier hechizo por un minuto.

Lancé a un lado el extintor de incendios vacío y corrí hacia el arma mágica. Busqué a tientas en la superficie del arma hasta que encontré la llave y la saqué lo más rápido que pude, luego dejé escapar un suspiro de alivio, o intenté, pero terminé tosiendo violentamente.

¡Uf! ¡Totalmente no es bueno!

Para que conste, el motivo por el que utilicé un extintor fue porque estábamos lidiando con Imarufe Bisurupeguze, the Consuming Flame. No tenía idea de si un extintor funcionaría contra el artefacto mágico, pero si la idea era que los espíritus de fuego liberaran su poder, entonces, pensé que había una buena posibilidad de que el extintor pudiera reducir el efecto. Afortunadamente, al final el arma mágica no se activó.

—”¡Por aquí, todos!” Minori-san corrió hacia la ventana y la abrió. La habitación en la que estábamos estaba en el primer piso, por lo que podíamos escapar fácilmente por la ventana. Minori-san aún no había recuperado su anillo mágico, así que, en teoría, sus palabras deberían haber sido incomprensibles para la gente de Eldant en la habitación, pero dadas las circunstancias, nadie tenía que entender su idioma para saber lo que estaba diciendo. Uno por uno, los rehenes salieron.

Se podría decir que, como habíamos eliminado a todos los terroristas, estábamos a salvo … Pero, de nuevo, no los habíamos asesinado, para que pudieran venir en cualquier momento. Fue prioridad sacar a los rehenes de allí lo más rápido posible.

Cuando la ventana abierta dejaba entrar aire fresco a la habitación, gradualmente se volvió más fácil de ver. Y lo que vimos fue a Alessio de pie no muy lejos de nosotros. Él solo estaba mirando al espacio.

Pude ver hacia donde. Él y sus compatriotas habían preparado todo su equipo, y se prepararon mentalmente. Estoy seguro de que nunca esperaron tenerlo todo explotado en la cara (en sentido figurado). Y no fue el ejército imperial sino un rehén quien lo hizo.

Alessio se limpió los químicos del extinguidor de la cara con la manga. Su expresión era de pura desesperación. La mayoría de sus rehenes habían desaparecido, solo unos pocos de nosotros estábamos en la habitación con él. Su captura más importante, Petralka, estaba en ese momento saliendo por la ventana, ayudada por Minori-san, que había salido delante de ella. Parecía que finalmente todo estaba bien. Dejé escapar un suspiro de alivio.

Pero la realidad no es como el anime o el manga. Resulta que los terroristas reales son mucho peores que los de ficción.

—”¡Hrgh!”. Alessio agarró su espada del suelo y gritó con voz ronca: “¿Creíste que dejaría que terminara así?”

Lanzó la espada tan fuerte como pudo. La desesperación y la locura deben haberle dado una fuerza sobrehumana, porque la hoja de cincuenta centímetros volaba recta como una flecha directo a la espalda de Petralka.

El hechizo que protegía su cuerpo era solo una protección contra la magia. Un arma afilada podría lastimarla como cualquier otra persona. Se suponía que era su guardia real la que la protegía de las amenazas físicas.

El sonido de la espada clavándose en la carne parecía increíblemente fuerte. Me congelé con la mano extendida. No estaba lo suficientemente cerca ni era lo suficientemente rápido como para hacer algo sobre el ataque. La espada cortó fácilmente la tela, enterrándose profundamente en el cuerpo de la víctima.

Es decir, en el cuerpo de Myusel.

Petralka se dio la vuelta con asombro. Puede que no haya visto el momento del impacto, pero cuando vio a Myusel de pie detrás de ella con los brazos abiertos, una espada atrapada en su cuerpo, seguramente entendió lo que había sucedido.

—”Urgh …”

Las bellas facciones de Myusel se contorsionaron por el dolor, y cayó de rodillas.

—“Myusel!”

¿Quién la llamó? ¿Fui yo o Petralka?

Casi en el mismo instante, hubo un rugido, y luego Alessio se desplomó hacia delante. No sabía cuándo Minori-san había recuperado su 9 mm, pero acababa de disparar desde su lugar al otro lado de la ventana.

—”¡Myusel!” Me apresuré a su lado. Estaba tirada en el suelo, con la respiración tensa. A su lado, Petralka miraba inexpresivamente al semielfo.

Me arrodillé junto a Myusel. El arma le había perforado el abdomen y el delantal de maid blanco se había puesto rojo de sangre. La espada no estaba del todo en el medio del estómago, pero aún era posible que hubiera dañado algunos órganos internos. Traté desesperadamente de utilizar el mínimo de conocimiento que había obtenido al leer manga y novelas. Las heridas internas son muy malas noticias. No eran como heridas superficiales, donde las cosas probablemente estarían bien si pudieras detener el sangrado. Pueden requerir cirugía.

Quería sacar la espada de inmediato, pero pensé que recordaba haber oído que si no lo hacía con cuidado, podría empeorar la hemorragia, era mejor dejar la espada donde estaba. Arrrrgh! ¡Maldición! Estoy tan asustado, ¡no puedo pensar bien!

—”Por qué…? ¿Por qué …? “Petralka estaba murmurando sin comprender. “Después de que nosotros…”

Su voz estaba quebrada, y tan silenciosa que apenas podía escucharla. Pero sospechaba lo que ella estaba diciendo. Justo antes de nuestra terrible experiencia, Petralka había despedido de manera muy repentina e injusta a Myusel de su trabajo, ella había sugerido que el semielfo encontrara trabajo en un burdel. Después de todo eso, ¿qué motivo tuvo Myusel para proteger a la emperatriz?

—”No … ¿No es así …?” Myusel estaba tratando de hablar con sus labios temblorosos y pálidos. “¿No me veo … genial …?”

—“¿Huh?”

—”Al igual que en … uno de los manga del maestro… Yo quería ser … como ellos …”

Me di cuenta de que había habido una escena parecida a esta en el primer manga que les había leído a las dos. Myusel todavía lo recordaba, como crei  Petralka también.

—”¿Eres … eres una idiota ?!” gritó Petralka. “¿Qué quieres decir, como ellos?! ¿genial? ¡¿De qué estás hablando?!”

Petralka extendió la mano y agarró a Myusel con ambas, sin hacer caso del hecho de que ella se cubriría de sangre. Sacudió a la doncella repetidas veces, como un niño malcriado tratando de despertar a su hermana mayor que duerme demasiado.

—”¿Es por eso que hiciste algo así? ¡Oh! ¡Oh, no! “Ella dejó de sacudir a Myusel y comenzó a gritar. “¡sangre, sangre! ¡Alguien! ¡Alguien, rápido! ”

En ese momento, casi como si hubieran estado esperando su llamado (aunque estoy seguro de que no lo habían hecho), escuchamos el ruido de varios juegos de pisadas. Un grupo de caballeros y soldados irrumpieron en la habitación, todos exclamando: —”¡Su Majestad!”

—”Su Majestad, ¿Usted está …”

Petralka lo interrumpió. “¡Lleva a esta mujer a un doctor, rápido! No, espera, trae un doctor aquí, ¡tan rápido como puedas!

—”¿Su Majestad? Esa chica es solo una …

—”Haz lo que digo! ¡Este es una orden de tu emperatriz!”

La ira en su voz hizo que varios caballeros saltaran de sorpresa y luego salieran corriendo de la habitación. Petralka se volvió hacia Myusel y susurró:

—”No te mueras …”

Pero no hubo respuesta de la doncella.

—”No mueras, te lo prohíbo”. ¿me oyes, Myusel? ¡Este es una orden imperial!

La emperatriz comenzó a llorar como una niña. Los caballeros y soldados restantes se quedaron parados, obviamente incómodos y completamente despistados sobre qué hacer. Petralka se quedó con la inmóvil Myusel, susurrando las mismas palabras una y otra vez, una orden y una súplica: —”No mueras”. No mueras “.

Nuestros pasos resonaron ruidosamente en el pasillo de piedra. En algún lugar a lo lejos, un pájaro estaba cantando. Era una mañana hermosa y clara, o al menos parecía una.

Caminé en silencio a través del castillo de Eldant. Minori-san estaba a unos pasos de distancia. Teniendo en cuenta lo que acababa de pasar, llevaba no solo su pistola de 9 mm habitual, sino también un maletín. Parecía una pieza de equipaje normal, pero en el interior era una ametralladora de 9 mm, pequeño, en otras palabras. El maletín también podría funcionar como un escudo. Era un equipo especial para proteger personas VIP. Aparentemente ella lo había requisado con urgencia.

Habían pasado varios días desde el incidente con la “assembly of patriots.”. Todos los perpetradores habían sido detenidos, pero eso apenas significaba que el problema había desaparecido. El impacto de sus acciones todavía se puede sentir. Solo para dar un ejemplo personal, sin Myusel, las tareas domésticas estaban a punto de abrumarnos. Minori-san estaba haciendo todo lo posible para mantenerse al día con al menos la cocina y la ropa (dijo que el JSDF era excelente para hacer un montón de comida en poco tiempo, lo que tenían que hacer durante los esfuerzos de socorro y similares), pero sin Myusel, era como si la mayor parte de la luz de nuestra casa se hubiera apagado.

En silencio, llegamos a nuestro destino. Era una puerta grande y de aspecto pesado. A cada lado había un caballero cuya armadura tenía la cresta de la guardia real. Se veían muy intimidantes. Este fue otro efecto de los eventos recientes. Antes de esto, el guardia valora la formalidad y la ceremonia, pero ahora estaban en armadura completa, como si estuvieran listos para salir al campo de batalla. Supuse que también había un mago cerca. Escuché que el cautiverio de la emperatriz, por breve que fuera, había provocado que las cabezas rodaran entre los superiores de los guardias …

Aparté mi inseguridad y llamé a la puerta.

—”Petralka? Erm, quiero decir, Su Majestad? Soy yo. ¿Puedo … puedo entrar?

Hubo un golpe antes de que una voz al otro lado de la puerta dijera: “Entra”.

Con el permiso de la emperatriz, lentamente abrí la puerta.

La habitación era la imagen de la opulencia. El techo formaba un elegante arco; se podía ver madera aquí y allá. Una gran ventana deja entrar la luz del sol, o se puede salir al patio para disfrutar el día. Una alfombra cubría el amplio espacio del piso.

En el medio de la habitación se encontraba una gran cama con dosel, por supuesto. Estaba cubierto con sábanas rojas de la mejor calidad.

—”Llegas tarde, Shinichi”.

Petralka se sentó en una silla frente a la chimenea. Su cabello plateado reflejaba la luz del sol, como si fuera un adorno de lujo. Era tan adorable como siempre, pero era difícil para mí tocarlo, pero desde el ataque, pensé que su expresión parecía un poco más adulta. No era que ella fuera menos expresiva; en todo caso, fue todo lo contrario. Pensé que ella expresaba más cosas de forma más natural. Tal vez ella se había estado conteniendo antes.

—”Cuando te llamemos, deberías venir con más urgencia. Tu té se está enfriando”.

—”Lo siento”, dije con una sonrisa. Me senté en el asiento al lado de ella.

—”Pero Su Majestad … la casa de Shinichi-sama está un poco lejos …” La chica que tan amablemente habló en mi nombre llevaba ropa de dormir blanca y se sentó en la cama cercana.

—”¿Estás bien para sentarte ya?”, Le pregunté.

—”Sí, señor”, respondió Myusel con una sonrisa. “Y todo es gracias a Su Majestad”. Su sonrisa se amplió; era tan hermoso que habría avergonzado a cualquier flor.

Entonces, como habrás adivinado, Myusel no murió. Por órdenes de Petralka, la llevaron al hospital imperial dentro del castillo, donde la magia (por supuesto) y todas las medicinas disponibles tuvieron buen efecto. No se ahorraron gastos, y los médicos más famosos la trataron. Normalmente, el hospital imperial solo se usaba cuando los miembros de la familia imperial estaban gravemente heridos; un plebeyo como Myusel normalmente nunca hubiera puesto un pie adentro. Pero, de nuevo, Petralka era la emperatriz, y esto era lo que ella quería.

La intervención de Petralka salvó la vida de Myusel. Hasta que no estuviera completamente recuperada, sin embargo, Myusel tendría que quedarse aquí en el hospital. Incluso la hermosa habitación en la que estábamos era en realidad una habitación de hospital. Estaba seguro de que se veía tan bien porque se suponía que era para uso noble. La elegancia probablemente no hizo que el lugar fuera más sanitario, pero la gente quiere lo que quiere.

—”Eras muy impresionante, Su Majestad”, le dije. “‘Si alguien deja morir a esta chica, los trataré como rebeldes contra el estado, ¡y los ejecutaré!’ ¡Ja! ¡Esos doctores se pusieron blancos como las sábanas! ”

—”yo- yo solo estaba” Petralka se puso roja brillante, nerviosa. Muy lindo. “S-sabes esos doctores. Solo trabajan con nobles, y todas las personas mayores en eso Teníamos miedo de que estuvieran … no acostumbrados a trabajar con una mujer joven. ¡Simplemente les recordamos que cumplan con su deber!

—”Por supuesto, “dije con una sonrisa y un asentimiento.

Petralka solo se puso más roja. “¡D-De todos modos, no podíamos dejar que la Emperatriz Eldant se salvara por la muerte de una maid! ¡Nuestros ministros nunca nos volverían a escuchar!

—”Bien.”

Petralka prácticamente se encogió de vergüenza en este momento. Si hubiéramos estado de pie, estaba seguro de que habría dado un buen pisotón al suelo. Hablo sobre su estereotipo de tsundere.

—”Pero escucha, Petralka, quiero que Myusel vuelva a mi mansión lo antes posible …” A decir verdad, lo que realmente quería, por supuesto, era que se tomara su tiempo y descansara. Pero tenía una razón para decirlo. Fue una estrategia. “¡Sin ella, la ropa se estará acumulando!”

—”Lo siento mucho, Maestro. Trataré de mejorar lo más rápido que pueda “, dijo Myusel. Pero luego exclamó: “¡Oh …!” Y se detuvo con una mirada incierta en su rostro.

Ahh. Así que aún no habían hablado de eso, probablemente solo se le había ocurrido a Myusel mientras ella estaba hablando. Conociendo a Petralka, probablemente sería difícil para ella retirar algo que ella había dicho, al menos si alguien no le daba un empujoncito.

—”Te dije que nos aseguraríamos de que te enviaran a otro ayudante”, dijo Petralka, frunciendo el ceño. “Fuiste tú quien se negó. Myusel fue apuñalada en el estómago. Esa no es una herida de la que uno se recupera en unos días. ¡estoy sorprendida por tu ignorancia, Shinichi! ”

—”No, lo sé. Me temo que, si alguien más se instala en la casa, tal vez a Myusel le resulte difícil regresar “.

—”No debes preocuparte. Myusel regresara cuando esté completamente sanada “.
—”Tiene mi gratitud por su generosa consideración, Su Majestad”.

—”Hrmph. Es interesante cómo eres respetuoso cuando estás de buen humor. ” Personalmente, me preguntaba si una emperatriz debería resoplar así, pero mantuve la boca cerrada.

Myusel pareció comprender lo que estaba pasando. “Um … ¿Esto significa …” Petralka y yo habíamos mantenido nuestra conversación sobre de que Myusel volvería a ser mi maid. En otras palabras, que su despido sería nulo y sin efecto.

Conocía a Petralka, como emperatriz y como persona. No esperaba que dijera alguna vez: “Lo siento, olvide que alguna vez dije eso”. Pero logré ayudarla a admitir, indirectamente, que podíamos ignorar todo el incidente. Estaba seguro de que eso tranquilizaría la mente de Myusel también.

—”Su Majestad…”

Petralka no respondió, pero cuando Myusel la miró, ella giró su cabeza como si fingiera hacer un puchero.

¡No eres tan difícil de leer como crees que lo eres, chica!

—”G … Gracias …” dijo Myusel con lágrimas en los ojos.

De acuerdo, fue la decisión impulsiva de Petralka que estábamos deshaciendo en primer lugar. Pero incluso así, para la emperatriz actuar, incluso sin reservas, hacia un plebeyo era algo muy especial. Myusel obviamente se conmovió, y Petralka bueno, ella no estaba exactamente abierta acerca de sus sentimientos, pero parecía estar yendo en la dirección correcta.

Parecía que este problema en particular había sido resuelto. las dos hablaron agradablemente después de eso. De hecho, me estaban ignorando; Empecé a obtener un poco de un ambiente yuri confuso de ellos. Pero habíamos evitado un conflicto potencial, y me alegré por eso.

—”Te visitaremos de nuevo”, le prometí, y luego Minori-san y yo salimos en silencio de la habitación.

Vi una cara que reconocí en el otro extremo del largo pasillo: Matoba Jinzaburou, jefe de la Oficina de Promoción del Intercambio de Cultura del Lejano Oriente.

Cuando me vio, dijo:— “Parece que Su Majestad está de buen humor”.

Su cabello cuidadosamente separado, comenzando a mostrar signos de blanco, era el mismo de siempre, al igual que su traje. Parecía tan normal como era posible; prácticamente gritó, ¡soy totalmente inofensivo!

—”Sí, supongo”, murmuré. Matoba-san me miró cuestionablemente por un momento, pero rápidamente regresó a la vaga sonrisa de su burócrata.

—”Ejem. Sobre el tema de los terroristas. Parece que detrás de ellos había una facción anti-imperial dentro del Imperio. Creo que fueron ellos quienes proporcionaron el arma mágica que encontraste “.

No dije nada.

—”¿No te sorprende?” Me miró con curiosidad.

—”Matoba-san”, dije. Había algo que me había estado molestando desde ese día. “¿Soy … un invasor?”

Él se quedó quieto. Mirando un poco hacia el otro lado, pude ver el rostro de Minori-san endurecerse.

Matoba-san sonrió ambiguamente, sin decir nada. No iba a confirmarlo, pero no iba a negarlo. Él tampoco pareció sorprendido por esa pregunta. Parecía que esto era lo que había esperado.

Y ahora que lo pensé, ¿por qué no? Todo el asunto del “intercambio cultural” era solo una fachada. Había todo tipo de razones por las que el gobierno japonés no podía moverse contra Eldant militarmente, por lo que decidieron cambiar la forma de pensar de la gente.

Una invasión cultural fue la última táctica de entrada. La usurpación militar requiere enormes cantidades de dinero, sin mencionar el riesgo para las personas y el equipo. Si tu único objetivo es destruir al otro país, puedes confiar en un bombardeo o incluso en armas nucleares, pero luego tienes que lidiar con la opinión mundial, sin mencionar que terminas en ruinas de una nación conquistada. No vale mucho.

Comparado con eso, la invasión cultural tiene muchas ventajas. Puede afectar a toda la población, no solo a las personas que dirigen el lugar. Si las cosas van bien, incluso podrías terminar asumiendo el control. He escuchado que esta fue una de las razones por las que el cristianismo se extendió ampliamente en la Edad Media. Dejando de lado la pregunta de si los cristianos lo hicieron intencionalmente o no …

Comparado con eso, la invasión cultural tiene muchas ventajas. Puede afectar a toda la población, no solo a las personas que dirigen el lugar. Si las cosas van bien, incluso podrías terminar asumiendo el control. He escuchado que esta fue una de las razones por las que el cristianismo se extendió ampliamente en la Edad Media. Dejando de lado la pregunta de si los cristianos lo hicieron intencionalmente o no …

Para bien o para mal, el Japón de hoy en día no tenía una religión en la que la mayor parte de la gente perteneciera. Incluso las cosas que teníamos eran una variedad de “nuevas religiones”, y se parecían demasiado a un culto como para que la mayoría de las personas estuviera interesada.

Cosas Otaku, entonces. La gente del gobierno japonés miró a su alrededor y vio cómo los jóvenes felizmente arrojaban diez o veinte mil yenes en un día en doujinshi, cómo la gente se pisoteaba para comprar los mejores videojuegos y se daban cuenta de que el otaku-ismo tiene un aspecto religioso. Entonces, ¿por qué no lograr que la gente de este nuevo mundo disfrute del anime y el manga y esas cosas, y asegurarse de que dependieran de Japón para proporcionarlo?

Tenía razón sobre Minori-san: ella era una fujoshi, aunque a veces intentaba fingir lo contrario. Ella era en realidad una otaku. Estaba segura de que no estaba feliz de ver a sus queridos medios siendo cínicamente utilizados para entrar en otro país, pero ella también era miembro de la JSDF, y no podía desafiar al gobierno.

—”Kanou Shinichi-kun,” dijo Matoba-san, sonriendo. “Nuestro trabajo es cuidar el interés nacional de Japón”.

Esa fue una muy buena manera de decirlo. Pero luego continuó:— “La definición de las cosas puede cambiar dependiendo de cómo las mires. Si crees que eres un invasor, entonces lo eres, y si no lo haces, entonces no lo eres. Es mejor no pensar demasiado al respecto. Todo lo que necesitas hacer es encontrar cómo hacer que la cultura otaku sea popular en esta nación. Debería ser un trabajo agradable para ti “.

Habló en voz baja, pero para mí, sonaba como una amenaza.

つづく
(continuara…)