La tierra del sello está cerca de la mina donde se puede extraer Orihalcon.

…Al parecer, el mal presentimiento que tenía, había acertado.

Todo lo que estaba en ese lugar había sido cortado.

Sin importar si eran soldados, o personas normales, y no solo los humanos, hasta las casas y las rocas, todo había sido cortado.

Los soldados que vinieron conmigo se volvieron pálidos, y dejan salir las palabras.

-¿Qué rayos pasó..?

El tio de Kururu es muy exigente cuando tiene que ver con convertirse en el sacerdote de la espada y hacer la espada más fuerte.

Por eso, es seguro que el deseo crear la espada más fuerte del mundo. El problema es, cuál será la forma que usara el dios maligno para cumplir ese deseo.   

Esa respuesta está ante mis ojos.

-Con que volverse uno mismo la mejor espada…

Una figura con el cuerpo como el filo de una espada, brilla con una luz plateada.

Esa cosa es lo que está frente a mis ojos.

Su cuerpo completo era puntiagudo y afilado. Y sus manos y sus pies, eran una espada de doble filo.

Aunque está en el centro de un mar de sangre, él no tiene ni una sola gota de sangre en su cuerpo.

Las espadas pulidas intensamente, pueden repeler la sangre y el aceite. Sin importar cuanto siga cortando, seguirá hermosa.

-Cortar, cortar, matar, cortar matar cortar matar cortar cortaaaaaaaar.

En el momento en que se encuentran nuestras miradas, viene corriendo a cortarme.

Matar.

Estaba siendo controlado solo por esa voluntad.

Tengo una suposición sobre porque pasa eso.

Al momento de cortar con una espada usando alquimia, se usa una habilidad llamada “Conceder concepto”. Al grabar la conceptualización de un corte, nace un ser especializado en eso.

Soulost: En otras palabras, si usa una espada con alquimia y le da un concepto, la espada toma vida especializándose en el concepto que se le da.

Si esa espada en la que se usó la habilidad, tuviera una personalidad humana, en lo único en qué pensaría seria en cortar y matar.

En otras palabras, el monstruo frente a mis ojos, es el tio de Kururu que se convirtió en eso luego de desear crear la espada más fuerte,

-Tch, esa velocidad no es algo normal.

Suena estridentemente un *Kin*

El títere espada, que estaba alejado a varios metros de distancia, en un momento, se puso a mi lado, e intenta cortarle la cabeza a un soldado, ondeando su brazo en un corte horizontal.

Repelo el corte desde abajo.

-Ustedes huyan. Yo lo detendré… No llamen a nadie más, ya que, eso solo haría que los aumenten los estorbos.

– S-Si.

Los soldados empiezan a huir.

-Cortar, matar, cortar, obstáculo, cortar.

Bueno. ¿Qué debo de hacer para poder vencer a este monstruo? 

X

 Empezó la batalla contra el títere espada.

Estamos igualados en poder y velocidad.

En mis dos manos ya están brillando los “Sellos de los espíritus”.

Lo que estoy usando ahora es magia de viento.

Ya que estoy en contra de Orihalcon, sin importar que ataques mágicos utilice, no funcionan.

Y por eso, estoy vistiendo una armadura de viento. A veces para evitar la espada, otras veces, libero algunas partes y las uso en velocidad.

… Pude durar hasta aquí, y al fin pude ponerme en términos iguales en cuanto a velocidad.

-Estás ahí, ¿Verdad? Dios maligno.

-¡Mataaaaaaaaar!

Mientras corta hasta el escudo de viento que cree, un destello de espada viene a atacarme.

Exactamente porque tiene el concepto de un corte, puede cortar hasta cosas que no tienen forma.

Maldito cheater.

El solo ha sido ridículamente eficiente, porque el dios maligno está dentro de el.

De seguro, es para vengarse de la tribu del dios del hierro, que fueron quienes lo sellaron.

Frente a mis ojos está el poder de un ser abrumador, que es nada más y nada menos que un dios.

Si esto sigue así, no será bueno.

Ahora mismo estamos peleando igualados.

Pero, yo me fatigo, y me voy agotando, pero la otra parte es inagotable.

Ya que, los ataques de la otra parte, por un simple golpe, me puede dejar gravemente herido. Mientras que, los míos no funcionan contra él.

-Este tipo, no lo puedo matar. ¡No lo puedo mataaaaaaaar!

Exclamó el títere espada.

Desde antes, yo no he recibido ni un solo ataque directamente.

Apunto al estómago del títere espada, y luego desvío su ataque.

La espada del títere espada está mucho más filosa que la imitación de la espada del oráculo que creo Kururu.

El títere espada, aumenta su velocidad al mismo tiempo que aumenta su irritación.

Y ahora parece como si fuera una tormenta de espadas.

Otra vez, desvío un ataque, y apunto al estómago del títere espada, pero, en el momento en que la espada iba a acertar, la espada del títere espada, cambia de forma y empieza a apuntar hacia mí.

Las espadas se enfrentan directamente por primera vez. Y mi espada ahora tiene una grieta.

-Pude cortar, pude cortar, pude cortar, pude cortar. La próxima, a ti, te cortare. Yo soy, mi, espada, la más fuerte, nadie más que yo puede ser, ¡Nadie más que yo puede seeeeeeeer!  

Resuena una voz riéndose y un sonido metálico al mismo tiempo.

Esto es horriblemente inmundo.

Bueno, que se le puede hacer.

No tengo forma de ganar.

Si esto sigue asi, yo voy a perder.

¿Libero mi sello? No, aun así no poder ganar. Para yo poder derrotar su súper dureza, es inútil solamente usar poder abrumador.

Si no conecto todo en un punto, no tiene significado. Necesito un ataque potente. Aunque mi poder aumente si libero mi sello, no podré darle conclusión a esto.

¿Huyo? Si es solo huir, puedo hacerlo.

No, eso es inútil.

Dentro de el, el tío de Kururu todavía está vivo.

Si yo huyo en este momento, de seguro él va a matar a Kururu. Al hacer eso, se convertirá en un sacerdote del espada perfecto.

No puedo perdonar eso… No, eso no es correcto. Hay algo más importante que eso.

-Es muy rápido para celebrar la victoria, modelo de palo.

Lo ataque con un golpe que tiene concentrado todas las habilidades que tengo.

Un ataque que contiene el poder de “Los sellos de los espíritus”, mi propia magia, poder vital, todo eso, al “nivel máximo de lo que mi espada puede aguantar”.

En la espada del títere espada, le apareció un rasguño. Un pequeño rasguño.

-Al parecer, aunque uses el poder del dios maligno, Kururu sigue estando por encima de ti.

Desde el Titere de la espada que no tiene expresiones que mostrar, salió una absurda cantidad de sed de sangre.

Ahora el solo se va a fijar en mí.

-Mi, espada es, ¡La mejooooooooor!

Si usa tanto poder, no va a ser fácil cortar su espada.   

El único problema es que, si la única forma de yo ganar llegara a tiempo.

X

Forjar una espada. En realidad no es solo ese trabajo.

Es poner tu alma en cada uno de los martillazos.

El Orihalcon es un metal precioso que tiene afinidad no solo con la magia, sino que, también con los espíritus.

Y es por eso, que acepta hasta los sentimientos.

Gracias a las llamas de Kururu, el Orihalcon se había calentado, puesto rojo y se había puesto blando.

Y lo golpea dándole forma con un martillo que también es de Orihalcon.   

Todo eso, siguiendo los cálculos ya hechos.

El peso de los sentimientos es importante, pero, la forma de transmitir eso sentimientos es a través de la habilidad.

Es inútil si solo se usa uno de los dos.

 Que lleguen, que lleguen, que lleguen.

Soulost: Aquí se refiere a que, ella desea que sus sentimientos se puedan transmitir a la espada.

Mientras Kururu ondeaba el martillo, deseaba con su corazón.  

Tenía una expresión como si viviera un demonio, mientras estaba bañada en sudor.

Soulost: Sé que es un poco rápido para hablar de nuevo… Pero, aquí se refiere a que estaba muy concentrada. Ya, no molesto más. XD

Pero aun así, había una sonrisa en su cara.

Está teniendo efecto. El martillo se mueve como yo lo deseo. Indiscutiblemente, estoy en mi mejor forma.

Que lleguen, que lleguen, que lleguen.

Que yo pueda lograr alcanzar la espada que alguna vez forjó mi anhelada madre.

Es raro, pero, que se vuelva una espada adecuada para esa persona que siempre me dice directamente que me quiere.

Probare que puedo lograrlo administrando mi poder, mis habilidades y mis sentimientos.

Que lleguen, que lleguen, que lleguen.

Y ahora, pongo todo el poder que me queda en el último golpe.

-Lograron, Llegar.

Sin siquiera tener la suficiente energía para estar de pie, Kururu se tira al piso.

Entonces, se pone con los brazos y piernas extendidas mientras está acostada.

Soulost: Jejeje, hola de nuevo… Aquí les dejo algo para que tengan una idea de cómo se puso Kururu: (大)

Tenía una sonrisa que se extendía por la cara completamente. No tenía que verlo para entenderlo.  

Yo forjé la mejor espada.

Si lo ponemos en tiempo, solo fueron algunos diez o doce minutos.

Para que el Orihalcon quede con una calidad de pureza alta, hay que ponerlo blando una vez, y terminar todo antes de que se enfríe. Después de eso, no se puede hacer un segundo intento. No es algo sencillo porque se acabe en solo diez o doce minutos, es complicado porque solo hay de diez a doce minutos para terminar.

Pero, yo logre hacerlo.

Con esta espada, se puede hacer el sellado de nuevo o lo que sea que se quiera hacer.

Para hacer que mi madre, que estuvo preocupada hasta en el momento en el que iba a morir sobre el sello, pueda descansar en paz.

Y también, para hinchar el pecho, diciéndole que yo hice la mejor espada y dársela.

-… ¿Por qué estaré pensando tanto en Ork-san? Pienso en el tanto como para estar igual de lo que pienso en mi madre.

Cuando cierro mis ojos, llega a mi mente su cara sonriendo, y muevo mi cabeza de un lado a otro.

Eso no puede ser, una persona como el que puede declarar que es infiel.

Además, él no es mi tipo.   

El tipo de hombre que me gusta…Cuando pensé en eso, me doy cuenta que no era consciente de los tipos de hombres.

Ya que, solo era consciente de que eran criaturas de miedo que solo tenían como objetivo mi sangre y se acercaban a mí.

Pero, esa persona, aunque es rara, no da miedo. Es todo lo contrario, es alguien de quien confiar, es gentil, y es divertido.

Mis latidos se empiezan a escuchar más fuerte con un *Dokun*.

Es muy obsceno, y superficial, pero, ayer, aunque me volví un “Zorro”, se controló y no hizo nada. Se preocupó por mí que tenía miedo…

-Esto es ridículo. Esto absolutamente… En fin, tengo que llevarle la espada a Ork-san.

No sé a qué le tiene miedo Ork, pero él dijo que necesitaba está espada.

Por eso, tengo que llevársela.

Mientras pienso eso, abro la puerta y en frente de ella está Tita y los soldados que estaban aquí hace un rato.

-Ah, con que habías terminado de forjar la espada.

-Sí, está perfectamente completa. Es mi mejor trabajo.

-Entonces, hay que apresurarnos y llevarla al lugar donde está Ork. Al parecer, hay un problema muy grande.

-¿Un problema?

Tita asiente con la cabeza, y mira hacia donde los soldados. Un soldado empieza a explicar.

-Si. Alguien le pidió un deseo al dios maligno que fue liberado del sello. Como resultado, se convirtió en un ser vivo con el cuerpo completo convertido en el filo de una espada, y se puede decir que ha cortado a todos los que estaban en la tierra santa. Ahora mismo, el héroe se quedó batallando para detenerlo, pero, está solo.

Solo con esas palabras Kururu entendió todo.

Quien, y cual deseo pidió para que se vuelva así.

Y también entendió que, el títere espada que nació del deseo hacia el dios maligno tenía un filo superior que la imitación de la espada del oráculo que ella había creado antes.

Ork que se está enfrentando a eso, está en peligro.

-Por qué…

Kururu solo dice eso, abraza la espada que había hecho y empieza a correr. En un momento, deja a los soldados donde estaban y se retira. Pero, Tita, que puede controlar el viento, la logra alcanzar.

-Esto algo típico de Ork.

-Es extraño. Si mataron a todos los de la tribu del dios del hierro, entonces, eso significa que el dios maligno nos tiene rencor. Entonces, de seguro, el dios del mal está alojándose en ese títere espada hecho de Orihalcon… El enfrentarse a eso con esa espada es una conducta de suicidio.

-Creo que por eso él se quedó. Ya que, si no fuera así, su objetivo hubiera sido tú.

-Pero, yo no soy pareja de Ork-san. He estado declinando su propuesta repetidamente.

-No creo que importe. El solo está haciendo eso, porque a Ork le gustas, Kururu. Cuando fue conmigo, también fue así. ¿Sabes? Ork, luego de que yo lo rechazara, el arriesgo su vida… No. Al nivel de que morir era normal para el en esa situación, el hizo algo excesivo por mí.  

– ¿Por qué el haría algo así? A pesar de que él pueda salvarme, el no tiene nada que ganar.

Tita sonríe mientras responde esa pregunta.

Recordando a la persona que ama desde el fondo de su corazón.

-Yo tenía la misma duda, y le pregunté. Y él respondió que quería que yo viva y que siga sonriendo. Que aunque no me vuelva su mujer, es suficiente con que la mujer de la que yo me enamore sonría. Es estúpido, ¿verdad? Pero, es porque Ork es asi, que me enamore de él.

No es que sea algo así como que: “Aunque no te enamores de mí, quiero que seas feliz”.

Esas solo son palabras bonitas.

Solo quiere verse bien y por eso las dice.

Pero, cuando hablamos de Ork, esas no son solo palabras.

Arriesgo su vida por una chica llamada Tita. Y ahora mismo, también está arriesgando su vida por mí.

En mi pecho suena un *Dokun*.

Si, lo entendí.

El porqué yo pienso tanto en ese hombre. Siempre está diciendo que quiere crear un harem, es raro y obsceno, pero, aun así, es porque las palabras “Te quiero” y sus acciones, todo era en serio.

Y esas acciones de Ork, eran cosquillosas, cálidas, y me hacían muy feliz.

Sin importar que tantas veces lo rechace, el me perdonaba, me mostraba una sonrisa que hizo que me sintiera segura, y me mimaba.

-Tita-san, me gustaría que me dijeras algo. ¿No odias el Harem? ¿No piensas que te gustaría que él te ame solo a ti?

Ese también era mi deseo.

No me importa el reconocer que Ork me gusta. Pero, el que me guste es un tema diferente a este.

-Si lo pienso. Que quiero que me ame solo a mí. Yo lo rechacé una vez, por esa misma razón. Pero, aun así, el arriesgó su vida por mí. Porque Ork es así, yo me encuentro con el ahora. Porque pensé que él me va amar más que cualquier persona, y que él me puede hacer feliz. Aunque este junto con otras mujeres. Ya que, aunque se vea así, él tiene dignidad.

-Es verdad, ¡Mientras el me convencía a mí, él siempre estuvo pendiente y estuvo amándote, Tita-san!

-… Para ser sincera, creo que eso está mal. Pero, aunque a Ork le gusten otras mujeres, él me va a seguir amando. Lo entendí gracias a ti, Kururu. Ya que, a pesar de que estaba convenciendo a Kururu, siempre se preocupaba por mí.

Tita se ríe amargamente.

Fue una risa que tenía combinada tanto alegría, como irritación.

-Muchas gracias. Lo siento.

-¿Qué significado tiene eso?

-Gracias a Tita-san, puede decidir mi corazón. Por eso, muchas gracias. Y, siento enamorarme de la misma persona.

-Está bien. Mientras sea Kururu, siento que será divertido.

-Yo también sentí que nuestros sentimientos son iguales. Y otra cosa, lo siento también tenía otro significado. Entiendo que Ork-san puede hacernos a todas felices… Pero, dentro de eso, apuntare a ser la más feliz de todas.

 -Como lo desees. Yo también tengo esa intención.

Las dos hermosas mujeres sonríen.

Y corren.

Para llevar la única oportunidad para ganar en la que Ork creyó, la espada que Kururu creó. 

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!