Supongo que Osaka es un área donde los remanentes de la última oleada de calor siguen siendo bastante fuertes.

De hecho, septiembre es un mes bastante caluroso. Pienso que era igual en la universidad en la que estuve previamente, pero en el distrito de Minamikawachi, donde queda la universidad de Arte de Osaka, esa tendencia es especialmente fuerte.

Sin embargo, una vez pasa esa época del año, se vuelve frío de golpe.

El viento que bajaba del monte Kongo[1] enfriaba toda la zona y congelaba a los estudiantes que vivían allí.

—Por eso es que vivo como un usuario del kotatsu[2]

Se quejaba Nanako con el tono de voz de una abuela, ese día asomaba solo la cabeza y el cuello por el kotatsu, tenía una expresión con la que era fácil comprender el porqué la raza humana llegaría a su fin.

—Pero de esa manera las personas no podrían vivir. Tendrás que esforzarte con las lecciones de canto.

Soltando un gran suspiro, intentó sacar hacia el mundo exterior a Nanako, la residente obstinada del kotatsu.

—Vamos, el maestro de canto está esperando en la escuela.

—Ño, ño, ño quielo il….

Al final, Nanako estaba completamente metida dentro del kotatsu.

—Hey, tienes que ir a la lección.

—No. De ninguna manera.

Se escucha la voz berrinchuda desde el interior del kotatsu.

—Es por completo una niña malcriada.

—No pensé que Nanako fuera una niña de ese tipo, eh.

Los dos espectadores miraban con cierta consternación, como si dijeran; ¿Qué rayos están haciendo?

—Ustedes, no solo se queden mirando, ayúdenme. ¡Vamos! ¡Ya la tengo!

Kyaahh!

Quite por la fuerza el edredón del kotatsu desde arriba, y saque a Nanako que se escondía en el interior. 

—¡Detente! ¡Bestia! ¡Ya no más, no quiero ir a la lección!

Nanako infla las mejillas como un chiquillo, y actúa desenfrenadamente.

—¡Kyouya, escúchame! Últimamente han sido una serie de lecciones idénticas. No son para nada interesantes. No me divierto. ¡No siento que esté mejorando!

—Por eso son lecciones, se supone que hay cosas que no son divertidas.

—¿¡Cuánto se supone que continúe esa cosa que no es divertida!? ¡Ya llevamos una semana con lo mismo!

—Hmm, hmm, te entiendo, te entiendo. Claro que entiendo, así que vamos para afuera, ¡apúrate!

Eran los sentimientos de un padre que conforta a un niño.

Levante la mesa del kotatsu, eliminando por completo el muro defensivo de Nanako.

¡Uwahh! ¡No! Kyouya, me odias, por eso es que haces esto, ¡¿verdad?!

Al final se puso a llorar lágrimas de cocodrilo!

—¡No es así! ¡De verdad me encanta como cantas! Por eso hemos hecho varias preparaciones de este tipo, ¿no estás siempre deseosa por ello?

La revuelta de Nanako finalmente se calmó.

—¿De verdad?

—De verdad. No tiene sentido que mienta, ¿no?

Con un “¡Arriba!”, agarre la mano de Nanako y la levante.

—Me conmovió tu canción, ¿sabes?

—Uh, uuhhh… pero….

—Ahora, realmente quiero escucharla sin ningún ajuste, es lo que pienso desde el fondo de mi corazón. Eso es algo que solo tú puedes hacer.

Le doy palmaditas en el hombro a Nanako.

—Estoy esperando a que llegue. Es por eso… ¿vale?

La persona en cuestión aún dejaba escapar quejidos, pero,

—¡C-Comprendo! ¡Iré, iré! ¡Kyouya, no pongas esos ojos de expectativa! ¡Es demasiada presión!

Después de alistarse ruidosamente, se puso los zapatos en un instante, como si escapara de la vergüenza.

—¡¡Nos vemos luego!!

De esa manera se fue corriendo de casa.

Observé hasta que su figura desapareció, y solté un suspiro de alivio.

—Hmm, supongo que si es a este ritmo podría hacerlo bien ¿no?

Le deseé buena suerte, con los sentimientos de un padre que cuida de su hijo.

—Aún así, ¿la canción ajustada era tan increíble?

—Viendo como Nanako se puso tan motivada, supongo que fue increíble.

Shino Aki y Tsurayuki aún no han escuchado la canción de Nanako después de ser ajustada.

—Hmm, espérenlo. Estoy seguro de que la escucharan uno de estos días.

Quiero que estos dos prueben la genialidad de ella en una presentación en vivo.

—Bien, yo también me voy.

—Tsurayuki, últimamente trabajas mucho, ¿no?

—Encontré un buen lugar. Por un tiempo voy a hacer suficiente dinero. Además, hoy me quedo a pasar la noche.

—Hoy no vienes a casa. Comprendo.

—Oh, eso…. ehhhh

Tsurayuki, que estaba a punto de salir con una mano levantada, cayó sobre sus nalgas en el acto.

Tsk, que patético, también me hago viejo, ¿eh?

—No llegas a los veinte y ya estás anciano, es ridículo…

Mientras sonreía con ironía, estiré una mano para ayudarle a levantar, por un instante me fijé en la expresión de Tsurayuki.

Y me di cuenta de algo fuera de lugar.

—Eh?

Su complexión era visiblemente mala. Aunque aún tenía la piel bronceada por el verano, tenía ojeras, y respiraba con dificultad.

Me pregunto si cogió un resfriado. Cuando intente hablar con él,

—Oh, gracias. Entonces, nos vemos.

Dijo Tsurayuki en agradecimiento cuando se levantó, hizo girar las llaves de la moto y salió de casa.

—Ahora que lo pienso, no sé por qué está trabajando tanto.

Me pregunto si es por algo que quiere.

Tsurayuki es un tipo diligente con el estudio, tal vez esté coleccionando guiones.

Incluso si su salud no es la mejor está yendo a trabajar, seguro es algo que quiere mucho.

—Kyouya-kun, ¿qué vas a hacer ahora?

Pareciendo ligeramente feliz, Shino Aki me preguntó.

A juzgar por este fluir, tal vez me mostrara un nuevo dibujo.

—Creo que nada. Entonces…

Cuando estaba a punto de decir que no había problema,

—Eh, es una llamada. ¿Quién será? Espera un momento.

—Hmm, adelante.

Inusualmente era una llamada de una persona fuera del equipo Kitayama.

—Sí, habla Hashiba. Ah, ¿Hiyama-san? Tiempo sin saber de ti…

Era una senpai del club de la que hace tiempo no recibía una llamada, y ante el contenido que me dijo,

—… Eh?

No pude evitar decir simplemente eso.

—Kyouya-kun, gracias por venir.

Haa

En el salón del club al que me apresure, estaban Hiyama-san y Kakihara-san observando fijamente cierta criatura con unos ojos fríos.

—De todas las personas, fuiste tú al que llamé. Te he convocado urgentemente, ya que he juzgado que lo que ha perpetrado esta criatura que tienes delante, podría tener un enorme efecto sobre ti y tu entorno.

La criatura delante mío es Takafumi Kiryuu, un estudiante de quinto año, al que se le hizo parar en medio de todos. Tenía ambas manos restringidas con un cartel que tenía escrito; “No se me permite hablar, solo reflexionar”.

—Bueno, entonces, ¿qué rayos hizo Kiryuu-san?

—¡Escúchame Hasshi! ¡Lo pensé por el bien de todos!

—¡Cállate, gran pervertido!

El palo que sostenía Hiyama-san se clavaba espléndidamente en el trasero de Kiryuu-san.

Hi, hiiii!

—Dije que no se te permite hablar por ahora, ¡¿verdad?! ¡Cállate y ponte a reflexionar!

Normalmente es un senpai al que no se le trata muy bien, pero tal vez es la primera vez que lo veo en una situación en la que sus derechos humanos se le están despojando a tal punto.

En serio, me pregunto qué rayos ha perpetrado…?

—Kiryuu-san de manera arbitraria ha escrito un formulario de aplicación y ha decidido un programa para el festival.

Respondió Kakihara-san soltando un suspiro.

—Cada año el club de investigación pide prestado un salón del departamento de artes y exhibimos nuestras obras. Hay personas que dibujan obras con ese objetivo…

—¡Este anciano de mierda tomó como excusa su estado de presidente y cambió repentinamente el programa de este año sin pedir ningún permiso! 

—Ah, ayyy!!

El palo de Hiyama-san se desató violentamente de nuevo.

Me da igual, pero, ¿no está disfrutando Kiryuu-san el ataque?

—Bueno, ciertamente es terrible. Pero bueno, es cocinar y vender crepes y okonomiyaki en un stand o algo así, ¿no? Sí es así, yo puedo ayudar.

Ante mis palabras los dos senpais soltaron un pesado suspiro. Las palabras; “Si solo fuera eso”, se vieron claramente a través de ese acto.

—… Eh, ¿es aún más difícil?

Dije eso, y al momento siguiente,

—¡Hoooola! ¡Lamento la espera!

De repente, resonó una voz de un tono rosa, y una pequeña chica que llevaba un vestido de volantes apareció desde la entrada del salón del club, hablando en un inadecuado dialecto de Kansai.

—Eh, K-K-K-Keiko-san!?

—Así es, Keiko! Aunque soy mayor, ¡soy una ternurita!

La persona que parecía una pequeña chica no era otra que Keiko-san.

Mientras los dos senpais se veían seriamente preocupados, Keiko-san revolotea por el salón felizmente, y Kiryuu-san sonríe como si fuera el paraíso en la tierra.

—… No me digas, ¿una cafetería de maids[3]?

—Has acertado, Hashiba-kun.

La voz que parecía desvanecerse de Kakihara-san ya lo decía todo.

Bueno, en resumen, Kiryuu-san arbitrariamente consiguió un permiso de comidas y bebidas en el espacio habitual para la exposición, y planea hacer allí una cafetería de maids, con las que de paso está completamente obsesionado. Por supuesto, era un secreto para los miembros del club, y cuando los dos senpais se enteraron en un panfleto publicado hoy, se indignaron. y eso nos trae a la situación actual, con Kiryuu-senpai recibiendo una corte marcial.

—Cielos, has hecho algo realmente absurdo en un tiempo atosigado, Kiryuu-san.

Hiyama-san se rascaba la cabeza. Su hermoso rostro estaba completamente demacrado por la preocupación y la fatiga.

—Además de eso, Sugimoto y yo hemos estado volando de un lado a otro con la preparación de la presentación en vivo, eh.

Tampoco el ikemen Kakihara-san podía dejar de fruncir el ceño.

—En cualquier caso, no creí que hubiera candidatos para hacer de maids, y por eso se me ocurrió dejar que este viejo se vistiera de mujer y hacer un café de maids travestidos, ¿sabes?…

Hiyama-san dirigió una mirada en dirección de Keiko-san.

—¿Q-Qué pasa? ¿Has caído encantada? ¿Onee-san también se ha enamorado de mí?

Keiko-san juguetea hacia nuestra dirección con una pose de idol[4].

Es una vista infernal.

—No me puedo creer que exista una persona tan talentosa como esta… o mejor, estoy segura de que el anciano de Kiryuu-san pensó este plan con esta pequeña senpai involucrada…

—Bueno, supongo que así es.

Asentí profundamente con la cabeza. 

Teniendo en cuenta cómo hizo para que me uniera al club, la irracionalidad y los arrebatos de Kiryuu-san han estado impulsados aún más hacia ese tipo de acciones por ese poder para tomar acción.

—Eh, pero eso significa que la única para tomar el papel de maid es Keiko-san, ¿no? No me digas que Hiyama-san?

—D-De ninguna manera voy a hacerlo, ¡¿sabes?!

Rápidamente Hiyama-san niega su participación.

—No tengo problemas en que Hiyama-chan lo haga, glup!

La boca del emocionado Kiryuu-san fue tapada con el papel maché[5] que tenía Hiyama-san.

—No hay peligro de que se intoxique, está hecho con trigo. Más importante aún…

Hiyama-san puso una cara de disculpa.

—La primera víctima es una persona cercana a ti.

—Eh… ¡Imposible!

En el momento en que me levanté de un salto de mi asiento,

Hah, toma bastante tiempo ponerse este vestido.

Desde la entrada entró al salón del club una pequeña chica, no, ya es una chica mayorcita, la cual vestía una falda esponjosa.

—Shino Aki, esa apariencia.

—Ah, Kyouya-kun. Kiryuu-san me entregó esto el otro día, pero me dijo que lo mantuviera en secreto de ti. Me pregunto por qué?

A pesar de que nos hemos separado hace poco frente a la casa compartida, en menos de nada, ella ya ha adquirido esa apariencia. ¿Qué clase de magia de tiempo uso? En fin, me quedo mirando la imagen de maid de Shino Aki.

La ropa de maid estilizada encaja muy bien con su cabello oscurecido. O mejor, es una maid con una sensación de inocencia, como las de los mangas que leía hace tiempo. Era super linda.

Estamos hablando del otaku Kiryuu-san, estoy seguro de que preparó la ropa de Shino Aki con esa imagen en mente.

—… En este punto me volvería tu discípulo, Kiryuu-san.

El lío provocado es absurdo, pero el resultado nos ha traído a esto, que no está tan mal, pero sigue siendo un poco lamentable.

—Entonces Hashiba-kun.

—¿Qué pasa Hiyama-san? O mejor, ¿hay algo más?

Una expresión con un significativo “Sí”, apareció en el rostro triste de Hiyama-san.

—Para el programa del festival, en el documento de aplicación hay una sección donde se especifica los miembros que tomaran participación.

Según parece ese documento ya ha sido presentado.

—Además este grandísimo idiota lo envió al comité con mucha anticipación informando que ya no habría cambios! ¡En serio, ya no puedo evitar hacerlo!

Gahh! Gahoooh! Guhooooo!

En un ataque de ira presiono el papel maché hasta el fondo de la garganta de Kiryuu-san.

—En resumen, no hay personas suficientes.

Tengo ese desagradable presentimiento, o mejor, ya estoy convencido de ello.

—Eso significa….

Hiyama-san asintió con la cabeza.

—Hmm, es necesario conseguirlas.

—Tadaima….

Nanako llegó a casa con una expresión que parecía agregarle cinco capaz de pesadez a la atmósfera ya sombría.

Haaa…. Soy una máquina que solo puede hablar… un reproductor de MP3 que tiene roto el botón de parar… una máquina que continúa reproduciendo con toda su energía…

Tenía una fina sonrisa y una expresión filosófica como la de un anciano.

—Otsukaresama, Nanako.

—En serio, solo he estado hablando… termine memorizando todos los lugares ideales para hacer una gran voz dentro de la universidad…

Dado que también hay estudiantes de música en la universidad de Arte de Osaka, hay establecidas salas insonorizadas donde se puede hacer una fuerte voz y fuertes sonidos de instrumentos musicales. Pero naturalmente hay un número limitado, por lo tanto, los estudiantes nuevos, y los estudiantes que practican y están fuera del departamento de música, buscan lugares como esos en zonas exteriores.

Parece que Nanako se ha vuelto una visitante frecuente de esos lugares.

—Como recompensa por tu esfuerzo he hecho el estofado de leche de soya[6] que tanto te gusta.

—Genial, gracias a que Kyouya-kun tenía como objetivo la carne con los sellos a mitad de precio, tenemos el doble de carne que la habitual.

El estofado de color lechoso estaba hirviendo.

—Ah, un estofado de leche de soya, ¿¡en serio!?

El brillo de los ojos de Nanako resurgió en un instante.

—¡No me lo creo! ¡Gracias! Se ve riquísimo, ¿esta es una preparación casera de Kyouya?

—Así es, le pedí a Shino Aki que cortara las verduras.

—Últimamente Kyouya-kun me ha enseñado, así que ahora puedo hacer algo más.

Nanako asentía con la cabeza con un “Hmm, hmmm”,

—Ahhh, pensé que a este ritmo moriría el día de hoy, pero como era de esperarse, ¡me alegro de haber vuelto a casa! Una preparación casera de Kyouya y Shino Aki. Entonces, me lavare las manos y de inmediato itadakima—

—Nanako.

Agarré su mano.

—Yo… tengo un favor que pedirte.

—¿Un favor?

—Hmm, ¿podrías venir por aquí?

Intercambié miradas con Shino Aki, y se llevó a Nanako, quien tenía un signo de interrogación en su cabeza, temporalmente hacia la segunda planta.

Cinco minutos después.

Uwahh, hmm, suficiente, te odio Kyouya…

Cuando pensé en como Nanako descendía por las escaleras estrepitosamente, abrí la puerta del baño y me confiné bloqueándola con llave.

—¡Nanako! ¡Lo siento, perdóname! Pero no hay problema, no es una vestimenta tan vergonzosa, solo atraerá una ligera atención de las personas, ¡así que no te preocupes!

Golpeó la puerta del baño mientras intentaba usar las palabras con la esperanza de aplacar a Nanako.

Sin embargo, no hay duda de que el contenido de la solicitud es terrible.

—¡Te odio! A pesar de que me estoy desgastando con solo hacer el entrenamiento todos los días, si llego a hacer algo aún más vergonzoso. Estoy segura de que seré incapaz de seguir viviendo!!

Las palabras de Nanako no son broma, está hablando en serio. Bueno, la entiendo perfectamente.

—Creo que se ve bien en Nanako. Parece que serás increíblemente popular.

¿Una amable persuasión de Shino Aki? ¿La están persiguiendo?

—¡Basta! Me estará viendo mucha gente de esta manera, ¿no? ¡Estás completamente fuera de tus cabales!

—N-No es así, por ahora ya está el estofado, vamos, vete a comer, ¿vale?

—¡Te odio! ¡Quiero comerme el estofado, pero sé que me estás engatusando!

Puedo escuchar los impetuosos pasos de Nanako hacia aquí.

—Como sea, yo….

Escuche los sonidos de una respiración pesada.

—Jamás seré una maid!!

—Cielos, se le ve genial, ¡¿verdad…?!

La voz animada de Hiyama-san.

Al momento en que la avergonzada Nanako entraba por la puerta del salón del club jalándose el dobladillo la falda, se levantaron voces de júbilo de cada uno de los presentes.

El vestido que fue hecho para una persona un poco más alta, encajo apenas en Nanako, como si hubiera sido hecho para la persona en cuestión. Y ya que ella cuenta con piernas largas, la falda corta hace que parezca aún más bonita.

—H-Hmm, no me miren tan fijamente, por favor….

Increíble, hasta con el uso de las palabras es como si estuviera dando una orden especial. Es perfecta.

—Uuuh… después de todo, termine siendo persuadida….

Filtro Nanako esas palabras pareciendo triste. Sintiéndome culpable desvíe la mirada.

Mientras yo estaba siendo atacado por la culpa, Kiryuu-san a mi lado no dejaba de mirar con los ojos bien abiertos,

—Increíble… Qué rayos, es una maravilla, Hasshi, ¡¿dónde tenías escondida a tan talentosa persona?! ¡Eres pura astucia!

—Te meteré papel maché de nuevo en tu boca.

¿¡Gracias a quien la persuadí!?

—Oye, dime, esta chica es la chica tetona que trabaja junto contigo, ¿no?

Keiko-san parecía feliz observando desde cada ángulo a Nanako.

—Cielos, pensé que Shino Aki-chan estaba lo suficientemente bien, pero Nanako-chan parece que puede hacerse a mucho dinero, es bastante injusto!!

Hiii…

—Por favor detente Keiko-san. Nanako se está asustando.

Shino Aki asentía con la cabeza con una expresión sonriente,

—Después de todo, Nanako es hermosa, ¿no? Con esto no tendremos problemas con lo de la tienda, ¿no lo crees Kyouya-kun?

—Bueno, eso es seguro…

No es solo que vaya a manejar una tienda, es que con esto estoy limpiando el desastre de otra persona nuevamente.

Sábado, a dos semanas del festival.

Recibí dos llamadas y me dirigí a la universidad.

Los sábados el número de estudiantes desciende considerablemente, tal vez porque la universidad de Arte de Osaka está situada bastante lejos del área urbana. Y dado que la tasa de asistencia también bajaría drásticamente, se había decidido que no se podían inscribir demasiadas clases obligatorias.

En consecuencia, hoy era un día en el que prácticamente había pocas personas.

Y si las había, serían estudiantes que venían para los preparativos del festival, además parece que se reunían en los edificios de los clubes, por el lado de los edificios de estudio era más bien esporádico la presencia de estudiantes.

—Me disculpo, te he tenido que llamar.

De las cafeterías en la universidad de Arte de Osaka, “Espejismo” es la que tiene el diseño interior más sofisticado.

En uno de los asientos del fondo ya me estaba esperando Eiko Kawasegawa.

Tenía un libro de bolsillo en la mano, y parecía que ya había ordenado un café caliente y comenzado a beberlo.

—Eh? He llegado tarde…?

Verifique mirando la hora y eran cinco minutos antes de lo pactado.

—No te preocupes. Es solo que soy extraña, tengo el hábito de llegar temprano.

—Hace cuanto llegaste.

—Treinta minutos. Más o menos es lo mismo para cualquier reunión que tengo.

Bueno, con razón no coincidimos en tiempo.

—Es un poco difícil cuando la otra parte es una persona que tiene la peculiaridad de llegar tarde. En ese punto Hashiba llega un poco antes, lo que es un alivio.

—Supongo que así es…

Aunque intentaré llegar treinta minutos antes la próxima vez que me reúna con Kawasegawa.

No es como si estuviera en una competencia, pero tengo una ligera sensación de inferioridad cuando llego después.

—Entonces, ¿cuál es el asunto?

—Cierto, es esto.

Kawasegawa intentaba sacar algo de su bolso.

Intentando retener ese movimiento,

—Cielos, no me digas que vas a renunciar al equipo, ¿verdad?

—Eh….

Los movimientos de Kawasegawa se detuvieron y miro en mi dirección.

Tenía una expresión de la que parecía escucharse un “Gnnnhh[7]”, pero desafortunadamente Kawasegawa no tenía ese tipo de personalidad.

—… Me pregunto cómo es que predices el futuro.

Sacó un documento y lo puso sobre la mesa.

Al comienzo de este estaba escrito; “Formulario para cambiar la formación del equipo de trabajo.

Parece que fue tal y como predije.

—Lamento realmente lo del asunto de Nanako. Eres el líder del equipo y te cause un terrible problema, creo que no puedo estar más en el equipo.

El documento ya estaba firmado y sellado. Es seria al respecto.

—No me causaste problemas, y sé que te sientes culpable por Nanako, creo que ella misma no desea que esto pase.

Rasgue el papel cortésmente y lo guarde en un bolsillo.

—Hagamos como si esto no hubiera pasado. ¿Vale?

Cuando sonreí, Kawasegawa puso una expresión ligeramente incómoda.

—… Supuse que así terminaría.

Soltó un suspiro.

—A decir verdad, en un lugar de mi corazón esperaba que actuaras así.

—¿Es así?

—Sí. A pesar de eso, hice toda esta farsa, soy de lo peor.

Llevo el café a la boca e hizo una expresión de molestia.

—Tibio.

—Quieres ordenar de nuevo.

—Está bien. No es que tenga un gusto especial por el café.

¿Aún así ha pedido uno? Que chica extraña, eh….

—Estaba muy celosa.

 —¿De quién?… ¿Hablamos de la misma persona?

Kawasegawa asintió con la cabeza.

—Tiene tal talento brillante, además ha estado trabajando duro desde que era una niña. Aún así estaba intentando pretender que no existía y eso me hizo enojar mucho.

—Hmm…

—Tiene tan grandiosa voz, y aún más, ella cuenta con una gran belleza y ternura. Dejando de lado cualquier tipo de complejo, te das cuenta de que ella es el tipo de chica que es una estrella.

Después de hablar sin cortar palabra, soltó un respiro.

—El equipo de ustedes es solo una masa de gente talentosa. Los envidio. Lo he hecho desde el principio.

No me lo podía creer. Por el contrario, pensaba que era al revés.

Tiene más conocimientos sobre cine que cualquiera, y se esfuerza tanto en el estudio que creo que es inalcanzable.

—No lo considero así. Además Kawasegawa tiene un gran talento como director….

—¿Qué cosas dices?

Kawasegawa soltó el suspiro más pesado del día.

—Soy pura teoría, lo único de lo que me puedo jactar es de la cantidad de películas y libros que he leído, y lo que hago con ello no son más que películas de manual que no alcanzan a ser una película de serie B[8]. Aún me las puedo apañar con mi conocimiento, pero estoy segura de que más tarde que temprano seré superada.

Parecía indecisa.

—Todo es falso, al igual que yo.

Recordé el trabajo que obtuvo el segundo lugar el día de la proyección.

Kawasegawa dijo que era un trabajo sin refinar, pero que tenía potencia, ¿no?

Ciertamente era un trabajo con una potencia ilimitada, a pesar de eso, el resultado fue que Kawasegawa tomó el primer lugar gracias a una potencia integrada.

—Hable de más, ¿verdad? Pero porque voy en serio no será fácil superarme.

—“En serio” …. eh. Me pregunto si en realidad es así, es lo que parece.

Con una sonrisa sarcástica bebió de nuevo del café.

—En serio no puedo evitar ser una maldita perra. Estoy más allá de la salvación.

—Eso es para hombres[9].

—Me da igual lo de maldita perra. Lo que importa es que soy una mierda.

Kawasegawa contraria a su apariencia es sorpresivamente vulgar. Me pregunto de quién lo aprendió.

—Pero gracias a las palabras de esa maldita perra, Nanako está intentando romper su caparazón.

—¿Quién es una maldita perra?

—Lo dijiste tú mismo, ¡¿no?!

—Bromeo. Entonces, ¿qué decías?

… En serio esta es una mujer problemática.

—Está practicando. Aún no hay resultados, pero no deja de esforzarse.

—… Ya veo.

—Ya lo he dicho. Finalmente entendió tus palabras. Si no lo hace en serio, no transmitirá nada.

—Tratándose de ella, incluso si yo no se lo decía algún día se daría cuenta.

—Se ha dado cuenta ahora, así que tienes mérito.

Fastidiada, Kawasegawa me miró con unos ojos sombríos.

—Bueno, ya basta. Parece que todo ha terminado bien.

Levantándose,

—Entonces me voy. Parece que el apéndice del equipo de habilidosos no puede extirparse, ¿cierto?

No puedes ser honesta, eh.

Sonreí con ironía en mi interior, y al igual que ella, también me levanté del asiento y me dirigí a la salida.

—Ah, ahora que lo recuerdo…

Le dije eso a Kawasegawa, quien se giró.

—… Había solo una cosa mal en lo que dijiste ahora.

—¿Qué…?

Kawasegawa estaba pensativa,

—Dijiste “el equipo de ustedes”, y no es así, es “nuestro equipo”.

Lancé a la basura el formulario que había roto hace un momento.

—¿No lo crees?

—… Si tú lo dices.

Kawasegawa dejó escapar una ligera sonrisa y,

—Pero ten cuidado, estás siendo algo engreído.

—Eh, es así…?

Después de separarme de Kawasegawa en frente de la cafetería, me dirigí a la oficina de profesores de cine en el edificio siete.

El mismo día que recibí una llamada de Kawasegawa, también recibí una de Kanou-sensei.

—No tengo más que un mal presentimiento….

Solo se me viene a la mente una cosa. El asunto del subarriendo de los equipos.
Aunque le puse un bozal a Keiko-san, seguía siendo alguien a quien acababa de conocer. No me extrañaría que lo dijera en una conversación a la ligera y ésta llevada por el viento llegará a los oídos de las personas equivocadas.

Los senpais de tercer año eran cómplices, pero existía el riesgo de que se filtrara por parte de ellos.

—Camino por la cuerda floja, eh….

Ligeramente arrepentido, mi imaginación se expande en la peor dirección.

Abrí la puerta de la oficina de profesores de cine a la hora pactada.

—Perdón por la irrupción.

—Ah, ya llegaste? Entra.

La profesora tenía ambos codos sobre el escritorio cuando me habló.

—Me disculpo por llamarte. ¿Tienes alguna idea de por qué?

—Ah, eh… bueno.

Tengo una idea, pero por supuesto es algo que no debo responder.

La profesora a cargo de la clase, es también la responsable ejecutiva de los equipamientos.

Si lo que he hecho se ha filtrado, esto no terminará con unas simples disculpas.

—No, para nada…

Creyendo en la posibilidad de que fuera un simple farol, decidí fingir ignorancia.

—No es más que acerca de Rokuonji…

Que alivio, no es sobre el equipamiento.

Pero me preocupa que haya salido el nombre de Tsurayuki a colación.

—Tsurayuki, ¿qué pasa con él?

—Hmm, últimamente falta mucho a clases. Me preguntaba si le había pasado algo.

—Tsurayuki faltando a clases…

Que falte a clases es ciertamente raro.

Si bien duerme con frecuencia dentro de clases, son pocas las veces que falta a estas.

Los horarios de cada uno de nosotros eran diferente después de entrar al segundo semestre, y las veces que me sentaba a su lado ha disminuido, me pregunto por qué ha aumentado tanto sus ausencias a clase?

—¿Tienes alguna idea? ¿Sabes si es por alguna preocupación? ¿O es que se ha metido en un lío?

—Nada… tampoco ha consultado algo como eso conmigo.

Intente recabar en mis recuerdos de estos días, pero no hay nada.

—Bueno, no es algo que vaya a afectar su promoción de inmediato, ya que tuvo una asistencia perfecta en el semestre anterior. Aún así, es mejor que se preocupe. La acumulación de ausencias tiene influencia en las evaluaciones.

—Sí, entiendo. Es terrible no tener las asistencias necesarias….

El otro día parecía no estar bien de salud, le prestaré atención para ver qué es lo que pasa.

Dejando eso de lado, el mal presentimiento que tenía no se cumplió esta vez. La mayoría de las veces acierto con eso.

—Así es, pero bueno, es mejor que lo del subarriendo de equipamiento.

Ojalá en ese momento se pudiera tomar una foto mía desde la otra perspectiva. Era como si me hubieran golpeado con algo, estaba sin poder decir palabra por el shock, me quede con la boca bien abierta y congelado en el lugar completamente sorprendido.

Pero lo impactante no se limitaba solo a eso.

—Cierto, es mucho mejor que subarrendar equipamiento.

—K-K-K-Keiko-san!?

La que asomó su cara repentinamente desde una esquina no era otra que Keiko-san, la mujer que conocía el secreto.

—Bueno, no es algo que este bien, pero escuché que fue el resultado del esfuerzo por el bien del trabajo, así que fui tolerante al respecto.

—… Realmente lo siento….

Al final, se ha limitado a una advertencia verbal. En efecto, me hubiera metido en un terrible problema si hubiera perdido los equipos cuando los tenía subarrendados. Desde ahora pensaré en otras maneras.

—Vamos, no te preocupes, ¿vale?

—¡Keiko-san, preocúpate!

Para comenzar, a pesar de que le dije que era un secreto terminó por contarlo, ¿¡eh!?

—Sabía que Kanou-chan no se enojaría por algo como esto. Además, no está bien guardar malos secretos.

—Bueno, eso…

Ciertamente es fácil decirlo, y bueno, pensé que sería cuidadoso.

—Bueno, entonces olvídate del favor que me debes, y puedes llamarme cuando estés interesado en ya sabes qué. Estamos igualados.

Ya veo, supongo que con esto no tengo deudas.

Tal vez es una consideración de Keiko-san para que no me sienta demasiado ansioso.

(Espera… ese no es el caso, ¿verdad?)

Por la respuesta de hace un momento, hay incluido algo interesante,

—Verán, hay algo que me ha estado intrigando terriblemente desde hace un rato. 

Mire alternativamente a las dos mujeres sentadas vulgarmente al otro lado de la mesa.

—¿Ustedes dos son conocidas?

—Así es.

—En efecto, además somos compañeras de promoción.

Solté un enorme suspiro.

Desde el momento que conocí a Keiko-san había pensado en que había una persona que de alguna manera tenía la misma presencia intimidante. Lo sabía.

Sin embargo, no se siente la edad en ninguna de las dos. Si me dijeran que son estudiantes universitarias, me lo creería.

—Bueno, quería darte un susto con esto, ¿sabes? Y te llame.

—Pues salió como pensaste, me has hecho cagar del susto.

—Eso parece, Kukuku.

La profesora tomó una copa y la hizo girar en la palma de su mano.

Bueno, la cosa es que me salve de que el asunto de los equipamientos terminara en un asunto grave.

—¿Su conexión es porque estuvieron en el mismo equipo de cine?

Ante mi pregunta,

—No. Yo tomé el curso de cine y ella el de publicidad.

—Es completamente diferente, ¿sabes?

No me lo esperaba.

—El punto en común con Keiko son los juegos.

—Ah, ya veo.

—Hice que Kanou-chan escribiera guiones. Nadie se imaginaba que la que los escribía era una mujer, siempre se creyó que el escritor era un hombre.

De alguna manera puedo imaginarme el porqué.

—Sin embargo, ¿qué vas a hacer de ahora en adelante Keiko? No se puede hacer juegos sin miembros.

Parece que Kanou-sensei no sabía aún que Keiko-san me había invitado. Pensé que aplicaría presión usando a la profesora, pero inesperadamente era honesta en esa área.

—Cierto, solo queda una persona, eh.

—Eh, ¿dijiste una persona?

Cuando pregunté, fue la profesora quien respondió en lugar de Keiko-san,

—Actualmente el círculo de Keiko solo cuenta con ella como programadora, los demás puestos están todos vacantes.

—¿Cómo es posible eso…?

Es un estado como el de los frecuentes copypaste que veo de; “Buscamos productor, vocalista, guitarrista, bajista y baterista”.

—Solo basta con que yo sea la programadora.

Es por eso que hasta ahora no tiene un personal fijo, exceptuándola a ella.

—En el pasado solía pedirle a Kanou-chan ayuda.

—Era una época en la que aún era los principios del NScripter[10].  Era bastante divertido producir así.

Las dos comenzaron de manera animada a narrar sus viejas anécdotas de la creación de juegos.

Escuchándolas de esta manera, parecía que se tomaban muy en serio la creación de juegos.

(Me siento algo envidioso, eh)

No tuve ese tipo de camaradería, estoy muy envidioso de la relación de las dos.

Un escenario donde la seriedad de las personas colisiona. El resultado de eso es la creación de un trabajo serio.

Estoy seguro de que ese era el tipo de escenario donde estaban Keiko-san y Kanou-sensei.

Después de que se hablara un rato solo sobre juegos, decidí que era hora de volver a casa.

—Entonces, me excuso. Keiko-san, nos vemos en el festival.

—Quedo a tu cargo. Si algún rarito se me acerca Hashiba-kun lo espantara, ¿verdad?

Si charla con Keiko-san, el rarito será el que escape, lo puedo asegurar.

—Ah, cierto. Hay algo que quiero preguntarte.

En el momento en que cerraba la puerta, la profesora me llamó.

—Dime sobre Kogure…  ¿Está bien?

Después de todo, estaba preocupada, eh.

—… Sí. Finalmente se ha puesto seria.

La profesora respondió poco después,

—Ya veo, entonces estaré esperando la seriedad de esa chica.

Dijo con una sonrisa significativa.

Una semana para el festival.

—Supongo que los preparativos ya deben estar listos.

—Lo estoy esperando, ¿sabes? Me pregunto qué tipo de tienda será.

Esa mañana Shino Aki y yo estábamos dando una caminata y nos dirigimos al salón del club.

Nosotros no estábamos particularmente involucrados con los preparativos de la cafetería de maids, la cual era el programa del club de investigación de artes. 

—“Soy el responsable. Déjamelo todo a mí”.

Fue lo que dijo Kiryuu-san —el principal perpetrador—, así que no me preocupe y lo deje en sus manos.

—Por eso es que deje que Kiryuu-san manejara todo…

Estaba diciendo eso, cuando de repente detuve mis palabras.

—Kyouya-kun, ¿qué pasa?

—No, espera, ahora siento una terrible ansiedad.

Este flujo, esta situación.

Cuando has estado llevando sobre tus hombros el papel de productor, de una manera natural te vuelves más agudo con respecto a los malos presentimientos. Derive inmediatamente en base a la regla del pulgar[11] que un accidente se desatara de la situación actual.

Una persona está a cargo de toda la planeación.

Pero esa persona es una en la que no se puede confiar en absoluto para que tome el rol de coordinador.

—Shino Aki, apurémonos.

Cambié por completo del modo tranquilo en el que estaba hasta ese momento, y me dirigí al salón del club a toda prisa.

—¿Q-Qué pasa?

—¡Podría ocurrir en cualquier momento! ¡Tengo que apresurarme y elaborar contramedidas!

Cuando termine de decir eso, llegue hasta el frente del salón del club.

—Buenos días… Uwah!

Apenas pase por la entrada, Kiryuu-san había sido puesto en una postura de seiza[12].

Pero esta vez está sosteniendo una gran estatua de piedra que parece pesada sobre su regazo.

Además, mira en mi dirección con una expresión de tristeza y sin decir nada.

—¿Qué es lo que ha pasado Kiryuu-san?

—Ah, Shino Aki-chan, verán, hice de nuevo una pequeña travesura.

La cabeza de Kiryuu-san fue golpeada por algo que era como una regla.

—…. ¿Quién tiene derecho a hablar?

—Entendido…

Kiryuu-san nos miró de nuevo y se quedó en silencio.

—… Entonces Hashiba-kun.

Hiyama-san —que tenía la apariencia de una reina, o mejor, no podía evitar no tenerla— estaba situada en una pose intimidante. Es probable que esa estatua de piedra de apariencia pesada haya sido traída de algún lugar del departamento de artesanías, es mejor decir que eso es seguro.

—Ah, ha hecho algo de nuevo….

Con solo la situación delante mío, ya podía suponer todo.

Siempre le pego al perro cuando se trata de malas premoniciones.

Para nuestro horror, Kiryuu-san, que se suponía era el planificador, no había puesto ninguno de los planes por escrito (cuando Hiyama-san fue a confirmar acerca de los preparativos, Kiryuu-san le dijo; “Los tengo grabados en mi pecho”, lo que causó el revuelo y condujo a la situación de esta mañana.)

Sin embargo, Hiyama-san está demasiado ocupada con sus asignaciones y no puede desempeñar el papel de coordinador, y Kakihara-san y Sugimoto-san apenas han acudido a la sala del club a causa de las preparaciones de la presentación en vivo del festival. Y las otras personas raramente habían venido al club, así que no se les podía pedir el favor tan de repente.

…. Por lo tanto,

—… Soy reacio, pero lo haré.

Se había decidido que yo, un estudiante de primer año, tomaría el rol de coordinador.

—Hasshi, ¿terminaste de ordenar los ingredientes?

—¡Aún no! ¡Kakihara-san fue a hacer compras adicionales ahora mismo!

—Kyouya-kun, puede que nos falte un mantel.

—¡Díselo a Hiyama-san! ¡Cielos Nanako, la estás cagando, no los pongas en las mesas, ponlos en el estante!

—Ehh, hace un momento cuando los iba a poner en los estantes me dijeron que los pusiera en la mesa….

—¡Joder! Kiryuu-san, tú eres el conocedor ¡¿no?!

—¡Oh!

—Esto va en el estante, ¿¡verdad!?

—¡Lo siento! Me equivoque en eso, en la mesa—

—¡Ponlo donde tú quieras! ¡Ah, Keiko-san, buenos días!

—Buenos días. ¿Qué tal si me cambio de ropa por ahora?

—Adelante, luego todos haremos una práctica de la operaci— ¡espera Keiko-san! ¡No te cambies la ropa aquí! ¡Hay un vestidor por allí!

—Jajaja, no hay nadie que vaya a ver a una anciana como yo, esa es una broma muy pesada la tuya, eh.

—¡No estoy bromeando! ¡Por ejemplo, Kiryuu-san ha detenido su trabajo y se ha quedado embobado viendo! ¡O debería decir, por favor date prisa con eso Kiryuu-san! ¡Cielos Shino Aki, hay un jarrón que se usa para la cocina y otro para servir a los clientes! ¡Díselo a Nanako! Ah, Kakihara-san, llegast—? ¡Ese es un ingrediente diferente! ¡Te dije esencia de vainilla, no miel! Cielos Hiyama-san, hace un momento Shino Aki puso el mantel en el estante, el jarrón noooo, uwaaahh!!

Pasada una semana turbulenta, de alguna manera pude terminar todos los preparativos.

—¡Joder, en serio, gracias a todos por su duro trabajo! ¡Gracias a eso parece que pudimos hacer una buena tienda!

Cuando terminamos los preparativos, Kiryuu-san gritaba jubiloso delante de todos nosotros, quienes estábamos totalmente exhaustos.

—Kiryuu-san.

Se escuchó la voz fría de Hiyama-san.

—Cierra el pico.

—E-Entendido….

El cuerpo de Kiryuu-san se contrae.

—Kyouya-kun, Shino Aki-chan, Nanako-chan, otsukare. ¿Qué les parece venir a comer con esta anciana?

Una considerada Keiko-san, invitó también al equipo de chicas.

—Ah, entonces voy. Quiero hablar con Keiko-san.

Shino Aki parece que va, pero…

—Hmm, lo siento. Estoy algo cansada y me gustaría descansar…

Como era de esperarse la energía de Nanako estaba al límite.

—Ah, entonces iré acompañar a Nanako, Keiko-san me disculpo, te encargo a Shino Aki.

—Por supuesto.

—Kyouya-kun, quedas a cargo de Nanako, ¿vale?

En el salón del club nos dividimos en dos bandos y el nuestro tomo dirección hacia la casa.

En fin, podemos decir que con esto, las preparaciones del club se completaron.

Lo único que queda es esperar a que llegue el festival.

Como es de esperarse, en noviembre, hace bastante frío en los exteriores.

Todos los estudiantes alrededor caminan encorvando su cuerpo.

Como estábamos en el punto exacto de cambio de sesión, habían mezclados personas que aún llevaban ropa ligera y personas que ya vestían ropas gruesas. La afortunada Nanako vestía con ropa gruesa, pero yo vestía algo de ropa ligera y sentía frío.

—Que rápido pasa el tiempo, ¿no? Ya se siente como el invierno.

Nanako, que caminaba por delante, estaba con los hombros encogidos, aparentemente por el frío. Tal vez siendo una persona sensible al frío, ni llevando un abrigo cálido como ese es inmune al frío.

—Cierto. Pasa en un abrir y cerrar de ojos.

Mientras mi cuerpo temblaba ligeramente le respondí a Nanako.

El invierno había llegado rápidamente, sin que se sintiese el otoño. 

Cuando esté en casa voy a hacer los preparativos para protegerme contra el frio.

—Hacer los preparativos para una tienda desde cero es agotador, ¿no? La tienda de conveniencia es mil veces preferible, es que ya tenía todo desde el principio.

Cansada, movió su cuello de izquierda a derecha haciendo sonar su cuello.

—Lo siento, a pesar de que las prácticas son tan duras, también te pedí que hicieras todo esto.

—¡Cielos!  A veces me pregunto; “¡¿por qué rayos estoy haciendo de maid?!

Respondió Nanako mientras tenía una sonrisa irónica.

—Pero si quieres que sea sincero, está bien que te muestres diferente. La ropa también es bonita, ¿no?

Le mostraré las fotos que tomé con la cámara digital (cámara que de paso nos salvó el pellejo con el trabajo del semestre anterior.)

Estoy seguro de que en diez años Nanako la va a romper en Instagram….

—Fue justo hace nada, ¿no?

Levantó la mirada hacia el cielo oscurecido.

—Cuando dije descuidadamente que pondría mi vida en la actuación, y que me deje llevar por las adulaciones a mi actuación.

Soltó un largo suspiro.

—Después de eso fui inmediatamente aplastada, y fui fuertemente sermoneada sobre lo de cantar, y luego por alguna razón me animaron y empecé a tomar lecciones….

Dejó escapar una risilla,

—Y luego me encuentro haciendo de maid. En serio, estoy caminando a ciegas, no puedo saber hacia dónde.

—Lo siento en serio.

—Te digo que está bien. No lo considero un problema…

Nanako cortó sus palabras momentáneamente,

—Más bien, comparado con este, el periodo cuando escapaba de cantar era más… difícil.

—…..

Esas palabras se deslizaron con genuino miedo.

La Nanako de ahora trabaja duramente con algo en lo que no tiene excusas.

—Sabes, Kyouya.

Con una expresión de inquietud, Nanako me pregunto,

—Si yo sigo practicando… realmente seré capaz de cantar correctamente?

—¿Qué es lo que quieres decir?

—Ah, lo que quiero decir es que considero que el profesor es muy bueno enseñando y que a pesar de que armó pataletas me esfuerzo al máximo. Estoy segura de ello.

Es decir que no es que tenga ansiedad con respecto a las lecciones, ¿no?

—Pero incluso con todo ese esfuerzo, si me preguntas si tengo algo así como un objetivo fijado, no sabría qué responder.

—¿Un objetivo?

—No hay algo como eso. No es como si fuera a participar en un concurso o tuviera planeado cantar en público.

Nanako se detuvo y volvió a mirarme.

—Yo, está bien que continúe de esta manera, ¿no?

Nanako está intentando desafiar algo que no vislumbra.

Hasta ahora se había resignado por lo desafinada que es su voz, y esta vez estaba intentando sacudirse esa resignación. Sin embargo, no sabe en absoluto si va a mejorar y tampoco que es lo que sigue después. 

Es tal y como dice Nanako. Es muy difícil trabajar duro en la oscuridad sin tener un objetivo. Si hablamos de esta vez, más o menos un objetivo sería el de que logre cantar como ella desea, pero no hay una medida numérica en este, ni algo que podamos considerar acertado o no. Se necesita mucha energía para luchar contra algo ambiguo.

Pero a pesar de todo eso, quiero que Nanako cante.

—… Hagámoslo. 

—¿Kyouya?

—Finalmente decidiste afrontar el hecho de ponerte seria, es por eso que tenemos que hacerlo. Además, con solo experimentar brevemente tus fragmentos serios me sentí muy emocionado. Estoy seguro de que si emerge la seriedad de la propia Nanako, emocionaras a una cantidad increíble de personas.

No tengo evidencia. Deposito mi confianza en la emoción que sentí cuando la escuché.

Pero lo más importante es que si Nanako no intenta ponerse en pie de guerra, su historia terminará a medio camino.

—Kyouya, ¿por qué estás tan entusiasta… conmigo?

Preguntó Nanako sorprendida.

—Porque te escuche cantar. Cuando experimentas algo tan increíble es natural que lo sea.

Es lo mismo para Shino Aki y Tsurayuki, e incluso para Kawasegawa.

Hay muchas personas increíbles a mi alrededor. Y mientras sufren se esfuerzan al máximo para intentar hacer cosas increíbles. Si mi fuerza puede ponerse en uso para ayudar a que esas cosas se hagan realidad, lo haré sin dudas.

Estoy seguro de que es por eso que he venido de diez años en el futuro.

—Ya veo, yo también podría volverme una de las cosas geniales de Kyouya… seguro.

Avergonzada, agacho la cabeza.

—Ya lo eres Nanako.

—Kyouya…?

Nanako levantó su rostro.

—Por eso si por alguna razón estás perdida, buscaré un objetivo junto a ti, y con todas mis fuerzas haré todo lo que sea posible. Haré algo hasta que estés convencida… dalo por hecho.

Aunque aún no sé qué será ese algo.

Si Nanako dice que quiere cantar, y si llega el momento de hacerla prosperar usando mis fuerzas, se la prestaré sin reservas.

—Por eso… Ah.

Cuando estaba a punto de decirlo, no se me hizo posible decir las siguientes palabras.

En ese momento el tiempo se detuvo. Dejé de respirar y puse a trabajar mi cabeza intentando entender lo que estaba ocurriendo delante mío.

—… Gracias Kyouya.

Fue porque me estaba abrazando de frente.

—Nanako…?

Ante la repentina situación mis manos quedaron flotando en el aire, pero poco después decidí ponerlas suavemente sobre su espalda para calmarla.

—Yo he hecho que hagas todo esto… aunque no puedo devolverte nada ahora.

Escuchaba cerca de mi oído la voz susurrante de Nanako.

Se suponía que estaban trabajando en el edificio justo al lado y era como si el sonido de los clavos que se martillaban en las vallas viniera de muy lejos.

—Estoy tan agradecida. Nunca había tenido un amigo que hiciera tanto por mí.

Desde su cuerpo se desprendía el dulce aroma del perfume. A una distancia a quemarropa, más que un cosquilleo en la nariz, lo que hacía era hacer tambalear mis fuerzas y con ello estropear mis funciones cerebrales. Y lo que originalmente era una agradable voz, incrementó aún más su poder al ser susurrada, sentía como mi oreja se calentaba.

Prácticamente todo en mi estaba desconectado y fallando.

(Fuah… tan suaves… rayos.)

Eran las dos grandes masas que existían al frente de Nanako.

Las que vi anteriormente en el baño de la casa compartida.

Dado que el día de hoy hacía frío, Nanako llevaba una chaqueta de plumas. Puede que hubiera servido para disminuir el efecto.

Sin embargo, la parte delantera de la chaqueta estaba abierta. Así que lo único que separaba la piel era un suéter y (puede que un brasier). Tal vez debería ser elogiado por solo el hecho de no descontrolarme, ¿verdad?

Y naturalmente el frío del invierno sopla desde algún lugar.

(Si estuviéramos en casa… probablemente ya sería el fin…)

Actualmente aún estábamos en el exterior. Todavía me queda algo de razón. Así que puedo afirmar que más allá de esto no se puede hacer.

Si esto sucediera en la casa compartida. Y si no hubiera nadie más…

Sin duda el hombre de 28 años en mi interior hubiera cruzado el punto límite.

Uwah!!

El dulce y tierno momento llegó a un final abrupto. Nanako separó de repente su propio cuerpo.

—L-Lo siento Kyouya, te estaba dando las gracias… y no sé qué me pasó.

… En pánico agitaba sus manos, parecía estar arrepentida por su conducta hace un momento.

—¡Veras, no es lo que crees! Quería genuinamente darte las gracias, solo eso, ¡¿vale?!

… Pienso que no.

—No, lo que quiero decir es que con todo eso del festival y toda la fatiga que tengo, bueno, estas cosas pasan, ¡¿vale?!… Por ahora…!

Nanako se dio la vuelta rápidamente y,

—V-Volvamos a casa, ¡hagamos eso!

Todo el cansancio que tenía hasta ahora desapareció en el aire y movió sus manos y pies enérgicamente.

—Sí, volvamos.

Me sume a su decisión y no hubo más contacto que ese.

Puede que haya sido culpa de la alta tensión propia del festival, pero siento que ahora recibí un tremendo beneficio.

En fin, me alegro de que ella se sienta un poco mejor. Aunque sólo sea el resultado y nada más[13].

(Me alegro de haber participado en el festival.)

Ya está a punto de comenzar.


[1] Es una montaña de 1.125 metros de altura en la región de Kawachi de la prefectura de Osaka, Kansai, Japón.

[2] Un kotatsu es una especie de calentador hogareño donde una mesa baja se coloca encima de un calentador eléctrico en el piso y se cubre con un futón (edredón o cobija pesada) que atrapa el calor.

[3] Bueno, cómo explico esto, cuando Keiko se presenta y dice “soy una ternurita”, utiliza la expresión (萌え萌えキュン) “Moe moe kyun”, parece que la expresión proviene del anime “K-ON!” (Cap 4 del anime, minuto 15) están imaginando a uno de los personajes vestidos como una maid, significaba algo así es “Demasiado tierna y hace que mi corazón sienta un impacto”, en fin, se ha popularizado al punto en que es usada normalmente en los cafés de maids.

[4] Imagen aquí.

[5] El papel maché es el nombre de una técnica artesanal antigua, originaria de China, India y Persia, consistente en la elaboración de objetos, generalmente decorativos y artísticos, usando pasta de papel.

[6] Es carne de cerdo con algunos vegetales y otros ingredientes sazonados en leche de soya, dejo aquí una imagen para que tengan una idea.

[7] “ぐぬぬ” Hace referencia a una expresión tierna que está acompañada con un sonido de quejido o de fastidio, se popularizó por el personaje de Ana en el anime “Ichigo Mashimaro”, aquí imagen.

[8] Cine serie B, hace referencia a cine de bajo presupuesto, originalmente el termino se refiere a películas de las que no se espera mayor cosa y que en sus principios se usaban como parte de una doble función.

[9] No entendí mucho este juego de palabras, al principio ella dice “クソ野郎 (Kuso yarou)” (hijo de puta, mal nacido etc…), la segunda parte de la palabra “野郎 (Yarou)” es bastardo, maldito etc…, pero se usa para insultar hombres, entonces el prota corrige diciendo “al menos no pienso que seas un “野郎 (Yarou)”, ella responde; “me resbala lo de ser “クソ女 (Kuso Onna) perra, puta, malnacida etc”, ella  corrige el Yarou de hombres por el Onna de mujer, y dice; “pero soy una “クソ” Kuso (mierda, escoria, gonorrea, imbécil, estúpido etc…)”, en fin, mantiene el “Kuso”.

[10] NScripter es un motor de software que se utiliza para la creación de novelas visuales, escrito por Naoki Takahashi. Debido a su sencillez y su licencia liberal, se hizo rápidamente popular en Japón, y fue utilizado para una serie de títulos comerciales y doujin de alto perfil.

[11] Rule of thumb (“regla del pulgar” en español) es una expresión del idioma inglés que designa un principio o criterio de amplia aplicación que no es necesariamente preciso ni fiable en toda situación. La regla general se refiere a un método aproximado para hacer algo, basado en la experiencia práctica más que en la teoría.

[12] Sentado sobre las rodillas con la espalda recta, imagen aquí.

[13] (結果オーライ) Es difícil explicar esto, significa que las cosas han resultado bien y lo demás no importa, como cuando dices “Ganamos y ya”, todo el contexto para el resultado no tiene mayor importancia.