Ese día en Kreuz, un solo cliente entro al Dancing Ocelot. Era una joven mujer con un cuerpo delgado, vestida con ropas de viaje. De su cuello colgaba un amuleto con la imagen de un caballo alado.; era el mismo diseño de la bandera que estaba fuera del Ocelot.

Esta mujer era Sylvia, que oficialmente era una clériga de Akhdar.

No solo Kenneth la saludo, también fue recibida por las demás personas que estaban ahí reunidas, empezando por Sylvester.

“Creo que no hay duda de que la desaparición de Latina tiene algo que ver con su antiguo hogar.” Con un brillo inteligente en sus ojos y sin mostrar dudas mientras le hablaba a los hombres reunidos, Sylvia compartió lo que pensaba. “Pregunte a Rudy, y me dijo que también estaba seguro de ello. Antes de desaparecer, Latina estuvo en contacto con uno de los demonios viajeros. Y parece ser que lo conocía.”

“Si no mal recuerdo, Latina viene de Vassilios.”

“También deberíamos revisar los otros asentamientos de los demonios de las demás regiones, solo para estar seguros. Después de todo, la señorita no sabe mucho acerca de los demonios, y mucho menos sabe algo sobre su tierra natal.”

Kenneth abrió un mapa. Mientras lo veían, comenzaron a compartir información.

El lugar más famoso donde los demonios vivían era la nación gobernada por el primer lord demonio, Vassilios.  Los nomadas dirigidos por el sexto lord demonio y el asentamiento del tercer lord demonio, quien coexistía con los merfolk (NT: una raza de hombres pescado, algo así como los zora de the legend of zelda, creo :v), eran conocidas por ser asentamientos grandes.  Los asentamientos más pequeños estaba esparcidos por todo el mundo, incluso había algunos que estaban cerca de Laband.

“Hay otra cosa que me preocupa. Requiere esperar una respuesta sobre algo que le pedí a Rudy, aun así… me gustaría que me dieran más tiempo para poder verificarlo.”

Al oír eso, Kenneth asintió, como si recordara algo. “Ahora que lo pienso, oí un rumor sobre algo preocupante… Yo también reuniré información.”

Para una clériga de Akhdar como Sylvia, la falta de información le daba ánimos. Para un discípulo de Ahkdar, que algo fuera complicado o era razón para rendirse. Más bien, hacía las cosas más interesantes.

Comparando la información, ellos pudieron dar con una pista que podía ser la clave para dar con el paradero de Latina. Cada vez que alguien hacia un comentario, anotaban algo en el mapa en letras pequeñas. Después de que todos compartieran lo que sabían, Kenneth se llevó la mano derecha a la ceja como si quisiera desaparecer sus arrugas y dijo, “No sé dónde este Dale en este momento, peo estoy seguro de que debe estar causando problemas.” Él dijo eso ya que cuando Dale se fue,  tenía un aire muy peligroso a su alrededor.

Él quería preguntarle muchas cosas a Dale, pero ya que prácticamente se lo trago la tierra, no habían recibido ni una sola carta de él. Eh incluso con la vasta cantidad de clientes que se reunían en el Ocelot, era imposible mantener contacto con alguien si no se sabía dónde estaba.

“También puedes usar a mis contactos si así lo deseas. Pequeña señorita Sylvia, si alguna vez va a un lugar peligroso, puedo hablar con unos aventureros para hagan de escolta.” Sylvester dijo eso ya que tenía una idea de cómo usar algo de la fortuna que el poseía.

Dale y la pareja dueña del Ocelot no era los únicos que vieron a Latina crecer. Incluyendo a Sylvester, un grupo de gente que podían ser llamadas celebridades incluso en Kreuz también la conocieron. En esta prominente ciudad de Laband, había mucha gente que podía ser considerada rica. Incluso si se juntaba el dinero de un grupo reducido dentro de ese grupo, se conseguiría una suma más que aceptable. Eh incluso si no era en forma de donación, muchos aventureros aceptarían una misión sin prestar atención a la paga si era por el bien de Latina.

Su forma de ser hizo que se ganara el sobre nombre de “Princesa hada de platino” y también se ganó el corazón de muchos aventureros de Kreuz. Ella era muy querida por mucha gente.

“En cualquier caso, tengo que revisar en Vassilios,” dijo Sylvia, antes de irse.

Ella comenzó a moverse, haciendo lo que sabía hacer.

Después de eso,  Sylvia enviaba información de vez en cuando al Ocelot. Día tras día, elementos cada vez más peligrosos comenzaron a aparecer en la información que se compartía en el Ocelot, que era usada como base de operaciones de los aventureros.

Los lores demonio de la calamidad se han vuelto más activos en varios lugares a lo largo del mundo. Hasta ahora, los lores demonio habían seguido sus propios principios para causar el caos suficiente como para ser llamados los desastres del mundo. Pero lo que estaban haciendo ahora eran actos que duraban más tiempo, ya que antes estos “desastres naturales” eran algo así como cosas comunes llegados a cierto punto.

Sin embargo, estos comenzaron a actuar a la vez.

Al sellar a la octava lord demonio los lores demonio de la calamidad fueron desatados. La octava lord demonio era un bloqueo creado por los dioses de los siete colores. Aun así, ellos la destruyeron por sí mismos.

Incluso los dioses carecían del poder para detenerlos. Ese hecho causo que ellos fueran más poderosos de lo que eran incluso desde que eran lores demonio “normales.” Los lores demonio de la calamidad eran libres para hacer lo que quisieran. Ellos tenían la capacidad de hacer lo que quisieran.

Por ello, como si fuera un juego, estos lores demonio sentían placer mientras destruían el mundo.

La segunda lord demonio, también conocida como la lord demonio de los destripados, hizo que una ciudad entera se volviera un mar de sangre en una sola noche. Esa repulsiva lord demonio que era feliz al causar sufrimiento y muerte a los otros, había acabado con incontables vidas ella sola.

En ese asalto, las fuerzas lideradas por el séptimo lord demonio acorralaron  a mucha gente, aplastándolos por completo. Para este lord demonio quien era partidario de la guerra, una razón que la provocara no le era necesaria. Tampoco le importaban los resultados del enfrentamiento. Que su ejército invadiera una nación y causara una disputa política era algo trivial para ese lord demonio.

Incluso un país tan grande como Laband podía ser destruido por estos lores demonio de la calamidad: el cuarto lord demonio había corrompido parte del territorio.

Un día, sin previo aviso, el cuarto lord demonio se plantó a las orillas de Laband y comenzó a esparcir elementos mágicos que el poder de su restricción no podía comparar. Encajando con el otro nombre de ese lord demonio, esa enfermedad trajo consigo la muerte de muchas cosas vivas, tanto hombre como animales.

Normalmente, esta amenaza podía llegar al centro de la nación. Los elementos mágicos no se podían ver a simple vista, haciendo de ellos una calamidad que se podía esparcir en segundos. Que el daño se redujera a un solo lugar aislado hablaba bien de la nobleza y excelencia de quien gobernaba esa tierra.

Esas tierras eran el territorio de la familia noble de Laband, la casa de Eldstedt. El hijo mayor del primer ministro, el duque, dio órdenes para poder mantener la seguridad de sus tierras y la nación entera hasta el final, incluso cuando los elementos mágicos lo estaban atacando a él. Ya que no era un hombre común, el logro contener el ataque del cuarto lord demonio, incluso si solo fue por un rato.

Pero aunque Laband era una gran nación, si ellos permitían que esa calamidad continuara atacando, ellos recibirían un golpe tan grande que atentaría con su propia existencia. Aunque, esas circunstancias no eran importantes para un lord demonio que era capaz de destruir un país el mismo.

Era necesario que eliminaran al cuarto lord demonio inmediatamente. Con su dignidad en juego, la nación de Laband formo una alianza para repeler esta calamidad.

Este lord demonio había aparecido de la nada como si fuera la desesperación encarnada. Esa amenaza hizo que los corazones de la gente se alteraran demasiado e hizo que algunos solados renunciaran a proteger la nación.

Por esa razón ellos buscaron a un campeón. Un héroe vestido con una armadura de platino que reflejara los rayos del sol, acompañado de una bestia mítica equipada de forma similar. Él de verdad era como un héroe, pero no tan épico. Aun así, un solo vistazo de él bastaba para calmar y alegrar a la gente. Ellos no tenían razones para sentir eso. Ellos rezaban para que este héroe pudiera derrotar a al lord demonio el solo.

Ellos no consideraron lo que esos deseos significaban para el héroe, ni siquiera consideraron lo que el joven que ellos aclamaban como su campeón pensaba.

Ante los gritos de la gente, el héroe movió su mano ante el ellos y luego volteo para mirar la bandera que estaba detrás.

La segunda ciudad más grande de Laband, Kreuz. La idea de formar un ejército de voluntarios con aventureros como medio principal salió del fundador, el duque. Para los visitantes o la gente de paso, este grupo no era nada más que un grupo de voluntarios, pero para aquellos que veían la cresta que llevaban y sus significado, su objetivo era claro.

El diseño de la cresta era un hada con alas pequeñas, con una larga cabellera plateada. No había duda de quién estaba siendo representada.

Dale quería que el símbolo de su bandera tuviera un significado profundo para él. No le importaban los deseos de la gente que ni siquiera conocía. Pero, para mantenerse calmado, era necesario que aquellos que compartieran su mismo objetivo llevar ese símbolo.

Entre las personas que estaban animando al héroe, había muy pocas que sabían el origen de esa cresta. De hecho, la gente no sabía ni la razón del dibujo ni que este emblema fue creado por deseos de una mujer que vivía en Kreuz, solo sabían que era importante para el héroe, y por eso era conocida como “la cresta del héroe.”

El héroe de platino y su pequeño grupo compuesto de clérigas de alto rango capaces de resistir los elementos mágicos fueron enviados a la lucha con gritos de alabanza y un poquito de envidia entremezclada. Luego de un tiempo, el rumor de que la cresta que portaba el héroe representaba a su amada se esparció de poco en poco.

Mientras el estado del mundo empeoraba, era necesario apaciguar la opinión pública sobre el problema. La historia de un héroe luchando por la seguridad de su amada, como en un cuento de hadas, era una forma perfecta de cambiar los temas que se discutían en esos momentos. Y así, las personas con poder esparcieron de forma intencionada esta historia, que de hecho era cierta.

Antes de que se dieran cuenta, esa historia se había convertido en la más épica del país de Laband, era conocida como “la historia del héroe y su princesa hada.”

Las tierras de Eldstedt estaban al sur de la capital. Para ir más rápido, las fuerzas que viajaban usaron dragones voladores para acercarse, pero siguieron a pie al llegar a los límites de las tierras de Eldstedt.

Los elementos mágicos del cuarto lord demonio también afectaban a las bestias mágicas, y los dragones voladores eran una unidad importante para el país, así que no se podía arriesgar a perderlas.  Fueron forzados a marchar con descansos muy reducidos en los que apenas y se recuperaban, pero como eran fuerzas de elite, así que nunca disminuyeron el paso.

Además, no había garantía de que las bestias míticas pudieran soportar los elementos mágicos. Por ello, Hagel tuvo que esperar junto a los dragones hasta que los soldados regresaran.

Dale, quien servía como símbolo de la unidad, se sentó en el centro del campamento, y encendió una fogata. Como estaba ahora, él era capaz de ir hasta donde estaba la cuarta lord demonio sin sudar siquiera, pero ese no era el caso para el resto de la unidad.  Y él estaba ocultando el hecho de que ahora era un demonio, así que estaba fingiendo el hecho de que necesitaba descansar.

Las llamas rojas de la fogata se reflejaban en la armadura de platino que Dale llevaba. En lugar de su abrigo oscuro de piel de bestia mágica, él decidió ponerse este porque necesitaba vestir algo que lo hiciera parecer ese “héroe” que las personas necesitabas. Aunque, aun con esas, él no tenía intención de vestir esa armadura solo para impresionar. Era una espléndida pieza de armadura creada usando técnicas de su aldea natal, así que sabía cuánto lo protegería. Que fuera platinada no era solo para impresionar, él sintió que era una especie de mensaje de su aldea natal. Gracias a esta armadura, se ganó el sobre nombre de “el héroe de platino,” y ya que él sí que era un héroe peleando por la seguridad del “su platino”, nunca intento negar ese apodo.

Un solo hombre se sentó frente a él.

“¿Cómo fue?”

“Seguramente fue un animal común,” respondió Dale fríamente.

“Es algo frustrante no poder enviar gente para explorar alrededores.”

“Gracias a lo que nos dijeron, sabemos que la cuarta lord demonio está sola, sin escolta siquiera. Tenemos suerte de que ella no sea de las que ponen trampas o emboscan.”

Mientras respondía, Dale miró al espadachín de cabello negro que tenía frente a él y trato de adivinar de dónde provenía la información. ”… Toda esa información te la dio tu hermano, ¿verdad?”

“Como un noble que protege a su nación, mi hermano cumplió con su deber.”

Mientras el espadachín miraba hacia abajo, Dale apenas pudo adivinar algo por su expresión que era iluminada solo por la fogata. Era difícil sentir el grado de emoción que había puesto en esa contestación.

“No tienes ninguna clase de protección divina, ¿por qué decidiste venir?”

“Porque mi hermano murió, así que hay una posibilidad de que yo sea su sucesor. Después de todo, no tengo ningún tipo de apoyo por parte de mi madre. Así que tengo que ganarme el puesto,” el espadachín, Gregor, dijo eso fríamente, como si no sintiera emociones.

“Dices eso, pero si los elementos mágicos te atrapan, todo tu esfuerzo se ira al traste.”

“Me dieron este amuleto de Niili. Si los elementos mágicos superan su protección y me comienzan a afectar, pues qué le vamos a hacer.”

Al ver el amuleto que Gregor llevaba colgando del cuello, Dale rio.

“Es de Rose, ¿verdad? Tal vez ella sea una sacerdotisa, pero sigue siendo una humana. Es natural que ella ponga todo su esfuerzo en hacer un amuleto para alguien importante para ella.”

“Lo dices como si tuvieras experiencia en esas cosas.”

“Bueno, algo así.”

Mientras lo veía, Dale parecía tranquilo. Gregor pensó que las sacerdotisas que los acompañaban pensarían eso. Pero al ser su amigo y conocerlo desde hace mucho, Gregor estaba preocupado por el estado actual de Dale. Hacía bromas y se reía, pero, Dale no bajaba la guardia ni por un segundo. Ese era su lado peligroso, así se comportaba antes de conocer a Latina.

Estoy seguro… de que ella se volvió parte importante de su vida.

Dale nunca dio detalles. Pero, Gregor se enteró de que Latina había desaparecido. Su padre, el duque Eldstedt, sabía algo más del tema, pero aún no podía contárselo. Con la información que poseía en ese momento, Gregor tomo una decisión.

Gracias a las acciones de la cuarta lord demonio, el hijo del duque y su familia había muerto,  dejando la mansión del duque en un completo caos. Pero como ellos dirigían el país,  aquellos que eran allegados de la familia no se podían permitir llorar sus muertes. El daño en el territorio era grave, y a este ritmo toda la nación peligraría. Ya que tenían diferentes madres, Gregor no hablo mucho con su hermano mayor, pero no era como si no lamentara su muerte. Sin embargo, él tenía que seguir manteniendo su rol como miembro de la mansión del duque.

Cuando el hijo del duque nació, su otro hermano se había casado con una mujer de la familia que dirigía el país vecino de Laband. Esa unión permitió fortificar lazos y  formar barreras para los límites de los países como método de defensa. Con el estado actual del mundo, no tenía caso llamar al poder al otro hermano. Ahora que un lord demonio se había infiltrado en Laband, la tensión entre los países vecinos y la misma era muy alta. Los lores demonio no eran los únicos que necesitaban prepararse para la lucha. Y por eso, el segundo hijo necesitaba proteger la frontera.

Gregor entendía que lo que se esperaba de él era que se convirtiera en un héroe, yendo a la lucha con su amigo que era tratado como uno. Eliminar al lord demonio el mismo era lo mínimo que esperaban de él.

Además de eso, las miradas de su padre y aquellos que dirigían estaban centradas en otra cosa. Querían un campeón que sirviera como un símbolo de paz para la gente, para que pudieran soportar el caos que asolaba a la nación.

Siendo sinceros, Gregor no pensaba que él pudiera cumplir con ese rol. Luego, pensó en su amigo. Comparado con Dale, quien era el héroe en este caso, su rol no era la gran cosa.

Un héroe, ¿eh…? Creo que ahora mismo él no podría ser considerado noble o heroico…

Dale tenía una mirada peligrosa.

Se ve igual que en aquellos días… o eso creo, pero eso tampoco es bueno, pensó Gregor.

Como estaba ahora, parecía que también estaba algo loco, o por lo menos estaba más loco que antes. Antes, Dale había sufrido por el conflicto entre sus acciones y lo que el sentía, pero ahora parecía que no le importaba perder su alma si eso hacía que su meta se cumpliera.

De todas formas, todo era por el bien de ella. Se preocupaba tanto por ella que no se dejó llevar por su corazón y se mantuvo relativamente tranquilo.

¿Dónde estará Latina…?

Justo cuando suspiró, Gregor vio el amuleto que llevaba en el cuello.

Lo toco suavemente, como si ese amuleto fuera “ella.” Rose era una sacerdotisa de Niili de alto rango, pero ella no acompaño a su unidad a esta travesía. Por eso, ella hizo ese amuleto con sus propias manos y se lo dio a Gregor para que lo protegiera como si ella lo hiciera.

Al no ser él un clérigo, Gregor solo había oído sobre esto por otros, pero parece ser que cuando se crea un amuleto de Quirmizi, el dios de la tierra y las cosechas, las plantas y los frutos de la tierra son necesarios para su creación. De forma similar, para el dios que gobernada la vida y la muerte, Niili, sangre, que era considerada como una parte de la vida de una persona, era usada para crear un amuleto. Además, Rose había usado un mechón de su pelo como el símbolo, para que el tratamiento de mana tuviera algún efecto. Ella literalmente le había dado una parte de ella y lo había bendecido.

Mientras él tuviera este amuleto, Gregor no sentía miedo, incluso si se trataba de la mismísima cuarta lord demonio. Y, para poder protegerla, él no tenía intenciones de dar un paso atrás.

Por favor, haz lo posible para regresarla pronto, pensó Gregor, deseando que la amada de su amigo volviera con el sana y salva.

Él no sabe qué haría si llega a perder a Rose. Sería fácil para él volverse loco, pero sabe que Rose nunca se lo perdonaría si lo hiciera. Y por ello tendría que mantenerse relativamente calmado aun con la perdida.

Gregor podía entender un poco de la locura de Dale, la cual era la razón de su preocupación.

Ni una sola estrella podía verse en el cielo nocturno debido a las nubes. Mirando a su amigo sentado frente a la fogata, Gregor pensó que el cielo era como un espejo que reflejaba lo que estaba en su corazón, y suspiro de nuevo.

La mansión de Eldstedt estaba localizada en la ciudad más prospera del territorio, y la cuarta lord demonio estaba ubicada en un bosque fuera de esa ciudad. Rara vez Gregor dejaba mostraba sus emociones, pero mientras más caminaban por ese pueblo fantasma, sus expresión se tornó cada vez más sombría.

“¿Gregor?”

“No es nada. Las ruinas de las que mi hermano escribió están por aquí. Síganme.”

Era imposible enviar una tropa de reconocimiento  debido a la gran concentración de elementos mágicos. Los que iban ahora eran Dale, Gregor y los clérigos que eran muy hábiles con la magia y tenían un nivel alto de protección divina. Otra razón para que Gregor los acompañara aun con el riesgo que esto suponía era porque él era el único que conocía el lugar lo suficiente como para mostrarles el camino.

“¿Hay algún tipo de trampa en las ruinas?”

“No serán un problema. Venía aquí cuando era niño y nunca me paso nada. Además se dónde están todas.”

Mientras Gregor los guiaba, Dale no fue capaz de ver su expresión. Él recordaba que la persona que iba frente a él cada vez que recorría este lugar era su hermano mayor, haciendo que el dolor de haber perdido un ser querido se avivara más.

El bosque estaba demasiado tranquilo. Pronto descubrieron el porqué.

“Qué asco…”

Había cadáveres podridos de animales esparcidos por el lugar.  Era un bosque sin vida, por eso estaba tan callado. Que los cadáveres estuvieran esparcidos por el suelo sin estar cubiertos por bicho impresionaba bastante. Eso se debía a que los elementos mágicos del lord demonio eran demasiado fuertes.

Eran demasiado letales, pero al ser tan poderosos, su capacidad de infección era limitada. Ya que el hermano de Gregor se había dado cuenta de esto, pudo sellarlos, aunque solo fue de forma temporal.

Uno de los clérigos que los acompañaban levanto su bastón. En respuesta, otro de los clérigos levantó su bastón mientras el anterior la bajaba. Desde que entraron a la zona, los clérigos estaban conjurando magia defensiva por turnos, continuamente. Después de todo, el poder del lord demonio era demasiado fuerte como para soportar los elementos solo con su protección divina.

Comparado con la entrada, el interior de la ruinas no eran tan sorprendente. Al ver las construcciones grises se notaba que era una especie de palacio antiguo. A una de las estatuas le faltaba en trozo en la cabeza, así que no era tan complicado saber lo que había pasado. Gregor avanzó sin dudar. Rápidamente doblo una esquina, bajo por unas escaleras y apuntó hacía una trampa con la luz de su artefacto mágico.

“Más adelante esta lo que parece ser una especie de pasadizo secreto. Aún hay trampas para alejar intrusos.”

“Entiendo.”

“…La lord demonio no caería con algo como esto, ¿verdad?”

“Incluso si activara una, no le harían ningún daño fatal. Aunque sería diferente si estuviéramos hablando de un héroe.” Respondió Dale.

El húmedo aire que emanaba del oscuro corredor era fétido, lo que hacía complicado el respirar. El muro que eran los elementos mágicos parecía sólido y a la vez viscoso. Pero, tal vez esa sensación era comprensible, considerando lo que había más adelante.

Gregor abrió la puerta secreta al final del corredor, haciendo que su campo de visión ganara brillo. Incluso a través de la oscuridad que Dale había presenciado desde que llegaron, pudo saber que ese camino conducía a fuera.

“¿… Este camino lleva al exterior?”

“Eso era antes de lo que hizo mi hermano. No sería imposible tomar este camino para salir si te atrevías, pero como ahora hay una alta concentración de elementos mágicos, no se puede.”

La imagen del bosque, con la gentil luz del sol pasando a través de los árboles, era extraña, parecía que ahora estaban en el inframundo.

En medio del bosque había una mujer de cabello obscuro. Bueno, uno podía añadir “es lo que parece,” ya que la figura que se veía llevaba ropas tan sucias que era imposible saber su color original, además de que carecía de las curvas típicas del cuerpo de una mujer, ya que parecía que estaba en los huesos. Su cabello se veía descuidado, era imposible verle el rostro, lo que la hacía verse mal. Sin embargo, sus pupilas dilatadas, carente de emoción, se podían ver mientras miraba a aquellos que habían entrado a su territorio.

La mujer claramente estaba malformada.

Los lores demonio venían de los demonios, así que ellos se veían como miembros de esa raza a simple vista. Esa preconcepción hizo que su apariencia destacara demasiado. La mujer solo tenía un cuerno. Sin embargo, el otro no estaba roto, como el de un criminal. Uno de sus cuernos era un uno brillante  y retorcido, pero en otro era algo así como un carbón.

“Un defecto…”

Dale y los otros eran humanos, así que no veían a los cuernos como algo sagrado, aun así encontraban la apariencia de la mujer bastante extraña. Aunque eso no se debía a su apariencia física. Más bien, su expresión facial y el aura que emanaba destacaban más, mostrando su horrible naturaleza.

“Haz venido a molestarme,” dijo la mujer. Su voz tenía un tono desagradable, haciendo que cualquiera que la oyera se sintiera raro.

Antes de que la mujer diera un paso, Dale gritó, “¡Es una lord demonio!”

Esas palabras fueron suficientes.

Gregor, quien ya se había movido, desenvaino su espada y acorto la distancia entre él y la cuarta lord demonio. Dale lo siguió mientras sacaba su espada.

“No quiero morir.”

Al sentir que frente a él había una concentración de mana muy fuerte, Gregor se detuvo en seco. Los clérigos conjuraron algo justo a tiempo, y una barrera hecha de luz se formó frente a él. Justo después, la cuarta lord demonio conjuro su propio mana, haciendo que una plaga se desatara hacía ellos. El aire lleno de elementos mágicos se dirigió hacia la barrera.

La cuarta lord demonio se rio. Nada que estuviera vivo podía resistirse a su poder. Ella era como la enfermedad encarnada. No había forma de que unos simples humanos pudieran hacerle algo.

No había forma de que ellos sobrevivieran si quitaban su barrera. Después de ver a Gregor, quien no sabía cómo proceder, Dale avanzó. Su mano izquierda le picaba. Sentía que esta se quemaba.

“No te acerques más.”

La cuarta lord demonio levanto su mano, como si fuera a pegarle. Dirigió todo su mana  hacia el hombre que se estaba acercando a ella.

O por lo menos, eso parecía hacer.

“¿Qué?”

Ella no entendía lo que estaba pasando. Alterada, la cuarta lord demonio miro hacía su mano.

“¿Por qué? ¿Por qué? ¡¿Por qué?!”

Como un juguete roto, la cuarta lord demonio repitió esa pregunta. Ella bajo su mano varias veces. No podía comprender lo que estaba pasando.

Desde que se convirtió en la cuarta lord demonio, ella había usado su poder de forma natural, pero ahora no funcionaba. Su mana estaba siendo obstruido por algo, ya que no podía usarlo como ella quería.

Ya que era la primera vez que se enfrentaba a la antítesis de un lord demonio, un héroe, ella no era consciente de sus habilidades. Hasta ahora, ella había tomado incontables vidas sin ningún problema, así que ella nunca considero necesario preparar medidas para cuando se encontrara en una situación como la de ahora.

La cuarta lord demonio solo tenía interés en ella misma. Nunca había deseado nada más que su seguridad y tampoco necesitaba a alguien. Ella solo había aceptado sirvientes porque ellos eran parecidos a su antiguo yo; afectados por un defecto mortífero, que los había hecho caer en la desesperación. Así fue ella antes de convertirse en la cuarte lord demonio. Su búsqueda de vida eterna la había llevado a convertirse en el defecto mismo. Al volverse lo que alguna vez le había causado tanto sufrimiento, la cuarta lord demonio había nacido.

Al temerle a una enfermedad más que a nada en el mundo, ella no tenía problemas para esparcirla. El hecho de su locura era la causa del porque se había convertido en lord demonio.

La cuarta lord demonio no tenía interés en nada que no fuera ella y no se esforzaba en comprender a la gente de su alrededor, así que los llamados “héroes” no le interesaban en lo más mínimo.

Los héroes eran la antítesis de los lores demonio, eran los encargados de erradicarlos. Pero eso no era importante. No había forma de que un humano pudiera hacerle algo, cuando ella era la encarnación de la enfermedad.

Ella se había sorprendido cuando la mujer que se hacía llamar la quinta lord demonio le informó sobre la existencia de una octava lord demonio la cual era la encargada de destruirlos, pero ellos pudieron librarse de ella. No había necesidad de temerle a algo. Aun así, de alguna forma ella estaba siendo arrinconada, y ella no podía entender como había pasado.

La lord demonio recurrió a su magia, la cual no había usado desde hace mucho, y la desató hacía el hombre que se aproximaba a ella.

Dale desvió la bola de fuego que venía hacia el como si nada. Su espada no era un artefacto mágico, era una común, pero aun así no era lo suficientemente fuerte como para desviar esa magia tan fácilmente.

El fuego golpeo la barrera que estaba detrás de él y se desvaneció. La lord demonio había conjurado un segundo hechizo. Y sin esfuerzo alguno, este también fue desviado por Dale.

Al ver a Dale, Gregor sintió que el mana de la lord demonio o tenía efecto en él y avanzó para cubrir a su amigo.

“No quiero morir…. No quiero…”

En un instante, Gregor redujo la distancia entre él y la cuarta lord demonio, quien estaba implorando por su vida de forma patética. Con un solo golpe de su espada, la cuarta lord demonio colapso, con sus ojos mirando al espacio.

Al confirmar que la lord demonio estaba muerta, los clérigos conjuraron magia de fuego en el cadáver. Ellos no tenían interés de reclamar su cabeza. Parece ser que aun el cadáver podía traer caos al mundo, ya que se trataba del lord demonio de la enfermedad. Ellos tenían que quemarlo hasta que solo quedaran cenizas.

Mientras miraba el humo que se generaba, Gregor susurro  con un suspiro, “… eso fue rápido…”

“¿Tú crees?” Respondió Dale. Miro hacía su mano izquierda. La sensación de calor no había desaparecido. Él no podía ver su piel a través del guante, pero pensó que talvez su “nombre” estaba brillando.

Gregor fue capaz de golpear a la cuarta lord demonio debido a que estaba dentro del rango de protección de Dale como héroe. Dale tenía la habilidad de pelear por sí mismo, pero había héroes a lo largo de la historia que no eran capaces de combatir. Por ello, aquellos héroes solo servían como apoyo para sus aleados en la lucha contra los lores demonio.

Aunque eso no era lo que Gregor se estaba preguntando.

“Parece ser que el poder de los elementos mágicos se debilito de golpe… ¿Eso fue debido a tu poder?”

“… Sí. Fue gracias a ‘mi poder.’”

Las llamas se habían consumido, dejando algo parecido a carbón con la forma de una persona. No sería fácil limpiar los elementos mágicos que asolaban la tierra, pero con esto, no habría riesgos adicionales.

“… La habilidad de ‘comerse’ el poder de un lord demonio, eh…”

“¿Dijiste algo?”

“… No, nada,” respondió Dale, apartando la mirada de su mano izquierda.

De hecho, talvez eso no fue debido solamente a su poder de héroe. Como el único allegado de la octava lord demonio, talvez él había ganado habilidades similares a las de ella; la habilidad de ‘comerse’ el poder de un lord demonio para seguir siendo uno, para poder existir.

Si eso lo ayudaba a traerla de vuelta, entonces el haría todo lo posible para cumplir su objetivo.

Cerrando su mano izquierda, Dale avanzo hacía las ruinas, sin mirar atrás.