Incluso después de jugar al máximo el mar durante el día, todavía queda más de la mitad de la diversión.

Después de todo están las actividades recreativas para pasar la noche.

Hicimos una barbacoa para la cena, tal y como Haruka había deseado.

Además, es del tipo animado en que se apretujan la carne y las verduras en un pincho de hierro y se asan en una estufa.

Yo estaba a cargo de dirigir la preparación.

Además del montaje de la tienda, estaba acostumbrado ya que mi padre me llevaba a acampar cuando era pequeño.

En medio de la preparación, Shigure sugirió, “¿No sería más fácil de comer si se cortan en trozos más pequeños y lo asas como el yakiniku?”, pero no, para nada es cierto. Todos nos atiborraríamos con la carne ahumada, que estaba irrazonablemente sazonada con salsa, sal y especias, mientras nuestras bocas están pegajosas por los jugos de la carne. Expliqué que esa es la experiencia de una barbacoa y forcé la idea.

La barbacoa que se hizo con la filosofía que recibí de mi padre fue un gran éxito entre todos.

Sin mencionar a los glotones de los chicos, Torako-senpai también me elogió, lo cual era raro, y Haruka me felicitó mientras el entorno de su boca brillaba. Sobre todo, Shigure murmuraba, “Esta es una nueva experiencia”, lo que me hizo feliz, ya que conozco bien sus habilidades culinarias.

Después de satisfacer el apetito con la barbacoa, el agotamiento del día me ataca repentinamente en forma de somnolencia.

Probablemente era lo mismo para todos los demás.

Después de eso, sin movernos mucho, charlamos, escuchamos de Torako-senpai acerca de cómo era la universidad, y nos mostrábamos entre todos videos divertidos en nuestros smartphones.

Pero poco a poco la charla fue disminuyendo, y aprovechando que Takeshi se fue a remar, los hombres y mujeres se dividieron en sus respectivas tiendas para dormir.

…Pero, no podía dejarme derrotar por la somnolencia.

Porque, en lo que respecta a mí, aquí comenzaba el momento crucial del campamento.

Es medianoche cuando todos los campistas de los alrededores han caído dormidos.  

Salgo a hurtadillas de la tienda, mezclándome con los ronquidos de Takeshi, que suenan como los gemidos de una vaca.

Haruka ya me estaba esperando fuera.

Tee-jee, nos vemos de nuevo

—¿Has esperado mucho?

—No. También acabo de salir.

Haruka dijo eso mientras miraba al cielo.

—Increíble, ¿verdad? Pensar que vería las estrellas de esta manera. … Hermoso.

—En efecto. Tal vez sea porque la mayoría de las linternas de los campistas de los alrededores se han apagado. Se ve la Vía Láctea con más claridad que antes.

—¿Esa es Altair? Tal vez es la primera vez que veo tantas estrellas. (NT: Altair, la estrella más brillante de la constelación de Aquila)

—Ya que es una buena oportunidad, ¿por qué no nos acercamos un poco más al mar? Durante el día encontré un buen lugar.

—Aprobado. ¡Adelante, vamos!

A pesar de haber jugado tanto, Haruka me agarra de la mano en un estado lleno de energía. Después de todo eso es solo porque es un miembro de un club de teatro que tiene la esencia de un club deportivo 

—…Ahora que lo pienso, se ha vuelto natural caminar cogidos de la mano. A pesar de que hasta no hace mucho nos daba tanta pena.

—Bueno… así son los novios. Si se emocionaran por algo como esto no tendrían corazón.

Diciendo eso jale la mano de Haruka y nos dirigimos al malecón más cercano. Esta zona es un área de nado, así que, como es natural la pesca está prohibida. Por lo que el área alrededor del malecón no está llena de pescadores nocturnos.

Podríamos pasar un tiempo a solas, y tranquilamente mirar las estrellas.

Pensaba eso, pero al acercarnos al malecón al que apuntaba, se escuchó a alguien hablando. 

Cuando miré, vi dos figuras sentadas al final del malecón, una al lado de la otra, de espaldas a nosotros.

—Ya hay personas allí, eh.

—Eh? Pero esa voz…

También caí en cuenta de ello ante la reacción de Haruka.

La voz ciertamente me suena familiar.

Mire más de cerca.

Absorbiendo la luz de las estrellas el mar brillaba azul, y las dos figuras de espaldas que lo cortaban eran Tomoe y Torako-senpai.

Ya veo. Esos dos estaban pensando lo mismo que yo.

Me ganaron el lugar.

Fastidiado, pensé eso, y como si el viento hubiera cambiado de dirección, se escuchaba claramente la charla. 

—Torako, que día agotador.

—Ah. Los mocosos tienen mucha energía como para mantenerse despiertos hasta tarde en la noche, ¿sabes?

—Qué cosas estás diciendo cuando no hay más de dos años de diferencia.

—Sin embargo, como es que ese Hiromichi tiene una novia tan linda. Que buena captura.

—Parece que eran algo como compañeros de clase en primaria. Aunque el sujeto en cuestión no lo recordaba.

—No lo podía creer cuando este tipo me pidió tan de repente que usaría mis pies para el campamento. Es la primera vez que me pide algo.

—Es porque Hiro es del tipo de persona que se crea obstáculos innecesarios para pedir ayuda de los demás. Somos amigos, estaría bien que contara con nosotros sin hacerse bola.

—Incluso el modesto y considerado Hiromochi puede volverse un hombre atrevido si es por una mujer. Y pensar que apenas era un tipo impotente.

—Si es por una novia tan linda te esforzarías al máximo ¿no?

Ugh. Es muy vergonzoso ser el tema de conversación cuando uno no está presente.

Parece que lo mejor será alejarse, no sé qué tipo de bala perdida venga volando. 

Estaba a punto de jalar de la mano a Haruka, pero en ese momento la voz de Torako-senpai cambió repentinamente.

—….Linda? Por supuesto, pero, Tomoe, ¿también prefieres este tipo de chicas?

—Oye, ¿te estás comparando con Haruka-chan?

—Quiero decir… veras, crees que no soy para nada de las que son tiernas o cute, o en términos generales no soy linda?…

—…Bueno, ciertamente no eres linda, Torako.

Ji

—No eres linda cuando dices tonterías como esas. Por eso tengo que hacerte linda.

—…Hmm.

Inmediatamente después, las sombras de sus rostros, recortadas por la luz de la luna, se superponen.

Un beso. Tomoe agarró la barbilla de Torako-senpai con su dedo y le cubrió los labios.

Sin querer quedé sin aliento ante esa ejecución tan familiar.

Como uno podría esperar…. Aunque yo no podría conseguir un beso a menos que prepare un evento como este.

—¿Me he vuelto algo más linda?

—…No estoy seguro… quiero besarte más.

Ambos continuaron besándose.

Lo que comenzó sólo con los labios apilados empezó a tener trazos de intensa presión entre ambos, y poco a poco comenzaron a acariciarse los cuerpos del uno al otro, y sus sombras parecían fundirse—

—E-E-E-E-E-Están en medio de algo, ¿por qué no vamos a otro lugar?

—C-Cierto! ¡Vayámonos! ¡De inmediato!

Haruka y yo salimos huyendo con las caras rojas.

xxx

Huimos en dirección opuesta al océano, a través de la carretera de la bahía, hasta a una pequeña área de descanso que contaba con unos bancos en descomposición y máquinas expendedoras.

—A, ahaha. Aunque era un asunto de otros, mi corazón no deja de latir.

—Lo entiendo…

Como decirlo, cuando lo ves desde la tribuna es tan vivido. La interacción de una pareja.

Besarse en la nuca, rodearse las cinturas con las manos y acariciarse.

Después de todo, es una pareja con experiencia.

Diferentes a unos novatos como nosotros.

—Aun así, los adultos son una cosa seria ¿verdad? Poder besarse de esa forma tan hábil. Que envidia.

¿Significa eso que Haruka desea un beso apasionado como ese?

Mi corazón se aceleró por un momento, pero…

Haruka murmuró con una expresión de lamentación.

—No nos hemos besado desde esa cita, ¿verdad? Hiromichi-kun, he querido besarte desde hace tiempo… pero tenía miedo de decírtelo…

—¿Miedo?

—Hasta no hace mucho tomarnos de la mano fue todo un desafío ¿verdad? Pero ahora lo hacemos con tanta calma. Hiromichi-kun, no estás para nada emocionado, es correcto ¿no? El beso hizo latir mi corazón tanto que me llegaba a doler, y estaba tan feliz, pero llegaremos a acostumbrarnos a esa emoción, y así sucesivamente será menos emocionante como novios… y me preocupaba lo que pasaría si te aburrieras de mí. Por eso tengo miedo de decírtelo.

…No sabía nada de eso.

Algo como que a Haruka le preocupe tal cosa.

Es decir, Haruka no envidiaba los besos de esos dos, sino la relación en la que podían desearse uno al otro de manera abierta sin tener esas preocupaciones.

…Pero que rayos!

Siento un resentimiento feroz hacia mí mismo en mi pecho.

¿Acaso no es lo peor hacer que se preocupe de que pueda aburrirme de ella?

—… Perdóname.

—¿Por qué te disculpas Hiromichi-kun?

—Es mi culpa que te preocupes de esa manera.

—T-Te equivocas. Es porque no tengo confianza en mí misma… yo, quien no me atrevía a decírtelo, es la que debería disculparse— 

No es una equivocación.

Si hubiera seguido expresando abiertamente a Haruka lo mucho que la amo, estoy seguro de que Haruka no sentiría esa preocupación.

Sin embargo, hay una cosa que Haruka está malinterpretado.

Quiero ponerlo en orden.

—…. Así es Haruka. Solo hay una cosa que deseo aclarar. Ciertamente no me emociona tanto como antes al cogernos de la mano o llamarte por tu nombre, pero… no creo que eso sea aburrimiento.

Ni una sola vez me he sentido así. 

—Llamarte por tu nombre. Tocarte de esta manera. Todo me hace sentir una palpitación especial dentro de mí… Se está convirtiendo en una “felicidad” natural. Eso me pone muy feliz. Porque pienso en ello como un “vínculo”. Es la prueba de que el vínculo que nos une es irremplazable.

—….!

—Por eso… Quiero convertir ese beso contigo en esa “felicidad”

Cuando eso suceda, estoy seguro de que tendremos un vínculo aún más fuerte que el que tenemos ahora.

Y entonces debería poder hablar sin tener que esperar el regreso de mis padres.

El secreto que no he podido contarle a Haruka. La conexión entre Shigure y yo.

Por ello,

—¿Puedo besarte?

—…Sí. Hiromichi-kun, también quiero besarte.

Mientras Haruka parecía estar ligeramente tímida por mi petición, la aceptó con una sonrisa en su rostro.

No se reflejan ni la luna ni las estrellas en sus brillantes ojos húmedos, solo yo.

Sus ojos se cerraban lentamente, y sus labios se fruncían haciéndome una invitación.

Mi corazón empezó a saltar.

Surgió un impulso, como una sensación de hambre que quería saltar sobre los labios de Haruka, los cuales había deseado tocar un montón. 

Pero resistí ese impulso para no asustar a Haruka, y suavemente puse mis labios en los suyos. 

Hm….

En ese momento, recordé todo.

La emoción que ese día no pude recordar por el beso con Shigure.

Este olor, esta suavidad, este calor, entonces… los nervios de Haruka se sentía a través de sus labios.

Me daba cuenta de todo.

Lo recordaba todo.

Me encantaba todo.

—Mi corazón aún late con fuerza. Tanto que duele…

Al separar sus labios, Haruka dijo eso mientras sus ojos estaban húmedos y se cubría su propio pecho. 

Lo sabía. Sentía los latidos del corazón de Haruka desde sus labios suavemente superpuestos.

Pero cuando le pregunté, “¿Mucho?”, Haruka negó sacudiendo la cabeza lentamente.

—También quiero hacer de estos latidos una “felicidad” natural, así que ¿puedo hacerlo esta vez?

—…Hm, yo también quiero.

Cuando se lo pedí, esta vez Haruka puso sus labios sobre los míos. 

No fue tan apasionado como el beso de Shigure que derretía la conciencia.

Pero poco a poco como un picoteo un poco más profundo, más largo—

Un beso que tímidamente trata de llenar la distancia conmigo.

Hay timidez, miedo, sin embargo, desea acercarse más.

Inevitablemente amo los pensamientos y sentimientos de Haruka, que se transmiten a través de sus gestos.

—Me gusta, Haruka.

—….!

Interrumpiendo el beso de Haruka, yo le pedí uno de nuevo de mi parte.

Un beso más profundo y largo que el primero que le di o el que me dio Haruka.

—Me gusta.

Un amor que se desbordaba como una presa rota.

Con cada aliento que tomo, pongo en palabras el amor que hierve en mi corazón una y otra vez. Porque si no lo ponía en palabras, parecía que me iba a ahogar con los pensamientos que me inundaban.

Sin embargo,

Era tanto que no bastaba con ponerlo en palabras.

¿Por qué existen tan pocas palabras para transmitir este sentimiento, este amor?

No son para nada suficientes para transmitir estos pensamientos que se desbordan en mi pecho.

Quiero transmitir más, deseo hacérselo saber mucho más.

A esta chica en mis brazos, cuanto la amo.

¿Qué podría hacer?

Cuando me preguntaba eso, mi cuerpo de manera automática llegó a una respuesta.

Hm….!

Deslice mis manos desde los pequeños hombros de Haruka hacia su espalda y nuca.

Las deslizaba acariciándola, y la abrazaba estrechándola.

Como lo hacia Tomoe anteriormente.

En ese momento fue la primera vez que me di cuenta.

Pensé que tocar el cuerpo del sexo opuesto era más bien un acto con motivos ulteriores, pero no lo es.

No puede evitar hacerlo para transmitir este sentimiento de amor que es imposible transmitir en palabras.

Pero ahora que lo pienso, probablemente es algo natural.

Después de todo, los humanos desde sus comienzos no tenían el lenguaje con el que contamos ahora.

Supongo que es un mecanismo que está grabado en la sangre.

Así que obedecí ese impulso puro.

Arrastré mis manos por su cuerpo, deseando el calor de Haruka.

La espalda, la cintura, el pecho… presiono con fuerza los labios, extendiendo la lengua, tocando todo de la persona especial para mí, 

Aún no. Aún no es suficiente. Aún deseo más.

Aún quiero transmitir. 

Expresar los sentimientos que se desbordan en mi corazón, que las palabras por sí solas no pueden transmitir.

Más cerca. Más profundo—

…Pero,

—Tsutsss~~~~~ Basta!!!

Inmediatamente después, fui apartado por Haruka.

xxx

—Haru-ka?

—…Lo de ahora, qué?

Haruka que me apartó con fuerza me mira fijamente con una expresión de incredulidad.

Ante esa expresión, sentí como mi sangre se enfriaba.

—Ahora, la lengua… además el pecho, hasta….

—L-Lo siento, ¿no te gusto?

El abrupto y fuerte primer rechazo me hace estallar en un sudor desagradable.

Si miraba, en los ojos de Haruka no estaba el mismo amor que tenían hasta hace un momento.

En cambio, la expresión que emerge es…. de miedo.

—¡De veras lo lamento! ¡Estaba demasiado impaciente! Cuando estaba besándote, sentía a montones lo mucho que me gustas, y pensé en lo mucho que quería transmitírtelo, aunque fuera un poco y no pude controlarme…! Vamos, ellos también lo estaban haciendo antes, por eso…

—Te equivocas. No me “gustan” este tipo de cosas.

—Eh?

Haruka se abrazó para proteger su cuerpo.

—Esa forma de tocar, y esa forma de besar con la lengua, es el beso cuando se tiene sexo ¿no? Torako-san ya es una universitaria, y nosotros aún estamos en el instituto, así que algo como tener sexo, no está bien, ¿correcto? Aun así, tú me hiciste…

Imagen que contiene libro, texto

Descripción generada automáticamente

—¡Espera! ¡No tenía esa intención! ¡Solo quería besarte y abrazarte, nunca se me cruzó algo como el s-sexo!

—…Antes, dijiste que no podías controlar tus emociones, y al continuar besándome y tocándome de esa forma, no sentías que querías tener sexo… ¿puedes asegurarlo?

Eso,

Los ojos humedecidos en lágrimas de Haruka me observan, no tengo palabras. 

Porque no hay manera de que pueda asegurarlo.

—Hiromichi-kun, pensé que me comprendías.

—Haruka….

Estiro mi mano hacia la temblorosa Haruka, pero antes de que mi mano pudiera tocar su hombro, Haruka se levantó de la banca para rechazar el contacto.

—Lo siento, regreso por hoy.

Luego, salió corriendo como si estuviera escapando.

No, no como si estuviera escapando.

Haruka está escapando.

De mí.

Escapando de mí.

Estaba tan devastado por ese hecho que ni siquiera podía llamarla a su espalda que se hacía cada vez más distante.

xxx

…Me pregunto cuánto tiempo ha pasado desde entonces.

Me quedé sentado en la banca sin poder moverme.

Miraba el cielo mientras seguía reclinado en la banca como un muñeco abandonado.

Antes de que me diera cuenta, el mar de estrellas que había sido tan claramente visible estaba siendo cubierto por un velo negro.

La luz de las estrellas se desvanece y la oscuridad de la noche se vuelve aún más profunda y pesada.

Pensaba que era igual que mi corazón.

—Hiromichi-kun, pensé que me comprendías.

Las palabras con las que se despidió Haruka resuenan en mente.

Acompañadas con el sonido de la decepción, la tristeza y el miedo.

… Las cosas que hice.

Lo estropee.

Espera, no es como si se hubiera estropeado.

Aunque sabía lo suficientemente bien que Haruka era una chica tímida e inocente, la presione con mis propios deseos.

Quiero conectar más con Haruka. Quiero crear un vínculo con ella. “Tan pronto como sea posible.”

Presione a Haruka con la impaciencia de mis inseguridades, provocando que se asustara.

—Acaso soy imbécil…

Como Haruka aceptó el beso, me sobreexcite y la desee solo para satisfacer el deseo que hervía dentro de mí.

Lo más bajo.

No es diferente a esos tipos que intentaban ligar con Haruka en el día.

Como no es diferente, no es de extrañar que piense eso.

No es de extra—ñar… pero,

—No me “gustan” este tipo de cosas.

No no no, no es así.

Ciertamente puede que haya estado demasiado impaciente.

En efecto, es cierto que pensaba constantemente en querer besar a Haruka desde el incidente con Shigure, y que planeé el viaje del campamento para hacerlo, y que todo había ido bien, y que en realidad fui capaz de besarla, y que me excité demasiado.

Pero, sin lugar a duda esa sobreexcitación es el resultado del amor que siento hacia Haruka.

Es diferente a esos tipos frívolos que solo deseaban el cuerpo de Haruka sin siquiera saber su nombre.

Se muchas cosas sobre Haruka, y me encantan todas esas cosas, por ello quería tocarla… es por ello por lo que pensaba eso.

Y aun así—

—Eh…

Mi visión, poco a poco se difuminó.

Las lágrimas salieron a montones desde las esquinas de mis ojos, y corrieron a lo largo de mis mejillas.

¿¡Por qué diablos!? ¿¡Por qué son estas lágrimas!?

¿Por qué soy el que llora?

Cuando fui yo el asaltante que asustó a Haruka.

Hay emociones que no se pueden detener, aunque te recrimines a ti mismo con la razón.

Tsuuuuuuuuuuuu~~~~!!

¡Me siento tan tan tan miserable, tan frustrado…!

Emociones egoístas se filtran en los sollozos.

Porque me dijo que no le “gustaba”. A pesar de que sentía un amor tan grande que ni siquiera podía expresarse con palabras a Haruka, a pesar de eso, lo repudio, le tenía miedo y lo rechazó todo

Ciertamente, tal vez fue la peor forma de comunicárselo. Tal vez fue así, pero no sé si es algo que necesita ser repudiado hasta ese punto… el sentimiento que hervía en mi corazón en ese momento, ¡¿ji?!

¿Acaso Haruka, que dice amarme, no sentía el mismo impulso?

Si,

Si es así,

Si no lo sentía,

¿Haruka siquiera… me ama de verdad?

—Onii-san.

En ese momento.

Una voz igual a la de Haruka venía de la dirección en la que había huido.

El sonido de un paso firme sobre el suelo se avecina.

En medio de una noche con las estrellas ocultas, sólo podía percibir una silueta en mi campo de visión difuminado por las lágrimas.

Pero sabía quién era, aunque no pudiera verla.

—Así que aquí es donde estabas, Onii-san.

—Shigure…

xxx

—…Que desastre de cara, eh.

—Por qué estás aquí….

En este lugar nada popular alejado de la zona de acampada y del mar.

—Nee-san volvió a la tienda llorando, y me preguntaba si había pasado algo con Onii-san. ¿Peleaste con Nee-san?

…Pelea.

¿Una pelea? Si es sólo una pelea, ambos saldríamos lastimados. Los dos tendríamos la culpa.

Si es así, ¿cuán aliviado me sentiría?

Negué con la cabeza.

—…. No fue una pelea. Fui el único que hizo una estupidez. Realmente estúpido. Todo es culpa mía. Con todo el esfuerzo del mundo, Haruka me besó de nuevo, y solo por eso fue un impertinente, realmente soy un bastardo inútil…!

—…Onii-san.

—¿Puedes creerlo? Que a esa tímida Haruka, le haya acariciado lascivamente su cuerpo, toque su cintura, sus nalgas, todas partes, incluso intente meterle la lengua en la boca cuando nos estábamos besando. ¡Es natural que Haruka esté asustada…! Soy prácticamente un matón ¿¡verdad!?

En respuesta a Shigure, le cuento todas mis acciones.

Es mi culpa, mi culpa. De este pedazo de mierda.

Me responsabilizo a mí mismo severamente.

Es un poco diferente a la confesión.

Me atrevo a decir que es como si me marcara un estigma.

Eres un criminal.

Eres culpable de todo, de asustar a Haruka.

Fue lo que me quemé a mí mismo intentando llenar mi cabeza con furia hacia mí mismo.

Porque si no lo hacía… Comenzaría a elevarse en mi cabeza esa “horrible pregunta” que floto en mi hace un momento.

—Un verdadero pedazo de mierda. ¡Que no considera para nada los sentimientos de Haruka! ¡Tal vez, simplemente quería hacerle cosas sucias a Haruka!

—Onii-san.

—¡Es natural que odie a un tipo como este! ¡A este pedazo de basu—

 —Onii-san!!

Ji…!?

En ese momento.

Shigure levantó una voz que sonaba casi como un grito de enojo, y mientras yo estaba sentado en la banca sostuvo mi cabeza contra su pecho.

—Ya cállate. No digas una palabra más, por favor.

Imagen que contiene foto, vistiendo, parado, hombre

Descripción generada automáticamente

—Shigu-mgh!?

—Te dije que no hablaras. Relájate, y respira profundamente por el momento por favor.

No tiene la fuerza para ser un abrazo de ternura.

Me restringe tan fuertemente que incluso duele.

Tome aliento para intentar preguntarle qué diablos estaba haciendo.

Entonces, suavemente, el aroma que se eleva de la piel que me presiona de Shigure llega a mis cavidades nasales.

… Esta esencia.

Olía igual que Haruka.

La que no podía dejar de desear, la de mi adorada novia—

—…..

Esa esencia extingue la furia con la que me quemaba y a la que desesperadamente tiraba leña.

A medida que la ira que creé desapareció, la fuerza de mi cuerpo se fue junto con ella.

Tal vez al verme así, Shigure aflojo la fuerza de su abrazo,

—…No digas esas cosas sin sentido, y no te hagas daño tan indiscriminadamente. No era porque quisieras su cuerpo. Te gusta mucho Nee-san ¿verdad? Tienes un amor tan grande hacia Nee-san que no se lo puedes transmitir con palabras, pero aún así quieres transmitírselo de alguna manera, ¿no?

Diciendo eso me acaricia la cabeza.

—Qué, cómo….

Porque sé que así es como se siente.

Shigure parecía algo avergonzada ante mi pregunta.

—Es natural que lo sepa, ¿lo sabes? Después de todo… yo estaba de la misma manera ese día.

—….!

…Ya veo.

Eh? Ese día, cuando se acercó a mí, ¿Shigure tenía esos sentimientos tan fuertes?

Esa desesperación tan espantosa, esa pasión ardiente.

En aquel momento, mientras estaba siendo sobrepasado, ello estaba tan lejos de mi comprensión, pero es tan dolorosamente obvio para mí ahora.

Estoy seguro de que yo también… tenía una cara como esa.

—Oye Onii-san. ¿Sabes lo que hacen los gatos cuando transmiten su afecto al del sexo opuesto del que gustan? Lo muerden juguetonamente en el cuello. Y los perros se lamen la cara, ¿sabes? Y después de todo los humanos también son animales. Cuando sientes que amas a alguien, ¿no es natural querer tocarlo? Amas a Nee-san, así que quieres tocarla. Es más un error reprobar algo tan natural. Onii-san no te equivocaste.

—Shigure…

—Pobre Onii-san. A pesar de que te llenaste de tanto valor por Nee-san, estas sufriendo porque Nee-san no te comprendió. Que hablara mal de tu tan profundo amor y que lo rechazara, debió haber sido tan doloroso. 

Shigure decía eso mientras acariciaba una y otra vez mi cabeza sosteniéndola en su pecho.

Cada vez que me peino suavemente el cabello, siento un dolor en el pecho.

La tristeza que intenté no ver diciéndome que era el culpable, y las lágrimas que reprimí para no mostrárselas a otros, exudan.

Y una vez que salieron ya no se podían detener.

Un sollozo se escapa del hueco entre mis dientes apretados.

Me aferré a Shigure, sintiendo que tenía que aferrarme a algo o si no me desmoronaría.

A tal yo… Shigure murmuró.

—Si fuera yo, no te haría sentir así Onii-san…

—…Eh

—Si fuera yo, y Onii-san me abrazara, me recostaría sobre él suavemente y le hubiera abrazado. Y cuando me acariciaras suavemente el cuerpo, habría acariciado suavemente el pecho de Onii-san y puesto mi mejilla contra este. Entonces… cuando Onii-san me pidiera un beso intenso, pediría uno mucho más intenso y profundo que el de Onii-san, y te susurraría toda la noche…. Me gustas, “Hiromichi-kun”, te amo.

La mano de Shigure, que había estado acariciando mi cabeza para consolarme, se desliza por mi mejilla.

Levanto mi cabeza agachada con una delicadeza similar a como si manipulara cristalería.

Miré hacia arriba, y en mi campo de visión nublado estaba lo que en este momento deseaba desde el fondo de mi corazón.

—Hiromichi-kun. Be…same.

La figura de mi adoraba novia mirándome fijamente, y deseándome. 

Es una ilusión.

Lo sé.

Esta no es Haruka, no es mi novia

Sin embargo, 

Al frente mío está mi hermana y se parece demasiado a la forma de la persona a la que deseaba, mi corazón estaba demasiado entumecido para que lo rechazara.

—….

No se puede.

Detente.

Está mal.

La voz de mi razón gritando, está muy distante.

Y como un humano congelado que estira su mano por calor, persigo los labios de Shigure.

Porque sé que tan cálido está ahí, así que… no puedo resistirme.

Los labios superponiéndose.

A diferencia de la vez anterior, yo soy el que los pone sobre los de ella.

No hay oposición.

Al contacto con el beso, ella responde con un beso afectuoso y suave.

Incluso ese pequeño contacto puede permear el calor en un corazón congelado.

El amor está fluyendo. Un amor que no debería recibir. Al igual que ese día, un afecto que previamente rechacé al no poder devolverlo.

Lo devoro.

A pesar de que no puedo devolver los mismos sentimientos.

Probablemente es una acción tan frívola.

Pero,

—Onii-san no eres malo. Después de todo, soy la hermana gemela de Nee-san. La voz, la cara, el olor, todo lo compartimos. Cuando una mujer así se te acerca cuando estas herido por las cosas horribles que te dijo Nee-san, y te pide un beso, es inevitable que las cosas terminen así. No es tu culpa Onii-san, es mi culpa por aprovecharme de tu debilidad, sabiendo todo lo que estabas sufriendo… Así que no te preocupes, más bien, úsame por favor. Tienes sentimientos dolorosos por ser rechazado por Nee-san. Sentimientos desagradables que te hacen dudar de Nee-san. Sentimientos que hacen que intentes culparte a ti mismo… Olvídate de todo eso por ahora y por favor aprovéchate de la Nee-san que ves en mí.

Ella me perdona, al yo frívolo, al yo débil.

Me da razones para que yo pueda perdonarme a mí mismo. 

—Relájate. Onii-san, solo estas mirando a Nee-san a través de mí. Todos tus sentimientos se estarán dirigiendo a Nee-san. Esto no es un engaño. Vamos, dilo. Haruka, me gustas, Haruka, te amo, ¿puedes intentar decirlo?

—Ha…ruka. Haruka… me gustas. Haruka…Haruka.

—Yo también, te amo.

Estoy sumergiéndome en el par de ojos de Shigure.

Sumergiéndome en Shigure.

No estoy besando a Haruka en este momento, aunque lo sé, no puedo culparme por desearlo.

Deseo sus labios más interesantemente que antes, 

Voy más profundo extendiendo mi lengua.

Shigure va al encuentro de mi lengua con la suya.

Puse mis manos alrededor del cuerpo de Shigure, frustrado de que nuestros cuerpos estuvieran separados en contraste con nuestros labios profundamente anudados.

La abrace con fuerza.

Ante ese abrazo excesivo, Shigure me frota con su cuerpo como si pidiera más.

—Me gusta…hm… me encanta….

Besos profundos. Un abrazo apasionado. Dulces susurros.

Ella me da todo lo que yo quería.

Siendo así… siendo así, no puedo dejarlo ir.

Lo deseo mucho, mucho más intenso y profundo.

La saliva que se cruza se desliza por mi garganta acompañada por un calor, tanto que parecía agua hirviendo.

El calor que se acumula en mis entrañas se extiende a través de los huesos, se propaga hasta mi cerebro, nublando mi conciencia como si tuviera fiebre.

En medio de esa conciencia nublada, repasó sus palabras de hace un momento.

Esto no es un engaño.

En efecto. Esto no es un engaño. No la estoy engañando.

Porque al final, a la que amo es a Haruka.

Veo a Haruka en Shigure.

No le hago esto a Shigure.

Porque Shigure es mi pequeña hermana.

Porque hay una persona a la que amo, y es Haruka.

Así que es Haruka quien me está besando ahora.

No hay duda de eso.

Queremos lo que queremos y amamos lo que deseamos.

Porque mientras hago esto, mientras toco estos labios, no tengo que pensar en la desagradable pregunta que cruzó por mi mente hace un momento.

xxx

Después de eso, seguí deseando los labios de Shigure hasta que literalmente fui regado por la ligera lluvia que comenzó a caer del cielo nublado.

Sin embargo, una vez se llega al fin y se despierta de la intoxicación, quieras o no quieras se termina siendo consciente de la realidad.

Como un efecto secundario de la droga, me atormenta ese remordimiento hasta que aclarece.

Incluso ahora.

Miro el mar matutino cuando todavía no hay nadadores en el agua con los ojos vacíos como los de un pez muerto.

—…..

Termine haciendo cosas terriblemente absurdas.

Algo como haber sido vencido por la desolación y que por iniciativa deseara los labios de una persona que no es mi novia, y esa es la hermana de mi novia.

No es lo que una persona decente haría.

Es una locura.

…Sin embargo, era inevitable?

Si no lo hacía, no habría podido soportarlo más anoche.

¿Qué me habría pasado si me hubiera desplomado allí mismo?

Estaría mucho más deprimido que ahora, tragado por un pantano de emociones negativas que brotaban de lo más profundo de mi corazón.

Para que eso no ocurriera, no había más que aferrarme a Shigure.

—Onii-san, siempre pareces exigirte a la perfección, pero ni siquiera los adultos pueden hacerlo. Todos tenemos noches difíciles en la que ni siquiera podemos pararnos si no hay algo a lo que aferrarnos ¿sabes? Para Onii-san, fue esta noche. Eso es todo lo que fue.

Las palabras que dijo Shigure cuando separó su cuerpo del mío cuando estaba sobrio. 

Creo que tiene razón.

La forma en que quiero ser, la forma en que me imagino a mí mismo como un hombre ideal.

No era lo suficientemente fuerte como persona… para personificarlo.

—Hiromichi-kun…

—….!

Mientras estaba inmerso en tal arrepentimiento y autodesprecio, una voz me llamó por detrás.

La voz de alguien a quien no quería enfrentarme ahora.

Porque, porque… con qué cara podría hablar con ella?

No lo sé. No puedo ni imaginármela.

… Pero no puedes ignorarla y menos cuando es ella quien me habla.

Gire la cabeza.

—Haruka…

—Hm… lo de ayer, perdóname.

Cuando me di la vuelta, la reacción que Haruka me mostró, fue inesperada.

Haruka inclinó la cabeza como si estuviera disculpándose.

—Estuve pensando toda la noche. Exagere diciendo que no me “gustaba”. A pesar de que soy muy consciente de que me quieres, Hiromichi-kun.

—….

—Eso, era una noche agradable, y te dejaste llevar un poco por la excitación, ¿verdad? Y dije eso sin considerar tus emociones Hiromichi-kun, perdóname de veras.

Los sentimientos de culpa hervían en mi al ver la figura de Haruka disculpándose.

…Detente.

He hecho cosas mucho peores que Haruka.

No merezco una disculpa como esa.

Tengo que decírselo. Sobre lo que hice. A Haruka—

—…S-Soy el que lo siente. Lamento haberte asustado.

…Oi, no es eso.

No solo la he asustado, seguro no fue solo eso.

Lo sé, pero las palabras se detienen.

—No tenía miedo…. Solo un poco sorprendida.

—Se-Se-gura? Que alivio…

No, no está bien.

Dilo. ¿Por qué no puedo ponerlo en palabras?

¿Es que tengo la intención de no hacerlo?

De guardar silencio de lo que le hice a la hermana gemela de Haruka y continuar la relación tal y como estaba antes?

No estés haciéndote el tonto, Dilo, dilo.

—…Pero, después de todo, sigo pensando que no es correcto que nosotros, chicos de instituto hagamos eso. Porque si nos dejamos llevar por la excitación, y cometemos un error estaremos en problemas. Además, realmente te amo Hiromichi-kun y quiero atesorar esta relación contigo. No quiero manchar esta relación cediendo solo ante una emoción temporal como unos niños irresponsables… Así que, no hagamos más eso, ¿de acuerdo?

▬▬▬▬▬

Los ojos de Haruka, que me miran fijamente, tiemblan con cierta “emoción”.

Entonces, me di cuenta.

Que ahora estoy parado en una posición muy riesgosa.

Haruka no estaba asustada.

Estaba “disgustada”, del yo de ayer.

Y ese disgusto permanece hoy.

Por eso Haruka quiere mantener una distancia de mí.

Ella no quiere un beso así. Porque es corrupto.

A esta Haruka…si le digo lo de Shigure…  

—C-Cierto. Tienes razón Haruka

—Somos niños que dependemos de nuestros padres. Debemos mantener la moderación… No podemos.

—Gracias. ¡Sabía que me entenderías, Hiromichi-kun!

Era impensable poder decirlo.

Pero… Ahora que lo pienso, esto fue algo bueno.

Después de todo, no pudo afirmar que la engañe.

Es cierto que besé a Shigure.

Es cierto, pero la llame por el nombre de Haruka constantemente.

Si Haruka hubiera respondido correctamente a mis besos en ese momento, eso no habría sucedido en primer lugar, y creo que es algo ligeramente diferente como para llamarlo engaño.

Prácticamente el beso de anoche no fue solo asunto mío. Shigure juega un gran papel. Fue Shigure quien me sedujo. Si no me hubiera seducido de esa manera no la habría besado. Confesar esto podría causar una gran grieta en la relación de hermanas de Shigure y Haruka. Eso sería una mala idea, seguro. Es una elección que no nos hará felices a ninguno de nosotros. Es mejor guardar silencio. No hay razón para que tenga que exponer todo lo que he hecho sólo porque es mi novia. Hay tantas parejas en la sociedad como estrellas en el cielo, que por lo general guardan secretos. Lo que tengo que hacer es no asustarme por un mero secretito, sino expresar mi amor desbordante por Haruka, que expresé ayer a Shigure, de una manera que Haruka quiera y que pueda aceptar. Al hacerlo, crearía un vínculo, seguro. Seguro que sí, muy muy seguro—

Enumeraba todas las razones que se me vengan a la mente de por qué no tengo que confesárselo a Haruka.

Para justificar mis acciones de cualquier manera posible.

Para dar alguna razón a mi propio engaño.

Porque… no tengo más remedio que hacerlo.

No había forma de que pudiera decir que había besado a Shigure.

Si se lo digo, voy a perderla.

A mi amada novia, que ahora me sonríe encantadoramente, justo delante de mí.

Quiero a esta chica. La amó. Y de ninguna manera eso es una mentira.

Eso no es algo que pueda elegir por mí mismo….

—Oi, ustedes, los tortolitos. ¡Hasta cuándo es que piensan divertirse! ¡Les dije que teníamos que partir antes de que las carreteras se congestionen!

—¡Entendido! ¡Vamos Hiromichi-kun!

—…Hm.

Decidí mantener en secreto lo que pasó ayer.

Y mientras trato de evitar que tal decisión turbulenta se mostrará en mi rostro, intentó tomar la mano de Haruka que me es extendida. Pero mi mano se congeló justo antes de tocar la mano de Haruka.

Ugh….

—…? ¿Qué pasa Hiromichi-kun? ¿Quieres venir conmigo?

Haruka quien extendió su mano, daleo la cabeza hacia un lado pareciendo extrañada.

Respondo al gesto de Haruka que agitaba su mano ligeramente instándome a agarrarla rápidamente.

Agarro su mano.

Al instante, mi corazón late rápidamente de ansiedad.

Agarrarla con fuerza… estará bien? ¿No es esa la fuerza que hace que Haruka se sienta incómoda? ¿O si lo hago demasiado débil parecerá sospechoso?

No lo sé.

“No sé con qué clase de fuerza he estado sosteniendo la mano de Haruka hasta ahora.”

Justo después de este momento.

Tomarse de las manos. El acto que había comenzado a ser la felicidad natural entre los dos, para mí, se convirtió en una penitencia acompañada de la ansiedad y el miedo de que tal vez a Haruka no le gustara…

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!