Cuando era pequeña, Siena Ferriere aprendió de sus padres que “aquellos que tengan fe serán salvados”, “es importante ser compasivo” y “encuentra amigos en los que puedas confiar”.

Esas probablemente sean frases convencionales que aparecen en la primera página de un libro de instrucciones de crianza infantil. Aun así, la chica de aquel entonces había prometido mantener esas enseñanzas y vivir en un futuro lleno de esperanzas.

Por eso, incluso cuando era acosada por sus compañeros en la escuela primaria, se secaba las lágrimas en secreto y esperaba constantemente el día en que su fe la ayudara. Y al mismo tiempo, tuvo la sospecha de que Dios o lo que fuera, estaba muy ocupado y que además era un tipo desagradable que era selectivo sobre a quién salvar.

Aun así, sus padres eran muy afectuosos, y especialmente amaba a su inteligente padre con todo su corazón.

El estudio de su padre, lleno de toda una variedad de libros, fue el perfecto patio de recreo para una chica que no tenía amigos. La obediente Siena acató las órdenes de su padre y nunca extendió una mano sobre los libros de apariencia seria en el fondo de la librería. Y sobre todo, sólo leer la serie de novelas de aventuras, con las que estaba obsesionada en aquellos días, hacía que su corazón se llenara lo suficiente. No necesitaba nada más.

Las muchas historias escritas sobre el papel, el aroma de los libros que llenan la habitación, y el agradable sonido de su padre moviendo rápidamente la pluma. En lo que respecta a la Siena de diez años, ese era todo su mundo.

Eventualmente, ella creció un poco y fue capaz de entender el mundo, aunque vagamente. Se dio cuenta de que la razón por la que era acosada cuando estaba en la escuela primaria podría estar relacionada con el pasado de sus padres, sin embargo, ese era un asunto trivial para ella. Porque cuando cumplió los catorce años pudo descubrir un amigo en quien confiar y disfrutar de un día a día ordinario.

Sin embargo, una mala premonición se acercaba a su vida.

De quien sabe dónde, hombres extraños empezaron a entrar y salir de la casa donde vivía con sus amados padres. La mayoría de los casos, los visitantes iban vestidos con trajes impecables y tenían una actitud humilde hacia sus padres. Y cuando raramente Siena estaba presente, le sonreían como si estuvieran mirando a una adorable mascota.

…. Ciertamente, no puedo confiar en estas personas.

La razón por la que Siena tenía precaución hacia los rostros sonrientes de esos tipos, no se debía al fácilmente cambiante humor de una adolescente. No tenía una base para ello, solo era el miedo que sentía de esos hombres, en parte se podría decir que era mayormente un instinto instalado en el interior de su cerebro. El porqué, era algo que la misma Siena no podía explicar en absoluto.

No sabía qué tipo de charlas tenía su padre con esos hombres. Sin embargo, tiempo después Siena tenía la convicción de que el contenido de las conversaciones estaba relacionado con la historia personal de sus padres o también probablemente con el librero de su padre. Entonces el mayor error que cometieron sus padres fue que no siguieron obedientemente las sugerencias de los hombres.

Siena llegó a esa conclusión un día en el que se ausentó del colegio tras coger un resfriado, por los tiempos en el que la deslumbrante luz del comienzo del verano llenaba el mundo. Ese día, Siena se rindió a la lasitud provocada por el virus y permaneció en la cama de su cuarto ubicado en el segundo piso mirando al techo hasta pasada la tarde.

Sonidos de disparos mandaron a volar su aletargamiento.

El estruendo siguió resonando. Gritos de cólera de su padre. Gritos de su madre. Risas vulgares de hombres.

Siena recuerda vívidamente el horror que sintió en ese momento.

Sin saber lo que estaba pasando abajo, ella estaba temblando, abrazándose las rodillas en la esquina de la habitación.

El ajetreo de abajo concluye con un par de disparos. Se prohibió pensar en qué podía significar ese silencio. Siena estaba bloqueando sus oídos y congelando frenéticamente sus pensamientos. Se había separado del mundo y confinado su mente dentro de una membrana delgada.

Siena se dio cuenta por primera vez de que había sobrevivido cuando, una vez pasada la tormenta, fue tocada en el hombro por un oficial de policía que se apresuró al escuchar los disparos. Tal vez fue la única sobreviviente debido a que los hombres no esperaban que la única hija, que era estudiante de secundaria, estuviera durmiendo en su habitación una mañana entre semana.

La niña se sacudió de la quietud de los adultos que la rodeaban y comenzó a correr hacia la sala de estar donde se suponía que estaban sus padres. Como una muñeca rota, cayó por las escaleras, y avanzó por un pasillo tan largo que le pareció una eternidad.

Esto en realidad es parte de una obra de teatro en la que los vecinos están involucrados y mis padres están en la sala de estar riéndose a carcajadas y tomando café. Cierto, de seguro es así. De lo contrario, la enseñanza de mis padres de que Dios está en cualquier lugar del mundo se convertirá en una mentira.

Dentro de su cabeza los sonidos de disparos, los gritos de los hombres y los gritos de su madre, todo eso de ahora, se había convertido en algo conveniente. Creía que podía negarlo todo, ejecutando la simple acción de abrir la puerta delante de ella, girando el pomo a la derecha hasta la mitad y presionando suavemente.

Es fácil identificar lo que causó que Siena fuera arrastrada a la realidad desde las historias de hadas que solía leer. Porque terminó enterándose de la “respuesta correcta”.

Lo que significaba ese sonido de disparo que perforó en sus oídos, es que lo que una vez fue su padre se había convertido en un bulto de carne rojinegro lleno de agujeros.

Y el verdadero carácter de las risas de los hombres y los gritos de su madre, es que su madre había sido despojada de su ropa y privada de su dignidad humana y ahora no eran más que unos restos sin vida.

Una tragedia tuvo lugar allí. Y una tragedia que no es inusual en este mundo contaminado con la locura. Fue entonces cuando se dio cuenta de todo.

Un hogar sin parientes, quien sabe en qué casa me van a meter. ¿Y si los hombres están detrás de mí? Seguro que están en los alrededores de la escuela, soportando su excitación mientras se lamen los labios.

¿Puedo confiar en la policía? No, la justicia es solo un concepto que aparece en las películas y las novelas ligeras. Con la aparición de las “balas de plata”, todo ha sido modificado.

…. Cierto, en ese caso apuntemos a esa ciudad.

Si la locura está apuntando a mí, debería esconderme en donde haya una locura que la exceda. Si escapó a un lugar arruinado, podría desaparecer en la profunda oscuridad. Es mejor que lo haga rápido. Primero necesito dinero.

Por fortuna Siena tenía un arma, era una chica de catorce años y era hermosa.

No tardó mucho en dejar el orfanato ya que el tener catorce años ciertamente le daba un valor agregado. Al ser reclutada por un burdel en el distrito de Yreda, Siena fue capaz de llegar al mundo de la locura, como lo tenía planeado desde el principio. Cuando cruzaba la “carretera de los accidentes” en un lujoso auto negro, murmuro mientras miraba la superficie del agua blanca y resplandeciente,

Bastardos.

Aun así, la aguja del tiempo da giros. Después del paso de varios años, se convirtió en uno de los “productos predilectos” cuando fue transferida a un burdel manejado por los Philminad. Por sobre todo, era muy obediente en relación al establecimiento, y aún más con la organización. De esa manera, la organización la protegería.

“La ciudad caída”, prácticamente dividida y gobernada por las cinco grandes organizaciones y varias mafias que las siguen, se convirtió en el mayor escudo para garantizar su propia seguridad. Mantuvo su cobardía para sobrevivir.

Así que, realmente no debería haber una razón para que agarrara la mano del conductor sin ningún atractivo. Lo entendía en su cabeza. Y, sin embargo, sus emociones se agitaron, sacudiendo la quietud en la que estaba.

Aunque nunca ha olvidado el infierno tras la cinta amarilla de “no pasar”

Escapa conmigo, de esta ciudad demente.

No te confundas. No es como si me gustaras.

—Te protegeré pase lo que pase.

Idiota, es imposible escapar.

—¡Vamos, rápido!

Fue en ese momento en que se dio cuenta de todas las cosas.

Que su verdadero ser desea esperanza.

Que ha estado esperando impacientemente a que alguien la saqué de este mundo.

Terminó siendo consciente de un hecho tan fatal. Y a pesar de que hace tiempo que debería haber sabido lo que le ocurre a una mujer que pone su fe en algo inexistente,

—… ¿De verdad?

No pudo contener las palabras que se escaparon desde el fondo de su garganta.

Dos modestas camas de madera y una mesa de cristal agrietada con unas cuantas sillas plegables alrededor. No había ni una sola ventana en esta habitación, que estaba sumergida bajo tierra, y las anticuadas luces parpadeaban de forma poco fiable. Este lugar sombrío, demasiado descolorido para una vida cotidiana, era un alojamiento sencillo que naturalmente sólo estaba destinado a dar refugio temporal a fugitivos como nosotros.

Dispuse sobre la mesa los elementos médicos que invoqué y, en la medida de lo que pude, procedí a hacer un tratamiento de emergencia. La información sobre mis lesiones en el hombro y mi tobillo, debieron haber sido difundidas, así que no me es posible ir a donde el médico “ilegal” al que suelo recurrir. Liza está en medio de una salida como centinela y Siena aún sigue inconsciente en la cama, además está haciendo quejidos y sacudiéndose como si estuviera teniendo una pesadilla, dado todo ello, no me queda de otra que vendarme por mi cuenta.

Verifico cada lugar donde me trate. Me había olvidado de ello por la secreción de las drogas intracerebrales en el momento de la batalla, pero como era de suponerse, la herida por la cortada causada por el zombi Daniel duele bastante. La herida no ha sido tan profunda como me había parecido al principio, sin embargo, sea como vayan las cosas, tendré que echarme una pasada por el hospital cuando termine con todo esto. 

Hay otros golpes y cortaduras menores que se pueden pasar por alto. El problema es el pie golpeado por el poste de luz giratorio. Tengo un vendaje bien apretado alrededor del tobillo, pero no hay manera de que pueda estar parejo en una pelea contra esos monstruos mientras llevo una escayola. No estoy muy entusiasta al respecto, pero parece que no me queda de otra que consumir analgésicos ilegales.

Se llama trailset, y al consumirla elimina casi por completo el intenso dolor causado por factores externos durante aproximadamente medio día. La razón por qué un producto tan conveniente es certificado como una droga ilegal es debido a sus fuertes efectos secundarios. Lo que aporta esta droga, no es más que una calma por adelantado, y después de que se pase el efecto, el usuario es asaltado con el doble de dolor.

Sin embargo, si no logro escapar, me mataran, no tengo que pensarlo dos veces. Junto con un trago de agua me trago una píldora de color azul que parece un caramelo. Coloque el vaso sobre la mesa y tome un respiro, incidentalmente, Siena se había acomodado lentamente sobre la cama.

No encontraba las palabras adecuadas para decirle a un rehén que de repente se vio envuelto en una matanza e incluso se desmayó tras golpearse la cabeza, pero para mi sorpresa, fue Siena quien me habló primero.

—Pensé que todos los usuarios de plata se curaban rápidamente de sus heridas, como si estas nunca hubieran existido.

—Ya se empezaron a curar las heridas del otro monstruo. Pero su cabeza sigue igual de jodidamente dañada.

—¿Eres diferente? ¿A pesar de que ambos son monstruos?

Preguntó Siena, sin que reaccionara realmente a mi broma. Desisto de la intención de responder honestamente a su pregunta. Siena es solo rehén, nuestra carta de triunfo, y no es más que la pieza maestra que Ortega quiere obtener. Sacudo la cabeza interiormente, diciéndome que no debo tener la cortesía de molestarme en explicárselo.

—Los villanos también tienen el deber de la confidencialidad. No puedo responder información personal a personas comunes como tú.

—Hmm, ya veo.

Mientras parecía decepcionada, la rehén se levantó de la cama y se acercó en mi dirección. Entonces, tomó la copa que estaba en la mesa y se sentó enfrente mío. Luego de beber de un trago la copa de agua que estaba solo hasta la mitad, comenzó a hablar,

—Entonces, te preguntaré como una cómplice que continúa en la fuga junto a ti. ¿Por qué razón tu recuperación es tan lenta?

—¿Intentas verificar si soy o no un estorbo para la fuga?

Sonreí con ironía, y Siena me devolvió una sonrisa que podía tomarse tanto como una afirmación o como una negación.

—Estuve temblando todo el tiempo durante la persecución de esos horribles zombis. Tal vez fue porque Dani fue asesinado justo ante mis ojos, o tal vez fue porque estaba desesperada sobre mi futuro. Pero luego me desmayé y me he despertado, y justo ahora acabo de darme cuenta.

Continúa asemejándose a mi antigua novia. Especialmente con el gesto de peinar su largo pelo plateado con los dedos. “¿Y eso qué importa?” Me advertí a mí mismo, y preste atención a las palabras de Siena,

—Lo que me asusto son los “usuarios de plata”. Tenía mucho miedo de esos tipos a los que le metieron a la fuerza la locura en sus corazones vacíos y se mataban entre sí mientras reían. Sentí como mi respiración se contenía hacia algo que no era esa persona, algo que se escondía en el fondo de su pecho, y eso me provocaba mucho miedo. He tratado con algunos usuarios de plata en mi trabajo, pero están aún más lejos de la salvación cuando están en medio de un enfrentamiento a muerte entre ellos.

—Que tengamos miedo es tan natural como que el agua se convierta en hielo cuando se congela.

—Pero, eres diferente.

Por un momento mi respiración se cortó. ¿Qué está diciendo esta tipa?

—No siento nada de ti. Alguien a quien se supone le metieron el corazón de un monstruo. ¿De verdad eres un usuario de plata? ¿En serio?

Sus ojos de color jade me miran directamente. No pude resistir responderle con una pregunta.

—¿Por qué lo sientes así?

—No lo entiendo…. Simplemente es así?

Si se trata de un usuario experto hasta cierto grado, se dará cuenta por la forma en la que actúo en medio del combate de que no tengo las habilidades básicas que se supone debería tener un usuario de plata. Y si se trata de alguien que me conoce desde hace tiempo, como Liza y Granov, notara que mi estado mental es diferente al de un usuario de plata.

Sin embargo, Siena no encaja en ninguno de los dos perfiles, es una persona a la que he visto por primera vez y tampoco es un combatiente. Si de alguna manera ha hecho una suposición correcta, no queda de otra que aplaudir la agudeza de su sensibilidad.

Tal vez, por el momento, debería darle cierto grado de confianza. En adelante, es seguro que habrá un desarrollo del que Liza y yo no podamos protegernos.

—En la mayoría de los casos, los usuarios de plata se producen a través de un procedimiento quirúrgico. Se sigue el procedimiento descrito en el “libro de tratamiento médico” que dejo hace mucho tiempo la bruja o lo que fuera. A través de la operación, el sujeto se asimila a nivel físico con la bala de plata, y es capaz de adquirir una vitalidad y habilidades físicas comparables a las de un monstruo, como extra adquieren una degeneración mental.

Siena asintió con la cabeza ante mi explicación. Para los buenos para nada que viven en la ciudad caída, estos fundamentos básicos son más de conocimiento común que las normas de tráfico.

—Entonces, ¿en tu caso el tratamiento no salió bien?

—No, es diferente…. Se puede decir que para comenzar no se siguieron los procedimientos.

Lo dije mientras desaparecía en una niebla las herramientas médicas dispersas sobre la mesa.

—Yo mismo enterré la bala.

—… ¿Tu mismo la enterraste? ¿Una bala de plata?

—Así es. Fue una situación de emergencia, y fue necesario dejar mi humanidad de inmediato. Así que cogí la bala de plata delante mío y la presioné en el agujero de mi pecho izquierdo.

En ese punto, cerré mi boca. Siena tampoco intentó indagar en más detalles. En un entendimiento tácito, cambie de tema.

—Esa técnica marcial, ¿en dónde la aprendiste? ¿Tomas lecciones especiales después del trabajo en el burdel?

Siena se inclinó hacia adelante con las dos manos juntas, y soltó un pequeño suspiro.

—No, autoestudio. Bueno, es porque he tenido muchos enemigos desde hace tiempo. 

—Entonces eras del tipo que era odiada por tus compañeras de clase.

—Podría ser. Los niños son criaturas que les gusta avanzar en línea, ¿no? Ya sea la parte delantera o la trasera la que sobresale, la ven como algo diferente a ellos y la atacan. Así que fue cuando estuve en secundaria cuando pude experimentar algo como llamar a un amigo por primera vez.

—Algo similar me paso a mí. Entonces, empezaste a practicar con el objetivo de golpear a tus compañeros.

—De ninguna manera. Comencé a hacerlo de manera seria cuando empecé a trabajar en esta ciudad. Una vez casi soy asesinada por un cliente, así que empecé a estudiar como autodefensa.

Siena lo dijo de manera casual, pero parece que hay otra razón por la que empezó a estudiar artes marciales.

Según la información que hice que Kai investigara antes de dirigirnos al hotel, hubo un incidente hace unos tres años donde los padres de Siena fueron asesinados por ladrones. Según el informe policial extraído de la base de datos, la chica interrogada deliraba y decía algo como; “Voy a matarlos a todos”.

Estaría fuera de lugar suponer que la chica nunca pensó en vengarse de los ladrones. Al igual que yo tengo un pasado que me gustaría sellar, el corazón de Siena también tiene una habitación cerrada con llave.

—Ah, ahora que lo pienso, aún no me he presentado correctamente. Soy Ralph Granweed. La otra persona es una hija de puta y está mal de la cabeza, pero es mi colega Liza.

—Entonces, yo también, como “cómplice” me presentaré. Aunque supongo que ya debes saberlo, me llamo Siena Ferriere. Por esta vez no me queda de otra que perdonarte por la grosería de llamarme por mi nombre tan casualmente.

Al presentarnos formalmente, acordamos mantener una relación de cooperación entre nosotros. No hay manera de que surja realmente una relación de confianza mutua con esto. Esto es solo una formalidad. Sin embargo, con esto, la relación entre Liza y yo con Siena ya no se trata de simplemente “secuestradores y rehén”.

Recuperó la compostura, y luego invoco algo de comida sólida portátil y me la meto en la boca. Estas provisiones son de las mismas que son parte del equipamiento estándar del ejército imperial — es bien sabido que tienen el paladar destrozado — prácticamente sabe terrible, pero es conveniente ya que es barata y se conserva con facilidad. En una situación como esta, en la que no puedo reponer provisiones, mi capacidad para almacenar un conjunto completo de herramientas médicas, medicamentos y alimentos resulta muy conveniente.

—Aunque hoy es la primera vez que veo a usuarios de plata usar sus habilidades, la tuya en serio es conveniente.

—Seguro, nunca he visto una habilidad más útil que la mía. Sin embargo, eso es solo con respecto a la vida cotidiana.

—Si se usa con inteligencia, puede ser muy beneficiosa, ¿verdad? Por ejemplo, si se consigue un trabajo en una empresa de transporte.

Solo por un instante me imagine tal escena pacífica, pero rápidamente la realidad se paró delante de mí.

—La habilidad se puede usar solo con cosas que compre con mi propio dinero. Además hay condiciones jodidamente estrictas, no se activará en el caso de que se haga una promesa de pago. Tampoco si se pasa por varias cuentas.

—¿No es demasiado tiquismiquis? ¿O, tiene que ver con el demonio de la bala de plata? ¿Por qué eso está chequeando detalladamente las transacciones de este mundo?

Ante tal señalamiento de Siena, un escalofrío pasó por mi espalda. Solo pensaba que es un grano en el culo que venga junto con restricciones problemáticas, pero cuando lo pienso tan profundo, es una historia terrorífica.

¿Por qué el demonio, que se dice vive en la bala de plata, sabe cómo funcionan las transacciones comerciales de nuestro mundo? ¿Por qué puede ver por completo a través de todos nuestros estratagemas? Tengo la abominable idea de ser monitoreado constantemente por algo que está más allá del intelecto humano.

—Ahora que lo pienso, ¿es posible meter y sacar criaturas?

Ya sea para mantener la cordura en una situación crítica o porque le brotó la curiosidad al ser la primera vez que mantiene una conversación normal con un usuario de plata, Siena me hace una rápida sucesión de preguntas. Mientras estaba desconcertado le respondí,

—Al menos no mientras estén vivas. Una vez probé con un ratón que compré en una tienda de mascotas, pero no funcionó. Sin embargo, después de que la rata murió, la invocación funcionó sin problemas.

Lo que significa que es necesario esperar hasta que sea un cadáver. Incluso yo la considero una habilidad de mal gusto.

—Por cierto, no sirve con cadáveres humanos. Había pensado en ahorrarme la molestia de lidiar con un cadáver.

Hee, ¿por qué no pudiste?

—Otra restricción de esta habilidad es que el artículo a invocar realmente debe estar a la venta, se puede decir que se limita a objetos que tiene un precio. Por eso es inútil tratar de usar la habilidad después de matar a alguien. O debería decir, ¿acaso hay alguna persona en el mundo que venga con una etiqueta de precio?

—Ah, entiendo, mi propio precio de venta. cincuenta mil Ells por hora. ¿Qué tal intentar comprarme?

La sonrisa traviesa de Siena se asemejaba a la de mi antigua novia, así que no pude evitar desviar la mirada.

Ha, lo pensaré.

Incómodo me puse de pie, y como si exactamente hubieran estado esperando ese momento, fue golpeada la puerta de la habitación oculta.

—Ralph, tu turno para vigilar. Tengo hambre.

Le tire la comida portátil sobrante a Liza quien abrió la puerta sin siquiera esperar una respuesta. Liza la cogió con la mano izquierda, abrió la bolsa bruscamente y le dio una mordida. Como consideración invoco otra caja.

—Siena, ¿también comes? No tiene buen sabor, pero tampoco sabe tan horrible como para dejarte inconsciente.

—… La reservare. Aún no tengo hambre.

Lo entiendo, pero también es una buena idea comer cuando se puede. Puse la caja de comida portátil en la mesa, tomé una ración de allí y me dirigí a la puerta.

Es toda una interrogante qué tipo de conversación puede tener Siena con mi colega de constante mal genio, y además a la que le tiene miedo. Por un momento me imagino una escena de incomodidad, pero bueno, no tiene ninguna importancia. Abrí la puerta y salí de la habitación.

El murmullo del canal subterráneo que fluye bajo la alambrada se funde en la profunda oscuridad.

El andamio, que era aproximadamente del ancho de un hombro, tenía solo un agujero que permitía el paso de una persona, y una simple escalera de cuerda se extendía desde allí hasta el canal. En el laberinto de canales subterráneos del distrito de Yreda hay varias alambradas como ésta, y subiendo por las escaleras colgantes se puede entrar en las habitaciones ocultas. Estas instalaciones, gestionadas por los barqueros, son una de sus fuentes de ingresos más importantes.

Hay que mantener los ojos y los oídos en su máxima concentración, y estar preparado para disparar de inmediato a cualquier bote u otro vehículo que pase cerca. Con mi rifle en mano, la señal telefónica voló a la oficina de información e inmediatamente se devolvió una respuesta.

—… Ahh, ¿Ralph? Estoy un poco ocupado ahora mismo, ¿sabes?

Por alguna razón, la voz de Kai que fluía desde los altavoces sonaba terriblemente impaciente e incluso un poco irritada. De mi parte, no me queda de otra que señalar el problema de mi socio.

—Puedo escuchar algo que cliquea en el control como si estuvieran subyugando a un dragón, ¿es eso una alucinación auditiva mía?

Si lo sabes, ¿podrías esperarte un rato? Déjame ver… unas dos horas. Siento que con ese tiempo puedo despejar esta etapa.

—Okey, entiendo. Hablemos juntos de las labores manuales una vez estemos en los tribunales. Estoy seguro de que el informante que se divierte jugando juegos online con una cara de idiota en medio de la situación de emergencia de un cliente recibirá por unanimidad la pena de muerte, ¿sabes?

El informante con falta de ética profesional ignoró por completo mi enfado y volvió a su trabajo de matar dragones con magia y espadas. Desde tiempos inmemoriales siempre ha habido montones de gente que se ha sumergido en los juegos online como medio de evasión de la realidad, pero no creo que haya habido ninguno tan estúpido como para luchar contra dragones en medio de la insistencia de su socio de trabajo como este tipo de ahora.

Justo cuando empezaba a considerar seriamente la posibilidad de rescindir el contrato e incluso la de aniquilar al holgazán, escuche al otro lado del teléfono el sonido de un control lanzado contra la pared.

—Ahh! ¡Mierda! ¡Este tipo es realmente inútil cuando llega el momento crucial! ¡Un poco más y lo hubiera hecho!

—Ya que has hecho tu presentación, envíame la información de inmediato. De mi parte, no tengo una vida tan desesperanzadora como para enrolarme en los juegos de niños.

—… ¿Información? Ahh, ¿la que me pediste hace un rato? ¿Cuál quieres escuchar?

¿Cómo le hizo para reunirla mientras estaba jugando tan fervientemente? El enfado que tenía hasta ahora termina desapareciendo.

No importa cuán mala sea su actitud para el trabajo, Kai hará su trabajo más rápido y con mayor precisión que nadie. Gracias a ello, se ha salvado de ser ejecutado por Liza o por mi hasta ahora, sin embargo, no hay nada más inútil en este mundo que perder el tiempo sermoneando a un genio que se ha desviado del sentido común en primer lugar. Había decidido hablar solo lo necesario y de manera rápida.

—Entonces, dime primero la información de los asaltantes. ¿Quién demonios son esos bastardos bichos raros?

Ralph, en cuanto al usuario de zombis llamado Maxwell, parece que tienes razón. Es en parte un belicista, conocido como el “dictador del cementerio”, y se sospecha que participó de aquel tiroteo masivo que ocurrió en la Costa Oeste el mes pasado. Es el clásico amante de la carnicería, parece que es bastante inusual que trabaje en colaboración como en esta ocasión.

—¿Sabes algo acerca de la bala de plata?

La asociación Rail Lodge hace un tiempo había comunicado su opinión. Parecen estar seguros de que quien está sellado es “Samigina1”, quien gobierna la comunicación con los muertos y la necromancia. Son noticias interesantes, sin embargo, parece ser un monstruo de alto rango.

—Ya veo, esa es una maldita información desagradable. Entonces, ¿y con respecto al otro usuario de plata?

Tal vez porque todavía estaba afectado por lo del juego, Kai prosiguió con una voz de mal humor,

—No puedo asegurarlo porque no tengo mucha información, pero los grandes nombres conocidos con técnicas de manipulación de objetos son Jürgen Schwarz, “el cazador”, y Bonwam, el “artista callejero”. Si se confía en tu testimonio, podría ser razonable pensar que es Jürgen el exmilitar.

—Hmm, he escuchado acerca de ese tipo. Un brillante mercenario que participó conspicuamente en la guerra de independencia en un pequeño país. No sé qué le habrá salido mal para terminar arrastrando su trasero a esta ciudad, sin embargo, no hay duda de que ambos son oponentes problemáticos.

Son usuarios bastante poderosos individualmente, pero la compatibilidad cuando juntan sus manos es demasiado atroz. La legión de cadáveres fabricados por Maxwell renació como un escuadrón suicida con una tremenda movilidad gracias a las habilidades de Jürgen. Si no eliminamos a uno de ellos primero, las cosas sólo se van a poner más difíciles.

Entonces, el otro pedido que le hice a Kai, la información sobre Ortega, que muy probablemente es la mente maestra de esta redada, fluye a mis oídos,

—Ortega es uno de los diez altos jefes que tiene la familia Philminad, pero su posición se encuentra más rápido si se enumera desde abajo. Incluso no le es posible irrumpir en el centro de la disputa de la sucesión que se lleva detrás de escena en la actualidad. En su posición sólo está a cargo de los negocios sexuales, y no del comercio de drogas, armas y balas de plata que son el corazón de las operaciones de los Philminad.

—¿Así que es un hombre patético con escasas posibilidades de ascender? Cada vez me es más claro el motivo por el que nos quiere inculpar y matarnos. Como sea, ese tipo no tiene muchas opciones.

—Bueno, veamos, trate de buscar algún testimonio desde el círculo interno, pero hay muy poca información que sugiera que este tipo Ortega es un autoritarista. Bueno, desde el punto de vista de estar en la última posición, creo que solo está escondiendo los colmillos… Ahh, como información interesante, hay un rumor de que está influenciado por una religión emergente llamada “el ojo izquierdo de la bruja”. Es una organización de maniáticos graciosos que visten ropa extremadamente colorida y hacen cosas estúpidas. Han salido reportes en la prensa recientemente, así que debes tener alguna idea, ¿verdad?

Esa fue una información inesperada. Es increíble que ese pragmático de cabeza fría sea un creyente de un culto religioso que se ha vuelto la fuente de burlas de la sociedad. No hay forma de que pueda imaginarlo haciendo cantos y bailes extraños en deificación a una bruja.

—Dicen que las actividades religiosas producen dinero. Supongo que sólo intenta ganar algo de dinero tomando parte en el negocio del lavado de cerebro de esos idiotas.

Bueno, sea cual sea el propósito, parece que va a la congregación regularmente. Cuando hay una organización criminal involucrada, no hay forma de que la sociedad pueda reírse de esos tipos.

Decidí que me enviara los documentos una vez finalizada la llamada, debe haber más detalles allí. Por supuesto, tenemos que desarrollar contramedidas contra el enemigo, pero más que eso, tenemos que considerar la naturaleza inexplicable de las acciones de Ortega.

Al inculpar a un trabajador externo por el secuestro de Siena, y hacer que Maxwell y compañía se encarguen de la limpieza, hace énfasis en la “inevitabilidad del incidente” y en la “capacidad de respuesta a las emergencias”. Dada la situación actual, en la que está al borde del abismo en medio de una lucha por el poder, esa parece ser la mejor manera de que este problema se solucione sin problemas.

Sin embargo, lo que me sigue dando vueltas en la cabeza es el motivo por el que Ortega eligió específicamente usuarios de plata como nosotros para el papel de chivos expiatorios. Si vas a inculpar a alguien y matarlo, lo lógico sería emplear a alguien más fácil de matar, incluso si se trata de un delincuente mediocre. Incluso si lo hizo para hacer un “pretexto justificable” para defenderse del secuestro de Siena, ¿no pensó en el riesgo de un severo contraataque?

Encendí un cigarrillo mientras miraba la corriente de las aguas negras. Le di una muy larga inhalada mientras miraba el humo flotar fugazmente en la oscuridad. La situación es incompresible y estamos demasiado escasos de recursos como para encontrarle una respuesta. Todo lo que sabemos es el hecho de que la peor situación siempre fluye en la peor dirección.

El lugar en el que nos encontramos ahora es claramente el fondo de la tierra, pero no sería de extrañar que ese fondo se deslizara en cualquier momento y se abriera la tapa del infierno. Aquellos días de tranquilidad y aburrimiento, el perfil de la mujer que amaba, recuerdos lejanos que se desvanecen. Todo se desborda y cae por debajo de la alambrada y es tragado por la negra y ondulante corriente de agua.

El acto de cerrar los ojos y rezar a algo inexistente es un suicidio. Incluso si me quedo esperando un milagro, al final, fácilmente nos harán picadillo a Liza y a mí, y terminaremos convertidos en alimento para los peces de aguas profundas. Jamás aceptaré eso. Lo juré ese día mientras miraba el cadáver de mi amada Charlotte. Para sobrevivir debo tener la determinación. Sin importar que tan amargo sea, tengo que determinarme para entrar en un mundo de locura.

Amarre en varias capas mi cordura, y la arroje en la jaula más profunda de mi mente. Después de cerrarla con firmeza, saqué mi celular del bolsillo del pecho, y escribí un mensaje a mi apreciado enemigo,

Entregaré a Siena Ferriere. Nos vemos en cuatro horas. Puedes entregar la recompensa en ese momento. El lugar de la entrega se la comunicaré después.”

Inmediatamente envié el mensaje para no darme tiempo para dudar. Tuve una visión de un hilo que se extendía desde mi espalda hasta el techo, y la parca con cabeza de calavera jalaba de ella. No pude evitar soltar una risita y escupir en el canal mientras daba un chasquido.

Viniendo desde la oscuridad se escuchaba el sonido del bote remando. Ya casi era la hora para que terminara el tiempo de uso de la habitación oculta, así que probablemente el barquero James vino a recogernos. Como precaución apunte con mi rifle al bote. Sin mostrarse de ninguna forma asustado, el hombre dijo de manera indiferente,

—Les quedan tres minutos. Después de eso se suman 500 Ells por segundo que pase a la tarifa, así que alístense rápido.

—¿Es que hay alguna regulación que diga que está prohibido hacer negocios con precios honestos en esta ciudad?

Ha sido un día con demasiados gastos. No tengo el deseo de hacer que mi billetera se aligerara más que eso, así que de manera obediente seguí la indicación de James. Deshice el rifle, y caminé por el piso alambrado y avance hasta la puerta de la habitación oculta. Entonces, de repente, sentí curiosidad por saber cómo se relacionaban Liza y Siena.

Detuve mi mano cuando intentaba abrir la puerta, y puse mi oreja contra la delgada puerta para examinar cómo estaba la situación en el interior.

—… Liza, ¿ya estás bien de tus heridas?

—Bueno, así es.

—Qué bueno. Ahora que lo pienso, ¿cuántos años tienes? No parece haber mucha diferencia entre tú y yo.

—19, ¿por qué?

—… No, nada, lo siento. Solo tenía algo de curiosidad.

—Hmm.

Desde donde estaba sentía la atmósfera congelante en el interior de la habitación. Incapaz de soportarla, abrí la puerta.

—… Siento interrumpir la diversión, pero ya es hora. Hay que salir de inmediato.

Liza y Siena están sentadas cada una en una esquina de la habitación de manera diagonal, y sus miradas se dirigen únicamente al techo y las paredes. Siena, que se supone era la menor, intentaba iniciar la conversación de manera considerada, pero mi colega no tenía la voluntad de que la conversación se extendiera más que eso.

Como sea, la falta de habilidad de comunicación de Liza tiene margen de mejora. No es enteramente necesario que se desarrolle una amistad entre nosotros y Siena, pero es necesario reunir al menos una cantidad mínima de información y generar confianza mutua.

Mientras recogía los elementos esparcidos sobre la mesa, señale indirectamente el problema de mi colega,

—Liza, no puedo evitar sentir curiosidad de cómo le haces en tu vida diaria fuera de la isla.

—Eh? ¿Qué es lo que quieres decir?

La idiota, que en serio no comprende una, me ignora y guía a Siena hacia el exterior por la puerta. Encabecé el descenso a través la escalera de cuerda y aterricé en el bote, y una asustada Siena me siguió. Esperé a que Liza abordará el bote, y luego le entregué a James un pedazo de papel.

—Para ir al lugar escrito aquí, ¿sabes en qué lugar de la superficie hay que ascender?

—Veamos…, — Parece que dedujo la respuesta en un instante. El hombre dibuja un mapa simple sobre el pedazo de papel que le entregue. —Si se avanza unos cinco minutos al sur desde aquí, se puede tomar una ruta que conecta directamente a la calle donde se encuentra ese edificio.

—Entonces, ¿podría pedirte que nos llevaras hasta allí?

—Entendido. Sin embargo, es un canal que ya no se usa hace mucho tiempo, así que ya no se drena el agua. Avanzaremos en bote hasta este punto, y de allí pienso que habría que caminar unas tres horas. Supongo que los diseñadores de aquel entonces debieron ser unos tontos, porque es tan complicado que llega a ser desesperante.

—¿Tres horas? — Liza levantó la voz. —Estas jodiendo conmigo. Solo deberíamos salir a la superficie desde esta zona y movernos en coche, ¿no lo crees?

—No conozco bien sus circunstancias, pero, ¿tienen el valor como para conducir campantemente en coche cuando está a punto de amanecer? Eso me sorprendería… Incluso solo unos cuantos barqueros conocen esta ruta, y dado que la salida se encuentra en un lugar discreto, no hay que preocuparse por ser emboscado. Bueno, lo entenderás si ves los detalles aquí.

—Supongo que esta es tu opinión como experto en escapadas, ¿eh? — Mirando el mapa que me entrego, revise la seguridad de la ruta. —Entiendo, seguiré tu recomendación. Llévanos hasta la entrada.

Desembarcamos y avanzamos por el pasaje subterráneo dependiendo solo de la iluminación de la linterna. Debido a que el pasaje es extremadamente estrecho, avanzamos formados en una fila, yo voy a la cabeza, Liza va al final, y Siena está insertada en el medio. La situación es maravillosa, tras de que ya llevamos más de una hora caminando y estamos fatigados, un ligero hedor flota en el aire, tal vez por la cercanía con el sistema de drenaje. Desde mi boca exprese mi naturalmente malestar,

—Ahh, mierda, ha pasado bastante tiempo desde que me hicieron caminar tanto.

—Bueno, si caminamos una hora más habrá diversión, ¿verdad? Así que aguántate bastardo bueno para nada.

Supongo que si es Liza, quien tiene habilidades físicas sobrehumanas, esta caminata no le será un problema, pero para personas normales como Siena y yo, caminar seguidamente durante tres horas, puede ser demasiado.

—Es mejor que no creas que cualquiera tiene el mismo proceso de pensamiento demente que tú, mujer cabeza de chorlito.

—Me trae sin cuidado, pero ten cuidado con los accidentes inesperados, como cuchillos volando desde tu espalda, ya sabes.

—Gracias por la advertencia. Pero parece que una extraña enfermedad que destruye las células cerebrales está progresando en ti, así que eres tú la que debe tener cuidado.

Nuestra frustración había llegado al máximo, así que nuestra conversación rápidamente mostraba señales de terminar en un agarraron a puñetazos. Puede ser una especie de talento eso de lanzarse insultos tan fácilmente. Al girar por un instante mi vista, vi que Siena suspiraba con una expresión que parecía profundamente exasperada.

—¿Ustedes siempre son así? No sé cómo pueden seguir trabajando juntos cuando se llevan tan mal.

Ante la exasperación de Siena, la más joven entre nosotros, no me quedó de otra que disimular poniendo una sonrisa sarcástica. Fue Granov el que hizo la presentación entre Liza y yo, aprovecho que ella es mala involucrándose con los demás y en las negociaciones, y de mi parte, que mis habilidades de combate son deficientes, sin embargo, incluso para ese tipo, es bastante sorprendente que Liza y yo hayamos durado tanto.

—Nos asociamos solamente porque no había nadie más con quien asociarse. Y siento que había otra razón, pero ya la he olvidado.

De alguna manera me sentía incómodo, así que cambié a la fuerza el tema.

—Siena, ¿qué quieres hacer cuando se termine este asunto?

—Algo que quiera hacer, ¿eh? Estaba desesperada por sobrevivir y nunca pensé en algo así…. Bueno, creo que lo mejor que puedo decir es que quiero llevar una vida normal fuera de la isla artificial. Sin embargo, es un sueño que nunca se hará realidad.

—Me siento exactamente de la misma manera. El máximo ideal es una vida tranquila sin tener que molestarse por los peligros de la vida o los problemáticos compañeros.

—¿Y Liza? — Como si se hubiera arrepentido de lo que dijo por el flujo de la conversación, la asustada Siena continuó. —¿Qué quieres hacer después de sobrevivir?

—Qué sé yo.

—Liza, te están preguntando, así que responde correctamente. ¿Será que acaso te avergüenza?

Ante mi señalamiento, Liza chasqueo la lengua de manera forzada y respondió a regañadientes, 

—Estoy bien mientras me divierta combatiendo… Es algo que me gustaría decir, pero quiero salir de Yreda en al menos tres días.

Hee, inesperado, ¿por qué?

—Hay una presentación en vivo de “Disease”. Y ya tengo el ticket.

Ciertamente es una banda que Liza siempre escucha ruidosamente en mi auto. Su canto es tan furioso que no se oye en absoluto lo que cantan, y su interpretación musical es tan violenta que parece que necesitan destrozar los tímpanos de la audiencia, lo cual es lo contrario a mi gusto por la música tranquila. Es una colega cuyos gustos no coinciden para nada con los míos.

—Ahh, el tour “Bizarre serial murders”, ¿verdad? Su actuación en vivo en Ellef está tan cerca, no puedo dejar Yreda, así que me la perderé.

Quedé sorprendido en mi interior ante la respuesta demasiado natural de Siena. No me puedo imaginar a Siena escuchando una banda así, a ver, parece una chica de naturaleza muy tranquila, muy diferente a Liza que siempre está hambrienta por batallas sangrientas. Confundido, volteé a mirar, y vi que Liza estaba levantando ligeramente las comisuras de su boca. Con una mirada interrogativa, le pregunto a Siena,

—Entonces, ¿también escuchaste el nuevo álbum que salió?

—Por supuesto. Bueno, es Yreda y solo se pueden comprar copias pirateadas, así que lo descargue por internet.

Hee, no me lo esperaba.

Después de eso, la conversación entre las dos se extendió. Está en serio era una conversación tonta como las que tenían las chicas en las cafeterías fuera de la isla artificial. Sentía un halo de absurdidad.

Ya veo. Incluso Siena y también Liza — que está disparatada de varias maneras — no son más que unas chicas que no pasan de los veinte años. Dicho propiamente, se trata de chicas que deberían estar riéndose de historias triviales con sus amigas y novios, y siendo afligidas ante las ligeras esperanzas para su futuro y ansiedades igualmente triviales.

¿Qué causó que tales chicas terminaran envueltas en una escapada cubierta de sangre y muerte? ¿Qué razón hay para que tengamos que estar a merced de una “bala de plata”? No lo entiendo. ¿A quién acudir en busca de respuestas? ¿Siquiera hay realmente respuestas?

—Siena, en cualquier caso, este álbum fue tremendo. En especial el mensaje de las letras.

—Hmm, las descripciones de los asesinatos fueron tan realistas, que me pregunto si el vocalista Greig recibió una orden de requerimiento por parte de la policía? Ahora que recuerdo, escuche que el número de personas muertas dentro de las letras de las canciones alcanzaron las dos mil en este trabajo.

—No solo eso, lo más loco es que la mayoría de los miembros que se retiraron están muertos o lisiados. Incluso hay una teoría que dice que Greig los está matando.

—Parece que ahora es un requisito haber cumplido condena en la cárcel para que personas blandas no vuelvan a entrar en la banda.

—La banda se formó en la cárcel en primer lugar, así que es una vuelta a sus raíces. Después de todo, sólo un número limitado de locos puede estar a la altura de la musicalidad de “Disease”.

—Ciertamente, no pueden hacer canciones tan dementes con sensibilidades ordinarias. Hay rumores de que los miembros hacen sus presentaciones musicales después de haber consumido drogas. Ahora que recuerdo, había una planta seca no identificada en el merchandising.

… Y pensar que me estaba hundiendo en el sentimentalismo, me siento como un idiota. ¿Qué rayos con estas chicas?

He oído que el gusto por la música y la naturaleza humana están relacionados, y me pareció vislumbrar la oscuridad de los corazones de los que viven en la ciudad caída y su conexión con sus gustos musicales.

—Siena, es algo inesperado que escuches una banda así. No encaja con tu persona.

Como si fuera natural, Siena respondió a mi franca impresión,

—Bueno, hay veces que quiero liberarme de varias cosas. Es lo mismo para ti, ¿no? Ya sabes.

—Hmm, es inútil que le preguntes a este tipo. No disfruta de las peleas, es solo un tío aburrido si un pasatiempo decente.

Cuando Liza lo señalo, lo pensé por un momento, pero ciertamente no se me vino absolutamente nada a la cabeza a lo que pudiera llamar un pasatiempo. Soy una vergüenza como representante de la humanidad al ser señalado por mi falta de sensibilidad por un usuario de plata, que de por sí son unos tipos anormales.

—Entonces, ¿qué haces los días que no trabajas? ¿Te acurrucas en una esquina de la habitación y te pones a contar las manchas del techo una por una?

Siena me hace una pregunta en un tono lleno de sarcasmo, claramente término influenciada por Liza en este corto periodo de tiempo. Dejé escapar un pesado suspiro,

—Básicamente, son días de irme a la bancarrota comprando armas y herramientas que uso para mi habilidad. Bueno, y luego me voy de copas si alguien me invita.

Me sentí de mierda mientras lo decía. Es un estilo de vida distante del glamuroso mundo de los gánsteres, lleno de bebida, apuestas, mujeres y drogas. Incluso cuando voy a tomar una copa, la otra parte es Granov o es sólo un nuevo cliente conseguido por la intervención de Kai. También está el hecho de que no quiero hacer amigos en una ciudad loca en primer lugar, pero no quiero que lo señalen diciendo que es una excusa, así que me mantendré callado.

—Un estilo de vida nada interesante. Lo sabía, estás completamente fuera de lugar en esta ciudad.

—Gracias por eso. ¿Podrías reevaluar mi sinceridad?

Ha, eso solo significa que aún estás atado a una mujer del pasado, ¿verdad?

Palabras cargadas de malicia estallaron ante mis oídos como explosivos. La mala actitud de mi colega es algo habitual, pero solo por esta vez me sentía con ganas de contraatacar. Pregunte con un tono de voz extremadamente serio, con la menor malicia posible.

—Liza, tu vida privada es mucho más misteriosa, ¿sabes? Entiendo que tu novio actual es un cuchillo ensangrentado, y que los hombres que se te acercan son bichos raros como Kai, o mafiosos que son asesinados en segundos. Pero incluso tú debes tener recuerdos agridulces de juventud en la época en la que todavía estabas en tu hogar, ¿verdad?

—¿Por qué tendría que hablarte de eso a ti?

Mi colega lo dijo enfatizando la parte de “a ti”. Dio algo de sustillo, así que intenté pedir a Siena fuego de cobertura,

—Ya no está de moda eso de mantener el secretismo y crear un carácter misterioso, ¿sabes? Oye, Siena, tú también sientes curiosidad, ¿no?

—Ciertamente tengo algo de curiosidad. Pareciera que eras alguien popular, ¿sabes?

Sonriendo, Siena afirmó mi opinión. Resignada ante la mirada de nosotros dos, Liza dio un pequeño chasquido mientras abría la boca,

—… Juventud agridulce, ¿verdad? Bueno, supongo que todos tenemos buenos recuerdos de colarse en la escuela por la noche.

Es una respuesta que se aleja un poco del punto principal, pero sin duda es una historia con un aroma a juventud agridulce.

—Hacíamos competiciones de natación en las que soltábamos carne que alguno de nosotros había traído a la piscina, y hacíamos carreras para llegar al techo a través de las paredes, — Dijo Liza con una expresión como si estuvieran mirando nostálgicamente hacia un pasado lejano. —Tengo buenos recuerdos de reírme de un tipo que cometió un error y casi se muere. Mirando hacia atrás ahora, siento que esos días fueron más puros de lo que son ahora.

—Oye, alto, la dirección de tu juventud está completamente desviada.

Termine sintiendo sentimientos similares al respecto ante mi colega, quien desde mucho antes de convertirse en un usuario de plata ya era una enferma ansiosa por las emociones. Y de paso se olvidó el asunto al que originalmente quería llegar.

—… Supongo que te las has arreglado hasta ahora.

—Más bien debo decir, me es inentendible una forma de vida rígida como la tuya.

—¿Qué puedo decir? Probablemente alguien como tú podría cambiar el mundo.

Murmure con un noventa por ciento de sarcasmo y solo un poco de franqueza. Liza solo bostezo sin mostrar ningún interés al respecto. Supongo que un tipo común como yo, es completamente incapaz de comprender a un monstruo como ella.

—En serio, es muy raro que dos personas sean tan opuestas en todo.

Escuche la risa de Siena a mis espaldas. Tal vez la improductiva conversación esté descongelando el hielo, pero la tensión parece haber desaparecido poco a poco de la voz de Siena. En cuanto a Liza, aunque no parece tan extasiada como cuando está en una batalla, está participando en la conversación con una actitud diferente a su habitual estado de mal genio.

—Hmm, aunque sería genial que este momento de calidez durará para siempre.

Probablemente fue una palabra que salió inconscientemente de la boca. Avergonzada, Siena cerró la boca, y se concentró de lleno en avanzar manteniendo el silencio. En el pasaje subterráneo que nos recordaba la realidad, no tenía ningún tema de conversación nuevo que sacar, así que sólo pude dejar que el silencio se apoderara de mí y mantener la boca cerrada.

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!
  1. En demonología, Samigina o Gamigin es un gran Marqués de la primera orden del infierno. Gobierna sobre 30 legiones infernales.