“Tell” marcaba las 23:59 con 55 segundos.

Dirigiéndose hacia el origen que Sasha y Misha tienen en mente, “Lebaide” lleva las raíces de ambas hacia el pasado.

El segundero de “Tell” se movió alcanzando los 56 segundos. Inmediatamente el mundo se tiñó de blanco. El suelo o el techo, incluso las paredes, todo estaba completamente blanco.

Una vez más pasó un segundo, luego dos. Pero el segundero de “Tell” se había detenido y no avanzaba.

Este lugar, este espacio, había sido aislado del resto del mundo.

—¿Ahí viene?

En aquel momento, el espacio frente a nosotros donde no había nada fue rasgado. Se lograba ver un filo plateado de un arma. Era como si hubiera una persona escondida detrás del espacio y para entrar a nuestro lado hubiera cortado un velo.

El filo del arma que había rasgado el espacio lucía como una extraña lanza, pero yo sabía bien que eso era una hoz.

—¿Qué es, eso…? —Se le escapó a Sasha que estaba sorprendida.

—… No puedo ver el fondo de su poder… —dijo Misha

Debe haber sido la primera vez que ella se encuentra con una persona poseedora de un poder mágico al cual no se puede ver su final, además de mí.

—Concéntrense en localizar el origen. No es como si la magia ya estuviera completa. Además, este tipo, no es alguien con el que ustedes puedan lidiar.

El espacio rasgado se expandió y apareció una mano de repente. Tenía un guante blanco. Tomó la grieta en el espacio con ambas manos y la abrió aún más, hasta que su forma entera apareció de este lado.

Vestía una túnica completamente blanca con capucha, y sin importar donde uno concentrara sus ojos demoníacos, no se podía ver el rostro. O, mejor dicho, tal vez era una existencia que no tenía algo como un rostro.

—Hey. Anos, ¿qué es eso…?

Sasha me preguntó una segunda vez.

—La divinidad protectora del tiempo Eugo La Raviaz. Dicho más fácilmente, es el Dios que mantiene el orden del tiempo.

—… ¿¡D-Dios…!?

Aturdida Sasha dejó salir un grito.

—Diría que estamos por hacer un gran cambio en el pasado, así que algo así como un Dios vino a detenernos. Los dioses no van a permitir no importa qué, que el orden del tiempo sea alterado.

Eugo La Raviaz se giró hacia donde estábamos y reconociéndome dijo

—… No lo permitiré…

Su voz era majestuosa y solo con eso hizo temblar en espacio.

—Eh, esta es la primera vez que me encuentro con uno que habla.

Si pasan dos mil años, ¿los Dioses también cambiarían?

—… No lo permitiré…

Una vez más Eugo La Raviaz habló.

—¿Hm, de ser posible me harías un favor si haces la vista gorda? Si bien estoy tratando de cambiar el pasado, no es más que salvar a un simple demonio. O es que acaso, aquellos que dicen ser Dioses, ¿ni siquiera van a permitir que solo una tragedia desaparezca de este mundo?

—… No lo permitiré…

Si uno trata de cambiar el pasado con magia, pondrá en funcionamiento un poder sobrenatural que intentará prevenirlo. El orden mundial, la ley del mundo o tal vez una providencia divina. Un dios guardián es la materialización de esos conceptos.

El Dios guardián del tiempo Eugo La Raviz eliminará al culpable del cambio y restaurará el orden temporal.

Es decir, intentará matar al usuario de “Lebaide”.

—Sigh, por más que hayan pasado dos mil años siguen siendo igual de cerrados de mente. Se la pasan diciendo que es su especialidad y no permitirán que nadie, aparte de los Dioses, creen milagros.

Ignorando los rezos de los humanos y aplastando el orgullo de los demonios. Sin salvar a nadie, solo Dioses protegiendo el orden, ¿pero que valor tiene un dios así?

—Lar reglas de este mundo, que ustedes decidieron por su cuenta, son injustas. Lo lamento, pero no tengo pensado seguirlas.

—… No permitiré que se disturbe la corriente del tiempo. Tú, recibirás el castigo divino…

Eugo La Raviaz desapareció con un flash y al siguiente instante estaba junto Ivis Necrón que estaba incrustado en la pared.

¿Qué planea hacer?

—… Ivis Necrón de los 7 Ancianos Señores Demonios…

Eugo La Raviaz levantó su mano y extrajo la espada Gadol como si la hiciera retroceder y luego la dejó caer en el suelo.

El rostro de Ivis que había sido atravesado comenzó a sanar rápidamente. Las heridas causadas por la espada demoníaca Gadol no pueden sanar. Pero como una deidad del tiempo, regresó el tiempo de Ivis antes de que sea empalado con Gadol y antes de que fuera rostizado con “Gio Graze”. De esta manera el cuerpo de Ivis sanó por completo.

No, más bien las heridas nunca estuvieron.

—… Tú, se te dará el poder del Dios del Tiempo. Elimina a Anos Voldigoad…

Eugo La Raviaz se transformó en una luz y siendo absorbido por el cuerpo de Ivis, desapareció por completo.

Lo único que quedaba era el arma plateada que había estado sosteniendo, “Gran Hoz del Dios del Tiempo”.

—Fufufuf…

Sonó una risa por lo bajo. Era de Ivis.

—Incluso tu no habrías esperado que las cosas se volvieran así. Anos Voldigoad.

Ivis agarró la “Gran Hoz del Dios del Tiempo”. Su cuerpo exudaba un poder mágico completamente incomparable al de hace un rato.

—… El poder de Dios…

Misha murmuró. Como era de esperarse, tiene buenos ojos demoníacos.

Si mira en las profundidades de Ivis, entenderá que su raíz rebalsa con el poder de la deidad guardiana del tiempo, Eugo La Raviaz.

—El actual Eugo La Raviaz, elige la forma más eficiente de eliminar el objetivo que causa la perturbación en el orden. En este caso, entregándole poder a aquél que antagoniza al usuario de “Lebaide”.

¿Quiere decir que el poder de Ivis fue incrementado por el poder de Eugo La Raviaz?

Pero más importante que eso.

—¿Dijiste el actual, Ivis?

Mis palabras no causaron reacción en Ivis y simplemente se quedó viendo hacia aquí con calma.

—¿Hablas como si hubieras visto al Eugo La Raviaz… antes?

Se suponía que Ivis no conocía la existencia de la magia “Lebaide”. Y entonces no habría forma de que sepa de Eugo La Raviaz. Si por casualidad, luego de que yo le mostrara “Lebaide”, otro de los 7 Ancianos Señores Demonios le contó sobre Eugo La Raviaz, la frase sigue estando fuera de lugar.

Sabía desde un principio y fingió no hacerlo. Eso sería lo más coherente.

—¿Qué escondes?

—No le concierne a alguien que está a punto de morir.

Fu, jujuju, Sigh, hacerme reír en un momento como este.

—Jajajaj. ¿Qué voy a morir? Si que se te subió a la cabeza el poder prestado. Conoce tus límites.

Dibujé un círculo mágico delante mío y disparé “Jio Graze”. Un sol negro se dirigió hacia Ivis, dejando un rastro de luz como si fuera un cometa.

Pero él balanceó la “Gran Hoz del Dios del Tiempo” y dividió en dos “Jio Graze”. Luego fue como si el espacio-tiempo hubiera sido absorbido y el sol negro se extinguió en un instante.

No era como si una anti-magia se hubiera cancelado mutuamente con la magia de ataque. Más bien volvió el tiempo de “Jio Graze” e hizo como si nunca hubiera existido.

—No importa que magia uses, solo tengo que regresar el tiempo y desaparecerá. Tus ataques no pueden alcanzarme.

—Pareces bastante contento, Ivis.

Me reí con sorna y el me miró con desagrado.

—Cómo mucho bloqueaste una magia, ¿qué es eso? Si se supone que tienes la victoria, al menos pon una cara que lo refleje.

Para continuar invoqué 6 círculos mágicos y disparé 6 “Jio Graze”.

“Gazelda”.

Ivis balanceó la gran hoz y desplegó una barrera mágica delante suyo. El tiempo, de la magia que se pone en contacto con “Gazelda”, es retrocedido hasta el punto antes de ser producida. Es decir, hace que la magia nunca haya existido. Como anti-magia, es un escudo prácticamente invencible. Los 6 “Jio Graze” que había disparado no fueron suficiente y desaparecieron.

—Alardear está bien y todo, pero, ¿cómo planeas atravesar la barrera mágica que retrocede el tiempo?

Fu, sin pensarlo me reí por la nariz.

—¿Qué te causa gracia?

—Ya la atravesé.

En el momento en el que abrí la boca para hablar, dentro de la barrera de Ivis aparecieron los 6 “Jio Graze” que había disparado.

—¿¡Qué…!?

Su cuerpo se volvió negro al verse envuelto en las llamas del sol.

“Gazelda” es una barrera mágica que retrocede el tiempo de una magia. Si un “Jio Graze” normal lo toca, terminaría desapareciendo, pero si disparo un “Jio Graze” al que previamente invertí su tiempo, al tocar la barrera se invertirá. Lo contrario de lo contrario, en otras palabras, aparecerá un “Jio Graze” normal.

Por lo general, un “Jio Graze” con el tiempo invertido no sirve para nada. Justamente como su tiempo corre en reversa no tiene efecto en el mundo y es similar a que si nunca se hubiera lanzado. Sin embargo “Gazelda” retrocede ese tiempo invertido, es decir vuelve a poner el tiempo en su curso correcto y la magia cambia a un estado en donde ocurrió.

En pocas palabras, los 6 disparos de “Jio Graze” que realicé al principio eran una distracción. Y ocultándolo disparé otros 6 “Jio Graze” a los cuales yo ya les había alterado el tiempo con “Lebaide”.

—A pesar de que tomaste prestado el poder de Eugo La Raviaz, tu noción de los conceptos del tiempo parece deficiente, ¿no lo crees?

Del centro de las llamas de la oscuridad, me respondió una voz baja.

—Es tal y como dices. Te he subestimado.

“Jio Graze” desapareció. Ivis estaba sin una herida.

—Pero yo que he obtenido el poder de Eugo La Raviaz soy inmortal. No hay nada que pueda dañarme.

Eugo La Raviaz es el Dios que gobierna sobre el tiempo. Puede retroceder o adelantar el tiempo de su cuerpo libremente. Si estuviera a punto de recibir una herida solo necesita parar el tiempo de su cuerpo y no pasará nada, y si por esas casualidades recibiera una herida solo tiene que volver el tiempo.

Ivis quiere decir que ahora que tiene el poder de una existencia que es inmortal por toda la eternidad, él también lo es.

Si quiero enfrentarme a Eugo La Raviaz, hay un solo objetivo en cual enfocarme, pero…

—Lo sé. Tu objetivo debe ser esto.

Ivis me mostró la “Gran Hoz del Dios del Tiempo”. Incluso con “Lebaide”, me es imposible manipular el tiempo del cuerpo original de Eugo La Raviaz la deidad protectora del tiempo. Pero si usara la “Gran Hoz” habría una posibilidad.

Solamente la Gran Hoz que tiene en sus manos es capaz de hacer que el tiempo infinito del Dios del Tiempo se vuelva finito.

—Una lástima, pero no dejaré que hagas lo que te plazca.

De repente Ivis apuntó la “Gran Hoz del Dios del Tiempo” hacia sí mismo, y se enterró el filo en su estómago.

“Jie Izem”.

Un círculo mágico tridimensional cubrió el cuerpo entero de Ivis. Su cuerpo esquelético, empezó a tener un tinte plateado, y en sus dos brazos aparecieron unas cuchillas afiladas. Se había fusionado con la “Gran Hoz del Dios del Tiempo”.

—¿Entonces que harás ahora? Con esto mi punto débil ha desaparecido.

La magia de fusión común tiene un límite en el tiempo que puede permanecer fusionado, pero siempre y cuando tenga el poder de Eugo La Raviaz eso no importa.

De esta manera ya no puedo usar la “Gran Hoz” para vencer a Ivis. Y por si fuera poco al haberse fusionado con “Jie Izem” su poder a incrementado 10 veces.

—Y tu punto débil es completamente visible.

Ivis balanceó con todas sus fuerzas ambos brazos que habían asimilado las cuchillas. Desplegué todo mi poder anti-mágico para construir una especie de barrera en contra de las gigantescas cortadas mágicas que venían desde el cielo que parecían querer desgarrar la superficie.

Al colisionar la magia con la anti-magia se produjo un intenso desparrame de chispas.

Su objetivo son Misha y Sasha que estaban detrás mío.

—Hm. Que extraño. Que intentes destruir los contenedores tan preciados que servían para hacer que el fundador reencarnara. ¿Tan fácilmente puedes crear otros? O es que acaso…

Ivis no reaccionó a mis palabras y puso aún más poder en ambos brazos.

—¿Realmente hay una razón de ir tan lejos como destruir los contenedores que finalmente preparaste solo para matarme a mí?

—¿Realmente tienes tiempo de andar hablando? Especialmente ahora que la situación se ha invertido.

Sonó un crujido y la primera capa de la barrera anti-magia que desplegué, se rompió.

—Muy impresionante. Tú que estás usando “Gaize”, estás bajo la influencia de la especialidad de la clase Rey. Tu poder total debe haber disminuido un 30%. Y, por si fuera poco, le estás proveyendo de poder mágico a esas dos para usar “Lebaide” y tomas el control de la activación de la magia que le corresponde a ellas. Y, aun así, fuiste capaz de resistir un golpe mío que he obtenido el poder de un Dios.

Esta vez, se escuchó el sonido de la segunda campa romperse.

—… ¡Anos…!

—…

Sasha y Misha me miraron preocupadas.

—Que amable de tu parte. ¿“Lebaide” aún no debe haber terminado de cambiar el pasado? No importa que tan habilidoso sea la persona que esté ayudando, controlar la magia de origen es difícil. Deberías abandonar la esperanza pronto y deshacerte del peso muerto.

Como dijo Ivis, “Lebaide” estaba en el medio de enviar las raíces de Sasha y Misha 15 años atrás. Hay una sola razón por la que la magia no se completó por completo. Ambas no creen que yo sea el fundador. No importa cuánto lo piensen con la cabeza, si no es desde el fondo del corazón, si no creen desde la raíz la magia de origen no se completará.

—Aunque por más que no tengas el peso muerto, el resultado será el mismo.

Una vez más se escuchó como la tercera capa se hacía añicos. Solo quedaba la cuarta capa.

—… ¡Anos, ya es suficiente! A este paso, nos matará a todos. ¡Al menos tú…!

—Huye.

Dijeron Sasha y Misha.

—Hm, sigh, entonces esa es la razón. Si están pensando en que hay una mínima posibilidad de que yo pierda, entonces no hay forma de que crean que soy el fundador.

—No es momento de decir esas cosas…

—No se preocupen. Solo estoy ganando tiempo hasta que ustedes completen la magia de origen.

Con un sonido estrepitoso reverberando, la última barrera fue atravesada.

—Bien por alardear hasta aquí. Pero, es el fin.

Ivis elevó ambos brazos/cuchillas por encima de su cabeza. Inmediatamente cubrí a Misha y Sasha con otra barrera anti-magia.

—Pensé que protegerías a esas dos hasta el final, Anos Voldigoad.

Sonó la voz de Ivis, que hasta hace un momento estaba lejos, justo detrás de mi oreja. Acelerando su propio tiempo, logró acercarse a mí en casi 0 segundos y con su brazo derecho me atravesó el estómago.

—Descuidaste tu propia defensa.

La “Gran Hoz del Dios del Tiempo” que estaba fusionada con el brazo de Ivis hizo que el tiempo de mi cuerpo se volviera loco.

—Sé engullido por la eternidad del tiempo y desaparece.

Me envolvió una luz plateada y el tiempo se aceleró. Mil millones de años… cien mil millones de años… no, en un instante pasó toda una eternidad. Incluso con el cuerpo de un Rey Demonio, no se puede vivir durante tanto tiempo. Eventualmente se desintegra y desaparece.

Al mismo tiempo que la luz desaparece, mi cuerpo que soportó pasar toda una eternidad se destruye y muere.

—¡¡¡Fu… fufufu,fujajajajaja!!! ¿Qué tal? ¿Qué tal, te diste cuenta? Estúpido fundador. El destino no puede cambiar. Desde el momento en el que me volví inmortal, no, desde hace dos mil años cuando tu huiste de la batalla, ¡¡se había decidido que hoy pasaría así!!

Hm, ya veo. Por fin dice lo que piensa.

—No sé cómo es que tienes recuerdos a pesar de que tu pasado fue borrado, pero tal parece que no te habías olvidado de mí, Ivis.

Desde detrás de él, coloqué suavemente mi mano en su hombro.

Ivis parecía no creer lo que estaba pasando y lentamente se dio la vuelta.

—… ¿Por… qué…? Si deberías estar muerto…

Al momento en el que Ivis nació, las guerras ya estaban casi al punto de terminarse. A pesar de ser un demonio de la era mitológica, no conoce lo que es una verdadera pelea mágica.

—¿Realmente pensaste que moriría solo porque me mataste?

Ivis puso a trabajar sus ojos demoníacos, pero no había ningún truco ni nada por el estilo. Sin duda alguna, hace un momento me había matado.

—No te sorprendas tanto. Solo usé “Ingal”, eso es todo.

—… Dices que activaste la magia… ¿¡solo con tu raíz…!? Sin usar una gota de sangre…

Por más que el cuerpo sea destruido, aún queda poder mágico en la fuente de la magia, la raíz. Aquellas personas excelsas en magia se vuelven capaces de usar magia con solo la energía de la raíz. Justo por eso es que se puede implementar la técnica para revivir, digamos que, a distancia. Si se está dentro de los 3 segundos desde que murió se puede reconstruir el cuerpo con certeza.

—¡¡Pero…!!

Teletransportándose, Ivis huyó a una posición a unos 10 metros detrás de mí.

Un círculo mágico se forma en sus pies y un mundo de blanco plateado comenzó a expandirse desde allí. Era una gran magia que detiene el tiempo de todas las cosas. Una barrera plateada que se extiende en forma esférica. Si uno fuera a poner un pie adentro, todo se detendría. No solo por un segundo, sino por toda la eternidad.

—Hm. Como era de esperarse, esto es una magia mítica.

Sin prisa di un paso en el mundo con el tiempo detenido.

—Qu…

—¿Realmente pensaste que podrías detenerme solo por detener el tiempo?

—¿¡Imposible…!? ¡¡Por qué no te detienes!! ¿¡Por qué!?

Ivis insertó más poder frenéticamente. Pero, era inútil.

Los “Ojos Demoníacos de la Ruina” se reflejaron en mis ojos. Todo lo que entraba en mi campo de visión, incluso la magia, era destruido. Estos ojos demoníacos son la forma definitiva de anti-magia.

—… ¿Pero qué sucede con este poder…? Se supone que estas usando la magia “Gaize”. Y además llevas esas dos cargas, ¿¡acaso me dices que me superas por mucho a mí, que obtuve el poder de un Dios…!? No puede ser. ¿¡Algo como eso, definitivamente…!?

—¿Recuerdas donde es este lugar? Ivis.

Dije mientras iba caminando derecho hacia donde estaba Ivis.

—Te enseñaré lo que significa desafiar al Rey Demonio en su castillo.

En ese lugar comenzaron a formarse partículas de luz negra. Y al siguiente instante aumentaron hasta ser incontables y llenar el interior de la sala. Luego se fueron dibujando símbolos mágicos en todas las paredes, el piso, el techo y hasta en los lugares más estrechos.

Aparecía la verdadera forma del Castillo del Rey Demonio. La herramienta mágica más poderosa en posesión de Anos Voldigoad. Una gigantesca formación mágica tridimensional…

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!