※※※

—Estoy de vuelta.

—Bienvenida a casa Kanon-chan.

Con una sonrisa, Himari le da la bienvenida a Kanon quien volvía del colegio.

Hoy era día de trabajo para Himari, pero al parecer había regresado a casa primero.

—Oye Kanon-chan, hay algo de lo que quiero hablar…

—Hm?

Himari le comentó eso de manera tímida, entonces, Kanon daleo la cabeza en confusión. 

Se preguntaba si era un asunto serio por lo que sugiere la atmósfera.

Kanon colocó su bolso en la sala de estar y se sentó en el sofá junto a Himari.

—¿De qué?

—Hmm, veras… Estaba pensando en qué hacer para el cumpleaños de Komamura-san.

—Ah—

Involuntariamente Kanon elevó una voz.

Cuando Yuuri vino el otro día, preguntaron implícitamente cuándo era el cumpleaños de Kazuki.

Y la respuesta que obtuvieron fue el 7 de junio.

Era una fecha que estaba a la vuelta de la esquina.

Tenía la premonición aproximada de que Yuuri probablemente prepararía el pastel.

Kanon siente que Yuuri también tiene sentimientos por Kazuki.

De lo contrario, cuando se enteró de lo del asunto de Himari, habría condenado a Kazuki con más fuerza.

Además, la expresión en el rostro de Yuuri cuando habla con Kazuki dice más de sus sentimientos que cualquier otra cosa.

Ligeramente avergonzada con una sonrisa de profunda felicidad, como si los latidos de su corazón entusiasmado se manifestaran.

Es la expresión que hace una persona enamorada.

Himari también tiene una expresión similar, así que Kanon la conoce muy bien.

Y tal vez sin siquiera darse cuenta la misma Kanon—

—¿Kanon-chan? 

Kanon volvió a sus sentidos rápidamente ante el llamado de Himari.

De repente se terminó avergonzando por el solo hecho de pensar en ello.

—Ah, lo siento. El cumpleaños de Kazu-nii, ¿verdad?  Hmmm, ¿en serio qué hacemos?

Como para encubrir el asunto Kanon respondió enérgicamente, tal vez un poco de manera exagerada.

Sin embargo, Himari no lo percibió, y al igual que Kanon, sólo hizo, “Hmmm…”

Kanon se sintió aliviada en el interior y luego cambió su atención al cumpleaños de Kazuki.

—Será imposible comprarle un regalo ¿sabes?…

—Cierto… El día de paga en mi trabajo a tiempo parcial es el 15, por lo que no podré tenerlo a tiempo… 

—Para comenzar, ni siquiera sé que podría ponerlo feliz…

Llevaban casi un mes viviendo juntos, pero Kazuki no tiene ningún deseo material en particular… Eso es lo que ambas sentían.

Tal vez un reloj o un aparato electrónico le gustaría, pero por supuesto ambas no tienen el efectivo a mano para comprar tales cosas.

Pero ahora que se enteraron de su cumpleaños, no podían dejarlo pasar.

Querían celebrárselo como es debido.

Y por sobre todo, ellas mismas lo querían celebrar.

—Suponiendo que Yuuri comprara el pastel… No nos queda más que hacer lo que podamos, creo ¿no?…

—En ese caso… ¿qué piensas de unas decoraciones para la habitación?

—Decoraciones, ¿del tipo qué haces con el origami? ¿Como las que se hacen en las reuniones de clase de la escuela primaria?

—¡Eso es! Algo como aros encadenados y eso, ya sabes. 

Bueno, ciertamente podrían poner el ambiente de una fiesta.

Además, si se trata de origami, podían comprarlo cuando se hacen las compras usuales, y por sobre todo, es barato.

Es un poco de carácter infantil, pero tal vez por eso podría tener cierto agrado. 

—¿Por qué no preparar comida que le guste a Kazu-nii?

—Ah… sobre eso, ¿estaría bien si yo también ayudo?

—Sí, está bien. Vamos a cocinar juntas.

A pesar de que aceptó, el corazón de Kanon sintió ligeramente sensaciones en conflicto.

Pensó que si se trataba de cocinar tenía la oportunidad de poder acercarse un poco por su cuenta.

Pero también tenía miedo de negarse, ya que podía entender muy bien la voluntad de Himari de hacer feliz a Kazuki.

Como sea, se ha decidido el plan de acción para el cumpleaños.

—Tenemos que empezar las preparaciones inmediatamente desde mañana. Hay que tener cuidado de que Komamura-san lo descubra.

Probablemente no sea un problema ocultar las decoraciones.

Si los escondían en el estante superior del baño, Kazuki no los notará.

Sabía que Kazuki rara vez lo abre porque es sólo un lugar donde guardan las reservas de la cera de afeitar y vasos de plástico sin usar.

—Mañana pensaré en el menú de comida mientras hago las compras.

—¡Gracias!

Sin embargo, considerando las preferencias de Kazuki, hay una alta probabilidad de que este compuesto de carne.

(Pero los cumpleaños, huh…. Me pregunto cuándo es el cumpleaños de Himari. Quiero decir, ¿hasta cuándo estará Himari aquí? Ni siquiera sé su verdadero nombre—)

De repente, surgen cuestionamientos en la cabeza de Kanon.

Esos cuestionamientos rápidamente se apoderaron de la mente de Kanon.

—Oye…

—Hm?

—Himari… ¿Qué vas a hacer a partir de ahora?

—Eh?

—Lo enviaste para el premio ¿verdad? ¿Cuándo saldrán los resultados?

—Err…. después de cinco meses…

Como si le costara decirlo, Himari respondió.

Kanon no tenía ningún conocimiento acerca de concursos abiertos al público. Sin embargo, se sorprendió de que fuera un periodo de tiempo tan distante al que había imaginado. 

—Cinco meses dices… en otoño ¿no? ¿Qué vas a hacer en ese lapso? ¿Cuánto tiempo vas a estar aquí?

—Eso…

Himari permaneció en silencio.

Kanon juzgo que probablemente ella no había pensado hasta ese punto todavía.

Por eso termino molestándose ligeramente por esa forma de pensar tan relajada.

—Son casi las vacaciones de verano, ¿no? Estaría bien que tomaras una decisión para enton—

—Lo sé, lo sé, pero, yo aun—

La respuesta de Himari fue vaga.

El silencio se extiende entre las dos.

Himari estaba nerviosa y parecía querer huir del asunto.

—…Himari, demandas mucho.

Himari agacho la cabeza en aparente sorpresa por el breve murmullo de Kanon.

No, está mal.

Está desahogando su enojo.

Se escapó de casa, consiguió un trabajo a tiempo parcial, dibujaba… Le deslumbró la capacidad de Himari para actuar así, y la envidiaba por tener algo que ella misma no tenía.

No había forma de que no desahogara su enojo hasta el punto en que fue desagradable.

Aún así, Kanon no pudo detener las palabras que ya se le habían subido hasta la garganta.

—Himari, tienes un hogar al que volver y también a tus padres ¿no? Creo que es cruel lo que te hicieron, supongo que debe ser doloroso estar en desacuerdo con la opinión de tus padres y que no apoyen tu sueño. ¡Pero, pero—!

El tono de Kanon se fue fortaleciendo gradualmente.

(Está mal. Más que esto—)

En la cabeza de Kanon, su otro yo sereno le advierte.

No puedes decirlo. Debes controlarte.

Pero no pudo detenerse. Una impetuosa y turbia emoción movió la boca de Kanon.

—¡Desde que nací no tuve a “ambos padres”! ¡Solo conocí a mi madre, e incluso ella se largó por su cuenta! ¡No tengo algo como unos padres que se preocupen por mi futuro!

Imagen que contiene dibujo, paraguas

Descripción generada automáticamente

Término por decirlo. Por sincerarse.

Lagrimas salieron desde los ojos de Kanon.

Envidiaba a Himari, quien tenía las cosas que ella no.

Himari que tenía problemas con esas cosas, terminó por parecerle a Kanon una persona demandante.

Estaba frustrada y envidiosa de que ella no podía permitirse pensar en esas cosas—

Varias emociones se mezclaron en el corazón de Kanon.

Como cuando se mezclan todos los colores a la vez en una pintura, las emociones no son bellas.

Himari estuvo con la cabeza agachada todo el tiempo, pero finalmente—

—¡P-Para mí! ¡No es como si hubiera nacido en ese hogar por mi cuenta!

Refuto Himari con un fuerte tono de voz.

También había lágrimas en sus ojos.

Parece que incluso la propia Himari es consciente de su comportamiento egoísta. 

Es por eso que ella siempre mantiene un bajo perfil.

Kanon también se ha dado cuenta de ello.

—  ▬▬▬▬▬!

Himari se secó de manera tosca las lágrimas con su brazo y luego se apresuró a entrar en la habitación de Kazuki.

Kanon cayó sentada en el acto.

Termino diciendo cosas terribles.

Las palabras de Himari la tomaron por sorpresa. 

Nadie puede elegir ni el hogar en el que nacen ni a sus padres.

No hay punto en lamentarse por ello, y mucho menos descargarlo con las personas.

La culpa, el arrepentimiento y el desconsuelo la golpearon al mismo tiempo.

Por un tiempo Kanon permaneció llorando inmóvil en el lugar.

※※※

—…. Gracias por la deliciosa comida.

—…..

Himari dejó los palillos, y expresó el saludo cordial después de que se termina una comida con un susurro.

Luego, rápidamente puso la vajilla en el fregadero y se retiró de la cocina.

Kanon no mostró respuesta y siguió consumiendo la sopa de miso.

La atmósfera era pesada…

Ambas han estado así desde que llegué a casa del trabajo.

Sé que deben haber tenido una pelea, pero desconozco el motivo.

No puedo incurrir por descuido, si termino picoteando torpemente podría hacer que la situación vaya a peor.

Pero esta atmósfera es muy incómoda…

—Ah, hmm… Las almejas de la sopa de miso están muy poco cocinadas, ¿sabes?

—…..

No podía soportar más la atmósfera incómoda, y por alguna razón, un mal juego de palabras salió de mi boca.

No, no es como si hubiera apuntado a ello, para nada.

No sabía que debería decir, así que eso fue lo que salió de improviso.

Kanon me miró por un momento con unos ojos fríos como el hielo.

—Las hice como siempre.

Murmuró la respuesta, y esta vez se llevó el arroz a la boca.

… Que frio.

Ahora entiendo los sentimientos amargos del comediante cuando le falla una broma.

La próxima vez que vea a un comediante fallando en la televisión, podré verlo con un poco de amabilidad.

Sin embargo, estas dos también tienen sus peleas, eh. Es sorprendente porque hasta ahora tenían una buena relación.

Eso me pone un poco preocupado.

¿Hasta cuándo durará esta situación—?

—Kazu-nii, los palillos están inmóviles.

—Oh? Ahhh.

Kanon murmuró un breve “Gracias por la comida” y dejó su asiento.

También me apresure a comer el arroz.

Ese día hasta que me fui a dormir la atmósfera alrededor de las dos no había cambiado. 

¿Intentó preguntar a detalle cuando regrese mañana del trabajo?

※※※

Habitualmente las dos dormían con los futones uno al lado del otro en el suelo de la sala de estar.

Sin embargo, los futones de ambas estaban separados.

Kanon esperaba el momento adecuado para disculparse, pero Himari no hacía ni contacto visual, ni intentaba hablarle desde entonces.

(Ciertamente obre mal… pero…)

Creía que no estaba equivocada en lo relacionado a preguntar por el plazo al decir “¿Cuánto tiempo vas a estar aquí?” 

Aunque fue ella quien hizo que Himari permaneciera en esta casa, eso era algo en lo que todos tenían que pensar eventualmente.

Pero Kanon se arrepentía porque no debería haberlo mencionado ahora.

Porque unos instantes antes de eso, estaban discutiendo felizmente sobre el cumpleaños de Kazuki.

(Cierto, el cumpleaños de Kazu-nii…)

Tenía que pensar en algo.

Pero ahora no se sentía para nada con el humor para ello.

Primero que todo planeaba irse a dormir por ahora—

Kanon se cubrió la cabeza.

Para no escuchar la respiración de Himari. 

A la mañana siguiente, ambas terminaron su desayuno sin dirigirse la palabra.

Himari no salió de la habitación cuando Kanon partió para la escuela o incluso cuando Kazuki salió a la oficina.

En la tarde—

Kanon se detuvo frente a la entrada principal sosteniendo las llaves.

La idea de encontrarse cara a cara con Himari era amarga.

Termino pensando en el asunto de Himari continuamente en la escuela.

Hasta sus amigos le dijeron, “Kanon, hoy pareces un poco despistada, ¿sabes?

Pero no podía no entrar en casa.

Kanon dio un profundo respiro, se decidió y giro la llave.

—Estoy de vuelta…

No hubo respuesta desde el interior de la casa.

Los zapatos de Himari no estaban en la entrada.

(Eso me recuerda que hoy trabaja—)

Después de pensar hasta ese punto, Kanon de repente se sintió intranquila.

¿Qué haría si no regresaba?

No podría decir que fuera imposible.

Después de todo, Himari es una persona que en serio se escapó de su casa.

También tiene la capacidad suficiente para conseguir un trabajo a tiempo parcial en tal situación.

Y con lo de ayer probablemente se amplificaron los sentimientos de incomodidad de Himari de estar en esta casa.

Y por sobre todo, podría estar odiando a Kanon.

Kanon se apresuró a echar una mirada a la habitación de Kazuki.

Las pertenencias personales y la ropa de Himari están todavía allí.

Sin embargo, en este caso, no se podía sentir segura en absoluto sólo porque sus pertenencias estuvieran ahí.

Ya que Himari se había ido sin siquiera llevar ropa de recambio.

Ella podría dejar todo como estaba y podría irse por su cuenta.

En ese momento, todo lo que cruza por la mente a Kanon es la tranquilidad de su casa a la que su madre no regresaba—

—Ah, ¿qué hago…?

Kanon permaneció en la sala de estar sin tener ningún propósito.

En ese momento, la llave de la puerta principal sonó.

—  ▬▬▬▬▬!

Kanon de inmediato se dirigió allí.

Pero no fue Himari quien regresó, fue Kazuki.

—Estoy de vuelt- ¿Que pasa Kanon? Haciendo esa cara de tristeza.

—Kazu-nii… ¿Qué hago?…

Con una cara que parecía iba a llorar en cualquier momento, Kanon habló con Kazuki.

※※※

—Ya veo…

Cuando Kanon me contó lo de ayer, no pude evitar respirar profundamente mientras me reclinaba en el sofá.

—Pensé que los problemas de Himari eran una extravagancia. Después de todo, mis padres me han abandonado…. Pero los problemas de cada persona son diferentes ¿verdad?…

—Kanon…

Kanon tenía la cabeza agachada mientras estaba sentada en el sofá.

Parece lamentar sinceramente lo que había dicho.

—Además, pienso que Himari no estaba pensando en nada en el futuro… Pero yo tampoco había pensado en ello…  Fui yo la que le dijo a Himari que quería que ella se quedara aquí. En cambio, termine descargando mi rabia con ella…

—No, lo de Himari es mi responsabilidad. De mi parte no había pensado nada en concreto en el futuro. Es inexcusable…

—Kazu-nii…

Deberíamos haber sabido que había problemas con esta forma de vida, pero no nos atrevimos a pensar en ello.

Lo estaba posponiendo.

Escapando de ello.

Pero es hora de tomarlo en serio.

Ya Himari ha enviado su trabajo a concurso.

Sin embargo, los resultados no estarán disponibles hasta dentro de cinco meses, ¿eh?

Como es lógico, no puedo tener a Himari en casa tanto tiempo.

En serio tengo que pensarlo adecuadamente….

—¿Qué haré si Himari no regresa…?

Murmuró débilmente Kanon 

—Probablemente esté bien, ¿verdad?

—Sin embargo, Himari tampoco tiene a donde ir, esa chica puede… Probablemente no tiene la intención de volver a su casa aun… 

Kanon agachaba la cabeza.

No había nada que yo pudiese decir.

Hay una parte de mí que piensa que no tengo derecho a detenerla, pero también hay una parte de mí que piensa que es irresponsable mantenerla en la casa hasta ahora.

Y por sobre todo es poco probable que a la próxima se pueda encontrar a personas que ayuden a Himari como nosotros.

—Ya no está bien guardar silencio…

Quedé sorprendido ante las palabras susurradas de Kanon.

Ya veo…

Esos deben ser los verdaderos sentimientos de Kanon.

En la superficie, Kanon pretende estar tranquila, pero la desaparición de mi tía le ha hecho más heridas a su corazón de las que yo puedo imaginar…

—…Yo no me iré a ningún lado.

Kanon que había estado con la cabeza agachada, levantó su rostro.

—Kazu-nii…

—No iré a ningún lado. Es una promesa…. Bueno, aunque no es que tenga otro lugar a donde ir.

Por un momento, Kanon me miró fijamente a la cara—

Luego de que asintió en voz baja con una “Ok”, se rio brevemente con un “Puff

Sentí que la atmósfera pesada que había rodeado a Kanon hasta ahora se desvanecía.

Cuando me sentí aliviado de que estaba bien por ahora—,

Se abrió la puerta de la entrada principal.

—  ▬▬▬▬▬!

Kanon de inmediato se levantó y se dirigió a la entrada.

Posteriormente yo también la seguí.

—¡Himari!

Entonces Kanon abrazó vigorosamente a Himari quien se estaba quitando los zapatos.  

—Ka-Kanon-chan?

—Himari, lo siento. Lo siento… No debería haber dicho esas cosas horribles. De veras lo siento…

Con su cara enterrada en el cuello de Himari, Kanon apela a Himari con voz llorosa.

—Kanon-chan…

Himari estuvo perpleja por un momento, pero finalmente tocó suavemente el hombro de Kanon.

—Está bien. Soy yo quien lo lamenta… Ciertamente lo que dijiste es correcto Kanon-chan. Estoy siendo increíblemente egoísta.

—Tal cosa no es—

—Así que, mientras trabajaba hoy, estaba pensando en lo que haré a partir de ahora.

Kanon levantó la cara pareciendo preocupada ante las palabras de Himari.

Luego, mientras miraba en mi dirección, Himari dijo,

—Komamura-san. No tengo la intención de quedarme aquí para siempre. Pero por ahora, por favor permítame ahorrar un dinero. Una vez ahorre dinero de mi trabajo a tiempo parcial, me iré.

—Himari…

—Tengo la intención de volver a mi casa una vez hecho. Pero quiero reunir para comprar las herramientas que mis padres tiraron. Komamura-san, me compraste la tableta gráfica, pero… había otras cosas que yo también quería. Quiero comprarlas con el dinero que gano. Entonces mis padres entenderán lo que yo quiero hacer…

—…Ya veo.

—Voy a tener que confrontar a mis padres por una vez. Pero para eso, dame un poco más de tiempo por favor…. Una vez que haya ahorrado suficiente dinero, creo que tendré el valor de volver a casa—

—Si eso es lo que has decidido, te apoyaré.

—Muchas gracias….

Himari inclinó profundamente la cabeza.

—Cuando ahorres el dinero—

Calmadamente Himari reflexiono las palabras que había dicho Himari.

—Sí. Estoy pensando a mediados de las vacaciones de verano, pero… me pregunto si eso es mucho tiempo…

Kanon negó con la cabeza.

Dos meses más o menos…

Una vez que se fijó el plazo, de repente me pareció corto.

—Por eso Komamura-san, Kanon-chan. Estaré bajo su cuidado un poco más de tiempo.

—Entendido.

—Hm.

Con respecto a este incidente, ya está arreglado por ahora, ¿no? Parece que ambas han podido reconciliarse.

Sin embargo, tengo que asegurarme de que otros no se enteren de la existencia de Himari por dos meses.

Me he acostumbrado últimamente, y me he relajado un poco, pero tengo que enfocarme.

—Ahora, vamos a comer. Supongo que las dos tienen hambre.

—Pero yo aún no he hecho la comida…

—Relájate, haré un pedido a domicilio.

Lamento hacer que Kanon cocine siempre.

Saque el smartphone de inmediato y busque una tienda de domicilios en el vecindario.

Hasta ahora dependía de los volantes para los domicilios, pero aprendí que podía ordenar desde el smartphone.

—Hoy quiero algo que no sea pizza. Si es posible un bento o un donburi. (NT: Donburi, plato típico de Japón. Consiste en un cuenco que contiene pescado, carne, verduras, u otros ingredientes cocinados juntos y servidos sobre arroz)

—Ah, yo quiero arroz frito chino.

—A mí me gustaría una hamburguesa.

—Ustedes no están cooperando en absoluto.

No pude evitar reírme al recordar una escena en un patio de comidas el otro día.

Entonces, unas noches después—

Me puse a pensar en algo mientras jugaba con el smartphone en la cama.

Ambas han estado actuando raro últimamente.

No en la misma atmósfera como cuando pelearon el otro día.

No me dicen nada en concreto, lo que es un problema, o mejor dicho, a menudo las veo hablando en susurros.

Además, tengo la sensación de que me desvían la mirada más a menudo…

¿Termine haciendo algo sin siquiera darme cuenta?

Entonces se me vienen a la mente un sin fin de secciones.

Por ejemplo, algo como que a medida que hace más calor empiezo a apestar a sudor.  O no solo eso, sino que además tengo una apariencia desagradable por el sofoco por el calor. 

O dije algo insensible por descuido.

O como es de esperarse se hartaron de vivir con un sujeto de mediana edad.

Ahora que lo pienso, me he acostumbrado un poco más a este estilo de vida, y he terminado por lavar la loza después de dejarla acumular un poco en el fregadero.

Dependen exclusivamente de los cosméticos y artículos de uso general de Yuuri, y a la vez yo no les he comprado nada a las dos.

Bueno, esto es en parte porque tengo que economizar, así que no me queda de otra.

Pero probablemente no sea bueno que las cosas continúen así. Si algo debe ser cambiado, entonces no queda otra que cambiarlo. 

La naturaleza humana sale a relucir cuando estás acostumbrado. Tal vez mi propia existencia está empezando a ser un poco molesta.

Sentí una alarma de advertencia, y prometí reexaminar este estilo de vida desde mañana.

En tiempos como estos, es importante volver al principio.

A la mañana siguiente me desperté antes que cualquiera.

Hice huevos fritos, tocinos y pan para tres personas, y también preparé sopa de consomé.

En lo que a mi concierne este desayuno es una extravagancia.

Cuando vivía solo nunca llegué a preparar algo como esto por la mañana.

—¿Eh, Kazu-nii? ¿Ya te has levantado?

Kanon se acercó mientras se frotaba los somnolientos ojos.

Tal vez porque siempre está haciendo el desayuno, Kanon es más madrugadora que Himari.

—O mejor, ¡uwah! Ya está el desayuno. ¿Por qué tan de repente?

—Pensé que debería hacerlo yo de vez en cuando. Ahora ve a lavarte la cara.

—V-Vale…

Con una expresión de confusión, Kanon se dirigió al baño.

Como si hubieran intercambiado lugares, esta vez fue Himari quien se levantó.

—Buenos días… ¿Komamura-san? Eh, ¿qué es lo que pasa?

—No reacciones de la misma manera que Kanon. Bueno, está bien que lo haga de vez en cuando. Originalmente es mi casa.

—C-Ciertamente es así….

—Comerás luego de que te arregles esos pelos.

Himari también se dirigió al baño mientras avergonzada se cubría el cabello desordenado.

Parece que ambas quedaron sorprendidas, pero ese no es el propósito original.

Tengo que hacer que mejoren su opinión de mi como un adulto, al pensar en eso, me di cuenta de algo.

En primer lugar, ¿por qué es que estoy actuando como si estuviera tratando de enmendar las cosas con las dos? ¿Tal vez tengo miedo de que les desagrade?

A pesar de que como adulto decidí no darme cuenta de los sentimientos de ellas.

Así que tengo que actuar de acuerdo a ello, pero… de alguna manera, terminó tomando acciones contradictorias.

¿No hará esto que el afecto de las dos se incremente más y más?

…Espera.

Como le dije a Himari, originalmente es mi casa.

Este soy yo siendo un adulto.

En otras palabras, en sí mismo no es inusual que actúe por el bien de ellas.

Aunque me quedé pensando en algo de la respuesta que se me ocurrió, por ahora esperare la llegada de las dos a la mesa.

—Estoy de vuelta.

Cuando volví del trabajo dije la palabra correspondiente al momento de cuando se llega a casa y a la cual ya me había acostumbrado.

Normalmente Kanon y Himari me reciben con un “bienvenido a casa”, pero hoy no hubo respuesta.

Eh? ¿Es que no están en casa?

Pero los zapatos de ambas estaban en la entrada.

Fui a la sala de estar y escuché sus voces provenientes de mi habitación.

¿En mi habitación?… Tal vez estén viendo algo en el computador.

Creo que borré todos los enlaces de sitios de video sucios desde el día en que Himari tocó la computadora por primera vez, pero… No puede ser, ¿habré dejado alguno?

Me asomé a la habitación y, como lo supuse, estaban sentadas una al lado de la otra frente a la computadora.

Mi espalda se sacudió involuntariamente, pero por la armoniosa atmósfera, no parece ser lo que había imaginado que estaba sucediendo. Que alivio.

—¿Y qué tal este?

—Hmmmm, no es problemático, hace un—

—Estoy de vuelta.

““Uhya!?””

Ante mi llamada, ambas hicieron una voz graciosa, y de un salto sus hombros se sacudieron.

—Ah…Komamura-san, bienvenido a casa.

—Bienvenido a casa, Kazu-nii, lo siento no nos dimos cuenta.

—Parece que están entretenidas. ¿Qué es lo que están mirando?

—Secreto, cosas de chicas.

Tengo mucha curiosidad, pero no puedo profundizar más de eso cuando lo ponen de esa manera.

—Ya veo… Entonces, no vayan a entrar al baño.

—Entendido

Me dirigí al baño mientras me aflojaba la corbata.

Sin embargo, me pregunto que estaban mirando en realidad.

Me siento algo excluido ya que parecía que se estaban divirtiendo— No no no.

Es muy extraño que un tio de mi edad indague con persistencia en asuntos que chicas de instituto quieren mantener en secreto.

Pero por la forma en que se han comportado últimamente, todavía estoy un poco preocupado.

Hmm…

No, no hay forma de que no piense en ello. Voy a despejar esta incertidumbre al mismo tiempo que el sudor con este baño.

Cierto, mañana me compraré unos dulces, ¿no?

Me pasaré por la tienda en donde Yuuri compró los pasteles de crema el otro día.

… Por lo tanto, regrese a casa llevando una caja con un pastel adentro.

Pensé que no habría mucha gente ya que era tarde, pero había bastantes mujeres que al igual que yo parece que se habían dicho, “Pasaré por aquí de camino a casa desde el trabajo”, por lo que me sentí un poco nervioso dentro de la estrecha tienda.

Bueno, he escogido un pastel que se ve lo suficientemente rico como para que haya valido la pena ese esfuerzo y me muero de ganas por probarlo.

—Estoy de vuelta.

Y en el momento en que abrí la puerta principal, me eché para atrás.

El interior de la casa estaba totalmente oscuro.

Por no mencionar la entrada, no hay iluminación ni en la cocina ni más allá en el interior de la sala de estar.

¿Qué demonios…?

¿No hay luz?

Vayamos a ver el interruptor por ahora… Me quité los zapatos y entré a la casa, y en ese momento.

De repente, las luces se encendieron.

—Ahhh!?

—Kazu-nii, ¡feliz cumpleaños!

—¡Felicitaciones! ¡Komamura-san!

—¡Felicitaciones Kazuki-kun!

Con un “Pan Pan Pan”, unos party popper estallaron en mi dirección.

Por un momento me quedé en shock en la entrada con mi cuerpo bañado con confeti.

—Cumpleaños…

Oh….

Ahora que lo pienso, en efecto.

Los últimos días había estado con la cabeza llena con los asuntos de las dos, que se me había olvidado por completo.

En especial porque no he hecho nada así para mi cumpleaños en los últimos años, lo cual es extraordinariamente raro.

—Sí, de hecho, se lo preguntamos a Yuuri-san, y hemos estado haciendo las preparaciones desde hace días.

—Jeje. Así es. ¡Ahora, celebremos de inmediato, Komamura-san!

Dijo Himari mientras sonreía y jalaba de mi mano hasta llevarme a la mesa de la cocina.

Sobre la mesa fue puesto un pastel de crema para cumpleaños.

En la placa de chocolate está escrito ‘Feliz cumpleaños, Kazuki-kun’, ¿Qué rayos?… Que pena…

No han escrito mi nombre sobre un pastel de esta manera desde que asistía en la escuela primaria…

Además, al mirar la cocina de nuevo, hay adornos hechos de origami pegados en las paredes y el techo, e incluso globos.

—Ah, ¿la decoración? De hecho, buscamos en Internet como referencia. Una decoración muy de festividad, ¿verdad?

Ya veo…

Para esto es que miraban en el computador ¿eh?

—Por cierto, Kazuki-kun, ¿eso? Fuiste a la tienda donde compré los pasteles de crema el otro día, ¿verdad?

Yuuri se dio cuenta de la caja que yo había traído.

—No, en realidad compré un pastel de camino a casa… Olvidé por completo que era mi cumpleaños, eh…

Imposible, estar en una situación en la que se repitiera el pastel.

Qué experiencia más rara…

—¡Entonces voy a comer pastel hasta la saciedad! ¡Fufu, lo estoy esperando!

—Además. Himari y yo también hicimos comida frita. ¡Quedo súper deliciosa! Cómetela después.

—¿Es así? Kanon, Himari, gracias.

—Jeje. Me esforcé al máximo aprendiendo de Kanon-chan.

Himari respondió con una sonrisa mientras apretaba el puño.

Imagen que contiene texto, mapa, dibujo

Descripción generada automáticamente

Ningún hombre se molestaría de que una chica de instituto le diga de frente que “se esforzó mucho por el bien de uno”.  

…Intenté fingir indiferencia en mi corazón, pero después de todo estoy feliz.

Sin embargo, ¿torta y fritos…?

Espera, sería una falta de respeto ponerme a pensar en la combinación de comidas ahora.

Cada uno es delicioso. ¿No es eso bueno? Puedo permitirme pensar que es igual que en Navidad.

—Bien. Entonces encenderé las velas. Ah, ¿estarás bien con solo una?

Asentí con la cabeza a las palabras de Kanon.

Desde siempre no me ha gustado mucho eso de poner velas, ya que deja huecos en el pastel.

Kanon encendió una vela directamente con el fuego de la estufa y la introdujo en el pastel.

Ciertamente no tenemos fósforos o encendedores en casa, pero es una forma bastante salvaje…

—Okay, Kazuki-kun has fuuu.

Con una sonrisa, Yuuri me anima. ¿Soy un niño de guardería?

Pero antes de apagar las velas del pastel, me siento tan avergonzado, eh…

Las miradas de las tres hacen que mi corazón se sienta más y más avergonzado.

Pero no puedo continuar sentado de esta manera.

Me decidí a mí mismo, inhale aire y apague la vela. En ese momento volaron aplausos desde las tres.

—Bien, una vez más. ¡Kazu-nii, feliz cumpleaños número 27!

—¡Felicitaciones!

—¡Felicitaciones!

Es la primera vez en mi adultez que me celebran un cumpleaños.

Me siento avergonzado de alguna manera, pero también estoy disfrutando de la atmósfera.

Será un cumpleaños que recordaré para siempre.

Convencido de eso, les di las gracias a las tres.

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!