Cuando Kanon entró a la sala de estar, esta vez fue mi padre quien salió cambiando de lugares.

No se si es porque el pasillo está poco iluminado o si es debido a la ansiedad, pero parece como si sus ojeras estuvieran más oscuras que antes. 

—Kanon-chan vino, eh.

Mi padre dijo es en voz baja mientras se acercaba en mi dirección.

Naturalmente es la primera vez que tengo la experiencia de estar esperando junto a mi padre en el pasillo de la entrada.

Un poco… no, estoy bastante preocupado.

Me pregunto si deberíamos conversar sobre algo.

Pero no hay ningún tema en particular.

Y ya hemos hablado acerca de la salida de mi madre del hospital, eh…

—Kazuki, esperar en el pasillo de esta manera en el corredor me hizo recordar el día en que naciste, eh.

—Ehh…?

Ante el repentino discurso de mi padre deje salir una voz muy tonta.

Mi padre me mira al rostro, y mientras sonreía de manera burlona prosiguió,

—Tu madre me había expulsado, ¿sabes? 

—…. ¿Qué?

Demasiado repentino como para poder comprender.

Por el momento esperaré a que mi padre continúe con sus palabras, él está mirando fijamente al vacío con una expresión de nostalgia. 

—Estuve al lado de tu madre hasta la mitad del parto.

—Eh. 

—El tiempo entre las contracciones poco a poco se fue acortando y cuando tu madre gemía parecía que estaba sufriendo mucho. No había nada que pudiese hacer por ella, era un completo inútil. Aunque sea un poco quería ser de ayuda, así que le pregunté a tu madre si había algo que quería que hiciera. Me dijo girando hacia los lados; “quiero que masajees mis caderas”. Por lo tanto, lo hice. Estaba desesperado. Entonces, ¿qué crees que me dijo tu madre?” 

Era en estructura una pregunta, pero supongo que no esperaba una respuesta.

Confundido, ladee la cabeza ligeramente y mi padre inmediatamente prosiguió, 

—Dijo; “¡No allí! ¡Duele, no toques!” Y otra cosa; “¡Fuera, me distraes!” Desde luego, me tomó por sorpresa, pero cuando alguien te lo dice de forma tan desesperada, no queda de otra que obedecer, ¿verdad? En cualquier caso, el otro lado se está jugando la vida. Por eso me vi en la incómoda situación de esperar fuera de la habitación del hospital hasta que naciste. Sabes, luego le pregunté, pero parece que tu madre no recuerda haber dicho tal cosa. Entre risas me dijo; “Eso es absurdo, ¿sabes?” ….  Esa es una historia graciosa.

—E-Entonces así fueron las cosas, eh…

Sucedió tal cosa cuando nací…

Lo máximo que puede hacer un hombre es hacerse una idea, pero como es de esperarse, un parto es complicado.

—Bueno, tal vez no sea una charla que se pueda poner al nivel de esta situación.

Solo por un momento mi padre dirige su mirada a la sala de estar. 

—Incluso entre las familias más unidas hay momentos en los que se quiere estar alejado. Pero eventualmente volverán. Al menos que haya un profundo odio mutuo. Es por eso que pienso que las dos estarán bien. No hay de qué preocuparse.

—….

También pienso que tratándose de Kanon estará bien.

Si es la Kanon actual que puede decir con propiedad; “No me voy a contener.

Aún así, no puedo evitar sentirme preocupado.

… Me pregunto si esto es lo que llaman el afecto de un padre?

※※※  

Siempre ha vivido solo junto a su madre.

Nunca hubo “alguien” más presente.

Genuinamente, sólo las dos.

Hubo momentos en que su madre llamaba a “alguien”, pero nunca lo llevó a casa, tampoco habló acerca de esa existencia a Kanon.

Por eso es que ni una vez Kanon supo si la persona al otro lado del teléfono era un amigo de su madre, una persona del trabajo, o alguien con quien estaba saliendo. 

Ahora que puede comprender más cosas, piensa que probablemente ese “alguien” al otro lado del teléfono no se trataba de la misma persona, sino de varias.

También podía serle de ayuda en muchas labores domésticas.

Su madre estaba feliz con que Kanon hiciera las labores domésticas, así que por eso creía que era un hecho que todo marchaba bien en casa.

Debería estar haciéndolo bien

A pesar de que pensaba eso…

Pero ahora que lo pensaba, nunca habían tenido una charla seria cara a cara.

Por alguna razón pensó que era como si se conocieran mutuamente.

Pero en realidad no se puede comprender que es lo que piensa una persona.

Incluso si es entre familiares unidos por la sangre.

Cuando Kanon se sentó en el sofá, su madre levantó la vista.

Una madre que no ha visto en casi tres meses.

Desde la línea del pelo de la cabeza, cinco centímetros de cabello negro le habían crecido, se podía diferenciar de la parte del cabello aclarado.   

Su cuerpo también parecía estar un poco más delgado.

Sobre la mesa se había dispuesto té de cebada frío que había dispuesto el padre de Kazuki. 

Kanon bebió solo un sorbo para tranquilizarse y luego miró de nuevo hacia al frente.

—Bueno………….

Las palabras que seguían no salieron en absoluto.

Había muchas cosas que quería decir.

Estaba pensando en expresar sus quejas, como era de esperarse.

También se supone que había cosas que quería preguntar.

Pero nada de eso se juntaba en palabras que tuvieran algún sentido.

Solo había suspiros que se desvanecen en el espacio vacío.

Un largo, largo silencio.

Solo se escuchaba el sonido de la lluvia y el del silencioso motor del aire acondicionado.

Tal vez porque no sabía dónde debería enfocar su vista, terminó viendo fijamente el smartphone de su madre sobre la mesa. 

—¿Dónde has estado…?

La voz que finalmente salió era tan pequeña como el fuego de una vela a punto de apagarse.

Como si estuviera pensando, la línea de visión de su madre se perdía en el aire, y luego murmuró,

—… En varios lugares.

—Cuando dices en varios lugares—

—En serio, he estado en varios lugares. Varios de Japón y algunos en el extranjero. 

—¿¡En el extranjero!?

La línea de visión se levantó de inmediato.

No se esperaba que hubiera ido incluso hasta el extranjero.

—Ah… bueno… así son las cosas…. ¿Te divertiste?

Kanon pensó que la pregunta estaba ligeramente desenfocada, pero no podía retirar sus palabras.

Las comisuras de la boca se levantan ligeramente de manera significativa.

—Me divertí. Pero… también te eche de menos.

Hubo un nuevo silencio.

Por su experiencia hasta ahora, Kanon se dio cuenta que no había mentira en esas palabras. 

—¿Por qué te fuiste? Supongo que estabas cansada de mi—

—No es así.

Rápidamente fue negado. 

La expresión con la que la madre miraba a Kanon era inusualmente seria.

—No es así.

La segunda vez fue en un tono más fuerte. 

—¿Entonces por qué…?

Cambió por completo su expresión seria, y esta vez sus cejas se bajaron de manera visible. 

—No sabría explicarlo…. Quería ir a un lugar diferente. Quería ver paisajes que no fueran estos de aquí.

—… ¿Te cansaste de esta ciudad?

—Es algo un poco diferente…. Me quedé sorprendida al ver una estela de avión. Desde hace un tiempo que había dejado de notar incluso los aviones que volaban a diario. Ya no levantaba la vista al cielo. Luego de que me di cuenta de ese hecho… fui incapaz de controlarme.

El corazón de Kanon late con fuerza.

—Estela de avión…

No pudo evitar decir eso.

—Hmm. Supongo que no lo recuerdas, pero cuando fui a recogerte a la guardería porque estabas con fiebre, dijiste; “Mamá, es una estela de avión”. Me lo dijiste cerca al oído de manera repentina y me sorprendió. Desde entonces no he levantado la vista al cielo…. He estado constantemente a tope de trabajo.

—Lo recuerdo….

—Eh?

—Yo, lo recuerdo.

La voz de Kanon temblaba.

Su voz, la cual pensó no llegó a su madre en aquel entonces, en efecto le había alcanzado.

Estaban mirando la misma escena.

Sólo con comprender eso, el corazón de Kanon se llenó.

Kanon se secó con el dorso de la mano las lágrimas que fluían, y dirigió una sonrisa a su madre quien estaba sorprendida.

—El otro día, Kazu-nii me llevó de campamento. Entonces vi muchas estrellas. Fue increíble, ¿sabes? Había estrellas por todo el cielo. Y la vía láctea estaba bastante nítida. 

—….. Hmm.

El tono de voz del aizuchi de su madre era afectuoso.

—Pero, la vía láctea no aparece solo en tanabata, ¿sabes? Siempre está allí durante el verano. Es solo que no podemos verla. En ese momento pensé que simplemente no era consciente de ello. Mamá, ¿no es eso similar a lo que pensaste?

—Hmm… es similar…

—Cierto, ¿verdad?

Después de todo somos madre e hija

Aunque no se puso en palabras, era de suponerse que lo que Kanon quiso decir fue transmitido con precisión a su madre. 

Kanon, quien creció viendo a su descuidada madre, ocasionalmente pensaba,

Mi personalidad no se parece a la de mi madre.

Pero ese no era el caso.

En la parte no visible, eran perfectamente semejantes.

Kanon parecía señalar la “conexión” con su madre, y eso la hacía feliz.

—Con eso dicho…. ¿Por qué volviste tan de repente?

—Quería comer la comida que preparas.

Su madre parecía arrepentida, pero también sacó ligeramente la lengua.

Kanon no pudo evitar sonreír con ironía mientras decía; “¿Qué cosas dices?”

Para una persona ajena… incluso para Kazuki, puede que sea inentendible.

Así y todo, Kanon no podía evitar pensar que no había forma de que odiara a esta persona.

—Después de todo, tu comida es deliciosa. Comí mucha comida deliciosa afuera, pero al final de cuentas, es un hecho que extraño el sabor del hogar.

Por lo general cuando se dice el sabor del hogar, es por algo que cocina la madre, ¿verdad? 

Contrario a eso, ella era la que cocinaba, así que supuso que después de todo su familia no era normal.   

Pero Kanon estaba bien con eso.

Era indiferente a lo que era normal en la sociedad.

Esto es lo “normal” para la familia Kurachi.

—¿Algo que quieras comer?

—Veamos…. Hay un montón, pero supongo que lo primero sería el cerdo frito en jengibre, eh.

—Comprendo. Lo haré, pero tengo una petición a cambio.

—¿Petición?

—Hmm. A partir de ahora, cuando las cosas se pongan difíciles, quiero que lo hables adecuadamente. Hace un momento dijiste que estabas hasta el tope de trabajo, ¿verdad? No sé nada acerca de los asuntos del trabajo, pero quiero que me cuentes cuando se ponga difícil. En todo este tiempo nunca he oído una queja de tu parte. Pero no dudes en expresarlo delante mío. Déjalo salir todo, vale…?

—Aaaahhh…….

Por primera vez desde que confrontaba a Kanon, las lágrimas emergieron de los ojos de su madre.

Kanon pensó que era bueno, y al ver las lágrimas, contrariamente, la hizo sentir aliviada.   

—Por lo tanto, a partir de ahora tienes prohibido largarte por tu cuenta.

Pudo decirlo.

Finalmente pudo decirlo.

Kanon estaba complacida de poder haber dicho algo que siempre había querido.

Su madre asintió con la cabeza repetidamente mientras presionaba un pañuelo sobre sus ojos.

Viendo a esa madre, Kanon recordó algo que había conversado con Himari anteriormente.

En primer lugar, no siento como que haya una frontera tan clara para la “adultez”, ¿sabes?

Cuando estaba en la primaria los estudiantes de instituto parecían muy adultos, ¿verdad? Pero cuando de hecho me convertí en una estudiante de instituto, no sentía que hubiera un gran cambio en mi mente a como cuando estaba en la primaria….

Estoy segura de que “crecer” no es algo muy distinto a esta sensación… Es lo que supuso Kanon.

La frontera entre ser un adulto o un niño es ambigua.

Pensando en eso, Kanon se sintió más cercana a su madre.

No, no solo a su madre, sino a los “adultos” de la sociedad, un poco más cerca.

Varios minutos después….

Tras confirmar que el estado de su madre se había calmado, Kanon endereza su postura nuevamente.

—Madre…. Tengo otra petición.

—¿Cual?

—Veras…

Bajando su tono de voz, Kanon dijo su “petición”

※※※

La puerta de la sala de estar se abrió silenciosamente.

Estaba recostado contra la pared mirando mi smartphone y rápidamente me aparté de la pared.

La que salió de la sala de estar fue Kanon.

—Tío, Kazu-nii. Tienen un momento…?

Dijo de manera reservada una Kanon con los ojos ligeramente rojos. Pero la expresión sombría que tenía en su rostro instantes antes ya no está presente, y de alguna manera se puede sentir una atmósfera de alivio.

Solo con eso comprendí que la conversación entre las dos había marchado bien.

… Que alivio.

Siguiendo a Kanon mi padre y yo entramos a la sala de estar, mi tía se levantó y agachó ligeramente la cabeza hacia nosotros,

—Muchas gracias.

—Ah… no….

Quede perplejo ante el agradecimiento de mi tía. 

De nuestra parte no hemos hecho gran cosa…

Espera, le di a Kanon un hogar, ¿verdad?

—Kazuki-kun. Parece que Kanon tiene una petición para ti.

—Hm?

—Veras….

Mientras se retorcía, Kanon continuo, 

—¿Puedo quedarme en tu casa hasta que terminen las vacaciones de verano…?

Ah, ya veo….

Que mi tía haya regresado significa que ya no hay razón para que Kanon se quede en mi casa, ¿verdad?

Honestamente no había pensado mucho en ello.

El “final” lanzado tan de repente, hace que una sensación de vacío descienda sobre mí.

—No tengo ningún problema con ello.

No hay forma de que le dijera delante de mi tía que si quería podía quedarse incluso después de terminadas las vacaciones de verano.

Desde hace un tiempo ya tenía el deseo de que ojalá y este estilo de vida de los tres continuase.

Comprendía que este estilo de vida no podía durar para siempre, pero aun así.

Una extraña sensación sombría surgió en mi pecho. 

¿Qué es este sentimiento? Cuando estaba a punto de comprenderlo, rápidamente puse una tapa sobre esos pensamientos.

¿Acaso no quiero que me “quiten” a Kanon…?

Es un pensamiento bastante egoísta.

En este caso, es más preciso decir, que es a mi tía a la que le están quitando a Kanon.

—¿Estás seguro, Kazuki-kun?

—Sí. No hay problema. Y supongo que Kanon también tiene que lidiar con el problema de organizar su equipaje.

Cuando respondí a mi tía que había preguntado de nuevo, la expresión de Kanon se iluminó visiblemente.

—Cierto…. Además, me sirve ya que tengo que buscar un nuevo trabajo…. Kazuki-kun. Por favor, ten a Kanon bajo tu cuidado un poco más. 

—Sí.

—Ah, pero Kazu-nii, volveré a casa mañana en la noche. Voy a cocinar para mi madre.

—Ya veo. Comprendo.

Es decir que tengo que preparar por mi cuenta la cena de mañana, ¿eh?

Diagrama

Descripción generada automáticamente

—Kazuki. Eres tú el que ha estado bajo el cuidado de Kanon-chan, ¿verdad?

Quedé en shock ante lo que señalo mi padre, bueno, en efecto ha acertado. 

—No, tal cosa… tal vez….

Al responder con franqueza, por alguna razón todos se rieron de mí.

De esta manera, y siguiendo la línea de Himari, el periodo para que Kanon se quedara en mi casa también fue abruptamente decidido. 

Kanon y yo habíamos abordado el tren.

Mi tía volvería a su propio apartamento, pero, tal y como se decidió antes, Kanon volvería conmigo a casa. 

El sol se ha puesto por completo, y el tren está lleno de personas que regresan a casa después de una jornada de trabajo y de jóvenes que vuelven de divertirse o por el contrario, que van a divertirse.

Había dejado de llover, pero la atmósfera era pesada debido a la humedad.

Kanon y yo estábamos parados uno al lado del otro delante de la puerta, y de principio a fin habíamos guardado silencio.

De repente me asaltó una duda.

—Ahora que lo pienso, me pregunto qué tipo de relación tenía ese sujeto llamado Murakumo con mi tía?  

El viejo bastante radical y problemático que irrumpió en mi casa.

Después de eso, tal y como acordamos en ese momento, nunca se puso en contacto con nosotros ni nada por el estilo.

Olvide preguntarle a mi tía directamente….

—Cierto, esa persona, eh….

Al parecer Kanon escuchó, y una sonrisa amarga apareció en su rostro pareciendo algo incomoda.

—Mamá solicitó un pasaporte para aquel entonces. Pero parece que eso toma su tiempo. Con la idea de ahorrarse la tarifa de los hoteles durante ese tiempo se puso en contacto con esa persona, a la que conoció como cliente anteriormente…. Parece que lleva tiempo enamorado de mi madre. Parece que en su cerebro se metió la idea de que; “Dado que te pusiste en contacto, te debo gustar” ….

—… Eso es terrible.

—Cierto…. Bueno, mi madre también le dio alas para que creyera eso, pienso que no estuvo bien de su parte. Bueno, esa persona era bastante persistente con sus sentimientos, por lo que parece que mi madre se escabulló en secreto. Cuando se relacionó con él como cliente, era una persona muy tranquila, así que no se pudo imaginar que en realidad no fuera el caso. 

—Ya veo….

—Pero parece que se hizo a un duplicado de la llave del apartamento por su cuenta. Mi madre me dijo; “No pensé que llegaría tan lejos, lo siento”. 

Eehh!?

Deje que mi voz se elevará.

Aunque por lo que escuché de Murakumo, era como si mi tía le hubiera dado la llave.

Al escucharlo me pareció bastante aterrador, eh….

Hay bastantes discrepancias con lo que dice Kanon.

Termine pensando que era riesgoso creer por completo en lo que decía solo una persona, y no me refiero solo a ese tipo.

Pienso que está el hecho de que todos mentimos para nuestra propia conveniencia, pero esto es un poco….

En cualquier caso, ya no tengo nada que ver con esa persona, supongo.

El tren bajó la velocidad y se acercaba a la plataforma de la estación.

En ese momento, Kanon levantó la voz de manera repentina.

—Ah, lo había olvidado. Himari…!

—Hmm? ¿Qué pasó con Himari?

—¡Antes de ir hacia la casa de tus padres, un conocido de Himari la encontró!

—¿¡Qué!?

Tal fue el shock, que sentí por un momento como se me cortaba la respiración.

De repente los latidos de mi corazón se aceleraron.

—Pero Himari me dijo que estaría bien y me fui yo sola a casa de tus padres…. ¿Qué hacemos? Me pregunto qué habrá pasado….

Tan pronto como el tren se detuvo, Kanon salió a toda prisa hacia la plataforma. Inmediatamente le seguí por detrás.

Me gustaría saber más a detalle sobre lo sucedido, pero no es el momento de exigir una explicación.

Normalmente hago uso de las escaleras mecánicas, pero ahora me apresuro por las escaleras.

Pasamos por los torniquetes de acceso y salimos de la estación.

Kanon miraba por los alrededores….

—¡Ah, allí está! ¡Himari!

Delante de la entrada estaba Himari de pie.

—¡Kanon-chan! ¡Komamura-san! 

En el momento en que Himari confirmó nuestras presencias se apresuró en nuestra dirección.

Luego de que las dos se abrazaron, se miraron al rostro.

—¡Himari! Que alegría…. Pensaba que ya no nos veríamos….

—Lamento haberte preocupado. Pero ya está todo bien…. ¿Y cómo te fue a ti, Kanon-chan? 

—También ha ido bien de mi lado. Gracias.

—Ya veo….

En las esquinas de los ojos de las dos se acumularon las lágrimas. 

No puedo ajustar ni un poco mi respiración alterada debido a la corrida, y tampoco encontraba la manera de irrumpir entre las dos.

—Ah, veras…. Te voy a explicar.

Himari, perceptible a mi aura de “explíquenme”, se giró hacia mí.

—Claro…. Pero antes de eso, hay que cenar….

Al final, solo eso fui capaz de decir.

Al mismo tiempo las dos dijeron; “Ah…”, y miraron al reloj que está delante de la estación. 

—Lo había olvidado por completo….

—Kanon, supongo que por hoy debes estar agotada…. ¿Qué tal si de regreso a casa compramos bentos en el supermercado?

—De acuerdo.

—Entonces… les contaré los detalles cuando lleguemos a casa.

Comenzamos a caminar en dirección al supermercado habitual.

Ahora que lo pienso, puede que sea la primera vez que vayamos los tres juntos al supermercado.

Probablemente porque eran vacaciones de verano, había mucha gente joven a los alrededores, y nuestra presencia no se siente fuera de lugar.

Al parecer un conocido de Himari la ha descubierto….

Pero viendo a Himari junto a nosotros de esta manera, me siento un poco más tranquilo, como si ya no tuviera que estar asustado y tener que preocuparme por los ojos a mi alrededor. 

—…. Es decir que Mimi-san hará como si lo de hoy no hubiera pasado.

Dijo Himari mientras se rellenaba las mejillas con el bento de karaage, y Kanon, que también se estaba atiborrando con su pilaf de camarones, “Oh, es así…”, lanzó una aizuchi.

—Es decir que te puedes quedar hasta mediados de agosto, ¿verdad?

—Sí.

Me pregunto si está bien que me sienta aliviado?

Mientras me llevaba a la boca el pescado de mi makunouchi, tenía sentimientos de alivio y de culpa al mismo tiempo.

Incluso si Himari se fue de casa porque quiso….

Si se cambia de punto de vista, es correcto decir que estoy robando a Himari de sus padres.

Es fácil imaginar que la mujer llamada Mimi — nombrada en la historia de Himari — también debe tener sentimientos entremezclados.

Aún así, llegados a este punto, no puedo decirle; “vuelve a casa de inmediato”.

—Con eso dicho, Komamura-san. Estaré a su cuidado un poco más.

—V-Vale.

Primero que todo, me gustaría darle la oportunidad de que logre su propósito de comprar con su propio dinero las herramientas que le fueron tiradas. 

Siento que le será imposible persuadir a sus padres solo con palabras y sin nada con lo que pueda respaldarlas.

—Supongo que Kanon-chan tampoco volverá de inmediato a casa, ¿verdad?

—Así es. Se lo pedí a mi madre. Después de todo, quiero estar junto a Kazu-nii y Himari un poco más….

A decir verdad, en el momento de separarnos, mi tía me dio dinero en secreto.

Me dijo; “te daré de nuevo más adelante”, la verdad pensé que me gustaría que no se sintiera tan obligada.

He recibido muchas cosas de parte de Kanon que no pueden ser sustituidas por dinero

Era vergonzoso, por lo que obviamente no pude expresarlo.

—Por cierto Kazu-nii. Parece que tus palillos van muy lentos, ¿no tienes hambre?

La línea de visión de Kanon está claramente dirigida a mi makunouchi.

Parece que al pilaf de camarones de Kanon no le quedan más que un par de bocados para desaparecer.

Come muy rápido, como de costumbre.

—… Ni lo pienses.

—Hmm.

Mirando a la Kanon que se enojaba inflando sus mejillas, Himari soltó una risilla.

Ahora que lo pienso, la comida de los tres de hoy también es diferente.

Me pregunto cuántas veces ha pasado esto desde que comenzamos a vivir juntos.

Me reí ligeramente al recordar que durante este tiempo no nos gustaba hacer coincidir lo que el otro comía. 

Supongo que es en lo único que seguiremos hasta el final sin ponernos de acuerdo.

—¡Basta! ¡No se rían!

Espera, no es como si me estuviera riendo de Kanon.

—Kanon-chan. Te daré parte de mi karaage.

—Ehh, ¿en serio? Te quiero Himari.

—Es un “te quiero” bastante frívolo, eh. 

Qué rayos pasa con ese te quiero por recibir una porción de karaage…?

—Eehh, está bien. Porque desde el comienzo he querido a Himari.

—K-Kanon-chan….

…. ¿Qué rayos con esta atmósfera?

Himari está seriamente apenada.

… Al pensar que no quedaban mucho de estas cenas ruidosas, la desdicha que había estado intentando olvidar me asaltó de repente. 

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!