—Entonces, Misha.

Me di la vuelta hacia el altar. Misha vino caminando hasta estar cerca mío.

—¿Esta vez vas a contarme?

Me quedó mirando fijo

—… ¿Sobre Sasha…?

—Sobre ti.

Al responderle, se quedó callada mientras seguía sin expresión.

—… ¿Quieres saber…?

—¿Somos amigos verdad?

Misha bajó la mirada ligeramente avergonzada.

—¿No quieres decirlo?

Negó moviendo la cabeza.

—No quería contártelo.

Quería, es decir:

—¿Cambiaste de idea?

Ella asintió

—Anos es mi amigo. Y además amable.

—Ya veo.

—… Nn…

Misha dirigió sus ojos vacíos hacia mí.

—… A la medianoche de mi cumpleaños número 15, yo desapareceré…

Ella dijo semejante confesión con ese tono tan apagado.

—¿Está relacionado con que te llamaran muñeca mágica?

No es para nada sorprendente si le insertaron esa clase de circulo mágico.

—No soy una muñeca mágica.

¿Quiere decir que era metafórico?

—Misha Necrón no existe.

Hm, ya veo. Así que era algo como eso. Con lo que me dijo hasta ahora, puedo saber lo que sucede a grandes rasgos.

—En otras palabras, ¿originalmente eras Sasha?

Al escucharme, Misha parpadeó un par de veces sorprendida.

—¿… Cómo lo supiste…?

—En primer lugar, el contrato hecho por “Zekt” no puede ser roto por la fuerza arbitrariamente. Si la diferencia en poder mágico fuera enorme entonces es otra historia, pero tú y Sasha tienen prácticamente la misma cantidad. Y a pesar de eso, ella lo rompió sin pagar el precio.

No hay nada más que una sola cosa en la que puedo pensar.

—Si ambas partes que usaron “Zekt” llegan a un acuerdo, el contrato es anulado. Si tú y Sasha son la misma entidad, cualquiera de las dos que lo crea pertinente puede cancelarlo simplemente. Después de todo es súper fácil romper un contrato que firmaste contigo misma.

—… Anos eres listo…

No es nada como para lo que ser elogiado, pero bueno, ¿acaso la gente de esta era no sabe que hay magia para dividir a una persona en dos?

— ¿Fue “Dieruga”? O alguna magia de ese tipo. Tarde o temprano el cuerpo y la raíz que han sido separados volverán a la forma en la que se suponían que debían ser.

Misha asintió.

—Soy una personalidad separada con magia, originalmente no existía. Solo volveré a Sasha una vez cumplido los 15 años. Es por eso, que ella me llama muñeca mágica.

¿Como alguien que tiene una vida temporal podría ser una muñeca mágica? No es sorprendente que a pesar de tener el mismo poder mágico y el mismo linaje, hicieron que Misha vistiera uniforme blanco. Sabían de antemano que desaparecería en cualquier momento.

—¿Fue un trabajo hecho por Ivis Necrón?

Una vez más Misha se sorprendió. Tal parece que di en el blanco.

“Dieruga” no es una magia sencilla. Las personas que pueden usar esa magia en esta era son limitadas. Además, si no se realiza cuando el objetivo es un feto, el porcentaje de éxito es bajo. Ustedes dos tienen la sangre de Ivis. Por lo que pensar en que él lo haga, no está errado.

Además, tendría una razón para hacerlo.

—Debe estar usando en ustedes magia de fusión junto a “Dieruga”. Si bien puede fusionar dos poderes mágicos distintos, la falla de esa técnica es la duración límite de la fusión.

La magia de fusión que yo mejoré, tampoco puede fusionar dos energías mágicas por siempre.

—Sin embargo, si originalmente era una sola cosa y luego se la separa en dos la historia es diferente. Ivis pensó en como deshacerse de los defectos de la magia de fusión haciendo uso del poder generado cuando tú y Sasha vuelvan a ser una sola entidad.

Usando “Dieruga” para separarlas, luego con magia de fusión se amplifica el poder mágico, aumentando 10 veces o incluso 100 veces más que el original. Y como originalmente eran una sola persona, la falla de fusión es ignorada y no volverán a separarse nunca más.

Por si fuera poco, no importa como lo piense, es una cosa bastante absurda de hacer. La complejidad de la técnica, el grado de dificultad al usar la magia y el riesgo que corre Sasha son enormes. Sin mencionar si el cuerpo será capaz de aguantar el exceso de poder mágico ganado. O si antes que eso, la mente se romperá.

Bueno a pesar de que Ivis esté podrido, es un demonio creado directamente por mí. En ese aspecto lo hizo bien.

—Además de eso puedo pensar en otras posibilidades, ¿qué tal?

Misha asintió. Tal parece que mi conjetura era correcta.

“Dino Jiksess”.

—¿Entonces esa fue la magia utilizada en Sasha?

Misha asintió. Una magia creada para combinar los efectos de “Dieruga” y magia de fusión. Probablemente haya sido desarrollada con la intención de producir un demonio más fuerte.

Probablemente esa fue la principal razón por la cual estaba investigando magia de fusión desde un principio.

—¿Es por eso que dijiste que no podríamos vernos en tu cumpleaños?

Misha asintió.

—… Perdón…

—¿Por qué te disculpas?

—… Por no haberte dicho…

—No te preocupes por algo como eso. En el momento en el que quieras decir algo, solo dilo.

Misha bajó la mirada y murmuró.

—Quería vivir normalmente.

Le mostré mi duda con la mirada y ella continuó hablando

—Desde que nací, mi destino estaba sellado. Yo desaparecería y solo Sasha quedaría. Pero a pesar de eso creí que estaba bien. Mi vida duraría 15 años.

Incluso para los humanos, sería una esperanza de vida demasiado corta. Y si hablamos de los demonios, sería incluso menos que un instante.

—En ese período, solo deseaba memorias. Pero no había ni un demonio que me hablara. Se me consideraba aparte de los Necrón, ya que no existía. Y eso no cambió en la academia del Rey Demonio.

Hm. Es cierto que nunca he visto a Misha hablando con otro demonio. Incluso Emilia solo interactuaba de una manera profesional con ella.

—Eso pensaba.

Misha me mira directamente, se puede ver la fuerza en sus ojos.

—Anos me habló. Nos volvimos amigos. Me invitaste a tu casa y pasamos un buen rato hablando con tus padres.

Misha sonríe.

Trivialidades, sin embargo, Misha los guarda como importantes recuerdos.

—Ha ocurrido un milagro en mi vida.

Esta chica que dice que fue un milagro cuando solo la invité por capricho, ¿de qué clase de pasado ha venido? Es difícil de imaginar.

En esta era ciertamente hay paz. Pero a pesar de eso, no quiere decir que no haya tragedias.

—Anos.

Me llamó.

—Gracias por llamarme por mi nombre. Me hizo feliz.

Le diré ahora lo que tenía pensado decirle mañana. Coloqué mi mano gentilmente en la cabeza de Misha que estaba diciendo esas tonterías.

—¿Qué sucede?

—¿Te parece bien eso? ¿Realmente estás satisfecha?

Misha asintió.

—No tengo nada a que temer.

Me dijo lo mismo que la primera vez que nos conocimos.

—Porque desde un principio, yo nunca existí.

Sigh, realmente problemático.

—Tú estás aquí. Eres la primera amiga que he reconocido. ¿No creerás que voy a dejar que una amiga muera sin hacer nada verdad?

Por un instante Misha abrió grande los ojos. Pero rápidamente negó con la cabeza.

—… Incluso para Anos es imposible… Desde el principio yo no existo. Simplemente volveré a como era antes. No es como morir, sino más bien… desaparecer. No puedo ser revivida.

“Ingal” lleva a cabo la resurrección observando en lo profundo de la fuente de poder mágico del alma que queda después de la muerte, es decir las raíces del ser.

Pero la raíz de Misha es para empezar la de Sasha. Por lo que por más que intentara usar “Ingal” después de que desaparezca, no existiría una raíz que me permita resucitarla a lo que era antes.

—No se puede separar la raíz y el cuerpo en dos por siempre.

Separar en dos con magia algo que originalmente era una sola cosa tiene como límite 15 años. Luego de que pasen los 15 años, si el cuerpo y la raíz no vuelven a cómo eran en un principio, no podrán continuar viviendo.

Además, el estado actual de la separación de Sasha y Misha es anormal.

La magia puede causar cosas anormales que ocurran temporalmente y también volverlas a su forma original. Sin embargo, no se puede usar magia para preservar ese estado anti natural. En el caso hipotético de que lo hicieras, seguramente se produciría una distorsión en algún lado.

—Gracias.

—¿Por qué me agradeces?

—Porque Anos eres amable.

No puedo entenderlo.

—Está bien decir que soy amable. Pero con eso no podrás salvarte.

Misha negó.

—Yo fui salvada. Es por eso que está bien.

¿Qué es lo que está bien? Mientras pensaba eso, Misha se paró en puntas de pie y me acarició la cabeza.

—Bueno, bueno.

No entiendo que está haciendo.

—¿Qué pretendes con eso?

—Parecías triste.

—¿Triste? ¿Yo?

La que debe estar triste es Misha, sin embargo, asintió a mi pregunta.

—¿Ye arrepientes de que yo sea tu amiga?

—¿Por qué preguntas algo como eso?

Misha guardó silencio por un momento y luego dijo.

—… Misha Necrón no existe…

Me habla sin expresión y de forma desinteresada, en vez de pensar que va a desaparecer, se preocupa por mí que me terminé haciendo amigo de alguien que va a desaparecer.

Que tonta. Esta gran tonta.

Agarré su delgado cuerpo y la abracé con fuerza.

—¿… Anos…?

—Hay dos cosas que no conozco.

Abrazo a Misha fuertemente. Para demostrarle que realmente está aquí.

—¿… Qué…?

—Arrepentimiento y lo imposible.

Mientras la abrazaba, Misha me mira con esos ojos inhumanos.

—¿Te lo dije verdad? Yo soy el Rey Demonio fundador. Concederé tus deseos.

Mientras mantiene su expresión plana Misha piensa. Luce confundida.

—Quería hacer las paces.

Habla de lo de Sasha.

—Ese es mi deseo.

¿Es esto lo que quiere para sus últimos momentos? Bueno, tal parece que no puede creer que yo sea el fundador.

Está preocupada y fue considerada en su pedido para que mis palabras no se vuelvan mentira y para que no me haga arrepentirme.

—¿… Es difícil…?

—No te preocupes. Acaso no te dije que no conozco lo imposible.

La solté y me dirigí hacia la gran puerta de salida de la sala del altar.

—¿A dónde irás?

—A donde esté Sasha. ¿No dijiste que quieres hacer las paces?

Le mostré una sonrisa a Misha y ella sonrió como si estuviera al menos un poco contenta.

—… Nn…

—Misha. ¿No me harías una promesa?

Misha dirigió su mirada hacia mí.

—Vive hasta el último instante como si tuvieras un mañana por delante.

Hizo silencio.

—¿No quieres pasar el tiempo normalmente? —dije y ella asintió.

—Lo entiendo.

—Bien. En ese caso, apurémonos y atrapemos a Sasha.

Tomamos el mismo camino del que vinimos para regresar.

Miro hacia adelante distraído mientras los pasos de Misha resuenan.

Ella dijo que no tiene nada de que temer. Dijo que porque no existía.

¿Realmente quiso decir eso?

Puede que te hayas rendido y lo hayas aceptado. Sin embargo, será mejor que veas.

… Yo… Soy Anos Voldigoad[1].


[1] Sama <3

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!