Viernes de la segunda semana de noviembre.

Ese día desde la mañana fuimos bendecidos con el clima, prácticamente no había nubes y el azul se extendía por todo el cielo.

Hay muchos globos coloridos de todos los tamaños y la fanfarria de la banda musical de la universidad de artes de Osaka reverbera. 

El presidente del comité del festival se apropia con un micrófono del escenario instalado en la plaza central.

—¡Damos por comenzado el festival de la universidad de arte del año 2006!

Es uno de los festivales grandes y de larga historia de Kansai, y muchas personas vienen especialmente en su primer y último día, que son los días cuando hay numerosos planes. Por lo tanto, el caos ya ha comenzado en las estaciones más cercanas.

—Cuando suban al autobús, no se queden en la zona de la entrada, vayan hacia el fondo, por favor!

Los buses aparcados en la estación han tenido que movilizar personal provisional para guiar.

Uwah… no parece que podamos abordar pronto, ¿verdad?

—No habíamos pensado en lo de los visitantes. ¡Gajajaja, nos han birlado!

Hikawa y yo estábamos desconcertados y con ambas manos ocupadas con los paquetes de las compras. En frente de la estación, a la que estaba tan acostumbrado que podía recorrerla con los ojos cerrados, la situación había cambiado por completo el día de hoy, y estaba tan congestionada que se podía chocar el uno con el otro. 

—¡Bien! No hay de otra, ¡hay que caminar!

Hikawa —el hombre amante del ejercicio— llegó a esa conclusión en cinco segundos. Aún así eso era algo complicado.

—¡La universidad está a tres kilómetros! ¡Cuando lleguemos caminando, llevando todo este equipaje, ya habrá terminado todo…!

Y esperar también sería inútil.

—No hay de otra, no suelo usarlo, pero vamos allá.

Nos dirigimos a la relativamente vacía estación de taxis, la cual está al otro lado de la estación de buses. Aún así parece que habrá que esperar un poco.

Tome asiento en el banquillo y descargue el equipaje, sentía como corría el sudor.

—¡A pesar de que estamos en noviembre, hoy hace un calor terrible!

Hikawa se da aire con el abanico que sacó de la bolsa. Tiene una imponente figura en camiseta sin mangas, la cual viste incluso en esta época del año. 

—¿Estarás en la presentación del medio día?

—¡Por supuesto! ¡Para los estudiantes de primer año es raro conseguir un rol con un nombre propio! 

La sociedad de investigación de ninjutsu a la que está afiliado Hikawa siempre hace una gran presentación pública en el festival. 

Parece ser que esta vez pretenden hacer un total de cinco representaciones con historias ligeramente diferentes, el panfleto distribuido por toda la universidad tenía una gran marca con el sitio donde se podía ver.

—Hashiba, vas a venir a verlo ¡¿verdad?!

—Por supuesto. ¿Y qué papel tienes, Hikawa?

—¡Es Ooki (大木)!

—¿Ooki?

Ooki es un apellido, ¿no? Tratándose de un drama de época del club de investigación de ninjutsu debería tener también un primer nombre.

Algo como Ooki Tamegorou, por nombrar uno.

—¡Hmm, es solo Ooki! No sé su nombre, pero es un papel misterioso, honestamente no sé qué esperar ya que tampoco tiene líneas, gajajajaja!

—… Sí tú lo dices.

Hikawa, probablemente ese no es un nombre. Se lee “Taiboku (大木)”, ¿no lo crees…?

—Como sea, te estaré animando.

—¡Joder, es que la voy a romper!

Sería raro que un árbol vaya a destacar tanto, seguro que logrará su propósito…  

Esperamos unos veinte minutos a que llegara el taxi, luego de eso tardamos cinco minutos en llegar a la entrada principal de la universidad.

Waouh!! ¡¿Qué carajos es esto?! ¡Es un ambiente completamente diferente al habitual! 

Expreso sorprendido Hikawa, apenas bajamos del taxi.

Uwah… ciertamente es increíble…

De la misma manera deje escapar mi impresión.

Justo en la entrada principal está la conocida “pendiente de la universidad de artes”. La pendiente normalmente es un paisaje lúgubre, pero ahora estaba decorada, al grado de que parecía anormal.

Había un gran cartel en forma de arco con letras iluminadas que decía; “¡Bienvenidos al Festival de la Universidad de Arte de Osaka!

Sobre las barandillas hay fijados muchos folletos donde se anuncian los eventos en el campus. Los que abrumadoramente más destacan son los de las obras de teatro, seguidos de las exhibiciones y las películas de corte independiente.  

Los diseños de cada uno de los folletos son de lo mejor, como era de esperarse de la universidad de artes.

—¡Increíble, hay un montón de clubes que desconozco!

Mientras subía por la pendiente, Hikawa se mostraba sorprendido.

En la universidad de artes hay cantidad de clubes y compañías de teatro no oficiales. Incluso si no cuentan con un salón para clubes, pueden obtener permiso para utilizar una de las aulas de clase, o reunirse en el alojamiento de alguien para realizar sus actividades. Por ejemplo hay muchos clubes de ese tipo que no están registrados oficialmente en las escuelas.

Y es en los festivales donde estos clubes, normalmente poco llamativos, salen a mostrarse con todo lo que tienen. Kiryuu-san me había hablado de todo esto anteriormente.

—Incluso así, los números se salen de lo usual…

No creo que sean cincuenta o cien. El caos y el entusiasmo de esta área puede ser una de las razones por las que se producen tantas personas talentosamente extrañas.

Finalmente nos apresuramos hacia la zona de puestos de comida.

Y tan pronto lo hicimos nos alcanzó un ajetreo con una energía terrorífica. 

“¡Bienvenidos, bienvenidos! ¡¿No les provoca una banana de chocolate, la especialidad de la Asociación de Investigación de Publicidad?!”, 

“‘El Sofista’ La película independiente producida por la Asociación de Investigación de Radiodifusión se proyectará hoy a partir de las 12:00 en la segunda sala de proyección del edificio 8!!”, 

“Ahh, vamos, tráela aquí, no tenemos suficiente gas, así que usaremos la estufa portátil!”, 

—Oi, Hikawa, 

“Hey hombre, ¡¿qué tal una quemadura de cigarrillo (?) jumbo salchicha del club de Shorinji Kempo?! Si compras dos combos de “Agallas” rojas y “Cálculo” blanco, ¡recibirás como regalo una pegatina de ‘Vida’ diseñada por los estudiantes del departamento de diseño!”,

“¡La bebida exquisita de cinco especies! ¡El Café Líbero del club de voleibol femenino en el piso dos del edificio nueve! Los que paguen sin recibir cambio obtendrán un genial regalo, una espléndida recepción (término de voleibol)!”,

“Es la sociedad de investigación de ciencia ficción! Este año vamos a recrear y repartir menús que aparecen en juegos y animes! La pieza especial de hoy será el combo curry que ama Leru-senpai (?)!”,

—Hikawa…,

“¡El club de softball femenino! ¡¿Qué les parece nuestro helado suave de caramelo fresco, hecho con el actualmente muy popular caramelo fresco de la granja Hanabatake?!”,

“¡La premonición de un gran duelo! El rookie debutante de este año, el recomendado Rodríguez, un estudiante de primer año, competirá contra el reemplazante Big Bang, quien sigue aferrado a su amor por la lucha libre profesional a pesar de ser ya un estudiante de sexto año!”,

“¡El club de patinaje artístico! ¡Asume la pose y recibe un premio! La persona que consiga más votos haciéndose una foto en la pose de Ina Bauer recibirá como recuerdo el ‘Máximo Brain Training’ de Gintendo GS!”,

“¡Hey tú, puedes eliminar el estrés de la vida cotidiana chocando la tarta! ¡Cien yenes por ronda en los dardos de estudios de cine! ¡Si fallas recibirás un fuerte tortazo por parte del staff!”,

“Informamos de una niña perdida. Kubota Rinne-chan, Kubota Rinne-chan proveniente de la ciudad de Osakasayama, su padre la está buscando!”,

—Hikawa, ¡¿dónde estás?!

“El departamento del periódico estudiantil está vendiendo un número especial aprovechando la inauguración del festival! ¡El tema es la disparidad de la sociedad, un tema candente en la actualidad, y estamos abordando acerca de varias disparidades dentro de la universidad!”,

“Las medidas para el examen de ingreso del próximo año están completadas! ¡El seminario para ingresar con seguridad a la universidad de Arte de Osaka tiene las inscripciones abiertas en el primer piso del edificio cinco!”,

“¿No le apetece un takoyaki?”,

“Los dos cuestan 750 yenes,”

“¿Un algodón de azúcar?”,

“Los pancakes de aquí los venden unas JK en activo”,

“¡El cambio! Llévese el cambio”,

““““¡Muchas gracias!””””

…. De alguna manera pude salir de la zona de puestos de comida.

En medio de la travesía grité varias veces el nombre de Hikawa, pero era tanto el ruido y las personas, que eso pasó por completo desapercibido. Honestamente no recuerdo mucho de ese año, pero sabes, escuche palabras que me hicieron tener la sensación real de; “Ciertamente es el año 2006, eh”.  

—I-Increíble… estaba tan lleno de gente que no se podía comprar nada.

Como era de esperarse Hikawa también quedó algo impactado.

—A pesar de que escuché que la zona de los puestos de comida y bebida estaban a un nivel diferente… tampoco pensé que era para tanto, pero es completamente real, incluido lo de las personas promocionando.  

Experimente en carne propia la razón por la que dicen que es la mejor de Osaka.

—Acomodemos este equipaje rápidamente. ¿Está bien que dejemos el equipaje del club de ninjutsu en el salón del club? 

—¡Oh, está bien!

Primero que todo tenemos que desocupar nuestras manos o no podremos hacer nada. 

Nos dirigimos al edificio de los clubes evitando las aglomeraciones de gente.

—Oh, llegaron. Gracias por trabajar tan duro desde temprano…

En la puerta trasera de la tienda entregue a Hiyama-san las bolsas repletas de ingredientes del supermercado mayorista. 

—Diez bolsas de harina, dos de azúcar blanca, jarabe de maple y café instantáneo… Sí, todo completo. Como era de esperarse de ti.

—Son unas simples compras, cualquiera podría hacerlo.

Ante mis palabras Hiyama-san soltó un suspiro y señaló con su barbilla hacia el exterior del salón.

Allí está la figura de Kiryuu-san, frustrado de que le arrebataran el trabajo.

—Hay quienes inadvertidamente se les olvida comprar lo que primordialmente tienen que comprar por perderse en sus propias e innecesarias compras. Eres destacable con que solo seas capaz de hacer lo que se te ha dicho. 

Kiryuu-san, ¿cuánto tiene que caer tu reputación en este festival para que estés satisfecho…? 

—Entonces, ¿los demás ya están listos? Shino Aki y Nanako salieron temprano de casa…

Ante mi pregunta Hiyama-san hizo una sonrisilla.

—Hashiba-kun, dime…

—Q-Qué?

—Cuando cocinas para ti mismo en casa, hay veces que te emocionas y dices; ‘¡mi habilidad es de lo mejor! ¡Está a un nivel digno de un restaurante!’, ¿verdad que sí?

 —A veces.

—Pues tengo una sensación similar. Toda la secuencia de eventos fue de terror, pero en este punto ya ha tomado la forma de una obra de arte, ¿sabes…?

Hiyama-san cerraba los ojos extasiada.

Joder, estoy intrigado…

—Otsukaresama, estoy entrando….

Abrí la cortina y entré a la tienda.

—Ah, es Kyouya. Bienvenido.

—Buenos días Hashiba-kun.

—Kyouya-kun, mira, la decoración está terminada correctamente.

Se extendía un mundo diferente.

La tienda estaba bien iluminada con la luz que ingresaba desde afuera, y con un interior que no estaba excesivamente decorado, el aspecto monótono que siempre había predominado en el salón había desaparecido. Las tazas, los platillos y las teteras tenían un aspecto adecuado, a pesar de que habían sido preparadas de manera improvisada.

Sin embargo, lo que debería llamar más la atención por sobre todo, son las maids. 

—¿Qué pasa? Te has quedado mirando sin decir nada.

La maid Nanako, que usualmente lleva su cabello cepillado hacia arriba, llevaba su cabello suelto. Su cabello aclarado y ondulado tenían un buen balance y se ajustaba perfectamente con el traje de maid de corte americano.

—Estoy segura de que quedarán encantados con nosotras.

La maid Keiko-san hacia una sonrisa coqueta y desagradable.

Dejando de lado su comportamiento y tono de voz, ella también encajaba perfectamente con el traje de maid de un estilo de fantasía. Originalmente tiene un estilo algo excéntrico, pero como resultado de ese cabello rosa ha alcanzado un balance milagroso.

—Tal vez estés cansado de ir de compras, ¿una taza de té?

Y la maid Shino Aki presumió del máximo grado de perfección. 

Su cabello oscurecido y corto encajaba al máximo con la vestimenta de una maid de corte británico tradicional. Y con la tetera en la mano el grado de perfección se elevaba aún más.  

Estando envueltas por los suaves rayos del sol de la mañana, todas ellas resplandecían.

—¿Qué piensas Hashiba-kun?

¿Cómo podría elogiarlas…? Desafortunadamente mi vocabulario es pobre, así que es algo que no tengo a la mano.

Por eso decidí expresar mis impresiones con palabras simples.

—Hiyama-san.

—¿Qué?

—Perfección…

—¿Verdad?

Esto terminará en una inundación de clientes….

Probablemente no podré salir a ver mucho del festival. En mi interior había preparado tal resolución.

Día 1, apertura del festival.

Tal vez porque se había regado el rumor, ya se había formado una fila en las afueras de la tienda.

—Por favor presten atención, distribuiremos tickets numerados, así que tenga en cuenta que podrá ingresar de acuerdo al orden de número de atención! 

Si no controlábamos la entrada, terminaría en un desastre. Estaba convencido de ello, así que rápidamente escribí los números en la computadora del salón del club y los imprimí, luego los distribuí a los clientes que estaban esperando.

Por este y otros motivos, se terminó abriendo a las 11 a.m., una hora más tarde de lo planeado.

—¡Llamaremos en orden desde el frente!

Las mesas para cuatro personas se llenaron rápidamente.

Allí, tres maids escuchaban cada una de las órdenes.

—¡Escucharé su orden!

—Un batido de leche kawaii, un omurice monte Kongo, un coffee float de amor amargo, y un calabacín de amor y despedida, eso es todo, ¿verdad?

—¡Entrando orden! ¡Del cliente número tres, cuatro cafés calientes y cuatro pancakes que derriten los sueños!

Para ser honesto, era una escena como si se hubiera hecho una diabólica combinación de las cafeterías de maids de todo los lugares y tiempos. En fin, el menú era un caos, pero el alto nivel de las maids pasaba por encima de eso. Cómo recuerdo cuando Kiryuu-san nos presentó orgullosamente el menú que había escrito y todos quedamos perplejos.

—… Cuando terminemos con esto, será ejecutado.

Hiyama-san, que se ha convertido en un miembro importante de la situación actual, dijo algo inquietante.

—Voy a poner su trasero en la rueda de alfarero, mezclare barro y mostaza y la haré girar amasándola en cada agujero de su cuerpo!

Suena a una tortura terrible, pero ese tipo es un M, así que debería regocijarse de placer.

—¿Dónde se ha metido?

—Incluso dejándolo en la tienda era una puta molestia cuando se ponía a tomar fotos con la cámara digital de Nanako-chan, así que le patee el culo y lo mande hacer compras!

—¿Eso paso?

Aunque bueno, Nanako trajo su cámara digital y dijo que quería tomar unas fotos.

—Dijo que luego sacaría los datos y las imprimiría, pero será mejor que las revisemos primero, ¿no lo crees?

—Tienes razón.

Solo con contar con un medio conocimiento de fotografía lo hace indigno de confianza. 

—Hm? Hashiba-kun, aquel…

Hiyama-san quien miraba el estado de la tienda me llamo,

Cuando me fije en lo que me decía,

—H-Hmm, señor cliente, este no es ese tipo de tienda… 

En un estado de desconcierto, Shino Aki trataba con un cliente.

—Es un dialecto mega kawaii el que tienes, ¿sabes? ¿De dónde eres? ¿Kyushu?

—Ehh, eso…

—Mi padre también es de allí. ¿Conoces la universidad de 〇〇? Estudio allí. ¿Qué tal si vamos a tomar algo en otra ocasión?

Pero era una situación peculiar.

Aparentemente era un estudiante de otra universidad. En la mesa estaban sentados otras dos personas que al parecer eran sus amigos, tenían la piel bronceada y llevaban accesorios, un aspecto bastante chillón. 

No era una charla normal, claramente era un playboy. Y sobre todo, Shino Aki odiaba eso.

—Voy a ir.

—Claro que sí… eh, Hashiba-kun, eso!

Ji

El hombre se acercó a Shino Aki, y la agarró del brazo.

Shino Aki sacude la cabeza revelando su disgusto con más fuerza. Es completamente inaceptable.

—Iré a detener eso. Kiryuu-san aún no vuelve, ¿verdad?

Hiyama-san se agarró la cabeza y la sacudió. 

—¡Joder, regresa ya de las compras!

Incluso cuando es un tipo poco confiable, es una situación en la que desearía contar con la ayuda de un hombre más, pero no hay nada que hacer.

—… Hiyama-san, por favor llama al celular de Kiryuu-san. Dile que quiero que venga de inmediato, y si es posible trae más personas.

—Entendido.

Hiyama-san asintió con la cabeza, y salió de la cocina.

Yo me dirigí al lugar donde se estaba prestando servicio.

—Señor cliente, ¿podría detenerse?

Entonces, retiró la mano que estaba sobre el brazo de Shino Aki y me pongo en el medio.

—… ¿Quién rayos eres tú?

El hombre cambió rápidamente su expresión a una de fastidio mientras me miraba. 

—Al personal no le agrada. Lo siento, pero por favor absténgase de hacer algo como eso.

Los tres se ríen en un tono de inconformidad, como si se burlaran.

—¿Entendieron?

Pregunte nuevamente.

Entonces los tres dejaron sus asientos y se dirigieron hacia mí para intimidarme.

El líder, el más alto de los tres,

—¿Y tú qué? ¿Es que eres el novio de esta chica?

—No es eso. Pero soy el supervisor de esta tienda.

No es realmente cierto, pero es mejor decir eso.

Haa. Esto es una cafetería de maids, ¿cierto?

—Sí.

—Con ese aspecto, y haciendo tal tienda, ciertas cosas deberían estar bien, ¿no? Si le desagrada ser sociable, entonces no debería hacerlo desde el comienzo, ¿no?

—Como cliente es razonable lo que dice. Pero desafortunadamente no es ese tipo de tienda.

El hombre con bronceado de solárium acerca su rostro con una expresión de completo descaro. En su frente apareció una vena. 

—Has estado actuando muy engreído, deberías entenderlo con un golpe ¿no?

Interiormente estaba algo asustado. No tengo la intención de retroceder por lo que siento, pero mi constitución física no es la mejor, y prácticamente no he estado en peleas, por lo que para mí es difícil sacar a relucir el lenguaje físico. 

Sin embargo, no puedo retroceder aquí. De alguna manera tengo que proteger a Shino Aki y a esta tienda de estos idiotas.

(Kiryuu-san, ¿qué rayos estás haciendo? Date prisa…)

Con mis pensamientos al límite y cuando miraba fijamente al tipo con bronceado de solárium,

—Hmm, a pesar de que asisten a una buena escuela, andan por ahí actuando más bajo que un pandillero.  

Sin que se dieran cuenta, Nanako se había movido a la espalda de los hombres, y sacó su carnet estudiantil de la billetera que había dejado encima de la mesa, y asentía con un “Hmm, hmm” mientras lo veía.  

—T-Tú, ¿qué rayos haces viéndolo sin permiso? ¡¡Devuélvelo!!

El hombre con bronceado de solárium, en pánico arrebató el carnet de la mano de Nanako.

Sin embargo, Nanako se reía burlonamente,

—Esta universidad se volvió noticia el otro día por aquel asunto en el que obligaron a un alumno menor de edad a beber alcohol, ¿verdad? Supongo que si esto fuera reportado no sería muy bueno. ¿No lo crees, Matsushima-san de tercer año de economía?

Se escuchó como el hombre chasqueaba la lengua.

—¿Y qué? ¿Se supone que es una evidencia? No hay nada que puedan probar, nosotros no hemos hecho na… eh—?

A un lado, Keiko-san giró la pantalla de la cámara digital de Nanako, y se mostró un video.

Uwah, esto no está bien, a pesar de que a Shino Aki-chan no le agrada… Se te ve claramente el rostro, no aceptarán tu explicación de; “Ese no soy yo”, recibirás una penalización.

Con una amplia sonrisa Keiko-san expresaba su opinión, y los provocaba.

Todo fue grabado, cuando agarró de la mano a Shino Aki y cuando me amenazó. No parece que pueda salirse con la suya.

—¡Tú, desde cuando…!

Tal vez porque no pensó que estaría siendo grabado, el hombre con el bronceado de solárium estaba claramente descompuesto.

—Váyanse de inmediato. Si se marchan, haremos como si nada hubiera pasado. En caso contrario, se me ocurren algunas ideas de lo que les pasara.

Nanako miraba con desprecio a los tipos.

Era tan intensa que por un momento los tres hombres retrocedieron.

—Hasshi, ¿¡está todo bien!? ¡Escuche que vinieron unos extraños!

Un exaltado Kiryuu-san había regresado.

—¡Llame lo mejor del club de lucha libre, del de sumo y del de karate! ¡Dónde están esos matones problemáticos!

Desde la entrada tres hombres de 1.90 observaban la situación.

Al ver esas figuras, los tres hombres con bronceado de solárium claramente se pusieron pálidos.

—Q-Qué fastidio. Se arruinó el ambiente, v-volvamos a casa.

Diciendo unas palabras de despedida intimidantes, huyeron rápidamente.

Viendo su partida solté un suspiro de alivio.

Las demás personas presentes, incluidos los clientes, disiparon su nerviosismo rápidamente.

—Gracias Nanako. ¡Ese fue un excelente movimiento!

Le exprese a ella un agradecimiento por su espléndida asistencia. No se convirtió en una gran pelea gracias a que junto con Keiko-san mermó el ímpetu de los tipos.

Pero al siguiente instante Nanako se tambalea y apoya sus manos sobre la pared.

—E-Espera, Nanako?

—Cielos, no es bueno cuando una buena para nada se fuerza de más, ¿no? Hubiera sido peligroso si se me acercaban…

Se reía pareciendo apenada,

—Por mi aspecto seguro me verán cómo alguien que parece ruda, pero en realidad no soy nada de eso. Sin embargo, hace un momento tenía una sensación de “tengo que ir”, y me moví por ese sentimiento.

—…Hmm, gracias. Eso fue de ayuda para Shino Aki y para mí.

Entonces mire en dirección de Shino Aki.

Hace un momento estuvo en un momento tenso, tenía un aspecto lamentable y estaba al borde de las lágrimas.

—Kyouya-kun.

Shino Aki se apresuró a mi lado.

—Shino Aki, todo está bien… Uwah.

Me había abrazado de frente.

—Esas personas daban mucho miedo… gracias por salvarme.

Se aferraba a mi fuertemente.

El rostro de Shino Aki estaba justo en la zona de mi pecho, y podía sentir su nariz y labios haciendo contacto, provocándome un ligero cosquilleo. Y más abajo había algo muy suave…. 

(Siguiendo a Nanako con lo del otro día…!)

Incluso si fue inmediatamente después de aquel incidente, me gustaría permanecer con esta sensación de felicidad… eran los pensamientos propios de mi naturaleza masculina.

—Ah, bueno… es un alivio. Shino Aki, sin embargo…. 

De alguna manera mantuve la compostura y pude expresar palabras, y ligeramente aparte el cuerpo de Shino Aki.

—Hay personas presentes.

Los otros clientes y demás miembros del staff. Todos estaban observando.

—Ah, lo siento.

Shino Aki se dio cuenta y rápidamente apartó su cuerpo.

—… Jajajajaja.

Después de eso hubo risas de todos, en especial de los demás miembros del staff, y no me sentí nada cómodo.

5:00 p.m.

Con varios viajes a comprar cosas de emergencia de por medio logramos de alguna manera terminar el primer día del festival.

Varios gastos se recuperaron espléndidamente sólo con el primer día, y con eso teníamos un excedente.

—Santo Dios, ¿cómo decirlo? Gracias a mi prodigiosa intuición parece que terminaremos consiguiendo incluso el presupuesto del próximo año, ¿verdad?

—Kiryuu-san, le pido que de ninguna manera vaya a decir eso en presencia de Hiyama-san. Estoy seguro de que correrá sangre.

Me acordé de la expresión de ella declarando; “Ejecución”, con los ojos inyectados en sangre.

—Claro que lo sé, es solo delante de Hasshi, mi colega pervertido, que puedo decir tal cosa.

—¡Deja de poner a las personas en esa categoría!

Respeto a Kiryuu-san como senpai del departamento de fotografía, pero debe tener cuidado con su humanidad.

—No digas eso. ¿Qué tienes que decir con respecto a Shino Aki-chan? 

Kiryuu-san me miraba con unos ojos desagradables.

—Uuhh…

Es un poco difícil cuando sacan el tema de Shino Aki. Es complicado cuando me preguntan si estamos en una relación.

—Bueno, en serio agradezco tu esfuerzo. Hasshi salvó la situación. Lamento lo de ahora.

Me dio un golpecito en el hombro como muestra de agradecimiento.

—No, estoy aliviado de que la situación no se pusiera grave.

Después de aquel escándalo, Kiryuu-san se disculpó con todos por no haber estado, e hizo arreglos para ponerse en contacto de inmediato con los tres tipos robustos amigos de él.

Por cierto, los tres senpais robustos fueron tratados con bebidas, pero al ser especialmente atendidos por las maids se fueron de muy buen humor.

—Aún así, el nivel de las maids fue altísimo…. Era como estar en el paraíso.

—Pensé que hablabas de su forma de trabajo, pero es de su apariencia, ¿eh?

—Hablo de ambas. Cualquiera de los dos es digno de elogio, ¿verdad?

De hecho el trabajo de todos fue espléndido.

Al principio había algo de timidez por los nervios y la vergüenza, pero con el paso del tiempo se fueron acostumbrando a la forma de moverse y al trato con los clientes, por lo que se podía ver con tranquilidad.

—Bueno, incluso Nanako que estaba apenada al principio terminó haciéndolo con mucha seguridad. 

Tuvo el coraje para repeler a los matones y su forma de atender a los clientes también fue buena.

—Es Kogure-san… ¿verdad? Bueno esa chica lo hizo con entusiasmo.

—Es cierto, es porque de alguna manera ya está acostumbrada al servicio al cliente, ¿sabes? Y también fue la más popular, ¿verdad? 

Varios clientes pidieron una foto.

—Eso me alegra. Le ayudó a relajarse un poco, ¿verdad?

—Eh?

—Es que parecía deprimida… Incluso ese estúpido alboroto le ha servido para inyectarse algo de energía….

Con los ojos entrecerrados Kiryuu-san expulsaba el humo del cigarrillo.

—Lo único que puedo hacer es fabricar oportunidades para ese tipo de estúpidos alborotos.

—Kiryuu-san…

Lo mire fijamente de perfil,

—… Eso es algo que descubriste de ti hasta hace un momento, ¿verdad?

—Eh? ¿Cómo te has dado cuenta?

Lo sabía.

Después de todo Kiryuu-san y Nanako no llevan ni un mes de conocerse.

El primer día del festival había concluido, y después de una limpieza sencilla todos los del club de investigación de artes se fueron por su lado.

Haa… Como era de esperarse, es agotador trabajar todo el día de pie.

—Ya que estuve hablando con frecuencia tengo la garganta seca.

Luego de que oscureció y llegamos a la casa compartida, Shino Aki y Nanako estaban completamente agotadas.

—Okaeri.

Nos saludó Tsurayuki quien había regresado de su trabajo.

—Por lo que siento el café maid de toqueteo fue un gran suceso, guah!

—¡No voy a dejar que me toquen! Bueno, el idiota que nos toco fue reprendido por Kyouya y echado sin falta.

A la chanza de Tsurayuki, Nanako respondió golpeándolo en la cabeza.

—Eh, ¿fueron clientes pervertidos? ¿Ustedes están bien?

Al escuchar la información de Nanako la expresión de Tsurayuki cambió de inmediato.

—Estuvimos bien. Solo me agarraron ligeramente del brazo.

—Aunque así lo digas, no es el punto, ¿no ocurrió nada grave?

—Hmm, todo está bien.

Tsurayuki se mostraba muy preocupado con lo que le decía Shino Aki. De alguna manera es bastante serio con estas cosas, eh.

—Fue increíble, ¿sabes? Nanako les plantó cara y los repelió.

—Eso no es para nada extraño, ella siempre es así, ¿no? 

—¡Hey Tsurayuki! ¡¿Podrías mostrar un poco más de preocupación por mí?!

—¿Qué es lo que dice la delincuente reformada Kogure-chan—Guh!

 Los puños de Nanako volvieron a caer sobre la cabeza de Tsurayuki.

—Te dije que no jugaras con mi apellido, ¿no? ¡¿Y quién es una delincuente reformada?!

… Los golpes de Nanako tienen su poder de persuasión.

Bueno, después de aquel incidente con los matones, Nanako se anticipó para lidiar con los clientes que parecían problemáticos, fue de gran ayuda. Pedirle eso a Shino Aki era complicado. 

¿Qué? Ni hablar, ¿quieres tocar? Te diré que es caro. Si quieres, puedo darte en secreto la lista de precios en la parte de atrás?

Y parece que también hubo otra persona que por el contrario hacia desaparecer el deseo de las otras partes, bueno, dejaré eso de lado.

—Tsurayuki, tienes que ir aunque sea por un día. Es de una escala que no imaginaba, y también es muy interesante.

—Cierto, debes estar aburrido de solo andar trabajando, ¿qué tal si ocasionalmente te relajas?  

Nanako y yo intentábamos invitar a Tsurayuki.

—Estoy bien, no estoy tan aburrido como para hacer un cambio de marcha, no necesito ese tipo de cosas. Sin embargo…

Tsurayuki desplegó un panfleto que probablemente recibió en algún lado,

—Escuche de la proyección de “el banquete de los demonios” una película independiente del club de cine. Si me la pierdo no tendré la oportunidad de verla por un buen tiempo…. 

Nanako soltó un gran suspiro.

—Si quieres ir dilo, pero como no puedes ser honesto, eh.

—¡Cállate! Estoy diciendo que es una motivación diferente, que te quede claro! 

Los dos discuten sobre esto y aquello como si de hecho estuvieran peleando en buenos términos.

Observaba esa escena mientras decía; “Por Dios”, cuando de repente,

—Hm…?

Mis ojos se dirigieron hacia Shino Aki.

—… Hm?

Nuestras miradas se cruzaron y nos quedamos viendo por un par de segundos.

—… Hmm.

No es como si hubiera algún significado.

Sonreímos el uno al otro y rompimos el contacto visual.

Dibujo en blanco y negro de una persona

Descripción generada automáticamente con confianza media

Segundo día del festival.

Pensé que sería un poco más fácil, ya que es un día con menos eventos, pero ese fue un pensamiento muy ingenuo.

—Clientes con los tickets numerados del 26 al 38, pasen por favor.

Ante mi llamado los clientes se reunieron y se apresuraron a entrar.

—Pase por aquí. Por favor tome asiento y espere.

Shino Aki los guiaba a las mesas con una expresión sonriente y encantadora.

Todos los clientes masculinos tomaban asiento con una sonrisa ferviente.

—¿Qué desean ordenar? Contamos con toda variedad de bebidas y platillos.

Una enérgica Nanako toma los pedidos sin dejar de sonreír.

A esas chicas, los clientes de las mesas les enviaban miradas mientras decían al unísono “Genial”. 

—¿Solo bebida? ¿Qué tal algo de comer? Están muy bien de sabor y aspecto, ¡¿sabes?!

Incluso la maid sorpresa —que dejaba salir su interior de señora mayor en el cuerpo de una pequeña chica— tenía que tratar con clientes hasta cierto grado entusiastas.  

Incluso las personas que no podían entrar a la tienda miraban fijamente desde las ventanas a las maids.

Contrariamente a la comodidad de ese espacio, estaban los que trabajaban detrás de escena, quienes el día de hoy también se encontraban al límite de sus vidas.  

—¡Hashiba-kun! ¡Ya no hay harina!

El informe llegó junto con el grito de Hiyama-san.

—¡No puede ser! ¿Ya se acabaron las bolsas que eran para la mañana?

—Bueno, aunque tengo algunas órdenes, ¿crees que lo mejor es que se detengan los de las comidas hechas con harina?

—¡Oh, Nanako! ¡E-Espera un momento…! Hashiba-kun, ve al lugar escrito en esta nota, allí hay alguien llamado Tajima, cuéntale la situación y trae harina.

—Entendido… oye, ¿no queda allí el laboratorio de artesanías?

—Allí hay un almacén que es para los estudiantes de investigación y estudiantes que se quedan a pasar la noche. ¡Tienes que darle dinero!

¿Qué cosas me estás contando?

—Entiendo, iré. Pero la gastaremos de inmediato.

—Cierto… me pregunto qué hacer?

—Hmm… Ah, recuerdo que había comerciantes de harina en el parque industrial de Minamikawachi, ¿verdad?

—Es a la orilla del rio, ¿no? ¿Y qué con eso?

—Llamaré y preguntaré si se puede o no comprar directamente.

—Espera, ¿no es eso imposible? Además, incluso si la compras, cómo piensas traerla…?

—Recibí la confirmación. Podemos. Hablé con unos amigos para traerla en coche.

—… Hashiba-kun, en serio te equivocaste de universidad a la que entrar.  

Me pregunto Hiyama-san con una expresión seria.

Bueno, originalmente se supone que era una persona ya integrada a la sociedad trabajadora, en mi interior soy un tío de treinta años….

—Kyouya-kun, también se está acabando el polvo de café instantáneo.

—Eh, Shino Aki, ¡no puede ser! ¡Detén a los clientes por un tiempo! Mientras buscare un comerciante … ¡Cielos, es difícil buscarlo con el teléfono móvil!

—Pero bueno, no hay que preguntar en un servicio de información, vivimos en una buena época. Seguro.

En diez años sí que viviremos en una buena época, créeme, senpai.

Ordene una reservación por teléfono e inmediatamente termine, me despedí,

—Voy de compras, ¡nos vemos!

Cuando regrese de las compras organice los ingredientes. 

Lamentablemente no pudimos adquirir mucha harina de uso comercial. Solo se podía obtener en gran cantidad otros productos.

—No creo que aguante todo el día a este ritmo….

—Por ahora intentemos hacerlo hasta el mediodía, ¿no? Luego miraremos qué hacemos, ¿vale? 

Asentí en acuerdo con las palabras de Hiyama-san.

—Hashiba-kun. El cliente de la mesa cuatro se ve raro.

Un caballero mayor de aspecto elegante miraba hacia todos lados. Se sentía como si buscara a un empleado. Ya que las maids están ocupadas con otros asuntos supongo que lo mejor es que vaya yo.

—Iré.

Rápidamente me dirigí hacia allí, cuando…

—¿Pasa algo señor?

Nanako ya estaba hablando con el caballero mayor.

—Sí, para ese evento, pase delante del edificio ocho…

Extendió un panfleto y respondió de manera amable y cortés.

Era ya sabido que se ajustaba perfectamente a su vestido de criada de corte americano. Pero viéndola ahora, te das cuenta de que esa no es la única razón de su popularidad.

Es también porque está acostumbrada al servicio al cliente y por su sonrisa vigorizante. No hay malestar en sus pequeños gestos, y emana naturalmente una comunicación agradable de manera sincera.

—Ya veo, eh…

Sin intención lo murmuré y Nanako se volteó hacia mí.

—E-Eh, Kyouya, ¿por qué me miras tan fijamente? Es vergonzoso, vale…?

—Lo siento, fue sin intención.

La forma en que fui encantado quedó al descubierto.

—No pude evitar quedarme atrapado viendo lo bueno que es tu servicio al cliente.

—N-No, no es para tanto. Solo me he acostumbrado un poco con el trabajo a tiempo parcial…

Tal vez al ser alabada, se apenó, el hecho es que su rostro estaba ligeramente ruborizado y retorcía su cuerpo mostrando signos de vergüenza. Hasta con eso era perfecta.

Justo cuando era el cambio de clientes y Nanako tuvo algo de tiempo libre,

Brotó en mí las ganas de bromear,

—Solo por un momento hazlo…? Di “okaerinasai Amo”.

No pude evitar pedirle que hiciera eso.

—E-E!? No voy a hacerlo, ¿vale? ¡Es vergonzoso!

Por supuesto Nanako se negó sacudiendo sus manos y cabeza, sin embargo…

—Sabes, no soy un cliente, así que no puedo ver lo encantadora que eres en ese momento. Pienso que es muy lamentable no poder experimentarlo… por fa…. 

—Incluso si me lo dices así…

Nanako continúa en un estado de desconcierto, pero…

—E-Entiendo… pero solo una vez… ¿vale?

Tal vez preparando su determinación, ella desvió la mirada, luego respiró profundamente y después se giró en mi dirección.

—Okaerinasai, amo.

Con una sonrisa brillante me dio un saludo vigorizante.

Me siento tan animado. Si cuando tenía 28 años hubiera conocido a una chica como esta, estoy seguro de que ese mismo día hubiera pedido cupones de descuento o un pase anual o un carnet de membresía. 

Waouh… increíble.

Exprese casi por reflejo.

Nanako rápidamente se volvió a avergonzar y su rostro se puso aún más rojo,

—Bueno, ya rompan filas, rápido vete a tu lugar, ¡vamos rápido!

Enérgicamente me empujó hacia la parte de atrás.

… Sin embargo, me siento agradecido de que me haya mostrado algo tan increíble.

Ah.

Kyah.

Terminé chocando con Shino Aki quien estaba regresando con comida.

—Lo siento Shino Aki, ¿estás herida?

—Todo bien, incluso si sucediera algo, Kyouya-kun me ayudaría, estoy bien.

Shino Aki me dirigía una mirada cargada con un sentimiento de confianza.

Fue igual a la de ayer en casa, pero su mirada era mucho más tierna.

De alguna manera esta atmósfera se siente entre agradable e incómoda.

Jejeje.

Ufufufu.

Inconscientemente terminamos riendo mientras cruzábamos miradas.

—Hey, ustedes dos, ¿qué rayos hacen perdiendo tiempo? Los siguientes clientes ya están ingresando, ¿saben?

Volví a mis sentidos con el aviso de Keiko-san.

—Ah, lo lamento, ¡vamos Shino Aki, como de costumbre!

—Hmm, ¡okaerinasai amo!

Con la agradable y enérgica voz de Shino Aki a mi espalda, regrese a la parte de atrás nuevamente.

El tiempo tempestuoso terminó y temporalmente llegó el momento para descansar.

—Quién fue el que dijo que hoy habría relativamente pocas personas!!

Unas palabras de ira que no tenían receptor.

La cantidad de clientes que han inundado la cafetería de maids ha sido más que la del día de ayer. Incluso ahora hay clientes afuera haciendo fila a la espera de que se vuelva a abrir.

—Por Dios, ¿qué vamos a hacer? ¡A este paso no habrá suficiente comida y también es muy tarde para prepararla!

Hiyama-san, quien estaba manejando la cocina, finalmente explotó en gritos.

—¡Cocino, cocino y cocino y aún así no alcanza para nada! ¡¿Qué mierdas pasa con esta tienda?! ¡¡Contraten a un nuevo empleado a tiempo parcial!!

Era tanto el ajetreo que ya no se podía distinguir si este era un programa de un festival o un trabajo a tiempo parcial. 

—En ese caso no quedará de otra que reducir el menú.

—¿El menú?

—No era algo que quisiera hacer, pero no queda de otra. Vamos a borrar del menú prioritariamente las cosas que se pasan por fuego y que toma su tiempo preparar.

—Bueno, como que no hay de otra, ¿verdad…?

—Hmm….

En ese momento se abrió la puerta de la cocina.

—¡Los escuche! Ni piensen que podrán eliminar el majestuoso menú en el que invertí todas mis energi—Gah!

En medio de ello Hiyama-san cerró con todas sus fuerzas la puerta. Parece que la nariz de Kiryuu-san quedó insertada.

—Bien, entonces verifiquemos el menú. Rápidamente haré la elección de lo que eliminaremos, Hashiba-kun, tu prepara un cartel y explica a los clientes que están esperando. ¿Te parece?

—Sí.

Terminó el periodo de descanso, y reabrimos la tienda. Pudimos acomodarnos fácilmente a los cambios del menú que hizo Hiyama-san. 

Lo comprobé y comencé a explicarles a los clientes que estaban esperando.

—Lo lamentamos, pero hemos decidido modificar el menú debido a los ingredientes. 

Se escucharon algunas voces de decepción, pero parece que todos lo comprenden

Si se tratase de una tienda normal, es probable que hubiera clientes reclamando, pero esto era parte de un festival, además, nos ayudaba que el claro objetivo de los clientes eran las maids.

—Bien, entonces vamos con el cartel… ¿eh?

Cuando giraba mi cuerpo para volver a la tienda,

—P-Parece que no fue un buen momento, ¿verdad…?

Me encontré con Kawasegawa, que extrañamente estaba alterada.

—Has venido al festival.

—En fin, estás pensando que no encajo, ¿verdad?

Como siempre la chica de las frases esquemáticas.

—No es así. Solo creí que eres de las que no vendría si no fuera necesario.

—… Supongo que doy esa imagen, ¿verdad? Bueno, acertaste.

Mientras se quejaba abrió un panfleto.

—Se proyectará “El Banquete de los Demonios”. Pensé que era una oportunidad rara y que no debía perdérmela, es por eso.

—Eh? Kawasegawa también tiene ese objetivo?

Hee, ¿hay alguien más? Está haciendo una elección bastante buena, ¿sabes?

Se trata de Tsurayuki, mejor guardaré silencio sobre ello.

En fin, entre personas que trabajan con seriedad se entienden.

—Además, pensé en venir a disculparme.

—¿Nanako?

—Después de todo, no he podido decirle nada desde entonces. Y cierto alguien decidió que continuaremos en el mismo equipo, así que no quiero que queden rencillas.

—Lo estás pensando demasiado. Además creo que no deberías disculparte.

—¿Por qué?

—Bueno, Nanako ya se ha puesto seria y ha comenzado a trabajar con su canto. Eso fue gracias a lo que le dijiste.

La forma en que lo hizo fue demasiado directa, pero pensándolo ahora, aquella terapia de choque fue efectiva.

Incluso la misma Nanako lo entendió, y dijo que comprendía las palabras de Kawasegawa.

—Entonces dices que el que viniera aquí fue inútil, ¿verdad? 

—Aunque no lo diría hasta ese punto.

—La verdad es un alivio. No tengo que forzarme a comer el “pancake moe moe afectuoso.”

Deberías al menos pasar por una bebida… 

No solo es extraña, es honesta y torpe, una chica realmente interesante…

—Tienes que escuchar cantar a Nanako uno de estos días.

—Lo haré si logra hacerlo con seriedad, ¿vale?

Kawasegawa asiente, y dobla el panfleto y lo mete en su bolso.

—Bueno, ya casi es la proyección.

—¿Vendrás mañana?

—No lo sé. Si es necesario lo haré.

Respondió con una expresión “aparentemente” fría.

—Bueno, nos vemos.

Se despidió y se alejó, y como de costumbre su falda ondeaba de manera descuidada.

—Supongo que con esto terminamos el día dos, ¿no?

Después de reabrir, la carga de todos se redujo sin problemas gracias a la modificación del menú. La hora de finalización se acerca y ya no hay clientes entrando.

Solté un suspiro de alivio y tomé asiento.

—Hashiba-kun, gracias por tu esfuerzo.

Tal vez Hiyama-san también había recobrado la compostura, ya que tenía una expresión de relajación.

—Es buen momento, ¿qué tal si te tomas un descanso?

—Eh, está bien? Y la tienda?

Ante mi pregunta, Hiyama-san señala el lugar donde están los ingredientes,

—Como puedes ver, ya no hay stock. Teniendo en cuenta el tiempo que queda, solo hay que hacer una venta de liquidación.

—Entonces tomaré la oferta. Hiyama-san, también tomate un descanso, ¿vale?

—Gracias por preocuparte. Bueno, voy a trabajar duro y luego haré que Kiryuu-san me lo pague.

Ya veo, ciertamente parece que podría ser fácilmente de utilidad… 

(Kiryuu-san, te has hecho a una enorme deuda…)

Estaba atardeciendo y la hora pico había pasado, el ambiente en la sala era tranquilo.

Podría ser justo el momento indicado para ver las exhibiciones que no se podían ver por las aglomeraciones.

—Si tienes planes para venir, lo mejor es hacerlo a esta hora. Los que están acostumbrados al festival saben cuándo es el momento y permanecen hasta estas horas. 

Kiryuu-san nos guiaba y contaba aquello con aires de conocedor.

—Kiryuu-san, ¿está bien que hayas venido?

Tan pronto como salí de la tienda, un sonriente Kiryuu-san me siguió.

Sin embargo, fuiste dejado a cargo de la limpieza de la tienda, ¿verdad?

—Hmm, bueno… no le veo problema, ¡¿sabes?! ¡Ya casi es la hora de terminar!

Me devolvió una respuesta fútil.

No sé cómo podrías terminar, ¿sabes…?

—Además, si hubiera dicho mi destino estoy seguro de que me mirarían como si fuera una basura. Hay veces que me siento cómodo con eso, pero no estoy de humor.

—Bueno, si se enteraran de que irás a ver los doujinshi y los doujin games del club de anime, supongo que reaccionarían así, ¿no?

—¡Hasshi! ¡No lo digas de esa manera tan directa!

¿Hay otra forma de llamarlos?

Había algo que Kiryuu-san quería ver, al punto de haberse escapado de la tienda. Aquello eran los juegos doujin y doujinshi hechos por el club de investigación de anime de la universidad.

Hay muchos ilustradores que salieron de la universidad de Arte de Osaka incluidos dentro de los desarrolladores. En especial Shino Akishima, quien era extraordinaria, pero también surgieron otros artistas famosos.

En especial, se dice que la calidad de las publicaciones del club de investigación de anime, en los que participan muchos exalumnos, es del más alto nivel, y se considera que la exhibición a pequeña escala realizada en el festival es una pequeña mina de oro.

—Aparte de que no tengo la disponibilidad para asistir a la comiket de verano e invierno, las compras online son prácticamente inexistentes. ¡Esto es en lo único en lo que puedo poner en práctica el privilegio de ser estudiante de esta universidad!

Aunque yo creo que hay otros.

… Y así mi objetivo de dar un vistazo por el festival acompañado de una chica se esfumó rápidamente, y decidí acompañar el deseo de Kiryuu-san.

—Me disculpo Hashiba. ¡Incluso me he pegado yo!

—No, está bien. Venir solo es complicado.

Además estaba el ninja pervertido (Hikawa Genkirou), al que me encontré por casualidad, y que por alguna razón nos acompañaba.  

Por cierto, parece que originalmente tenía planeado venir el tercer día. Pero como era de suponerse es un enfermo de los eroges.

—Hikawa-kun, ¡¿escuchaste eso?! Hasshi dijo que era complicado venir sólo, ¡cielos!

—¡Lo he escuchado! ¡Senpai, yo iría incluso estando solo! 

Con una mirada congelante observe a los dos que tenían un extraño entendimiento.

(Pero bueno, supongo que no está mal poder ver las obras de los autores de esta época…)

Si se trata de autores de diez años en el futuro, habrá muchos que estarán en activo en la actualidad, en especial aquellos que escalarán exitosamente en estos diez años.

La exhibición y venta realizada por el club de investigación de anime no se llevó a cabo en los salones de clase, sino en el salón del club.

—¿Por qué no usan salones de clase?

Ante mi pregunta, Kiryuu-san señala el poster de la puerta.

—Eh? Prohibida la entrada a menores de 18?… ¡¿Acaso hay contenido sexual?! 

—Eso parece, por qué crees que he venido de incógnito.

Ya veo, eso explica el porqué está tan entusiasmado Kiryuu-san.

En el interior del largo y estrecho salón del club hay instaladas unas mesas largas a ambos lados. 

—¡Cielos, este es un original de Azis Soft! Y este es un trabajo nuevo de octubre… ¡Genial!

Hikawa inmediatamente levantó la voz.

—Estás bien informado… eh, ¿son conocidos de Kiryuu?

Al fondo había un hombre que nos habló, su aspecto daba el aire de ser un senpai muy mayor, era un tipo delgado con cabello largo y barba.

Kiryuu-san no reaccionó y se quedó mirando fijamente los ejemplares sobre la mesa,

—Yamashina, este es un ejemplar de muestra, ¿verdad? ¿Hay reservas…?

La persona a cargo llamada Yamashina negó con la cabeza.

—Ya no hay. Se vendieron.

—¡No me jodas! ¡Esto es una puta mierda! Había prometido venderlo por doscientos yenes de más a un colega, ¡mierda!

Kiryuu-san se veía realmente deprimido agarrándose la cabeza con ambas manos.

O debería decir, estás haciendo reventas mezquinas, ¿verdad? Eso no está bien.

—Hablaré con el autor después. Quizás haya más. 

Yamashina dijo eso como para reconfortarlo,

—¿Y esos dos de allá?

Concentró su mirada en nuestra dirección.

—Ah, soy Hashiba, estudiante de primer año del departamento de cine.

—Soy Hikawa, y al igual que él, soy estudiante de primer año.

—Soy Yamashina. Presidente del club de anime. Supongo que vinieron porque les gustan los juegos, ¿no?

—Bueno, así es.

Yamashina se levantó y nos entregó unos CD-R.

—Hago algunos como estos. Supongo que no son el objetivo de interés de ustedes, pero si quieren podrían darle una oportunidad.

En la parte posterior de los Rom había adheridos un impreso.

—Esto… increíble.

Contiene una variedad de gráficos de arte de fondo. Escenas de la ciudad y el campo en primavera, verano, otoño e invierno, y del cielo. Eran muy hermosos la variedad de dibujos de todos los géneros.

—Yamashina está en el departamento de artes. Las obras que realiza se inspiran en los trabajos del “studio ghibli” y de Isanagi. Desde hace tiempo llevo diciéndole que esto es lo más importante.

Yamashina-san sonrió amargamente,

—Es complejo cuando me preguntan cuánto es necesario. De hecho, cuando envío mi portafolio siempre me preguntan si no tengo dibujos de chicas. Incluso siendo el presidente del club de anime no soy más popular que cualquiera de los otros miembros.

Dio unos golpecitos con los dedos sobre el ROM.

—Creo que en un futuro es probable que haya demanda… Es preocupante cuando realizas obras de un género que no es popular como este. 

—…. 

Me vino a la mente cierto recuerdo.

En el año 2016 hubo un videojuego social de gran impacto. Y fue un solo director de arte el que construyó el hermoso mundo de fantasía. 

Es un recuerdo ambiguo, pero tengo la sensación de que su apellido era “Yamashina”.

Incluso si el Yamashina-san, aquí presente, y aquella otra persona no son la misma, dentro de diez años las personas talentosas en el diseño de escenarios tendrán una gran demanda. Estoy seguro de que a Yamashina-san le espera una enorme cantidad de trabajo a partir de ahora.

—Ehhh…

—Hmm? ¿Qué?

Por supuesto es imposible que lo diga. Por el contrario, si lo dijera, parecería que le estoy tomando el pelo.

Por eso, al igual que lo hago con Shino Aki,

—No sé cómo decirlo adecuadamente, pero a mi… me gustan tus dibujos.

Yamashina-san pareció quedar sorprendido ante mis repentinas palabras.

—Gracias, esas palabras bastan para motivarme.

Respondió con una sonrisa de verdadera felicidad.

Kiryuu-senpai también habló brevemente, y al final nos separamos sin comprar nada.

—Fui descuidado… el próximo año tendré que hacer fila desde el comienzo.

Siento que lo dijo como si fuera un coleccionista. Y para comenzar, estás en quinto año, es que tienes planeado estar en la universidad incluso el otro año…?

—¡Como era de esperarse de la universidad de Arte de Osaka! ¡No hay muchas otras instituciones que tengan tantos dibujantes originales en activo!

Hikawa estaba bastante emocionado.

—Así es… todos trabajan duro.

Miraba fijamente los ROM en mi mano mientras recordaba de nuevo la época de diez años en el futuro.

No solo se limita a los artistas de escenarios, el sistema de valores cambiará completamente.

Incluso los que están trabajando en activo sin mostrar cambios, se están cambiando a sí mismos de acuerdo con estos valores.

No importa cuánto sepa del futuro, al final se tratará de la capacidad de tomar acción y de la convicción.

—Tendré que esforzarme… eh.

Sostenía fuertemente el ROM sobre mi pecho y luego lo guardé cuidadosamente en mi maleta.

Llegué a esta exposición sin saber muy bien en qué consistía, pero vi algunas cosas buenas.

—¡Hikawa-kun! ¡¿Qué tipo de eroges crees que van a venir después?!

Delante mío se había desplegado una conversación con un tema bastante focalizado. 

—Bueno, ¡los de temática estudiantil, supongo!

—Así es, ese es el único camino para el negocio.

Kiryuu-san asintió con la cabeza.

—Yo… tengo un género que me gusta, pero no se vende mucho.

—Eh, ¿cuál?

—La ciencia ficción. Me gustan las vestimentas en trajes de batalla de las chicas.

—¡¿Eh?! ¡Sus ventas son terribles! ¡Yo mismo espero que algún día hagan de temáticas deportivas, y que tengan historias sólidas! 

—¡¿Deportivo?! ¡Eso será complicado, será imposible incluso en diez años! 

—Jajaja, eso parece!!

Ambos estaban entusiasmados y riendo.

En ocho años habrá un juego con chicas en trajes de batalla y con zapatos voladores, y que a pesar de ser de Ciencia ficción deportiva lo va a petar, al punto de que tendrá adaptación al anime….

—Bueno, así son las cosas en esta época… hmm.

 Creo que el futuro es increíble.

Día tres del festival.

Entré al salón del club de investigación de artes antes que cualquiera, con el objetivo de hacer la limpieza y los preparativos.

—Buenos días… eh?

Iba con el pensamiento de que probablemente no habría nadie, pero ese pensamiento fue traicionado,

Hhhmmmm….

Waaaaaaaah….

Los sonidos que se escuchaban eran de dos senpais del club de investigación de artes, cada uno tenía una pose extraña, en la que se cubrían sus cabezas y tenían los brazos cruzados.

—Kakihara-san, Sugimoto-san… ¿qué ha pasado?

—O-ohhh, Hashiba-kun?

Kakihara-san me dirigió una sonrisa.

Sin embargo, debajo de sus ojos destacaban notablemente unas ojeras que dejaban muy claro que no había dormido.

—No, nada del otro mundo. Es solo lo de la presentación en vivo…

Sugimoto-san también sonreía, pero se percibía la evidente fatiga en su expresión.

—Eso me recuerda, ¿lo ha estado haciendo bien ella?

—Hmm, avanza según lo planeado.

—¡Eso me alegra! Bueno, estar en contacto con varias personas es algo ligado al crecimiento.

Sugimoto-san asintió satisfactoriamente.

—Verán, me llevaré el bowl y exprimidor que hay aquí. No será suficiente con los que hay solo en la tienda.

—Adelante, está bien, llévatelos.

—Lamento que no hayamos podido ayudar, por favor toma cuidado de ese lado.

Los dos senpais respondieron con tan poca energía que más bien fui yo el que terminó preocupado.

—En ese caso, me retiro….

Incliné la cabeza y salí llevando las cosas.

Luego pegué la oreja a la puerta del salón del club e intenté escuchar las voces que se producían dentro,

—…, … toma…. continua… qué hace…? Desde ahora… me pregunto?

—Grand…., seguro… Si no se hace, todo….

No entendía del todo, pero podía suponer que era un asunto que no marchaba muy bien.

—… Voy a mantenerme al margen.

Lo siento por mis senpais, pero incrementar las cosas que tengo que hacer más que esto, sería absurdo.

—¡Prepárate, Sasuke!

—¡Eisai, te la devolveré!

Al mediodía. En el escenario principal de la plaza se llevaba a cabo una presentación del club de investigación de ninjutsu. Aunque le dije a Hikawa que iría a ver la presentación aún no había podido ir, es por eso que…

—Increíble, van a con todas a matarse, ¿verdad?

… aproveché el tiempo de descanso y vine junto con Shino Aki.

—Me ha sorprendido que tenga una autenticidad mayor a la que esperaba.

Incluso llegué a preguntarme si eran una compañía teatral estudiantil, pero no lo son en absoluto. También se habían añadido efectos de sonido desde un sistema de megafonía, por lo que era una presentación de un alto nivel. 

—A pesar de mantener tal pelea con espadas no se les corta la respiración por nada del mundo.

Comprendo la razón por la que Hikawa dijo que ellos estaban orientados al ámbito deportivo.

Llega el clímax de la obra, Sasuke, un ninja que ha terminado con su misión, muestra una fuerte resistencia a ser eliminado por Eisai, un habilidoso espadachín.

—¡Sasuke! ¡No te tengo resentimientos, pero aquí te concederé la muerte!

Sin embargo, la espada de Eisai perfora la garganta de Sasuke.

Ugh… Eisai, algún día terminarás igual…

Lamentablemente, el liquidado Sasuke terminó como un pedazo de basura tirado en la calle, y solo el gran árbol que permanecía en la escena lo observaba….

—Una historia triste, ¿verdad?

—Hmm, valió la pena verla.

Dado que han estado haciendo representaciones varias veces, tanto las peleas de espadas como la historia resultaron ser muy interesantes.

Se escucha una melodía triste y llega el fin de la presentación….

Fue en ese momento cuando el gran árbol situado en la parte de atrás se movió de repente,

—Kyouya-kun, ¿ese no es Hikawa-kun?

Cuando mire, Hikawa intentaba acercarse al moribundo Sasuke.

—E-Eh…?  

Cuando me preguntaba qué era lo que estaba haciendo,

—Hey, Sasuke, fuerza, te levantarás!

De repente empezó a enviar gritos de ánimo al caído Sasuke.

—H-Hikawa, idiota, basta!

—¡Uoh! Lo haré, ¿¡qué harás tú, Eisai!?

Parece que se ha olvidado de su papel y se ha entusiasmado sobre el escenario, y ha comenzado a ayudar a su senpai que está actuando.

—Hey, Hikawa, ven aquí!

—¡Con esto ya no obtendrás un papel con líneas!

Dos ayudantes de detrás de escena aparecieron desde los costados del escenario y tomaron a Hikawa y se lo llevaron.

—¡Uoh! ¡¿Qué hacen?! ¡Suéltenme!

Con lo ocurrido una repentina confusión invadió el lugar de la presentación.

—Ojalá Hikawa consiga un papel algún día…

Está bien que sea un tipo entusiasta, pero a este paso es probable que su rol oficial pase de ser árbol a aire. 

Cuando volvimos a la tienda, Nanako estaba cuidando de esta ella sola,

—Okaeri, ¿estuvieron divertidos los ninjas?

—¡Estuvo de puta madre! Fue super realista e interesante.

Shino Aki y yo estuvimos charlando divertidamente intercambiando nuestras impresiones de la presentación.

—Eh? Aún no te has cambiado de ropa.

Nanako miró nuevamente la ropa de maid que ella vestía.

—Hmm, es una rara oportunidad para llevarla puesta, así que pensé que no estaría mal llevarla hasta al final.

A pesar de que la propia Nanako se había avergonzado tanto, parece que cuando se acostumbró terminó tomándole gusto.

El día de hoy la tienda está tan tranquila que parece mentira el tumulto de los dos días anteriores.

Es el último día, así que cerremos temprano y disfrutemos del festival, ¿vale?

Fue la propuesta de Kiryuu-san cuando abrimos la tienda el día de hoy. Hiyama-san aprobó diciendo; “Es la primera cosa buena que dices durante un tiempo, incluyendo los preparativos”, y todos asentimos en acuerdo.

Por lo tanto, apenas pasó el mediodía se dio por terminada la tienda y se colgó un cartel que decía; “Cerrado”, al frente.

Sin embargo, nosotros tres no observamos mucho el festival y al final nos quedamos hablando aquí. Estábamos cansados y el ambiente era cómodo.

—¿Cómo? Están todos juntos, ¿eh?

Tsurayuki asomo de repente su rostro en el lugar.

—Cielos, es una maid, es una maid! ¡Lo has hecho Nanako! ¡Increíble!

—¡Cállate! Obviamente, es una cafetería de maids, ¡¿qué esperabas?!

Mientras se avergonzaba, Nanako explotó en rabia, y Tsurayuki entró sonriendo mientras decía; “Esa maid da miedo, eh”.

—Tsurayuki, ¿ya terminó la película? 

—Hmm, estuvo muy interesante. ¡No estaba al nivel de una película estudiantil!

“El banquete de los demonios” era originalmente un trabajo de grado de la universidad de Arte de Osaka.

Fue una obra tan legendaria que después de su lanzamiento recibió una tremenda acogida, al punto de que ganó un premio en el festival de cine de Osaka.

—Ya veo, algo como eso es lo que intentaremos realizar.

Dije eso y Tsurayuki rio,

—Así es… Es un sueño, de veras.

Respondió solo eso.

—Bueno, permítanme matar algo de tiempo aquí con ustedes.

Trajo una silla de algún lugar del establecimiento y se sentó.

—Ah? ¿Qué rayos? Estoy cuidando del lugar, ¡piérdete!

—Cállate, no le veo el problema.

Tsurayuki no mostró ni un rastro de querer marcharse, sacó un libro de bolsillo y se acomodó.

—Nanako, un café.

—¡¿Qué mierdas?!

—Eres la maid, está bien que lo hagas. N-No es necesario que esté delicioso.

—¡Qué estupideces estás diciendo! No lo voy a hacer, ¡te queda claro!

Cuando los dos comenzaban su pelea verbal habitual,

—Sabes, ¿miramos por ahí un rato más?

Asentí a la propuesta de Shino Aki.

—Entonces, ¿vamos?

Juntos salimos de la tienda y volvimos a la plaza.

Miramos la exhibición del departamento de fotografía, comimos las bananas de chocolate del club de baloncesto, miramos la enorme maqueta de Osaka del departamento de diseño medioambiental, y para cuando terminamos de jugar el juego de lanzar tartas del club de investigación de cine, había caído la tarde y comenzaba la puesta del sol. 

Entonces discutimos si deberíamos entrar a algún lugar, y el resultado es que decidimos tomar un descanso en un salón del club vacío. 

Los dos nos sentamos uno al lado del otro en un tatami esparcido al fondo del salón del club.

—Fue un espléndido tiempo, ¿verdad?

Shino Aki estaba de buen humor luego de disfrutar al máximo el festival.

—Es interesante ver a través de las cosas que realizan las personas una muestra de lo diferente que piensan todos, ¿cierto?

Por supuesto Shino Aki estaba más interesada en las exposiciones que en los stands de comida.

—¿Aprendiste de los dibujos?

—Hmm, tanto que lo que quiero es volver a casa y dibujar.

—¿Irte de inmediato? Increíble.

Shino Aki era codiciosa. Pero eso era algo importante para las personas que hacían representaciones.

—Soy una persona muy egoísta, no puedo dejar de pensar en lo que quiero hacer o deseo.

A pesar de que sonreía respondía con firmeza.

—Quiero hacer que Kyouya-kun quede sorprendido de nuevo.

—Hmm, lo estaré esperando.

—Me pregunto qué clase de dibujo hacer a continuación?

Shino Aki miraba fijamente la puesta del sol al exterior de la ventana. Su expresión brillante se teñía de rojo, y se veía más bonita de lo habitual.

(Q-Qué hago mirando…?)

Rápidamente aparté la mirada.

Al tiempo que comenzó la puesta del sol, la temperatura bajó rápidamente. Y este salón de club, que se ponía rojo con el atardecer, también se volvió frío poco a poco. De hecho, siempre que se llega a esta hora, el procedimiento estándar para darse calor es que alguien encienda un calentador o un kotatsu.

Cuando intentaba levantarme en busca de alguna cosa para encender,

—Eh…?

De repente el campo de visión se volvió borroso, como si se hubiera corrido el foco. A diferencia de lo habitual estoy desenfocado. O mejor, el campo de visión se reduce rápidamente, y la conciencia se desvanece.

—Kyouya-kun… Kyouya-kun? 

Escucho la voz de Shino Aki a gran distancia. La única sensación que me quedaba era que tenía que decir algo, que tenía que responder, y ahí perdí el conocimiento.

Haa….

Tal vez el incidente solo duró un momento, porque inmediatamente recuperé el campo de visión.

—Kyouya-kun, ¿estás bien?

Una preocupada Shino Aki me miraba desde arriba.

Probablemente había caído en el lugar.

—Estuve trabajando duro todo el tiempo, mi cuerpo debe estar cansado. 

—Probablemente. Bueno, eso ha terminado hoy, así que es un alivio.

Cuando dijo eso sonriendo noté que la situación era algo extraña.

(Eh? La cara de Shino Aki estaba tan cerca?)

La amable y sonriente cara de Shino Aki estaba delante mío.

Y mi cabeza estaba en medio de una sensación suave y un agradable aroma.

Parece que mi nuca estaba en contacto directo con los muslos de Shino Aki.

Eso significa que….

(Eh, eh, eh, eh, eh…)

Está bien decir que es un milagro que no haya dejado escapar una voz de sorpresa.

Era una almohada de regazo. Durante el lapso de la caída hasta que me desperté, había recibido una almohada de regazo de parte de Shino Aki. 

—S-Shino Aki, eso…

—Por el momento quédate quieto.

Me regañaron cuando intenté levantar la cabeza.

—Tus ojos están agotados. Quédate quieto así. ¿Comprendes?

—Hmmm…

Asentí con la cabeza e hice lo que ella dijo.

Shino Aki colocó su mano sobre mi cabeza, y la acarició repetidamente de manera suave.

Era como si el calor de su mano se transmitiera a todo mi cuerpo desde la cabeza.

—Gracias por lo del otro día. Me alegro de que Kyouya-kun me protegiera.

Iba a decir algo, pero esta vez me detuvo con un dedo.

—Calla y escucha. Es algo vergonzoso.

Shino Aki se rio ligeramente.

—Kyouya-kun siempre es adulto, es como un hermano mayor, en ese momento te veías tan grande, eras muy confiable.

Ahora que lo pienso, Shino Aki ya había dicho algo así antes.

—No tengo nada con qué pagarte, pero recuerdo todas las cosas que has hecho por mí.

Cuando dijo todo eso sostuvo mi cabeza con ambas manos.

—Por eso, cuando estés cansado me gustaría al menos hacer esto… ¿te parece?

Mi campo de visión se oscureció al ser cubierto por el cuerpo de Shino Aki. Y los sonidos también se escuchaban muy distantes.

Yo estaba a punto de llorar sin razón alguna. Sentía como la calidez de Shino Aki envolviéndome estaba a punto de disolver y exponer todos los sentimientos de desesperación e ingratitud que originalmente tenía, pero me resistí con todas mis fuerzas a hacerlo.

Tal vez fueron cinco o treinta minutos los que pasaron, y durante todo ese tiempo Shino Aki estuvo siempre acariciando mi cabeza.

—Después de todo estabas cansado. Terminaste dormido.

Dibujo en blanco y negro de una persona

Descripción generada automáticamente con confianza media

—Eh? Yo… me dormí de nuevo.

Shino Aki asintió.

—Me alegro de que hayas dormido cómodamente.

Miraba a los ojos de Shino Aki.

Ternura y calor. Una existencia que anhelaba.

—Shino Aki…

De manera natural rodee con mi mano derecha la espalda de Shino Aki.

Eleve mi cuerpo y acerque mi rostro al de ella.

—Hmm…

Shino Aki no lo evade.

Trague saliva.

Milímetro a milímetro, se acercaba lentamente, tanto que era frustrante.

Ella permanecía inmóvil.

Me acerque aún más. La distancia era tal que se sentía el más leve suspiro.

Entonces me di cuenta de que sus ojos se cerraban poco a poco.

Levanté una mano para acercarla, por supuesto estaba temblorosa.

Preparé mi resolución, tome aire y detuve el temblor.

PIRIRIRIRIRIRIRI*

Fue el ringtone del celular.

—… Lo siento.

Shino Aki rio ligeramente.

—Hmm, cierto.

Conteste,

—Sí, hola… ah, Nanako…

No había pasado un minuto de la conversación cuando me puse de pie.

—Eh, Senpai?

La voz de Nanako estaba claramente alterada.

Solo eso fue suficiente para transmitir que algo terrible pasaba.

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!