Al fin volvimos desde la aldea de los elfos hasta la ciudad.

Por supuesto estar en una aldea pequeña pero cálida me hizo recordar buenos recuerdos de mi propia aldea pero si tuviera que elegir entre eso y la ciudad con las calles de comercio donde habita el bullicio, diría que esto va más conmigo.

—La ciudad de los humanos, hay demasiada gente por aquí, por allá, creo que me voy a marear.

—Esta bien. Al rato te acostumbras.

Esta no es sola una ciudad, sino es la ruta de comercio, un puerto por decirlo así.

Más de 10 mil personas viven aquí o pasan a diario por aquí.

Poniéndonos en los zapatos de Tita seguro que para ella que ha crecido en una pequeña aldea este mundo es uno diferente.

—Pero, Tita esta sería tu segunda vez, ¿no?

—Estaba encerrada en una jaula, obvio no me di el tiempo como para ver como estaban las calles o edificios.

—Si, tienes razón.

Cuando trataba de buscar hierbas medicinales para su aldea, fue raptada y tomada como esclava, hasta la vendieron.

Seguro que aparte de estar confundida, lo que más habitaba en su corazón era el miedo.

—Pero, me da un poco de miedo. ¿No será que otra vez los humanos me rapten?

—No mientras uses los aretes.

En las orejas de Tita hay unos aretes.

Estos tienen incrustados piedras mágicas, y brillan del mismo color de las pupilas de Tita, verde esmeralda.

—Oh, los aretes que me diste cuando salimos de la aldea.

—Si, es una herramienta mágica de obstrucción de reconocimiento, mientras los tengas puestos, te verán como un ser humano. Se puede romper con una determinada cantidad de poder mágico concentrado pero no creo que haya un tipo así por aquí.

Por cierto yo también los tengo puesto.

Puede ser que me vea como un ser humano pero, no como uno completamente. Si un experto me mirara, se daría cuenta que soy un orco.

Para esconder eso los estoy usando.

Si no escondo mi verdadera identidad como orco, se me haría muy difícil la vida en al ciudad de humanos.

—Eso es increíble pero si tanto nos cuesta esto ¿porque no mejor nos hubiéramos quedado en la aldea?

—Tiene sus molestias, como ventajas. Además yo tengo el objetivo de crear mi harem. Si viviera en el pueblo natal de mi esposa, solo recibiría trato especial nada más.

—…..Muu, entiendo. Pero cualquier chica normal odia la idea del harem. No creo que encuentres a la siguiente chica. Porque yo de por sí, odio la idea.

—Pero aún  así Tita me lo ha permitido, esa parte tuya me encanta.

—Eso es porque me gustas, no te puedo decir que no.

Tita dice ¨No hay de otra¨, y se cruza de brazos.

Que sea comprensible me pone feliz.

—Bueno no perdamos más el tiempo, es hora de mostrarte mi mansión. Es lo que quisiera decir pero todavía es alquilado.

Ha pasado mucho tiempo desde que no veía mi querida casa.

Me tomaré mi tiempo para reposar.

X

Mi mansión estaba un poco alejado del centro de la ciudad.

—Uwa. Es muy grande.

—He sido comerciante en esta ciudad asi que tenia que lucirme un poco al menos en esto.

Un segundo piso enladrillado.

Fue hecho con una mano de obra excelente para presumir.

La mensualidad es cara pero el precio va conforme a su valor.

En bien entramos, nos encontramos con la ama de llaves que había terminado recién de limpiar.

—Amo, ha vuelto.

—Si, gracias por hacerte cargo de la casa.

—No, no tiene nada que agradecer. Este es mi trabajo. Bueno hasta el próximo fin de semana.

La sirvienta de unos aparentes 35 agacha la cabeza, despidiéndose, y sale de la mansión.

—Ork, la persona de antes, ¿es tu novia?

—No, es la ama de llaves, o maid como prefieras llamarle. Viene una vez a la semana, a limpiar toda la mansión. A mi me daría mucha flojera limpiar este espaciosa mansión así que agradezco su trabajo.

—Ork, de verdad que eres millonario. Encima te alcanza para pagar por la limpieza. Aunque creo que lo estás desperdiciando.

—No hay nada que se esté desperdiciando. Porque ella es una profesional de la limpieza. Si intentara limpiar como ella lo hace no se cuantas horas me tomaría. Mejor con ese tiempo, lo uso para trabajar y conseguir el triple de lo que le pago a ella. En eso si tengo confianza. No hay nada que se esté echando a perder.

Estos son los hábitos con los que me forme con los estudios del comercio y práctica.

Dejar a otra persona lo que se puede encargar, y con ese tiempo libre hacer dinero.

Luego con ese dinero obtenido, logro juntar bastante así que todo se convierte en más para mi.

Saber el tiempo que se debe de dar uno para tal cosa, saber valorar el valor del tiempo y siempre tener presente el tiempo es oro, es el primer paso en el mundo del comercio.

—No entiendo lo que acabas de decir. Pero, si entendí de que Ork es sabio.

—Esa es una respuesta digna de Tita. Vayamos a mostrarte los cuartos libres y el que más te guste será para ti.

—Antes de eso enséñame tu cuarto que usas.

—¿Por?

—Porque quiero uno al lado.

Ay Tita ¿por qué eres tan dulce? Da ganas de apachurrarla.

X

Le mostré los cuartos desocupados a Tita, y le preguntaba si deseaba algo.

Tal vez por la crianza que ha recibido de vivir con lo simple en la aldea, no desea en particular nada.

Qué raro sabiendo de que a las chicas les hace falta su ropa interior, ropa o maquillaje.

Por hoy tomémoslo con calma, estamo cansados por el viaje, y mañana veremos si salimos de compras.

………Además.

—Lo sabía, se me ha juntado el trabajo.

Aunque de por sí esta ciudad se basa en el comercio, he estado ayudando a gente a crecer pero en el tiempo que no he estado, hay muchas personas que no saben que hacer sin mi aprobación.

Acabo de revisar mi portafolios, y esta para reventar por tantos papeles.

Mientras Tita se encarga de decorar como le guste su cuarto, será mejor que avance un poco.

X

El día se está oscureciendo, y la montaña de papeles había reducido.

Todo se trata de ver y dar mi aprobación o no, aunque haya mucho papeleo, hacerse cargo de ellos es fácil por lo tanto es veloz.

Si me desveló un poco hoy creo que si lo termino.

Tengo que hacer tiempo para que mañana esté libre para ir con Tita de compras.

Ahora que pienso en ella, ¿Tita qué estará haciendo?

Voy a echarle un vistazo.

El cuarto que usará Tita, de por sí tiene todo lo necesario para hospedar a algún visitante, entre cama, carpeta, silla, hasta está limpio.

Todo para que tenga un ambiente sin pesadez.

Y si se preocupa por una pijama o ropa, mañana mismo tenemos como prioridad pasar por las tiendas.

Término de pensar en ello, y toco la puerta del cuarto de al lado.

—Puedes entrar.

—Tita, ¿Ordenaste tus cosas?

—Si, ya lo convertí en mi cuarto soñado.

Al ver el diseño de cuarto de Tita, perdí las palabras.

—…….¿Por qué si ya hay una cama, pones el futón en el suelo?¿Y por qué encima de la cama esta silla y carpeta.

Exacto así como se lee, Tita está usando la cama como una cómoda para poner encima objetos, la silla, carpeta, etc. Todo, lo está poniendo encima.

—¿Pero si el futon va en el suelo, no? Lo que falta creo que sería una pequeña mesa. Ah y cojines  también quiero.

 —Ahora que lo pienso, en la aldea de los elfos no hay esa cultura de usar sillas, ¿no?

En la aldea tenían dentro de sus casa de techo de paja, cojines y mesas de baja estatura. Y cuando dormían era debajo del edredón.

Los elfos son una existencia fantástica pero tienen sus cosas diferentes a la vida en Japón.

—Me siento más tranquila así que encima de una silla.

—Ya veo. Entonces mejor llevaré la cama al cuarto de al lado.

—Si por favor.

No hay necesidad de obligarla a vivir con mis costumbres.

El cuarto es un espacio personal donde puede ser libre de hacer lo que desee, además yo respeto y respetaré la culturas personales de mis esposas.

Reuniré a las mujeres más bellas del mundo entero.

Y cada una seguro tendrán sus valores y gustos diferentes. Eso lo hace divertido, al menos eso pienso. Pero claro se necesitará ser paciente y comprensible.

Es de esperarse de que en esta ciudad no vendan cojines pero ¿y si busco unos amortiguadores delgados anchos?, ¿o sería mejor mandar a hacer uno customizado?

Pero si está  difícil de conseguir, yo también podría hacerlo.

Aunque yo he sido pulido como flecha por el gran sabio en las enseñanzas de la alquimia y herrería, para tener una mentalidad de guerrero y experimentar con armas.

Pero si así Tita se sentirá  más  cómoda, lo voy a intentar.

X

Al siguiente  día, a horas tempranas de la mañana.

Yo estaba en medio del jardín, sacudiendo la espada.

Ya que la varita no tan larga que me dio el gran sabio Martin Enraito, se rompió. Uso la espada que tengo de respuesta siempre en mis caderas.

Esta es un producto hecho con metal mágico (Mithril), una espada hecha por mi.

Este metal mágico es en sí uno muy resistente y fuerte. Pero liviano, duro y perseverante. Una arma fácil de adaptar con poder mágico y ki. Y por supuesto, yo, quien tiene una gran habilidad en este arte, la he forjado así que es imposible que sea débil.

Los únicos que posee este tipo de espada en el reino han de ser los de clase capitán de los soldados.

Pero aún  así, no puedo mentir, está por debajo de la vara no tan larga que perdí hace unos días.

Lo que más duele es que esta espada no puede aguantar todo mi poder.

Si uso todo mi poder mágico con mi ki al máximo, por la presión esta espada se romperia.

Mientras sacudía la espada, voy buscando no superar el límite de aguante.

No hay de otra, no puedo estar todo los días lamentándose por lo perdido. Por ahora habrá que buscar otra forma de usar todo mi poder.

En treinta minutos, mi cuerpo está sudando, a la vez que voy afinando mi poder mágico y ki, pongo presión en los músculos para no perder la forma.

……….fuuu, esto es muy estresante. No poder usar todo mi poder.

A mi lo que se me daba bien era el arte de la espada pero al tener que estar reteniendo el poder todo el tiempo, creo que mejor será pelear usando las artes marciales.

—¿Terminaste de entrenar?

—No, aún no. Falta el entrenamiento de hechizos mágicos. 

—Ork, como siempre muy serio. También en la aldea, entrenabas todas las mañanas.

—El entrenar no tiene sentido sino es todos los días. Si descansas una vez, se perderá mucho. Mira hacerte fuerte es difícil pero mantener tu fuerza es aún  más  difícil. Es lo que quisiera decir pero como solo trato de mantenerme en forma, con una hora en la mañana es suficiente. No es la gran cosa.

Para hacerte fuerte se necesita tiempo, disciplina y nunca alcanza el tiempo pero para mantenerte en forma de tu estado actual solo se necesita un ejercicio leve diario.

—Yo creo que es increíble. ¿Yo también puedo entrenar en las mañanas? Es que últimamente me he sentido de maravilla, así que me han entrado las ganas de mover el cuerpo.

—Por supuesto, no me molesta. De hecho, en una batalla sería  fácil apuntar a Tita. Así que si te haces fuerte también me harías las cosas más tranquilas.

—Si, si me llegan a raptar, me quiero volver lo suficiente fuerte como para poder escapar y volver.

Gracias a los aretes de obstrucción de reconocimiento, Tita oculta sus características elfas pero igual se ve bellísima. No me parecía fuera de lo normal que la intentaran  raptar.

Hacer ejercicio juntos, sudar juntos, suena divertido. No tengo razones como para negarme.

—Entonces quedamos en empezar con tu entrenamiento desde mañana. Te preparare un menú de entrenamiento que se adapte a ti.

—Pero hoy también puedo empezar.

—Ahí estarías mal. Los entrenamientos no se dan a la loca, no tiene sentido hacer cualquier cosa. Mejor en centrarse en tus atributos para encontrar un entrenamiento que te favorezca…….por ahora haber intenta aplastar con tus manos esta piedra, sin usar poder mágico o ki. Para ver cuánta fuerza de presión  tienes.

—Obvio que no voy a poder hacer eso.

—Tranquila, primero al menos inténtalo.

Le digo eso, y le paso la piedra que estaba en el suelo.

Una piedra común y corriente. Cualquiera que lo piense, es imposible aplastarla con tus manos.

—Es definitivamente imposible. Hey, hmmm, los dedos se están marcando.

Como dice Tita, en la piedra se estaba marcando la figura de sus dedos.

—Fumumu, creo que ya entendí.

—¡¿Esto esta super raro?! ¿Por qué puedo hacer eso? ¿Acaso esta piedra es de arcilla o algo parecido?

Tita entra en confusión. Físicamente los elfos no es que hayan sido bendecido con una mayor fuerza que la de los humanos, esta chica en verdad no podría hacer esto.

—Ahora saltar verticalmente, con todas tus fuerzas.

—Ah, uhm, uwaaaa, hyaa, ¿Por qué puedo saltar tan alto?

En salto vertical fue de unos 3 metros por encima del suelo. Uhm, para empezar esta bien.

Por cierto en mi anterior vida el mayor salto del mundo era de unos 22 centímetros. Acaba de romper ese récord de la nada.

También  lanzamiento lejano, saltos laterales, viceversa, 100 metros corriendo, en todos, soltó un récord normalmente impensable.

—Últimamente pensé que tengo muchas energías, pero esto es algo que no me imaginaba. ¿Cómo me convertí tan fuerte?

—Eh, ¿No te dije? Es la particularidad de mi raza Evol orco, los cuales evolucionan infinita mente.

—No tiene nada que ver esta fuerza con la particularidad de Ork.

—De hecho tiene mucho que ver. *Tose* bueno te lo voy a explicar. Primero, ¿si o no que tú y yo lo hemos estado haciendo diariamente? Ya sabes el amor.

—…Uh, uhm, a Ork le gusta, a mi no me sienta mal, ni me desagrada así que bueno si.

Tita se pone tímida.

Estos gesto de ella son los más bonitos. Aah, me la quiero aventar encima. Ahora que lo pienso, hasta ahora no lo hemos hecho afuera……….me estoy yendo por las ramas.

—Pero, no te has quedado embarazada. La raza de los orcos tienden a tener unos genes hereditarios muy fuertes, al instante en que lo hacen con una hembra, ya esta embarazada pero con Tita no es así. Lo que quiere decir es que bueno ya sabes….

—No entiendo nada!

—Ya veo. Bueno lo que quiere decir es que la particularidad legendaria de los evol orcos es que los atributos buenos de la hembra y de él se combinan y pasan a ser parte de la siguiente generación. Ósea sus hijos. Pero ya que esto se ha hecho miles de veces, ya que es ilimitado. El poder es grande y como recae todo en la madre al tener que parir a una criatura con tal fuerza………pues no creo que el cuerpo de la madre aguante un parto si su cuerpo es débil.

La cara Tita toma un color azul pálido.

—Mientes. ¿Dices que si tengo hijos moriré? No quiero. Pero si deseo tener hijos con Ork, ¿por qué tienes que ser las cosas……

—Tranquila. Escúchame hasta el final. Ya que no hay un cuerpo de una madre que aguante el bebé  moriría, ¿no? Si las cosas fueran así de simple pues los evol orcos estarían extintos. Para que esto no suceda, los evol orcos tienen sexo continuamente con su pareja dándole fuerza para que su cuerpo pueda aguantar un parto. Es por eso que Tita no queda embarazada, tendrás que hacerte fuerte por un tiempo conmigo.

Este es un mecanismo equipado en los genes de los evol orcos para que su bebé pueda nacer.

Así que hay que tomarlo con calma, mientras mis instintos  sientan que su cuerpo no podrá parir un bebé  mío, pues seguirá dándole fuerza.

Por cierto, un dato es que los instintos de papá sintieron que mamá ya de por sí era fuerte para dar a luz así que no se volvió más fuerte ella.

Esa debe ser la fuerza, que lo puede todo de los héroes.

—Los evol orcos son muy complicados. ¿Y hay alguna efecto secundario?

—Nop. Solo te harás fuerte.

—Ya veo. Entonces perfecto, así podremos pasar más tiempo juntos en la cama.

Pensé que tendría miedo al hecho de que se volvería fuerte de la nada pero lo aceptó fácilmente.

Hablando de esto, mis instintos dicen que por lo menos tendríamos que hacer el amor diariamente medio año para que recién haya posibilidad de tener un bebé. Al principio se volverá fuerte a la vista pero cuando pasa un tiempo el volverse fuerte se vuelve difícil por eso es que toma tiempo.

Aunque yo no pienso que sea malo.

Quiero tener un bebé con Tita pero también quiero tener tiempo con ella haciendo el amor.

Además si es medio año no es tan malo.

—Bueno ahora que ya entendiste, quedamos asi. Prepare un entrenamiento para ti. Por ahora yo entrenaré mi magia.

—Ah, yo quiero ver eso. Y también quiero entrenar magia.

—Te gusta aprender, ¿no? Entonces, hagámoslo juntos. Este no es un entrenamiento para aumentar tu capacidad de almacenamiento de magia sino controlarlo. Buenos después de explicarte esto. Mírame fijamente……primero, debes de soltar todo tu poder mágico. Luego crear una rotación alrededor de tu cuerpo de poder mágico.

Así como digo, suelto todo mi poder mágico.

El ambiente de los alrededores cambio.

Los árboles tiemblan por el poder mágico, los pequeños animales se escapan.

—En este momento, en un corto tiempo debes de soltar una gran cantidad de poder mágico, por supuesto, no olvides de fabricar la rotación en tu cuerpo.

—Uh, uhm. Esta muy difícil.

—Es práctica. Aguanta el poder mágico. En 10 segundos toda la magia que dejaste salir que era parte de la rotación, lo acumulas en tu dedo. Presionas hasta tus límites. Al principio forma una bola del tamaño de la cabeza de una persona, luego sigue achicando hasta tener un tamaño de una piedra, lo siguiente es del tamaño de un punto. Luego de retenerlo hasta tus límites. Lo dejas salir al instante. Que la meta sea darle a ese acantilado negro.

De mi dedo sale mi poder acumulado hasta sus límites. Como un láser.

El acantilado negro es atravesado por una luz brillante mágica.

—Uwaa, no se achica. No puedo hacerlo como Ork.

—Igual hazlo 10 segundos. Desesperadamente hasta los 10 segundos. Hasta donde puedas. Y luego lo sueltas.

—Uh, uhm.

Tita logra retener hasta formar una moneda de pachingo.

Igual eso es suficiente. Porque para lograr un tamaño de una bola de béisbol te toma 10 años, si se le da bien.

Tal vez el entrenamiento de la aldea de los elfos puede que sea parecido.

La moneda de pachingo raspa la piedra que teníamos enfrente.

—Es muy diferente al del ork.

—Eso es porque yo he entrenado años. Si repites esto, las técnicas mágicas saldrán más  rápidos normalmente, además que podrás usar mayor cantidad de poder mágico. Todos los días, repito esto 10 veces.

—Uhm, lo haré todos los días. Lo prometo me esforzaré hasta hacerlo tan bien como Ork.

Ante todo lo más importante son las ganas.

Nosotros seguimos con los 9 veces restantes, repitiendo el entrenamiento de láser contra la piedra negra al frente.

—Vaya vaya. ¿No se está haciendo más pequeña que antes? Si comparamos con la primera vez la décima vez te ha salido mejor, esa es evidencia que estas mejorando.

—Si solo un poco. Pero aquí el increíble eres tú. Tus puntos son del tamaño de una hormiga……, espera, creo que es más delgada que una hormiga, es como si fuera unos puntos, y todos los huecos tuyos son del mismo tamaño.

—¿Del tamaño de una hormiga? Hace tiempo que no me sale así. Pero los huecos abiertos míos de hoy, han sido más grandes de los que antes hacía.

Tita se queda sin palabras.

Cuando uno lo intenta, es donde se da cuenta cuán difícil es en realidad una prueba.

—¿Por qué de repente te sale mal? Digo, hasta ahora los has hecho genial pero los de antes eran todavía  más  increíbles. ¿Pasó algo?

—Recuerdas mi vara que se rompió. Yo lo usaba al entrenar entonces ahora que no está, pues no me salen tan bien.

Ya tenía problemas con el hecho que no puedo practicar la espada con todo mi poder, pero también se ha arrastrado problemas hacia el entrenamiento de la magia.

La vara tenía un buen manipulador de la magia, me ayudaba a controlar las cantidades.

Ahora que lo he perdido, carezco de precisión en mi uso de la magia.

—Entonces deberemos de comprar una nueva vara.

—Si, tiene razón. Cuando salgamos de compras junto a lo que nos falta en casa, lo compramos. También te comprare uno.

No tengo intención de decirle a Tita de que no encontraremos una vara que pueda aguantar mi poder mágico.

Por ser demasiado fuerte, las varas no aguantan y se rompen.

……..que complicado.

—Me comprarás también uno, gracias. Nunca he usado una varita.

Tita tiene un gran poder mágico así que necesitara uno que la ayude a seleccionar y distribuir muy bien su magia.

Esta ciudad de comerciantes es una que posee productos del todo el mundo.

Si salimos a la ciudad, seguro que encontraremos una que se acomode a ella.

El problema soy yo.

Aunque yo mismo lo construya o lo compre, ya sea la espada o una vara no podrá retener todo mi poder.

Debo de hacerlo algo.

Si esto sigue así como estamos, solo me traerá arrepentimiento cuando llegue un ser que quiera atacar a mis mujeres y no las pueda defender con todo mi poder.

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!