Se ha reunido el mejor escuadrón de profesores.

Todos son personas de clase alta, por ello es razonable que estén ocupados. Obviamente, ellos no me enseñarán todos los días.

Madre se puso en el medio y empezó a charlar con mis nuevos profesores. Escuchando el tiempo de libre de cada uno, está formando mi agenda para hacerme fuerte de la manera más eficiente y dinámica. Sin demorar más de 5 minutos, la agenda estaba completa…

Miré mi nuevo calendario de entrenamiento, y quedé sorprendido.

¿Qué demonios? ¿De verdad existe un horario tan apretado como este? Son demasiados días de entrenamiento. Y encima, está muy bien planeado y ordenado. Se puede ver con claridad cada actividad para los 4 años que me esperan.

Hay algo que me llamó la atención, no sé por qué, pero cada mes tiene un día con una estrella. Ese día debe ser el peor de todos. Estoy más que seguro.

—Disculpa, madre. ¿Tiene algo de especial la estrella dibujada en esos días?

—El Gran Sabio Marin Enraito, orgulloso de poseer un gran poder mágico, creó una habitación del tiempo. Los días en los que vamos a poder entrenar ahí son los que tienen una estrella. Se necesita sacar sangre de la vena de un dragón, el cual recorre la tierra, pero eso toma su tiempo. Específicamente hablando, toma un mes el recolectar ese poder, pero con ese valioso objeto se crea una habitación donde el flujo del tiempo es diferente. Ahí dentro un día normal equivale a 20 días exactos aquí fuera. ¡Esta magia nos permitirá entrenar sin problemas!

No lo creo, ¿hay algo que no pueda hacer este gran sabio?

¡Wow! Eso se escucha increíble. Pero según entiendo, entonces, ¿un día normal ahí dentro significa que envejeceré 20 días?

—Esto de seguro te sonará extraño, pero ahí adentro no envejeces. ¡Alégrate! Es una buena noticia. En esos días del horario donde hay estrellas, estarás 20 días solo con uno de estos profesores, ¡y podrás experimentar un entrenamiento estricto sin problemas! Lo mejor de la habitación del tiempo es que no hay ningún método para distraerse, además, hasta que no se cumpla los 20 días, no podrás salir, no importa lo que hagas, ¡no escaparás! ¿No es genial? ¡Entrenamiento sin distracciones!

—Tengo un mal presentimiento sobre esto…

Si madre está diciendo que lo mejor de esa habitación es que es una jaula sin salida, entonces está más que confirmado que me meten ahí a entrenar para evitar que yo escape.

Si observo atentamente el horario, ya de una vez veo que hoy hay una estrella.

—El primer día será con el Rey Luchador Roland, ¿están listos? Te lo encargo, ¿sí?

—Por supuesto, empezaremos por lo más básico; con el uso del ki. Si usas tan solo un poco de ki, notarás la diferencia de fuerza. Obvio, también se puede usar como un poder de sanación, que te ayuda con el físico, y no olvidemos que aumenta proporcionalmente la concentración, lo cual ayuda mucho en peleas a gran velocidad.

—Sí, sí, por todo eso, eres el adecuado para empezar su entrenamiento. Durante todo el día de hoy… es decir, en los 20 días prolongados de la habitación del tiempo, quiero que Ork supere lo básico sobre el ki… deseo que por favor le enseñes despertar su ki, hasta que él pueda por sí solo entrar y salir del uso del ki.

Escuchando esto, el Rey Luchador Roland dejó salir una carcajada. Acto siguiente, empezó a relajar sus hombros como si estuviera tomando la petición como si fuera una broma. Solo con esa forma de reaccionar, hasta yo entiendo que lo que se está pidiendo es algo exagerado.

—Nee-san, no dudo que sepas acerca del tiempo que toma dominar lo básico sobre el ki ¿O acaso no sabes que esto toma 5 años de sacrificio?

—Claro que lo sé. Pero esa es la manera segura para que una persona ordinaria logre aprender esa técnica. Yo quiero que lleves a Ork hasta sus límites. Y no te preocupes, este muchacho es mi hijo de sangre. No morirá, porque confío en que él es un genio.

—Está bien, está bien, ya entendí. Solo déjame aclarar algo, enano, yo no elegí estos medios para ti. Y Nee-san, espero que luego no vengas llorando cuando tu hijo muera.

El Rey Luchador Roland y mi madre se miraron por un segundo, y luego ambos rieron ligeramente.

Los demás profesores del escuadrón asintieron ante esta meta propuesta por mi madre.

No sé por qué se están tomando tan a la ligera decir que tengo este tipo de opciones. Una es sobrevivir a lo que me espera y despertar lo que sea a lo que se están refiriendo, y la otra es no lograrlo y morir en el intento. Esta pequeña charla no tiene nada de pequeña. Me están diciendo que, de 10 personas, mueren 9. Jajajaja, obvio eso no es así. Seguro lo que quieren decir es que, de 1000 personas, mueren 999 en esta locura, ¿verdad?

Mientras me preguntaba cuáles serían mis últimas palabras, el Gran Sabio Marion Enraito le entregaba una maleta grande a el Rey Luchador Roland. ¿Espera, de dónde demonios sacó esa maleta? Claramente esa cosa no entra dentro de su bata, ni presionando hasta el extremo entraría en ese tipo de ropa.

—En esta maleta hay comida y medicina para ambos, y debería durarles un mes. Encontrarás productos especiales creados por la alquimia y la ciencia, con efectos como, por ejemplo, reducción del dolor físico, ayuda para concentrarse por un largo periodo de tiempo, y también hay unos con efecto de restauración de heridas mentales, así como de heridas graves del cuerpo, y mucho más… Por cierto, hay varias medicinas que sirven para el fortalecimiento del cuerpo, y también para fortalecer el circuito mágico del mismo. Como ven, he alistado las medicinas más relevantes para que usen durante el entrenamiento. Deberás obedecer las indicaciones de dosis al piel de la letra. Si usas regularmente estas medicinas en los 20 días y se te acaban, no te preocupes, de la maleta aparecerá aún más. Es perfecto para el comienzo del entrenamiento.

Entonces esa maleta es puro aire, está llena de medicinas, nada más. Pensé que llevaría algo más grande debido a su tamaño.

Roland no paraba de reírse cuando vio el interior de la maleta.

—Jajaja, este sujeto sí que contribuye a la causa jajajaja. Yo también tendré la oportunidad de probar una creación del Gran Marin Enraito, eso se agradece.

Ese dango y esa extraña medicina que tomé mientras corría por tres días y tres noches, ¿fue creado también por este sabio?

Mi madre me jaló del brazo, y repentinamente me abrazó.

—Por favor vuelve vivo, hijo.

Dijo. Y luego me besó en el cachete.

Pareciera una escena muy conmovedora, pero la que me está presionando para ir a mi tumba eres tú, madre.

—Bueno, basta de despedidas. A partir de ahora realizaré el hechizo para abrir la habitación del tiempo.

El Gran Sabio Marin Enraito clavó su bastón en la tierra, acto siguiente se observó cómo absorbía magia de la vena del dragón que recorría la tierra. Como si estuviera llenando un envase, extrajo un material desde la tierra. Ese material era “Mithril”, y salió volando expandiéndose hacia el espacio. Justo después de eso, en la tierra se dibujaron muchos cuadrados mágicos tridimensionales y se ve que cada uno se sobrepone a otro.

El poder mágico de la vena del dragón hizo que el piso fluyera entre cuadrados mágicos tridimensionales, y el hechizo al fin se iba completando.

Todos tragamos saliva.

Aunque no sea experto en hechizos, uno podría darse cuenta de lo alejado que está esto de la realidad misma. Si le contara a alguien acerca de lo acabo de ver, nadie, absolutamente nadie me creería. Es como un cuento de hadas.

Se abrió un portal en frente mío.

—¿Estás listo, enano? ¡Aquí vamos! Espera, ¿cuál es tu nombre?

—Me llamo Ork. Mucho gusto en conocerlo.

—Así que si sabes hablar. Yo soy Roland. Llámame Sensei.

—Sí, Sensei.

Roland agarró mi cuello y saltó hacia dentro del portal.

A partir de ahora, comienza el entrenamiento serio de verdad.

Cuando abrí los ojos, vi un espacio interminable donde todo era totalmente blanco. El cielo no era ni brillante ni oscuro. No había ni luna ni sol, solo había un reloj de arena gigante flotando.

—Hace cuánto tiempo no vengo acá. Con Nee-san… cuando salí de viaje con tu mamá para salvar el mundo, perdimos contra un enemigo demasiado poderoso, y apena logramos escapar. Entendimos que, si volvíamos a pelear contra él, moriríamos. Pero la situación no nos dio ni un respiro, y nos enteramos de que atacarían la Ciudad Real en tres días. Por eso es que venimos aquí para tener un entrenamiento especial. Pero bueno, hablando de eso, el enemigo formidable era tu padre. Algo que aprendí de mi anterior experiencia es que hasta que ese reloj de arena no se acabe, no podremos salir de aquí.

Me sorprende bastante que mi madre haya viajado junto a esta persona. Y que también haya venido a esta habitación. Y, además, para tener un entrenamiento especial en esta habitación, seguro que también estaba con ellos Marin Enraito.

… El Rey de los Luchadores Roland, mi madre que era considerada un héroe de grado alto, y además también estaba el Gran Sabio Marin Enraito. Si se juntaron para vencer a un solo orco, ¿qué demonios había en ese orco? ¿Era un monstruo fuera de este mundo o qué?

En serio quiero maldecir mi destino por no haber heredado ninguna gota de ese poder.

—Hay muchas cosas que deseo preguntarte, pero se tomará su tiempo, así que mejor después te pregunto… debemos repartir primero comida y agua, ante todo, para que nos alcancen.

—No será necesario. Si llegas a dominar el ki, podrás durar 20 días sin tomar bebidas ni alimentos.

—El ki es muy conveniente, ¿no crees?

¿Qué demonios? ¿Qué acaso el ki lo hace todo? ¿Tiene más de mil funciones o qué?

—Bueno, empezamos de una vez con el entrenamiento. ¿Acaso sabes algo acerca del ki?

—No, para nada. Lo único que sé es que es muy útil.

—Ya veo. Por decirlo así, es tu energía vital. Lo seres vivos son seres que gotean energía vital constantemente. Tú, yo, todos. Los humanos y los descendientes de los dragones fueron los primeros entre todas las razas en poder despertar el ki y dominarlo… pero hay algo raro en esto. Hay razas que no puedan usar el ki, sin importar cuánto se esfuercen, es inútil. Y en los humanos, hay personas que son más diestras que otras.

—… Mi madre dijo que yo tenía destreza para esto del ki.

—Nee-san dijo eso. Sí, puede ser, pero…

Roland puso su mano encima de mi hombro.

¿Qué está tramando? Cuando levanté la mirada para ver su rostro, se me puso la piel de gallina, y el poco pelo que tenía detrás de mi cuello se había parado del miedo. Tuve un mal presentimiento.

—¡Eeehh! No lo creo. Ni siquiera has despertado el ki y ya tienes este nivel de destreza. Hay algo en ti que, si mejoras, podrías ser un genio.

—Ah, ¿qué acabas de hacerme?

—Solo te probé un poco. Cuando puse mi mano encima de tu hombro, le vertí ki. El daño fue evitado, porque Ork lo evitó tal vez inconscientemente al darse cuenta del peligro. Jajajaja no es un reflejo promedio, nada mal chico.

No sentí mal que me alabaran por tener buenos reflejos en el ki. Para el débil en fuerza de mí, la única esperanza restante es el ki. Definitivamente tengo que dominarlo.

—Eso me tranquiliza. Ork, esa idiota de Nee-san de la nada dice locuras como “llévalo al límite”. Jaja, con el método con el que lo vamos hacer, lo normal sería que murieras, y de hecho, el que no mueras sería una probabilidad baja, como dicen; una en un millón. Sin embargo, tienes algo de talento, chico. Así que te irá bien, eso creo. Aquí va uno fuerte, ni se te ocurra morirte, ¿oíste?

Sin tener tiempo para prepararme, Roland hizo un movimiento de artes marciales y me golpeó en mi punto ciego, el cual mis reflejos no pudieron ni reaccionar, y mucho menos pude tomar guardia.

El puño de Roland estaba ya tocando mi estómago.

Y entonces, sentí esa sensación rara de antes, pero multiplicado por 100 veces en fuerza, y todo explotó desde su puño.

Al mismo tiempo que sentía un dolor severo, mi cuerpo salió volando, fui lanzado como 10 metros atrás, caí al suelo y por la velocidad del impacto, también rodeé en repetidas ocasiones.

—¡Aaagaa, aaagaa, aaaah, gaaaaaa!

No me salía la voz.

Hay un gran agujero en mi estómago, no sé cuántos huesos están rotos, y estaba derramando mucha sangre. El dolor era insoportable. Hasta ahora, nunca había sentido este tipo de dolor.

No, esto no solo duele, siento que me roba mi temperatura corporal. Se siente frío. Esto es un veneno. Es un frío veneno el cual me está quitando la vida.

—¡Cálmate muchacho, y escúchame! Te lo explicaré solo una vez. El ki es el poder de la vida. Solo cuando estas a punto de morir se puede sentir claramente ese tipo de poder. Es cierto que las personas que logran despertar el ki en la mayoría son en estas circunstancias. Es por eso que te hice pedazos para que estés al borde de la muerte, ya que, solo un poco más, y morirías. Lo hice con la cantidad de fuerza para que no quedaras inconsciente. Pero da igual, si te dejo ahora seguro morirás en unos minutos.

No puedo responderle

Creo que me voy a morir. Mi boca se había llenado de sangre. Me estoy atragantando con mi propia sangre y no logro respirar. Con todo esto, terminé vomitando.

—¡Maldición! Ya te dije que el ki es el poder de la vida, así que, si lo combinas con un poco de daño, ¿qué tenemos? Exacto; veneno. Estás oyendo, ¡verdad! Ahora Ork está siendo devorado por mi ki. De seguro sin tu consentimiento, tu instinto de defensa está usando tu propia energía vital para defenderse del daño de mi ki… es por eso que debes de dominarlo, y no el instinto a ti. Date cuenta y ponle control a tu instinto de defensa rápido antes de que quedes inconsciente. Deberías de poder ver el interruptor de control ya que estás al borde la muerte. No sirve si no lo intentas. ¡Vamos! ¡Hazte una imagen sólida, visualízalo!

Aunque me diga eso…

 Duele, estoy sufriendo, no, no, no, no quiero morir. Por favor, ¡sálvame!

En mi estado crítico, estiró la mano para pedir ayuda. Sin embargo, Roland sin sujetar mi mano, veía desde arriba como me retorcía.

¿Por qué? Qué acaso no entiende, me voy a morir maldición.

Y otra vez vomité una gran cantidad de sangre, ya no puedo más. Mi conciencia poco a poco se iba desvaneciendo.

—Oe, si no puedes hacer esto, morirás. Yo no soy tan amable como Nee-san. ¿Qué acaso no estás dispuesto a darlo todo cuando escuchaste que aprenderías lo básico sobre el ki? Lo que debería de demorar 5 años, lo harás en 20 días. Si no estás dispuesto a dar mínimo tu vida para lograrlo, entonces muérete de una vez. Y no te preocupes, no solo tú, hasta el chico más prometedor se iría directo al infierno después de recibir ese ataque. De hecho, hay inútiles que mueren en el intento de aprender a usarlo, que les toma años y años para que al final mueran no en batalla, sino en la práctica.

Este sujeto no piensa ayudarme.

Si no quiero morir, debo hacerlo por mí mismo. No, no, no quiero morir, aún no estoy satisfecho.

Todavía no he lamido las orejas de la elfa, no me metido mi cabeza en la cola de la bella chica con orejas de zorro, y lo más importante, ¡aún no lo he hecho en la cama con ninguna hermosura!

¡Por eso, no moriré!

Vamos, piensa, ¿qué fue lo que dijo Roland? El ki de él tiene daño, por lo cual me está consumiendo por dentro. Y es por eso que inconscientemente me estoy defendiendo por instinto con mi ki.

Si lo que dice es verdad, el malestar que siento en la barriga es su daño, y es lo que me hace perder mi temperatura y me llena de dolor. Debo calentar mi adolorido y frío cuerpo.

El ki, debo usar mi ki para calentarme.

Cuando me di cuenta de esto, mi vista repentinamente se expandió. El mundo está cambiando, estoy sintiendo y obtenido un poder el cual jamás había visto. Ahora sí lo entiendo. Lo que fluye constantemente en mi cuerpo.

Más, más, más fuerte. Debo calentar el agujero que se encuentra en mi estómago tanto dentro como afuera. Si no puedo hacer mínimo esto, entonces no podré hacer nada contra este frío que siento.

Más, más, más caliente.

—Eres una basura llena de sorpresas. Que hayas podido llegar hasta aquí… jajaja haces que me ponga un poco celoso. Al parecer las palabras de Nee-san no solo fueron palabras de aliento de una madre,

Mientras reunía energía para calentar mi cuerpo, el frío y el dolor iban desapareciendo.

A pesar de que ya no sentía dolor alguno, seguía reuniendo más y más energía. Curé y cerré la herida que casi toma mi vida.

Cuando ya habían pasado algunos minutos, ya me había restaurado lo suficiente como para poder hablar. Pero a cambio, siento un cansancio terrible en todo el cuerpo. ¿Tal vez es una reacción por forzar el calor del ki de manera imprevista?

—Esto… lo que me ha calentado es el ki.

—Correcto. Lo normal es que para poder sentir y controlar el ki, uno tarda 3 años. Y aprender a mantenerlo en un tiempo constante toma 2 años. En total 5 años. Bien por ti mocoso, lograste en 5 minutos algo que debería poder hacerse en 3 años.

—… … … Me llevaste al borde la muerte.

—Si no te hubiera empujado al borde de la muerte, no tendría sentido intentarlo. Deberías agradecerle a mi brazo por ayudarte a despertar el ki en tan poco tiempo.

Cuando terminó de hablar, me lanzó una poción.

La agarré y sin perder tiempo la ingerí. La poción curó mis heridas restantes.

La herida que había cerrado, para detener el sangrado, ya se estaba desvaneciendo. Y al final desapareció el dolor restante causado por el frío. Pero no desapareció la calentura que me envolvía del ki.

Y luego, finalmente el constante calor salió de mi cuerpo.

Con que esto es despertar el ki.

—Por fin, ahora ya puedes ver el ki. Bueno, ¿te parece si proseguimos? Fluir la energía vital constantemente, y que luego se te escape, sería un desperdicio, ¿no?

—Sí, tienes razón.

—Se desperdicia, y es por eso que, en vez de dejarlo escapar, mejor lo retendrás. Mira cómo lo hago yo.

—El calor del ki, pero no se está derramando, de hecho, está dando vueltas y fluyendo alrededor del cuerpo.

—Esta es la manera correcta de usar el ki. Debes dejar fluir el ki hacia donde se va a derramar y hacer que gire alrededor de ti, así lograrás usar tu energía vital sin problema alguno. Una cosa más, lo normal sería que se acumule, y gracias a eso puedes hacer esto.

El ki que fluía alrededor del cuerpo de Roland, en un parpadeo, incrementó.

Comparado con mi anterior demostración de ki, el ki de él era mil veces superior. Entonces, cerró el puño y lanzó un golpe limpio al aire. La onda de choque superó la velocidad del sonido del puño.

—Para usar correctamente el ki, debes retener el ki derramado en tu cuerpo, solo cuando sea necesario expulsarlo de manera explosiva, y, además, siempre pensar el lugar donde se debe reunir el ki. Esas son las tres maneras correctas. La meta para estos 20 días es que logres retener el ki por ti mismo en tu cuerpo. Cuando seas un maestro en esto, podrás hasta inconscientemente retener ki mientras duermes… Si uno entrena, puede lograr lo que sea, como, por ejemplo, lograr expandir la cantidad de ki el cual tu cuerpo puede retener. También, si te lo propones, puedes aumentar la velocidad de absorción del ki, aumentado así el ki instantáneo, pero si no logras retenerlo de manera simple al comienzo, entonces todos estos ejemplos serán para ti una fantasía.

Al escuchar locura tras locura, solo me quedó tragar saliva.

Retener la energía vital en mi cuerpo. Puedo sentir que, si lo logro, me haré fuerte.

Ese poder de lanzamiento explosivo de ki que me enseñó Roland antes, fue sorpréndete.

Si logro aprender a usarlo, ya no seré el objetivo de burlas de los demás niños de la aldea.

… No… basta de preocuparme por cosas tan pequeñas.

Me volveré un hombre fuerte, estoy seguro. ¡Lo intentaré hasta conseguirlo!

—¡Entiendo! ¿Cómo retengo el ki dentro de mi cuerpo?

—¿Quién sabe? Encuentra la forma por ti mismo. No lo digo para molestarte, sino que hay una gran diferencia para cada persona de cómo hacerlo. Te digo nada más porque no quiero un prejuicio extraño viniendo de ti. Pero tranquilo, ya lograste el primero paso; despertaste el ki. Entonces, solo sigue tratando una y otra vez. Prueba y error. Hasta que puedas encontrar una manera de retenerlo que funcione para ti.

—¡Lo voy a intentar!

—¡Ohh! Hoy has perdido mucha sangre, así que no te sobre exijas en tu primera práctica buscando el método de retener el ki. Mañana entrenaremos el físico, la musculatura y la flexibilidad hasta que suenen tus huesos. Cuando acabemos con eso, tendrás tu entrenamiento especial con el ki hasta que sea hora de dormir… No vayas a distraerte simplemente porque te he dicho que no te esfuerces tanto en la primera práctica. La concentración constante también es un tipo de entrenamiento. Si llegas a perder a la concentración, te daré otro golpe, de esos de los que te agradan.

Después de terminar su amenaza, Roland empezó hacer planchas con solo un dedo en el piso.

Su mirada no recae en mí, pero me está observando. Así lo puedo sentir.

Ya con esa amenaza, mejor no me distraigo. Aunque igualmente me lo iba a tomar con seriedad. Porque quiero aprender a controlar este poder lo más rápido posible.

En poco tiempo logré despertar el ki. Si sigo así, podré dominar la retención del ki en menos del tiempo esperado. ¡Haré de esto una victoria fácil! Aprenderé a retener el ki en este mismo día, y así podré continuar con la siguiente lección. Esa es mi meta la cual debo alcanzar.